El reino de zacatallan y sus animales (Cuento historico)



El reino de Zacatollan y sus animales - Monografias.com

Hace muchos soles y lunas se reunieron algunos animales y el gran achtontli: (bisabuelo) del reino, que tenía como nombre Tecpalotl:(Guacamaya de pedernal), en una de las playas cercanas a la gigantesca peña de "Las Tamacuas", imponente y altísimo mirador natural, ubicado en la margen derecha del apan: (Río) Zacatollan, desde donde los guerreros vigilan de noche y de día, por los cuatro puntos cardinales, el final y principio de su desembocadura frente a la hueyatl: (mar).

En esa reunión, los animales querían narrar su participación en la formación y desarrollo del reino. El dios tonaltzin: (Sol) sugirió que platicaran por la teotlac: (tarde), para evitar el fuerte y agotador totomiliztli: (calor) de sus rayos solares, además de esa manera, la diosa meztli: (Luna) aprovecharía el buen tiempo y el buen carácter de tonaltzin: (Sol) para conocer los argumentos de los animales, y la diosa citlalin: (estrella) de la tarde, anotaría los datos más importantes con hermosas nubes blancas en el pizarrón naranja del ilhuicatl: (cielo) del atardecer, antes de que los cobijara la sombra de la yahualli:(noche).

Algunos animales del atl: (agua), de cemanantlalli: (tierra firme) y del ehecatl (aire), muy comunes en esta región, argumentaban ser participes y conocedores de la historia del viejo tlahtocayotl: (reino) de Zacatollan y lo querían dar a conocer al achtontli: (bisabuelo) más sabio del anahuatl: (costa, litoral) del tlahtocayotl: (reino) de Mechoacán, para que él lo narrara después, a los niños y niñas del tlahtocayotl (reino) de Zacatollan.

Tecpalotl: (Guacamaya de pedernal), invitó a los animales para que iniciaran su narración. Un representante de los animales del atl: (agua), fue el que obtuvo el permiso para hablar por ser la más illamatl: (vieja), por lo tanto, nombraron a la ayotl: (tortuga) para que iniciara su historia.

Una gigantesca ayotl (tortuga), que se movía muy lentamente sobre la fina xalli (arena) gris de la playa del apan (Río) Zacatollan, frente a la gigantesca peña de "Las Tamacuas", saludó a todos e inició la narración: -"En nombre de los animales del atl (agua), les hago saber que hace unos 200 millones de años, cuando los enormes dinosaurios estaban desapareciendo, evolucionaron las primeras tortugas en la tierra. Los dioses nos otorgaron el don de ser los creadores del trueno, sonido que es emitido al rozar nuestros carapachos cuando salimos a desovar por miles sobre las playas de este tranquilo atentli (litoral) donde desemboca el apan (Río) Zacatollan, tratando de dominar a la inmensa barranca submarina que constantemente ruge y hace temblar a nuestra tierra".

-"Mis antepasadas fueron testigos del levantamiento de la gigantesca Altiplanicie y sintieron las grandes convulsiones causadas por los volcanes en erupción, cuya lava cerró los cauces de los ríos deteniendo el curso de las aguas para formar un gigantesco hueyatl (mar), transformando las tepemeh: cerros m, montañas fmontañas y la Sierra Madre Occidental, la Sierra Madre del Sur, el Sistema

Volcánico Transversal, así como la Zona Litoral de la Mar del Sur (hoy, Océano Pacífico), donde nos encontramos ahora.".

-"De esta manera, se formó un gigantesco hueyatl (mar) interior en la parte de lo que es la Tierra Caliente, el cual desapareció más tarde por los grandes desprendimientos de las montañas, causados por los fuertes sismos que lograron abrir una gigantesca tlacomol (barranca) en una parte muy angosta que se llama El Infiernillo, desde donde se empezó a derramar el atl (agua) en unas enormes cataratas, dejando pasar las aguas hacia la hueyatl (mar) del Sur y formarse la Cuenca del Río Zacatollan (hoy, de las Balsas)".

Todos aplaudieron a la ayotl (tortuga), quien estaba orgullosa de conocer el principio de esta región.

Tecpalotl (Guacamaya de pedernal), acarició el carapacho de la ayotl (tortuga) y le dijo lo siguiente:

-"Somos dos viejos con historia, je, je, je, je. Ahora, vamos a escuchar a las iguanas, que también son animales prehistóricos".

