Monografías Plus »

El Cristianismo



Introducción

La esclavitud, hoy en día, es considerada un delito; no sólo es el hecho de que significa un abandono total a nuestra dignidad humana, sino que además niega todo tipo de respeto que se tiene sobre la vida y la libertad.

Pero ¿uno puede ser esclavo sólo físicamente?... teniendo en cuenta los resultados que traen ciertas ideas (Véase el islam, las cruzadas cristianas, las guerras santas, etc.) considero que no, uno puede ser esclavo, además, mentalmente.

A diferencia de la esclavitud física, en la actualidad la esclavitud mental no es una falta, a nadie se le acusa de ser estúpido o de idiotizar a la multitud; aunque esta actitud vendría a ser la más leve de las consecuencias, ya que daría paso a la intolerancia para después convertirse en violencia, está claro que esta posición innatural y aberrante es, prácticamente, una detonación para el caos.

Teniendo en cuenta lo anteriormente escrito, me cabe presentar a la más represora y delincuente organización que jamás ha existido en el mundo y que ha parido las ideas más miserables y bizarras que se hayan podido concebir. Me refiero a una esclavizadora obsoleta y sin escrúpulo alguno gobernado por corruptos y asesinos. Delito de los cuales ha salido libre, no por justicia sino más bien por una bellaquería suya: esclavizar la mente de la población, con ello se ha asegurado el trono por generaciones y, hasta hoy, se le sigue adorando por su "santidad". Me refiero a la Religión Cristiana, hija del Judaísmo y nieta de la imbecilidad.

Se sabe que, tanto la Historia como la Psicología son ciencias y en ellas me voy a basar para sustentar los adjetivos que merezco a la religión mencionada. Con esto se deduce que mi posición no es ideológica, sino más bien científica.

Como argumenté la esclavitud mental no es considerada un delito, pero desde mi posición la considero como tal, sobre todo si se ve sumergida en el desarrollo natural de un niño cuya capacidad cerebral es mucho más moldeable que la de un adulto.

La libertad es el bien más preciado de un ser humano y es bastante deprimente ser esclavo sin saberlo, como cualquier delito este debería ser castigado, sin embargo creo que el mejor castigo es la revolución intelectual cuya única puerta es la información.

Si bien en estos últimos años hemos pasado por un proceso de anticlericalismo, aún esta caprichosa bacteria nos corroe, en colegios, en política, en nuestros medios de comunicación, en la vida diaria, etc. Es tiempo de romper las cadenas.

Ya habiendo explicado la finalidad de este trabajo de investigación, me queda esperar la prudencia y cultura del lector sabiendo que este, como cualquier trabajo científico, es refutable, al margen del respeto y el conocimiento basado en la observación y el cálculo.

CAPÍTULO 1:

Origen y enseñanza del Cristianismo

1.1 ANTECEDENTES

El inicio del cristianismo como ideología se inicia poco después de la muerte de Jesucristo, por esta razón es un error muy común el creer que Jesús fundó esta religión, no existe evidencia alguna de ello; si bien, algunos historiadores recurren a la Biblia como fundamento, este es un error, más que común grave, puesto que la Biblia es un libro anticientífico (cualquier apego de la realidad con esta es pura coincidencia). De cualquier forma, sin embargo, la religión cristiana no tiene cabida, ya que ni en la misma Biblia se le acepta como creación divina, en ningún capítulo o versículo pronuncia siquiera su nombre, simplemente se dice que Jesús creó una iglesia, no especificó cuál. Esta es una de las razones por las cuales existe tanta variedad: evangelistas, testigos de Jehová, católico-cristianos, mormones, veterocatólicos, ortodoxos, anglicanos, pentecostales, restauracionistas, nestorianos, monofisitas, adventistas, judío-mesíanicos, etc. Cada uno de ellos afirma tener la verdad en sus manos y prometen la salvación del alma basándose en un libro de hace miles de años con una definición hipotética del mundo, escrita por autores que la Historia jamás ha reconocido y con una violencia y crueldad irreverente y digna de repudio por cualquier persona viable.

1.2 LA BIBLIA

Como lo he escrito un párrafo antes, el Cristianismo basa sus ideologías y comportamientos en base a la Biblia, que es un libro muy antiguo y que ha pasado por las épocas más macabras y oscuras del mundo, además ha estado en manos de emperadores, reyes, conquistadores, etc.

