Análisis de la obra policiaca "El Pergamino Perdido" de Galo Enrique Silva Barreno

Monografía destacada


Resumen ejecutivo

Nos acercamos a la biografía de Galo Vaca (Henry Bäx), quien desde muy niño muestra pasión por las letras y esculpe en sus obras un amor hacia un género policial tan escurridizo y tan gratificante. Como todo buen cirujano nos aprestamos a analizar la obra de Henry Bäx desde el punto de vista narratológico, donde se establece un camino, un método analítico, para llegar a la estructura narrativa, elemento común de un variado número de novelas policiales maravillosas; se intenta buscar la estructura profunda (constituyentes abstractos) que subyace a toda la narración.

Al final luego de aplicar los protocolos narratológicos en la obra de Henry Bäx "El Pergamino Perdido", concluimos que es una obra narrativa de cuento corto del género policial que enriquece a sus lectores con sus bemoles en el vaivén entre la intriga y el suspenso, entre la deducción y la inducción. Para los amantes del género policial, esta narrativa ocupa un sitial reconocido en el marco de la Literatura Infantil y Juvenil; por lo que se recomienda a los lectores niños y adolescentes, para que juntos degusten de su lectura.

Introducción

Un texto narrativo es un discurso cerrado que sobre peculiaridades estilísticas o temáticas, relata una sucesión de capítulos. El texto narrativo se caracteriza por la narración, pero puede dar cabida a otros elementos: descripción, ensayo, glosa, etc. Todos los estudios de narratología parten de la Morfología del cuento de Vladimir Propp (1928) donde se establece un método analítico de la estructura narrativa, común a un variado número de cuentos maravillosos e intenta buscar la estructura profunda que subyace a toda la narración. El paso de la estructura narrativa abstracta a su encarnación, en un relato concreto, se manifiesta en la distinción entre "trama" y "argumento", entre historia y narración; entre la organización lógica, histórica o secuencial de un suceso y la forma de su organización literaria en una narración concreta.

La obra de Henry Bäx "El Pergamino Perdido" se la estudia desde el punto de vista narratológico con todas sus aristas y se la circunscribe dentro del género literario narrativo de la novela policial. Así como al ingreso al mundo editorial de un escritor novel es tan difícil, asimismo es el resolver un caso en el que los testigos se vuelven asesinos y las víctimas, cómplices. Pero Henry Bäx ha tenido la misma constancia que Ricardo Po y René Rico, los protagonistas de su saga, para golpear las puertas. Seis de sus diez novelas fueron ya publicadas y algunas, incluso, reimpresas en los últimos tres años. Su obra es valorada dentro del marco de la Literatura Infantil y Juvenil, y recomendada a los ávidos lectores niños, niñas y adolescentes.

Sin duda, en la nueva narrativa ecuatoriana de este siglo convergen todos los factores mencionados anteriormente, más, un aditamento que es el surgimiento de un género policial de relatos, de intriga, de drama. Allí, el terror, el humor, los acertijos y las referencias históricas se conjugan para multiplicar el interés por la lectura. En el caso de Henry Bäx su dirección se va por estos altibajos. De ahí el interés de muchos de los lectores por apreciar este género policial, especialmente niños y jóvenes.

Resulta imprescindible, entonces, estudiar la obra "El Pergamino Perdido" de Henry Bäx dentro de la Literatura Infantil y Juvenil, cuyo nicho de producción se centra en la juventud que está ávida de suspenso y de misterio. Además de lo expuesto, tenemos que manifestar el compromiso que tenemos de apoyar a nuestros autores, de lo contrario aumentaría la crisis de la literatura ecuatoriana, la narrativa se envolvería estéril, carente de toda riqueza, un género que se encuentra en terapia intensiva por su escuálida producción.

La presente investigación es fruto innovador y original dentro del área de conocimiento del autor del presente trabajo. Las referencias abundan cuando género literario se trata, pero para analizar la obra de Henry Bäx las referencias son escasas y casi nulas. Este es, precisamente, el reto propuesto.

Partimos de la definición de Literatura Infantil y Juvenil de Marisa Bortolussi, (1985): "la obra estética destinada a un público infantil".1 La hacemos nuestra a fin de que la nominación de Literatura Infantil acoja todas las producciones que tienen como vehículo, la palabra con un toque artístico o creativo y como receptor, el niño.

