Monografías Plus »

Ejercicio Físico y Salud



Resumen

Se realizó una investigación sobre el ejercicio físico y el sedentarismo, elementos de significativa importancia para conservar y controlar la salud. Se propone como objetivo general describir las ventajas del ejercicio físico para la conservación de la salud del hombre. Se revisaron 23 referencias bibliográficas actualizadas y científicamente fundamentadas, de las cuales se obtuvo la información que permitió a los autores describir los beneficios del ejercicio físico en las diferentes etapas de la vida y en determinadas condiciones fisiológicas, su influencia sobre los principales factores de riesgo que afectan a la población cubana, sus beneficios en la evolución y control de las enfermedades crónicas no trasmisibles más frecuentes y finalmente se valoró el papel que desempeña el Equipo Básico de Salud (EBS) en la promoción de la práctica del ejercicio físico sistemático para combatir el sedentarismo y conservar la salud, se dio a conocer un grupo de acciones.

Palabras clave: ejercicio físico, sedentarismo, factores de riesgo, enfermedades crónicas no trasmisibles, acciones de promoción y prevención de salud.

Introducción

La historia del hombre desde sus inicios, está repleta de juegos, competiciones y en general, de toda clase de ejercicios físicos.1 El hombre primitivo utilizaba el ejercicio físico como medio de vida, a través de la caza y la pesca lograba obtener los alimentos que necesitaba, elaboraba armas y utensilios rudimentarios para defenderse de los animales depredadores y de los enemigos. Para sobrevivir era necesario dominar la marcha, la carrera, el salto, la trepa, el lanzamiento con fuerza y precisión, la lucha e incluso la natación. 1

La utilización del ejercicio físico como medio terapéutico data de antes de nuestra era (a. n. e). Muchos médicos en épocas pasadas recetaban como medicamentos determinadas actividades físicas y obtenían resultados positivos con este tipo de tratamiento. China fue el primer país, 2000 años a. n. e que utilizó el ejercicio físico como medio para formar ciudadanos sanos.1

Por otra parte del mundo, el ideal griego era educar al joven para convertirlo en un "ciudadano integral", para ello y desde los siete años recibía enseñanzas por parte del pedagogo, del gramático que le enseñaba a leer y a escribir y del pedotriba o profesor de Educación Física.

La práctica de la actividad física en forma sistemática y regular debe tomarse como un elemento significativo en la conservación de la salud, la prevención de enfermedades como la Diabetes, la Hipertensión arterial, la Osteoporosis, el Cáncer de colon y la Lumbalgias, así como en la rehabilitación de pacientes con secuelas, discapacidades y minusvalías.2

En general, los efectos benéficos de la actividad física se pueden ver en los siguientes aspectos:

La inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.3

El sedentarismo, además de provocar por sí mismo un importante daño al sistema cardiovascular, contribuye a acentuar los efectos de otros factores de riesgo como la obesidad, la hipertensión o el colesterol. Una persona sedentaria tiende a tener sobrepeso, suele fumar y es habitual que tenga una alimentación desequilibrada. Está demostrado que la actividad física y el ejercicio colaboran tanto en el mantenimiento del peso como en el control de las cifras de tensión arterial y de colesterol.

Según el Estudio de Salud de la ciudad de Madrid, un 35% de los madrileños no realiza ningún tipo de actividad física en su tiempo libre (35% en adultos y 33% en niños). La población sedentaria estimada en esa ciudad es de 569.169 personas. 4

Para conocer la prevalencia de sedentarismo de forma adecuada en el estudio referenciado, se ha valorado conjuntamente el ejercicio físico durante el tiempo libre y el realizado durante la actividad principal. En la población adulta el sedentarismo es más frecuente entre las mujeres, es mayor en las edades más avanzadas y en los analfabetos funcionales. No se observa una clara relación entre la actividad física y la clase social, pero si se ha planteado que en la población infantil las niñas tienen doble riesgo de sedentarismo en relación con los niños. 4

En el caso particular de Sagua la Grande, al cierre del año 2014, mediante el proceso dispensarización que se lleva a cabo en los consultorios médico, se pudo constatar que existen 1305 pacientes obesos en el municipio, de ellos 896 son del sexo masculino y 919 del sexo femenino. Además existen factores de riesgo de obesidad en 409 personas, de ellas 202 son hombres y 207 mujeres; por lo se puede plantear que en Sagua la Grande es más frecuente la obesidad en mujeres, a pesar de que la diferencia es pequeña.

