Sistema circulatorio humano



FORTALEZA: Describe las estructuras del aparato circulatorio humano y las relaciona con su función.

El sistema circulatorio humano está formado por:

EL CORAZÓN

Es un órgano muscular hueco, de forma cónica, de más o menos 10 cms. de ancho por 10 cms de largo; está situado en la cavidad que dejan los dos pulmones (mediastino), apoyado sobre el diafragma y ligeramente inclinado hacia la izquierda; es de color rojo.

Estructuralmente, el corazón está formado por tres tejidos:

Al corazón se le divide en corazón derecho, por donde circula la sangre venosa, y en corazón izquierdo, por donde circula la sangre arterial. Cada uno presenta una aurícula y un ventrículo, derecho e izquierdo

La aurícula derecha se comunica con el ventrículo respectivo mediante una válvula, llamada tricúspide, mientras que la aurícula izquierda lo hace con el ventrículo izquierdo mediante la válvula mitral; además, cada ventrículo presenta otra válvula denomina semilunar, situada en la base de la arteria pulmonar y aorta, respectivamente. Las válvulas tienen por objeto asegurar la circulación de la sangre en un solo sentido.

A la aurícula derecha llegan la vena cava superior, la vena cava inferior y la vena coronaria.

A la aurícula izquierda llegan las cuatro venas pulmonares, dos derechas y dos izquierdas; trayendo sangre arterial.

Del ventrículo derecho sale la arteria pulmonar llevando sangre venosa a los pulmones.

Del ventrículo izquierdo sale la arteria aorta, que lleva la sangre arterial a todas las partes del cuerpo.

FISIOLOGÍA DEL CORAZÓN

El corazón al contraerse y dilatarse rítmicamente y debido a sus válvulas permite la circulación de la sangre en un solo sentido. La contracción se denomina sístole y la dilatación diástole.

Revolución cardiaca. Es el tiempo que dura una contracción y la dilatación del corazón. Este tiempo se realiza en tres fases:

1ª Fase: sístole auricular, 0.1 de segundo. Las aurículas se contraen

2ª Fase: sístole ventricular, 0,3 de segundo. Los ventrículos se contraen

3ª Fase: diástole general, 0,4 de segundo. Las aurículas y los ventrículos permanecen en reposo.

Una revolución cardiaca dura, por lo tanto, en condiciones normales, ocho décimos de segundo, y en un minuto 72 revoluciones. Por lo tanto, el corazón se encuentra relajado durante un espacio de 0,4 segundos, casi la mitad de cada ciclo cardiaco.

En cada latido el corazón emite dos sonidos, que se continúan después de una breve pausa. El primer tono, que coincide con el cierre de las válvulas tricúspide y mitral y el inicio de la sístole ventricular, es sordo y prolongado. El segundo tono, que se debe al cierre brusco de las válvulas semilunares, es más corto y agudo.

Monografias.com

Las enfermedades que afectan a las válvulas cardiacas pueden modificar estos ruidos, y muchos factores, entre ellos el ejercicio, provocan grandes variaciones en el latido cardiaco, incluso en la gente sana. La frecuencia cardiaca normal de los animales varía mucho de una especie a otra. En un extremo se encuentra el corazón de los mamíferos que hibernan que puede latir sólo algunas veces por minuto; mientras que en otro, la frecuencia cardiaca del colibrí es de 2.000 latidos por minuto.

Si consideramos que en cada sístole el corazón envía 70 cm3. de sangre a las arterias, en un minuto debe haber circulado 5 litros de sangre, que es la cantidad de sangre, que tiene una persona normal, lo que significa que en un minuto la sangre ha dado una vuelta completa.

Monografias.com

Automatismo del corazón

Aunque los movimientos del corazón están regulados por el sistema nervioso y el miocardio, éste, además, presenta unas células especiales que forman dos nódulos, encargados de regular dicho movimiento; uno se encuentra situado en la aurícula derecha, cerca de la desembocadura de la vena cava superior, llamado nódulo sinusal; el otro se encuentra situado en la base del tabique interauricular, y es llamado nódulo aurícula-ventricular, que se ramifica dirigiéndose hacia los ventrículos.

