Democracia, derechos humanos y estado de derecho (Ecuador)



Corrupción causas y efectos

Ciertamente vivimos un sistema que cada día agrava las condiciones de vida de los más pobres, pues, el desempleo de la población económicamente activa supera el 18%; la pobreza sobrepasa el 80% de la población ecuatoriana; más del 90% de la población indígena viven en la indigencia; pero se paga la deuda externa en porcentajes superiores al 40% del presupuesto general del Estado; la distribución de los ingresos cada vez se polariza; no se respeta los derechos humanos de la población; la administración de justicia impide la vigencia del Estado social de derecho, multiétnico y pluricultural; El Congreso Nacional genera confusión institucional, caos político e indignación nacional. Mientras esto sucede en nuestro país, por un lado, todo un aparato internacional liderado por las transnacionales, trabajan arduamente para apropiarse de los únicos recursos que nos quedan: el agua, la biodiversidad, minería y petróleo; y por otro lado, nos han invadido con la falsa idea de la lucha contra la "corrupción", una lucha interminable, porque a ello se han dedicado los mismos corruptos y las mismas transnacionales de manera directa o indirectamente, que solamente atacan al individuo, pensando que el individuo es el "corrupto", impidiendo mirar que la verdadera lucha es el combate contra el reparto inequitativo e injusto de la riqueza nacional; falta de transparencia en la administración del Estado; falta de mecanismos de control ciudadano.

La "lucha contra la corrupción" que nos han vendido, no solo que es un velo que nos impide ver los intereses de las grandes transnacionales e impedir la lucha por las verdaderas causas que la generan, sino que, además tiene un fuerte costo económico, por ejemplo, al comercio europeo le cuesta unos ochenta mil millones de dólares al año, como lo sostiene Ma. Rosario G. Prieto[1]La misma autora dice que la lucha contra la corrupción se ha generalizado, a tal punto que la OEA ha adoptado un acuerdo de lucha contra la corrupción, en el año 2001 se ha llevado a cabo el II Foro Global contra la Corrupción por Salvaguardar la Integridad, en la Haya, Holanda, en el cual la organización Transparencia Internacional se propuso "Cerrar el Casino de la Corrupción", sin embargo, enfatiza la autora, hasta ahora parece que la conferencia de la Haya quedara como una más de las celebradas sobre la lucha contra la corrupción y la organización Transparencia Internacional parecería que se hubiera olvidado de las promesas, ¿Por qué? ¿Qué se esconde de tras de la lucha contra la corrupción?, son las preguntas que debemos responderlas.

En mi concepto el elemento central es que no hemos entendido qué es la corrupción, generalmente se toma como causa de la crisis general que se vive, cuando en realidad es un efecto de esa inequidad en el reparto de los bienes del Estado, en otras palabras es efecto del sistema neoliberal injusto que se ha institucionalizado.

Por esta razón quiero revisar de manera general lo que provoca el sistema neoliberal, lo cual constituyen las verdaderas causas que generan la corrupción, con la aclaración que no lo voy a profundizar y agotar las causas por su amplitud.

Inequidad en el reparto de la riqueza

Varios estudios serios demuestran que la brecha entre pobres y ricos cada año se incrementa de una manera alarmante, por ejemplo en 1830 ésta se manifestaba en una proporción de 3-1 y en 1992 había subido a una proporción 72-1; en la actualidad esa cifra sin lugar a dudas se ha incrementado. Esto significa que cada día existe más pobre y pocos ricos; los ricos se hacen más ricos y lo pobres más pobres; los ricos se aprovechan casi de la totalidad de la riqueza del mundo, mientras los pobres en mínima cantidad o casi nada; esto a su vez genera mayor ambición de los ricos por aprovechar de las riquezas a costa de los pobres, para lo cual tienen que acomodar instituciones, leyes, autoridades y en muchos casos sobornarlos, mientras los pobres tienen que sobrevivir en condiciones infrahumanas que en muchas ocasiones se ven obligados a delinquir.

