El estado como regulador de la economía y el liberalismo económico



Introducción

Para entender la figura del Estado como agente regulador de la economía y el sistema financiero, en contraposición con aquellas teorías mercantiles que demandan de forma dogmática un liberalismo económico, es importante tratar algunos temas bastante relevantes como el fracaso del comunismo, el auge del capitalismo y las teorías económicas de Friedrich Hayek y John Keynes.

Por ejemplo: Friedrich Hayek consideraba que el libre mercado sin la regulación e intervención de los gobiernos podría ser el gran punto de partida para lograr una economía mundial mucho más poderosa y rigurosa, siguiendo la línea de Adam Smith. John Keynes por el contrario consideraba que la economía mundial tenía que ser regulada e intervenida por el gobierno para evitar la crisis del capitalismo, cuestión que se comprendió y se llevó a la práctica después de la primera Guerra Mundial y la Gran depresión del año 1929. Pues el presidente Roosevelt uso los principios Keynesianos para salvar al capitalismo y conseguir globalizarlo de forma controlada a través de una regulación estatal.

Sin embargo, tiempo después la señora Margaret Thatcher impulso la liberalización de la economía argumentando e imponiendo la visión de que el capitalismo no regulado es mucho más competitivo y productivo para el manejo de una economía global, siguiendo los planteamientos de Friedrich.

Palabras clave: Intervención estatal, libre mercado, gobierno, economía.

Pregunta de investigación

¿Qué debe hacer el Estado dentro de una economía de mercado?

Intervención del Estado y no intervención en la economía de mercado

Los sistemas políticos y económicos del mundo se transforman a través del tiempo, de tal manera que algunas veces logran corresponder a las necesidades sociales de los ciudadanos, o por el contrario; a los intereses egoístas de las clases altas y grupos financieros que controlan los mercados. De ahí, que algunos economistas y políticos se inclinen por las teorías de John Keynes para exigir una intervención del Estado en la economía, mientras otros demandan de manera radical la no intervención de los gobiernos a la hora de regular los mercados, afiliándose a los argumentos del señor Friedrich Hayek.

Por ejemplo:

Las ideas que John Mainard Keynes (1883-1946) presentadas en "La teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero" publicada en 1936, analizan el funcionamiento del capitalismo que se desarrolla en una situación permanentemente fluctuante en la actividad económica. Estas oscilaciones son conocidas como ciclos económicos y poseen fases en donde hay altos niveles de empleo y otros en donde el desempleo se expande y se generaliza. (Zacaria, 2009, p. 3)

Esto permite deducir que el Estado debe intervenir en la economía de mercado, ya que el sistema capitalista tiende a caer en contradicciones financieras y sociales, pues este es capaz de incrementar el empleo por algunos periodos de tiempo, para luego entonces generalizar el desempleo, aumentar el malestar social y la pobreza. Porque evidentemente la economía sin regulación estatal no buscara favorecer los intereses colectivos de la ciudadanía, todo lo contrario; pretenderá aumentar la riqueza de los capitalistas y concentrar la riqueza en pocas manos.

Por otra parte, Friedrich Hayek al estar en contra de la regulación de la economía de mercado, apelaba a diversos argumentos sociales y económicos para favorecer al liberalismo económico, como tambien a los grandes capitalistas, y así lograr quitarle autoridad al Estado en la protección de los derechos civiles. A saber:

Así, Hayek insistía en la existencia real de una relación necesaria entre el régimen de propiedad de los medios de producción y el grado de libertad; consecuentemente, a la propiedad privada distribuida en muchas personas le corresponde un mayor grado de libertad, si esta era controlada por el Estado se perdería libertad. (Vargas, 2006, p. 188)

Es decir, Friedrich Hayek proponía que el Estado dejara en total libertad al mercado capitalista para que pudiera acumular propiedad privada, así no se atentaría contra el derecho a la libertad a nivel político. Argumento que por sí mismo, señala el grado de mezquindad social, porque la propiedad privada en calidad de monopolios no estarán en manos de muchas personas, si no en las manos de unos pocos, solo que este autor pretendía legalizar el lucro y el enriquecimiento masivo de los capitalistas.

Claro está, la función del Estado no es la de prohibir la riqueza o la propiedad privada, pero si la de regular la economía de mercado, porque solo así, podrá evitar que los índices de riqueza se concentren en determinados estratos sociales, y la pobreza o miseria extrema se acumule en millones de ciudadanos que luchan laboralmente en desigualdad de condiciones. Dado que, actualmente el capitalismo sigue elevando el empleo por periodos de tiempo, como tambien el desempleo excesivo, lo que señala una vez más que el Estado debe intervenir en la economía para evitar que la pobreza siga en aumento.