Deslizándose sobre las ramas de un frondoso cuahuitl (árbol), dos enormes iguanas, trataban de bajar para intervenir en la conversación y, en poco tiempo estuvieron frente a la concurrencia.

-"Yo soy la iguana verde y mi compañera es la Iguana negra. Nuestra raza es del mismo tiempo de la ayotl (tortuga) y junto con ella hemos vivido en esta costa por muchos soles y lunas. Mis tatarabuelos nos platicaron que fueron testigos de la llegada de los primeros habitantes, quienes caminaron por mucho tiempo por la costa, hasta llegar a la desembocadura de este hermoso apan (río), identificándose con su entorno natural, alimentándose de lo que cazaban, además de recolectar xochicualli (fruta), una que otra nelhuayotl (raíz), hierbas, crustáceos y moluscos de las pequeñas bahías. Aquellos hombres, mujeres, viejos, viejas, niños y niñas eran de estatura mediana, complexión robusta, de piernas cortas y gruesas, nariz grande y recta, piel morena, ojos negros (ligeramente rasgados), rostro lampiño y cabello negro y lacio".

-"Esos seres humanos, al buscar el tlacualli (alimento) necesario, poco a poco fueron descubriendo los terrenos irregulares y accidentados que forman desembocaduras de más de 50 ríos y arroyos, interrumpidas por las numerosas ramificaciones de la Sierra de Coalcomán, Sierra de Chinicuila, Sierra de Arteaga y Pinzandarán, que forman parte de la Sierra Madre del Sur".

-"Vestían y calzaban con pieles de animales cazados por ellos y arreglados por ellas, que les ayudaba a soportar el fuerte frío de las montañas y les protegía los pies de las ardorosas arenas de la costa. Los contactos con una diversidad enorme de reptiles, aves y mamíferos; la enorme fuerza de la naturaleza representada por: los huracanes con la fuerza de sus vientos; la majestuosidad y destrucción de la hueyatl (mar) con sus olas; la intensa y torrencial quiahuitl (lluvia) que ocasiona las inesperadas crecientes de los ríos; la abundancia de vegetales y la organización de la agricultura, los hicieron comprender que debía existir una relación estrecha e indisoluble entre lo que ellos observaban en su vida diaria y el significado de todas las cosas. Esto originó relaciones de pensamientos mágicos que unían fatalmente a las cosas con los seres humanos. De esta manera fueron creando representaciones o dioses, los cuales pintaban sobre los muros de roca de la ostotl (cueva); las modelaban en el zoquitl (barro); las esculpían en la tetl (piedra), en la cuahuitl (madera) y en el omitl (hueso) de algunos animales, lo que originó una religión animista, atribuyéndole un espíritu a todas las cosas".

El michin (pez), otro de los animales del atl (agua) presentes, estaba moviendo fuertemente su cola y aletas sobre el atl (agua), salpicando a todos y con su voz muy chillona le pedía al achtontli (bisabuelo), la palabra.

-"¡Yo soy también muy huehue (viejo)!, pero los peces estamos en todos los lugares donde existe el atl (agua) desde hace muchos, pero muchos millones de soles y lunas. Los peces más viejos me han contado que muchas generaciones de peces han viajado por todas las aguas del mundo y, en este apan (río), yo he nadado desde donde nace, gracias a los escurrimientos del tepetl (volcán) "La Malinche". En todo ese largo recorrido del apan (río), de un poco más de 720 kilómetros, muchos asentamientos humanos se establecieron en sus dos márgenes. Nace en la unión de los ríos Atoyac y Mixteco, más adelante, se le unen el río Nexapa y el río Tlapaneco; recibiendo en su largo trayecto los nombres de Grande, Mezcala y aquí, antes de desembocar en la hueyatl (mar) del Sur, se le llama Zacatollan".

Todas las narraciones eran importantes y nadie alteraba el orden. Sobre una pequeña rama, resplandecían con el color naranja del atardecer, las brillantes plumas de una alotl (guacamaya), quien con su ronquido y especial voz dijo: -"Yo soy la alotl (guacamaya). En esta desembocadura soy una de las aves importantes en la vida cotidiana, social y religiosa de las culturas asentadas en esta parte del litoral de la Mar del Sur, protegidas por la Sierra Madre del Sur. Las selvas cercanas a las montañas nos resguardan y ofrecemos a los humanos y a los dioses, la hermosura del color de nuestras plumas, el vuelo multicolor que ayuda al tonaltzin (Sol) a formar el arco iris en el ilhuicatl (cielo) y nuestra voz que llama, en su momento, a nuestra diosa meztli (Luna), para que las sombras de la noche nos cobijen con su manto y recuperemos fuerzas con el descanso nocturno, para seguir viviendo en esta potzalli (tierra levantada) sobre la hueyatl ( mar) del Sur".