Este sistema injusto de reparto de la riqueza ha generado que: Existan cuatro millones de pobres en todo el mundo, incluidos los pobres de los países industrializados y del Tercer Mundo. Más de doscientos millones de personas viven en situaciones de servidumbre forzada, es decir en nuevas formas de esclavitud. Cuatrocientos millones de niños realizan trabajos a tiempo completo o parcial, de éstos, doscientos cincuenta millones son menores de entre 5 y 14 años. Mil millones de hermanos nuestros se ven privados del derecho a la educación, a la alimentación y al agua potable; de éstos el 90% viven en el Tercer Mundo. En América Latina existe un 11,7% de analfabetismo, y un gran porcentaje de él se encuentra en las comunidades indígenas. En el año 2002, el número de latinoamericanos que viven en la pobreza alcanzó los doscientos veinte millones de personas que representa a 43,4%, de los cuales noventa y cinco millones son indigentes, esto es, el 18,8% de la población; el 11% de la población está subnutrida; un 9% de la población infantil menor de 5 años sufre desnutrición aguda; un 19,4% sufre desnutrición crónica. En el Tercer Mundo más de treinta mil niños que podrían salvarse mueren cada día, es decir cada hora mueren mil doscientos cincuenta hermanos nuestros. En el Ecuador, el 61% de niños indígenas viven en situación de pobreza extrema y solo el 39% terminan la instrucción primaria. Mientras esto sucede los gobiernos de los países pobres destinan de sus presupuestos porcentajes altísimos para el pago de los intereses de la deuda, como sucede en el caso del Ecuador que destina más del 40% para este efecto.

Entonces, ¿debemos combatir la corrupción, o debemos atacar a la forma como se está repartiendo la riqueza mundial? Obviamente que debemos atacar al sistema injusto que se ha implementado en todo el mundo y no disfrazar con la "lucha contra la corrupción" que ataca a las personas como personas corruptas, esto no significa que se debe dejar en la impunidad, pero ese no es el objetivo final.

Pero además si solamente se reduce al ataque de la personas "corruptas", la pregunta que deberíamos hacernos es ¿los jueces, no son designados por los mismos corruptos que nos gobiernan?, por tanto, esa "lucha contra la corrupción", es falsa, es solamente en teoría.

Falta de participación ciudadana en la administración

La participación ciudadana en la administración, primero tiene que ser real y no teórica, para lo cual el Estado, previamente tiene que garantizar en forma práctica, la vida, salud, trabajo, alimentación, educación y servicios básicos para los ciudadanos; y, segundo la participación real y objetiva debe darse en todo los sistemas políticos que está constituido básicamente por cuatro campos:

Por que estos cuatro campos, que es el sistema político vaya a permitir producir el poder, es decir, "transmitir decisiones vinculantes que sean recibidas por alguien y que cumplan su efecto, esto es, que se conviertan en premisas de comportamiento para la acción de otros actores sociales"[3].

Este sistema político, tiene que estar adecuado para que los pueblos indígenas y la ciudadanía en general participen de manera real. Nuestro sistema político actual, está diseñado para que justamente no exista la participación. La democracia que pregonan y condicionan las instituciones internacionales de crédito como FMI, Banco Mundial, es justamente ese sistema injusto denominada "democracia" representativa.

A ello debemos agregar la injerencia de los Estados Unidos de América del Norte en las decisiones políticas y económicas de nuestro país, que constituye un atentado evidente al ejercicio del derecho a libre determinación de los pueblos, éstos son los provocadores de la crisis y corrupción, de esta dependencia hay que tratar de salir y vivir como pueblos dignos y soberanos.