Así mismo:

Hayek tambien señalaba que era absolutamente innecesario el control del Estado sobre el comercio exterior; puesto que el libre tránsito de las mercancías salva a los individuos de la tiranía del Estado. (Vargas, 2006, p. 188)

En los argumentos de Friedrich Hayek se analiza que no solo estaba a favor de la no intervención del Estado, si no que tambien buscaba anular la figura del Estado como el protector de los derechos constitucionales, ya que llamarlo tirano por vigilar y controlar el comercio exterior, no hacía más deslegitimizar su figura soberana.

Es decir, si el liberalismo económico de Friedrich Hayek pretendía que el Estado diera plena libertad a la economía de mercado, no hacía más que intentar garantizar que el capitalismo fuera más fuerte que el Estado, y que este último se sometiera a sus reglas de juego. Lo cual bajo una óptica publica no tiene sentido, porque de ser así, el mercado en su excesiva libertad podría especular con los precios de los artículos, bienes y servicios, como tambien; pagar sueldos al antojo del contratante, incumplir los contratos laborales y presionar a los gobiernos a ceder ante todas sus peticiones.

Claro está, al parecer las teorías económicas de Friedrich Hayek después de la primera década de los años cincuenta durante del siglo XX y la primera del siglo XXI, parecen haber tomado gran fuerza en los mercados mundiales a través de la famosa figura del neoliberalismo, sistema que pretende que la administración privada es más eficiente que la pública, y que por ende, se deben privatizar todas las instituciones, aun las públicas, ya que se trata de generar riqueza, no gastos.

Por ejemplo:

Así, en el régimen de mercado de competencia se reúnen, por un lado la reducción de la intervención del Estado, la libertad para la contratación de mano de obra, la circulación libre de mercancías en mercados nacionales o internacionales y el combate a la creación de los monopolios si existen que sean controlados por inversionistas privados y no por el Estado. (Vargas, 2006, p. 189)

Esto indica que el neoliberalismo como desarrollo técnico del capitalismo pretende que el Estado se someta a las leyes arbitrarias de los mercados.

Por estas razones el Estado dentro una economía de mercado, debe aumentar sus niveles de intervención, porque el Estado es el soberano y no el libre mercado, así mismo: controlar y vigilar que las empresas que importan y exportan cumplan con los requisitos legales de contratación, paguen impuestos y aranceles. Además de regular la creación de los monopolios a través de investigaciones por parte de organismos tales como: la Procuraduría General de la Nación, La Fiscalía y la Contraloría, a fin de determinar de qué manera se generó dicha riqueza, si es lícita o no lo es.

Por ende, se reitera una vez más que el Estado debe intervenir en la economía de mercado, de lo contrario; el neoliberalismo seguirá reduciendo la protección que el Estado debe ofrecer a sus ciudadanos. Dado que:

La política neoliberal ha buscado de manera consistentemente promover la causa de la desregulación del mercado de trabajo. Esto ha tomado la forma de permitir que el valor real del salario mínimo disminuya, minando los sindicatos, y creando generalmente un clima de inseguridad del empleo en el mercado laboral. En esto, la política neoliberal ha sido leal a su teoría, la cual sostiene que la protección al empleo y la rigidez del salario no son necesarias. (Palley, 2007, p. 142)

En resumen: El Estado debe regular la economía del mercado para evitar privatizar las instituciones públicas que garantizan su responsabilidad social, además de obligar al mercado a sujetarse al poder ejecutivo, legislativo y judicial.

Conclusiones

Se concluye que el Estado debe intervenir en la economía de mercado, a fin de evitar que los intereses egoístas de unos pocos imperen sobre los derechos colectivos de la ciudadanía, y que la figura del gobierno sea anulada gradualmente al privatizar las entidades que deben garantizar el bienestar social de los individuos, como es el caso de aquellas que pueden ofrecer salud y educación gratuita, y de calidad.

Bibliografía

Daniel Zacaria. (2009). La intervención del Estado con el fin de estabilización económica: La óptica de la teoría keynesiana. Ministerio del Interior. Argentina.

Hugo Arturo Vargas. (2006). El origen del neoliberalismo: tres perspectivas. Universidad Autónoma del Estado de México.

Thomas I. Palley. (2007). Del keynesianismo al neoliberalismo: paradigmas cambiantes en economía. Universidad Nacional Autónoma de México. Economía unam vol. 2 núm. 4.

JOSE ORLANDO MELO NARANJO – ASESOR INTELECTUAL

Investigador de la Universidad Autónoma e Independiente de México.

 

 

 

Autor:

Alejandra Gantiva Sanclemente.