Fuera de la aceptación que conserva (ya que contiene errores geográficos e históricos garrafales) es un libro muy vendido, pero poco leído a mi criterio. Ya que el mejor camino a la desintegración de esta religión es la lectura adecuada y meticulosa de la Biblia. "El peor enemigo de la Biblia es la misma Biblia" decía con gran razón el novelista Fernando Vallejo en su libro "La Puta de Babilonia".

1.2.1 VIOLENCIA EN LA BIBLIA

A continuación haré un pequeño repaso referido a la violencia y la brutalidad que de una forma deliberada e inconsecuente nos muestra la Biblia en cada uno de sus versículos. Primero empezaré con algunas pinturas reconocidas que están inspiradas en las historias bíblicas:

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

Sólo he mostrado algunas (las más conocidas) para hacer más ameno el recorrido. Ahora presentaré la violencia bíblica de forma escrita:

Las seis de las leyes mencionadas son las principales (en cuanto a violencia se refiere) y se repiten constantemente. Me he reservado las leyes misóginas, homofóbicas, xenófobas, machistas y esclavistas para mostrarlos en un bloque aparte.

1.2.2 CONTRADICCIONES

Existen cientos de contradicciones, como por ejemplo que según 2 Reyes 24:8 Joachin empezó su reino en Jerusalén a los 18 años de edad, pero según 2 Crónicas 36:9 lo empezó cuando este tenía apenas 8; o la contradicción tan descarada que hay entre el Libro de Lucas y el libro de Mateo (o Marcos), en el primero dice que uno de los ladrones se mostró respetuoso con Jesús en la cruz, en cuanto al otro, que los dos fueron unos patanes con él; o el número de pares de animales puros que le ordenó Dios a Noé colocar en el arca, según Génesis 6:19 fueron dos y según Génesis 7:2 fueron siete; o el número de hijos de Azgad, ZZatu y Hasum, cuyas diferencias son horrendas, un margen de erros alrededor de cinco mil. Es una burla para cualquier exégeta. La Biblia se refuta sola.

Fuera de todas estas contradicciones tan insolentes sólo colocaré aquellas que considero de mayor importancia, para el mejor entendimiento del lector lo haré mediante una tabla comparativa:

TEMA

PRIMERA CITA

CITA CONTRADICTORIA

REPRENDER A LOS QUE NOS ATACAN

  • Éxodo 21.24:  Más si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

  • Levítico 24.20: rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente; según la lesión que haya hecho a otro, tal se hará a él.

  • Mateo 5.38: Oísteis que fue dicho "ojo por ojo, y diente por diente". Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.

  • RESPETO HACIA NUESTROS PADRES

    • Deuteronomio 5.16: Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da.

  • Lucas 14.26: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

  • DIVORCIO

    • Deuteronomio 24.1: Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa

  • 1 Corintios 7.10: Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido.

  • FINALIDAD DE JESUCRISTO EN LA TIERRA

    • Juan 14.27: La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. (Palabras de Jesucristo)

  • Mateo 10.34: No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.

  • Lucas 12. 51: ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión.

  • SOBRE EL PECADO DE NUESTROS PADRES

    • Deuteronomio 24.36: Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado.

    • Isaías 14.21: Preparad sus hijos para el matadero, por la maldad de sus padres; no se levanten, ni posean la tierra, ni llenen de ciudades la faz del mundo.

    La Biblia no es perfecta, porque está escrito por hombres imperfectos y porque tiene en sus escritos las enseñanzas de un grupo de desquiciados y psicópatas. Un Dios que es capaz de crear el universo en siete días no se contradeciría constantemente, sería perfecto en todos sus sentidos.

    1.2.3 ERRORES GEOGRÁFICOS EN LA BIBLIA

    Como lo vuelvo a repetir la Biblia es imperfecta, pero como cualquier hombre de ciencia lo comprobaré con fundamentos lógicos:

    Monografias.com

    Monografias.com

    Monografias.com

    El lector cristiano me dirá: "esto no tiene nada que ver con la sabiduría espiritual que nos trae la Biblia", es razonable la afirmación, pero ¿Qué se puede opinar acerca de un libro que tiende a equivocarse constantemente, tiene contradicciones tan notables y con una violencia tan innecesaria y brutal en muchas páginas suyas? Cada uno de los puntos tomados por sí solos talvez no sean de gran importancia, pero juntos forman una oleada que deja a la Biblia casi nula. Desde la aseveración de que provenimos de un par de habitantes del Edén hasta la ridícula idea de que existe un mundo después de la muerte, la Iglesia no ha hecho más que idiotizar a las masas, separar al mundo (más bien despedazarla), hacer que se despojen de sus cosas terrenales y vivir su protegida y adinerada vida a espaldas de nosotros, los pobres; como diría Bonaparte: "Estoy rodeado de sacerdotes que repiten incesantemente que su reino no es de este mundo, y sin embargo echan mano de cualquier cosa que puedan obtener".

