Doctrinas egocéntricas



Introducción

En la historia humana, yace, según su historicismo toda una gama de eventos propios de la especie, representados desde su fase más remota hasta nuestros tiempos, con numerosas formas expresivas, especímenes paleontológicos e iconos de las más variadas actividades del ser y ente humano. En este marco de expresiones se ha desenvuelto la más hermosa de las manifestaciones de la humanidad. Su espíritu social, que, aunque no exclusivo de la especie, redunda sin lugar a dudas en la voluntad de progreso que ha venido desarrollando y, derivando de la capacidad de pensar. En otras palabras, crear, con la mente y la mano; toda la diversidad de ingenios que ha sentado la carga de civilización que han desarrollado los pueblos.

No obstante, ese espíritu genuino y derivado, ha concebido un planteamiento abstracto respecto a: ¿Que hizo que sea el Universo, que hizo que exista la tierra? Por ejemplo, además, de tales incógnitas obvias, el individuo humano se pregunta también ¿Por qué existe el mal?

En tal sentido aceptamos ciertas respuestas y tenemos:

"La maldad existe cuando el hombre no tiene la presencia del amor de Dios en sus corazones" Einstein (dixit)

Por lo antes expuesto podemos concluir que, la maldad no es obra de Dios sino de la ausencia de amor. En la concepción del bien, desde tiempos remotos, el individuo humano ha querido ordenar una forma civilizada de unificar creencias, en ese orden de apreciaciones, ha prevalecido un legado ancestral de ideas, ese legado ha unido pueblos y naciones con el fin de concebir de la mejor forma y no bajo conceptos trágicos y malignos la creencia divina. La diferencia estriba en que el deber ser, es para sí mismo y para los otros. Y no el desempeño peculiar de ansiosos de poder y de gloria, que, bien sea del orden particular o personal, en las esferas familiares y de poder, se crean sistemas de educación o de instrucción, basados en doctrinas egocéntricas para engendrar en el individuo conductas megalómanas y déspotas en función del beneficio sectorial, peculiar y sus entornos.

Carl Marx, mal interpretando o interpretando la religión con su ambiguo materialismo dialéctico critica a muchos otros antiguos filósofos, incluso algunos de sus mentores, tuvo el desacierto de decir:

"La religión es el opio de los pueblos"

Pues bien, ¿cómo se entiende, que, tratando de adoctrinar a sus adeptos ignorantes de toda índole, gobiernos inspirados en su legado hayan erigido estatuas para idolatrar a la personalidad de sus líderes, ej. Ilich Vlianov (Lenin) J. Stalin, Mao etc.? ¿Es que acaso esta actitud no es una especie de desarrollar una religión? O tal vez, ¡rendirle cultos a sus egocentrismos!

El legado chino contra la indispensabilidad del líder

Contrario a la doctrina laosiana (Lao Tse); el desenvolvimiento de las doctrinas totalitarias o déspotas de regímenes izquierdistas o de ultraderecha –nacionalistas, fascistas, nazis etc.- han sido encaminadas y desarrolladas con patrones coercitivos y herramientas de sometimiento con violencia y terror, tanto mediático como de facto.

La teoría política de la cultura occidental trascendente de la saga clásica griega, correlacionada con la filosofía (valga el termino) oriental, no da frutos, derivado de que el advenimiento de la polis representada por la participación de lo –diputados- arcontes en el ágora, han supuesto un cambio en el ámbito político de la historia, considerando a demos (el pueblo), como el originario y único decisivo en la medida de elegir quien tiene la capacidad de dirigir el futuro político de la nación, país o pueblo; que tiene en su haber la necesidad de liderazgo y representación –participación- en lo que se entiende como gobierno. Para el mundo asiático oriental, incluyendo el Asia Pacifico, la democracia nunca ha existido. Aun cuando en el mundo occidental, padeció de tiranías por milenios, estas desaparecieron como sistemas de gobiernos "Naturales" en sí, casi 500 años AC, sin embargo, no se deben descartar cambios ocasionados en algunas naciones asiáticas respecto a la forma de asumir la política, no obstante figuras como republicas islámicas (Irán), Estado 100% laicos (Turquía) (se considera euro-asiático), Republicas comunista (China). Las demás han sido: monarquías, imperios etc., como: Monarquías (Japón), monarquías islámicas (arabia saudita), monarquías budistas (Bután).

