Mancomunidad global de las artes



DOCUMENTO DE INICIACION Y CONVOCATORIA N° 01

Presentación y Fundamentación

En el idioma español "Mancomunidad" es una hermosa palabra que se usa muy poco, pero en esta ocasión se actualiza y tiene un significado especial y amplio porque en adelante lo

usaremos en nuestras prédicas y acciones alrededor del mundo, y cuyo contenido está muy bien descritas en este documento de iniciación; el mismo que ahora es una primera convocatoria para la unificación, la participación y la realización de un conjunto de actividades de motivación, aprendizajes y reflexión en el campo de las artes.

La Mancomunidad Artística, en tiempos modernos, debe comprenderse como un proceso de movilización, entendimiento y fusión de coincidencias, ideas, medios y objetivos de unos con otros, que luego se conviertan en programas solidarios con beneficios mutuos. Por lo mismo, será la mejor convocatoria para unir personas, recursos, intereses, caudales, acciones y sabiduría en pro de propósitos comunes.

De este modo, la Mancomunidad en Artes, se convierte en un compromiso solidario cultural y en primera respuesta corporativa para impulsar las actividades intelectuales básicas de la población. Podemos decir que es la mejor vía para despertar y mover las energías artísticas de la humanidad. Y se sabe que la fuerza colectiva es más influyente que la individual, y las artes por naturaleza son actividades creativas y recreativas propias del ser humano, que no admiten fronteras ni límites de ninguna clase. Además son expresiones humanas naturales, sanas y limpias vinculadas al mundo interior de las personas.

De acuerdo a nuestra visión innovadora y futurista, los hechos intelectuales y bienes inmateriales, hoy más que antes, tendrán un escenario y proyecciones reservadas para su propio desarrollo, y no necesitarán de grandes espacios físicos, tampoco de máquinas ni inversiones millonarias. En cambio, requerirán más inventiva y toma de conciencia sobre sus propiedades, valores, beneficios y aplicaciones.

Las actividades artísticas fluyen con naturalidad del cerebro humano, es la energía interna que hace posible que el hombre puede satisfacer sus necesidades y al mismo tiempo poder comunicarse con los demás. Y la Mancomunidad Artística será una energía concentrada que ayudará a fluir con mayor intensidad las energías creativas y recreativas individuales ya que ofrecerá estímulos para activar la unificación, la participación y la realización, y ellas juntas forman las fuerzas mayores que moverán y despertarán las mentes y los hechos de la humanidad.

La inclusión de las artes en la vida y por una convivencia superior, llegará cuando las artes sean de dominio universal, pasando a ser una actividad natural, útil y necesaria para todos los seres humanos. De esta forma, se habrá superado para siempre aquel estigma discriminatorio donde las artes fueron únicamente propiedad de artistas o autores. Entonces, no olvidemos que las artes en sus múltiples expresiones o disciplinas forman parte de las cualidades, saberes y habilidades humanas. Y no debiera haber razón válida para dejar de ejercer las facultades que todo ser humano posee de su nacimiento como parte de su biología y fisiología.

El propósito de la Mancomunidad Global por las Artes Básicas (MGAB) como propuesta y respuesta universal, será auspiciar la unión de ideas y acciones en pro de la construcción de un movimiento cultural y artístico que ayude a sembrar y cultivar los valores, propiedades, beneficios y aplicaciones de las artes humanas y humanistas. Todas las labores, intenciones y visiones se darán para multiplicar la unidad dentro la diversidad universal, y todo ello tendrá un carácter formativo, constructor, noble y saludable, por tanto ese será el corazón, la esencia y el significado apropiado que usaremos para convocarlos a ser pregoneros y protagonistas de esta nueva corriente artística en el planeta.

Construyamos el Poder de la Mancomunidad Artística

"Si alguna vez logramos unir nuestras voluntades, los medios y los saberes, bajo la atmósfera de la Mancomunidad Artística, habremos dado un paso muy importante en nuestras vidas. Pues, ya no seremos aquellos seres abandonados o debilitados por la ausencia de las artes".

El reto que hoy asumimos es la construcción de un movimiento cultural solidario y fraterno a favor de la inclusión de las artes en la vida y por una coexistencia superior. Es tiempo ideal para emprender realizaciones cada vez mejores, y así superar aquellas posturas pasivas, o estar escondidos en nuestros egoísmos. Es momento de la reacción y de la ruptura de los moldes del pasado. Las artes tienen que recuperar su esencia viva y estar presente en el lugar que le corresponde, es decir, en el mundo interior de todos los seres humanos.