Se considera que el primer nódulo inicia la contracción que se extiende a manera de una onda hacia el otro nódulo y de éste hacia sus ramificaciones, provocando la contracción de las aurículas y ventrículos.

LAS ARTERIAS

Son vasos que sacan la sangre del corazón; se originan en los ventrículos. En su base presentan una válvula denominada sigmoides o semilunar, encargada de impedir que la sangre regrese de la arteria al corazón, cuando este se encuentra en diástole.

Estructuralmente cada arteria está formada por tres capas de tejidos, llamadas túnicas: una externa conjuntiva; una media, formada por células musculares lisas, fibras elásticas y colágenas; y una túnica interna, formada por un tejido endotelial semejante al endocardio.

ARTERIAS IMPORTANTES

La arteria pulmonar. Se origina en el ventrículo derecho; lleva sangre venosa a los pulmones. Se divide en arteria pulmonar derecha y arteria pulmonar izquierda.

La arteria aorta. Se origina en el ventrículo izquierdo y se divide en aorta ascendente, el cayado de la aorta y la aorta descendente; de su base se desprende la arteria coronaria.

Del cayado de la aorta se desprenden las arterias que irrigan la cabeza y las extremidades superiores; de la aorta descendente se van desprendiendo las arterias que irrigan los órganos del tórax y abdomen, prolongándose hasta las extremidades inferiores.

Las arterias toman generalmente el nombre del hueso a lo largo del cual circulan o del órgano al que llegan, como: cubital, radial, costal, humeral, iliaca, hepática, intestinal, (mesentérica), etc.

Fisiología de las arterias

Las arterias se encuentran situadas profundamente para evitar su ruptura y la consiguiente hemorragia, que es difícil de detener

LAS VENAS

Son los vasos encargados de llevar la sangre de las células de los tejidos hacia las aurículas del corazón.

Sus paredes presentan, también, las tres túnicas que poseen las arterias, con la diferencia que la túnica media contiene menos tejido muscular y fibras elásticas; también muchas de ellas presentan válvulas que tienen por objeto impedir el retroceso de la sangre. Como se originan en los tejidos, van aumentando de diámetro hasta llegar al corazón.

VENAS IMPORTANTES

Las cuatro venas pulmonares: dos derechas y dos izquierdas, que se originan en los pulmones y terminan en la aurícula izquierda; conducen sangre arterial.

Monografias.com

La vena cava superior, que termina en la aurícula derecha, trae la sangre venosa de las extremidades superiores y de la cabeza.

La vena cava inferior, que también termina en la aurícula derecha, conduciendo la sangre de las extremidades inferiores; recibe las venas del hígado y suprahepaticas.

La vena porta, se forma al unirse las venas del intestino, estómago y bazo, termina en el hígado, donde se capilariza. Lleva las sustancias nutritivas absorbidas por las vellosidades intestinales.

Fisiología de las venas

Conduce la sangre de los tejidos hacia la aurícula respectiva. La circulación es lenta aunque continua, siendo la presión menor, comparada con la de las arterias.

CAPILARES SANGUÍNEOS

Son vasos cuyo diámetro es menor a un milímetro, constituyen la terminación de las arteriolas y se unen a las venas mediante una complicada red de vasos. Histológicamente están formados sólo por la túnica interna.

Fisiología de los capilares sanguíneos

FISIOLOGÍA DE LA CIRCULACIÓN

El sistema circulatorio tiene por función transportar la sangre y la linfa (fluidos) a todos los tejidos del cuerpo humano.

La circulación de la sangre se realiza debido a la presión que ejerce la sangre sobre los vasos sanguíneos, y esto depende de:

El sistema nervioso se encarga de regular dicha circulación, que puede ser afectada por sustancias como hormonas, drogas, gases, temperatura.

El hombre como todos los mamíferos, presenta una circulación doble, completa y a vasos cerrados. Doble, porque tiene una circulación pulmonar y aorta; completa, porque la sangre venosa no se mezcla con la arterial; y a vasos cerrados, porque las arterias y venas se unen mediante capilares.