    CAPÍTULO 2:

    Proceso apotéosico del cristianismo: de perseguidos a perseguidores

    2.1 PERSECUCIÓN A LOS CRISTIANOS

    Antes de empezar es necesario una aclaración, en base a unos escritos hechos por Tácito en su libro "Anales" se sabe que Nerón fue un asesino despiadado y cruel; que además de todo fue el primer emperador que persiguió a los cristianos por muchos años, crucificándolos y colocándolos en un anfiteatro lleno de fieras. Esto es falso, o al menos los argumentos que se tienen en contra de esta afirmación son bastante convincentes.

    Uno de los momentos más universalmente reconocibles de la historia romana, los cristianos devorados por las fieras en el Coliseo, acusados de haber provocado el incendio que devastó Roma en el año 64, ante el deleite de las masas y los aplausos de Nerón, nunca tuvo lugar. Este anfiteatro fue construido después del reinado del último emperador de la estirpe de Augusto, las obras empezaron entre 70 d. C. y 72 d. C., bajo el mandato del emperador Vespasiano, Nerón gobernó durante 14 años entre 54 y 68 y se suicidó ante la certidumbre de que iba a ser asesinado a los 31 años, ¿Cómo es posible que durante su mandato haya colocado cristianos en el anfiteatro, si estos aún no existían? . Pero, además, cada vez se acumulan más indicios que indican que, en realidad, Nerón nunca persiguió a los cristianos. Un artículo que se publicó en el Journal of Roman Studies de la Universidad de Cambridge ofrece una contundente batería de argumentos que demuestran que aquella primera represión, en la que en teoría fueron ajusticiados los apóstoles Pedro y Pablo y que sienta las bases del martirologio cristiano, es un mito. Su autor es un catedrático de estudios clásicos de la Universidad de Princeton, Brent D. Shaw. No es el primer erudito que pone en duda uno de las muchas leyendas que rodean a Nerón, pero el asunto no se había analizado hasta ese momento con tanta minuciosidad.

    Monografias.com

    "No es tan raro", explica Shaw por correo electrónico cuando es preguntado sobre cómo es posible que un hecho tan relevante y tan citado resulte ser falso. "A lo largo de mi carrera como historiador me he encontrado muchas veces con acontecimientos de la historia romana que son aceptados sin ser investigados a fondo. Dado que este acontecimiento forma parte de la historia canónica cristiana, la Iglesia tampoco tenía mucho interés en analizarlo desde un punto de vista crítico". La investigación de Shaw ha tenido cierto impacto e incluso aquellos que no comparten totalmente sus conclusiones defienden la solidez de sus argumentos. G.W. Bowersock, profesor emérito de Historia Antigua en Princeton, escribe en el último número de The New York Review of Books que el artículo de Shaw está "cuidadosamente razonado" y sostiene que "puede alterar de forma dramática la visión de los primeros cristianos". Sin embargo, al igual que biógrafos de Nerón como Edward Champlin o Donatien Grau, Bowersock sí cree que se produjeron asesinatos de cristianos tras el incendio.