Es bueno recordar que la Mancomunidad como hecho social, tiene un antecedente histórico que se remonta a la cultura nativa peruana. Los Incas dominaron e hicieron de la Mancomunidad un código infalible y fuente de ayuda mutua y regla para la conducta individual y grupal, y se convirtió en un procedimiento natural de convivencia y avance de su evolución. Recordemos a la Mita, el Ayni y la Minka, que fueron las tres formas de ejercer unificación, participación, cooperación, reciprocidad y solidaridad.

Por eso me alegra, escribir y sostener la viabilidad de la Mancomunidad en las Artes, creo que es una vía posible para superar los viejos egoísmos, vicios y costumbres heredadas.

Anunciar, que hallegado la hora para impulsar juntos, la Unificación Artística y el Compromiso Social para el fomento e inclusión de las artes básicas funcionales en el desarrollo humano, es afirmar que podemos descubrir, construir y lograr nuevas hazañas. Y esta arenga optimista nace precisamente en las altas cumbres de los Andes peruanos, allí donde hay una sabiduría ancestral mística y latente en la mente y los corazones limpios de personas que desean contribuir con un mundo mejor en valores inmateriales.

Construyamos paso a paso este movimiento artístico, cuyas primeras señales ya nos indican que vendrán tiempos mejores, con avances y hechos sorprendentes en el campo de las artes, porque llegará un despertar junto a un renacer activador de las energías artísticas dormidas de la humanidad, mejor dicho, un período fructífero de motivación, promoción e inclusión de sus valores, propiedades, beneficios y aplicaciones en la vida cotidiana de las personas y los pueblos.

Mancomunidad Global por un Mundo Interior Poderoso

Este emprendimiento llamado también Unión Universal por Todas las Artes, será posible con una movilización global de ideas y acciones, sin ninguna distinción, condición, preferencia, creencia ni frontera; el camino del futuro cercano, tiene que conducirnos a un escenario de libertades donde cada ser humano sea artífice de su propio desarrollo intelectual y de su entorno social. Ello significará ser gestor, tomar conciencia y obedecer a la voluntad de crear e innovar.

Tenemos que creer y saber que la humanidad necesita despertar sus capacidades intelectuales, unir sus medios, organizar y preparar sus familias, y sobretodo auto entrenarse para llevar a cabo grandes jornadas y campañas de motivación y multiplicación de nuevos ideales y mejores objetivos que eleven la condición humana. El ser humano tiene un cerebro poderoso cuyas conexiones neuronales necesitan ser activadas con estímulos apropiados desde la gestación con los valores y beneficios de las artes.

Las artes son los mejores medios para empoderar el "mundo interior" de cada individuo, por tanto tenemos que creer y saber que las habilidades y las expresiones artísticas naturales, libres y plenas, son indispensables para afirmar la sensibilidad, los sentimientos, las emociones y el saber, y ello supone dotar de capacidades, ejercitar las habilidades y cultivar hábitos formativos desde el nacimiento hasta la vejez, con énfasis en la primera infancia.

Es tiempo de creer y saber que las habilidades y expresiones artísticas son capacidades o dones que forman parte de la biología y fisiología humana. Esta postura es corroborada por recientes estudios científicos que concluyen en la necesidad de recurrir a los beneficios formativos de las artes desde el vientre materno, y recomiendan su práctica continua a lo largo de la vida.

Valores propios de las artes como la imaginación, el gusto estético, la creatividad, la fantasía, la recreación saludable, la disciplina, el orden, el amor, la sensibilidad, el equilibrio, la sensatez, la belleza, la armonía, la comunicación, el juego; entre otros, son demasiados importantes para el crecimiento y el desarrollo humano. Entonces, no hay ninguna razón para vivir sin estos valores, al contrario tiene que haber un predominio de ellos en toda la existencia humana.

Es tiempo de creer y saber que el poder de las artes y su práctica oportuna constituyen una cantera muy rica de atributos para el fortalecimiento cerebral, que luego se convierte en una coraza frente a los antivalores y las ofensivas dañinas del entorno social; y si sabemos que hay poder y riqueza en las artes, no habría ninguna casusa que lo separe de la estructura humana.

