Monografías Plus »

Carlos Rojas Osorio y sus luces, virtudes y conciencia



Carlos Rojas Osorio y sus luces, virtudes y conciencia - Monografias.com

La comparación entre dos pensadores tan distantes en el tiempo y en las circunstancias que les tocó vivir está lejos de ser una tarea fácil, si en verdad queremos hacer justicia tanto al uno como al otro y si no se trata meramente de retórica o ideologización. Ubicarse en la perspectiva de lo que José Martí denominó "Nuestra América" es con seguridad la mejor aproximación que se puede hacer con relación a ambos pensadores. Las circunstancias que les tocó vivir son muy diferentes. Simón Rodríguez vivió en Latinoamérica (Venezuela, Jamaica, Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador y Chile) al comienzo y al final de la revolución de independencia de nuestros países y en el intermedio vivió en Estados Unidos y, sobre todo, en Europa. Asimiló su pensamiento de las ideas que nutrieron la Revolución francesa que son las mismas que inspiraron a los patriotas latinoamericanos en la lucha por la Independencia. Paulo Freire Vivió en el siglo XX, bajo el impacto de las dictaduras que suelen azotar nuestra vida política y bajo el impacto del entusiasmo y el posterior desencanto que el socialismo motivó tanto en intelectuales como en grandes masas de seres humanos.

"Luces y moral" era uno de los lemas que solía usar Simón Bolívar en sus discursos como libertador. Pues bien, ese lema de luces y moral lo aprende de su maestro Simón Rodríguez. La ilustración es la filosofía de las luces. Y las luces son las luces de la razón acompañada de un compromiso axiológico, es decir, compromiso con valores éticos. La filosofía de la Ilustración se desarrolló en Europa a lo largo del siglo XVIII y fue en América Latina una de las fuentes ideológicas principales de la revolución que llevó a la Independencia de nuestros países. Tanto Bolívar como Simón Rodríguez fueron admiradores apasionados de Juan Jacobo Rousseau. Pero no fue sólo la revolución de independencia la que tuvo inspiración en el pensamiento ilustrado, sino que la necesidad de establecer un sistema educativo en las nuevas repúblicas siguió teniendo amplia y profunda inspiración en la filosofía de las luces. La filosofía de la Ilustración tenía también como grandes ideales la libertad, la igualdad y la fraternidad. Habremos de verificar la presencia de estos ideales en el pensamiento de Simón Rodríguez.