El propósito general de la Literatura Infantil y Juvenil en el Ecuador debería ampliar las fronteras de la Literatura Infantil más allá de los clásicos géneros de la narrativa, la poesía y el teatro, como sostiene Marisa Bortolussi en su definición, quien da una visión amplia de la Literatura Infantil que se caracteriza por su afán de globalización.

Además, la invocación a la creatividad reclama también la calificación de Literatura Infantil para actividades tales como: la dramatización o el juego con expresión verbal; es decir, toda la Literatura infantil creada para los niños, sean narraciones, poemas u obras teatrales.

La necesidad de concretar algunos aspectos para que la novela policial se incluya dentro de un corpus en la escuela pedagógica, es válida; como por ejemplo análisis narratológicos de la novela policial y los productos resultantes de estas actividades deben ser incluidas en el estudio de la Literatura Infantil y Juvenil.

El estudio de la narrativa de Henry Bäx, en especial "El Pergamino Perdido" es un trabajo de investigación pertinente, cuando éste tiene como propósito principal profundizar sobre las teorías existentes. Desde esta perspectiva, nuestra investigación gira alrededor del estudio narratológico de la obra "El Pergamino Perdido", que está enfocada en ampliar o profundizar el análisis narratológico de la obra como tal y no sólo en la aplicación de un modelo ya existente. Se evidencia la originalidad y aporte del estudio, este tema no ha sido investigado por otros autores, por lo que resulta novedoso e interesante y creemos que es un aporte para el estudio de la Literatura. Considero entonces que la Obra de Henry Bäx "El Pergamino Perdido" pertenece al género policial y es parte de la Literatura Infantil y Juvenil.

Esta investigación va a llenar un vacío de conocimiento. La información que se obtenga servirá para ubicar esta obra en su respectivo ámbito. El estudio no crea un nuevo instrumento para recolectar o analizar datos, ni contribuye a la definición de un concepto, variable o relación de entre variables, pero sí contribuye a resolver un problema real y práctico, como la falta de un análisis narratológico de una obra policial, y los lineamientos para enmarcar dentro de Literatura Infantil y Juvenil. Además motiva a los amantes del análisis de obras literarias, puesto que se escribe con gran propiedad.

El estudio es factible, pues se dispone del talento humano, recursos económicos, materiales y del tiempo para realizar dicha investigación. Luego de haber realizado el análisis narratológico de la obra de Henry Bäx "El Pergamino Perdido" se ha cumplido con la tarea encomendada de ubicar a esta obra policiaca dentro de la Literatura Infantil y Juvenil.

Monografias.com

1 Bortolussi, M. (1985) "Análisis teórico del cuento infantil". Alhambra.- Madrid. Pág. 16

1. CAPÍTULO UNO

La novela policial

1.2. Caracterización

La novela policíaca, policial o detectivesca es una clase de género literario dentro de la novela que es, a su vez, un género de la épica o narrativa. Su principal móvil lo constituye la resolución de un caso. Por tanto, se trata de una estructura novelística cerrada.

El protagonista, un policía o detective, resuelve el caso usando la razón (siglos XVIII - XIX), basándose en la indagación y observación o usando la intuición (novela policíaca estadounidense o novela negra). En la novela policial al inicio sólo se mostraban los hechos y las investigaciones del detective, luego se puso mayor énfasis en la vida y motivaciones del delincuente y en las raíces socioculturales de la delincuencia.

La novela negra evolucionó y se difundió gracias a su éxito en colecciones populares hacia el subgénero del thriller (suspence), donde se mezclan la novela policíaca y la novela fantástica. Las novelas policíacas poseen, todas ellas, una línea común que otorga cohesión a esta modalidad literaria, pero, al mismo tiempo, son tan diferentes entre ellas, como distintos son los numerosos autores que han cultivado y cultivan este tipo de narrativa.