    Los argumentos de Shaw, autor de ensayos como Sacred Violence: African Christians and Sectarian Hatred in the Age of Augustine (2011), se basan sobre todo en un análisis del párrafo del historiador romano Tácito en el que describe las persecuciones, el único documento que habla de ellas aparte de una breve referencia de Suetonio. En sus Anales, escritos unos 60 años después del incendio de Roma, Tácito escribe: "Nerón buscó rápidamente un culpable e infligió las más exquisitas torturas sobre un grupo odiado por sus abominaciones, que el populacho llama cristianos. Cristo, de quien toman el nombre, sufrió la pena capital durante el principado de Tiberio de la mano de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilatos, y esta dañina superstición resurgió no sólo en Judea, fuente primigenia del mal, sino también en Roma, donde todos los vicios y los males del mundo hallan su centro y se hacen populares. Por consiguiente, se arrestó primeramente a todos aquellos que se declararon culpables; entonces, con la información que dieron, una inmensa multitud fue presa, no tanto por el crimen de haber incendiado la ciudad como por su odio contra la humanidad. Todo tipo de mofas se unieron a sus ejecuciones. Cubiertos con pellejos de bestias fueron despedazados por perros y perecieron, o fueron crucificados, o condenados a la hoguera y quemados para servir de iluminación nocturna, cuando el día hubiera acabado" (Traducción de Crescente López de Juan). Richard Holland define este texto en Nero. The man behind the myth como "el documento secular de la antigüedad examinado con una mayor profundidad".

    Monografias.com

    El profesor de Princeton sostiene que se trata de "un completo anacronismo", que en realidad Tácito hablaba más de su época que de la de Nerón, donde los cristianos todavía eran muy minoritarios en Roma y es muy posible que ni siquiera fuesen conocidos por ese nombre. Si las acusaciones hubiesen tenido tal magnitud, es insólito que ningún otro autor hablase de ellas, que no exista ningún documento que las describa, a sabiendas que en aquella época vivían historiadores como Séneca, Flavio Josefo, Dión Crisóstomo y Plutarco. Para Shaw, sin duda se produjeron persecuciones después del incendio, dado que Nerón necesitaba encontrar cabezas de turco, pero no pudieron ir dirigidas a los cristianos, que entonces no estaban señalados como un culto pernicioso. "La conexión específica de los cristianos con el gran fuego de Roma se desarrolló más tarde. La mayoría de las fuentes que han llegado hasta nosotros indican que en torno al año 100", escribe el profesor Shaw con grandes fundamentos, puesto que respecto al incendio historiadores posteriores como Suetonio y Dión Casio cuentan que mientras Roma ardía, Nerón cantó, vestido para la ocasión, el Iliou persis (el Saqueo de Troya). Sin embargo, según Tácito en su obra "Anales", Nerón se encontraba en Antium (actual Anzio) en el momento del incendio, y además afirma que el que Nerón tocara la lira o la cítara y cantara mientras la ciudad ardía había sido tan sólo un rumor.

    Sus argumentos van más allá de Tácito y estudia lo poco que se conoce de la muerte de Pedro y de Pablo. Sobre el primero, apenas se tiene información, ni siquiera si fue ejecutado y tampoco si ocurrió en Roma o Jerusalén. Lo más probable es que muriese en torno al año 50. En cuanto a Pablo —un apóstol cuya vida analiza Emmanuel Carrère es su último libro, El Reino— fue ejecutado en Roma, en torno al año 60, pero la acusación no tenía nada que ver con el hecho de ser cristiano, sino por agitador. "Nerón fue muy famoso, amado por el pueblo, pero sin embargo fue odiado por el Senado y otras élites de Roma, que le describieron como un ser maligno", explica Shaw. "Al construir su historiografía, autores cristianos como Eusebio encontraron muy fácil retomar esos argumentos. Marco Aurelio persiguió a cristianos, pero fue siempre definido por esas mismas élites como un gran gobernante". La gran historiadora Mary Beard lo dice de otra manera: "Nunca sabremos si emperadores como Nerón fueron depuestos porque eran malos y fueron definidos como malos precisamente porque fueron depuestos".

    Monografias.com

    Dejando esto atrás, sin embargo, los romanos sí persiguieron a los cristianos, pero según los fundamentos presentados las persecuciones empezaron en el año 81 d.C. con Domiciano:

    2.1.1 La persecución de Domiciano

    Entre los numerosos cristianos martirizados durante esta persecución (81 y 96 d.C.) estaban Simeón, obispo de Jerusalén, que fue crucificado. Flavia, hija de un senador romano, fue asimismo desterrada al Ponto; y se dictó una ley diciendo: «Que ningún cristiano, una vez traído ante un tribunal, quede exento de castigo sin que renuncie a su religión».

