Estudio de Marcos 10: 17-22



Delimitación del texto (análisis literario)

Mc 10. 17-18: El joven rico se acerca a Jesús para pedirle que debe hacer para heredar la vida eterna.

Mc 10. 19-20: Jesús le dijo que si ya sabia los mandamientos [amor al prójimo] y él le dijo que sí desde la juventud.

Mc 10. 21-22: Jesús al verle le "amó" y le dijo que una cosa le hacia falta, vender todo lo que tenia y dárselo a los pobres. El sé entristeció y no pudo hacer esto.

1.1. Personajes

1.2. Palabras claves

1.3. Sinopsis

Mateo 19. 16-22

Marcos 10. 17-22

Lucas 18. 18.23

16 En esto se le acercó uno y le dijo: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?»

17 El le dijo: « ¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.»

18 « ¿Cuáles?» - le dice él. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio,

19 honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo.»

20 Dícele el joven: «Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?»

21 Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme.»

22 Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.

17 Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arodillándose ante él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»

18 Jesús le dijo: « ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.

19 Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre[2]

20 El, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.»

21 Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.»

22 Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.

8 Uno de los principales le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»

19 Le dijo Jesús: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.

20 Ya sabes los mandamientos: No cometas adulterio, no mates, no robes, no levantes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.»

21 El dijo: «Todo eso lo he guardado desde mi juventud.»

22 Oyendo esto Jesús, le dijo: «Aún te falta una cosa. Todo cuanto tienes véndelo y repártelo entre los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego, ven y sígueme.»

23 Al oír esto, se puso muy triste, porque era muy rico.

Aquí es interesante como aparece el mandamiento "amaras a tu prójimo como a ti mismo". Otra sería ¿Ser perfecto?

¿No seas injusto? En la versión internacional este mandamiento aparece como "no defraudes" ¿es uno de los mandamientos?

El Hombre era uno de los principales, posiblemente fariseo porque los saduceos no creían en la vida eterna.

1.4. Análisis narrativo

Segmento

del texto

Sujetos/

actantes

Acciones

Tempora-

lidad

Lugar/es

Pares de

tensión y o oposición

Foco de

Atención

Marco

10. 17a

Jesús

Camina

Proba-blemente

en la mañana

El camino a Jerusalén

Caminar

Un destino

10. 17b

El rico

Corre, se arrodilla y pregunta

Detiene a Jesús en su camino

La pregunta

Querer saber

10. 18

Jesús

Responde

No le gusta la afirmación de ser bueno

¿Quién es bueno?

Dios es bueno

10. 19

Jesús

Pregunta

¿Conoce el rico los manda-mientos?

Solo cinco de los manda-

mientos

¿La ley?

10. 20

El rico

Responde

El rico

asegura guardar los manda-mientos

Desde su juventud

La tradi-

ción

10. 21a

Jesús

Lo vio y le amó

Amar

Com-pasión

10. 21b

Jesús

Dijo

Según Jesús, al rico algo le hacia falta

Despo-

jarse de las riquezas

Las y

los

pobres

10. 22

El rico

Se marchó

El rico

No esta-

ba de acuerdo

con la petición

Amor a sus bienes

La riqueza

1.5. Preguntas al texto

¿Quién era el hombre rico que se acercó a Jesús?

¿Por qué se arrodilló ante Jesús?

¿Cuál era el interés del hombre al preguntarle a Jesús acerca de la vida eterna?

¿Por qué el autor de Marcos pone dentro de los mandamientos "no seas injusto o no defraudes"?

¿Por qué era necesario para el hombre rico dejar todo lo que tenia y dárselo a los pobres, según Jesús?

¿Cuál era la intensión de Jesús al recordarle los mandamientos?

¿Si el autor dice que Jesús le amo, por qué no le permitió salvarlo?

¿Por qué razón Jesús le dicta al joven dar todo lo que tiene a los pobres, sin antes preguntarle si él estaba en condiciones de hacerlo?

¿El joven se acerco a Jesús para seguirle, o solamente estaba pidiendo un consejo?

1.6. Códigos

Honor y vergüenza: El joven rico no dispuso sacrificar sus riquezas[3]para seguir a Jesús, porque tuvo temor de la pobreza o de llegar a ser pobre por la causa del Reino de Dios.