Como se ha planteado anteriormente el sedentarismo es un importante factor de riesgo de numerosas enfermedades y el mismo es modificable a través del ejercicio físico. Su elevada prevalencia en el municipio de Sagua la Grande motivó a desarrollar una revisión bibliográfica para la prevención y control del sedentarismo mediante la práctica sistemática de ejercicios físicos en la población. Esta revisión bibliográfica posibilita profundizar en la temática ya que existen insuficientes investigaciones sobre el tema.

La justificación de este trabajo se sustenta en una revisión bibliográfica que evidencia el sedentarismo como uno de los  factores de riesgo modificables de mayor prevalencia en la población general del mundo, Cuba y específicamente en el municipio de Sagua la Grande.

OBJETIVOS

General:

Describir las ventajas del ejercicio físico para la conservación de la salud del hombre.

Específicos:

Resumen

El presente trabajo expone las ventajas del ejercicio físico para la conservación de la salud en las diferentes etapas de la vida ya que mediante la práctica del mismo se pueden promover hábitos saludables, se reduce el riesgo de padecer determinadas enfermedades y mejora el estado psicológico lo que posibilita el desarrollo de capacidades cognitivas

Introducción

La práctica de ejercicio físico se utiliza para promover hábitos saludables y reducir el riesgo de padecer determinadas dolencias; pero al igual que se hace con los medicamentos, es necesario evaluar la cantidad adecuada de actividad física necesaria para cada persona.5

Investigadores de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo Olavide han subrayado que el ejercicio físico tiene un efecto indirecto en el proceso de formación de neuronas en el cerebro adulto. Se afirma que cuando el individuo es adulto, "ni el entrenamiento, ni el aprendizaje afectan a la formación de nuevas neuronas, por lo que es necesario actuar en etapas tempranas para conseguir mejores resultados. De igual manera es importante continuar con la práctica de ejercicio a lo largo de toda la vida del individuo por los numerosos beneficios que reporta para la salud". 5

Investigadores de la Universidad de Edimburgo, Escocia plantean que la ejercitación física no tiene que ser intensa para mantener una buena salud mental, basta solamente una caminata ágil o trotar, estos investigadores se basaron en la realizaron de un estudio de tres años con más de 600 ancianos. En cambio, también plantean que actividades para ejercitar la mente como llenar un crucigrama o simplemente socializar, al parecer, carecen de efectos beneficiosos en el tamaño del cerebro. 6

De los planteamientos anteriores se desprende que el cerebro tiende a encogerse con los años, lo cual se encuentra asociado con la pérdida de memoria y de capacidades cognitivas. Aún los científicos desconocen por qué el ejercicio físico favorece la salud cerebral, pero se cree que aumenta el flujo sanguíneo, de oxígeno y nutrientes al cerebro.

Beneficios del ejercicio físico en las diferentes etapas de la vida

Niñez

Los procesos de desarrollo y crecimiento poseen una prioridad biológica en la vida de cada individuo y deben ser respetados y facilitados. La alimentación, la higiene, la ausencia de enfermedades y la estimulación fisiológica adecuada favorecen la expresión genética de los seres humanos en su totalidad.7

Los niños han sido víctimas de muchas especulaciones en relación a la actividad física, sus efectos, sus dosis y sus peligros. Afortunadamente la investigación científica ha incursionado en esta materia y los estudios efectuados de manera experimental han arrojado conocimientos suficientes para poder efectuar programas de actividad física y deportiva de manera racional y científica con niños y niñas de todas las edades.7