El iluminismo es la filosofía de las luces. La luz que aquí se nombra es la luz de la razón. La razón que aquí se invoca es la razón moderna en un esfuerzo de salir a la luz del día después de la sombra a que la había sometido la luz de la fe en el Medioevo. Luces y moral es un pensamiento que tanto Simón Bolívar como Simón Rodríguez usan como lema educativo y social. Sugiero que la luz de la razón de que habla Simón Rodríguez y la concientización de que habla Paulo Freire juegan funciones homólogas. Antes de analizar este punto cito unas palabras contrarias a la tesis que voy a defender. "En el ámbito Latinoamericano representa una larga tradición asociada a un saber crítico que rechaza la clásica representación de la educación como acto generoso por el que se donan "las luces" de la razón a un pueblo ignorante". [1]Si esto fuera así no podríamos hacer una comparación entre las luz de la razón y la concientización. Pero es obvio que la autora no se refería a Simón Rodríguez, sino a cierta pedagogía racionalista pero no crítica. Las ideas también sufren un proceso de auge y decadencia. Y bien pudiera decirse que el iluminismo, o las luces de la razón, no es un concepto hoy vivo, pregnante, sino más bien desgastado. No hay que llegar a declarar el iluminismo un metarrelato como considera el posmodernismo. Pero sí es obvio el desgaste de expresiones como "la luz de la razón". Ahora bien en buena exégesis de la obra de un autor tenemos que darnos cuenta de la fuerza de pensamiento que tuvo en su momento histórico. En efecto, la misma fuerza de pensamiento que ha tenido la idea freiriana de "concientización" tuvo en su época la idea de "luces y moral" proclamada por Simón Rodríguez y su discípulo Bolívar. En ambos casos se trató de un esfuerzo emancipador. Emancipación del dogmatismo religioso, del escolasticismo educativo y del colonialismo en el caso de Simón Rodríguez. Por eso, el maestro de Bolívar tanto como Eugenio María de Hostos o José Martí proclamaron una educación laica, libre de los dogmatismo que el religionismo católico había implantado hegemónicamente. Emancipación mental y política contra las dictaduras políticas de turno que tanto han azotado a Latinoamérica y el Caribe y emancipación respecto a los métodos domesticadores del pensamiento en el caso de Paulo Freire. En ambos casos es el esfuerzo del pensamiento el que se yergue soberano para demoler las supersticiones, la ignorancia, la ingenuidad y los hábitos cómodos en que se domestica y se ideologiza el pensamiento. Pensamiento crítico es el analogado principal que podemos encontrar en la idea de "luces y moral" y de concientización problematizadora. Es verdad que la razón puede hacerse dogmática y que la conciencia puede ser ingenua o ideologizada. Pero Simón Rodríguez venía de una corriente de pensamiento denominada "ilustrada" y lo propio de la ilustración es reconocer el alcance y límites de la razón. En ese sentido la filosofía de Kant llegará a ser la máxima expresión de la ilustración con su idea de una crítica de la razón. Kant destacó que la ilustración no es sino la llegada del ser humano a su mayoría de edad; es decir, su capacidad de pensar por sí mismo, de darse a sí mismo su propia ley, y de no depender de la autoridad para el pensamiento, la acción moral y política. Si conservamos esa dependencia es por propia culpabilidad. La ilustración es un atreverse a pensar y actuar autónomamente. Saint Simon decía que la revolución francesa mostraba la adultez del ser humano, su madurez política. Foucault recoge la idea de Kant según la cual lo que el ser humano ilustrado hace es la pregunta por lo que somos en cada momento de la historia. ¿Qué somos hoy? Como esta pregunta puede renovarse continuamente, sigue siendo pertinente. No hay que confundir, concluye Foucault, los contenidos de pensamiento de la Ilustración –que inevitablemente envejecen, con la pregunta ontológica por lo que somos en el ahora, en nuestra situación.

Contra la conciencia ingenua desarrolló Freire la idea de problematizar la realidad. Y contra la conciencia ideologizada avanzó Freire la toma de conciencia, la conciencia crítica y reflexiva. Simón Rodríguez, Martí, Hostos y Freire constituyen un movimiento de pensamiento educativo y social que marcan la pauta de la educación liberadora. Simón Rodríguez escribió un libro titulado Sociedades americanas, la obra se publica definitivamente en Lima en 1842. En esta obra constata que nuestra América todavía no está consolidada y que se requieren muchas Luces para que llegue a su final consolidación. Con las armas y el dinero se hacen gobernantes. El pueblo debe combatir el despotismo, no debe limitarse a soportarlo. Es preciso sentir el despotismo para salir de la abyección. "Una vez más, Rodríguez insistirá en la educación masiva como el instrumento que posibilitará a los pueblos americanos a fundar las repúblicas". (Villegas, 83) Los gobernantes necesitan impulsar una educación social si esperan llegar a algún buen resultado. La ignorancia generalizada es la raíz de los males. "El hombre que piensa, procede en todo según su conciencia, y el que no piensa imita". (Rodríguez (1975: I, 283) Antes que el gran Martí, Simón Rodríguez reclama una educación latinoamericana. "En lugar de pensar en los Medos, Persas o en Egipcios, pensemos en los indios. La decadencia que experimentaron en su propio suelo los griegos y los romanos después de algunos siglos de dominación no nos importa tanto como la Decrepitud prematura en que empieza a caer (casi a su nacimiento)...las Repúblicas que han hecho los Europeos y los Africanos, en el suelo de los Indios". (I, 288) Como vemos, Simón Rodríguez proclamó y practicó la idea de una educación latinoamericana. Podemos afirmar que tanto el venezolano como el brasileño pensaron que la educación puede jugar un papel transformador de las sociedades en que se inscriben.

