Factores de riesgos y delincuencia en República Dominicana



La delincuencia juvenil

La delincuencia juvenil ha aumentado de manera alarmante en los últimos tiempos pasando de ser un problema que cada vez genera mayor preocupación social tanto por su incremento cuantitativo, como por su progresiva peligrosidad cualitativa.

La violencia

La violencia consiste en la presión ejercida sobre la voluntad de una persona, ya sea por medio de fuerzas materiales, ya acudiendo a amenazar para obligarle a consentir un acto jurídico. La violencia es un elemento que se encuentra comúnmente en la delincuencia juvenil y es uno de los factores que influyen a los jóvenes a cometer actos ilícitos llevados por la violencia.

Causas de la violencia

El fenómeno de la violencia es muy complejo. Hay muchas causas y están íntimamente ligadas una a la otra y conllevan a la delincuencia de los menores. En general estas causas se agrupan en biológicas, psicológicas, sociales y familiares.

Causas biológicas de la violencia

Se ha mencionado al síndrome de déficit de atención, como una causa de problemas de conductas que sumamos a la impulsividad que puede producir violencia.

Causas Psicológicas

La violencia se relaciona de manera consistente con un trastorno mental -en realidad de personalidad- o trastorno antisocial de personalidad y su contraparte infantil el trastorno de conducta.

El trastorno antisocial de la personalidad se establece entre los 12 y 15 años aunque a veces antes, y consiste en el comportamiento desviado en el que se violan todos los códigos de conductas impuestos por la familia, la escuela, la iglesia, etc. El individuo actúa por el impulso del momento y no muestra arrepentimiento por sus actos, estas violaciones persistentes de las reglas se manifiestan como vandalismo.

Causas Sociales

La desigualdad económica es causa de que el individuo desarrolle desesperanza. Más importante como causa social, es la llamada subcultura delincuente; hay comunidades, barrios, etc. donde niños y niñas y adolescentes saben que para pertenecer a un grupo y formar parte de su comunidad necesitan pasar algunos ritos de iniciación, entre los que se encuentran: Robar, asaltar o quizás cometer una violación.

El entorno familiar

En la familia, los dos factores que con más frecuencia se asocian al desarrollo de la violencia son tener familiares violentos y/o que abusen de sustancias prohibidas. Un entorno familiar destructivo potencia las predisposiciones congénitas que algunos individuos tienen frente a la violencia y por si misma producen individuos que perciben a la violencia como un recurso para hacer valer sus derechos dentro de la familia.

El individuo violento

En los individuos violentos vemos la interacción de los trastornos ya mencionados, por ejemplo, en los delincuentes crónicos se encuentran varios o todos los siguientes rasgos:

Sociabilización pobre como niños: pocos amigos, no conservan las amistades, no tienen lazos afectivos profundos, etc.

Poco supervisado o maltratado por sus padres, los dejan solos, a su libre albedrío y cuando están presente entonces lo maltratan. Buscan sensaciones de formas continuas; desde chicos ya son "niños problemas" y los mecanismos de control social no tienen gran influencia en ellos.

Concepto de delincuencia

Delincuencia: conjunto de infracciones de fuerte incidencia social cometida contra el orden público.

Esta definición permite distinguir entre delincuencia (cuyo estudio a partir de una definición dada de legalidad considera la frecuencia y naturaleza d los delitos cometidos) y criminología (que considera la personalidad, motivaciones y las capacidades de reservación del delincuente) Visto el concepto de la delincuencia resulta necesario delimitar el adjetivo juvenil, es decir ¿Cuándo la violencia es juvenil? Por dentro del campo de las ciencias penales viene entendiéndose por delincuencia juvenil la llevada a cabo por personas que no han alcanzado la mayoría de edad, mayoría de edad evidentemente penal.

El termino delincuencia juvenil no tiene el mismo significado para todos. Definen dos puntos de vistas, primero determinar la edad a partir de la cual se puede hablar de delincuente juvenil y el segundo que radica en determinar cuáles deben ser los conductos que dan lugar a que se califique a un joven como delincuente. Por cuanto se hace a la edad en que podemos referirnos a la delincuencia juvenil, participamos del criterio de estimar como tales a los que cuentan con más de 14 años de edad. El menor infractor lo podrá ser hasta los 14 años de edad, a partir de ese límite se le debe considerar como delincuente juvenil con el grado de responsabilidad ya apuntado.

Estadísticas de la delincuencia juvenil en republica dominicana en los ultimos cuatro años

Las estadísticas de sometimientos policiales a menores son alarmantes. Los números indican que cada tres horas un adolescente es sometido a la justicia por cometer una infracción a la ley penal.

En el periodo 2001-2004 se produjeron un total de 11,944 casos por diversos delitos, entre ellos: robos, drogas, homicidios, violaciones, secuestro y atracos. Esta cifra representa el 10% de los homicidios anuales de Republica Dominicana.

En los 5 centros de atención integral de menores 42 adolescentes cumplen condena por homicidio de los cuales 3 son niños. En otro orden los menores son frecuentemente usados como mulas en la venta y distribución o consumo de drogas. En el referido periodo, una cantidad de 1,101 (9%) fue sometido a los tribunales por estas causas.

Las armas de fuego llegan con mucha facilidad a la mano de los menores, entre los años 2001-2004 se registraron 404 expedientes. Pero lo que más llama la atención es la cantidad de robos cometidos por los pequeños infractores, una cifra de 5,443 sustracciones en cuatro años, el 45% de todas las infracciones, además de 129 atracos y 32 secuestros.