-"Mis plumas son muy apreciadas en todos los poblados cercanos a esta desembocadura, desde Ciutla (hoy, Chuta), Acalpica (hoy, Acalpican), Pichique (hoy, piche), Quiaotepeque, Puztlán, Ayutla (hoy, Infiernillo), Atechancaleca, Huiztlán, Meztla, Acapulco, Caopisca, Pochoteca, Echancaleca (hoy, Las Guacamayas), Hueytlaco( hoy, ciudad y puerto de Lázaro Cárdenas), Tepeapulco, Cihua (hoy, recinto portuario) y Zacatollan, además de los poblados de la Provincia de Motín al oeste de este lugar".

Monografias.com-"Mis plumas multicolores son usadas en los hermosos Tocados de elite de mis señores y señoras, y de los sacerdotes principales del Reino de Zacatollan, quienes las ofrecen a sus dioses en fastuosas ceremonias. Pero el mayor honor que recibimos es que el Huey - tlacatl (Gran señor) de la Triple Alianza recibe como tributo cada seis meses de la Provincia de Zacatollan (Una gran población, por ser tan poblada de gentes como el campo de yerbas), y de la Provincia de Cihuatlán (Lugar donde hay mujeres), miles de nuestras hermosas plumas multicolores junto con: cozauhhuahuanqui o cozohuahuanqui, (mantas con rayado de amarillo); cuachtli (mantas grandes de algodón sin labor); tlamamalli (cargas) de xochicacáhuatl (cacao bermejo); tlamamalli (fardos o cargas) de coyoichcatl o (algodón color de coyote); tapachtli (conchas de nácar) que son muy apreciadas entre la nobleza como atuendo y recipientes para el incienso que se ofrece a los dioses, además de otras cosas"

Un voz muy fuerte y estruendosa se dejó escuchar entre la reunión. Un enorme cipactli (cocodrilo), se movía penosamente dejando las huellas de su colosal cuerpo por la xalli (arena).

- "¡Hola amigos! desde hace muchos cientos de soles, nuestra mecayotl (raza) habita en esta desembocadura junto con los demás animales, principalmente en las orillas de la isla formada por el delta del apan (rio), donde hay muchos cayacos. Los dioses, al igual que a ustedes, nos dieron nuestra responsabilidad en la creación, el principio y lo viejo. Los dioses crearon al mundo tomando a un lagarto o cocodrilo, lo partieron en dos, y con una mitad formaron el ilhuicatl (cielo) y con la otra la potzalli (tierra levantada). Además, somos los animales que protegemos a todos los seres vivientes en esta Costa de Mechoacán y en el delta del apan (Río) Zacatollan.

Todos los animales seguían muy atentos escuchando las narraciones, y de repente, unos sonidos muy raros, como una voz de ultratumba, los sobresaltaron. Inmediatamente pusieron atención y trataron de descifrar dichos sonidos. Gritando muy fuerte para que lo escucharan, el michin (pez) les indicaba que vieran hacia la playa. Cerca del cipactli (cocodrilo), estaba un hermoso teccistli (caracol de mar), que por estar metido en su eptli (concha), a pesar de gritar muy fuerte, su voz no era captada por los presentes. Todos rieron bastante, y el miztli (león) con una de sus fuertes garras, lo volteo para poder verlo y escucharlo.

-Yo soy el teccistli (caracol de mar); soy el símbolo de la meztli (Luna), ya que siempre estoy tan metido en mi concha, que a veces no me ven de manera total y otras veces me observan solo parcialmente, como a la meztli (Luna). También los dioses me relacionan con el ehecatl (viento), y los humanos me utilizan como un sonoro instrumento musical a manera de trompeta. Pero, yo me siento muy feliz, porque los humanos me representan como símbolo de poder, y mi eptli (concha) es depositada como ofrenda especial en las tumbas de los grandes señores y señoras de los pueblos de esta desembocadura".

El teccistli (caracol de mar) al terminar su comentario, se dirigió a los presentes: -"Mis animales amigos, ya escuchamos los interesantes conceptos de varios de nosotros, ¿no creen conveniente que escuchemos ahora a la cuahutli (águila)".

-"¡Siiiiiii!" Dijeron todos al mismo tiempo.

-"¡Qué hable el cuahutli (águila) aquí presente!