Según refieren algunos historiadores el origen de la novela policíaca o criminal data desde la época de Arquímedes, en el libro IX del Tratado de Arquitectura de Vitrubio se relata:

"(…) ·Cómo el genial físico, a requerimiento del rey de Siracusa, Hierón, descubrió por métodos científicos (al aplicar, naturalmente, el llamado principio de Arquímedes a cuerpos de distinto peso específico) la composición de la corona que monarca había solicitado a su joyero. El soberano fue, entonces, informado de que el artesano había robado parte del oro que le había sido entregado para la pieza, sustituyéndolo por plata. Pero ¿cómo descubrir la estafa? Arquímedes se encargó de ello, y mandó fabricar dos coronas: una de plata y otra de oro, ambas con el mismo peso que la entregada por el artesano. Sumergió entonces la corona de plata en un recipiente repleto de agua, que lo hizo desbordar. La corona del artesano derramó menos líquido, pero la de oro derramó incluso en menor medida, lo que resolvió el problema".2

Otra explicación del origen de la novela policial está en la Biblia: el asesinato de Abel cometido por Caín. También una explicación más exhaustiva está en las viejas leyendas de beduinos árabes, donde éstos encuentran a los camellos extraviados en el desierto, siguiendo sus huellas. Otros pueblos (celtas, indios de América, etc.) mencionan también historias semejantes.

Se investigó que los primeros relatos de este tipo se hallan en las escrituras hebreas, en Heródoto y en La Eneida. En esta última, Caco, en el libro VIII.

(…) para no dejar rastro de sus pasos, se llevó unos bueyes tirando de sus colas, reculando hasta su sombría morada. No se pueden dejar de lado tampoco las preguntas del león del fabulista por excelencia, Esopo, al zorro, cuando pregunta: "¿Por qué no viniste a presentarme tus respetos?", y la contestación de éste: "Señor, encontré las huellas de muchos animales penetrando en vuestro palacio, pero como ninguna indicaba su salida, preferí quedarme al

aire libre".3

En "Las mil y una noches" -cuyo compilador y traductor es, supuestamente, el cuentista Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshigar, que vivió en el siglo IX - se cuentan historias árabes: se habla de los hijos del sultán de Yemen quienes fueron acusados del robo de un camello por haber averiguado (aunque sólo se basaran en las huellas descubiertas en el camino recorrido por ellos) y descrito, con todo detalle, el camello desaparecido. Dedujeron que el camello no poseía cola porque el excremento se acumulaba en extraños montículos, cuando de manera natural el movimiento de la cola hubiera debido desparramarlo. También supieron que iba cargado de un lado con dulces y del otro con especias, ya que sólo había moscas en uno de los lados de la carretera, justo en el lugar donde se había tumbado el camello para descansar.

Monografias.com

2 Narcejac, Thomas (1958): Le roman policier. En "Historie des litératures", vol. III. París: Gallimard, Pág. 1644-1670

3 Ibídem Pág. 1675

Sabían que era tuerto porque, significativamente, sólo había comido la hierba a un lado del camino. De forma, casi idéntica, también, en el relato persa "El viaje y aventuras de los tres príncipes Serendip", traducido del persa en 1716 por Mailly, se relata el mismo tipo de historia, retomada luego por Voltaire para su célebre Zadig.

La génesis de la novela policíaca tiene cabida gracias al estadounidense Edgar Allan Poe, con sus cuentos "Los crímenes de la calle Morgue!" (1841), "El misterio de Marie Rogêt" (1842-1843), "La carta robada" (1844) y "El escarabajo de oro" (1843). Los tres primeros fueron protagonizadas por Auguste Dupin, el primer detective de ficción, que sirvió de modelo a uno de los personajes arquetípicos del género: el detective Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle, quien considera dos aspectos al resolver un crimen: se fundamenta en deducciones y se obliga a no adivinar nada. Finalmente, llega a conclusiones razonadas, como una máquina lógica perfecta.

Doyle, junto a Agatha Christie y otros autores, llevaron el género a su madurez, formando la llamada escuela inglesa de novela policíaca, caracterizada por un desarrollo casi matemático de la trama, centrada en la resolución del enigma a través de pistas y piezas que deben encajarse, fórmula intelectualizada y psicológica en sus mejores momentos que es resuelta casi siempre, en espacios interiores y en estratos sociales de clase alta. Entre los ingleses merece también citarse a Wilkie Collins quien, con "La piedra lunar" (The Moonstone, 1868), es considerado como uno de los precursores del género (T. S. Eliot).