Pureza: El sabía que estaba en juego su reputación y si era un fariseo (probablemente), lo de la pureza tenia que pasar a otro plano, pues, en el movimiento de Jesús la prioridad estaba centrada en las y los pobres.

Parentesco: Las y los que venían ante Jesús para seguirle tenían muy en claro que debían dejarlo todo (familia, amigos y bienes). Al hombre rico, Jesús le estaba pidiendo que dejara las riquezas, en especial, cosa que creemos que tenia que ver también con las personas con las cuales el obtuvo el dinero.

Aspectos principales de la situación sociopolítica y religiosa de Palestina en el Siglo I

2.1 Aspectos políticos

2.2. Aspectos Socioeconómicos

2.3. Aspectos religiosos

a) Para estudiar el contexto religioso es necesario hacer uso de los evangelios y de literatura extrabíblica como ser, por ejemplo, las obras del historiador flavio Josefo (37-100 d. C.) las cuales presentan cuatro grupos religiosos claramente definidos como ser: los fariseos, los saduceos, los zelotes y los esenios.

b) Los fariseos. Este movimiento enfatizó la enseñanza de la escritura, especializándose en el estudio de la Torá.

c) Los saduceos. Formaban un grupo rico y con influencia política, de manera que gobernaban el Sanedrín.

d) Los esenios. Vivían como una comunidad separada y trabajaban la tierra.

e) Los zelotes. Se les puede definir como revolucionarios, nacionalistas, críticos de los saduceos, los fariseos, el templo y de las demás instituciones.

2.4. Grupos sociales que percibo en mi país

En nuestro país como en la mayoría de los países latinoamericanos, hay dos grupos de posición social como ser: Las/os ricos dueños de los medios de producción (tierras y empresas multinacionales) y las/os pobres obreros que no los tienen. Trabajan muchas horas para poder llevar el sustento a sus familias.

Es evidente que dentro de estos grupos sociales, tenemos unos organizados e institucionalizados como: Las y los del sector educación, salud, medios de comunicación, religioso (Católicos y protestantes) y grupos sindicales.

Pero cuando hablamos de las y los que se ven más desprotegidos y de las y los que se ven más afectadas/os por todo este sistema de cosas tenemos:

2.5. Similitudes entre la situación de Palestina en el siglo I y la de nuestras comunidades actualmente

Compartimos una similar experiencia en cuanto a tener un imperio que nos gobierna (E. U.). Ciertos grupos de personas que nos controlan y nos dictan las normas que tenemos que seguir como ser: los políticos, los medios de comunicación y los religiosos cuando en cierta medida alienan a las personas en busca de sus propios intereses.

Tenemos una situación de enorme desigualdad entre los seres humanos. Las/os que están en los puestos de poder y las/os que no lo están. Un gran índice de personas desempleadas, sin posesión de tierras, vivienda, alimento adecuado y atención a la salud. Tenemos varios grupos políticos disputándose los puestos de poder, diferencias entre los diferentes grupos eclesiásticos y problemas entre civiles y militares y alto nivel de delincuencia.

Diferencias

No es el mismo contexto. Estamos en la modernidad (informática y tecnología) con mucha contaminación ambiental, mejor circulación por medio del transporte, mayor circulación de documentos, más población concentrada en la ciudad y la posibilidad de dar tratamiento y cura a algunas enfermedades, mayor índice de mortalidad infantil y mas polución en las ciudades.

2.6. Contexto en Marcos

1. Marcos refleja las circunstancias en que vivían las comunidades cristianas en Roma para los años 60 a 70.

2. Ellos necesitaban una clarificación de los fundamentos de su fe. El evangelio de San Marcos es entonces una catequesis de la persona de Jesús.

3. Algunos de los conflictos que la iglesia estaba atravesando en aquella época eran:

a. Conflictos con los fariseos

b. La observación del Sábado

c. Rechazo del legalismo

d. Debates entre los judíos y los seguidores de Jesús.

e. Perdón de los pecados y obediencia a la Ley.

f. persecución

Acercamiento al texto

Nos parece evidente que a Jesús le encantaba el conocer y el hablar con las personas,  una de las cosas más fascinantes de los evangelios es el poder leer acerca de las entrevistas que se daban entre Jesús y personas que estaban buscando la verdad. Jesús siempre estaba listo para escuchar los problemas de los demás, estaba siempre listo para contestar sus preguntas mientras caminaba por las diferentes calles de Palestina. Jesús vivía con el objetivo principal de dirigir a los hombres y a las mujeres al camino del Reino de Dios.  Pero algo que Jesús nunca hizo fue, comprometer o cambiar el mensaje, nunca lo acomodo a nadie no importaba quien fuera.