CIRCULACIÓN PULMONAR

Se origina en el ventrículo derecho, continúa la arteria pulmonar, que se divide en pulmonar derecha e izquierda, penetrando, respectivamente, en cada pulmón donde se capilariza y luego, mediante las cuatro venas pulmonares, dos derechas y dos izquierdas, termina en la aurícula izquierda.

Fisiología

Lleva la sangre venosa a los pulmones, donde, a la altura de los alvéolos pulmonares, elimina el bióxido de carbono y toma el oxigeno para convertirse en sangre arterial. Este fenómeno recibe el nombre de hematosis.

También podemos decir que la hemoglobina de los glóbulos rojos de la sangre venosa, en forma de carbohemoglobina, a la altura de los alvéolos pulmonares, cede el bióxido de carbono y se combina con el oxígeno de los alvéolos para formar la oxihemoglobina, o sea sangre rica en oxígeno.

CIRCULACIÓN AORTICA

Llamada también circulación mayor. Se origina en el ventrículo izquierdo, sigue mediante la aorta ascendente, el cayado y la aorta descendente. En el cayado se desprenden las arterias que irrigan las extremidades superiores y la cabeza; mientras que de la aorta descendente se desprenden las que irrigan las vísceras, continuando hasta las extremidades inferiores y regresando mediante las venas cavas, para terminar en la aurícula derecha. La vena cava inferior trae la sangre de las extremidades inferiores y vísceras del abdomen, mientras que la vena cava superior trae la sangre de las extremidades superiores y de la cabeza.

Fisiología.

Lleva la sangre arterial hacia los tejidos, donde cede el oxígeno y toma el bióxido de carbono, o sea que la oxihemoglobina se transforma en carbohemoglobina, y regresa a la aurícula derecha.

CIRCULACIÓN DE LA VENA PORTA

Esta vena se forma al unirse las venas del intestino, el estómago y el bazo, y termina en el hígado.

Fisiología

Recibe las sustancias absorbidas por los capilares de las vellosidades intestinales (glucosa, aminoácidos, agua, sales) y las conduce al hígado, donde se almacena la glucosa en forma de glucógeno mientras que las otras sustancias pasan a la vena inferior mediante las venas suprahepáticas.

CIRCULACIÓN CORONARIA

La circulación coronaria irriga los tejidos del corazón aportando nutrientes y oxígeno, y retirando los productos de degradación. En la parte superior de las válvulas semilunares, nacen de la aorta dos arterias coronarias. Después, éstas se dividen en una complicada red capilar en el tejido muscular cardiaco y las válvulas. La sangre procedente de la circulación capilar coronaria se reúne en diversas venas pequeñas, que después desembocan directamente en la aurícula derecha sin pasar por la vena cava.

LÍQUIDOS CIRCULATORIOS

Sangre

Se considera a la sangre como un tejido porque está formada por células, diferenciándose de los otros tejidos porque la sustancia intercelular es líquida y en ella se encuentran dispersas las células sanguíneas.

Aspecto externo. Tiene un color rojo brillante en las arterias, rojo oscuro en la venas; una viscosidad de 5 a 6 veces mayor que el agua y una densidad menor que la del protoplasma (1.05 gr. /cc.). Constituye entre el 5% y el 7% del peso de nuestro cuerpo, o sea que una persona que pesa 70 Kg. tiene alrededor de 5 litros de sangre.

Composición de la sangre. Está formada por el plasma, o sustancia intercelular líquida, y las células sanguíneas: los glóbulos rojos, eritrocitos o hematíes, los glóbulos blancos o leucocitos y los trombocitos o plaquetas.

Plasma. Es la porción líquida del tejido sanguíneo; tiene un color ámbar y en él se encuentran las células sanguíneas y numerosas sustancias, las que son transportadas a todos los tejidos. El plasma está formado por:

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

 

 

 

Autor:

Egberto Antonio Carreño Parra

Licenciado en Biología. U. Nacional