Existen una serie de sistemas que poseen diferente ritmo y velocidad de desarrollo y maduración. El sistema nervioso, la composición corporal, las hormonas androgénicas y los diversos tejidos musculares, (liso, cardiaco, esquelético) poseen distintos grados de desarrollo en el tiempo.7

A temprana edad, es el sistema nervioso el que primero logra niveles de maduración y los ejercicios que pueden enriquecer dicho sistema son todos aquellos que permiten una coordinación psico-motriz variada junto a patrones de equilibrio y destrezas que conformen un cuadre rico en habilidades motoras. Dichos ejercicios deben estar exentos de actividades que involucren cansancio o fatiga y básicamente son llevados a la práctica hasta los 6 o 7 años. Posteriormente estas habilidades pueden ser "mezcladas" con ejercicios en los cuales se comiencen a estimular las capacidades, es decir, se puede llegar a introducir al niño a sensaciones de cansancio físico no extenuante. 7

Otra medida importante que debe ser llevada de manera paralela pero que a partir de los 7 años debe preocupar, es el fenómeno del desarrollo y de la composición corporal, es decir es importante una educación integral que permita crecer con adecuados porcentajes de tejido óseo, muscular y adiposo. Un equilibrio en estos tres compartimentos a temprana edad, permitiría obtener jóvenes y adultos con menores problemas de descalcificaciones, de obesidad y de atrofias musculares como las que encontramos en el adulto contemporáneo. Para tales efectos el solo hecho de movilizar al niño un par de horas al día mediante actividades físicas no fatigantes, sería suficiente como para un desarrollo armónico de todo su cuerpo. El metabolismo basal, alto en niños, sumado al de la actividad física y a los de los periodos de recuperación permite un equilibrio entre la ingesta y el gasto calórico y por sobre todo un ajuste en la regulación del apetito. 8

Entre los 7 y 13 años es interesante la incorporación de actividades aeróbicas y anaeróbicas combinadas en el programa de actividad física del niño. Empiezan a diferenciarse claramente las características histo-químicas del músculo y su tendencia genética. Mediante la estimulación nerviosa de los diferentes grupos y fibras musculares, van siendo estas caracterizadas por formas de concentración lenta o rápida. Al mismo tiempo el sistema aeróbico es dependiente en esa edad de los sistemas centrales, es decir, del cardiaco y del respiratorio por lo que ante el ejercicio, pulmones y corazón se desarrollarían adecuadamente en el intercambio gaseoso pulmonar y en la eyección y transporte sanguíneo respectivamente. 9

Paralelamente el sistema hormonal encargado de la regulación de procesos inhibitorios y excitatorios de las diversas células que juegan un rol durante el ejercicio, va perfeccionando su secreción y la sensibilidad de sus receptores mejorando substancialmente la eficiencia tanto orgánica, como la metabólica y la biomecánica. En resumen en este periodo el niño logra hacer más movimiento con menor gasto metabólico o energético, cualidad que con ejercicio físico habitual puede perdurar por muchos años. 10

Como se puede apreciar los profesores de educación física en esta edad juegan un rol importante en el desarrollo físico y la salud de los futuros ciudadanos, por lo que se debe mejorar la calidad académica del profesorado, incorporar padres a esta actividad y por sobre todo combatir el sedentarismo que constituye un factor de riesgo que afecta a un alto por ciento de la sociedad.

Vejez

La tercera edad o el adulto mayor es una preocupación en diversos ámbitos y por supuesto en el de la salud también. La población vive más años y trae como consecuencia que las limitaciones de la vejez se acrecienten; la dependencia, la enfermedad, los dolores y la incapacidad física se manifiestan en los adultos mayores.

Al analizar la literatura científica se evidencia que una gran cantidad de síntomas y anomalías presentadas por los ancianos son originadas o provocadas por hábitos sedentarios más que debido a los procesos de envejecimiento.