Las doctrinas déspotas o de egocentrismo se han desarrollado a través de la historia como el advenimiento de la divinidad el los lideres lo cual tuvo como consecuencia la desaparición del sistema comunista prehistórico y determinar cómo ideología, las diferencias de clases, este patrón se ha manifestado antropológicamente bajo el precepto de la habilidad, la audacia o astucia de individuos o colectivos para ejercer influencias persuasivas frente a las masas humanas que le afectan o a las cuales pertenecen. Por ende, su prevalencia y mantenimiento en el poder, les obliga, por necesidad acudir a factores persuasivos, las más de las veces violentos. No obstante, la doctrina, descartando –a medias- la religiosa, ha tenido un papel importante en la génesis de este patrón de poder considerando que la enajenación como consecuencia del constante discurso alienante hace mella en las mentes proclives al fanatismo, máxime, por ignorancia, ingenuidad y bajo nivel de cultura política. Sin embargo, el factor más poderoso es el miedo, el terror y el sometimiento mediante la escases y el desabastecimiento que produce el control de la producción y del abastecimiento desarrollado por la cúpula de poder de los gobiernos déspotas.

¿A qué se parece el egocentrismo?

Nietzsche, determina a este egocentrismo como dionisiaco, o sea, la voluntad de poder del malo, o mandatario malo, para él, quien tiene la potestad de ser piadoso es el gobernante déspota, porque tiene en su haber la potestad de decidir quién muere o no. Un ejemplo clásico debería ser Henry VIII de Inglaterra del siglo XVI, pero más antes tenemos a Calígula, Nerón, Nabucodonosor, Tutankamen y más recientes a Hitler, Fidel Castro, King Jom Un, Ho Chi Minh, Pol pot etc. Recientemente la psicología post moderna ha determinado a este tipo de egocéntricos como "narcisistas dañinos".

Desafortunadamente, para los pueblos a quienes les ha tocado vivir estas calamidades, la idea de democracia no ha tenido la suficiente capacidad de penetrar o ser aprehendida por quienes fungen como sus líderes naturales, sino en la medida que ha sido para ellos una herramienta teórica para manipular con la retórica a las masas populares con el propósito de obtener, manejar y mantener el poder. Por otro lado, existe la figura del oportunista, el tahúr de política, que juega en la mesa electoral con los arlequines que le otorgan un cargo e indulgencia, mientras otros, oportunistas también y que comprenden el grupo de estos holgazanes (según Platón), habidos de poder económico pescan en rio revuelto, para lograr con la obtención del poder del líder, privilegios y prebendas mediante el llamado pase de facturas. Es, en otras palabras, toda una telaraña que atrapa a quienes logran mediante cualquier sistema proselitista, engañoso y fraudulento, conectarse con el poder, de donde aparece la figura del sátrapa contemporáneo, con la diferencia que sus métodos son sofisticados por el manejo del dinero y los adelantos tecnológicos. No obstante, su sumisión como sucede con los cuadros militares y milicianos que desobedecen el verdadero espíritu que les atañe como garantes de las soberanías de sus naciones, se convierte en una suerte de obediencia fanática, derivada de las interrelaciones de indulgencias, tráfico de influencias y compromisos, además de la jerarquía que la línea de mando le obliga por ser subalterno al jefe de gobierno.

Estos últimos, repito, tienen en su haber una suerte de "shogun" donde el instinto de conservación y sobrevivencia va más allá del egocentrismo, de modo que, para mantener su satrapía, línea de mando y poder económico ejerce las más despiadadas de las actividades, principalmente cuando sus cargos se encuentran en peligro de desaparecer, trayendo como consecuencia poner en funcionamiento la mano represiva del gobierno en contra de cualquier disidencia o protesta. En otras palabras, la mano que hace el trabajo sucio.