  Una de estas entrevistas se dio entre un hombre rico y Jesús, en cuyo encuentro, para ser mas específicos, pasaremos a hacer un acercamiento de la perícopa de Marcos 10.17-22, tomando en consideración solamente tres de los puntos que, a nuestra manera de ver (con un énfasis teológico), sobresalen en el sentido del mensaje de la misma. Vemos:

  3.1. La Clave de La Vida Eterna

Antes que nada nos parece apropiado, según Xavier Pikaza, en no olvidarnos que Jesús está avanzado desde 8.31 en una marca que le pone en manos de las autoridades de Israel, y que en 9.31, ha definido como experiencia radical de entrega. El hombre rico quiere alcanzar la vida eterna al modo israelita, cumpliendo el mandamiento de la ley y manteniendo, al mismo tiempo, sus riquezas. Pues bien Jesús ese nivel y quiere ofrecerle la mas honda palabra de lo humano, la verdad del verdadero mesianismo: le dice que no espere a que le quiten lo que tiene, que no espere que le entreguen por la fuerza; que entregue él mismo su fortuna, que la ponga al servicio de los pobres, para asumir de una manera personal el nuevo proyecto y realidad del reino[4]Es evidente que según el rico, para entrar en la vida eterna, se requieren condiciones que superan a lo que exige la ley[5]

El hombre pregunta a Jesús qué debe hacer para alcanzar la vida eterna. Jesús le contesta que debe cumplir con los mandamientos... y menciona seis de los diez mandamientos. La lista mencionada presenta los mandamientos que se refieren al trato con los demás. El hombre le responde afirmando que estos mandamientos los había observado desde su juventud. Con cariño Jesús le dice: "anda, vende todo lo que tienes y dárselo a los pobres. Así tendrás riquezas en el cielo. Luego, ven y sígueme" (Mc.10.21). Nuevamente el camino para alcanzar la plenitud de vida está en cumplir los mandamientos. Pero, como en el texto anterior, el cumplir los mandamientos alcanza su plenitud en el amor al prójimo, esta vez manifestado en lo que se puede exigir de un rico como prueba de amor, que es vender lo que tiene y dáselo a los pobres, hacer justicia a los pobres.

3.2. Los mandamientos (la ley) (Mc 10. 19)

En esta sección los mandamientos que el autor cita: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre, que están muy relacionados con la interacción hacia las y los demás seres humanos, hasta cierto punto, están superados por el hombre rico. El cumplimiento de la ley no parece ser, según Jesús, lo necesario para poder tener acceso al reino, pues, hasta donde entendemos, es esa misma ley mal entendida la que no lo hace libre para poder aceptar la propuesta.

En ese sentido el rico, más que un buen observador de la ley, es victima de ella misma (entendida desde el judaísmo) porque no le permite otra opción para poder tener acceso a la vida eterna o al reino de Dios. La ley se muestra como el sistema al cual se debe seguir, sino seria estar fuera de la lógica del actuar humano. Es por eso que según Pikaza:

"En perspectiva de sistema, sobre la ley no hay nada: somos funcionarios de una maquina legal, sin mas diversión que el espectáculo que pasa, en un mundo de representaciones del sistema y burocracia. Pues bien, por encima de la ley y las representaciones del sistema se ha elevado Cristo, descubriendo el valor de la persona, como libertad creadora, abierta a la gracia, capaz de perdón y vida eterna"[6].

Ese sistema que nos envuelve y nos condena y que se presenta ante nuestros ojos casi como una fatalidad. Su fuerza de presión es tan poderosa y la cultura que segrega es de tal forma coherente, que esta situación termina por parecer normal, inscrita incluso en la naturaleza de las cosas o en la voluntad de Dios.