"Luces y moral" hemos dicho que es el lema de la educación propugnada por Simón Rodríguez. He insistido en las luces de la razón. La razón es teórica o práctica. La razón práctica es la ética. Insistamos, pues, en la moral que acompaña a las luces. Para Rodríguez razón y libertad deben ir juntas. "Considera que la facultad del pensamiento es lo primordial en el hombre. La razón es la que conduce a todos los logros existenciales y preside los actos del hombre, siempre y cuando se den en un contexto de libertades. Si el ser humano es libre, puede constituir una verdadera y real república". (Villegas, 222)

Escribe Simón Rodríguez: "El estado actual de la América pide reflexiones… Aprovechen los Americanos de la Libertad de Imprenta que se han dado, para consultarse sobre el importante negocio de su libertad".[2] La libertad fue el gran ideal de la revolución francesa. Las limitaciones al pensamiento libre eran moneda corriente en la estructura social y cultural de la Edad Media. El racionalismo moderno hizo de la libertad su bandera de lucha. El principio moderno de la libertad se ha entendido en muchas direcciones; incluía libertad religiosa, libertad de pensamiento, libertad de movimiento, libertad de expresión. En el texto citado, Simón Rodríguez incluye en la idea y la práctica de la libertad la libertad de imprenta. Nuestro autor considera que hay una unión estrecha entre la libertad de pensamiento, expresión y libertad de imprenta. Es decir que si no hay libertad de imprenta no hay tampoco libertad de expresión. Simón Rodríguez alude en varias ocasiones a la publicación de los Derechos del Hombre que hizo Antonio Nariño; declaración que él mismo había traducido del francés y hecho publicar y que le valió el encarcelamiento por parte de las autoridades españolas en el entonces virreinato de la Nueva Granada. Afirma también Simón Rodríguez: "Sin educación, la suerte de un jornalero difiere poco de la de un esclavo". (Citado en Orgambide 2002: 27). Y Paulo Freire nos dice que la educación es una práctica de la libertad. Sobre todo, que si hablamos de liberación es porque no hay libertad, o muy poca, y es necesario un proceso que conduzca desde la sujeción a la libertad. Nacemos con una libertad parcial y relativa. Pero la libertad es un proceso; es liberación. "Freire reconoce diferentes tipos de límites. Existen aquellos con los cuales el ser humano no puede estar de acuerdo: límites de carácter ético, político, cultural, tec. Esos límites hay que cambiarlos". (Jacinto Ordóñez 2004: 260) El educador liberador se posiciona a favor de la dignidad humana de cada persona, de su exigencia de respeto y de la factibilidad de su libertad.

Simón Rodríguez establece una relación entre la razón, el saber y el poder. "El Poder de los Congresos está en razón del Saber de los pueblos. Por muy bien que se desempeñen sus funciones a los Representantes de una Nación…de poco o nada sirve lo que hacen, si la la Nación no los entiende". (1975: 261) Hay una luz del saber que radica en los pueblos y que sirve de base a los legisladores en sus funciones de crear leyes. Rodríguez destaca la necesidad de que la nación "entienda" bien ese saber. Es decir, que él subraya la urgencia de la educación para el mejor ejercicio del poder. En forma enfática afirma Simón Rodríguez: "Es un deber de todo ciudadano instruido el contribuir con sus luces a fundar el Estado, como con su persona y bienes a sostenerlo". (261) Nuestro autor considera que dada la juventud de nuestras repúblicas ocurre que las repúblicas latinoamericanas están establecidas pero no fundadas. La independencia política debe ser seguida por la independencia de pensamiento. La ignorancia impide a los pueblos actuar adecuadamente. "No puede negarse que es inhumanidad, el privar a un hombre de los conocimientos que necesita, para entenderse con sus semejantes. […] La instrucción es al espíritu lo que al cuerpo es el pan". (Rodríguez: 325) Hace falta estimular el deseo de saber. "El solo deseo de saber hace abrir los libros". (274) Un pueblo ignorante es un pueblo gobernado como un rebaño. "Estos animalillos, dóciles e inermes, ponen a todo su cuidado en obedecer y llegan hasta seguir al dueño… cuando este sabe grangearse su cariño". (279)

