Prof. Mario Javier Pacheco Morales: Docencia, investigación, poesía y canción en el Municipio Benítez, Venezuela



A manera de Prólogo

Un reconocido, admirado y recordado luchador docente y político venezolano, Luis Beltrán Prieto Figueroa, dejó su huella indeleble, sustentada por convicciones innovadoras y progresistas en los ámbitos educativos, sociales, culturales, políticos y filosóficos. Conocido popularmente como El Maestro Prieto, creía en el saber del pueblo, en la creación individual y colectiva y en el desarrollo integral del individuo. Podemos afirmar que poseía el ímpetu intelectual y el ansia de cambios educativos y políticos que caracterizó la vida de nuestro Don Simón Rodríguez. Los pensamientos que más han marcado nuestro proceder venezolanista contemporáneo proceden de estos luchadores citados. Simón Rodríguez nos advirtió que "Inventamos o erramos", mientras que El Maestro Prieto nos aclaró que "No importa dónde se nace sino dónde se luche".

Las consideraciones anteriores encajan perfectamente en el marco del trabajo que realizamos sobre el Docente Mario Javier Pacheco Morales, popularmente "Pacheco" y cariñosamente "Mario Javier", quien, proveniente de la ciudad de Caracas con una novia carupanera (ambos graduados en el I.U. Pedagógico de Caracas), en sus inicios profesionales tuvo la suerte (es nuestra apreciación particular) de ser asignado (1979), como Profesor de Ciencias Sociales en el Municipio Benítez, específicamente en el Liceo "Jacinto Gutiérrez" de El Pilar, Estado Sucre. En esta institución pudo "inventar", para no "errar", estrategias metodológicas -insurgentes en esta época- para la orientación y comprensión de la historia y la geografía. Al mismo tiempo, se sintió atraído tanto por las actividades culturales que se realizaban a esta institución, como por las que se realizaban en distintos pueblos del Municipio Benítez, aún cuando estaba residenciado con su familia en la ciudad de Carúpano.

Con el tiempo, se fue incrementando su participación en las propuestas de la enseñanza de la historia regional y local; a tal efecto, participó en muchas jornadas, talleres, encuentros, seminarios, coloquios e investigaciones personales, con tres libros publicados al respecto; todo esto unido a las ideas y luchas conservacionistas promovidas por nuestro colega, compadre y amigo, Profesor José Rivera, quien también empezó y culminó su carrera docente de Educación Media en la misma institución pilarense.

Posteriormente, y con el traslado al Liceo "Jacinto Gutiérrez" (1987), del docente y autor de la presente obra, se amplió la visión educativa, cultural y ambiental como fórmula tripartita para "inventar" estrategias metodológicas en concordancia con las nuevas tendencias educativas hacia el logro de una formación más real, más integral y más eficiente, ideas que se reforzaron a raíz de los estudios de postgrado. De aquí surgió, entre otras, el diseño, planificación y ejecución del Taller "Docencia e Investigación", facilitado por Mario Pacheco, José Rivera y Bladimir Aguilera. Estas orientaciones, estrategias y ejecuciones integradas (historia, geografía, ambiente y cultura popular) permitieron abrir nuevos caminos en el proceso de Orientación-Aprendizaje en el Municipio Benítez, posteriormente llevados a otros municipios del Estado Sucre. Estas acciones se expandieron hacia instituciones de Educación Superior: I.U.T. "Isaac Newton" (1996-1999); I.U.T. "Dr. Delfín Mendoza" (200-2001); Universidad de Oriente-Núcleo Carúpano (hasta la actualidad); Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez" (hasta la actualidad); Misión Sucre (actualmente); UNEFA (actualmente); UPEL (actualmente), y otras.

Un buen día, Mario Javier nos mostró su interés por tocar el Cuatro, acción que veníamos desarrollando en el Ateneo de El Pilar, en el Museo de la Tradición, Liceo "Jacinto Gutiérrez" y en la Casa de la Cultura de El Pilar. Con gran satisfacción comenzamos las primeras instrucciones, las cuales asimiló rápidamente; ya se deslumbraba el despertar del genio creador adormecido que tenemos todos los seres humanos, a la espera, como Lázaro, de una voz milagrosa preñada de buenas intenciones que nos aliente y diga: "levántate y anda". Aquí comenzó a desarrollar su capacidad de compositor, ya que no pasó mucho tiempo para hacer las primeras canciones con temas beniteños, y que luego abarcaron aspectos de vivencias, familia, personajes, amores, navidad, parrandas, ensueños, festividades, historias, pueblos, ambientes y recuerdos. Posteriormente, compuso temas de carácter regional y nacional. También es necesario señalar que Mario Pacheco, junto a José Rivera, fue el ideólogo de las Jornadas de Historia Pariana, cuyas cinco ediciones se realizaron en El Pilar, Carúpano y Río Caribe; igualmente, los eventos de Integración Escuela-Comunidad, concretados en tomas educativas y culturales del Liceo "Jacinto Gutiérrez" en distintos pueblos del Municipio Benítez: El Pilar, Guatamare, Tunapuicito, Guaraúnos, Sabaneta y otros.