    2.1.2 La persecución de Trajano

    Entre 109 y 111 d.C., Plinio el Joven fue enviado por el emperador Trajano (98-117) a la provincia de Bitinia como gobernador. Durante su mandato, Plinio encuentra a los cristianos, y escribe al emperador sobre ellos. El gobernador indicó que había ordenado la ejecución de varios cristianos. Sin embargo, no estaba seguro de qué hacer con aquellos que dijeron que ya no eran cristianos, y pidió a su consejo de Trajano. El emperador respondió que los cristianos no deben ser buscados y que las acusaciones anónimas deben ser rechazadas como una muestra «indigna de nuestra época», y si se retractan y «adoran a nuestros dioses», deben ser liberados. Los que persistan, sin embargo, deben ser castigados.

    2.1.3 La persecución de Marco Aurelio

    Parte del problema que los cristianos tuvieron durante esta época, fue mayormente provocada por el populacho, que saqueó a las comunidades cristianas de Asia Menor. Sin embargo, la condena de Marco Aurelio al cristianismo, tuvo repercusiones tan conocidas como la condena a muerte de Justino, que ocurrió durante esta época. La Persecución de Lyon, que fue precedida por la violencia colectiva incluyendo asaltos, robos y lapidaciones (Eusebio, Historia eclesiástica 5.1.7), provocó la aniquilación de la floreciente cristiandad de esta ciudad (según se dijo, por ateísmo e inmoralidad). Otros cristianos conocidos fueron torturados y martirizados en este momento, como Potino o Blandina.

    2.1.4 La persecución de Septimio Severo

    Otro emperador bajo quien los cristianos sufrieron fue Septimio Severo, que gobernó desde el 193 hasta el año 211 d.C. Durante su reinado, Clemente de Alejandría dejó escrito: «Muchos mártires son quemados a diario, confinados o decapitados, ante nuestros ojos».

    Septimio Severo usó la persecución como pretexto para atribuir a los cristianos la peste y el hambre que asolaban el imperio; en esta persecución, especialmente violenta, sufrieron martirio Santa Cecilia y su esposo Valeriano y tuvo lugar el famoso episodio de la Legión fulminante.

    El emperador Severo quizás no estaba personalmente en contra de los cristianos, pero la iglesia estaba ganando poder y la adhesión masiva de fieles condujo al sentimiento popular anti-cristiano y su persecución en Cartago, Alejandría, Roma y Corinto aproximadamente entre 202 y 210 d.C.

    En el año 202 Septimio promulgó una ley que prohibió la difusión del cristianismo y el judaísmo. Este fue el primer decreto universal prohibiendo la conversión al cristianismo. Estallaron violentas persecuciones en Egipto y África del Norte. Leonidas, defensor del cristianismo, fue decapitado; su hijo Orígenes fue perdonado porque su madre escondió su ropa. Una joven fue cruelmente torturada y luego quemada en una caldera de brea ardiente con su madre. Perpetua y Felicidad fueron martirizadas durante este tiempo, al igual que muchos estudiantes de Orígenes de Alejandría.

    2.1.5 La persecución de Maximino

    Maximino el Tracio inició una persecución dirigida principalmente contra los jefes de la Iglesia en el año 235. Una de sus primeras víctimas fue Ponciano, que con Hipólito fue desterrado a la isla de la Cerdeña.

    2.1.6 La persecución de Decio

    La persecución de Decio arrojó numerosos eremitas a los bosques; entre sus mártires se cuentan el papa San Fabián y Santa Águeda; el célebre Orígenes sufrió tales tormentos que murió después a consecuencia de ellos. La persecución de los cristianos se extendió a todo el Imperio durante el reinado de Decio y marcó de forma duradera a la iglesia cristiana.

    En enero de 250, Decio publicó un edicto por el que se requería que todos los ciudadanos hicieran un sacrificio para mayor gloria del emperador en la presencia de un oficial romano y así obtener un certificado (Libellus) que demostrara que lo habían hecho. En general, la opinión pública condenaba la violencia del gobierno y se admiraba de la resistencia pasiva de los mártires con lo que el movimiento cristiano se fortaleció. La persecución de Decio cesó en 251, pocos meses antes de su muerte.

    La persecución de Decio tuvo repercusiones duraderas para la iglesia: ¿Cómo deben ser tratados los que habían comprado un certificado o había hecho realmente el sacrificio? Parece que en la mayoría de las iglesias, los apóstatas fueron aceptados de nuevo al seno de la iglesia, pero algunos grupos se le negaron la entrada a la iglesia. Un siglo y medio más tarde, san Agustín discutió con un influyente grupo llamados Donatistas, que se separó de la Iglesia Católica porque ésta abrazó a los que se habían acobardado.