Para Rodríguez razón y libertad deben ir juntas. "Considera que la facultad del pensamiento es lo primordial en el hombre. La razón es la que conduce a todos los logros existenciales y preside los actos del hombre, siempre y cuando se den en un contexto de libertades. Si el ser humano es libre, puede constituir una verdadera y real república". (Villegas, 222) O en palabras del propio Simón Rodríguez: "El instruirse es siempre útil, y la ignorancia es el peor de los males que el hombre se hace, y hace a los otros". (Rodríguez: 1985: 283) Y para Paulo Freire la educación en su auténtica dimensión política es una responsabilidad ciudadana; es compromiso con la sociedad. La educación como concientización se realiza siempre en situaciones concretas y ha de conducir a la inserción social comprometida. Si sólo logramos el conformismo, no estamos comprometidos en una educación liberadora. Finalidad de la educación es formar educandos comprometidos en la transformación de la sociedad. "Esta propuesta privilegia la centralidad de la cultura propia, el develamiento de las relaciones de poder en el proceso educativo, el análisis de la realidad socio-cultural de la vida cotidiana y de la concientización para la participación y la transformación sociales". (Onavis Cabrera 1999: 17)

Nuestra América no debe limitarse a imitar, debe crear. "?Adónde iremos a buscar los modelos? La América española es original. Originales han de ser sus instituciones y su Gobierno. Y originales los medios de fundar unas y otro. O inventamos o erramos". (p. 57) Y Para Paulo Freire la educación problematizadora debe partir de la realidad concreta. Desde Pernambuco al Nordeste de Brasil, de éste a la compleja realidad brasileña, y de ésta hacia todo América Latina y el Mundo. La realidad social del Brasil y de Latinoamérica es el referente concreto y omnipresente de su pensamiento y su praxis. "El hombre que piensa, procede en todo según su conciencia, y el que no piensa imita". (1975, I, 272) El pensamiento de un ser humano no puede ser igual al de otro. "Pensar un hombre en todo exactamente como otro, es tan raro que puede negarse que suceda. La naturaleza no hace esta especie de gemelos". (Rodríguez 1975 II: 372-373) De ahí saca la conclusión según la cual no podemos crear enemistades sólo por el hecho de que haya diferencias de ideas. Ni tampoco la diferencia de ideas debe impedir que actuemos de un modo determinado. "Es un falso concepto el creer que para entenderse sobre el modo de obrar, y sentar un principio que regle ese modo, sea menester Reñir: el resultado sería una guerra perpetua, por consiguiente la aniquilación". (idem)

Ahora bien, Rodríguez distingue entre opiniones y razones. Las opiniones son pareceres envejecidos (como diría Nietzsche: monedas que han perdido su efigie y su brillo). La razón no se limita a ser una mera opinión. "La sociedad se funda por RAZONES, y que debiendo a las RAZONES su existencia, solo por ellas puede subsistir –esto es entendiendo por sociedad aquella enque reina la CONCORDIA". (1975: II, 390-391) Para que la sociedad llegue a componerse de seres humanos sensatos es necesario una educación que cultive la razón en los educandos, "haciéndoles aplicar el raciocinio en los asuntos de la sociedad". (II: 393)

Simón Rodríguez nos da una idea de la filosofía que une a la vez la razón teórica y lo práctica. "La filosofía consiste en conocer las cosas para reglar nustra conducta con ella según sus propiedades. Pretender que se enseñe lo poco que se debe saber, para no errar en los muchos casos que ocurren cada día ... es filosofía". (II: 131) El maestro de Bolívar insistía en la necesidad de la enseñanza de la filosofía. "La educación mental exige mucha filosofía". (II: 148) Y también la filosofía ha de estar presente en la educación social. "La educación social pide muchos conocimientos, muchas combinaciones, mucha filosofía, y todas una larga experiencia". (idem).

