El deporte medio efectivo en la educación y la salud



Resumen

El deporte se ha transformado en una expresión universal, pero para lograrlo se le ha dado cada vez más importancia a un aspecto específico de éste, la competición, en perjuicio de sus elementos lúdicos y educativos. Prácticamente en todas las generaciones, el concepto de actividad física y deporte ha ido paralelo a las costumbres educativas y sociales, como vehículo de los contenidos que a la sociedad le ha interesado transmitir. En este artículo nos ajustamos en el elemento educativo que posee el deporte, en el dominio que este tiene como transmisor de valores y su práctica favorece la salud, pasando antes por el origen del concepto y las características que debe tener para considerarse educativo.

Introducción

El deporte es considerado en estos tiempos como un fenómeno cultural universal y las formas de éste no han sido siempre las que nosotros conocemos. Fueron directamente influidas por la naturaleza cambiante de las civilizaciones, y como anuncia Paredes (2003), es complejo establecer la frontera entre algunos juegos y deportes, pues muchos de los deportes actuales fueron juegos del pasado y si nos proyectamos hacia el futuro es probable que algunos de los juegos que hoy consideramos simples pasatiempos, adquieran la categoría de deporte, y como señala Velázquez (2001), la extensión y mutación social que ha sufrido el deporte ha sido tal que en muy poco tiempo ha evolucionado desde la práctica casi exclusiva por parte de la clase aristócrata y elitista hasta su diversificación y a su extensión a todas las capas sociales.

Deporte

Actividad o ejercicio físico, sujeto a determinadas normas, en que se hace prueba, con o sin competición, de habilidad, destreza o fuerza física.

La perspectiva tradicional presenta al deporte, con sus múltiples y variadas expresiones como una de las actividades sociales con mayor arraigo y capacidad de convocatoria, como un elemento esencial del sistema educativo que contribuye al mantenimiento de la salud, de corrección de los desequilibrios sociales, y a mejorar la inserción social y fomentar la solidaridad. Este punto de vista, actúa como un

determinante en la calidad de vida de los ciudadanos en la sociedad contemporánea (Quiroga, 2000).

Evidentemente el deporte educativo no puede quedar al margen de este hecho social tan importante, entendiendo éste no sólo como un medio de transmitir y de enseñar valores culturales, sino como una herramienta muy importante para la formación integral del individuo, que es lo que persigue la educación. La presencia del deporte en las clases de Educación Física permite aprovecharlo como medio educativo, aportando unas condiciones especiales a los objetivos más exigentes de la educación. Es decir, como escuela de valores, como un camino adecuado para aprendizajes de carácter social y afectivo y cómo ayuda a la madurez psicológica y al desarrollo armónico del cuerpo. Por lo tanto, en la escuela, intentaremos una aproximación del alumno a las diferentes prácticas deportivas a través de la iniciación deportiva, escogiendo las que más se acerquen a sus intereses y a sus posibilidades y limitaciones. Es importante preparar al alumno para que lleve una vida activa y deportiva y que adquiera una conciencia crítica respecto a lo que significa la práctica deportiva en la sociedad actual.

Finalmente debemos de tener presente que el deporte no es educativo por sí mismo, sino que tiene que cumplir unas orientaciones y condiciones básicas para llegar a serlo.

Cultura

Conjunto de conocimientos e ideas no especializados adquiridos gracias al desarrollo de las facultades intelectuales, mediante la lectura, el estudio y el trabajo.

Conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, a una clase social, a una época, etc.

Planteamiento del problema

Los problemas que nos presenta la sociedad actual, es que carece o no quiere respetar los valores morales, que representan la guía

o el código de reglas que son necesarias para la mejor convivencia colectiva. Por ello es necesario practicar conductas positivas, basadas en reglas y actuaciones en forma individual y en equipo, teniendo en cuenta el coraje para superar nuestros objetivos y conseguir nuestras metas.

Otro de los problemas que nos presenta la sociedad actual, es que los seres humanos nos estamos volviendo cada vez más cómodos e inactivos por las comodidades que nos proporcionan los avances tecnológicos, aunque paralelamente experimentamos mayores niveles de estrés en el cuerpo y mayores problemas de salud como consecuencia de la inactividad física. El sedentarismo ha aumentado de modo espectacular en las últimas décadas. La mecanización y el desarrollo de la electrónica han reducido el trabajo manual, y caminar ya no es un modo común de transporte. Se cree que el auge del sedentarismo favorece la aparición de dos grandes problemas de salud:

Cultura física son las maneras y hábitos de cuidado corporal, mediante la realización de actividades como deportes o ejercicios recreativos, que no sólo buscan la salud del cuerpo, si no también persigue la búsqueda de plenitud y bienestar integral del ser humano, del binomio cuerpo-mente.

