La atracción, repulsión y dirección de los Espines en la nueva regla del octeto