Las razones para realizar un ligero análisis sobre el aporte que el Profesor Mario Pacheco ha legado al Municipio Benítez, se sintetizan en lo siguiente:

Para la elaboración del presente trabajo, recurrimos a diversas fuentes:

Aclaramos que este trabajo no es un análisis completo de la obra del Profesor Mario Pacheco; es sólo una parte de la misma como aporte y legado dejado, hasta la presente fecha, al Municipio Benítez, suelo local donde cumplió a cabalidad su carrera docente, terruño donde aún continúa investigando y participando en actividades socio-culturales. Se anexan fotografías, partituras y poemas, evidencias incuestionables sobre lo referido aquí.

Esperamos que nuestro humilde análisis sirva de alguna ayuda para la interpretación, valoración, promoción y difusión de la obra y legado de personas que, como Mario Pacheco, han querido dejar constancia de su preparación, creación y acción al servicio de una colectividad y que, como otras, aún aman y esperan por un mundo mejor. En fin, y a manera de epílogo sintético, sólo nos queda decir por siempre, y con toda sinceridad, en nombre de nuestro pueblo beniteño, eterno agradecido: ¡Mil gracias, Mario Javier!

Prof. Bladimir J. Aguilera O.

El Pilar, octubre de 2016

Prof. Mario J. Pacheco Morales

(Docencia, Investigación, Poesía y Canción en el Municipio Benítez, Estado Sucre)

Antes de abordar el análisis correspondiente a la dilatada e importante trayectoria del Profesor Mario Javier Pacheco Morales en el Municipio Benítez (Docencia, Investigación, Poesía y Canción) consideramos importante conocer sobre la trayectoria personal desde su nacimiento, crecimiento y estudios en la ciudad de Caracas hasta su llegada a Carúpano y su trayectoria en El Pilar, Municipio Benítez. A tal efecto, incluimos dos importantes referencias de la vida y obra enviadas por el propio Mario Javier a nuestro correo electrónico (Resumen Curricular y Autobiografía), a solicitud expresa nuestra. Veámoslas a continuación:

Resumen Curricular

El Profesor Mario Javier Pacheco Morales, Docente, Investigador, Escritor, Poeta, Compositor, Conferencista y Facilitador de Talleres, nació en Caracas el 10 de abril de 1955. Está casado con la Profesora carupanera Lourdes Ordaz, de cuya unión nacieron tres hijos: Mario Javier, Juan Pablo y José Jesús. Cursó estudios de primaria en las Escuelas "Agustín Aveledo" y "Juan Bautista Alberdi" en Caracas. Posteriormente, continuó estudios de Bachillerato en el Liceo "Luis Espelozín" los cuales culminó en el Liceo "José Gregorio Hernández" en esta misma ciudad, obteniendo el título de Bachiller en Ciencias, en el año 1973. Ingresó al Pedagógico de Caracas en el año 1974 y egresa del mismo con el título de Profesor de Historia y Ciencias Sociales, en 1978. Realiza estudios de Postgrado en la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho de Puerto La Cruz, Estado Anzoátegui, obteniendo los títulos de Especialista en Docencia de la Educación Integral (1993) y Magister en Docencia de la Educación Integral (1997).

Inició sus labores como Docente de Aula en Caracas, específicamente en el "Instituto Cervantes" (1978) y en el Liceo "Madre Cecilia Cross" (1978). En 1979, se traslada al Estado Sucre y se establece definitivamente en la ciudad de Carúpano. A partir de este año, ingresa al Liceo "Jacinto Gutiérrez" de El Pilar, Municipio Benítez, donde desarrollará toda su carrera docente, ejerciendo como: Profesor por Horas (1979-1986), Coordinador del Departamento de Evaluación (1986-1996), Subdirector (1996- 2002) y Director (2001-2006). De igual manera cumplió funciones docentes en la U.E.P. "Rafael Osío Pérez "de Carúpano (1994-2002). Su experiencia en la educación superior la desarrolló en La Universidad de Oriente, Núcleo Carúpano, en la cual se desempeñó en las cátedras de Geografía General, Geografía de Venezuela, Historia de Venezuela, Historia Universal, Didáctica de las Ciencias Sociales (1999-2001). Docente en la Universidad Experimental de la Fuerza Armada (UNEFA) en Carúpano (2008- 2010). También fungió como facilitador en el I.U.T "Isaac Newton" (1997-1999), I.U.T "Doctor Delfín Mendoza" (2001) y la Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez" (UNESR) (2004-2006), todas estas últimas experiencias en El Pilar, Municipio Benítez. Por otra parte, fue Profesor Asesor Fundador del programa nacional de Formación de Educadores de la misión Sucre, Aldea Benítez (2003-2007).