Lamentablemente, lo largo de la historia, el mundo interior de las personas, ha sido descuidado y maltratado como si no existiera, y fue agravado por el dominio de un instinto perverso que privilegia el afán materialista y consumista industrializado cuyos resultados los vemos y comprobamos en la realidad contemporánea, donde el ser humano se ha vuelto en un enloquecido consumidor de cosas y más cosas, sumido y dependiente de un gama muy amplia de oferta mercantil de aparatos, artificios externos, de fachadas y apariencias.

Esta forma de vida impuesta por intereses de una sistema económico y político rompe el equilibrio del planeta y la humanidad, y se vuelve en un escenario de guerras y pugnas por el poder y las creencias, y en ese conflicto aparecen los peores instintos del ser humano, debido a las ausencias y debilidades de cerebros que ignoran el llamado de la naturaleza, la vida saludable y las artes.

En lo personal, y siendo dueño de una vida propia e independiente, he cultivado los valores de la simplicidad y la autenticidad, renunciando a las costumbres heredadas, y eso me dado una experiencia particular más una fortaleza para sostener que la Mancomunidad Global por las Artes Básicas (MGAB) es una alternativa viable para conectar los valores y beneficios de las artes en la población.

También creo en una reacción certera de la humanidad, y ésa reacción pasa por la motivación y el emprendimiento donde las artes nos devuelven la libertad de imaginar y hacer lo que manda el instinto sano, limpio, creativo y formador natural, además influirán en la alegría de vivir de gozar y disfrutar de la belleza y el amor en plenitud. Cualquier otra opción no artística, nos llevará al fracaso y a la autodestrucción irremediable entre humanos.

Pongamos en práctica la Mancomunidad Artística con sabiduría, uniendo todas las ideas y acciones dispersas, y detengamos el avance de la banalidad, los temores y la contaminación. Unidos abramos la senda de un proceso de mejoramiento o elevación de la condición humana. La humanidad no puede seguir siendo sometido a un sistema de vida que trunca la riqueza del mundo interior y sus valores, que desprecia los bienes intelectuales. Necesitamos revelarnos ante el mal y las distorsiones de una sociedad materialista que genera ferocidad y canibalismo.

La Mancomunidad Global por Artes es una convocatoria pública que busca la asociación fraterna para constituir una fuerza universal influyente que permita recuperar el poder formativo de las artes; usando alianzas y estrategias de motivación y participación plena y libre donde cada individuo ponga su aporte creativo en bien propio y de los demás. Las potencialidades energéticas que cada quien posee son vitales para mover la utilidad y los beneficios reales de las artes.

La Mancomunidad Global tiene que ser una escuela de auto formación, donde los profesionales de las artes deben tomar el liderazgo en la transferencia de conocimientos especializados con el fin de que la población eleve su cultura artística. En suma, será la máxima expresión de solidaridad reactivadora del poder intelectual creativo y productivo, bajo una visión futurista y humanista.

De esta forma, y por primera vez en la historia de las artes, se abrirá un nuevo escenario con grandes desafíos para la presencia social de todas las artes en la sociedad contemporánea, es decir un proyecto pragmático de aprecio y revaloración del mundo interior del ser humano, que además garantice su permanencia en el tiempo. Una presencia viva y renovada de las artes será la mejor señal del lenguaje óptimo y sensato de las expresiones humanas naturales.

Con el lema: "artes para ser y crecer", también llegará un pensamiento, una doctrina y modos distintos de actuar, promover y compartir sabiduría bajo el mando de una nueva generación de autores y realizadores cuya filosofía profesional tenga corazón voluntarista de abierta pedagogía, con desprendimiento y predispuesto a compartir y servir a los demás, superando así todo signo de egoísmo o egocentrismo que ha caracterizado a artistas y autores a lo largo de la historia.

De otra parte, la Mancomunidad Global por las Artes, nos recordará que hay una identidad humana genuina, el mundo interior, el mismo que constituye la mejor riqueza inmaterial y ése mundo debe ser guiado y empoderado con los mejores estímulos que existen. Y los humanos, debemos hacer de cada mundo interior una estructura energética que mande el equilibrio de nuestras conductas y desempeños.

