Elaboración de una escala que mide relaciones emocionales versión para padres en madres de adolescentes



Resumen

El objetivo de esta investigación fue elaborar un instrumento confiable que permita conocer la relación emocional que tiene una madre hacia su hijo adolescente; para ello se realizó un instrumento a partir de diez categorías teóricas que fue piloteado y validado por 15 expertos en materia (jueces), para posteriormente aplicarlo a 250 mujeres pertenecientes a una localidad rural en el Estado de Veracruz, México. Los resultados refieren que el instrumento presenta índices de confiabilidad que pudieran ser considerados como adecuados (a = .730). Se proponen algunas líneas de seguimiento para trasladar el instrumento a otras poblaciones

Palabras clave: Relación Emocional, Escala, Padres, Adolescentes.

Abstract

The objective of this research was elaborating a reliable scale which let know the emotional relation that has a mother to her own teenager. To do this, the researcher made a scale with ten theoretical categories, after that, the instrument was piloted and validated from 15 experts (judges) and applied to 250 women rural community from Veracruz, Mexico. The results suggest that the instrument has appropriate indices of reliability (a = .730). There are some tracing lines to translate these results.

Keywords Emotional relationship, Scale, Parents, Adolescents.

Introducción

En los últimos años la atención en salud ha sido enfocada hacia la adolescencia, todo ello con la intención de buscar nuevos saberes que permitan entender mejor a esta población, para encontrar soluciones a los problemas que viven muchos de ellos y que parecen haberse incrementado en las últimas décadas (Consumo de drogas, embarazos prematuros, abortos, delincuencia, violencia, etc).

Al respecto, la adolescencia es considerada como una construcción cultural no universal ni inmutable1. Es una etapa de desarrollo que puede variar en edad y en duración en cada individuo, puesto que está más relacionada con la maduración personal y depende de factores psicosociales2. Dicha etapa está enmarcada en un contexto de movimientos y cambios que tienden a ser ligados a crisis3,4.

Seguramente muchos son los elementos que se combinan para generar situaciones saludables, sin embargo, hay uno que por su relevancia se considera digno de destacarse: la forma en que el padre y la madre están con su hijo(a) y establecen, o no, una relación afectiva. Su importancia radica en que esta interacción permitirá alcanzar una salud mental en las siguientes etapas del desarrollo del adolescente, la cual es definida como la capacidad para adaptarse al cambio, hacer frente a las crisis, establecer relaciones satisfactorias con otros miembros de la comunidad y encontrar un sentido a la vida5.

De hecho, en los contextos educativos es frecuente identificar que la mayoría de los adolescentes que tienen problemas académicos (ya sea por inasistencias, presentar un alto índice de reprobación, o por tener problemas con otros compañeros, entre muchos más), tienen en común que provienen de familias en donde las relaciones que se establecen entre sus miembros tienen áreas bastante debilitadas en la escucha, el respeto, la cercanía, etc. Lo que genera distancias emocionales entre sus miembros, que muchas veces impide acercarse y hablar de sus necesidades con otros6.

En este entorno, se requiere empezar a buscar cuidadosamente formas que permitan rescatar la sensibilidad y cercanía en la sociedad. Por supuesto desde el contacto, en lo relacional, en donde los grandes cambios ocurren. Es por ello que surge el objetivo de esta investigación que a la letra dice: elaborar un instrumento confiable que permita conocer la relación emocional que tiene una madre hacia su hijo adolescente; todo ello con la finalidad de identificar relaciones familiares de riesgo y generar oportunamente estrategias de intervención.

Cabe señalar que este trabajo corresponde a una línea de investigación más amplia que propone conceptualizar la relación emocional como un elemento interactivo de doble entrada, en el que se ve afectado tanto por los padres como por los adolescentes, sin embargo, en el presente texto únicamente se limitará a presentar los resultados arrojados por los padres.

Importancia de las relaciones en la adolescencia

El tipo de interacción que se da en las familias genera eventos importantes en la vida de los adolescentes, que pueden ser vistos a favor de su desarrollo, tales como: estructurar el sentido de la propia identidad7, su bienestar en la salud mental8, facilidad para establecer relaciones cercanas con otras personas9, etc., o por el contrario, pueden comprometer dicho desarrollo. Tal como sucede en aquellos casos en donde se presentan comportamientos alimentarios patológicos10, desconfianza hacia sí mismo(a), hacia los demás y al mundo que los rodea11, participación directa o indirecta de la violencia y el maltrato12, Depresión13, Delincuencia14, y en el peor de los casos suicidios15, entre otros.