En el análisis del concepto tercera edad hay que tener diversos factores en cuenta; indudablemente la edad es uno de los principales, pero desde el punto de vista biológico, la tercera edad se caracterizaría por la disminución de la capacidad funcional de órganos y sistemas y esa cualidad o fenómeno se está detectando a muy temprana edad.11

Al estudiar persona de 70 años de edad, las cuales han entrenado durante la última década de su vida se puede observar que las características histoquímicas del tejido muscular son semejantes a la de sujetos de 28 años que no entrenan. La densidad mineral ósea de estas personas es semejante a las de 40 años que no entrenan y que los niveles de colesterol, presión arterial y de frecuencia cardiaca al esfuerzo sub máximo, son semejantes a los de sujetos de 30 años no entrenados. 11

Estas son cualidades que comúnmente en la medicina tradicional son consideradas como típicas del proceso de envejecimiento y que la investigación científica se ha encargado de dejar en evidencia que más que a un proceso de envejecimiento, corresponden a hábitos de vida sedentarios o falta de actividad física.11

Un principio o filosofía de vida en relación a este problema debería ser en primer lugar evitar la disminución de las discapacidades físicas en cualquier edad y conservar la que a cada uno le corresponde en cada periodo de la vida. 11

Por otro lado se debe educar a la población para la vejez y no llegar a ella con incapacidades y enfermedades que bien se sabe que tienen que ver con la falta de ejercicio y entre ellas están las cardiovasculares, osteoarticulares, musculares y metabólicas.

El embarazo, condición fisiológica especial

El embarazo puede ser definido como un estado biológico caracterizado por una secuencia de eventos que ocurren normalmente durante la gestación de la mujer e incluyen la fertilización, la implantación, el crecimiento embrionario, el crecimiento fetal y finaliza con el nacimiento, luego de un periodo correspondiente a 280 días o 40 semanas. 12

Durante este periodo se produce una gran variedad de acontecimientos en la mujer, en su mayoría, bajo el influjo hormonal. Estos cambios tienen como objetivo crear las condiciones favorables para el desarrollo y maduración del feto, de igual forma, prepararán el tracto reproductor y las glándulas mamarias de la madre para el parto y la nutrición subsiguiente. 12

Las mujeres embarazadas sufren modificaciones morfofuncionales importantes. En muchas ocasiones, estas alteraciones pueden generar un incremento del riesgo de padecer algunas enfermedades como la Pre-eclampsia y la Diabetes gestacional entre otros. 13

Concretamente ha sido demostrado el papel que desempeña la realización de ejercicio físico en la prevención de la Pre-eclampsia, la Diabetes gestacional, la ganancia excesiva de peso materno, la mejora en el rendimiento del embarazo, la estabilización del humor de la madre, el menor riesgo de padecer venas varicosas, el menor riesgo de trombosis venosas, la reducción de los niveles de disnea y la menor aparición de episodios de lumbalgia.13

En general, se ha observado que el feto tolera bien el ejercicio materno. Sin embargo, un menor flujo sanguíneo hacia el útero puede disminuir el oxígeno que recibe durante o inmediatamente después de una actividad física de corta duración y de intensidad máxima o cercana al máximo. También se ha relacionado la disminución de la frecuencia cardíaca fetal con el ejercicio materno, principalmente en embarazadas sin adecuado acondicionamiento físico. En general, se considera que en mujeres sanas, que continúan haciendo esfuerzos moderados, no hay peligro para la salud de feto.13

En cuanto al peso del neonato, el ejercicio intenso (4-7 días/semana) en gestantes de entre 25 y 35 semanas puede ocasionar bebés con menor peso que aquellos cuyas madres han realizado ejercicio moderado o de madres sedentarias que no realizan ejercicio.13

Esta diferencia está motivada principalmente por una menor masa grasa en los bebés de madres deportistas. Mujeres embarazadas que realizan ejercicio tan sólo tres veces por semana a una intensidad moderada, tienen bebés más grandes que las sedentarias (3,682 frente a 3,364 kg), lo que tal vez se deba a un mayor volumen placentario que hace que el flujo sanguíneo y la nutrición del feto sean mejores. Un estudio anterior analizó la información de 9.089 mujeres que no hacían ejercicio regularmente durante el embarazo. Éstas fueron 1,75 veces más propensas a dar a luz un bebé de muy bajo peso.14