Otro gran valor que nos enseña la Mancomunidad es el ejercicio de la liberación y la mejor liberación humana llegará cuando se sepa renunciar o superar aquellos vicios, taras, traumas, miedos, costumbres y herencias que ha disminuido la inclusión y presencia de las artes en la vida humana. En adelante todo ser humano debe tener incorporado en sus genes un plan pragmático y saludable con la presencia de los valores y beneficios de las artes expresivas propias, y no aquellas impuestas por otros, especialmente las manejadas por intereses comerciales y económicos de los grupos de poder que dominan el mundo.

La independencia con libertades, es la mejor atmósfera para la plena realización personal y colectiva, y ésa independencia supone también respectar las leyes naturales de la vida humana, y no aquellas artificiales o artificiosas. La libertad artística humana, es ejercer el poder de las mentes, los corazones y las manos, y ellos constituyen un bien inmedible y que deben ser aprovechados en su máximo nivel. La sensibilidad, las habilidades y la sabiduría pueden crear y recrear realidades sorprendentes y tener beneficios muy valiosos para el proceso de crecimiento y desarrollo humano.

Es tiempo de afirmar con certeza y convicción que las artes son necesidades básicas que injustamente fueron pospuestas entre las prioridades cotidianas, a tal punto que durante muchos siglos fueron relegadas, disminuidas y alejadas de la vida. Felizmente, hoy se sabe que todos los seres humanos necesitan activar sus propios sentidos biológicos, es decir sus neuronas cerebrales de expresión innata a través de todos sus sentidos (visión, gusto, olfato, tacto, oído).

El proyecto artístico MGAB, nos animará a descubrir y enriquecer el potencial cerebral, y para ello nos recordará que es posible alcanzar niveles superiores de vida y convivencia, es decir con mejor equilibrio y plenitud en capacidades y habilidades. En suma se trata de impulsar una cultura artística democrática, expansiva y disponible para todos; y un proceso dinámico como éste, tiene que ser fruto de la unificación de criterios y perspectivas, donde todos cumplan una función social pragmática y múltiple, distinta a aquella conservadora, elitista y sectaria que dominó a lo largo de la civilización.

Y si hasta hoy, las artes fueron hechos para deleitar a minorías, en adelante las artes deben ser parte del crecimiento y empoderamiento del cerebro humano y cuando el centro motor de la vida tenga los estímulos apropiados, otro será el destino y conducta del ser humano. Hoy la ciencia y la técnica ya han comprobado que los individuos que tuvieron oportunidades para expresar sus inquietudes y habilidades artísticas innatas con libertad y plenitud son personas sabias, equilibradas y sensatas.

Este nuevo y largo proceso de construcción artístico-cultural también tiene otro valor agregado, pues todas las actividades de promoción e información inicial, serán fruto de un compromiso personal y totalmente voluntarista de mujeres y hombres alrededor del mundo. El voluntariado artístico marcará una señal histórica en su gestación, establecimiento y continuidad.

Primera Convocatoria

Hoy, Abril 2014, y como iniciador del proyecto, me permito hacer una invitación pública para que sean parte de éstas jornadas constructivas de la Mancomunidad Artística, sabiendo que vuestra participación le dará la energía que necesitará su organización, gestión y consolidación.

"Apreciados amigos, colegas, autoridades, empresarios y personas sencillas, desde hoy seamos parte de un proyecto universal siendo actores directos, pues como nunca antes, ahora tenemos una brillante oportunidad de ser parte de esta obra cultural con impacto mundial, donde no se puede fallar ni rendirse".

Anunciemos en voz alta; a los políticos, a los gobernantes, a los poderosos, a los demás profesionales, a la gente incrédula, y a todos los pesimistas y egoístas; que ha llegado el momento de la movilización con unificación de las artes. Mayores, jóvenes y niños, podemos y debemos ser parte de este movimiento intelectual. Seamos protagonistas y contribuyentes reales por una humanidad con "Más Arte", "Más Cultura, "Más Educación".

A través de este y otros documentos de motivación seguiremos compartiendo ideas, mensajes y proyecciones para que ésta iniciativa tenga eco ilimitado, además publicaremos en el Internet información actualizada sobre su evolución. Entonces, hagamos que el año 2014, sea realmente el año de la fundación e iniciación de una obra Mancomunada de las Artes.