En Concepción (Chile), el eclesiástico Reinaldo Muñoz Olave en una obra que escribiera en el año 1822, sobre el Instituto de Literatura de Concepción, donde trabajó algún tiempo Don Simón, proyecta una imagen racionalista y anarquista de Rodríguez. "…leyó algunos autores anarquistas, y tomó de ellos algunas ideas avanzadas en materias políticas". (Villegas, 118) Y luego continúa refiriéndose a: "La aversión que en los sectores eclesiásticos despierta Simón Rodriguez por su pensamiento e ideologías racionalistas". (119)

El filósofo chileno José Victorino Lastarria escribe: "Rodríguez, como los reformadores europeos, tomaba como palanca de su reforma social la educación".[3] Lastarria propone que el rechazo a las reformas educativas promovidas por Simón Rodríguez se debía, entre otras cosas, a la idea de unir conocimiento teórico y práctico, el cerebro y la mano. El educando, agrega Lastarria, tenía que participar en "fabricación de ladrillos, de adobes, de velas, y otras obras de economía doméstica". (Lastarria 1968: 55) Como a sus clases asistían clases altas, medias y bajas, entonces los padres de los niños de las clases altas resentían que la educación incluyera trabajos prácticos como ferretería, carpintería o agricultura. Me parece que la idea central de Simón Rodríguez al enfatizar la unidad del cerebro y la mano es superar la división social del trabajo y promover el amor al trabajo.

Si quisiéramos encontrar diferencias entre Simón Rodríguez y Paulo Freire, sin duda que las hay. El iluminismo con el que se inicia la modernidad tiene muy en alto el valor de la ciencia y de la técnica. Las reformas educativas prohijadas por la revolución francesa ponían el énfasis en las ciencias y en los oficios como se dice la Enciclopedia. Era así porque la modernidad es laica y estaba en el esfuerzo de salir de la luz de la fe a la luz de la razón. Y esto mismo lo vemos en Simón Rodríguez. El énfasis en el trabajo manual conducía al aprendizaje de un oficio como la carpintería o la agricultura. Rodríguez aprovechó su larga estadía en Europa para aprender ciencias como la física o la química. También gustó del oficio de la imprenta. El afán de utilidad social era parte de la propuesta iluminista de la educación. Junto al aprecio por la ciencia va unida la secularización del pensamiento y el aprecio de valores humanísticos más que religiosos. Y aquí obviamente hay una diferencia grande entre Don Simón y Paulo Freire. El educador brasileño confesó que no había tenido necesidad de salirse del cristianismo para ser socialista o revolucionario. En cambio, Simón Rodríguez era agnóstico. Fue otro aspecto en el que chocó con la aristocracia y la burguesía andina de Chuquisaca.

En los tiempos en que Simón Rodrígez vivió la ciencia era nueva y hasta revolucionaria y él participó de esa euforia. En la época de Freire, como diría Habermas, la ciencia y la técnica forman parte del sistema, e incluso de la infraestructura social de la producción tanto en el capitalismo como en el socialismo real. Hoy, agrega Habermas, la ciencia muestra explícitamente el a priori tecnológico que, sin embargo, estaba claro desde sus orígenes modernos, como lo expresó con absoluta claridad Francis Bacon cuando afirmó que "el conocimiento es poder". La ciencia sigue siendo necesaria porque está unida a la industria en que se sustentan las sociedades capitalistas y socialistas. Pero ya no tiene esa mística que otrora tenía en la revolución científica moderna. Sobre este aspecto escribe Freire: "Uno de los riesgos que necesariamente correríamos al superar el nivel del mero conocimiento conjetural, mediante la metodización rigurosa de la curiosidad, es la tentación de sobrevaluar la ciencia y menospreciar el sentido común. Es la tentación que se concretó en el cientificismo que, al postular como absolutos la fuerza y el papel de la ciencia, terminó por convertirla enc asi magia". [4]Para Simón Rodríguez la educación fundada en las luces de la razón incluía abiertamente la razón científica moderna. Hoy, sin despreciar la ciencia somos críticos con la ciencia misma, y esta sería la posición de Freire. Simón Rodríguez, En Europa, estudió las nuevas ciencias como la física y la química. "Lo más impactante es la integración, de las artes y los oficios; ahora ya no se trata de las "artes liberales", de la gramática y de la filosofía, sino precisamente de las artes y los oficios que ya habíamos visto, primero tímidamente y después cada vez más ardidamente, reivindicar su lugar y su dignidad en la formación y en la actividad del hombre. El mismo título de la Enciclopedia es ya un programa revolucionario". (Manacorda II, 378) En lugar de artes liberales se implanta la ciencia experimental y las artes mecánicas. Y como hemos visto, Rodríguez le dio importancia al aprendizaje de oficios. Durante el periodo de la revolución francesa se introdujo una reforma educativa tendente a la promoción de la ciencia y la técnica. El afán de utilidad social era parte de la propuesta iluminista de la educación.