3.3. El amor al prójimo/a

Jesús resume toda la ley en una sola palabra, amor (12.28-34). El amor es total, incondicional, desinteresado e indivisible (a Dios y al prójimo). El propósito del evangelio es proclamar y practicar el amor de Dios para que otros y otras le reciban y le comuniquen. Comunicar el amor de Dios significa, en el caso concreto de un rico, deshacerse de sus posesiones a beneficio de las y los pobres[7]

Mejor no puede ser la declaración de Dietrich Bonhoeffer, cuando dice que:

"Entre mi prójimo y yo está Cristo. Por eso no me está permitido desear una comunidad directa con mi prójimo. Únicamente Cristo puede ayudarle, como únicamente Cristo ha podido ayudarme a mí. Esto significa que debo renunciar a mis intentos apasionados de manipular. Forzar o dominar a mi prójimo. Mi prójimo quiere ser amado tal y como es, independientemente de mí, es decir, como aquel por quien Cristo perdonó y destino a la vida eterna"[8].

Esto quiere decir, según Bonhoeffer, que no podemos encontrar al prójimo sino es a través de Cristo, o sea, "Encontrar al Señor es antes que nada ser encontrados por Él"[9]. "La proclamación del Reino de Dios no es mas que la revelación del amor incondicional de Dios. La respuesta que se pide es que abramos nuestros corazones a este amor y lo expresemos amando al prójimo. Es este círculo de amor el que se encuentra en el origen de la sociedad nueva provista por Jesús[10]

3.4. Las y los pobres como prójimos y prójimas que claman

¿Quién escucha hoy el clamor de las y los oprimidos que sube del corazón de la tierra? Realmente necesitamos una revolución mundial en nuestras mentes, una revolución mundial en nuestros hábitos, una revolución mundial en nuestras sociedades, para que este clamor sea efectivamente oído y atendido. Leonardo Boff lo entiende así:

Que si las Iglesias cristianas y las religiones tienen hoy alguna relevancia social, consiste exactamente en eso: en no permitir que permanezcamos sordos al clamor de los oprimidos; en hacer que ese clamor sea llevado a todos los foros mundiales y conseguir que encuentre cajas de resonancia para que pueda ser escuchado con eficacia[11]

El verdadero teólogo o teóloga o agente pastoral, es el que tiene la fuerza de percibir y de confesar su debilidad y, por ende, el que tiene la fuerza de hacerse débil con los débiles, hasta el logro de la victoria[12]Rolando Gonzáles Patricio haciendo memoria por la pasión de los que gimen, dice que "cuando en nuestra América José Martí orientaba "bajarse hasta los infelices y alzarlos en los brazos, con el fuego del corazón deshelar la América coagulada" no estaba señalando una ruta ajena a su propia vida"[13].

Se trata de integrar la dimensión de la justicia, consistente en considerar a las y los demás como dignos de respeto en función de su humanidad, con la noción de cuidado o solicitud que implica atención particular a los más indigentes y desprotegidos/as[14]

Optar por las y los pobres de acuerdo a Pedro Casaldáliga "significa "volverse hacia"[15], entregarse, comprometerse. Cuando se opta por los pobres, se opta contra las causas, las estructuras, los sistemas que hacen pobres a los pobres y les impiden vivir con dignidad esa condición humana histórica, de hijos e hijas de Dios, hermanos y hermanas.

Es necesario ante todo.

Abrir los ojos a esa realidad: darse cuenta de que estamos en un mundo en el que las tres cuartas partes de la humanidad sobreviven malviviendo en la pobreza y la miseria, mientras unos pocos viven en islas de bienestar y hasta de opulencia; es preciso darse cuenta de que para la inmensa mayoría de la humanidad el simple hecho de sobrevivir diariamente es una difícil aventura[16]

Cuando se habla de hijas e hijos bien amados, casi todas las Iglesias no han aprendido todavía la lección y permanecen todavía en el Antiguo Testamento. La condición para comprender la buena nueva es bucear sin retorno en el infierno de las y los oprimidos. Porque ahí se descubre el cielo del Dios de Jesucristo. Y ese es el único cielo que vale la pena porque incluye a todos los que nosotros excluimos.

El rico que después de haberse despojado de sus bienes y que desee caminar por los meandros de los oprimidos, debe estar dispuesto/a a vivir un total desprendimiento. No podrá tener sus tiempos regulados, deberá renunciar a sus acostumbrados descansos, pues los pobres no descansan ni sus problemas dependen de nuestros horarios. No renunciara a pensar porque el pensar es un hábito de la mente y un aguijón del espíritu.