Transparencia en la administración

Las anteriores causas han generado que la administración pública no sean transparente, porque si dice una cosa y tras de ese discurso no solamente se esconden malos manejos económicos, sino también los verdaderos intereses políticos y económicos de los que gobiernan el país, que a su vez son vasallos de las transnacionales.

La transparencia tiene que darse en todos los niveles y por medios invendibles, empezando por la democratización de la información y los medios de comunicación, porque en los finales del siglo XX, por ejemplo, existe más de dos millones de satélites; de ellos seiscientos son de Estados Unidos, unos doscientos veinte son de comunicaciones, sólo veintinueve de los países en desarrollo: Argentina tiene uno, México dos, Brasil tres. Manejar el canal es decidir el programa y decidir el programa es educar e informar lo que yo quiero. El informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas de 1999 revela que América Latina importa el 70% de su programa televisiva: 62% de Estados Unidos y un 8% de Europa y Asia. Entonces debemos preguntarnos, ¿qué nos están enseñando, cómo nos están educando, par qué nos están educando? Buena pregunta para que los asistentes a este magno evento empiecen a dar respuestas.

La transparencia entonces deberá iniciarse, con el cambio del sistema político más justo, la democratización de los bienes, servicios, medios de comunicación, etc.

Falta de control social

La injusta distribución de la riqueza, que ha provocado el neoliberalismo o capitalismo inhumano, no deja tiempo a los ciudadanos para mirarse a sí mismo, y menos para dedicarse al control de la administración pública, nos tienen tan ocupados porque tenemos que trabajar doce o dieciséis horas para poder sobrevivir, cada vez se transmiten por los medios de comunicación masivos escándalos políticos absurdos, noticias de crónica roja, programas de violencia.

Existirá control social, cuando se haya diseñado un sistema más justo de distribución de los ingresos y se deje tiempo a los ciudadanos para dedicar a esa actividad, sino la "lucha contra la corrupción", será una tarea interminable, subjetiva, como la lucha contra el "pecado" que nos vendieron las religiones y finalmente nos terminaron convenciendo de que somos pecadores, indignos de dios, por tanto merecedores del infierno eterno que vivimos.

Efectos de la corrupción

Diría efectos del neoliberalismo: injusta distribución de la riqueza, falta de participación ciudadana en la administración del estado, falta de control ciudadano a los administradores del Estado y ausencia de control social, pobreza, ignorancia, inexistencia de democracia, inexistencia de estado de derecho, pocos ricos con mucho poder económico, militar, informático y corrupción.

¿QUE DEBEMOS COMBATIR ENTONCES?

Debemos combatir el sistema neoliberal y capitalismo inhumano, que ha provocado la catástrofe mundial indicada.

¿COMO COMBATIR?

Diseñando un sistema propio, sin importar o copiar lo ajeno, impidiendo imposiciones de transnacionales, en ello, los pueblos indígenas tenemos mucho que enseñar: en las comunidades indígenas con propiedad comunitaria, que por cierto existen muy pocas, no se permite que nadie tenga más de lo necesario y más que el otro, existe un control social permanente, participación comunitaria en todas las actividades comunitarias incluida en la administración.

En el campo de la justicia, las comunidades indígenas debemos ser los referentes. Si ustedes examinan los estudios realizados por Remigio Pérez Perdomo en Venezuela o Boaventura De Sousa Santos en Brasil, van a encontrar que la mayor parte de la población de América Latina no recurre al Poder Judicial formal; resuelven tanto en el campo como en la ciudad aplicando sus propias normas y procedimientos, a través de sus propias autoridades, cuyos costos económicos y en el tiempo no son nada altos en relación a la Función Judicial formal, ni se nota la imparcialidad, injusticia y sobornos.

Entonces es cuestión también de autoestima y valorar lo nuestro, sin importar Códigos Napoleónicos, españoles o aceptar proyectos de transnacionales internacionales, que lo único que pretenden es legalizar la injusticia y el robo al que hemos sido sometidos desde la conquista española.