    2.1.7 La persecución de Valeriano

    Bajo el reinado de Valeriano, que subió al trono en 253, todos los clérigos cristianos fueron obligados a sacrificar a los dioses romanos. En un edicto de 257, el castigo fue el exilio, en 258, el castigo era la muerte. Senadores cristianos, caballeros y damas fueron también obligados a sacrificar, bajo pena de fuertes multas, reducción de rango y, más tarde, la muerte. Por último, se prohibió a todos los cristianos visitar sus cementerios. Entre los ejecutados por Valeriano se encuentran: San Cipriano, obispo de Cartago, y Sixto II, obispo de Roma. Según una carta escrita por Dionisio durante este tiempo, «hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, doncellas y matronas, soldados y civiles, de toda edad y raza, algunos por la flagelación y el fuego, otros por la espada, han conquistado en la lucha y ganado sus coronas». La persecución terminó con la captura de Valeriano por Persia. Su hijo y sucesor Galieno, revocó los edictos de su padre.

    Una orden de arrestar a un cristiano, de fecha 28 de febrero 256, se encontró entre los Papiros de Oxirrinco (P. Oxy 3035). En el documento no se detallan los motivos de la detención.

    2.1.8 La persecución de Diocleciano

    La persecución de Diocleciano fue la más grave, pues este quiso reformar el imperio en todos los aspectos y una parte muy esencial de su política era reforzar el culto imperial. Fue instigado a ella por los césares Maximiano y Galerio; hasta ciudades enteras cristianas fueron arrasadas. Fue tan larga esta persecución que fue llamada la Era de los mártires, y entre los más célebres se cuentan varios papas, San Sebastián, San Pancracio y Santa Inés.

    2.1.9 La persecución de Juliano

    Juliano el Apóstata fue el último emperador pagano del Imperio romano. Se crio en un momento en que el paganismo estaba en declive, en Roma. Al ser proclamado augusto en el año 361, Juliano de inmediato declaró su fe a los antiguos dioses romanos y buscó provocar un renacimiento pagano. Sin embargo, fue asesinado en Persia en el año 363 y su intento de restaurar el paganismo finalmente fracasó.

    Juliano utilizó muchos métodos para romper sutilmente la Iglesia. Recordó a los obispos que habían sido desterrados por las enseñanzas heréticas, el clero fue despojado de su derecho a viajar por cuenta del Estado (como lo habían hecho anteriormente) y prohibió a los cristianos enseñar obras clásicas tales como la Ilíada o la Odisea. Juliano fue sustituido por el emperador cristiano Joviano.

    En suma, los cristianos fueron perseguidos por 282 años (entre 81 d.C. hasta el año 363). Aunque no se tiene un número exacto de cuántos de ellos murieron se calcula que fueron menos de 20000. Teniendo en cuenta que por esos siglos los cristianos eran muy escasos y la mayor población la hacían los paganos. Además de todo, si bien es cierto que los romanos promulgaron leyes contra los cristianos, muchos de ellos no procedían a matar directamente.

    2.2 LA LLEGADA DEL CRISTIANISMO AL PODER

    Los cristianos dejan de ser perseguidos a partir del año 363 con el segundo emperador cristiano (Joviano). Sin embargo su poderío empieza a notarse a partir del año 306, con la llegada de Constantino I, por tal motivo, como ya lo expliqué, el emperador Juliano intentó reformar el paganismo sin obtener ningún resultado.

    La razón del poderío cristiano se centra, sobre todo, en la divinidad de Cristo. Con esto, de alguna forma, la religión afirmaba la existencia de dios con un fundamento material, Jesús.