En relación a sus actividades académicas realizadas, entre los años 1980 y 2004 asiste a diversos talleres, cursos, seminarios y jornadas sobre tópicos didácticos, metodológicos, de investigación, evaluación y educativos en general. Así mismo, ha sido ponente en congresos, seminarios, coloquios, y talleres sobre Historia y Geografía, a nivel regional y nacional. Por inquietud intelectual, ha sido articulista para distintas publicaciones regionales y nacionales especializadas en Historia y Ciencias Sociales. Igualmente, se ha destacado en otras actividades del quehacer cultural de la región pariana. En este sentido ha sido promotor y organizador de talleres, cursos, jornadas relacionadas a la historia regional y local. Ha sido Miembro Fundador del Centro de Estudios de Historia "José Francisco Bermúdez "en Carúpano; Miembro de la Junta Directiva del Museo Histórico de Carúpano; Miembro de la Junta Directiva de la Fundación "Casa Andrés Mata" de Carúpano; Miembro del equipo asesor de los Cronistas Auxiliares del Municipio Bermúdez y Miembro de la Comisión Municipal Bicentenaria del Manifiesto de Carúpano. Como miembro de estas instituciones, ha dictado, durante los años 2009 y 2010, talleres de investigación histórica para comunidades, Uso de las fuentes hemerográficas, geohistoria y poder popular en distintas instituciones educativas y culturales del Municipio Bermúdez y Municipio Benítez. También ha participado como Ponente en conversatorios y foros didácticos realizados en la región.

Entre sus obras publicadas se encuentran: La Unidad Educativa "Jacinto Gutiérrez" de El Pilar (Notas para fortalecer el espíritu jacintiano) (2002/ 2009); Contribución al Estudio de la Historia económica y social del Municipio Benítez del Estado Sucre (2004); "Chacachacare, 200 años de una gesta heroica" (2013) y Pedagogía e historia regional (2013).

Finalmente, el profesor Pacheco ha recibido varios reconocimientos y distinciones, entre los cuales se destacan: Padrino de la XIII promoción de Bachilleres en Ciencias de la U.E. "Jacinto Gutiérrez" de El Pilar (1988); Reconocimiento "Buen Carupanero" de la Alcaldía del Municipio Bermúdez (2004); Orden al Mérito Doce Mártires de Carúpano (2015); Orador de Orden en la Sesión Solemne de la Alcaldía del Municipio Benítez por la celebración del 19 de Abril (2005); Padrino de la Primera Promoción de Licenciados/as en Educación Integral del Programa Nacional de Formación de Educadores de la Misión Sucre, Aldea Benítez (2008); Orador de Orden en la Sesión Solemne de la Municipalidad de Benítez por la celebración del 19 de abril (2009); Orador de Orden en la Sesión Solemne por la celebración del Día del Educador en el Municipio Bermúdez (2010); Orador de Orden en la Sesión Especial de la Municipalidad, con motivo de celebrarse el Día de la Cultura Popular, en el Municipio Bermúdez (2013); Orador de orden en la Sesión Especial de la Asamblea Nacional, con motivo del Bicentenario del Manifiesto de Carúpano (2014). Actualmente está Jubilado de Educación Media y continúa investigando, escribiendo, componiendo, dictando charlas, conferencias, facilitando talleres y participando en diversas actividades educativas y culturales.

Autobiografía de Mario Javier Pacheco Morales

"Vine al mundo hace ya más de medio siglo, un 10 de abril de 1955 en Caracas, específicamente en la Maternidad Concepción Palacios y Blanco, Parroquia San Juan. Fueron mis padres Jesús Alberto Pacheco y Julia teresa Morales de cuya unión nacieron cinco hijos: Nelson de Jesús, Mario Javier, Gladys Alejandrina, Freddy Alberto y Luis Enrique. Mi padre, zapatero de oficio, y mi madre, encargada del hogar. El núcleo familiar, de escasos recursos, se desarrolló entre las parroquias Sucre y la Pastora, y a pesar de la limitaciones socio económicas, nuestros padres se esforzaron en darnos una educación sustentada en valores fundamentalmente cristianos; de hecho, debo a ellos la visión que poseo en relación a la sencillez con la cual asumo el desarrollo de la vida".