Marco teórico

Son numerosos los autores que han tratado en las últimas décadas el deporte desde diferentes perspectivas científicas (Hernández Moreno, 1987; Hernández Mendo, 1999; Sampedro, 1996;...). Así, apoyándose en varios autores prestigiosos (Mandell, 1986; Barbero González, 1993 y Bordieu, 1993), Velázquez (2000, 2001), afirma que el origen del deporte parece originarse, según consenso entre autores, en las "schools" y "clubs" ingleses del siglo XIX, donde se educaban los hijos varones de las elites sociales. El proceso de transformación de juegos y pasatiempos acaecidos en esas instituciones durante las primeras décadas de siglo generó lo que hoy conocemos como deporte.

Existen multitud de teorías acerca del posible origen del deporte. Entre ellas destacamos (Velázquez, 2001):

autor la explicación de tales hechos debe situarse, sobre todo, en torno a las características geo-políticas de Inglaterra, las cuales determinaron unas condiciones sociales y económicas especiales respecto al resto de los pueblos de Europa.

4

Los valores son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas. Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. También son fuente de satisfacción y plenitud.

Siguiendo a Morales y Guzmán (2000) podemos señalar que el origen etimológico del concepto deporte proviene del latín "de- portare" apareciendo por primera vez en el medievo. De la forma verbal "deportar" surge el sustantivo "depuerto" y es trasladado por los normandos a Inglaterra hacia el siglo VIII con la forma "deport" o "disport". Posteriormente los ingleses lo abreviaron acuñando la voz "sport" aplicándolo tanto para actividades como la caza y la pesca como para indicar recreo o diversión.

Desde su resurgimiento hace dos siglos en Inglaterra, han proliferado multitud de definiciones sobre el término deporte, como nos dice Blanchard y Chesca (1986) y Olivera (1989), hasta finales del siglo XIX el concepto hacía principal referencia al aspecto recreativo, y posteriormente, y durante todo el siglo XX el concepto deporte ha estado asociado al aspecto competitivo y de actividad física realizada con deportividad.

Dada la gran cantidad de definiciones y autores que nos hablan del concepto deporte, anunciaremos sólo las que consideramos más relevantes, así tenemos:

5

El término sedentarismo tiene su origen en el latín. Proviene del verbo sedeo, sedere, sedi, sessum cuyo significado es estar sentado, quedarse quieto, quedar fijo y también permanecer ocioso.

El deporte, actividad caracterizada por la realización de ejercicio físico, la presencia de competición con uno mismo o con los demás, la exigencia de unas reglas para su desarrollo, y su componente lúdico, se convierte en un excelente medio educativo para el individuo durante su período formativo, ya que desarrolla la capacidad de movimiento, habitúa a la relación con los demás y a la aceptación de las reglas, a la vez que estimula la superación.

6

Estrés

Estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal; suele provocar diversos trastornos físicos y mentales.

Conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetidos, como por ejemplo el frío, el miedo, la alegría, etc.

Para que nos sirva como medio de aprendizaje, debe quedarnos claro desde el principio que este deporte escolar debemos entenderlo siempre desde un punto de vista formativo. Siguiendo a Blázquez (1995), el deporte educativo "constituye una verdadera actividad cultural que permite una formación básica, y luego, una formación continua a través del movimiento" y esta forma de deporte propone una búsqueda de metas más educativas y pedagógicas aplicadas al deporte de iniciación, y se aparta de los aspectos competitivos del deporte. Por lo tanto, el objetivo es permitir el desarrollo de las aptitudes motrices y psicomotrices en relación con los aspectos afectivos, cognitivos y sociales de la personalidad.

Haciendo mención a las características que debe cumplir el deporte para considerarse educativo serán:

1. Según Fraile (1997):

7

aptitud física, es la capacidad que tiene el organismo humano de efectuar diferentes actividades físicas en forma eficiente. , retardando la aparición de la fatiga y disminuyendo el tiempo necesario para recuperarse.

Por otro lado, para llevar a cabo la enseñanza del deporte con un sentido educativo es necesario determinar sus componentes de mayor potencial formativo y aplicar un planteamiento didáctico que permita desarrollarlos adecuadamente.