Se han realizado diversos estudios que involucran las relaciones entre padres y adolescentes16-21. Desde esta perspectiva también existen datos que señalan una serie de cambios en las relaciones padres e hijos durante la adolescencia4 y 5. Algunas investigaciones relacionan las prácticas parentales con varios aspectos de los adolescentes: Conducta sexual22, sintomatología depresiva de adolescentes20, problemas internalizados y externalizados de adolescentes23. En este sentido, los autores proporcionan un amplio sustento teórico en torno a la parentalidad favorecedora de relaciones filiales con los hijos4, 24-28, en donde se considera igualmente importante tanto el papel del padre como el de la madre. Mientras que otras se han enfocado de manera particular a alguna de las figuras parentales ya sea al padre7, 20, 29, o a la figura materna14, 28, 30, 31. Destacando desde cada uno de éstos, particularidades en sus parentalidades desde el género7, 20.

Es importante señalar que pese a los esfuerzos por conseguir sociedades equitativas, todavía es común encontrarse con estereotipos y limitaciones que delimitan los roles sexuales, por lo que no es de extrañar que todavía se asocien a las mujeres con las actividades del hogar, esto resulta de particular interés en varias zonas rurales, en donde las mujeres son las encargadas del cuidado de sus hijos, mientras los padres realizan otras actividades.

La Familia

La relación emocional padre-hijo(a) involucra algo más complejo que la diada; involucra la vida familiar. Pues en ésta se gesta la historia de tales relaciones construidas en el día a día de la interacción y de las historias relacionales de los progenitores y los antecesores de éstos32 y 33. La vida familiar, dice Minuchin34 provee el medio para la crianza de los hijos y es considerada la influencia más temprana y duradera en la socialización, a la vez que determina en gran medida las respuestas de sus integrantes entre sí y hacia la sociedad.

Muchos teóricos describen en forma similar las relaciones que se gestan al interior de la familia4, 24, 26, 27. Todos ellos resaltan la participación parental en el desarrollo de las relaciones, primordialmente en su aspecto emocional. De aquí que resulte relevante hablar de ésta al tocar el tema de la relación emocional madre-hijo(a).

Con base a lo anterior es conveniente desarrollar el tema de la Familia, para entender la forma en la que se vincula con la sociedad y cómo se ha transformado a través del tiempo, llevando consigo cambios al interior de la parentalidad asi como en la construcción de nuevas formas de interacción con los hijos y por consiguiente, nuevas formas de establecer relaciones.

Tipos de familia

Eguiliz, y otros35 señalan que existe una gran diversidad de familias y las clasifican de la siguiente forma :

Independientemente del tipo de familia del que se hable es importante considerar, como señala Minuchin34, que la familia puede verse como un sistema que se constituye a su vez de subsistemas: Conyugal, parental y fraternal. Este estudio se enfocará principalmente al subsistema parental, a continuación se describe con mayor detenimiento que se entiende por este concepto.

Parentalidad

El término "parentalidad", es un neologismo derivado del adjetivo parental que designa respectivamente el ser padres y las prácticas de los padres, dicho término se empieza a usar a mediados de los 80´s, sin embargo su origen se presenta aproximadamente en la década de los 60´s con el psicoanalista Paul Claude Recamier y colaboradores; actualmente se puede considerar como la condición de padre/madre, así como el desempeño del rol que implica36; también se emplea para hablar de la "mono parentalidad", de "parentalidad adoptiva", "homoparentalidad" con lo cual se indica el lugar del padre (soltero, adoptivo, homosexual, etcétera).

El proceso de ser padre o madre supone la capacidad de realizar de forma competente las funciones parentales. Leticia Solís Ponton33 define la parentalidad como se enuncia a continuación:

La parentalidad constituye el estudio de los lazos de parentesco y de los procesos psicológicos inherentes. La parentalidad necesita un proceso de preparación, y aún de aprendizaje, no en el sentido de una pedagogía parental, sino como el trabajo que pone en evidencia el carácter complejo y los aspectos paradógicos del fenómeno natural de la reproducción humana (p.11).

