Monografías Plus »

Economía y administración de empresas



CAPÍTULO I:

La empresa

TEMA 1: INTRODUCCIÓN A LA EMPRESA

Concepto de empresa.

Una empresa se constituye para realizar una actividad productiva de bienes o servicios que proporcione a sus promotores unos beneficios. Estos beneficios no tienen que ser necesariamente económicos (prestigio, empresas públicas...).

Según esto, se puede entender la empresa desde dos puntos de vista:

Una empresa, además de su propio nombre, puede utilizar otros signos distintivos, como puede ser su nombre comercial, logotipo, marca, rótulos específicos del establecimiento...

Concepto de empresario.

En la actualidad entendemos por empresario a la persona que, asumiendo unos riesgos, desarrolla una actividad responsabilizándose de la gestión para alcanzar unos objetivos.

Sin embargo, el concepto de empresario ha variado a lo largo del tiempo:

Clases de empresas.

Las empresas se pueden clasificar según criterios muy diversos. Entre ellos destacamos los siguientes:

Según su área de actividad:

Según su dimensión:

El criterio del tamaño es muy discutible y depende del sector que se trate. Se puede distinguir por su volumen de ventas (facturación), empleados, activo[1]En general distinguimos entre pequeñas (hasta 50 trabajadores), medianas (hasta 250) y grandes (más de 250).

Según la titularidad del capital:

Según la forma jurídica:

Según el ámbito geográfico

La responsabilidad social de la empresa.

Además de producir beneficios para los propietarios, las empresas deben generar beneficios para la sociedad (externalidades sociales), sus ventajas para la población y el medio ambiente deben superar a los inconvenientes (el balance social ha de ser positivo), en dos aspectos:

Localización

La decisión del lugar óptimo para una empresa es una decisión compleja. Se intentan minimizar los costes de producción y distribución y optimizar el acceso al mercado para garantizar la regularidad de suministros y reducir almacenes. Los criterios que influyen en la elección variarán en función de que se trate de una empresa industrial o comercial.

Las empresas industriales tendrán en cuenta los siguientes factores:

Las empresas comerciales y de servicios valorarán:

La dimensión de la empresa.

La relación entre la eficacia y el tamaño de una empresa es una cuestión muy controvertida. Diversos estudios parecen demostrar que no existe correlación entre el tamaño de la empresa y su rentabilidad, lo que condujo a Gibrat a enunciar su ley del efecto proporcional según la cual no hay un tamaño óptimo para la empresa. Sin embargo, en general, se admite que hay dimensiones más o menos convenientes según la actividad a la que se dedique la empresa.

Las grandes empresas tienen las siguientes ventajas:

Sin embargo, adolecen de los siguientes inconvenientes:

Las ventajas de las pequeñas y medianas empresas (PYME) son:

Sus dificultades son las siguientes:

Agrupaciones empresariales.

Se trata de combinar las ventajas de las grandes organizaciones con la flexibilidad propia de las PYME. Las formas más comunes de agrupación son las siguientes:

Crecimiento de la empresa.

A pesar de la ley de Gibrat, es un hecho que las empresas buscan un crecimiento persiguiendo varios objetivos: conseguir mayor cuota de mercado[2]incrementar el beneficio, deseo de los directivos de ampliar su influencia...

El crecimiento de la empresa puede realizarse de diferentes maneras:

La transnacionalidad.

Una empresa multinacional es aquella formada por una empresa matriz que controla una serie de filiales que operan en diferentes países. Tienden a funcionar siguiendo un plan rígido y una estructura establecida por la sede central. El desarrollo de las multinacionales se ha visto favorecido por la globalización de la economía con los siguientes aspectos:

Los factores que favorecen el desarrollo de multinacionales es el siguiente:

Derecho mercantil.

La normativa mercantil pretende establecer un marco seguro en el que se desenvuelve la actividad empresarial. El Derecho Mercantil está constituido en su mayor parte por el Código de Comercio (normativa de carácter general, sobre cuestiones sin normativa específica) y Legislación Especial sobre aspectos más concretos (Reglamento del Registro Mercantil, Ley de Marcas, Ley de Defensa de la Competencia, Ley de SA, Ley de SRL, Ley del Mercado de Valores...). A todo lo anterior, hay que sumarle las disposiciones europeas (reglamentos, directivas y decisiones[3]

Normas sobre publicidad y competencia

La Ley de Defensa de la Competencia intenta evitar prácticas que tiendan a evitar la competencia entre empresas o desvirtuarla (fijación de precios, reparto de mercados...). También impide abusar de la posición dominante de grandes empresas (imposición de precios o condiciones, limitación de la producción o distribución...). Para la salvaguarda de la competencia se crearon el Servicio de Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía y el Tribunal de Defensa de la Competencia.