El ejercicio físico puede mejorar el estado de ánimo y reducir la fatiga de las mujeres embarazadas, como ha evidenciado en una investigación realizada por la Universidad de Ontario Occidental (Canadá). También se plantea que el ejercicio físico mejora el bienestar psicológico de las embarazadas previamente inactivas. Por ello, se sugiere que las mujeres en estado de gestación deben ser animadas a practicar ejercicios regularmente.15

La información disponible actual permite aseverar la existencia de la reducción del riesgo de padecer complicaciones asociadas al embarazo gracias a la práctica sistemática de actividad física.

El ejercicio físico y el climaterio en la mujer

El climaterio, período que abarca a edades entre los 35 y 65 años, ha estado siempre presente en la mujer pero nunca con tan variadas sintomatologías y alteraciones cardíacas, metabólicas, endocrinas y osteo-articulares como se ven en la actualidad. Cuando se analizan los factores de riesgo que predisponen a la mujer contemporánea a una serie de complicaciones en su estado de salud, aparecen los hábitos de vida sedentaria como un factor importante.16

El climaterio en la mujer se caracteriza por la presencia de una serie de alteraciones posibles de contrarrestar con un adecuado plan de ejercicios y nutrición, que son actualmente los pilares de la medicina preventiva lo cual no es moda ni un mero elemento cosmético sino más bien una necesidad de equilibrar los hábitos de vida contemporáneos que están predisponiendo a una serie de patologías que no eran tan comunes como lo son en nuestros días. 16

El ejercicio físico regular y debidamente supervisado, mediante mecanismos de regulación neuroendocrina y de síntesis de proteínas, puede prevenir eficientemente, los procesos y alteraciones que están asociados al climaterio como son las deficiencias en la circulación sanguínea (Hipertensión), la mala regulación de la glucosa (Diabetes), la perdida de tejido muscular (Sarcopenia), la perdida de tejido óseo, (Osteopenia, Osteoporosis) y las dislipidemias, incluyendo la hipercolesterolemia y la obesidad. 17

Lo expuesto anteriormente, acompañado de una pérdida de la capacidad física, trae como consecuencia una sensación de fatiga, malestar general y una significativa disminución en la calidad de vida.

Las mujeres con ingesta de calcio adecuada poseen menos riesgos de fractura y también las mujeres que han efectuado una actividad física sistemática durante su vida también presentan una estructura ósea significativamente superior a las sedentarias que incluso han consumido calcio. 17

Las mujeres con tratamiento de estrógenos y que se someten a ejercicio físico, aumentan su densidad ósea de dos a tres veces más que las que solo están con estrógenos de reemplazo. 17

El ejercicio físico adecuado, otorga al hueso una geometría, arquitectura y densidad que le permite prevenir procesos osteoporóticos y por ende fracturas. La masa ósea total se logra a los 30 años y si el ejercicio físico se efectúa antes de esta edad la prevención será más eficiente.

Influencia del Ejercicio Físico sobre los principales factores de riesgo presentes en la población

El empeoramiento de los hábitos de vida propio de las sociedades occidentales, la evolución de los sistemas de transporte, la tecnología laboral y los nuevos modos de ocio, colaboran para que todos –niños y mayores- asuman hábitos sedentarios, y por tanto, perjudiciales para la salud.

La inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.18

El sedentarismo como factor de riesgo

Al igual que otros factores, el sedentarismo es un factor de riesgo modificable, lo que significa que la adopción de un estilo de vida que incluya la práctica de ejercicio físico interviene en la mejora de la salud de la persona sedentaria y reduce su riesgo cardiovascular. En este sentido, hay un aspecto fundamental que es la prevención en la infancia.18

Los niños de hoy en día tienen peores hábitos de alimentación, ejercicio físico y ocio. La práctica deportiva se suele reducir a las horas que imparten en las escuelas; al tiempo que el ordenador, los videojuegos y la televisión se convierten en sus principales vías de esparcimiento. Educar a los más pequeños en la necesidad de tener una vida activa, con ejercicio moderado y actividades al aire libre es un método para ayudarles a convertirse en adultos sanos. Sin olvidar, además, que esa prevención colaboraría en la mejora de las cifras de colesterol y sobrepeso de los más pequeños.19

El sedentarismo se combate con actividad física, no se trata de convertirse en un atleta de competición sino la clave está en modificar los hábitos sedentarios de vida y ocio y tornarlos de forma que se incremente nuestro nivel de actividad física y deporte.