"Mi niñez y adolescencia se desarrollaron, en gran medida, entre las barriadas de las parroquias mencionadas. Cursé estudios en la Escuela Municipal "Juan Bautista Alberdi" ubicada en el sector del Manicomio y posteriormente culminé mis estudios de primaria en la Escuela Nacional "Agustín Aveledo", localizada en "Gato Negro" sector éste donde se encuentra también el Liceo "Luis Ezpelosín" donde cursé estudios de bachillerato hasta el 4to. Año. El 5to. Año, debido a la necesidad de trabajar, debí cursarlo a nivel de Educación de Adultos ( nocturno) en las mismas instalaciones del liceo que en ese turno servía de sede al liceo "José Gregorio Hernández", de cuyas aulas egresé como bachiller en ciencias en el año 1973".

"En 1974, ingreso al Pedagógico de Caracas y comienza una etapa que marcó para siempre mi proyecto de vida. En esta querida institución, de donde egresé en 1978 como Profesor de Historia y Ciencias Sociales, obtuve la formación integral necesaria para abordar el campo laboral de manera digna, gracias a la influencia de grandes maestros y maestras. Pero además, durante el trayecto de mis estudios conocí a Lourdes Ordaz quien también cursaba estudios en el Departamento de Geografía e Historia. La relación se fortaleció y años después decidiríamos compartir nuestras vidas en matrimonio. Conocer a Lourdes significó un cambio sustancial en mi vida; por ella conocí a la tierra oriental y decidí trasladarme definitivamente a Carúpano, la bella ciudad portuaria que me impresionó desde el primer momento. Aquí fui recibido en su seno por la familia Ordaz-Cedeño, y a partir de entonces, pasó a ser mi familia. En este sentido, debo destacar la figura bondadosa de Teresa Cedeño de Ordaz, quien fue para mí una Madre. De manera que, a partir de 1979, comenzó otra etapa de mi vida. Desde ese momento, el proyecto de vida comenzó a concretarse de manera significativa: mi ingreso al campo laboral en el Liceo "Jacinto Gutiérrez" de El Pilar, capital del Municipio Benítez lo cual significó el inicio de una gratificante carrera que por más de 25 años contribuyó a mi crecimiento personal, académico, intelectual y humano. En este Municipio nacieron mis primeras inquietudes intelectuales, los primeros artículos, y se fue perfilando, gracias a la relación con un valioso grupo de colegas con quienes compartimos inquietudes y proyectos, toda una línea de reflexión y acción perfeccionadas a través de los estudios de posgrado y, sobre todo, a raíz del intercambio de experiencias con estudiosos e investigadores de las ciencias sociales radicados en Carúpano".

"Por otra parte, mi estadía en ésta porción de tierra pariana significó el despertar de una importante sensibilidad hacia la composición de versos dedicados especialmente al paisaje y a la gente de esa querida tierra. Responsable directo de esta faceta es, sin duda, el profesor Bladimir Aguilera, a quien solicité en algún momento ayuda para aprender algunas notas en el Cuatro y esas orientaciones sirvieron para canalizar de alguna manera, aires y melodías con las cuales traté de acompañar aquellos versos. Realmente, las vivencias en el Municipio Benítez tienen un valor espiritual de altísima significación, de hecho, su paisaje, su historia y su gente están ligados a mí con lazos de eternidad".

"De igual manera, mi nuevo núcleo familiar, comenzó a crecer y vinieron los hijos: Mario Javier, Juan Pablo y José Jesús, y con ellos, una nueva perspectiva de la vida que se abre hacia horizontes de esperanza y nuevas realidades. Luego de 31 años en esta hermosa región oriental, laborando en distintos niveles de la educación, y haber descubierto en su paisaje y su gente lo maravilloso y significativo de la vida sencilla, transito por momentos de complacencia al poder compartir mis experiencias en distintos escenarios y con gente valiosa, para contribuir, aunque sea con modestas ideas, al mejoramiento de la calidad de vida de nuestro pueblo".