La realidad social de los países latinoamericanos en que vivieron fue siempre el referente omnipresente de su pensamiento y su praxis. Para ambos pensadores la educación se inserta en los procesos de liberación latinoamericana. Para Freire la liberación es también búsqueda de utopía. Escribe Angel Rama "La vigencia del pensamiento de Simón Rodríguez, que hoy resplandece intacto como si acabara de formularse para las sociedades del presente, se debe tanto a su constitutivo fundamento democrático, elaborado en el crisol optimista del iluminismo y de la revolución emancipadora, como al fracaso de los estados nacidos de la Independencia para llevar a cabo las doctrinas de redención social que animaron al movimiento liberador". (Rama 1991: 15) Simón Rodríguez llega en el momento de desaliento que siguió a la guerra de independencia y que llevó a Bolívar a exclamar "He arado en el mar". Percibió los errores que se habían infiltrado en la práctica política y gubernamental latinoamericana. Las prácticas coloniales continúan después de la Independencia. Rodríguez piensa en las condiciones de un desarrollo propio, inventivo y no imitativo. No es el egoismo individual el que debe triunfar, ni el afán de riquezas. La felicidad la encontramos acordando mi pensar con el pensar común. El interés general es lo que debe primar. La nueva sociedad debía fundarse en un nuevo orden social, superando las jearquías sociales heredadas de la época colonial. La nueva base social debía ser democrática.

En breve, el iluminismo de Simón Rodríguez se caracteriza por la confianza en la razón como potencia humana que nos faculta en el arte de pensar; creencia radical en la libertad humana no sólo para pensar sino para dirigir la acción individual y social; fe en el poder transformador de la educación hacia una sociedad libre y justa. El socialismo de Simón Rodríguez se caracteriza por sostener que la base de la sociedad es la industria; la importancia de infundir amor al trabajo; la idea de una nueva organización del trabajo; la necesidad de cierta regulación del mercado; la necesidad de cierta planificación económica; la urgencia de una mejor distribución de la riqueza; y la transición de un orden individualista a uno socialista mediante una minoría ilustrada.

Acorde con su iluminismo y su socialismo es su teoría educativa: la unidad de la mano y el cerebro, es decir, la unidad del trabajo manual y la educación teórica desde la escuela elemental. La idea de educar la razón para que la sociedad se funde en la sensatez y la razonabilidad. Finalmente, la idea de que la educación es política en cuanto su deber es formar ciudadanos activos, partícipes de la vida ciudadana y política. En definitiva, Simón Rodríguez y Paulo Freire, partiendo de circunstancias muy diferentes y utilizando lenguajes muy distintos, sin embargo, convergen en tesis significativas. Nuestra América es la preocupación principal de uno y otro. La educación que surge desde condiciones de opresión y en la búsqueda de su posible liberación es una teoría y una práctica que implicó a ambos a lo largo de sus vidas comprometidas. Problematizar la realidad para salir de la conciencia ingenua es la estrategia pedagógica que en ambos casos puede percibirse. Usar la razón críticamente es un arma de lucha en la praxis educativa y socio-política. La educación en ambos pensadores está inspirada en valores e ideales éticos exigentes que comprometieron sus vidas totalmente. La esperanza de poder superar, con ayuda de la educación, todo lo indeseable de nuestras sociedades latinoamericanas es el gran mensaje que ambos dejaron a las generacioens presentes y futuras.