Las Artes son Universales

Ninguna otra actividad humana como las artes tienen propiedades y valores tan vinculados a la vida y la convivencia, principalmente porque constituyen facultades expresivas propias al ser humano en cuanto su actividad o ejercicio es clave para el desarrollo cerebral , orgánico, emocional, y sentimental, y todas las expresiones artísticas son bienes inmateriales que pertenecen al ser humano.

Sabemos que la ciencia, la técnica, la religión, el poder económico y la posición material dividen al ser humano, a las familias, a las comunidades y a los pueblos; en cambio la naturaleza y las artes, son riquezas saludables unen sentimientos y apreciaciones.

La totalidad de funciones fisiológicas de la estructura orgánica del ser humano, necesitan de estímulos apropiados para cumplir sus funciones adecuadamente, y un cerebro debidamente estimulado podrá cumplir sus funciones a cabalidad.

Hoy, todas las formas expresivas del ser humano se llaman artes. Por tanto las artes son bienes propio, al mismo tiempo las vías y las formas universales que le corresponden, y siendo un canal facilitador permite la fluidez de las emociones, los sentimientos, la apreciación, el disfrute y el saber, que además tienen leyes y valores específicos como son: belleza, armonía, equilibrio, movimiento, autocontrol, imaginación, fantasía, alegría, creatividad y comunicación.

Entonces, no hay ningún motivo válido para seguir con posturas o conceptos impropios que sólo disminuyen su rol formador en el proceso de crecimiento y desarrollo integral humano. Y ello tiene mucho más justificación cuando hay predominio de la ciencia y la tecnología asociado a un consumismo material creciente, hecho que viene cambiando las costumbres y el temperamento de las sociedades en el planeta Tierra llevándolo hacia una vida más artificial rodeado de máquinas y aparatos.

Sin duda, nos toca asumir un papel proactivo de recuperación de las propiedades, valores y beneficios de las artes en todas sus disciplinas, modalidades y niveles, especialmente aquellas que contribuyen con una vida saludable de mujeres y hombres. No hay mejor metodología ni estrategia que iniciar un proceso de inclusión o conexión con las actividades diarias, y ello debe empezar en los mismos hogares o núcleos familiares.

Hemos dicho que no hay justificación alguna para seguir viviendo sin la conexión de las artes en la vida, tenemos que cubrir tal necesidad y subsanar las ausencias, debilidades y errores que vienen acumulados desde el pasado, y hacer esfuerzos por superar herencias deficitarias. Debemos ser audaces para incorporar en nuestra prioridades las energías y el poder formador de las artes y ser genuinos al sostener que sin artes la vida no tiene sentido.

Primeras Tareas de la Mancomunidad

El pasar de las ideas teóricas a la acción y los hechos, ahora se hace indispensable y para lo cual se constituirá un grupo de gestión e integrado por voluntarios que se encargará de planear, convocar, motivar, organizar e informar sobre los avances de proyecto.

Luego, deberá llevarse a cabo sucesivas Campañas de Información y Motivación con proyección universal, con el objeto de tomar conciencia sobre el nuevo efecto e impacto artístico, para lo cual se usarán las plataformas del Internet y otros medios de comunicación masiva.

Igualmente, se deberá diseñar, aprobar y poner en marcha un sistema de autogeneración de recursos económicos que sirvan de soporte para la realización de actividades señaladas en los documentos y programas bases. Ello incluye estrategias y metodologías de acopio de recursos materiales, humanos, económicos y logísticos.

Los desafíos y las tareas que vendrán serán múltiples, y el proceso de implementación tendrá un camino largo en donde habrá que superar un conjunto de obstáculos y limitaciones, sabiendo que nuestra propuesta no cuenta con referentes cercanos ni el aval financiero que necesita.

Es tiempo de actuar y es momento de proponerse dar respuestas concretas a la problemática. Y comenzaremos por apoyar y facilitar el emprendimiento personal voluntario, y todo ello pasa por tener una organización que actúe como centro de apoyo. Así mismo, se necesitará multiplicar eventos de información y formación especializada para líderes locales alrededor del mundo.

Superar el Pesado Egoísmo

No hay duda que la primera gran batalla que debe librarse para implantar un espíritu y doctrina por la Mancomunidad, es venciendo al poder enraizado de vicios, traumas, herencias, costumbres y conceptos originados por el nefasto egoísmo, un modo de vida que han adoptado la mayoría de seres humanos. No será fácil inducir a la comprensión y el aprecio de la unificación y la acción solidaria como valores del cambio y la superación.