Es por eso que según Miguez Bonino, "hay una sola manera de estar con Jesucristo, y es estar junto a aquellas/os con quienes el se ha colocado para siempre: al lado de los pobres, de los que tienen hambre, de los encarcelados"[17].

Conclusiones

Bibliografía

Amaladoss, Michael. Vivir en libertad. Estella: Editorial Verbo Divino, 2000.

Adán, José Pérez y Jesús Ballesteros. Sociedad y medio ambiente, Madrid: Editorial Tratta, 2000.

Bonino, José Miguez. Ama y haz lo que quieras. Hacia una ética de la nueva humanidad. Buenos Aires: Editorial la Aurora, 2006.

Bonhoeffer, Dietrich. Escritos esenciales. Introducción y edición de Robert Coles. Santander: Editorial Sal Terrae, 1998.

Boff, Leonardo. Opción por los pobres, teología de la liberación y socialismo hoy. En José María Vigil, editor, La opción por los pobres. Santander: Editorial Sal Terrae, 1991.

Casaldáliga, Pedro. "Quedan los pobres y Dios". ALTERNATIVAS 1 (1993), 235.

Foulkes, Ricardo y Guillermo Cook. Marcos. Comentario Bíblico hispanoamericano. Florida: Editorial Caribe, 1993.

Gutiérrez, Gustavo. Beber en su propio pozo. Lima – Perú: Instituto Bartolomé de las Casas, 1983.

Pikaza, Xavier. Para vivir el Evangelio, lectura de Marcos. Estella: Editorial Verbo Divino, 2003.

__________. Sistema, libertad e Iglesia. Instituciones del Nuevo Testamento. Madrid: Editorial Trotta, 2001.

Patricio, Gonzáles Rolando. José Martí con los pobres de la Tierra. En Jacobo J. Guiribity. Los olvidados de la historia. La Habana: Editorial CEHILA, 1996.

Taylor, Vincent. Evangelio según San Marcos. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1980.

Tillich, Paul. Se conmueven los cimientos de la Tierra. New York: Ediciones Ariel S. A., 1968.

Vigil, José Maria. Opción por los pobres. Síntesis de espiritualidad. Santander: Editorial Sal Térrea, 1991.

Biblias

Biblia de Jerusalén. 1ª edición. Traducción bajo la dirección de la Escuela Bíblica de Jerusalén. Bilbao: Desclee de Brouwer. 1998.

Santa Biblia, Reina Valera, Revisión de 1995, Edición de Estudio. Traducción bajo la dirección de las Sociedades Bíblicas Unidas. Santafé de Bogotá: Sociedades Bíblicas Unidas, 1995.

Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. Traducción bajo la dirección de la Sociedad Bíblica Internacional. Miami, Florida: Editorial Vida, 1999.

 

 

Autor:

EdgardoHernandez Silva

 

[1] Riqueza. En el Antiguo Testamento se concibe la posesi?n de riqueza como signo de la bendici?n de Dios. La riqueza es vista como un don deseable y como recompensa a la virtud y el temor a Dios (Pr 3.16, etc.). Pero los profetas lucharon valientemente contra los graves abusos cometidos por los ricos (por ejemplo, Is 3.14; 5.8; Am 2.6; 4.1; cf. la actitud de Stg 5.1ss en el Nuevo Testamento). Los problemas de las riquezas se analizan especialmente en Job, Salmos y Proverbios. En el Nuevo Testamento hay una concepci?n muy diferente. Lucas parece ser fuertemente contrario a las riquezas y simpatiza con los pobres (Lc 1.53; 12.13?21; 18.18?30, etc.,. En los otros Sin?pticos Jes?s se manifiesta en el mismo sentido, pero no condena las riquezas en s?; solo se?ala sus peligros (Mt 6.19; 13.22) y la imposibilidad de servir a Dios porque el rico se olvida de que es tan solo administrador de sus bienes (Lc 16.12; cf. 12.16?21). El t?rmino usado como sin?nimo de riqueza aparece m?s en los libros ap?crifos del Antiguo Testamento y frecuentemente en el Talmud, siempre con sentido despreciativo. En Mt 6.24 (cf. RV 1909) y Lc 16.9, 11 aparece personificando a un poder demon?aco al cual se somete el hombre codicioso. Lucas califica de ?injusto? e ?inicuo? el modo ego?sta de adquirir y emplear las riquezas, y sobre todo el influjo desp?tico que ejerce sobre el ser humano. . San Pablo habla muy poco de la posesi?n de riqueza, en contraste con sus muchos discursos sobre los bienes espirituales (Ro 3.8; Ef 1.18; 3.8; 1 Ti 6.9, 17ss). Los ap?stoles son pobres pero enriquecen a muchos (2 Co 6.10) y, frente al supremo conocimiento de Cristo, las riquezas son insignificantes.