Existe una variedad de conceptualizaciones de parentalidad, lo que ha llevado a observarla desde variadas perspectivas, generando de esta manera diversos modelos de parentalidad, mismos que se enunciarán a continuación.

Modelos de parentalidad

En los diversos modelos teóricos de parentalidad ésta suele ser nominada de diversas maneras según los autores: Shub26 le llama paternaje, J. Siegel27 le nombra parentaje y Barudy24 la menciona como parentalidad social. Sin embargo todos coinciden al hablar de los aspectos que en ésta se involucran (ver tabla 1).

Monografias.com

Por ejemplo, Shub26 establece que muchas personas luchan por aprender a ser padres, es decir, las habilidades que caracterizan al Paternaje; que es definido como un proceso que implica satisfacer las siguientes necesidades:

Por lo que resulta sumamente importante contar con las habilidades escenciales y explorar cómo pueden mejorarse en cada tarea básica. Entre las habilidades que los padres requieren para desarrollar relaciones sólidas con sus hijos y construir una conexión nuclear se encuentran las siguientes:

1) Darse cuenta, 2) separar pensamientos de sentimientos, 3) Ser claro y directo, 4) apoyar, 5) escuchar, 6) pedir, 7) recibir, 8) responder, 9) ser asertivo, 10) tolerar, 11) trabajar en equipo y 12) manejo del conflicto.

En cambio, desde el modelo parental de Daniel Siegel27 retoma el hecho de que la conexión con los hijos es influenciada por lo que vivieron los padres en la infancia con lo cual sienta las bases de una propuesta de parentaje que parte de los principios básicos de la comprensión interna y de la conexión interpersonal. Por tal motivo, para este autor, la autorreflexión y el vínculo emocional son elementos indiscutibles para el desarrollo de la relación padre- hijo.

Prácticas parentales de crianza

Las prácticas parentales aluden a las conductas específicas que utilizan los padres para educar a sus hijos e hijas37. La crianza es vista como un proceso en el que se involucra activamente al progenitor o cuidador para apoyar al desarrollo físico y psicológico de los hijos e hijas38 en donde el aporte de un clima afectivo y de apoyo que genere condiciones para un sano desarrollo psicológico es una de sus importantes funciones básicas39. Sin embargo hay que considerar que, de acuerdo con Belsky40, son varios los factores que se encuentran inmersos en las prácticas de crianza:

Las interacciones enunciadas anteriormente podrían vincularse con la relación padre/madre-Hijo/hija. Esta constelación de prácticas, actitudes y tácticas paternas habituales en la interacción entre padres e hijos han recibido diversos nombres: estrategias de socialización, estilos educativos paternos, estilos paternos parentales, etc41.

Los estilos parentales fueron un concepto acuñado desde hace más de 40 años con Diana Baumrind42 y han sido enriquecidos al establecer una tipología de 4 estilos parentales: democrático, autoritario, permisivo e indiferente, a partir del cruce de dos dimensiones fundamentales: afecto y control16.

Los autores de esta línea clasificaron a los padres, de acuerdo a las dimensiones de afecto-comunicación y exigencia-control, asumiendo que cada estilo afectaba positiva o negativamente en el comportamiento del hijo/a independientemente de la edad y las características psicológicas de los hijos e hijas. Del mismo modo se daba por sentado que las prácticas parentales eran elegidas con conciencia por los padres y que los hijos las percibían con claridad, por lo que para evaluarlas bastaba una sola perspectiva, ya fuera desde hijos/hijas o desde padre/madre44.

A la fecha, los diferentes modelos teóricos de estilos de socialización se han depurado sensiblemente hasta llegar a un modelo relacional que tiene en cuenta tanto al padre/madre como al hijo/a y al contexto en el que se produce la interacción41.