Necesitamos con urgencia limpiar mentes y corazones contaminados, y por supuesto impulsar una corriente de pensamiento a favor de la renuncia del pesado egocentrismo. Debemos despojarnos de esos estigmas y adoptar la individualidad como estilo y la autenticidad como modelo, que son valores que ayudan a ser genuinos copartícipes del bienestar colectivo.

Seguir siendo observadores pasivos y cómplices del fracaso, o sólo actuar como críticos a los problemas culturales y sociales que ocurren en el medio circundante, en nada ayuda. La realidad es desafío del presente que nos convocan a ser protagonistas directos, de una nueva forma de hacer viable la conexión artística en la población.

Reitero que uno de los problemas culturales más sentidos que enfrenta la humanidad, es el divorcio y desconocimiento funcional de las artes, pues desde siempre se ha creído que ellas eran sólo dominio de artistas, cuando ahora se sabe que las expresiones artísticas son potencialidades naturales y propias del ser humano, por tanto pasan a ser una necesitad vital para su vida y su existencia.

Si es así, toca a las personas e instituciones especializadas asumir un rol de cambio y superación de los viejos estilos y doctrinas académicas que forman actores y autores egoístas, aprisionados a modelos egocéntricos, en cuyos perfiles habita un temperamento de incertidumbre y complejos anímicos que no permiten ejercer la solidaridad, el bien común, el voluntariado ni la responsabilidad social.

Los intelectuales y artistas contemporáneos se han formado en una escuela clásica conservadora y defensora a ultranza de pedagogías occidentales nacidos en Europa, y ese modelo ahora tiene que ser superado y mejorado con los nuevos conceptos y preceptos.

La inteligencia artística es una riqueza humana que no tiene límites, y ésa potencialidad deber ser orientada a proveer de energías formativas positivas en el cerebro humano, ello garantizará un funcionamiento óptimo de la conciencia.

Asumir un compromiso no egoísta, también significará formar liderazgos en el emprendimiento y las transferencias de saber, así como encontrar una identidad de servicio y actuación con altos niveles de rendimiento en el incesante universo de las competencias. De este modo, el ejercicio profesional, los productos y las intenciones se convertirán en grandes desafíos para responder con eficacia a las demandas y necesidades colectivas.

Nunca olvidemos que cada quién es parte de las soluciones. Y como hemos dicho, una primera tarea es propiciar la movilización del mundo interior y luego el mundo exterior, partiendo de la libertad de ser y hacer, así como la unificación y multiplicación de experiencias y perspectivas. El conocer, unir y multiplicar propósitos altruistas es una buena manera de enfrentar los problemas y ofrecer soluciones pragmáticas.

"Dejemos atrás la inercia, el conformismo y los egoísmos; y pasemos a ser fabricantes de bienes intelectuales con un estética socializante, con ideales más constructivos y saludables; no permitamos que el consumismo materialista, la frialdad de las máquinas, los edificios, los robots y los residuos tóxicos de la tecnología moderna acaben con el sentir y el calor humano". "Comprendamos de una vez, que los bienes inmateriales como las artes, el deporte, el saber, el empoderamiento mental, son insumos que alimentan y purifican los sentimientos y las conductas". Y nuestro proyecto artístico, sin duda, contribuirá a la capitalización intelectual en todas las sociedades, y ese es un poder hermoso que nos ayudará a tomar mejores decisiones y mirar con mayor interés el desarrollo humano global.

Finalmente, recordemos que los grandes proyectos artísticos tienen un comienzo pero no un final, no surgen de la noche a la mañana, más bien son de larga maduración y proyectan duración ilimitada. Además, se hacen realidad, no por voluntad de un iluminado, sino por el trabajo creativo perseverante de muchas personas. Entonces, hagamos que la presente iniciativa sea patrimonio de todos y para todos.

Mancomunidad y Responsabilidad Social por las Artes

Hemos dicho también que Mancomunidad Global por las Artes, debe ser una actitud positiva de responsabilidad social que nazca y se sostenga como un dogma de la praxis intelectual, porque significará recuperar y revitalizar las energías colectivas del pensamiento para sostener un propósito común. Siempre será mejor para el ser humano y la sociedad, actuar con impulsos comunitarios en algún tiempo de su vida, pues de ésa manera de pueden facilitar o solucionar necesidades sociales que beneficien a todos.