Por otra parte las violaciones sexuales han dejado también sus numeritos, registrándose 316 casos. Cabe destacar otros medios de violencia que han marcado la lista de hechos en que han participado menores, reseñándose 1679 riñas y agresiones físicas.

Dentro de estos casos está el de un estudiante de quince años de edad quien el 9 de Junio de 2005 (según el periódico El Nacional) penetró a la escuela primaria Valentín Michel, en un barrio de la ciudad de Moca, agrediendo al director del centro Bolívar de Luna Gómez a dos profesores, a la secretaria y a otro menor de 14 años.

Un total de 308 adolescentes 2005 por infracciones tales como:

Atracos 17, Homicidio 42, Robo 125, Violencia Sexual 26, Drogas 30, Armas ilegales 15, Riñas 28, Otras 25, Total 308

Independientemente de la entrada en vigencia de una nueva legislación (Ley 136-03) los números no reflejan una disminución de los expedientes penales que involucran a los menores.

Las respuestas tradicionales al problema de la delincuencia juvenil

Dentro del marco constitucional y en forma bastante moderada, algunos sectores (dentro de los cuales se ubican en su mayoría los mismos órganos represivos del Estado y los Tribunales, así como los medios de comunicación colectiva) proponen las "soluciones" tradicionales al problema de la delincuencia juvenil.

Estas respuestas están inspiradas en la idea de "endurecer" el sistema penal dentro de los límites constitucionales, con algunas medidas que son las que siempre se han utilizado con mayor frecuencia para combatir la criminalidad

El endurecimiento de las penas:

una de las respuestas que solemos encontrar con mayor frecuencia para combatir la criminalidad en general, es la de aumentar y fortalecer la dureza de las penas previstas en el Código Penal y leyes especiales, con la esperanza de que constituyan una forma de desestimular la conducta proclive al delito. Los penalistas denominan ésta la función de prevención general o intimidación, reservada a la pena incluida en el tipo penal.

Si bien en materia de menores los montos de la pena de prisión previstas en cada figura delictiva no tienen aplicación directa, la verdad es que siempre tiene alguna incidencia porque los tribunales de menores tienden a establecer el tipo de "medida tutelar" en proporción a la gravedad del hecho y a la gravedad de la pena prevista para los adultos en la ley, más que a las necesidades de tratamiento y atención que requiera el menor.

De acuerdo con esta idea, las personas (menores) no van a cometer hechos delictivos si la pena prevista en la ley para esos delitos es dura y grave. Se tiene la creencia que existe una relación directa entre cantidad y gravedad de la pena por un lado y no inclinación hacia él, delito. En realidad no existe una relación directa entre gravedad de la sanción y desestimulo del hecho.

Introducción

El tema de la delincuencia juvenil en la República Dominicana, trae consigo una alarmante preocupación en todos los sectores, en las preocupaciones principales de la sobrevivencia de la especie antes situaciones dificultosas se estipula un orden, pero todas con un objetivos común la supervivencia del yo.

La delincuencia juvenil es un fenómeno social que pone en riesgo la seguridad pública de la sociedad, así mismo va contra las buenas costumbres ya establecidas por la sociedad. Creando un deterioro en la circulación de las personas en su entorno. Los expertos comentan que la falta de cariño y aceptación familiar motiva a muchos jóvenes a refugiarse en las drogas e integrarse a una pandilla para llenar el vacío emocional que les embarga. República dominicana en la actualidad presenta más que una terrorífica lucha, una preocupación firme de sobrevivir, inquietudes tales como: ¿Es segura esta calle? ¿Es una hora apropiada? ¿Hay personas suficientes para yo poder pasar?; estas y otras preguntas se desmigajaran con algunas posibles causas y consecuencias.

Conclusión

La delincuencia en los últimos tiempos se ha desarrollado enormemente y en nuestro país no ha disminuido, diversos estudios de los organismos internacionales muestran una triste realidad que en República Dominicana la inseguridad ciudadana se ha convertido en un verdadero desconcierto. 

En conclusión no se puede dejar de mencionar otro factor que contribuye a que la juventud caiga en las garras de la delincuencia: el mal ejemplo que dan las autoridades judiciales a la hora de no ajustarse al código penal y castigar una mala obra con justicia. Esto le deja ver a los jóvenes que se puede realizar una que otra acción delictiva con la esperanza de no ser castigado.

Recomendaciones

La delincuencia juvenil es un mal que arropa actualmente a República Dominicana, como todo mal puede ser cortado de raíz, el núcleo central de la sociedad como lo es la familia debe ser el eje central para combatirlo en sus orígenes, una mayor preocupante hacia la educación y formación de los niños y niñas en la actualidad, fomentar los valores morales reales, haciendo un hincapié primordialmente en los padres actuales, ellos deben ser los primeros a instruir y así ellos a su vez a sus hijos.

En tanto la actual delincuencia debe haber una restructuración del sistema de penalización de actos delictivos, así como una reestructuración en los programas de las cárceles del país y la implementación de actividades en las mismas para que esos jóvenes y adultos también que incluyan en estas, salgan con una percepción diferente de la vida, una carrera técnica es lo ideal en ese tiempo de ocio, puesto que es más alto que el promedio de los jóvenes que salen de las cárceles suelen seguir realizando las mismas actividades que los llevaron ahí.

 

 

 

Autor:

Edison Leyba.