La Ley de Competencia desleal se realizó para evitar actos de competencia desleal como falsear las características de un producto, denigrar los productos de los competidores, compararlos con los propios sin basarse en características afines, esenciales y objetivamente demostrables, imitaciones, utilización de signos identificativos ajenos...

La Ley General de Publicidad intenta que ésta se produzca en leal competencia, sin causar perjuicios a terceros o vulnerar valores o derechos comunitarios. Entre otras cosas, se prohíbe la publicidad engañosa, la desleal y la subliminal.

Propiedad Industrial

Las normas de propiedad industrial permiten utilizar innovaciones de forma exclusiva.

Las Patentes conceden un derecho de explotación exclusiva durante veinte años a quien haya realizado un nuevo invento susceptible de aplicación industrial. Se pueden conceder licencias de explotación de la patente. En el Registro de la Propiedad Industrial se tramitan las solicitudes, se les da publicidad y se registran las licencias.

Los Modelos de utilidad son invenciones que consisten en dar a un objeto una estructura que lo haga más ventajoso para su uso o fabricación. La duración es de diez años.

Marca es todo signo que distinga en el mercado productos o servicios de una empresa de productos o servicios similares de otra. No hay límite temporal, aunque se dan por períodos de diez años renovables. Se registran en el Registro de Marcas, perteneciente al Registro de la Propiedad Intelectual.

Registro Mercantil

Proporciona seguridad a la actividad empresarial, recogiendo y proporcionando información esencial para la actividad empresarial. Es una oficina de registro pública que contiene datos de las empresas para que puedan ser conocidos en cualquier momento por terceros que con ellos se relacionan. En él se inscriben los comerciantes individuales, sociedades mercantiles, se registran los actos mercantiles, se legalizan los libros contables, se nombra a los auditores y se depositan los documentos contables.

TEMA 2:

Formas jurídicas

La forma jurídica de una empresa puede ser muy variada y la decisión de cuál adoptar dependerá del número de participantes, del riesgo que se quiera asumir y del volumen de medios necesario para emprender el negocio. En general distinguiremos entre personas físicas y jurídicas (sociedades mercantiles con personalidad jurídica propia).

Empresario individual

Es una persona física, con capacidad legal necesaria, que ejerce de forma habitual y por cuenta propia una actividad empresarial. No existe separación entre el patrimonio de la empresa y el del empresario (responde de las deudas con la totalidad de sus bienes, así como con los bienes comunes del matrimonio). No es obligatoria la inscripción en el Registro Mercantil (RM), aunque sí suele ser conveniente para poder anotar documentos.

Sociedad Colectiva

Se constituye por dos o más socios que actúan bajo un nombre colectivo, aportando capital y trabajo (socios capitalistas) o sólo trabajo (socios industriales). De existir socios industriales, se denomina Sociedad Irregular Colectiva.

El capital se encuentra dividido en participaciones, que figuran en la escritura social.

La responsabilidad es ilimitada, solidaria y subsidiaria. La condición de socio es intransferible sin el consentimiento de los demás, así como la transmisión de participaciones.

Su constitución ha de realizarse en escritura pública e inscribirse en el RM.

Los beneficios pueden ser destinados a reservas (como en todas las sociedades) o se reparten según lo establecido en la escritura de constitución o, en su defecto, proporcionalmente a las contribuciones, los industriales ganan como los que menos y quedan excluidos de pérdidas.

Sociedad Comanditaria

Es similar a la Sociedad Colectiva, pero con la diferencia de que tiene dos tipos de socios:

Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL ó SL)

Forma muy utilizada por las pequeñas empresas, sobre todo las de carácter familiar, aunque se adapta bien a empresas de tamaño pequeño y grande.

Está constituida por uno o más socios (personas físicas o jurídicas) que aportan un capital mínimo de 3.005,06 euros, dividido en participaciones. Las participaciones no son transferibles libremente sino que ha de comunicarse a los actuales socios que disponen de derecho de tanteo.

La constitución se realiza en escritura pública, que incluirá los estatutos de la sociedad, e inscripción en el RM. El capital ha de ser suscrito y desembolsado en su totalidad. La responsabilidad está limitada al capital aportado.

Los socios tienen derecho a participar y votar (en proporción a sus participaciones) en los órganos sociales, a participar en los beneficios y a informarse del estado de la empresa.

La Junta general de socios es el órgano supremo de la sociedad en el que están representados todos los socios.

Los administradores (o administrador único) están encargados de gestionar y representar la compañía y responden de su actuación ante la Junta General.

Sociedad Anónima (SA)

Es la forma jurídica que mejor se adapta a las grandes empresas capitalistas, aunque también se constituyen empresas medianas y pequeñas de esta forma.

Está constituida por uno o más socios (personas físicas o jurídicas) que aportan un capital mínimo de 60.101,21 euros dividido en acciones. Las aportaciones pueden ser dinerarias o no dinerarias (en especie). La responsabilidad está limitada al capital suscrito.