Se puede decir que el origen de la novela criminal o de misterio tiene una fecha concreta: en 1844 Søren Kierkegaard publica "El concepto de angustia", e inmediatamente después ve la luz "El cuervo" de Poe. No hay una coincidencia fruto de la casualidad, hay un estrecho margen de tiempo, más bien, en el que la causalidad hace su trabajo. Entonces ¿Por qué aparece la novela policíaca? Es quizá el miedo, la "filosofía de la angustia" o "de la inseguridad" de la que habla Kierkegaard, lo que reina en el alma de la gente. En una época convulsa aparece la neurosis de la sociedad industrial. Algunos autores aprovecharán incluso este hecho para opinar sobre el origen social de la novela policíaca desde un enfoque marxista.

Más allá de proyecciones de teorías políticas, lo que parece seguro es que el hombre decimonónico estaba necesitado de este género, así como lo estamos ahora. En cierta manera, todo encaja con la definición de Thomas Narcejac: "La novela policíaca es un relato donde el razonamiento crea el temor que se encargará luego de aliviar."4

Si leemos novelas de misterio es porque sabemos que la vida es algo impredecible. Necesitamos ver cómo se restablecen el orden social y nuestra fe en la justicia, todo ello mediante el caminar exacto de la investigación racional. Estamos carentes de esa confianza de la que hablábamos al principio, lo que nos lleva a pedir a gritos que las ocultas intrigas se revelen gracias a la inteligencia. Es de nuevo Narcejac quien opina sobre este hecho:

"Claude Bernard anunciaba a Edgar Poe. La investigación polarizaba toda la atención. Pasó a ser la aventura por excelencia, el gesto del espíritu que lleva la antorcha al corazón de las tinieblas. Bastaría con que el investigador fuera un detective y el misterio adquiriera la forma de complot, para que naciera la novela policíaca."5

"La deducción aparecía como la ambiciosa voluntad de la inteligencia que pretendía prescindir de la experiencia." "Le roman policier", (Narcejac1958).6

La escuela estadounidense de novela policíaca, por el contrario, formada principalmente por Dashiell Hammett, Raymond Chandler y Jim Thompson, criticó el escaso realismo de esas novelas, dejó en segundo lugar la importancia del enigma y lo subordinó a la suspensión, siempre con el fin de subrayar los aspectos sociales del crimen y la denuncia de una sociedad corrupta, contribuyendo a crear la llamada novela negra, de ambientación urbana y callejera, donde se devuelve el crimen (a la calle y a los ambientes miserables), donde más se suele cometer, de forma que se cuestionar los valores éticos y materialistas de la sociedad capitalista de consumo, como responsable, en última instancia, del crimen.

Monografias.com

4 http://www.ecured.cu/index.php/Novela_policiaca. Pág. 3 Recuperado 24 de julio 2012

5 Ibídem. Pág. 5

6 Narcejac, Thomas (1958): Le roman policier. En "Historie des litératures", vol. III. París: Gallimard. Pág. 1679

Es un relato de los acontecimientos que componen la novela. Este relato no es necesariamente cronológico, sino es el narrador quien decide el orden de presentación de los hechos. Adicionalmente, la trama no se limita a describir una secuencia de distintos elementos de la narración, sino que constituye el "cuerpo" de la historia.

Al ser un relato extenso, la novela se divide en capítulos que, a su vez, suelen ser extensos también. Los capítulos de la novela suelen ir numerados, pero también es posible que cada capítulo tenga un título.

El género policíaco posee dos vertientes principales.

La escuela inglesa se diferencia por tener aspectos más tranquilos y el personaje principal (el detective) se encuentra en un rango social más alto que el de la novela negra. La primera vertiente, cronológicamente hablando, fue la escuela inglesa, centrada en la resolución puramente intelectual de un crimen, sin que el análisis de los aspectos sociales y morales del crimen tengan en ella una preponderancia clara; suele ambientarse en los sectores altos de la sociedad y su autor característico es Agatha Christie; las intrigas de este tipo de escuela son muy elaboradas y complejas.