BIBLIOGRAFIA

Freire, Paulo. (1971) La educación como práctica de la libertad, México, Siglo XXI.

______ (1971b) Pedagogia degli oppressi, Verona, Mondadori.

______ (1993) Pedagogía de la esperanza, México, Siglo XXI.

______ (1999) La importancia de leer y el proceso de liberación, México, Siglo XXI, 13ª. Ed.

______ (2001) Política y Educación, México, Siglo XXI, 5ª. Ed.

______ (2002) Pedagogía de la autonomía, México, Siglo veintiuno Argentina, Buenos Aires.

García Bacca, Juan David. (1978) Simón Rodríguez Pensador de América, Caracas, Ediciones de la Presidencia de la República.

Lascheras, Jesús Andrés (1991) "Simón Rodríguez: Maestro y Político de la Ilustración", Revista de la Universidad nacional Experimental Simón Rodríguez.

José Victorino Lastarria, Recuerdos Literarios, Santiago de Chile, 1968, p. 63

Ocampo López, Javier: (2007) "Simón Rodríguez, El Maestro del Libertador", en Revista de la Sociedad de Historia de la Educación Latinoamericana. No.9, Tunja, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, RUDECOLOMBIA, pp. 81 – 102

Pedro Orgambide, El maestro de Bolívar. Simón, el utopista. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2002.

Prieto Castillo, Daniel. (1991) "El proyecto Educativo de Simón Rodríguez", Revista de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez.

Puiggrós, Adriana, Imaginación y crisis en la Educación Latinoamericana, Buenos Aires, rei Argentina, Aique Grupos Editor, Instituto de Estudios y Acción Social.

_____ 2005, De Simón Rodríguez a Paulo Freire, Educación para la integración Latinoamericana, Bogotá, Convenio Andrés Bello.

Rama, Ángel. (1991) "Actualidad de Simón Rodríguez", Ensayos de literatura venezolana, Caracas, Monte Avila Editores.

Roig, Arturo Andrés/ Biagini, Hugo. Diccionario del Pensamiento Alternativo, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2008.

Rojas, Armando. (1990) Las ideas educativas de Simón Bolívar, Caracas, Monte Ávila Editores.

Villegas, Reynaldo. (1996) Simón Rodríguez, Maestro y Pensador de América, Valencia, Universidad de Carabobo.

Rodríguez, Simón. (1954) Escritos de Simón Rodríguez, Caracas, Imprenta Nacional. (Compilación y estudio bibliográfico de Pedro Grases).

_____ (1985) Obras escogidas. Caracas, Bloque de Armas.

_____ (1988) Inventamos o erramos, Caracas, Monte Ávila Editores.

Rumaso, Alfonso (1976) Biografía de Simón Rodríguez. Maestro de América, Caracas, Universidad Simón Rodríguez.

Seboul, Albert. (1987) La revolución francesa, Barcelona, Crítica.

Uslar Pietri, Arturo. (1954) "Prólogo" a Escritos de Simón Rodríguez, Caracas, Imprenta Nacional.

 

Enviado por:

Ing.+Lic. Yunior Andrés Castillo S.

"NO A LA CULTURA DEL SECRETO, SI A LA LIBERTAD DE INFORMACION"®

www.monografias.com/usuario/perfiles/ing_lic_yunior_andra_s_castillo_s/monografias

Santiago de los Caballeros,

República Dominicana,

2016.

"DIOS, JUAN PABLO DUARTE, JUAN BOSCH Y ANDRÉS CASTILLO DE LEÓN - POR SIEMPRE"®