Es hasta aquí es donde existe lo contrario laosiano, considerando que para el politólogo de la china milenaria "el mejor gobernante es que demuestra su imprescindibilidad", para el sabio, un buen gobernador es aquel que no se hace sentir sino con los hechos en función del colectivo que le eligió, son sus obras y no su discurso el que da la evidencia de su gestión como mandatario siempre fructífera y productiva. Contrario a esto, han existido slogans o consignas que determinan la forma como debe comportarse un régimen en función propagandística hasta el punto de utilizar el sofisma, la falacia y la demagogia con propósito de hacer ver como cierto algo que es falso, es, este caso, por la incapacidad de llevar a cabo sus gestiones en beneficio general, de modo que, al ejercer su represiones, controles y acciones coercitivas, las consecuencias no solo las sufre el opositor al régimen, sino sus simpatizantes también. Obligados a obedecer, con la condición de mantener sus cargos, puestos y privilegios. Es toda una estrategia maquiavélica, donde se verifica la máxima imputada del florentino que concibe "el fin justifica los medios", desafortunadamente, siempre en detrimento del pueblo, masa o populacho vil y desapercibidos de prudencia e ignorante como determina Hanna Arendt en "orígenes del totalitarismo". De este espíritu perverso y dantesco nacen las siguientes afirmaciones:

"Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las más es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar (…) Hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores y hacer que nuestros simpatizantes se lo repitan en todo momento" (Joseph Goebbels, ministro de información y propaganda de la Alemania Nazi)

De este modo el discurso trae en su haber la disposición –en potencia- de las masas a apoyar como consecuencia de su enajenación, a los ponentes o al ente político por quien se emiten. Aun cuando, el pueblo o interlocutor del mitin en el cual se ha emitido el discurso tenga fe en su orador, este, siempre con un grado importante de paranoia, no deja como descartada la perorata y la demagogia, puesto que, el interés que le atañe es más elevado que la confianza que le tiene a su propio pueblo, bien sea por propio instinto o como consecuencia de sus asesores y acólitos que sufren infaliblemente del acoso de la incertidumbre y la desconfianza en tener todo a su favor para permanecer en el poder. De mudo que directa o indirectamente la conducta del orador o líder se hace hipócrita y su discurso puro retórica.

Las doctrinas egocentristas, son de carácter elevado, contrarias a toda manifestación democrática, su fundamento es el egoísmo crematístico y la voluntad de poder, el espíritu de las mismas se centra en mantener un estatus predominante sobre el colectivo que se maneja, sea de carácter íntimo, familiar, clan, grupo o, dirigido mediante esta intimidad a las masas sociales en el caso de crear una fórmula idónea para gobernar a capricho o antojo. En tal sentido, se desarrolla el nepotismo. Más allá de la satrapía, tiene un sesgo de control parental o cuasi parental, originado para ubicar en cargos, gerencia y supervisiones relevantes a gente –supuestamente- que se considera de confianza. De este modo el cumulo de ministerios, alcaldías, demás instituciones gubernamentales y divisiones políticas. Serian para estos déspotas, un enjambre de abejas donde el mandatario, sería la reina, el pueblo las obreras, y sátrapas y nepotes, los zánganos que perecen a su satisfacción.

Caprichos erostraticos como de Jean Paul Sartre en "El Muro", manejo de situaciones bajo dogmas morales, contrarios a la ética científica patrocinada con buenos propósitos y profilaxis, donde el manejo de la medicina y sus frutos higiénicos son en función del beneficio de gestiones, casi de extorsión y, no con el verdadero fin, mantener una población sana, de modo que sus planteamientos circundan en el cinismo: ¿Qué importa que se mueran unos pocos que no estén de acuerdo con mis pensamientos? ¡Para esos no hay medicinas las medicinas son para quienes sigan el propósito de esta gestión! Un instinto totalmente criminal solapado en una angustia desabrida propio de quien solo cuenta con el poder que le da un arma en la mano ej., El gobierno. Esto es, el emulo de JPS, como Eróstrato con su arma en la mano y su sexto piso en la calle Delambre. Una angustia desabrida y cruel, paranoica. Derivada de complejo de inferioridad, manifestado en superioridad con el abuso del poder y las armas para someter a quienes son dueños (el soberano), de la empresa – el país- que le han asignado para regentar. Es la suerte del escorpión que azota a la rana con su aguijón y le mata después de haber pasado el charco sobre su espalda, pues, es su naturaleza. Esa es la naturaleza del hijo prodigo, que desbarata lo cultivado por su padre para beneficio familiar, en función de incrementar su vanidad egocéntrica, es el ansia de poder y la gloria, que, contrariamente para su imagen en el futuro, se desvanece en el tristemente célebre personaje de la historia que no aprovechó la fortuna de dirigir con propiedad los recursos que pusieron en sus manos aquellos, que un día, tuvieron confianza en él.