Justicia social

Sin querer entrar en la discusión de la definición de la "justicia social", debemos empezar haciendo notar que el problema con dicha frase, empieza con el significado mismo del término. Hayek, Wikepedia y otros autores, señalan que se han escrito libros y tratados completos sobre la justicia social sin haberla definido nunca. Se permite que el concepto flote en el aire como si todo el mundo fuera a reconocerlo cuando aparezca un ejemplo. Esa vaguedad parece indispensable, porque de esa forma cada uno utiliza el discurso de "justicia social", con intereses electorales u otros. En el mismo momento en que uno empieza a definir la justicia social, choca con embarazosas dificultades intelectuales. En la mayoría de los casos, se vuelve un término práctico cuyo significado operativo es, "Necesitamos una ley en contra de esto.'' En otras palabras, se convierte en un instrumento de intimidación ideológica con el objetivo de conseguir el poder de la coerción legal.

Hayek señala otro defecto de las teorías de la justicia social del siglo XX. La mayoría de los autores afirman que lo utilizan para designar una virtud (una virtud moral, según ellos). Pero la mayoría de las definiciones que le adjudican pertenecen a un estado de cosas impersonales - "alto desempleo" "desigualdad de ingresos" o "carencia de un salario decente" se citan como ejemplos de "injusticia social". Hayek va derecho al centro del problema: la justicia social es o una virtud o no lo es. Si lo es, sólo puede adscribirse a los actos deliberados de personas individuales. La mayoría de los que usan el término, sin embargo, no lo adscriben a individuos sino a sistemas sociales. Utilizan "justicia social" para designar un principio regulador de orden. No están centrados en la virtud sino en el poder.

El término "justicia social" fue utilizado por primera vez en 1840 por el cura siciliano Luigi Taparelli d'Azeglio, y recibió prominencia en La Constitutione Civile Secondo la Giustizia Sociale, un folleto de Antonio Rosmini-Serbati publicado en 1848. 13 años después, John Stuart Mill en su famoso libro Utilitarismo le brindó un prestigio casi canónico para los pensadores modernos:

"La sociedad debería de tratar igualmente bien a los que se lo merecen, es decir, a los que se merecen absolutamente ser tratados igualmente. Este es el más elevado estándar abstracto de justicia social y distributiva; hacia el que todas las instituciones, y los esfuerzos de todos los ciudadanos virtuosos, deberían ser llevadas a convergir en el mayor grado posible''.

Pero todos conocemos que la igualdad en los Estados liberales, se fundamentan en la visión del hombre como racional, por tanto dotado de libertad e igualdad, pero esa igualdad ante la ley, es meramente formal y no material. Esa igualdad formal, logró acrecentar la brecha entre pobres y ricos, pues, en una sociedad capitalista, individualista, nada solidaria y "competitiva", con el discurso de la libertad, el que más tiene mayores posibilidades de acumulación genera, y el que menos tiene es más vulnerable de ser explotado y sometido a condiciones inhumanas, como el caso del obrero y empresario, el primero tiene que someterse a las condiciones del segundo, porque de lo contrario simplemente se queda sin trabajo y por tanto su familia en riesgo de morirse de hambre. Justamente por ello se busca argumentación teórica para el reconocimiento de la diferencia y en base a ello se va creando derechos especiales para garantizar a la parte débil, como el caso del derecho laboral.

Pero además el derecho a la igualdad, como dice John Stuart Mill, es para "los que se lo merecen", no para todos los habitantes, la pregunta sería ¿quiénes se lo merecen? En primer lugar la historia nos demuestra que, los que se merecieron al trato igual, fueron, un pequeño grupo de personas, mientras la gran mayoría: pobre, indígenas, mujeres, niños, etc. fueron simplemente ignorados, jurídicamente inexistentes o no considerados ciudadanos, por tanto no sujetos de derechos. En segundo lugar, las estadísticas nos demuestran, que actualmente menos del 20% de la población se lo merecen, mientras que más del 80% son ignorados, no merecen ser beneficiarios de los derechos elementales para sobrevivir.

