El arte de la guerra de Sun Tzu y la gestión del gobernante



Resumen

El arte de la Guerra es considerado el mejor libro de estrategia, porque no se inspira solamente en la batalla o el ejercicio táctico de tipo militar, si no que va más allá; al intentar descifrar elementos de la naturaleza humana, sus anhelos y modos de aplicar el conocimiento y la sabiduría, a los asuntos prácticos de la vida, a fin de obtener las mejores estrategias para la solución de los conflictos.

Introducción

Sun Tzu es considerado uno de los generales más destacados de todos los siglos, porque aparte de combatir en la defensa del ejército chino, usaba el tiempo libre para escribir sobre diversos asuntos, entre los cuales surgió: "El arte de la guerra", un libro que fue de gran importancia para la cultura de su tierra natal y el resto de Asia.

Por estas razones, se estudiaran de manera breve algunos de los principios y postulados que aparecen en la obra denominada "El arte de la guerra", con el propósito de analizar de qué manera estos se podrían aplicar a la gestión del gobernante, pues este último es un interventor del Estado, así mismo, un funcionario público al que se le ha delegado autoridad administrativa para tomar decisiones económicas y políticas.

Por otra parte, el análisis estará enfocado en asesorar a cualquier alcalde en el ejercicio de sus funciones, puesto que dicho funcionario es el encargado de la gobernanza y la gobernabilidad.

Capítulo I

Sobre la evaluación

En tiempos Sun Tzu la guerra era de alta importancia para el Estado, a tal punto que representaba el dominio sobre la muerte o la vida, por ello, era fundamental estudiar al adversario a través de sus distintas facetas y modalidades.

Por estas razones, el general Sun Tzu aconsejaba analizar cinco factores: "El primero es la doctrina; el segundo, el tiempo; el tercero, el terreno; el cuarto, el mando; y el quinto, la disciplina". Por ejemplo: La doctrina significa aquello que hace que el pueblo esté en armonía con su gobernante, de modo que le siga donde sea, sin temer por sus vidas y dispuestos a correr cualquier peligro.

En ese orden de ideas, es importante aclarar que los tiempos han cambiado, y si las personas no temieran la muerte o el peligro por defender a un gobernante, quizás serian víctimas de sus propias ideas o simplemente estarían sometidos a la ideología política de un líder.

En el caso de un alcalde colombiano, se le aconseja formar armonía social y política con el pueblo que gobierna, para ello, no debe hacer promesas o votos que no podrá cumplir durante su mandato, y si aquellas que se pueden ejecutar. Así mismo, evitar desacreditar en todo momento a quien posiblemente podrá remplazar, porque aumentara excesivamente las expectativas del pueblo, y al no poder satisfacerlas a corto y mediano plazo, llevara a sus electores de la armonía al caos, en este sentido, si se trata de vida y muerte en su gestión de gobernabilidad.

Siguiendo con los factores del arte de la guerra abordemos el tiempo, "este significa el Ying y el Yang, la noche y el día, el frío y el calor". Lo cual indica que el alcalde puede analizar los resultados de su gobierno, así podrá determinar si en el pueblo aumenta el nivel de aceptación o si por el contrario está en contra de su gestión, ya que esto podrá determinar parte de su futura carrera política.

"El factor terreno implica las distancias, y hace referencia a dónde es fácil o difícil desplazarse", en este sentido se le aconseja al alcalde que piense que es mucho más fácil lograr la satisfacción de las clases altas si así lo desea, porque estas últimas no tienen tantas necesidades y no pasan por diversas tragedias a nivel económico, entre tanto: desplazar las necesidades de las clases bajas es mucho más difícil, por ello, debe analizar geográficamente los territorios más vulnerables para identificar las posibles soluciones y los enfoques de apoyo.

"Sun Tzu dijo que el mando ha de tener como cualidades iniciales: sabiduría, sinceridad, benevolencia, coraje y disciplina". Por ello, se aconseja al alcalde no tomar decisiones arbitrarias mediante las cuales use la fuerza de la policía para imponer las cosas de golpe, si no que por el contrario sea sabio y benevolente a través de ejercicios pedagógicos con el pueblo que dirige, para que entienda el porqué de dichas decisiones y las asuman con mayor tranquilidad.

Por otra parte, "la disciplina ha de ser comprendida como la organización del ejército, las graduaciones y rangos entre los oficiales, la regulación de las rutas de suministros, y la provisión de material militar al ejército". Es decir: el alcalde puede comprender que su gestión depende de los diversos departamentos que conforman su despacho, y que por ende; no podrá permitir que los funcionarios se vuelvan holgazanes, aun cuando estos últimos representen una opción a futuro para brindarle al alcalde un posicionamiento en mejores cargos públicos.