[2] Este es un paralelo con ?xodo 20. 12 Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus d?as sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar. 13 No matar?s. 14 No cometer?s adulterio. 15 No robar?s. 16 No dar?s testimonio falso contra tu pr?jimo. 17 No codiciar?s la casa de tu pr?jimo, ni codiciar?s la mujer de tu pr?jimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu pr?jimo.? y Deuteronomio 5. 6 Honra a tu padre y a tu madre, como te lo ha mandado Yahveh tu Dios, para que se prolonguen tus d?as y seas feliz en el suelo que Yahveh tu Dios te da. 17 ?No matar?s. 18 ?No cometer?s adulterio. 19 ?No robar?s.20 ?No dar?s testimonio falso contra tu pr?jimo. 21 ?No desear?s la mujer de tu pr?jimo, no codiciar?s su casa, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu pr?jimo.?

[3] Seg?n la doctrina jud?a en uso, el que daba limosna adquir?a un tesoro en el cielo. Por lo tanto, la riqueza era una oportunidad para que un hombre piadoso y rico pudiese ganarse el cielo m?s f?cilmente que los pobres. Pero Jes?s propone a este joven que, en lugar de pasarse la vida haciendo pobres y limosnas, haga todas las limosnas a la vez y se haga a s? mismo pobre. Porque las riquezas, para Jes?s, lejos de ser una ayuda, son un estorbo para los que quieren entrar en el reino de Dios.

[4] Xavier Pikaza, Para vivir el Evangelio, lectura de Marcos. Estella: Editorial Verbo Divino, 2003, 142.

[5] Vincent Taylor, Evangelio seg?n San Marcos. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1980, 509.

[6] Xabier Pikaza, Sistema, libertad e Iglesia. Instituciones del Nuevo Testamento. Madrid: Editorial Trotta, 2001, 441.

[7] Guillermo Cook y Ricardo Foulkes, Marcos. Comentario B?blico hispanoamericano. Florida: Editorial Caribe, 1993, 282.

[8] Dietrich Bonhoeffer, Escritos esenciales. Introducci?n y edici?n de Robert Coles. Santander: Editorial Sal Terrae, 1998, 99.

[9] Gustavo Guti?rrez, Beber en su propio pozo. Lima ? Per?: Instituto Bartolom? de las Casas, 1983, 63.

[10] Michael Amaladoss, Vivir en libertad. Estella: Editorial Verbo Divino, 2000, 171.

[11] Leonardo Boff, Opci?n por los pobres, teolog?a de la liberaci?n y socialismo hoy. En Jos? Mar?a Vigil, editor, La opci?n por los pobres. Santander: Editorial Sal Terrae, 1991, 133.

[12] Paul Tillich, Se conmueven los cimientos de la Tierra. New York: Ediciones Ariel S. A., 1968, 202.

[13] Rolando Gonz?les Patricio, Jos? Mart? con los pobres de la Tierra. En Jacobo J. Guiribity. Los olvidados de la historia. La Habana: Editorial CEHILA, 1996.27.

[14] Jes?s Ballesteros y Jos? P?rez Ad?n. Sociedad y medio ambiente, Madrid: Editorial Tratta, 2000, 241.

[15] Pedro Casald?liga, ?Quedan los pobres y Dios?. ALTERNATIVAS 1 (1993), 235.

[16] Jos? Maria Vigil, Opci?n por los pobres. S?ntesis de espiritualidad. Santander: Editorial Sal T?rrea, 1991, 135.

[17] Jos? Miguez Bonino, Ama y haz lo que quieras. Hacia una ?tica de la nueva humanidad. Buenos Aires: Editorial la Aurora, 2006, 7.