Docencia, Investigación, Poesía y Canción en el Municipio Benítez

Como señalamos al comienzo del Prólogo, el Profesor Mario Pacheco se estrenó como Profesional de la Docencia en El Pilar, Estado Sucre. A parte de las ideas innovadoras en la concepción y metodología para la enseñanza de las Ciencias Sociales, se interesó en la investigación de la historia local y regional. A este respecto, ha publicado obras y artículos relacionados directamente con el acontecer histórico, educativo y cultural del Municipio Benítez; entre ellos: 1. La U.E. "Jacinto Gutiérrez". (Notas para Fortalecer el Espíritu Jacintiano). Caracas: CONAC-CHCS "José Francisco Bermúdez-Museo Histórico de Carúpano. 2. Contribución al Estudio de la Historia Económica y Social del Municipio Benítez-Estado Sucre. Caracas: Fondo Editorial Tropykos. 3. Gente de Benítez. Diario de Sucre. Carúpano, 12 de diciembre de 1987. (Pag.3). 4. L.N.B. "Jacinto Gutiérrez". (Notas para Fortalecer el Espíritu Jacintiano. Primera Reimpresión. Caracas: CONAC-CHCS "José Francisco Bermúdez-Museo Histórico de Carúpano. Veamos los primeros contactos e inicios docentes relatados por él mismo:

Mis primeros años en El Pilar

"Culminaba la década de los años setenta del siglo pasado, cuando arribé a El Pilar, Capital del Municipio Benítez. Fue una mañana de mayo 1979 cuando vi por primera vez el imponente paisaje que me cautivaría para siempre. De ese momento, guardo especial recuerdo, por la impresión que causó en mí la presencia de los Chaguaramos alineados a ambos lados de la vía y anunciándome la entrada al pueblo. Gracias al Maestro Juan Márquez Albornoz, destacado educador y dirigente magisterial carupanero, quien me postuló ante la Zona Educativa del Estado Sucre, pude ingresar al campo de trabajo docente luego de haber tenido breves experiencias en institutos educativos de Caracas donde dimos nuestros primeros pasos en esta hermosa profesión. Mi arribo al Pilar coincidía con la celebración de la Semana Aniversaria del Liceo "Jacinto Gutiérrez" plantel, donde me recibió el apreciado amigo, Licenciado César Omar Salazar, quien ejercía el cargo de Subdirector para entonces".

"La vieja planta física localizada en el sector de "La Barranca", constituyó desde ese momento un verdadero templo para nuestra formación profesional. Sin duda, el "liceo viejo" que contemplamos con nostalgia representó para mí el recinto más importante de experiencia docente. La calidez y bondad de los estudiantes, con los cuales me inicié como profesor de Geografía General y Geografía Económica, crearon una atmósfera ideal para el desempeño en un marco de respeto y camaradería que, poco a poco, fue convirtiendo nuestro trabajo de aula en una rica vivencia donde lo cognoscitivo y lo académico se amalgamó con una relación eminentemente horizontal dando lugar a una experiencia maravillosa que iba enriqueciéndose con el transcurrir del tiempo".

"Por otra parte, el roce e intercambio con un importante número de docentes, provenientes tanto de Carúpano, como aquellos nativos del pueblo, contribuyó a ampliar mi espectro social adquiriendo nuevas amistades, nuevos conocimientos y nuevas inquietudes. De manera que, en aquel joven que llegó proveniente de Caracas, sin tener conocimiento alguno del lugar que la providencia le tenía reservado, fue naciendo un sentimiento por aquel entorno que se convirtió, pasado los años, en un sentimiento de pertenencia gracias al arraigo y al estudio de su gente, su geografía, su historia y su cultura. Además, esta identificación se iría haciendo más fuerte a medida que se ampliaba el número y la calidad de amigos, amigas y el surgimiento del compadrazgo con apreciadas personas de la comunidad pilarense".

"A medida que avanzaba el conocimiento de otras localidades del Municipio Benítez, en ese orden iba creciendo la intensidad de mi identificación con estos espacios. Guatamare, Guaraúnos, Tunapuicito, Quebrada de Monos, Los Arroyos, entre otros lugares, se constituyeron en destinos frecuentes a donde acudíamos con el interés de conocer los lugares de origen de nuestros estudiantes y estrechar ese nexo especial que aprendimos a cultivar durante toda nuestra carrera profesional en la tierra beniteña".