Sesgo Dogmático del egocentrismo

No es por casualidad que la mayoría de los protagonistas de las narraciones sádicas y dantescas que han participado de la cotidianidad veras o real de la historia política del mundo tengan una similitud conductual aparente. Bajo esta premisa se podría decir que la predisposición del individuo a la perversidad, se contempla en la interiorización de la influencia exterior. En tales casos, podríamos observar, la poca atención que la actividad parental afectó al individuo en tempranas edades y/o de desenvolvimiento social de carácter positivo o lo que podríamos concebir como tal, para la sociedad o colectivo; de este modo, se consideraría la poca disposición educacional adecuada en favor del conducido y en función de elaborar un espécimen probo para calificar como: no resentido social. O, todo lo contrario, mucha atención en función de elaborar un espécimen con características que abordan el egocentrismo como conducta. En este caso tendríamos el efecto de la doctrina egocéntrica. El entorno del faraón y sus huestes dogmáticas.

Empero, el carácter tiene sus frutos en quienes le cultivan, bien sea interiorizado, inherente o peculiar basado en la característica humana o por factores que determinan el curso de la vida del individuo (lo fortuito). No obstante, el temperamento es lo natural del individuo, relativo a su inteligencia innata o bruta desarrolla, exteriorizando, lo que considera de temprana edad un derecho, sin saberle o comprenderle. En otras palabras, hacer lo que le nace, "darle rienda suelta a su voluntad" sin escatimar consecuencias, benévolas o nefastas, en sí, es inconsciencia.

Ignacio Burk afirma que: "la conducta criminosa de un adolescente es motivada por micro-hechos de una organización cerebral que le implantara una comunidad corrompida y miserable".

Para esto es menester saber que el impulso neurológico de la especie humana no es correlativo, ni general, ni de actuación mecánica para toda la especie, es más bien una incidencia cerebral organizada en cada individuo, lo cual, es lo que decide el impulso de cada individuo a ejecutar acciones, tomar decisiones o proceder de determinada forma peculiar e individualizada y, estructurada por motivaciones psíquicas. Dicho de otro modo, depende de influencias o motivaciones lo que constituyen la conducta.

Considerando lo anterior se puede determinar que la conducta egocéntrica, podría originarse de una motivación cortical secundaria derivada de adquisición de conocimientos, aprendizajes espontáneos y/o experiencias mediante educación sistemática donde se enajena el intelecto y se canalizan incluso las emociones, es un patrón doctrinario. Es la impronta del ambiente donde le ha tocado crecer al individuo.

Pienso luego existo (cogito ergo sum), Plantea, el uso de la razón como paradigma en todas las disciplinas del pensamiento, de las tecnologías y las ciencias. En todos los sentidos, contrario a la actitud del pensamiento egocentrista del gobernante totalitario o tirano, pues, al proceder de la forma que lo hace, ofende la inteligencia de gran parte del mundo político que le afecta, al pueblo, incluyendo a sus fanáticos que, sometidos coercitivamente con la ley a su favor solo obedecen las directrices que les imponen sin derecho a preguntar, así piensen en lo absurdas que son, pues sus cogitus están mediatizados por el terror al ostracismo.

Es lamentable como intelectuales, científicos, artistas y funcionarios públicos, y peor, militares, mantienen una aptitud de omisión y apoyo ante esta ofensiva de gobiernos anti- democráticos, que arremeten con su brazo criminal contra cualquier disidencia por sublime que sea, contra las protestas pacíficas y, profiriendo discursos bastos de escarnio, cinismo e hipocresía violando las constituciones con decretos espurios e ilegales. Discursos tales, que circundan el marco de la mentira ligado al terror que utilizan demagógicamente para engañar al pueblo crédulo e ignorante de las más insanas estrategias, ej. La jerga comunista; diseñada para enajenar el pensamiento de quienes padecen de su régimen, que han diezmado en poco más de 80 años en el siglo XX a más de 100 millones de personas en pueblos donde se ha instaurado y, que actualmente, tergiversado del galimatías Marxista, llaman socialismo del siglo XXI.

