Monografías Plus »

Las ligas campesinas en Colombia - Historia social y política del siglo XX



Resumen

El autor Gonzalo Sánchez Gómez nació en el Líbano Tolima, y actualmente es director del Centro de Memoria Histórica, además cuenta con una formación en derecho, filosofía y sociología, lo cual le permite interpretar y reflexionar de una manera profunda los eventos históricos de un país marcado por la violencia y las desigualdades sociales, que han perpetuado quienes gobiernan el país a nivel económico, empresarial, jurídico y político.

Introducción

El capítulo que se denomina "Ligas Campesinas", es bastante importante para comprender la tradición de las luchas campesinas, que en cierta medida no son reconocidas por los estudiantes del país y que por lo general se pasan por alto.

Dado que, en Colombia se hace más énfasis en algunos temas como la crisis económica de 1929, las teorías administrativas y otras tantas cosas que tienen su origen en Europa y Estados Unidos, entre tanto se omite la realidad histórica de un país que necesita reconstruir su memoria histórica.

Los sectores campesinos y sus luchas sociales

El autor permite identificar que entre los años veinte y treinta, el país comenzó a sufrir impactos económicos considerables, porque al intentar salir de la crisis financiera a nivel mundial e industrializar la producción colombiana, se diseñó el ejercicio de prácticas gubernamentales que perpetuaban la miseria, pobreza y el apoderamiento de las tierras por parte de terratenientes.

Estas prácticas sociales, políticas, empresariales y religiosas empujaron a los campesinos, indígenas y afrodescendientes, a someterse a la voluntad y los designios de quienes tenían el poder, como tambien; luchar por reivindicar sus derechos. A saber: "En primer lugar se luchó mediante cierta formas del colectivismo rudimentario indígena". (Sánchez, 1985, p. 118).

Tambien se reconocen entre las luchas campesinas la forma en la cual los terratenientes robaban las tierras por la fuerza, desplazaban campesinos y después se las arrendaban a otros que tambien estaban desplazados, a precios muy altos, aumentando más y más la miseria.

Además de leyes a favor del acaparamiento de la tierra en nombre de una pretendida producción para favorecer el país. Esto se observó: "En San Bernardo, Pandi, Oriente del Tolima, etc. Donde veía 1. Un gran número de personas envueltas en litigio, 2. El Estado ayudando por la política y la ley a los terratenientes". (Sánchez, 1985, p. 121). Por ello, las luchas campesinas no se hicieron esperar a tal punto que en la zona bananera se enfrentaron 25.000 obreros a la United Fruit Company, pues se apoderaban de todos los recursos, ofrecían pagos muy injustos a los empleados y los explotaban laboralmente con largas jornadas de trabajo.

Luchas campesinas y arrendatarios

Los terratenientes apoyados por el Estado, los gremios empresariales del país y la iglesia católica, seguían quitando tierras para explotarlas y arrendarlas a los desplazados, y así ganaban solo ellos, es decir: el fruto del trabajo no quedaba en manos de los campesinos, pues solo sobrevivían en condiciones adversas.

Sin embargo: "Los indígenas que desde comienzos de la década veinte, logran articular su lucha secular contra la voracidad del latifundio, a las luchas de los trabajadores de la tierra, fueron reconquistando de una forma gradual sus resguardos". (Sánchez, 1985, p. 128). Esto desde luego no fue algo fácil, porque los muertos aparecían por todos los sectores rurales, cosas así quedan testimoniadas en la gran masacre de las bananeras, la cual podría quizás considerarse como parte de los crímenes de Estado.

Sindicatos y ligas campesinas

Para el autor las luchas campesinas y los sindicatos que se realizaron en toda Colombia por aquellas épocas, se pueden documentar, identificar y estudiar a través de análisis locales que dan testimonio de dichas realidades históricas; que demuestran aquella lucha por el control de la tierra y la conservación social de las desigualdades económicas.

Por estas razones, los campesinos se agremiaban en ligas de sindicatos y las resistencias civiles. Por ejemplo: "La Liga Sindical Campesina de La Mesa (1935), el Sindicato Campesino de Tena (1937), el Sindicato Campesino de Sesquile (1936), el Sindicato Campesino de Quipile (1937), entre otros". (Sánchez, 1985, p. 153). Solo que el Estado en la representación del bipartidismo encabezado por el Partido Liberal y Conservador, diseñaron comités regionales para tratar de desarticular las ligas y organizaciones campesinas que se defendían, para evitar que estas fueran proyectadas a una participación política por parte de los comunistas. Sin embargo, los campesinos no se rindieron y lograron una mayor democracia para adquirir tierras, obtener créditos agrícolas, que se legislara tambien a favor de ellos, que se revisara el registro de inscripción de tierras, abolición de multas e instrumentos de tortura física y económica, etc. Avances que se pasan por alto en ocasiones, pero que son muy importantes.

Conclusiones

El autor permite comprender que en Colombia ha existido una lucha histórica por el control de la tierra, porque esta última ofrece recursos naturales y de tipo energético que buscan las compañías nacionales e internacionales para formar una concentración de la riqueza en pocas manos.

De tal modo, que no les ha interesado desplazar a los campesinos por la fuerza y el homicidio, ya sea mediante métodos legales o ilegales. Como tambien; se observa que el Estado ha violado los derechos humanos por garantizarles a los grandes empresarios el poder de la tierra, de ahí que las ligas campesinas hayan tenido que luchar.

Bibliografía

Gonzalo Sánchez. (1985). Ensayos de historia social y política del siglo XX. Bogotá: El Áncora Editores. Colombia.

 

 

 

Autor:

Sebastián Duarte

Enviado por:

Jose Orlando Melo Naranjo

ASESOR INTELECTUAL

Investigador de la Universidad Autónoma e Independiente de México