Si todos sentimos la necesidad de pensar y actuar en unión a ideales colectivos, será mucho mejor que encerrarnos sólo en objetivos individuales, pues teniendo pensamientos solidarios en el horizonte, se facilitará la afirmación de un compromiso de responsabilidad cultural y artística más extendida, productiva y democrática. Por ejemplo, cuando un autor, artista o realizador, comparte sus atributos o habilidades con otros, es mucho mejor que guardarlos en espacios cerrados o ambientes personales impenetrables.

Los seres humanos somos en esencia seres individuos dotados para vivir en comunidades cambiantes y progresivas, y en función de ellas se diseñan las reglas, los preceptos y las costumbres. Por eso, las normas, cambian en función de la evolución, las necesidades y los descubrimientos.

Si el bien común, o los bienes públicos tuvieran mayor valor que los individuales, otros serían los efectos y beneficios de la vida y el desempeño humano. A lo largo del tiempo de la vida humana, hemos afirmado el poden individual antes que el poder colectivo, y lo seguimos haciendo hoy en día, cuando no tomamos en cuenta el bien público ni la obra que beneficia a todos, en cambio es más fácil adoptar posturas y costumbres destructivas.

En adelante, debemos sembrar y cultivar los valores y beneficios de la mancomunidad y la responsabilidad social, porque nos enseñarán a ser más proactivos y defensores de los bienes colectivos. Tendremos mayor respecto por la "ayuda mutua", la "solidaridad", la "cooperación" y otros valores humanos que suman y engrandecen la generosidad, nobleza y altruismo del ser humano. El poder de la vida intelectual y artística debería ser un aliado directo de hombres y mujeres para lograr objetivos superiores.

Asumir una responsabilidad social significa adquirir y administrar un compromiso consigo mismo de ser contribuyente directo del presente y futuro de la sociedad. Ello supone romper las perversas taras egocéntricas que corroen la esencia del pensamiento y la actitud solidaria. Cada quien desde el lugar donde se encuentre puede ofrecer mensajes y estímulos de aprecio a la unificación de inquietudes y voluntades, y eso devolvería también el poder de la libertad de ser y actuar.

Propiedades Inmateriales

Muchas personas aún creen que no existen propiedades inmateriales, y le es difícil entender tal lógica, sin embargo, hay que decir que los bienes inmateriales están compuestos por el pensamiento, los conocimientos, las habilidades artísticas, la imaginación creadora, la sensibilidad, las emociones y las leyes que guían la conducta y el desempeño humano en una sociedad. Todo este caudal constituye la sabiduría humana y se almacenan en el cerebro.

El ideal de todo un humano es ser propietario de bienes inmateriales, y cuando se es propietario es poco probable que trate de vulnerarla o incurrir en la insensatez porque su biología y fisiología estará empoderada para entender y solucionar las circunstancias de la convivencia. En efecto, mientras más fuertes y mejores sean los bienes intelectuales, será más fácil encontrar equilibrio y armonía física y psicológica dentro una realidad dominada por la velocidad de la tecnología y el consumismo materialista.

Lamentablemente, los sistemas, las políticas, las escuelas básicas, las universidades, las instituciones públicas, los medios masivos y la sociedad en general, casi siempre olvidan el poder y la riqueza de los bienes intelectuales, y prefieren afirmar el poder y la posición de los bienes materiales, especialmente de confort mecanizado asociados a fríos aparatos, fórmulas y artificios de moda y apariencias externas.

De otra parte, la industria, el comercio, los profesionales y el consumismo, de hoy en día, privilegian el lucro económico y el dinero, posponiendo a un último plano los valores de la vida intelectual, afectiva, emocional y espiritual. Este pernicioso juego materialista, origina desequilibrios internos y brechas cada vez más conflictivas en la personalidad individual y social. La degradación, la violencia, las enfermedades, el terror, las crisis, las pugnas y agresiones en todos sus grados, el afán segregacionista y esclavizadora con los débiles, son males anímicos y físicos generados por los modelos dominantes vigentes.