Las aportaciones que establecen los autores son un punto guía que permiten identificar algunas características en común. Con la intención de poder homologar los conceptos, se ha decidido establecer el término de relación emocional en lugar de la parentalidad, principalmente por tres criterios:

De esta manera, se entenderá por relación emocional a la capacidad de darse cuenta del propio estado interno; manteniéndose atento al estado mental y emocional del otro, mediante la comunicación, el afecto, además de la disponibilidad emocional sin que por ello se pierdan los límites

Método

Es un estudio cuantitativo no experimental debido a que las variables no se manipulan deliberadamente, solo se observan los fenómenos tal y como se dan en el contexto natural. El tipo de diseño es transversal ya que se recolectan datos en un momento único y tiene como propósito describir variables y analizar su interrelación en un momento dado45.

Participantes

Se consideró trabajar únicamente con madres de adolescentes debido a que son éstas quienes conviven mayor tiempo con los hijos en la comunidad donde se realizó el estudio, para ello se aplicó un instrumento a 250 mujeres de entre 35 y 60 años, que corresponde a todas madres de jóvenes en edad escolar correspondiente al bachillerato y que residían en la zona rural donde se realizó esta investigación. Se trató de una muestra no aleatoria, voluntaria y autoseleccionada46.

Los criterios de inclusión fueron los siguientes

Por su parte, los criterios de exclusión fueron:

Procedimiento

Se elaboró la Escala de Relación Emocional versión Padres (ERE-P) a partir de las siguientes fases:

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

Resultados

Con base a los resultados, se modificaron algunos ítems originales (ver tabla 3), para terminar con una escala de tipo Likert conformada por 30 reactivos, se encuentra dentro de las escalas de actitudes de intensidad, es decir, se trata de elegir respecto a una pregunta o proposición entre varias respuestas que expresan el grado de aceptación o rechazo de la pregunta en cuestión, asignando un valor de escala a cada una de las cinco respuestas, así el instrumento arroja una calificación total para cada persona que responde y una discusión de cada ítem individual cuando sea posible, sino necesario.

Monografias.com

La escala se califica asignando, en el caso de los ítems directos, el 2 a la opción de respuesta: nunca, el 4 a la opción pocas veces, 6 a la opción algunas veces, el 8 a frecuentemente y 10 a siempre. Para el caso de los ítems inversos se asigna el 10 a la opción de respuesta: nunca, el 8 a la opción pocas veces, 6 a la opción algunas veces, el 4 a frecuentemente y 2 a siempre. La puntuación de cada categoría se obtiene sumando las respuestas de sus ítems, de acuerdo a los valores antes citados.

Los puntajes para determinar el tipo de relación emocional madre-adolescente, se interpretan de acuerdo a cinco rangos de manera general (Ver tabla 4).

Monografias.com

Finalmente, con la intención de observar si el instrumento presentado cumple con los criterios mínimos psicométricos, se realizó un análisis estadístico de confiabilidad a partir del Alpha de Cronbach de toda la escala, el cual presentó un índice de confiabilidad de .730, lo que en términos metodológicos pudiera interpretarse como un nivel adecuado de consistencia interna.

Conclusiones

A partir de lo enunciado se pueden establecer los siguientes puntos finales:

Agradecimiento

La autora agradece al Especialista en Métodos Estadísticos Axel Manuel Navarro Hernández, docente de la Universidad Veracruzana México, por su apoyo en el análisis de datos y en la elaboración de este artículo.

Bibliografía

Forma sugerida de citar: López Alpírez ML. Elaboración de una Escala que mide Relaciones Emocionales versión para Padres (ERE-P) en madres de adolescentes. Revista Electrónica Medicina, Salud y Sociedad. [Serie en internet] 2014 enero [citado enero 2014];4(2);203-224 [aprox. 22 p.]. Disponible en: http://www.medicinasaludysociedad.com.

Monografias.com

Monografias.com

Agradezco el tiempo que ha dedicado para responder este instrumento

REVISTA ELECTRÓNICA MEDICINA, SALUD Y SOCIEDAD

Universidad Veracruzana, Veracruz, México.

Fecha de recepción: 21 de noviembre de 2013; Fecha de aceptación: 08 de enero de 2014.

 

 

 

Autor:

Martha Lorena López Alpírez.

Mtra. En Psicoterapia Gestalt por parte del Centro de Estudios e Investigaciones Guestálticos (CESIGUE), Xalapa, Veracruz, México. Docente de la escuela de Telebachiller "Col. Guadalupe Victoria" del Municipio de Tlalnelhuayocan, Veracruz.