Entonces, desde esta perspectiva, hablar de "justicia social" en nuestro país, es una irresponsabilidad, porque se ha tomado como bandera electoral y así utilizar ese término se convierte en una burla para los menos favorecidos. Es un atropello para la gente que no tiene que comer, porque quienes reivindican la "justicia social" se visten con trajes de miles de dólares, recorren en aviones del Estado, vehículos estatales, explotan y viven de los pobres, eso es poco creíble. Es una burla para la gente que se ha pasado parte de su vida creyendo y estudiando el concepto de justicia social que en este país me refiero al Ecuador, la pobreza vaya en aumento cuando la mayor parte del presupuesto general del Estado, esto superior al 40%, se destina al pago de la deuda externa. Es bochornoso ver como gente en nuestro país (en cada uno de los gobiernos) se ha hecho multimillonaria de la noche a la mañana. Es aterrador ver a jóvenes de nuestro país durmiendo en las calles y con sus vidas completamente destruidas sin tener 25 años de edad.La historia económica y política de Ecuador desde hace 26 años del supuesto "retorno a la democracia" nos muestra que la frase "justicia social" es el principal gancho electoral y a pesar de no haber logrado grandes cosas, la gente sigue teniendo la esperanza de poder tener una vida mejor. Muchas veces pregunto si cuando nuestros dirigentes hablan de "justicia social", tienen idea de lo que están diciendo. Porque los hechos demuestran que la contradicción entre el discurso político de la justicia social y sus logros es enorme.

¿Entonces cómo debemos entender la justicia social?, me parece importante determinar que dentro de los pueblos indígenas no existe la frase "justicia social", sino vida armónica, armonía con uno mismo, con la comunidad y la naturaleza.

Por tanto la pregunta siguiente sería ¿cómo recuperar la armonía con uno mismo, con la comunidad y la naturaleza? O ¿Cómo logramos la justicia social?. Si el origen de la hecatombe que actualmente vive el planeta tierra, es el sistema capitalista neoliberal, injusto, inhumano e individualista, la primera tarea, para lograr la justicia social, es combatir ese sistema injusto y gestar una nueva sociedad basada en los principios fundamentales:

INSTITUCIONES Y MECANISMOS QUE SE HAN IMPLENTADO EN EL ECUADOR PARA "COMBATIR LA CORRUPCIÓN"

La comisión de control cívico de la corrupción

La Comisión de Control Cívico de la Corrupción (C.C.C.C.) en el Ecuador, es una entidad relativamente joven, nacida del clamor popular de la ciudadanía harta de la corrupción e impunidad.

El 5 y 6 de febrero de 1997, como resultado de las marchas que realizaron cerca de dos millones de ecuatorianos, fue destituido de la Presidencia de la República el abogado Abdalá Bucarán Ortiz. El Congreso Nacional designó de manera interina Presidente de la República, al Dr. Fabián Alarcón Rivera, quien, antes de cumplir el primer mes en el poder, por presión de los movimientos sociales y de la opinión pública, decretó la creación de la Comisión Anticorrupción.

La manifestación del pueblo ecuatoriano fue interpretada y utilizada de diferentes maneras por los sectores políticos y sociales del Ecuador. Sin embargo, todos concordaron en que la "corrupción" del régimen bucaramista fue una de las causas determinantes del levantamiento popular, en particular del movimiento indígena. Pero la corrupción no fue un patrimonio de ese régimen. El abuso del poder, el tráfico de influencies, la contratación de funcionarios y empleados públicos no calificados, el nepotismo, las coimas obligatorias en la contratación pública y otros tipos de irregularidades vienen desde la implantación del sistema injusto de reparto de la riqueza y desde la fundación misma de la República, Por eso, creyendo ser una solución se creó la Comisión Anticorrupción como un organismo de control independiente que previene la corrupción, investiga los actos de corrupción y vigila que en los procesos penales se sancione a los responsables de actos irregulares, tanto de gobiernos anteriores como actuales.