Ante toda circunstancia, hay un patrón ontológico que define la razón humana en un solo sentido, este debe asumirse desde la idea de que la inteligencia humana es innata y única sin variación para toda la especie, de modo que: lo que cambia, se transforma o enajena es el intelecto, accidente que se mezcla en el individuo derivado de adquisiciones o experiencias. Sin embargo, el canon de oportunidades, opciones o preferencias respecto al comportamiento social no es homologo, por lo tanto, no es común en todos sus aspectos considerando el comportamiento ante la otredad, de modo que, podemos observar a continuación, aspecto de este dilema tomando en consideración creencias míticas.

Según Lino Lattela, Magister en filosofía (UNICA), Venezuela, contempla toda actitud y voluntad de comportamiento respecto a un concepto ético "la Prudencia". Conformado por: valores y antivalores que tienden una red entre lo que se quiere o prefiere y lo que se detesta o perjudica Vs., lo que conviene y produce. Derivado, de actitudes y relaciones interculturales, esta acepción presenta una causa determinada por visión de aspectos donde no debe existir conclusiones con puntos de duda, pero si una disposición de voluntad para concebir lo bueno de lo malo por determinadas causas y circunstancias.

Con esto anterior, Latella, insinúa, ej. Que la religión no sería causa de casualidad ni de interpretación de lo místico sin ningún sentido aparente o sorprendente, sino que además de lo sublime de la percepción, lleva consigo un valor ético que representa: preferir, aceptar con motivo de –prudencia Aristotélica– la visión del mundo respecto a lo místico (voluntad) y la visión de aspectos con derivadas antropológicas.

Esta visión de aspectos al presentarse múltiple se contrapone a lo individual como en la "la voluntad de poder del malo" de Nietzsche en Así hablaba Zaratustra, en vez se hace automáticamente colectiva.

Un caso de doctrina egocéntrica, que bien podría ser no hereditaria, pero relacionada a lo peculiar de la especie, circunstancial y dependiente del entorno tanto ecológico como demográfico sin descartar condiciones parentales, donde no necesariamente tenga en sus cánones de constitución el nepotismo, es el patriarcado. Ahora bien, el término patriarca proviene del latín y este del griego patriarches, donde patria significa: descendencia, familia y, mandar.

Volviendo a lo postulado anteriormente, respecto a que "no por casualidad la mayoría de los protagonistas de las narraciones sádicas y dantescas que han participado de la cotidianidad veras o real de la historia política del mundo tengan una similitud conductual aparente." Y, tomando en cuenta la premisa de que la inteligencia es innata y pareja de la especie humana, se pueden considerar como apoyo teórico, concepciones teológicas respecto al "alma" y la mezcla (conciencia y cuerpo) de las ponencias de Siger, entre ellas

Una muy importante descalificada y condenada por la diócesis de Paris 1272 donde el pensador medieval postula los siguiente:

"los individuos de la misma especie solo difieren por su posición en la materia"

Es en este sentido valido afirmar, entonces, que lo que cambia es lo que se posicione en la inteligencia "el intelecto"; sustancia que se cultiva y se cosecha derivada de la voluntad del misma de la forma y del ámbito que circunda al individuo.

Luego Tomas de Aquino declarado santo en 1323, coincide con las ponencias de Siger postulando lo siguiente

"como la inteligencia no tiene materia, Dios no puede hacer varias inteligencias de la misma especie"

Ambos postulados, tanto el de Maitre Siger de Brabant, como el de Tomas de Aquino fueron tildadas de heréticas, aun cuando las de Siger eran menos Averroistas.