Un Despertar de Todas las Artes

Durante mucho tiempo y quizás de los comienzos de la vida del ser humano, las artes no han tenido la suficiente promoción y desarrollo, porque se ha creído que es dominio exclusivo de artistas. Hoy, debemos fundar un movimiento de inclusión de las artes en la vida humana desde el nacimiento, ello hará despertar la alegría para cambiar los rostros de la ausencia del pasado.

La riqueza artística que ahora está disponible es inmensa y múltiple. Hay una interminable cantera de medios y alternativas saludables que deben ser aprovechadas con estímulos correctos y cada individuo es portador de habilidades intelectuales creativas en su organismo que pueden aflorar fácilmente.

Hagamos posible que las propiedades, valores, beneficios y aplicaciones de las artes sean las energías básicas para lograr todo lo que proyectamos cumplir más adelante. Tenemos que cambiar y superar las viejas taras, los condicionamientos del fracaso y de todos aquellos modos, procedimientos y conductas que conducen a la debilidad mental y física.

El mayor logro artístico que podremos celebrar en los próximos años, será cuando las artes en sus diversas modalidades y aplicaciones, sean admitidas e incluidas en la vida cotidiana normal de los pueblos. Artes como: música, teatro, pintura, literatura, arquitectura, fotografía, animación, manualidades, y otras tantas expresiones naturales tienen que ser de dominio general.

Pero un proceso de multiplicación y empoderamiento de los valores y beneficios artísticos, en todas las naciones, tiene que empezar en los hogares, y no fuera de ellos. Cuando los núcleos familiares adopten la plenitud de las artes, llegará la verdadera revolución artística universal.

Voluntariado por las Artes

El Voluntariado Artístico (VA) será el primer paso de la gestión que juntos debemos emprender, y será una misión social no lucrativa que nos enseñará a optimizar los propios recursos, y desde luego será la forma más libre de hacer y servir con alegría y amor. Asimismo, será un modo de apreciar y valorar las propias capacidades intelectuales y luego ofrecerlas al alcance de los demás en forma gratuita y sin esperar nada a cambio.

El Voluntariado en Artes, también es una forma de despertar, reactivar y ofrecer respuestas frente al clamor de la sociedad y por eso es un desempeño benévolo, honorable y gratificante, que sobrepasa cualquier otra labor remunerada o impuesta.

Todo servicio voluntarista es una realización altruista genuina, y sus hechos deben ser ejemplares y aleccionadores. El voluntariado en artes es una tendencia fundado el año 1985 por el autor de este texto, que acaba de cumplir 30 años de servicio ad honren en los campos de la cultura, las artes y la educación.

La movilización y unificación de ideas, voluntades, medios y acciones alrededor del planeta, comienza con la puesta en marcha de un programa de voluntariado abierto, público y de libre intervención, por tanto será una vía ideal para la acción solidaria donde pueden participar la totalidad de personas con aptitudes o simpatías artísticas que sientan ser llamados a ofrecer una valiosa colaboración por el bien común.

Una actitud sensible y solidaria constituye el corazón del voluntariado. Además, una actuación pragmática deberá ser una demostración de desprendimiento y superación de toda barrera contraria al altruismo. Y una forma de encontrar felicidad y actitud positiva como constructiva en el contexto actual de las sociedades y pueblos donde nos toca vivir, es siendo un voluntario alegre.

De manera que todo servicio voluntario artístico, siempre será una "distinción honorable", una acción sana, de buena fe y demostrativo de humanismo. Las artes abren las puestas de la vida saludable y conducen por la senda agradable de la existencia. RCHV.2014

TRADUCCIONES Y DIVULGACION

Están invitados a traducir este texto a los diversos idiomas del mundo y su consiguiente divulgación en los medios que dispongan. Recomendable usar la plataforma .

Muchas gracias

 

 

Autor:

PROMOTOR

Monografias.com

Reynaldo Charres Vargas

(62) intelectual peruano, profesor,

artista plástico, escritor, pensador, gestor cultural con 36 años de ejercicio profesional; y principal ideólogo y animador del proyecto Mancomunidad de las Artes a realizarse en el decenio 2014-2023.

Arequipa- Perú NOTA EDITORIAL:

Esta publicación será de distribución y uso libre y gratuito. Se autoriza su reproducción citando la fuente y al autor.

Monografias.com

Perú, Arequipa, Marzo 2014.