En sesión de 30 de abril de 1998, la Asamblea nacional Constituyente creó la Comisión de Control Cívico de la Corrupción como un órgano de control en representación de la Ciudadanía con la misión de investigar y prevenir el cometimiento de actos de corrupción.

La Comisión Anticorrupción se inició bajo el amparo de dos Decretos Ejecutivos, Decreto 107A y Decreto 506, pero fue la Asamblea Nacional Constituyente de 1998 la que la institucionalizó como Comisión de Control Cívico de la Corrupción, C.C.C.C., al establecer su vigencia en la Constitución Política de La República (Arts. 220 y 221) y fijar la lucha contra la corrupción como una "política de Estado".

La Ley de la C.C.C.C. se promulgó el 5 de agosto de 1999; de ella, sólo dos aspectos considero importantes comentar en esta ponencia. Primero: El Objeto de la Ley.- La Comisión realizará las acciones necesarias para la prevención, investigación, identificación e individualización, de los actos de corrupción, así como para la difusión de valores y principios de transparencia en el manejo de los asuntos públicos. Para estos efectos, receptará, tramitará e investigará denuncias sobre actos cometidos por mandatarios y representantes de elección popular, magistrados, dignatarios, autoridades, funcionarios y empleados de los organismos del Estado y por las personas particulares involucradas en los hechos que se investigan y, de encontrarse indicios de responsabilidad penal en las referidas investigaciones, pondrá sus conclusiones en conocimiento del Ministerio Público, de la Contraloría General del Estado o del órgano jurisdiccional que fuere competente de conformidad con la Ley.

La Comisión se ocupará preferentemente de las denuncias sobre casos de peculado, cohecho, extorsión, concusión, agiotismo, fraudes en el sistema financiero y acciones fraudulentas en general y otras similares que afecten los recursos del Estado o de las instituciones del sector público incluyendo aquellas en que participe accionariamente el sector privado.

Como se podrá apreciar, en la práctica la CCCC, es simplemente un organismo de recepción e investigación, sin capacidad de juzgar y cohersión, para ello tiene que recurrir al Ministerio Público, jueces y Contraloría General del Estado, consecuentemente, la lucha contra la corrupción es un discurso que no se cumple, porque, simplemente deberíamos preguntarnos ¿quiénes eligen al Contralor General del Estado, Ministros Fiscales y jueces?, la respuesta es sencilla, los mismos corruptos; entonces, podemos confiar del discurso de la "lucha contra la corrupción", la respuesta la tienen ustedes.

Segundo: Conformación de la Comisión.- La Comisión de Control Cívico de la Corrupción estará integrada por siete miembros principales e igual número de suplentes. Durarán cuatro años en sus funciones y podrán ser reelegidos, por una vez. Los miembros de la Comisión serán designados por Colegios Electorales conformados por cada uno de las siguientes entidades:

Participación ciudadana, control social y rendición de cuentas

La participación ciudadana, el control social y rendición de cuentas, son otras nuevas instituciones que se van configurando en el Ecuador, con el único objetivo de combatir la corrupción; especialmente en los denominados poderes locales, Municipios y Prefecturas. Con más frecuencia se ven nacer estas nuevas instituciones en los cantones y provincias con predominante población indígena.

Los nombres que se han tomado y las formas de organizar de estas instituciones son diversas, pero las acciones son las mismas. En unos lugares se denominan Asambleas, en otros Parlamentos y en otros Comités.