Según Sánchez Bañuelos (1996), estos componentes son los siguientes:

El cumplimiento de las normas es la base de la convivencia y del respeto a los demás.

Si se tiene en cuenta que es sobre todo el contexto el que determina el carácter del deporte, este deber ser contemplado muy próximo al juego y alejado de la finalidad de ganar por encima de todo. Como dice Seirul-lo (1995), la actividad deportiva sólo puede acceder a niveles educativos cuando en su planteamiento tenga como referencia a la persona que la realiza y no el posible resultado.

El objetivo no es el deporte, sino quién lo practica; no el movimiento, sino el escolar que se mueve; no el deporte, sino el deportista (Blázquez, 1995).

El deporte como transmisor de valores

Si una de las funciones de la Educación es la de reproducción de los valores sociales dominantes, a cuyo fin sirven los contenidos educativos, sería absurdo renunciar al deporte como tal, dada su potencialidad para convertirse en vehículo transportador de los mencionados valores. En este sentido, la posibilidad de integrar los contenidos de la Educación Física y especialmente los de la práctica deportiva, en la formación y educación en valores de los escolares se convierte en una necesidad constante entre los profesionales de la Educación Física en los últimos años.

Como ya se ha planteado en distintos trabajos (Castejón, 1995; Romero, 2004; o Giménez, 2003), lo realmente relevante no va a ser el contenido que utilicemos en la educación psicomotriz de los escolares, sino como abordemos todo el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Durante mucho tiempo se ha considerado la práctica deportiva como una excelente vía de promoción y desarrollo de los valores sociales y personales, y son muchos los autores que han manifestado su convencimiento en relación con esta idea, pero como dice González Lozano (2001), los pedagogos y todos los profesionales de la educación coinciden en afirmar que el deporte es un lugar privilegiado para una educación humanizadora, es decir, para favorecer el crecimiento y la maduración integral del joven…y este puede ser portador simultáneamente de valores y de contravalores o antivalores. A este respecto, Blázquez (1986), Devís (1996) y Sánchez Bañuelos (1996), entre otros coinciden en manifestar que el deporte no es ni bueno ni malo, es el contexto el que determina su carácter; que puede desarrollar tanto el espíritu de equipo como engendrar el espíritu individualista, educar el respeto a la norma como el sentido de la trampa.

Por ello, es necesario determinar las condiciones pedagógicas que permiten convertir el deporte en una actividad educativa auténtica.

8

Las Habilidades Sociales son un arte de relacionarse con las personas y el mundo que le rodea. Son conductas adecuadas para conseguir un objetivo ante situaciones socialesespecíficas. Nos sirven para desempeñarnos adecuadamente ante los demás.

Gutiérrez Sanmartín, (1995) reconoce en el deporte un contexto de alto potencial educativo para la adquisición de valores y desarrollo de actitudes socialmente necesarias.

En la actualidad, los valores educativos del deporte son aceptados mayoritariamente, aunque también sean con frecuencia criticados, no sin razón, por el uso excesivo que en ocasiones se hace de la competición. Los diferentes autores coinciden en la existencia de una serie de valores inherentes a la práctica deportiva. La mayoría de ellos se centran inexorablemente en aquéllos que son positivos, deseables,... en su afán por argumentar el valor educativo de la Educación Física. Ahora bien, sí difieren en el número de los mismos. Seirul-lo (1995; en Blázquez, 1995) reconoce tres, el agonístico, el lúdico y el hedonístico. Por su parte Acuña (1994; citado por Gómez Rijo, 2001), distinguiría por un lado la obtención de marca, la victoria y la superación, y por otro, más próximo a los intereses educativos, a la diversión, el entretenimiento y el mantenimiento físico. Mc Hugh (1995; citado por Gutiérrez

Sanmartín, 2003) considera aprender a depender unos de otros, aumentar la autoestima y la autoconfianza, desarrollar la persona al completo y adquirir una buena deportividad y construir un sentimiento de responsabilidad y de trabajo en equipo, todos ellos, en palabras de Gutiérrez Sanmartín (2003) cualidades que la mayoría de la gente considera como valores sociales.

Los valores extrínsecos a la práctica deportiva están determinados por nuestra cultura. Estos valores y su desarrollo dentro de los currículos educativos actuales se sitúan en los temas transversales. Como dice Gómez Rijo (2001), los valores extrínsecos son aquellos que "desde fuera" le atribuimos a la práctica deportiva. No son, al contrario que los intrínsecos, los que el sujeto experimenta durante la realización del mismo; son los que culturalmente podemos encontrar en ellos. Dependiendo, pues, de la sociedad y/o cultura en la que se practiquen representarán uno u otro ámbito del hombre.