Por estos planteamientos y tomando en cuenta la disposición individualista del cada espécimen humano, se debe aceptar la moción de que la doctrina egocéntrica es producto de diferentes factores que afectan al individuo en la medida que va adquiriendo experiencias, información y ha constituido su carácter de acuerdo a los patrones que ha tenido a su alcance y la voluntad que ha desarrollado en decidir o escoger el camino o tendencia de conducta que va a llevar o que llevará a la praxis durante su desenvolvimiento vivencial, ante sí mismo y la sociedad que le afecta. Es menester pensar que muchas veces condiciones psíquicas, ecológicas y demográficas concentrados en el campo de la política y la sociedad, han dado pie a conductas, perversas desarrolladas en individuos con cualidades de "líder" que se fundan en: el resentimiento, el egoísmo, la intriga, la vanidad y el narcisismo, aunado, a la voluntad de poder. Estas cualidades o características tienen su haber en las mentalidades egocéntricas y megalómanas hasta el punto de compararse o definirse como dioses en la tierra, en todo caso, producto de una supuesta divinidad, donde, la paranoia y el dogmatismo son sus vicios y herramientas para mantenerse como máxima autoridad dueños de almas y cosas. Es el caso de la dinastía faraónica.

El faraón máxima autoridad de la nación egipcia antigua, concibe su poder –desde su aparición como liderazgo- por efecto del sometimiento mediante la fuerza de un sector menos civilizado, contra otro más civilizado. La fórmula fue la unión mediante un proceso de veneración de la entidad de un líder, el faraón, primero aceptado como semidiós y luego como Dios. Sus sequitos y acólitos gozaban de prestigio y privilegios, no obstante, su categoría era ínfima comparada con la familia real. Aunque su despotismo no era comparado con el los mandatarios orientales, nadie puede negar su supremacía en el poder. Luego de la quinta dinastía, al faraón, mediante el adoctrinamiento del sacerdocio de Ra (Dios Sol) le consideraron como hijo del Sol. Decreciendo su jerarquía ante el sacerdocio de Ra, desde entonces el reinado burocrático, mediante la herencia de cargos paso a ser un régimen feudal, debido a los títulos que adoptaban sus militares en campañas conquistadoras. Desde la XII dinastía el poder absoluto volvió al Faraón y sus nobles quedaron bajo su autoridad y con privilegios limitados, la principal causa fue el populismo que el faraón desarrolló, por lo que la dinastía se enfrentó a rebeliones producidas, irónicamente, por sus nobles y aristócratas.

Como se puede observar, la envidia y la codicia, aunada al ansia de poder desencadenó las supuestas revoluciones que Aristóteles señala en "política", y Hannah Arendt en "orígenes del totalitarismo" ante el embate jacobino y la ejecución de Robespierre. O sea, toda una amalgama de deseos que lindan con la mezquindad generadas o devenida por la inconformidad de sectores que antes disfrutaban de privilegios y prestigio.

Sin embargo, ni el advenimiento de Atón con Akhenatón como el Dios supremo sustituyendo a Amón, Dios sol y único, ni Amón después con Tuthancamen, hicieron mella en las vanidades de faraón Amenofis IV, ni en las ambiciones de su viuda casada con Tuthancamen como lo hicieron las doctrinas egocéntricas y oportunistas de sus sacerdotes. Quienes manejaban bajo el dogma, el fetiche y el fanatismo el desenvolvimiento político, social y guerreristas de sus pupilos imperiales.

Formas menos dogmáticas egocéntricas

Desde la saga hebrea hasta la etrusca latina, se consolido o constituyo una forma de dominio al cuál sus ocupantes, pueblo, le denominaron patriarcado –de este vocablo, se originó la palabra patria- que era el predio del "patriarca". Después de las llamadas incursiones godas, bárbaras y otras de tribus nómadas, provenientes de Asia, Eurasia y parte del oriente medio e indio, con la degradación de la condición femenina se acentuó con el desarrollo de sociedades agrícolas sedentarias. La horticultura y la ganadería itinerantes no supusieron el fin del modo de vida nómada, porque la comunidad debía trasladarse a un nuevo emplazamiento cada vez que se agotaba la fertilidad del suelo. Esta limitación dejó de regir en los asentamientos que prosperaron en los deltas de los ríos y otros terrenos cuya fertilidad se renovaba por sí sola; y puesto que una población numerosa era la mejor defensa de estas comunidades sedentarias frente a la presión de los grupos nómadas rivales, ahora resultaba más conveniente que las mujeres se consagraran a la maternidad intensiva y los varones trabajaran duro para mantener familias todo lo numerosas que permitiera el potencial reproductivo femenino. etnia nómada se volvió sedentaria y se instaló a orillas de mar adriático al oriente y el mediterráneo al oeste. De esto nace el líder patriarca. En Roma, el páter familias ostentaba y ejercía la patria potestad sobre todos los miembros de la unidad familiar, sus bienes, incluidos los esclavos. Todo, estaban sujetos a su voluntad cuya palabra era absoluta y definitiva. Decidía, casamientos, potestad de los hijos, la vida o muerte, o sea, era dueño absoluto de cosas y almas. Todo ello compilado en la Ley de las XII Tablas. Era figura muy importante, el parricidio, en este sistema se consideraba el peor delito por ello le esperaba, la peor muerte.