Las formas de organizar y los miembros que las conforman, dependen de algún modo del nivel de formación y comprensión de la democracia, que tengan los personeros de los poderes locales y fundamentalmente de las organizaciones locales. La experiencia y la fortaleza de las organizaciones locales en varias ocasiones han encabezado los proceso de participación ciudadana, control social y rendición de cuentas en los poderes locales. Estos hechos, han creado últimamente mucha expectativa y confianza en la ciudadanía, por cuanto las acciones de estas instituciones han sido muy efectivas, en el control de la corrupción. En algunos lugares los alcaldes, cuando se ha comprobado los actos de corrupción, han sido destituidos por las acciones de estos organismos.

Cuando los Alcaldes o Prefectos han tenido un rol preponderante en la organización y conformación de estos organismos se han denominado gobiernos alternativos. Este fenómeno social se está dando con mas frecuencia en los cantones o provincias donde los Alcaldes y Prefectos son del movimiento político Pachakutik Nuevo País, que es un movimiento que surge del seno de las organizaciones indígenas y sociales del país.

La Ley Orgánica de Juntas Parroquiales como la Ley del Régimen Provincial, norman la organización de las Asambleas Parroquiales y Provinciales. La Ley Orgánica de Juntas Parroquiales, cuando se refiere a Control Social y Rendición de Cuentas, en su Art. 4, literal b) dice: "Convocar en el transcurso de treinta días, a partir de su posesión, a la conformación de la Asamblea Parroquial que será el espacio que garantice la participación ciudadana". El mismo Art. 4, en su literal p) cuando se refiere a Rendición de Cuentas, dice: "Rendir cuentas de su gestión a la población a través de la Asamblea Parroquial".

En la legislación ecuatoriana, la Asamblea Parroquial y la Asamblea Provincial, están normadas por ley, mientras que aún no existe ley para normar la Asamblea Cantonal, por ello las asambleas cantonales que se han organizado hasta la presente fecha, se rigen por ordenanzas municipales.

Los medios de comunicación

En el Ecuador, los medios de comunicación han sido los difusores de los actos de corrupción. Los medios de comunicación en nuestro país están controlados por los corruptos quienes nos gobiernan; sin embargo, algunos periodistas se han convertido en verdaderos investigadores de los actos de corrupción de los funcionarios públicos.

La facilidad de acceso, que tiene la mayoría de la sociedad ecuatoriana a los medios de comunicación, hace que las denuncias sobre los actos de corrupción sean masivas, hecho que entretiene a la sociedad y se descuide de las verdaderas causas que generan la pobreza en nuestro país. En este sentido, se quiere aparentar que los medios de comunicación están jugando un rol preponderante en la "lucha contra la corrupción".

Los medios de comunicación, en estos últimos tiempos, han sido decisivos para la movilización de la ciudadanía, acciones que inclusive han llegado hasta tumbar a gobiernos corruptos. Lo dicho se confirma, se revisamos las caídas de gobiernos en el Ecuador, todos ellos acusados de actos de corrupción; es así, que en menos de una década han caído tres gobiernos en el Ecuador, pero la pregunta es ¿quiénes se beneficiaron de esas movilizaciones", los mismos corruptos.

Conclusiones y recomendaciones

 

Notas:
[1] www.luchaanticorrupción.org

[2] Alcántara Sáez Manuel, Gobernabilidad crisis y cambio: elementos para el estudio de la gobernabilidad de los sistemas políticos en épocas de crisis y cambio, Págs. 54 y 55.

[3] Echeverría Julio, Ob. Cit. Pág. 8.

 

Enviado por: Ing.+Lic. Yunior Andrés Castillo S.

"NO A LA CULTURA DEL SECRETO, SI A LA LIBERTAD DE INFORMACION"

Santiago de los Caballeros, República Dominicana, 2016.

"DIOS, JUAN PABLO DUARTE, JUAN BOSCH Y ANDRÉS CASTILLO DE LEÓN – POR SIEMPRE"®

 

 

 

Autor:

Mariana Yumbay Y.