Trata los casos con paciencia y los resuelve tras un profundo análisis que lo llevará a saber quién es el culpable sin tener que recurrir a la violencia o al uso de armas. Fue fundada por Arthur Conan Doyle, Agatha Christie, Dorothy L. Sayers, Arthur Morrison, Ronald Knox y P. D. James, y sus principios fueron establecidos por el llamado Detection Club.7

Monografias.com

7 Symons, J. (1982.)"Historia del relato policial", Barcelona: Editorial Bruguera. Pág. 125.

La segunda vertiente es la escuela estadounidense, centrada en la llamada novela negra que en parte es una evolución de la escuela inglesa, pero donde se considera el crimen en su verdadero contexto social y moral, se describe el entorno en donde se suele desarrollar, el de las clases bajas y marginales de la sociedad. Sus maestros son escritores como Dashiell Hammett y Raymond Chandler. La novela negra concede importante papel a la agresividad y la acción, su tempo es rápido, mientras que la escuela inglesa posee un tempo moroso y un estilo más meditativo y tranquilo.

Como un subgénero se destaca lo que se llama la novela negra invertida, narración en donde el criminal y su crimen son descritos bien al principio de la obra, y sin esconder elementos.

La escuela norteamericana de novela negra o hard-boiled, por el contrario, se engendra y desarrolla en unas circunstancias sociales específicas la raíz de la Gran Depresión, que marca la literatura policial. La experimentación formal y la búsqueda estilística quedaban a menudo en segundo plano. Se recurre más a la violencia y al uso de armas, se exponen temas como la indiferencia por el color de piel (racismo) o por el lugar de nacimiento (nacionalismo), sobre todo en las víctimas, pero también en los detectives. Los crímenes no se dan solo en ambientes elitistas, sino también donde se llevan a cabo con más frecuencia: en ámbitos donde impera la pobreza o donde aparecen personajes marginados y desheredados. El detective casi siempre recurre a la violencia y a las armas para obtener la información que lo llevarán a saber quién es culpable. Sus fundadores fueron Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Su planteamiento quedó establecido en el cuento "Los asesinos de Hemingway."

Este cuento es al género negro lo que "Los crímenes de la calle Morgue" de Poe es al policíaco inglés. En "Los asesinos" aparecen las que serán las características del género negro: predominancia del diálogo, y narración limpia y objetiva. El relato detectivesco "negro" prototípico es el hard-boiled, divulgado a través de revistas como Black Mask, Detective Store o Dime Detective, por autores como Dashiell Hammett, Erle Stanley Gardner, Carroll John Daly, y el propio Raymond Chandler; formuló sus principios en The Simple Art of Murder ("El simple arte de matar", 1950) de Chandler, tiene su institución en la asociación Mystery Writers of America y, otros importantes escritores norteamericanos de la misma talla como: Jim Thompson, Patricia Highsmith, William Irish, Chester Himes, Ross Mcdonald, William R. Burnett, James

Las características del género negro (galicismo que se debe a la Série noire de la editorial francesa Gallimard), en su modalidad hard-boiled, son:

El siglo XIX desarrolla una actividad más amplia y acorde con el género negro. William Godwin (padre de Mary W. Shelley) en Inglaterra, crea un personaje, Caleb Williams, que utiliza métodos cercanos a los de Poe y pone ya claramente de manifiesto las bases de perseguido y perseguidor. Y, en Francia, Honoré de Balzac manifiesta ya cierta predilección por los criminales y los fuera de la ley. Se puede, y se debe, considerar un asunto tenebroso como una verdadera novela policíaca; por otra parte, en Maese Cornelio se observa cómo Luis XI pone en práctica su talento de detective "privado".

Pero el caso más extraordinario es el del policía francés Eugéne François Vidocq, quien, en 1828, publicó sus Memorias, donde daba a conocer sus sorprendentes métodos de investigación. Sucesivamente desertor, falsificador de moneda, impostor y presidiario evadido, en 1809 decidió hacerse confidente de la policía; pronto, fue nombrado jefe de brigada y más adelante llegó a ser nombrado jefe de la Sûreté. Este interesante Vidocq, cada vez que se le encargaba de un caso, se disfrazaba de malhechor, se iba a una taberna y esperaba pacientemente hasta oír hablar del robo o del crimen en cuestión. Una vez conocido o descubierto el criminal, por él o por alguno de los muchos confidentes que poseía, Vidocq, que no se deshacía de su disfraz, se ganaba su confianza y obtenía de él una confesión o, como mínimo, los indicios necesarios para desenmascararlo.