La constitución se realiza en escritura pública (que incluye los estatutos de la sociedad) e inscripción en el RM, en ese momento ha de desembolsarse un mínimo del 25% del capital, el resto se denominan dividendos pasivos. Puede realizarse por:

Los socios fundadores (simultánea) o los promotores (sucesiva) pueden reservarse derechos especiales por un máximo de diez años y que no superen un 10% de los beneficios.

Acciones

Las acciones representan una parte alícuota[4]del capital y su posesión proporciona el carácter de socio. Son libremente transmisibles salvo limitaciones fijadas en los estatutos. Las acciones pueden estar representadas:

Las acciones pueden ser de diversos tipos:

Valores que puede tener una acción:

Derechos que otorga la acción:

Órganos sociales

La Junta General es el órgano supremo y está formada por todos los socios. Aprueban las cuentas anuales, distribución de beneficios, modificación de estatutos... Puede ser:

Administradores que se encargan de la gestión. Pueden ser una o varias personas (si son más de dos, se forma el Consejo de Administración). Los administradores no tienen que ser necesariamente socios.

Auditores de cuentas: Controlan a los administradores en nombre de los socios.

Sociedad Comanditaria por acciones

Muy similar a la sociedad anónima, con la diferencia de que deben existir uno o varios socios colectivos que responden ilimitadamente de las deudas sociales. La administración ha de recaer en los socios colectivos.

Sociedad Laboral (SAL ó SLL)

Nacieron para facilitar la creación de empresas por parte de trabajadores y cuentan con beneficios fiscales, laborales y financieros. Son sociedades limitadas o anónimas en las que más de la mitad del capital pertenece a trabajadores indefinidos de la empresa, a jornada completa. Ningún socio puede poseer más de la tercera parte del capital (salvo que el socio sea una entidad pública, que puede poseer hasta el 49%).

Hay dos tipos de acciones: las de clase laboral, destinadas a los trabajadores y las de clase general, de socios no trabajadores. Las de clase laboral son nominativas y en caso de transmisión tienen preferencia por este orden: los trabajadores indefinidos no socios, los trabajadores socios, los socios no trabajadores y los trabajadores sin contrato indefinido.

Estas sociedades pueden contratar trabajadores no socios con un límite de horas de trabajo del 15% de las que dediquen los socios trabajadores (el 25% si son menos de 25 socios trabajadores).

La constitución se realiza por escritura pública, incluyendo los estatutos, e inscripción en el Registro de Sociedades Laborales y en el Registro Mercantil.

Sociedad Cooperativa

La legislación sobre cooperativas depende de la comunidad autónoma. Son sociedades de capital variable (el capital mínimo se fija en los estatutos), de control democrático (un socio, un voto), de libre adhesión, puerta abierta y baja voluntaria

No son sociedades mercantiles en sentido estricto ya que su objetivo no es la obtención del máximo beneficio para la sociedad sino la obtención de ventajas mutuas para sus socios, sean de tipo económico o social.

Las cooperativas pueden ser de primer grado (formadas por un mínimo de cuatro socios) o de segundo o ulterior grado (formadas por dos o más cooperativas).

El capital mínimo es de 3.005,06 euros y está constituido por contribuciones obligatorias (iguales para cada socio) y voluntarias. Las obligatorias deben estar totalmente desembolsadas y las voluntarias en un 25%, al menos, durante la constitución. La responsabilidad está limitada a las aportaciones, salvo que los estatutos determinen lo contrario. En la denominación se incluirá SCG (Sociedade Cooperativa Galega)

La creación parte de unos promotores que convocan una asamblea constituyente donde se fijan los estatutos. Posteriormente, se realiza la escritura pública y su inscripción en el Rexistro de Cooperativas de Galicia, que legaliza los libros y en donde quedan depositadas las cuentas anuales.

Órganos sociales

La Asamblea General es el órgano soberano de la cooperativa. Es la reunión de todos los socios. Puede ser ordinaria, extraordinaria o universal.

El Consejo Rector es el órgano de gobierno, gestión y representación de la cooperativa. Es elegido por la asamblea. En el caso de ser menos de diez socios, habrá un administrador único, que deberá ser socio.

Los Interventores deben fiscalizar las cuentas anuales antes de su presentación a la asamblea. Llevan el control de los libros de la cooperativa. Son elegidos por la asamblea.

El Comité de recursos (en cooperativas de primer grado) se encarga de resolver las reclamaciones presentadas por los cooperativistas contra sanciones que le fueran impuestas por el Consejo Rector.