A los parricidas, se les torturaba y ejecutaba con un rito que consistía en coser vivo al reo al interior de un gran saco de cuero. Calzado con zapatos de madera y un saco en la cabeza, se introducían en el saco junto a él: una víbora, una mona, un gallo y un perro

Tras ellos se cerraba el saco y se lanzaba al mar, donde todos morían. De esta manera se impedía al condenado disfrutar de una sepultura digna. Por otro lado, fundir sus restos hasta que fuera imposible distinguir al hombre de los animales.

Podía vender como esclavos a sus hijos, para saldar alguna deuda o asegurar un negocio. En principio, siempre era de manera temporal. Después, el hijo volvía a quedar bajo la custodia de su pater. Eso sí, la Ley de las XII Tablas especificaba que esta venta podía realizarse hasta en tres ocasiones, después de la cual estos quedaban liberados del poder de su padre. Las leyes sobre adulterio también permitían al páter actuar contra aquellos que deshonraran a su familia, lo que incluía a los amantes de su mujer, hijas e hijos. Es decir, podía matar impunemente a cualquiera de ellos, aunque no estuvieran sujetos a su patria potestad.

Lo planteado en el segmento anterior determina como el elemento ecológico afecta en el desenvolvimiento del individuo, la ciudadanía, adopta un sistema derivado de las mociones que un liderazgo plantea con acicate en los avatares que suscitan en el ambiente y las fuerzas de la naturaleza, aunado, al determínio colectivo para la sobrevivencia.

"El bardo de Avon", Shakespeare, W., enfoca, en una de sus obras la saga violenta de dos casas o castas elitistas de la etnia británica emplazada en el condado de York, el drama enfoca capítulos de la verdad histórica acontecida durante la usurpación de la corona mediante la violencia de los Lancaster (Enrique I, Margaret) quienes mediante la conspiración de los de la casa York, son desplazados del poder, generando la guerra fratricida llamada "Guerra de las Rosas", no obstante el drama se torna patético por la envidia, la intriga y la hipocresía, de uno de los miembros más sanguinarios de la familia York, Ricardo Gloucester York, se ingenia las más criminales estrategias conspirativas y complots, para fraguar y cristalizar el medio de obtener su coronación como rey de Inglaterra, en su mente egoísta, egocéntrica y perversa no hubo cabida para la piedad ni remordimiento para lograr su objetivo, su consciencia solo se doblegaba agudamente cuando reflexionaba acerca de los conjuros y maldiciones que personar resentidas y maltratadas moralmente por él, le habían proferido.

La gesta guerrerista de Edward, George Clearence y Richard Gloucester York, se vio empañada por la pasión cruel y dogmática de este último en contra de la casta Lancaster y el mundo que les apoyaba. No obstante, no se descarta la envidia y el deseo de poder de ambas familias, las cuales, sin duda tenían en su haber el bacilo de la discordia fundada en la doctrina egocentrista que afectan esta clase de individuos y el ambiente de las esferas de poder.

El resentimiento social es un acicate retaliativo que fecunda las más elevadas pasiones de quienes basados en supuestas injusticias no han logrado o, se han visto frustrado de poder alcanzar objetivos deseados, esta condición deja una secuela prodigiosa en la consciencia enajenada del individuo afectado por tales injusticias. Esta situación tiene como merito la posibilidad de desarrollar en el individuo un deseo de venganza contra el mundo que supuestamente le ha martirizado, castigado o truncado sus aspiraciones, sin considerar el efecto de sus propias limitaciones y porque no ha podido obtener sus objetivos derivado de esas limitaciones y errores peculiares, sino la oposición por parte de quienes le juzgan sus actos para conseguirles.