Monografias.com

8 Amaro, L. Cabrera, M. Caballero, A. (2005). "Lengua Castellana y Comunicación 2". Santiago de Chile: Editorial Santillana. Pág. 23

9 Symons, J. (1982) " Historia del relato policial". Barcelona: Editorial Bruguera, pág. 123

Aunque no se puede afirmar que la novela policíaca haya nacido aún en Occidente, a mediados del siglo XIX, el policía se convierte ya en personaje de novela, como por ejemplo el Vautrin de Balzac o el Javert de Víctor Hugo, etc. En Inglaterra, Quincey publica The Avenger, donde se encuentra a toda la policía inmovilizada a causa de unos misteriosos crímenes, cuya solución final será revelada por una confesión del mismo criminal.10

Aparte de Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia y Bélgica, convenientemente estudiadas en los apartados previos, la novela policíaca se ha extendido de forma amplia entre las literaturas nacionales de otros países. En España, el ejemplo más conocido puede ser el Manuel Vázquez Montalbán y su detective Pepe Carvalho, aunque bien podría estar mejor enclavado en la serie "negra". Él ha sido el único que ha frecuentado con éxito este tipo de escritura, muy escasa y mal cultivada en España, con la excepción si cabe de Mario Lacruz.

Sudamérica ha dado magníficas muestras del género, tras el impulso dado por los argentinos Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges. En México, Rodolfo Usigli escribió en esta clave su Tentativa de asesinato, en la cual se basó Luis Buñuel para recrear su película "La vida criminal de Archibaldo de la Cruz."

La novela policíaca en Italia se ganó el calificativo de giallo (que luego ha sido tomado para el cine negro de aquel país) gracias a que las portadas de las primeras novelas policíacas publicadas en Italia eran amarillas. Igor B. Maslowski reivindicó la importancia de algunos autores alemanes, como Hans-Otto Meisner y su espía soviético Sorge ("El hombre de Tokio"), o Walter Ebert ("Escándalo en Roma"). Entre los autores nórdicos cabe destacar a la llamada Agatha Christie sueca, Marie Lang ("No iremos más al bosque"), al danés Gerhard Rasnussen y su novela "Es medianoche en el bar de Peter", y al también danés Karol Bor y su obra "Entregas peligrosas."

Monografias.com

10 Amorós, Andrés (1985). "Introducción a la novela contemporánea". Madrid: Cátedra. Pág. 234

De los países del este, la novela policíaca fue especialmente cultivada en la antigua Unión Soviética. Su escritor más importante puede ser Julian Semionov, cuyas obras recuerdan a Simenon. En Bulgaria, Andrei Bouliachki, con su "Misión a Momtchilovo", cultiva con éxito la novela de espías. En Polonia su gran autor sería A. Piwowarczyk, y la gran obra de éste, "La ventana abierta". De la antigua Alemania del Este nos llega una buena novela de género: "El caso Merkelbach", de Wolfgang Altendorf.

Lo cierto es que la novela policíaca ha sabido abrirse camino, ha podido descentralizarse en pequeños o grandes grupos, y no hay un rincón de este planeta en el que un detective, un criminal o su víctima no hayan investigado, asesinado o muerto.11

En el estudio realizado por Guillermo Cordero, en su tesis de maestría en Estudios de la Cultura Mención en Literatura Hispanoamericana "La novela policial en Ecuador" en el año 2010, manifiesta que poco o nada se ha escrito en este género policial durante el siglo XX, que simplemente no se cultiva; tenemos –dice Cordero- fundamentalmente un inicio la novela de Eliécer Cárdenas Espinosa, publicada en 1983. Se publica "La Reina Mora" de Santiago Páez en el año 1997 para que nuevos casos policiales y nuevos detectives vuelvan a presentarse en nuestro orbe literario. Hasta el punto en que hoy, trece años después de la publicación de Páez, podemos contar con un significativo número de novelas policiales. En este estudio se abordan diez novelas policíacas, pero es muy probable que existan más, con propuestas y estilos diferentes. Nos referimos a "Anillos de serpiente" (1998) de Juan Valdano, "Los archivos de Hilarión" (1998) y "Condena Madre" (2000) de Santiago Páez, "La muerte de Tyrone Power" en el monumental del Barcelona (2001) de Miguel Donoso Pareja, "El caso de los muertos de risa" (2001) de Leonardo Wild, "Sara y el dragón" (2003), "El cadáver prometido" (2006) y "La conexión argentina" (2009) de Rocío Madriñán, y "El último caso del guatón Ramírez" (2007) de Leonardo Escobar.12

Monografias.com

11 Amaro, L. y otros (2005). "Lengua Castellana y Comunicación 2". Santiago de Chile: Editorial Santillana. Pág. 26

Luego de este breve recorrido de la novela policíaca desde sus inicios con los autores más destacados, y de los representantes latinoamericanos como nacionales en la novela policial; procederé con el análisis de la novela policiaca del Henry Bäx, con su obra el "Pergamino Perdido" escrito que lo vamos a estudiar desde un acercamiento narratológico. El género más desarrollado es la narrativa en la producción de novelas infantiles y juveniles y de cuento corto.