Para finalizar este apartado, enunciaremos algunos de los hábitos, valores y actitudes que deberían presidir la práctica deportiva escolar según VV.AA. (2002):

Finalizando, la utilización del deporte como elemento formativo se va a justificar principalmente por tres causas:

Metodología

El presente artículo se trabajó a través del método descriptivo, analítico y sintético; tomando en cuenta las diferentes definiciones de autores y expertos en educación física y deporte de todos los tiempos y sociedades.

Conclusión

El juego y el deporte constituyen un objetivo general del área de Educación Física, porque permiten enfocar al alumnado hacia la autonomía y la sociabilidad, sin descuidar que también a través de ellos se contribuye a la adquisición de una vida saludable.

Deberemos evitar la especialización temprana y la organización y fomento del deporte escolar competitivo, potenciando, al menos con el mismo empuje y con los mismos recursos, el deporte con carácter lúdico, recreativo y abierto a la participación de todos y todas.

La actividad deportiva debe desarrollarse en un marco general en el que ante todo, se busque la participación, diversión, creatividad, etc., y que tenga por finalidad el desarrollo integral de la personalidad, sin limitarse a la mejora de habilidades motrices.

Porque el deporte es fuente de placer y diversión, enseña a jugar limpio, a ser honesto, a encontrar amigos, a trabajar en equipo, a respetar las leyes y las reglas, a tener coraje, a ser solidario, a superar objetivos, a alcanzar metas, a disminuir la delincuencia y a favorecer el desarrollo de la persona con una vida saludable..

Fuentes consultadas

Blanchard, K. y Cheska A. (1986). Antropología del deporte. Barcelona: Bellaterra.

Contreras, O. (1996). El deporte educativo (I). Algunas controversias sobre el carácter educativo del deporte, en Díaz Suárez, A (comp..): El deporte en Educación Primaria. Murcia: Diego Marín.

Feu, G. (2000). Las actividades extraescolares en la escuela primaria. Una propuesta para llevar los programas de las Escuelas deportivas a los Centros Escolares. En Actas del I Congreso Nacional de Deporte en edad escolar, pp. 323 -335. Dos Hermanas, Sevilla.

Fraile, A. (1997). Reflexiones sobre la presencia del deporte en la escuela. Revista de Educación Física, Nº 64. 5-10.

Giménez, F. J. y Castillo, E. (2001). La enseñanza del deporte durante la fase de iniciación deportiva. Lecturas: educación física y deportes. Revista digital. Año 6, N° 31. Buenos Aires. http://www.efdeportes.com/efd31/id.htm

Gómez Rijo, A. (2001). Deporte y moral: los valores educativos del deporte escolar Lecturas: educación física y deportes. Revista digital. Año 6. Nº 31. Buenos Aires http://www.efdeportes.com/efd31/valores.htm

Quiroga, S. (2000). Democracia, comunicación deporte popular y cultura. Lecturas: educación física y deportes. Revista digital. Año 5, N° 18. Buenos Aires. http://www.efdeportes.com/efd18a/democ.htm

Velázquez, R. (2001). Acerca de la popularización del deporte y de los nuevos deportes. Lecturas: educación física y deportes. Revista digital. Año 7, N° 38. Buenos Aires. http://www.efdeportes.com/efd38/popul.htm

Velázquez, R. (2001). El deporte moderno. Consideraciones acerca de su génesis y de la evolución de su significado y funciones sociales. Lecturas: educación física y deportes. Revista digital. Año 7, N° 36. Buenos Aires. http://www.efdeportes.com/efd36/deporte.htm

GVV.AA. (2002). Función social del deporte escolar. El entrenador del deporte escolar. Lecturas: educación física y deportes. Revista digital. Año 8, N° 45. Buenos Aires. http://www.efdeportes.com/efd45/escolar.htm

Monografias.com

 

 

Autor:

Tinoco Chagua Ciro Karel

Inga Atencio Efren Javier,

maestristas en Liderazgo y Gestión Educativa en la escuela de Post Grado de la Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión, quienes realiza el presente artículo en correspondencia de la Asignatura de Seminario de Evaluación de Proyectos educacionales, asesorado por David Auris Villegas, doctorando en la Atlantic International University de EEUU. Perú, 2016.

Enviado por:

Joel Roland Capcha Ramos