"Como ya he apuntado, las inquietudes pedagógicas iniciales, luego de acceder al campo laboral, se remontan a finales de la década de los años setenta e inicio de los ochenta. Las primeras experiencias como Docente de Aula las cumplí en el campo de la Geografía General y Económica. Estas asignaturas las dicté por espacio de ocho años. En este lapso tuve la grata oportunidad de establecer relaciones profesionales y amistosas con el Docente Francisco Toledo, "Chachito", Profesor de Biología y Química. Este contacto resultó de gran importancia, puesto que las preocupaciones de naturaleza pedagógica que asaltaban constantemente nuestro espíritu, recibieron un singular impulso, materializándose, luego, en diversas actividades académicas, científicas, didácticas y culturales revestidas de un significativo propósito formativo. A este tiempo corresponde mi primera iniciativa de introducir modificaciones al programa oficial de geografía general, mediante la incorporación de contenidos referidos al enfoque regional local que se debatía en esos momentos en distintos centros de Educación Superior en el contexto de los estudios geohistóricos. Con la orientación del Profesor Toledo, iniciamos los Trabajos de Campo hacia distintos lugares del Municipio, lo cual contribuyó a que naciera entre nosotros el espíritu de investigación que luego pondríamos en práctica. Las largas caminatas hacia sectores como Aguas calientes, Las Minas, Santa Ana, La Cueva del Pato, etc. significaron experiencias de gran valor en nuestra formación integral. De esa época, es relevante destacar, como actividades concretas, lo que denominamos "Clases Conjuntas", en las cuales compartíamos el mismo espacio para, a partir de una visión interdisciplinaria, desarrollar actividades de clase donde se integraban los conocimientos geográficos y químicos orientados hacia la explicación contextualizada de los fenómenos. Así, desde esta perspectiva, se asumían contenidos programáticos desde la integración de la teoría y la práctica que definía la actividad didáctica. El entusiasmo y la actitud positiva de los estudiantes constituían la mejor recompensa para nosotros como docentes facilitadores del aprendizaje".

"Otra experiencia que resultó de gran trascendencia por su incidencia pedagógica, la constituyó la planificación y puesta en escena de un proyecto cultural dedicado al tema sobre el mestizaje y la integración étnica de la sociedad venezolana. Esta actividad permitió la incorporación de toda la comunidad escolar. La preparación, los ensayos, la obtención de recursos, el diseño y el trabajo físico e intelectual dieron como resultado una jornada cultural inolvidable".

"A partir de entonces, la búsqueda constante de innovaciones pedagógicas signó nuestro desempeño como docente. El tiempo y las circunstancias permitieron que compartiera la docencia con la investigación y, posteriormente en compañía de otros destacados docentes, pudimos desarrollar actividades de promoción socio cultural, científicas, ambientales y geohistóricas destinadas a elevar la calidad del proceso educativo en el plantel y su proyección hacia las distintas comunidades que conformaban su zona de influencia".

Con el transcurrir de los años, en la U.E. "Jacinto Gutiérrez" desempeñó los cargos de Docente de Aula, Coordinador del Departamento de Evaluación, Sub-Director y Director. También ejerció la docencia en la U.E.A "Jacinto Gutiérrez" (Nocturno); I.U.T. "Isaac Newton" (El Pilar); I.U.T. "Dr. Delfín Mendoza" (El Pilar): Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez" (Convenio ACITESU- El Pilar) y Misión Sucre (El Pilar). En lo referente al desarrollo artístico (música, canto, poesía y canción), sencillamente reiteramos sobre lo añadido en el Prólogo de la obra:

"Un buen día, Mario Javier nos mostró su interés por tocar el Cuatro, acción que veníamos desarrollando en el Ateneo de El Pilar, en el Museo de la Tradición, Liceo "Jacinto Gutiérrez" y en la Casa de la Cultura de El Pilar. Con gran satisfacción comenzamos las primeras instrucciones, las cuales asimiló rápidamente; ya se deslumbraba el despertar del genio creador adormecido que tenemos todos los seres humanos, a la espera, como Lázaro, de una voz milagrosa preñada de buenas intenciones que nos aliente y diga: "levántate y anda". Aquí comenzó a desarrollar su capacidad de compositor, ya que no pasó mucho tiempo para hacer las primeras canciones con temas beniteños, y que luego abarcaron aspectos de vivencias, familia, personajes, amores, navidad, parrandas, ensueños, festividades, historias, pueblos, ambientes y recuerdos. Posteriormente, compuso temas de carácter regional y nacional".

El aspecto anterior es reafirmado por el propio Mario Pacheco, cuando en su autobiografía relata lo siguiente:

"Por otra parte, mi estadía en ésta porción de tierra pariana significó el despertar de una importante sensibilidad hacia la composición de versos dedicados especialmente al paisaje y a la gente de esa querida tierra. Responsable directo de esta faceta es, sin duda, el profesor Bladimir Aguilera, a quien solicité en algún momento ayuda para aprender algunas notas en el Cuatro y esas orientaciones sirvieron para canalizar de alguna manera, aires y melodías con las cuales traté de acompañar aquellos versos".