TEMA 3:

Fiscalidad

El sector público

Además de regular los derechos básicos, la configuración del Estado del bienestar trata de suministrar aquellos bienes y servicios considerados básicos para asegurar un nivel de vida digno a toda la población. Esta actuación del Estado como agente económico tomó mayor importancia a partir del crack del 29 y, tras la segunda guerra mundial, con la preponderancia de las ideas de Keynes.

El Estado intenta paliar las diferencias de renta (a través de los impuestos), proporcionar servicios básicos y controlar la utilización de bienes y servicios perjudiciales (como restringiendo la publicidad de tabaco o desarrollando legislación medioambiental). La labor del Estado pasa también por controlar la inflación, el crecimiento económico y la creación de infraestructuras.

Para realizar esta labor, es necesario el desarrollo de Presupuestos Generales en los que se recogen los ingresos (en cantidad y origen) y gastos (destino y cuantía). Se produce déficit público cuando los gastos son mayores que los ingresos, en cuyo caso se suele financiar mediante la emisión de deuda pública. Si los ingresos son mayores que los gastos, se produce superávit público.

Si el gasto es mayor que el presupuestado, la diferencia se cubre mediante un suplemento de crédito. Si el gasto no estaba presupuestado, se debe aprobar un crédito extraordinario.

Los ingresos del Estado son obtenidos por medio de tributos, concesiones, y rentas de propiedades públicas.

Los tributos

Un tributo es un pago obligado, de finalidad recaudadora, regulado por ley. Son recaudados y gestionados por el Estado, CCAA o municipios. Su conjunto constituye el sistema impositivo. Pueden ser de tres tipos:

Los impuestos son los tributos más importantes, ya que aportan la mayor parte de los ingresos. Pueden ser de gestión estatal (IRPF, IS, IVA), autonómicos (IP, ISD, ITAJD) o municipal (IBI, IAE). Se pueden clasificar como:

Elementos de los impuestos:

Impuesto de Sociedades (IS ó ISS)

Es un impuesto estatal, directo y de carácter personal que grava los rendimientos de las sociedades mercantiles. El hecho imponible es la obtención de la renta por la sociedad. El sujeto pasivo son las personas jurídicas no sometidas al IRPF.

La base imponible se obtiene a partir de la diferencia entre los ingresos y los gastos, teniendo en cuenta ajustes fiscales. Puede ser aminorada por compensación de bases imponibles negativas de años anteriores. El esquema del impuesto es el siguiente:

Saldo positivo de la cuenta de pérdidas y ganancias (ingresos-gastos)

+/- Ajustes fiscales

= Base imponible o rendimiento neto

- Compensación de bases imponibles negativas de años anteriores

= Base liquidable

x Tipo de gravamen

= Cuota íntegra

= Cuota líquida

= Importe a ingresar o devolver

Los ajustes fiscales o extracontables se realizan para compatibilizar la normativa contable y la fiscal como puede ser en el caso de realizar amortizaciones distintas de las permitidas fiscalmente, liberalidades[6]gastos no contabilizados...

El tipo de gravamen general es del 35%, aunque depende de la empresa (del 0% al 40%).

Las deducciones de la cuota sirven para modificar la presión fiscal, promover algún tipo de actividades (I+D, contratación de minusválidos, reinversión de beneficios...) evitar la doble imposición, etc.

Las retenciones son parte del rendimiento que se obtiene de otra sociedad y que es retenido por esta última para ingresarlo directamente a Hacienda. Los pagos a cuenta se realizan a lo largo del año en liquidaciones parciales.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Es un impuesto directo, progresivo y personal que grava la renta de las personas físicas de acuerdo a sus circunstancias personales y familiares. El hecho imponible es la obtención de renta, con independencia del lugar donde se hayan producido, por parte del contribuyente, persona física con residencia en España. Esta renta puede estar compuesta por los siguientes elementos:

Impuesto sobre el Valor Añadido

Es un impuesto real, indirecto y estatal que recae sobre el consumo. El hecho imponible es la entrega de bienes y prestación de servicios. El sujeto pasivo son las empresas o profesionales que realizan entregas de bienes o prestación de servicios, aunque el que realmente paga el impuesto es el consumidor final (las empresas tienen la posibilidad de repercutirlo sobre el comprador y de deducir el IVA soportado en la fase previa).

La base imponible está constituida por el importe total de la contraprestación. El tipo impositivo general es del 16%, hay un tipo reducido del 7% y otro súper reducido del 4%.

Es un impuesto plurifásico; grava todas las ventas realizadas en todo el proceso hasta el consumidor final, pero no recae sobre el valor total del producto en cada fase sino sobre el valor que se añade en cada una de ellas. Así, al IVA repercutido por el sujeto pasivo sobre el comprador, se deduce el IVA soportado; la diferencia será lo que hay que ingresar a Hacienda.

Otros impuestos

CUESTIONES PLANTEADAS EN SELECTIVIDAD GALICIA (1998/2003)

EJERCICIOS