En el caso de los adultos sedentarios que llevan mucho tiempo sin hacer ningún tipo de ejercicio es conveniente que consulten a su médico: tan peligroso es para la salud no hacer nada de deporte como, en esa situación, lanzarse a un ejercicio exhaustivo y desmedido de forma aislada.

Relación con otros factores

El sedentarismo constituye, por sí solo, un factor de riesgo para la salud, pues puede favorecer procesos de enfermedades del sistema cardiovascular, la aterosclerosis, determinados tipos de Cáncer, la Osteoporosis, la Hipertensión arterial, la Diabetes Mellitus, las Hiperlipidemias, la Obesidad y el exceso de estrés, además favorece los procesos degenerativos propios del envejecimiento y no resulta extraño encontrarlo asociado con el mal hábito de fumar, el alcoholismo y hábitos alimentarios inadecuados que también conspiran en detrimento de la salud.20

El estilo de vida caracterizado por hábitos sedentarios, provoca un cuerpo débil que no le proporciona una buena "casa" a la mente, la cual, no podrá rendir todo lo que podría en un cuerpo fuerte, vigoroso y bien oxigenado. Está descrito, desde la antigüedad, que la actividad física aumenta el rendimiento intelectual y le proporciona estabilidad a la mente para enfrentar situaciones estresantes.21

Resulta muy importante que los médicos de la atención primaria y la población, identifiquen la real amenaza que representa el sedentarismo como un peligroso factor de riesgo para la salud, pero que a la vez puede ser fácilmente neutralizado con unos minutos de actividad física al día cuando menos 3 veces por semana, lo que constituye un económico medicamento natural.

Se debe tener presente que el cuerpo humano es un complejo artefacto lleno de sistemas en movimientos internos y externos que van desde los más complejos procesos biológicos a nivel molecular hasta los movimientos perceptibles como la contracción muscular.

Beneficios del ejercicio Físico en la evolución y control de Enfermedades Crónicas no trasmisibles en nuestro medio

El número de patologías que se asocian al sedentarismo como factor de riesgo crece año tras año. Las más conocidas son las enfermedades cardiovasculares, en especial la enfermedad coronaria, que constituyen la principal causa de muerte en las sociedades desarrolladas.

También patologías metabólicas como la Diabetes tipo II y la Obesidad o el Síndrome metabólico en toda su complejidad están asociadas a la falta de actividad física, así como algunos tipos específicos de cáncer. Y esta asociación no sólo se da como factor preventivo, también se ha demostrado el valor terapéutico del ejercicio físico en patologías tan variadas como las respiratorias, las neurológicas, las psicológicas y las reumatológicas, explica el Dr. Andrés Serrano, especialista en Medicina Deportiva de Red Salud UC. 22

La Organización Mundial de la Salud ha estimado que para el 2020 las enfermedades no transmisibles serán causa del 70% de la morbilidad poblacional. Uno de cada 10 personas occidentales muere prematuramente de enfermedades relacionadas con la falta la actividad física, según esta misma entidad.22

El Dr. Serrano afirma que "si entendemos el concepto de salud -más allá de la ausencia de enfermedad- como el potencial bienestar físico, mental y social y de la capacidad de funcionamiento que podamos alcanzar en nuestro medio, caeremos en la cuenta que los beneficios de la actividad física, son muchísimo más amplios".22

De lo anterior se infiere que si se logra comprender que el movimiento es parte inherente del ser humano, se podrá interiorizar de una mejor manera los beneficios sociales, psicológicos, espirituales, axiológicos y económicos de ser físicamente activos.