Actualmente jubilado de Educación Media, continúa desarrollando actividades docentes a nivel universitario en el Municipio Bermúdez, investigación, facilitación de talleres, ponencias, conferencias y publicación, además de la actividad musical de composición y ejecución del Cuatro. En el Municipio Benítez, prosigue la investigación y facilitación de talleres, ponencias y disertaciones sobre la Geohistoria. En este sentido, mantiene contacto y actividad docente con las instituciones educativas de esta localidad; además de la investigación histórica Beniteña. A continuación, copiamos extractos de las ideas, sustentaciones y aplicaciones del taller "Geohistoria y Poder Popular", diseñado por el propio Mario Pacheco:

"Desde nuestra perspectiva, como docente de historia y ciencias sociales, jubilado y activo, nos hemos propuesto desarrollar el planteamiento, según el cual, es necesario organizar las comunidades para hacer efectivo el poder popular. Para ello proponemos, y así entramos a la segunda parte de nuestra exposición, una estrategia de acción política-pedagógica sustentada en la visión del enfoque geohistórico. Nace de esta manera las iniciativas que hemos llevado a cabo en algunas comunidades especialmente de los municipios Bermúdez y Benítez en estos últimos tres años. Las acciones la hemos desarrollado a través de talleres, conversatorios y foros didácticos".

"¿En qué consiste la actividad desarrollada? Es importante, antes de responder esta pregunta, destacar que la concepción y ejecución del taller denominado "Geohistoria y Poder Popular" tiene sus antecedentes en otra actividad que llevamos a cabo bajo el nombre de Foro Didáctico "La Educación Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI". Estos foros consistieron en desplazarnos hacia distintos sectores y comunidades del Municipio Benítez, a fin de exponer de manera didáctica e interactiva, con apoyo audiovisual, los alcances de la Educación Bolivariana y su relación con el nuevo tipo de sociedad que se aspira a construir a partir del proceso de cambios imperante en Venezuela. La estrategia del Foro didáctico lo realizamos en compañía del colega Francisco Toledo con quien decidimos llevar la información, como ya se ha dicho, a distintas comunidades del Municipio. En tal sentido, El Pilar, Guasimal, Los Arroyos, Guariquén, Agua Fría y Guaraúnos fueron espacios en los cuales desarrollamos esta interesante experiencia durante tres meses en el año 2008. Posteriormente, esta actividad la presentamos en distintos lugares del Municipio Bermúdez y significó también una experiencia valiosa de intercambio de conocimiento y saberes".

"La aplicación del Foro Didáctico, tanto en Benítez como en Bermúdez, permitió que naciera otra idea para continuar desarrollando nuestra inquietud intelectual en función de atender una preocupación: ¿Cómo hacer para contribuir con el establecimiento del poder popular? ¿Qué puedo hacer, desde mi rol de docente para sumar acciones que nos permitan explicarle al pueblo lo necesario de la organización de las comunidades para alcanzar otro tipo de sociedad, donde los valores humanistas y socialistas rijan sus relaciones? Pues bien, la respuesta fue diseñar una estrategia pedagógica-didáctica, con fines eminentemente políticos, para ejecutarla en las comunidades. Nace entonces el taller "Geohistoria y Poder Popular". Esta actividad la hemos desarrollado igualmente en los Municipios Benítez y Bermúdez a partir del año 2009 y nos ha permitido tener contacto e intercambiar con importantes sectores de sus comunidades. Necesario es apuntar que el taller, como estrategia didáctica-pedagógica, es la aplicación concreta de las ideas plasmadas en diversos artículos de la prensa regional, así como también en los distintos escenarios donde me ha correspondido intervenir como ponente. Allí queda expresada, en términos generales, la base argumental teórica y filosófica desde donde nos avocamos para proponer estrategias destinadas al fortalecimiento del poder popular en las distintas comunidades de nuestra región. Establecido queda también el enfoque geohistórico como la visión metodológica que permite asumir el estudio, interpretación, investigación y apoyo a las comunidades en este importante tránsito por el que pasa la organización del pueblo".

"El Taller "Geohistoria y Poder Popular" está estructurado en tres faces: la primera de ellas está dirigida a sensibilizar al auditorio en relación a la visión integral, cómo debemos entender la dinámica geográfica e histórica de nuestros espacios locales y regionales concatenadas con una realidad mundial que la influye y condiciona. En este sentido, la visualización de diapositivas y el intercambio de reflexiones constituyen la actividad principal".