    Jesús fue considerado divino luego del Concilio de Nicea I, aproximadamente 300 años después de su muerte. Esto se dio gracias a la astucia de Constantino I,  el emperador era consciente de las numerosas divisiones que existían en el seno del cristianismo, por lo que, siguiendo la recomendación de un sínodo dirigido por Osio de Córdoba en ese mismo año, decidió convocar un concilio ecuménico de obispos en la ciudad de Nicea, donde se encontraba el palacio imperial de verano. El propósito de este concilio era establecer la paz religiosa y construir la unidad de la Iglesia cristiana. En aquellos momentos, la cuestión principal que dividía a los cristianos era la denominada controversia arriana, es decir, el debate sobre la naturaleza divina de Jesús. Un sector de los cristianos, liderado por el obispo de Alejandría, Alejandro, y su discípulo y sucesor Atanasio, defendía que Jesús tenía una doble naturaleza, humana y divina, y que por tanto Cristo era verdadero Dios y verdadero hombre; en cambio, otro sector liderado por el presbítero Arrio y por el obispo Eusebio de Nicomedia, afirmaba que Cristo había sido la primera creación de Dios antes del inicio de los tiempos, pero que, habiendo sido creado, no era Dios mismo. Unos decían que Jesús era una creación más, y otros que eran el mismo Dios. Aquí es donde interviene El Grande y combina sentimientos políticos y religiosos, pues tras la victoria que logró sobre Majencia en el año 312 se convirtió al cristianismo, según él había invocado al Dios de los cristianos y este le había ayudado. Teniendo esto de referencia se analizan los siguientes puntos: 1. Hay un desorden total por la decisión divina de Jesús 2. La última palabra la tiene el emperador romano cuya inspiración y ego ha sido alzada gracias al Dios Padre cristiano, es fácil concluir la decisión final.

    Monografias.com

    2.2.1 Transmutación cristiana

    El término transmutación no tiene definición en términos religiosos, sin embargo yo la considero como el conjunto de costumbres no propias de una religión ocasionadas por diversas razones sociales, entre ellas, la conversión a más feligreses.

    Desde la Navidad hasta el Jesús resucitado al tercer día, muchas creencias son invenciones y burlas al conocimiento del pueblo. No lo digo yo, un errante y simple humano, lo dice la historia, Madre de la conciencia y el Desarrollo.

    Todos nos hemos preguntado alguna vez cómo es posible que el año, en la era cristiana, comience el 1 de enero, aunque el nacimiento de Cristo, punto de partida teórico del cómputo del tiempo en esta era, se haya fijado un 25 de diciembre. El hombre de hoy suele despachar la contradicción encogiéndose de hombros o rechazando como "patraña" la integridad del hecho navideño. Pero estos fáciles expedientes se complican cuando constatamos que el 25 de diciembre era también una gran fiesta en el mundo romano, y que la noche del 24 al 25 de diciembre marca asimismo el solsticio de invierno, la noche más larga del año. La documentación histórica hará el resto: descubriremos así que tras la Navidad se oculta una de las constantes más profundas del alma de la cultura europea, no sólo con respecto al nacimiento del llamado "Jesús" sino que además otros tantas coincidencias tan evidentes.

    Monografias.com

    El cristianismo de los primeros tiempos tuvo que competir con varios de los misterios de Asia Menor y en especial con el Mitraísmo, la gran religión del imperio de la que tanto tomó y a la que sólo se pudo imponer con el apoyo de Constantino y sus sucesores, ya bien avanzado el siglo III. Cristo nació el 25 de diciembre de una Virgen, y en la misma fecha, que es el solsticio de invierno, nacieron Atis, de la Virgen Nana; Buda, de la Virgen Maya; Krishna, de la Virgen Devaki; Horus, de la Virgen Isis, en un pesebre y en una cueva. También Mitra nació el 25 de diciembre, de una virgen, en una cueva y lo visitaron pastores que le trajeron regalos. Y de una virgen también nació Zoroastro o Zaratustra.

    Monografias.com

    Atis murió por la salvación de la humanidad crucificado en un árbol, descendió al submundo y resucitó después de tres días. Mitra tuvo doce discípulos; pronunció un Sermón de la Montaña; fue llamado el Buen Pastor; lo consideraron la Verdad y la Luz, el Logos, el Redentor, el Salvador y el Mesías; se sacrificó por la paz del mundo; fue enterrado y resucitó a los tres días; su día sagrado era el domingo y su religión tenía una eucaristía o Cena del Señor en que decía: "El que no coma de mi cuerpo ni beba de mi sangre de suerte que sea uno conmigo y yo con él, no se salvará". Buda fue bautizado con agua estando presente en su bautizo el Espíritu de Dios, enseñó en el templo a los 12 años, curó a los enfermos, caminó sobre el agua y alimentó a quinientos hombres de una cesta de bizcochos; sus seguidores hacían votos de pobreza y renunciaban al mundo; fue llamado el Señor, Maestro, la Luz del Mundo, Dios de Dioses, Altísimo, Redentor y Santo; resucitó y ascendió corporalmente al Nirvana. Dioniso también resucitó y fue llamado Rey de Reyes, Dios de Dioses, el Unigénito, el Ungido, el Redentor y el Salvador. Horus fue bautizado en el río Eridanus por Anup el Bautista que fue decapitado; a los 12 años enseñó en el templo y fue bautizado a los 30; fue llamado el "Ungido", la Verdad, la Luz, el Mesías, el Hijo del Hombre, la Palabra Encarnada, el Buen Pastor y el Cordero de Dios; hizo milagros, exorcizó demonios, resucitó a Azarus y caminó sobre el agua; pronunció un Sermón de la Montaña y se transfiguró en lo alto de un monte; fue crucificado entre dos ladrones y resucitó después de ser enterrado tres días en una tumba.