Los consensos internacionales indican, que para dejar de ser sedentario se debe:

El medicamento ideal

El Dr. Serrano comparte la postura de los especialistas de la Clínica Mayo que sugieren incluir en la receta el ejercicio físico tal y como se hace con los medicamentos. Y es que el ejercicio es un medicamento ideal: barato, de pocos efectos secundarios, accesible y útil en casi todas las patologías.22

Por lo tanto, si se quiere aprovechar el gran impacto positivo que tendría en la salud pública una población físicamente activa, se debe primero apuntar a la educación, segundo, involucrar a todos los profesionales de la salud y no sólo a los médicos y tercero, formar especialistas en Medicina del deporte y la actividad física.

Labor del EBS en la promoción de la práctica de Ejercicio Físico sistemático

No cabe duda de que el plan del Médico de la Familia unido a la especialidad de Medicina General Integral bajo el principio de que más importante que el tratamiento de la enfermedad es su prevención, y que la verdadera atención medica al hombre va mucho más allá de los cuidados que se prodigan cuando enferma, constituye otro de los éxitos de la salud pública cubana.

El equipo básico de salud es un grupo multidisciplinario formado por el médico de familia y la enfermera, fundamentalmente pero se incluyen además: especialistas en pediatría, ginecología, psicología, medicina interna, estadística, técnico de higiene y vectores, trabajador social, que atienden una población geográficamente determinada y pueden estar ubicadas en la comunidad, centros laborales y educacionales realizando actividades en consultas, terrenos, Interconsultas (IC) y visitas al hospital. El EBS también realiza acciones encaminadas a: destacar el Análisis de la Situación Integral de Salud (ASIS), dispensarizar la población, detectar tempranamente los problemas existentes dentro de la comunidad y trazar acciones orientadas a su solución.

El EBS juega un rol determinante en las labores de prevención, promoción y rehabilitación del paciente por lo que la relación entre la cultura física y la salud pública constituye una unidad de acción e intereses. En la actualidad las  políticas de salud priorizan las acciones de promoción y  prevención, como única vía para elevar el estado de salud de la población y mejorar su calidad de vida, fomentando hábitos y estilos de vida saludables e identificando el factor de riesgo antes de que se produzca el acontecimiento que predice.

Contando con lo expuesto anteriormente se da a conocer un grupo de acciones desarrolladas por EBS para fomentar la práctica del ejercicio físico y actuar positivamente en el estado de salud de la población:

A pesar de los éxitos obtenidos, si se pretende resolver el problema del sedentarismo y de prolongar la vida de nuestros ciudadanos hay que buscar la respuesta en el desarrollo del ejercicio físico como alternativa de vida saludable. Es por ello que se considera imprescindible favorecer una visión colectiva y compartida de lo que se aspira en la salud del pueblo y de cuán mayores son las posibilidades para lograrla con conductas saludables en lo individual y en lo social.

Conclusiones

El ejercicio físico influye positivamente sobre los principales factores de riesgo que afectan la población cubana, la aceptación de un estilo de vida que incluya la práctica sistemática de ejercicios físicos interviene en la mejora del estado de salud de las personas, tiene un valor profiláctico y terapéutico en la prevención, evolución y control de las enfermedades crónicas no trasmisibles más frecuentes en el contexto actual.

La labor del Equipo Básico de Salud en la promoción de salud está dirigida a fomentar la práctica del ejercicio físico sistemático en acciones de promoción y prevención de Salud.

Referencias bibliográficas

Anexos

Anexo 1: Evolución del Ser Humano hacia una Vida Sedentaria.

Monografias.com

Anexo 2: Factores que Determinan la Salud.

Monografias.com

Anexo 3

Monografias.com

Anexo 5

Monografias.com

 

 

 

Autor:

MSc. Pablo Bermúdez Reinoso1,

Lic. Luis Enrique Santana Exposito2

1 Máster en Educación Física, Profesor Instructor,

2Licenciado en Cultura Física, Profesor Instructor

Enviado por:

Celia Sanchez Pereira

2017