"La segunda fase del taller comprende el trabajo de equipo en el campo. Los grupos organizados se trasladan a su comunidad seleccionada y elaboran el diagnóstico geohistórico de la misma. La realización práctica de esta experiencia en el Municipio Benítez se llevó a cabo en el Primer evento de Geohistoria impulsado por la Coordinación de enlace de Municipio Escolar en mayo de 2011 teniendo como sede a la Escuela "Pablo María Fuentes" en El Pilar. En este primer encuentro, los distintos equipos participantes hicieron la presentación de sus experiencias relacionadas con algunas comunidades como El Pilar, Los Arroyos, Coicual y Caño de Ajíes. En mayo de 2011, tuvo lugar el Segundo Encuentro de Geohistoria del Municipio Benítez. En esta oportunidad le correspondió a la comunidad escolar de Santa Tecla organizar el evento. La presencia de los niños estudiantes de distintos grupos escolares del núcleo rural dio un toque especial a la actividad en la cual se abordó el estudio de sus comunidades y sus resultados expuestos de manera excelente por los estudiantes, bajo la orientación pedagógica de sus maestros. Para esta actividad fui invitado como ponente central en compañía del Ingeniero Ovidio Figueroa, para disertar sobre la importancia del enfoque geohistórico en la investigación educativa y su impacto en las comunidades. La calidad de los trabajos presentados y el entusiasmo de docentes, estudiantes y directivos auguran un futuro interesante para la continuidad de estos encuentros a los cuales debe darse prosecución, a fin de garantizar el proceso de mejoramiento continuo en la calidad formativa de nuestros estudiantes a partir del conocimiento profundo de nuestras comunidades".

"La tercera fase del Taller consiste en el traslado del docente facilitador y el equipo de investigación a la comunidad seleccionada a fin de desarrollar una actividad enmarcada dentro de la concepción de la educación comunal permanente y dirigida a intervenir de manera pedagógica, en el espacio comunal para realizar tareas que impulsen de manera concreta la organización de la comunidad, única vía que conduce a la conformación del Poder Popular. Esta fase es importante ya que garantiza el seguimiento a los objetivos propuestos y permite a la vez diseñar en el camino, las estrategias que permitan avanzar a las comunidades a través de la educación permanente".

Breve historia de un nombre

Después de haber fundado

a Santa María,

siguieron otras vías

los viejos Capuchinos,

por zonas Guaraúnas.

Y así encontraron unas

tierras maravillosas.

Y en su plena conquista,

el viejo misionero,

junto al indócil indio

que nunca se rindió.

Regaron con sudor,

con lágrimas y sangre

la tierra que más tarde

de historia se vistió.

Primero, Guaraúnos,

después Chuparipar;

hasta que Chicauntar

marcó el sitio preciso;

y sobre aquel macizo

cubierto de floral,

reposó para siempre

la Virgen del Pilar.

Y así nació tu bello nombre...

Nos señala quiénes, dónde y cómo fueron los intentos de fundación de El Pilar; además, de la resistencia indígena ante el conquistador, y aceptación de la imagen de la Virgen del Pilar, la cual se constituyó en símbolo religioso e ícono de la celebración del 12 de octubre.

Con otra canción amplía el conocimiento sobre la fundación y desarrollo agrícola de El Pilar:

Mi pueblo colonial

En la tierra pariana,

muy cerquita de la mar,

miramos a El Pilar,

quietecito en la colina.

Indiana Capuchina

de Chaimas y Waraos,

donde el conquistador

sembró en su corazón

maracas de cacao.

Bajos de Guaraúnos,

Valle de Chuparipal,

Fray Felipe de Hijar

recorrió aquellos caminos.

Cuando los Capuchinos

llegan al Chicauntar,

decidieron fundar

el pueblo de El Pilar

arriba en la colina.

Y esta historia,

pueblo altivo,

vivirá hasta el final,

como los Chaguaramos

que avisan tu presencia,

sembrado en la conciencia

de mi pueblo colonial.

Señala, adicionalmente, las distintas etnias que poblaban el territorio del Municipio Benítez, el río y testigo silente: el Chicauntar, y la entrada de El Pilar, adornada e identificada con las plantas Chaguaramos, y que a su vez, forman parte de la identificación local. La historia continúa en el siguiente Aguinaldo, dedicado a la Virgen del Pilar:

Reina Milenaria

Coro

Virgen del Pilar,

Reina milenaria,

los que están en Paria

te quieren cantar.

I

Óyeme, María,

Reina de El Pilar,

te vine a cantar,

patroncita mía.

II

Virgen del Pilar,

desde Zaragoza,

llegaste a mi pueblo

como flor hermosa.

III

Patrona divina,

con los Capuchinos,

te abriste caminos

hacia tu colina.

IV

Felipe de Hijar,

portando una cruz,

señaló el lugar

donde reinas Tú.

V

¡Qué bella sonrisa

dejas traslucir!

si escuchas el canto

que te hace Bladimir.

VI

Con toda emoción

canta el beniteño,

los versos más bellos

de su inspiración.

VII

Con esta canción

quise dedicarte

el bello estandarte

de mi adoración.