Esta índole de individuos, si por alguna razón llegan a obtener poder, despliegan sus garras vengativas enfocando su conducta en función de la hegemonía y la sumisión de sus sequitos y adeptos, desarrollan sistemas de información siempre falsa e hipócrita para mantener la supremacía del poder ante enemigos y amigos de quienes no confía, su paranoia es sumamente elevada y su afán de adquirir imagen y gloria para paliar el estigma de sus frustraciones entra en el campo de lo irracional devenido de la auto enajenación adoctrinaría que le confiere su egocentrismo exacerbado.

Es el caso de Adolf Hitler, quien frustrado por su situación económica, las posesiones francesas de territorios austriacos y alemanes de la década temprana del siglo XX, y la frustración de no haber podido cristalizar su participación como estudiante de la Academia de Artes de Viena, desarrolló un resentimiento inmenso y prodigioso por lo cual –ayuda por fortuna y astucia más que por virtud– desempeñó una campaña bélica, estigmatizada por el dogma y el fanatismo religioso y genocida, basado en un nacionalismo personal y el ansia imperialista convocado para erigir y emancipar la figura de un Tercer Reich. Lo que trajo como consecuencia la devastación de gran parte de Europa África y oriente medio, el holocausto judío, la separación política de Berlín y, coadyuvó en gran medida al holodomor ucraniano.

Conclusión

Egocentrismo es un defecto de la conducta humana (psicopatía) proviene de Ego (yo), fundado en la exagerada exaltación de la propia personalidad, al punto de considerarla como centro de atracción y d actividades generales. En términos filosóficos análogo al egotismo: excesiva importancia concedida a uno mismo y a los hechos de la propia vida, una característica morbosa de quien le padece es la egolatría: culto, adoración, amor excesivo a sí mismo.

El alter ego de egocentrismo en términos políticos (Actualmente) es sin duda Kim Jong-un –líder máximo del gobierno tirano de Nor Corea– quien reúne las dos características principales de la psicopatía: carencia absoluta de empatía y ningún remordimiento por sus actos. El resto de personas para esta clase de líderes psicópatas son objetos, utilizados para conseguir los objetivos personales y la satisfacción de sus propios intereses. Otra de las características psicópatas del egocentrismo de Kim es el narcisismo.

Esta psicopatía es un trastorno de personalidad antisocial. Según el DSM-IV se trata de sujetos egocéntricos, manipuladores, mentirosos y crueles. Tienen un estilo de visa antisocial, agresivo, donde lo importante es sentir excitación con un comportamiento impulsivo y dictado por el capricho o los arrebatos. Todas estas características las reúne, el ansioso o voluntarios de poder a las que hay que sumar el carácter de sus preferencias ideológicas y política donde aplica sus sistemas perversos.

Bibliografía

Albornoz, J., 2003, Diccionario filosófico, Egotismo, Ed. Vadell hermanos, Caracas Venezuela.

Arendt, H, 2008, Los orígenes del totalitarismo, Ed. Taurus, Santa fe de Bogotá, Colombia.

Aristóteles, 1 997, Política, tipos de revoluciones, Ed. Espasa Calpe, Madrid España

Aristóteles, 2005, Ética a Nicómaco, Libro sexto, Alianza editorial, Madrid España.

Burk, I., 1972, Psicología, Motivaciones del comportamiento humano, Ed. Insula Caracas.

Lao Tse,1977, Tao te ching, Ed. Orbis, Barcelona España.

Mora-Ferrater, J., 2004, Diccionario Filosófico, "egoísmo", Ed. Ariel, Barcelona, España.

Nietzsche, F., 2000, Así hablaba Zaratustra, la voluntad de poder del malo, Edicomunicaciones S.A, Barcelona España.

Sartre, J.P.,2005, El Muro, Eróstrato, Ed. Época, México.

Silva, I- Perez, I., 2016, Van Steenberghen, F, Maiter Siger de Brabant, El pensamiento de Siger sobre el alma intelectiva, –internet-

 

 

Autor:

Joise Morillo,

LCDO. en Filosofía.

?