Monografias.com

12 Cordero, Guillermo (2010) "La novela policial en Ecuador". Programa de Maestría en Estudios de la Cultura Mención en Literatura Hispanoamericana, Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador. Pág. 115

CAPÍTULO DOS

Biografía de Galo Enrique Silva Barreno. (Henry Bäx)

Nace en el año de 1966, en la ciudad de Quito, capital de la República del Ecuador. Sus estudios primarios lo realiza en el Instituto Fernández Salvador, luego continúa su peregrinaje por el colegio La Salle - Liceo La Alborada, para culminar sus estudios de pregrado en la Universidad: Tecnológica Equinoccial (UTE), donde obtiene el título de Licenciado en Publicidad.

Monografias.com

Su designio de escritor lo lleva en la sangre y desde muy pequeño, a la edad de 14 años, escribe sus primeras obras: son poesías dedicadas a su madre, y a una niña que la conoció en la secundaria. Termina su primera novela policial a los 17 años, obra que jamás publicó. A los diez y ocho años escribe su primer relato (cuento) "El mundo de Otolín" para un convocatoria de la revista Vistazo. A los diez y nueve años participa en una nueva convocatoria del diario La Hora con un nuevo relato. En la universidad sigue escribiendo poesía y relatos de distintos géneros. Culminados sus estudios superiores decide ejercer su profesión, pero sin abandonar su verdadera pasión: la literatura.

Con el paso del tiempo, se da cuenta de que el oficio le apasiona y decide concurrir a distintas actividades y cursos propios de escritura creativa para canalizar y especializarse en su nuevo oficio. A la edad de los treinta y siete años toma una decisión muy difícil, abandona su profesión, y su vida toma un nuevo rumbo: Ser escritor, dentro de su inspiración concibe un original seudónimo de Henry Bax.

Su producción literaria es hasta ese entonces, muy extensa: relatos policiales, de terror, de ciencia ficción, de amor, relatos de épica fantástica, relatos eróticos, cuentos urbanos, sus primeros esbozos de ensayos. Pero continúa cultivando el género sublime de la poesía.

A los treinta y ocho años escribe su primera novela: "El pergamino perdido"; cumplidos sus treinta y nueve años publica por primera vez con editorial El conejo (año 2007). Desde ese momento decide que su destino será la escritura.

Dentro de su producción literaria brillan con luz propia obras escritas y publicadas desde el año 2007 hasta enero de 2012.

El factor común de su trabajo es el género policial en los que prima la intriga, el suspenso y el terror.

Nos tiene en expectativa sus nuevos trabajos a publicarse en transcurso de este año o en principios del 2013. De los cuales sobresalen:

En su oficio de escritor ha recibido varios reconocimientos internacionales por ejemplo:

Monografias.com

13 http://www.labiografia.com/ver_biografia.php?id=31784. Pág. 1. Recuperado 25 de septiembre 2012

14 Ibídem Pág. 2

2.4. Comentarios de varios autores acerca de su obra.

Su vasta producción lo ha llevado a que una de la más afamadas escritoras ecuatorianas, ícono en la Literatura Infantil y Juvenil como lo es Leonor Bravo, lo haya incluido en su obra "Historia a dos voces. Literatura y Plástica para niños y jóvenes en el Ecuador, perspectiva histórica y panorama actual".

(…) poco o nada se había escrito sobre el proceso que habían experimentado en el "interin las letras para niños y jóvenes en el Ecuador: que nuevas voces se habían sumado al cuento, la leyenda, la novela, la poesía, el teatro, el ensayo.15

Galo Silva se sumó a esta lista de nóveles autores ecuatorianos, que ha venido, pues, a llenar un hondo vació en la cultura de nuestro país. Sin lugar a dudas, el género más desarrollado es la narrativa, con una interesante producción de novelas infantiles y juveniles y de cuento coto.