    Monografias.com

    Krishna fue hijo de un carpintero, su nacimiento fue anunciado por una estrella en el oriente y esperado por pastores que le llevaron especias como regalo; tuvo doce discípulos; fue llamado el Buen Pastor e identificado con el cordero; también fue llamado el Redentor, el Primogénito y la Palabra Universal; hizo milagros, resucitó muertos y curó leprosos, sordos y ciegos; murió hacia los 30 años por la salvación de la humanidad y el sol se oscureció a su muerte; resucitó de entre los muertos, ascendió al cielo y fue la segunda persona de una Trinidad. Zoroastro fue bautizado en un río con agua, fuego y viento santo; fue tentado en el desierto por el Diablo y empezó su ministerio a los 30 años; expulsó demonios y le devolvió la vista a un ciego; predicó sobre el cielo y el infierno, sobre la resurrección, el juicio, la salvación y el apocalipsis.

    Monografias.com

    Ni siquiera es original que Jesucristo haya enseñado con parábolas, narraciones fingidas con que pretende explicarnos su tan presumido Reino de los Cielos, pues Krishna y los budistas también recurrieron a ese género y asimismo los jainistas, de quienes provienen las parábolas del hijo pródigo y el sembrador.

    Con todos aquellos relatos, la cristiandad sedujo a las masas y se apoderó de sus mentes, teniendo, según ellos, la potestad de la verdad.

    2.3 LAS PERSECUCIONES CRISTIANAS

    Después de casi 700 años de libertad y apoyo por parte de los reinados vigentes de acuerdo a la época, los cristianos lograron tomar el control. Cuando los emperadores romanos convierten el cristianismo en religión estatal en el siglo IV, los herejes empiezan a considerarse enemigos del Estado. En el año 1095, finalmente, nacen cruzadas para luego convertirse en la "Santa Inquisición". Este tema los abordaré en un capítulo aparte, puesto que es muy extenso.

    CAPÍTULO 3:

    Poderío papal del cristianismo-católico

    Como lo he escrito en el párrafo anterior el abuso del poder por parte de esta organización empieza con las cruzadas, que fueron expediciones emprendidas en cumplimiento de un solemne voto para liberar los Lugares Santos de la dominación musulmana, pero en realidad fueron motivadas por los intereses expansionistas de la nobleza feudal, el control del comercio con Asia y el afán hegemónico del papado sobre las monarquías y las iglesias de Oriente, aunque se declararan con principio y objeto de recuperar Tierra Santa para los peregrinos. Luego de esto viene la Santa Inquisición, creada oficialmente por Gregorio IX, la masacre histórica más sanguinaria del mundo conocido. Finalmente esta religión se presenta "noble" con papas como Juan Pablo o Benedicto, sin embargo sigue siendo la misma abusiva y represora, he aquí mis argumentos.

    3.1 URBANO II (Odón de Chantillón) 1088-1099

    Fue papa entre el año 1088 y 1099. Lanzó la primera cruzada. Fue un sobornador, prometía indulgencias a todo aquel que fuera a participar en esta cruzada, de esa forma iba todo tipo de delincuentes: asesinos, violadores, ladrones, traidores, etc. Introdujo en Occidente la guerra santa (guerras para el bien de dios y del hombre), con la concomitante promesa del cielo para los que murieran en ella. Y he aquí el origen del gran negocio de las indulgencias que aunado a la venta de reliquias tan provechoso habría de serie a la Iglesia en los siglos venideros. Vendían astillas de la cruz de Cristo, púas de la corona de espinas, plumas del arcángel San Gabriel, prepucios del niño Jesús, sangre menstrual de la Virgen, etc.