Una hermosa ave de augusta presencia, movía afirmativamente su hermosa cabeza, brillando espectacularmente su recio y fuerte pico, acompañando su presencia con el movimiento firme y majestuoso de sus enormes alas, era el cuahutli (águila), representante del fuego celeste en el día.

-"¡Soy el cuahutli (águila), simbolizo la valentía, la bravura y la hazaña en la guerra, soy el emblema de los Caballeros Águilas y en el Reino de Zacatollan los guerreros más valientes portan en su Tocado de Elite, al mismo tiempo, la representación del Águila que Asciende hacia el cielo con el Sol de la mañana y del Águila que Desciende por la tarde. Soy el disfraz del tonaltzin (Sol) y al igual que él, recorremos el firmamento de Este a Oeste, separando los cielos del día y las fuerzas de la noche y a su ala derecha quedan los dioses del Norte y a la izquierda los del Sur, ¡Soy el gran guerrero diurno, símbolo de la guerra, conquista y señorío¡".

Después de hablar esta hermosa ave, solamente se escuchaba el murmullo de las aguas del apan (río) Zacatollan (hoy, de las Balsas) y el acompasado golpetear de las olas del mar. Todos estaban impresionados de lo que habían escuchado. Tecpalotl (Guacamaya de pedernal), rompió el silencio al tomar una mazorca; separó algunos granos de maíz y los aventó sobre el petate para adivinar, a partir de las figuras o diseños que forman los granos al caer. Todos estaban atentos a la respuesta de los maíces y… el gran achtontli (bisabuelo) del reino leyó la respuesta: -"Hoy, los granos de maíz me dicen algo importante. Sus historias nos están dando a conocer la importancia de estar unidos. En esta tierra todos somos importantes. Todos necesitamos de todos para vivir. Cada uno de nosotros nos sentimos orgullosos de las tareas que los dioses nos han encomendado. Animales, vegetales, el mar, el río, los volcanes, los temblores, el huracán, el viento, la lluvia, los humanos, etc.; somos necesarios para hacer grande y rica a nuestra tierra. Cada uno de nosotros tiene una misión que cumplir en beneficio de todos. ¡Amigos¡, continuemos con nuestras obligaciones y procuremos que nunca se nos olvide esta amistad, para que el Reino de Zacatollan siga siendo tan hermoso y tan prodigo con sus habitantes, protegido por la inmensa Sierra Madre del Sur, quedando esta hermosa historia grabada por la diosa citlalin (estrella) de la tarde, con hermosas nubes blancas en el pizarrón naranja del ilhuicatl (cielo) de la Costa de Mechoacán frente a la hueyatl (mar) del Sur".

FIN

Bibliografía

"ARQUEOLOGÍA MEXICANA", LA MATRÍCULA DE TRIBUTOS, ESPECIAL, SERIE CÓDICES, 15 DE NOVIEMBRE DE 2003, NÚM. 14.

BARLOW, R. H. - AFILIADO A LA FUNDACIÓN GUGGENHEIM, LA RELACIÓN DE ZACATULA,

PUBLICADA EN "TLALOCAN", 1947.

CORREA PÉREZ, GENARO DR., GEOG., GEOGRAFÍA DEL ESTADO DE MICHOACÁN, GOBIERNO DEL ESTADO DE MICHOACÁN, MORELIA, MICH., 1974.

DICCIONARIO ESPAÑOL - NÁHUATL EN LÍNEA AULEX. INTERNET.

GONZÁLEZ CRESPO, NORBERTO, PATRÓN DE ASENTAMIENTOS PREHISPÁNICOS EN LA PARTE CENTRAL DEL BAJO BALSAS: UN ENSAYO METODOLÓGICO, COLECCIÓN CIENTÍFICA 73, ARQUEOLOGÍA, SEP-INAH, DEPARTAMENTO DE PREHISTORIA, MÉXICO, 1998.

GUEVARA FEFER, FERNANDO, LOS FACTORES FÍSICO – GEOGRÁFICOS DEL ESTADO DE MICHOACÁN, ESCUELA DE BIOLOGÍA, UMSNH, MORELIA, MICH.

OCHOA S. ALVARO Y SÁNCHEZ D. GERARDO, RELACIONES Y MEMORIAS DE LA PROVINCIA DE MICHOACÁN. 1579 -1581. UNIVERSIDAD MICHOACANA Y AYUNTAMIENTO DE MORELIA, MORELIA 1985.

 

 

Autor:

César Rubén Adame y Núñez