Un aditamento muy especial, que marca la diferencia en Henry Bäx,M, es su producción en el género policial.

Francisco Delgado Santos en la presentación del libro de Leonor Bravo "Historia a dos voces. Literatura y Plástica para niños y jóvenes en el Ecuador, perspectiva histórica y panorama actual", recalca con claridad meridiana que ha aparecido en nuestro medio una camada de nuevas y frescas voces y que se ha consolidado en el nuevo panorama de la Literatura Infantil y Juvenil del Ecuador. Verbi gracia: María Fernanda Heredia, Leonor Bravo, Edgar Allan Garcia, Ana Carlota Burbano, Soledad Cordova,

Liset Lantigua, Ana Carlota González de Soria, Graciela Eldredge, Elsa Maria Crespo, Rosalía Arteaga, Henry Bäx, Cecilia Velasco, Viviana Cordero, entre otros.16

Edgar Allan García con su estilo de investigador procaz en la literatura infantil y juvenil, menciona en el libro de Leonor Bravo algo que debemos recalcar sobre estos nuevos representantes de la pluma ecuatoriana, entre ellos Henry Bax:

(…) quienes son estos que abren fronteras, se preguntan el público y los estudiosos, y la respuesta acaso sea: hombres y mujeres de diferentes edades, provincias y contexto social, es decir, como todos,

Monografias.com

15 Bravo, L. (2012): "Análisis de textos representativos de la literatura infantil y juvenil del Ecuador".

Loja, Universidad Técnica Particular de Loja. Pág. 63

16 Ibídem. Pág. 3

pero que, por la labor que realizan en este momento histórico de la cultura de nuestro país, tienen algo que decir acerca de su producción literaria y artística.17

Dentro del aporte de esta obra tenemos, sin duda alguna, el material exquisito sobre Henry Bäx, que pone la información, al alcance de los ávidos lectores, su voz, en primera persona.

Las historias de Henry Bäx nacen de su imaginario que habita en él, que desde pequeño deambuló por mundos llenos de fantasía, esas imágenes e instantes mágicos sacuden su creatividad: "como un sol que no deja de irradiar su luz. Nacen, además, de las voces lejanas de mis abuelas, que fueron mis primeras cantadoras de maravillosas historias. También nace de una fotografía que está pegada en algún sitio, de una escultura, de alguna noticia, de alguna conversación, de la sonrisa de

mis seres amados."18

Casi en la mayoría de los seres privilegiados en el oficio de escritor, sus historias nacen de la imaginación que genera la creatividad. El proceso de creación de sus obras nace de una idea central que se transforma en el hilo conductor que poco a poco se va construyendo una telaraña que desemboca luego en una producción literaria.

"Primero me viene una idea central que voy desarrollando de poco a poco; luego, esa idea básica la convierto en una bola de nieve y esta, a su vez, la voy haciendo más grande, sin reparar mucho, esa bola de nieve se convierte en una de mis novelas."

En sus personajes se develan situaciones psicológicas reales y ficticias en ambientes dentro de su contexto en el devenir de sus días.

"Muchos de mis personajes deben tener algo de mí, así como de gente que conozco. Es verdad que muchos pertenecen a la ficción de las mismas obras, pero todo personaje debe tener rasgos psicológicos de gente que existe en la realidad. En mi caso, el teniente Ricardo Po y el cabo René Rico tienen mucho de mi personalidad.

Monografias.com

17 Bravo, L. (2012): "Análisis de textos representativos de la literatura infantil y juvenil del Ecuador".

Loja, Universidad Técnica Particular de Loja. Pág. 14

18 Ibídem. Pág. 63

"En cuanto al ambiente de mis obras, debe ser muchas veces un collage de lo que conozco; claro que las que las ambiento en mi ciudad y, cuando esto pasa, la obra debe tener un aire muy marcado de la ciudad vieja, pero en el otro intento que salga todo de mi imaginación."19

En sus obras hay una amalgama de temas entre policías y asesinos, entre realidad y ficción.

"El género policial, el de terror, el de la literatura de fantasía, también me agrada mucho escribir sobre temas de ficción actual, así como de temas de tradiciones del país."20