El gordo del Baix un Pacifista de verdad, rescate de una personalidad emblemática mundial.



Josep Palau i Balletbò: Periodista y traductor del idioma español a lenguas catalana, castellana y otras. Desplegó una amplia actividad internacional vinculada a los movimientos por la paz europeos y escribió un gran número de libros, principalmente sobre temas internacionales de la guerra en Yugoslavia. Muy conocido en toda España con el seudónimo de el gordo del Baix y en el periódico EL País con el título de Pacifista de verdad.

Monografias.com

Síntesis

Nació en Cornellà de Llobregat la capital roja de Bandera Roja en Barcelona el día 8 de marzo del año 1956. Hijo de Doña Angela Balletbò Torrens y Miguel Palau Sanahuja, dichos padres tuvieron dos hijos más Jaume y Montserrat.

Muy jovencísimo militó en "Bandera Roja", dirigiendo la célula de estudiantes del IES de Cornellà, y el Frente de Bachilleres de BR en la comarca obrera.

Fue activo militante de Bandera Roja junto a:

Tomó parte de la Coordinadora de Barrios y Fábricas-CBF, Cuando el grueso de Bandera se incorporó, en el Baix Llobregat, al PSUC, Palau fue responsable político de la Joventut Comunista de Catalunya – JCC.

Se le conocía como "el gordo del Baix", por su sobrepeso, y muchos lo recuerdan circulando por los pueblos de su comarca en una moto mobylette. No paraba, el hombre. No se daba descanso alguno.

Poco después, entre 1977 y 1984 lideró la UJCE en toda España.

Como secretario general se reeligió a Josep Palau en el período (1977-1984), que había sustituido poco antes a Domènec Martínez al haber tenido que asumir éste tareas de dirección en el PSUC.

En esa década mantuvo una fuerte implicación en temes Internacionales, participando, de forma muy activa, en el operativo de IU sobre la OTAN, siendo portavoz destacado de la coalición en la campaña pacifista.

A final de los 80 abandonó la militancia comunista, y se vinculó al campo socialista.

Desde 1982 desplegó una amplia actividad internacional vinculada a los movimientos por la paz europeos y ostentó cargos de representación en diversas ONGs.

Destacándose entre los años 1992 y 1996, donde colaboró en distintos países y publicó regularmente gran numero de artículos sobre problemas internacionales en diversos periódicos y revistas europeos. Sus obras se pueden encontrar en catalán y castellano. También ha publicado libros y artículos de técnica realista.

Fue consultor de las Naciones Unidas en la (Comisión de Juventud de Viena en el año 1992), y como experto en Europa Oriental y el Mediterráneo, y consultor del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

También se desempeñó en la oficina en Madrid de la "Liga de los Estados Árabes", la Agencia Española de Cooperación Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores, la Presidencia de la "Generalitat Valenciana", y los Ayuntamientos de Toledo y Elche, entre otros.

Palau fue un amigo y admirador de la Revolución Cubana, además de un hombre que realizó muchas actividades al servicio de la paz en el mundo y trató que la verdad brotara siempre por encima de las campañas desinformadoras y manipuladoras elaboradas en los centros de poder.

Participó en iniciativas lanzadas desde la sociedad civil y en la misma dirección; tal es el caso del "proyecto Lagonisi" promovido por la comisión de la paz de la "Helsinki Citizens Assembly" (HCA); que suscitó interés en parlamentos de varios países sur-balcánicos e incluso recabó la adhesión de algunos Jefes de Estados y de Gobierno.

1.1 Muerte

Josep Palau i Balletbò falleció de SIDA , en Cornellà, donde retornó sabedor de que su final era próximo el 25 de febrero de 1997 apenas tenía 41 años de edad, cuando se produjo la última y mayor agresión de los Estados Unidos y la OTAN contra Yugoslavia.

Obras

Actuó como productor de iniciativas humanitarias y de investigación en los conflictos balcánicos, entre las que se destaca la coordinación de la llegada a España de 1 500 refugiados en 1992.

Fue autor de varios informes para el Gabinete de Estudios de la Presidencia del Gobierno 1994. En 1995 desmintió y explicó en decenas de coloquios, para la comunidad internacional, la realidad sobre la ignorancia y el desconocimiento que existía con respecto a la división civil en la Ciudad de Sarajevo Servio, en dos comunidades enfrentadas. Incredulidad airada era la reacción del público más común ante esas explicaciones, simplemente porque no era eso "lo que se veía en televisión".

Es coautor y editor de los libros: Europa en paz, Ex Yugoslavia: de la guerra a la paz, autor del ensayo El espejismo Yugoslavo, entre otros tantos.

"[...]. Se dice que en Jasenovac está emplazada bajo tierra, la mayor ciudad serbia después de Belgrado."[...]

A través de Palau, por ejemplo en una de sus obras publicadas aquí en Cuba El espejismo Yugoslavo, podemos cerciorarnos de cuánta hipocresía se esconde en declaraciones que justifican la agresión como única solución a supuestas catástrofes humanitarias, cuando precisamente estas se crean a partir de esa agresión.

El autor saca de los sótanos de la desinformación y la manipulación, los verdaderos objetivos que persiguieron con la desintegración de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, y quiénes fueron sus protagonistas y fundadores alentadores.

El día 28 de febrero de 1997, en el diario de España El País, sale un artículo muy interesante por el periodista Carlos Alonso Zaldívar, en la edición impresa del Viernes y dice textualmente:

"[...]. Josep Palau i Balletbó nació en Cornellá en 1956 y murió el pasado miércoles en Barcelona. Se pasó su corta vida en una larga lucha, primero por la democracia en España, y luego por la paz en Europa. En sus años más jóvenes, arriesgó su libertad combatiendo a Franco y en los últimos comprometió su prestigio tratando de detener las guerras yugoslavas. Siempre tuvo una causa en la que creyó sinceramente. Vivió con esperanza y generosidad. Se ganó el respeto de muchos y trató de entender a próximos y lejanos. Para ello estudió libros y lenguas, visitó países, habló con gentes sencillas e importantes y escribí sin parar explicando sus ideas. Gastó bien su vida, aunque muy deprisa. No hizo daños que yo sepa, y sí muchos favores. Quien quiera conocer cómo ha sido posible que la guerra haya vuelto a asomar su horrible faz en Europa encontrará en El espejismo yugoslavo, el último libro de Palau, una herencia útil. En el prólogo de este libro, Johan Galtung se refiere a Palau como "el español mejor informado sobre la realidad de Yugoslavia, uno de los pocos europeos que investigó en todos los lados del país del infortunio, tendiendo puentes de diálogo entre todas las partes enfrentadas".

Recuerdo algunas conversaciones en las que Josep se quejaba amargamente de la tendenciosidad de la mayor parte de los medios de comunicación occidentales al tratar sobre las guerras yugoslavas.

No lo entendía. Pero tuvo que rendirse a la evidencia de que en todas las guerras la verdad es la primera víctima. La tristeza que esto le produjo envenenó su frágil salud.

En cierta medida, Palau ha sido otro de los españoles que ha muerto tratando de hacer posible la paz entre las gentes de la vieja Yugoslavia. "[...]

Bibliografía

 

 

Autor:

Lic:. Jorge Vladimir Rodríguez Rodríguez

Metd.Inspec.Estadística mcpio Gibara.