Capitulo II

Sobre la iniciación de las acciones

Sun Tzu escribió: "Por lo tanto, los que no son totalmente conscientes de la desventaja de servirse de las armas no pueden ser totalmente conscientes de las ventajas de utilizarlas". Por ello, se le aconseja al alcalde que si las leyes funcionan como armas, tenga bastante precaución cuando las dicta o decreta desde su despacho, porque el pueblo las usara para acusarlo de traidor, si los afecta y no les brinda ninguna garantía constitucional y democrática.

Sobre estos temas Sun Tzu explico: "Cuando se agotan los recursos, los impuestos se recaudan bajo presión. Cuando el poder y los recursos se han agotado, se arruina el propio país. Se priva al pueblo de gran parte de su presupuesto, mientras que los gastos del gobierno para armamentos se elevan". Esto sirve para aconsejar al alcalde que evite caer en la corrupción y la burocracia administrativa que la permite, aun cuando estas acciones impliquen ganar la enemistad de otros políticos que pretenden quedarse con los bienes y recursos que el pueblo trabaja día a día, de lo contrario; seguirán surgiendo las imposiciones arbitrarias de impuestos como se observa a diario en el país, pues este tipo de actos moviliza a las gentes, incentiva la violencia y el caos.

Capitulo III

Sobre las proposiciones de la victoria y la derrota

Sun Tzu explicaba en su momento a los ejércitos de China: "Emplea no menos de tres meses en preparar tus artefactos y otros tres para coordinar los recursos para tu asedio. Nunca se debe atacar por cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan". Al alcalde se la aconseja ser moderado con los tiempos de gestión, ya que cuatro años no es un tiempo extenso, pero quizás puede ser el suficiente para invertir recursos financieros en inversión social, de este modo podrá asediar mediante la ejecución de sus obras a los contradictores políticos de su gobierno y vencer las mentiras que puedan surgir en los medios de comunicación, pero sin omitir el valor de la planificación, pues de esta depende que todo se coordine de manera eficaz y eficiente en tiempo real.

En ese orden de ideas: "Es imprescindible luchar contra todas las facciones enemigas para obtener una victoria completa". Se aconseja al alcalde que no centre todos sus esfuerzos de gobierno en un sector específico, como es el caso de la movilidad, el espacio público, etc. Si no que, sea productivo en varios a la vez, pero ofreciendo resultados medibles, así habrá vencido.

Capitulo IV

Sobre la medida en la disposición de los medios

Sun Tzu dijo: "Los que utilizan bien las armas cultivan el Camino y observan las leyes. Así pueden gobernar prevaleciendo sobre los corruptos". Siguiendo este planteamiento se aconseja al alcalde que utilice adecuadamente el saber y el conocimiento de sus equipos de trabajo para no improvisar, y no transgredir las leyes para favorecer los intereses egoístas de algunos sectores poderosos a nivel económico y político, aun cuando esto provoque algunas enemistades, pues al final de su mandato saldrá ganando cuando demuestre que su gobierno ejecuto los presupuestos asignados, y que no existen evidencias de corrupción.

Capítulo V

Sobre la firmeza

El estratega Sun Tzu explicaba: "Si quieres fingir desorden para convencer a tus adversarios y distraerlos, primero tienes que organizar el orden, porque sólo entonces puedes crear un desorden artificial". Se aconseja al alcalde no tratar de informar a la opinión pública de todos sus proyectos hasta que no inicie su ejecución, de lo contrario; no podrá convencer a sus adversarios de que tienen la razón, mucho menos confiarlos para que le permitan gobernar con mayor tranquilidad, tanto así como organizar aún más lo que ya cree tener organizado.

Conclusiones

El libro denominado el arte de la guerra puede usarse para diseñar una doctrina a favor de cada una de las partes involucradas en procesos gubernamentales, ello no implica ejercer manipulación, imposición o arbitrariedad, si no que puede ser el resultado de una armonía entre los gobernantes y el pueblo, cuando los primeros trabajen en pro de los derechos y garantías constitucionales de sus electores, a través de gestiones a corto, mediano y largo plazo, que permitan garantizar transparencia y honestidad por parte del sector público.

JOSE ORLANDO MELO NARANJO – ASESOR INTELECTUAL

Investigador de la Universidad Autónoma e Independiente de México.

 

 

 

Autor:

Alejandra Gantiva Sanclemente.