Fidel entre nosotros. Estímulo para el desarrollo local (Cuba)



La sociedad contemporánea –caracterizada por novedosos logros científico- tecnológicos y a la vez profundas contradicciones–, es expresión de la capacidad creadora del ser humano y también de sus limitaciones para resolverlas. La humanidad revela un considerable cúmulo de interrogantes, de cuyas respuestas y soluciones depende su propia existencia.

Ni las más altas conquistas del pensamiento, ni el fabuloso desarrollo científico-tecnológico, ni las maravillosas realizaciones del arte, ni las más grandes aspiraciones del ser humano, acumulados a lo largo de la historia han podido frenar las destructivas ansias de poder de los sectores imperiales, que se adueñan de las riquezas de los países, en detrimento del desarrollo de los pueblos.

En este complejo contexto se conforma la cultura latinoamericana -entendida en la singularidad de su rica amalgama de lo diverso- que expresa la hondura del ser latinoamericano en su devenir histórico y en su proyección hacia el porvenir. Lo auténtico y propio se enlaza, de manera esencial, con lo universal, en tanto tendencias convergentes de un decursar incesante desde el pasado hacia el presente y el futuro.

El proceso revolucionario cubano está unido a profundas raíces latinoamericanas: por su pertenencia geográfica al área, su herencia sociocultural, sus constantes aportes a la cultura de la región, así como por su ayuda desinteresada en todos los campos de la sociedad y la economía a estos pueblos.

Fidel Castro Ruz, continuador de la herencia martiana, expresión de lo más auténtico del pensamiento político cubano y latinoamericano, "… está en la categoría de mito del pueblo…" (Mujica, J: 2016). Su ejemplar vida y su pensamiento –representantes de un proyecto puramente humanista– le confieren especial trascendencia en la interpretación del pasado, la edificación del presente y las esperanzas del futuro.

El 24 de enero de 1880 –en su Lectura en Steck Hall-, contentiva de los principios y la orientación en los esfuerzos por lograr la organización y la estrategia que pudieran salvar a la revolución cubana en aquellas circunstancias; José Martí proclama: "Esta es la revolución de la reflexión" (Martí, j: 1880). Mucho he reflexionado sobre esta declaración y en mi opinión el doctor Fidel Castro Ruz ofrece los argumentos necesarios que nos permiten comprender su esencia, en su actuar cotidiano y el modo en que nos hace pensar.

Así, se hace imprescindible destacar la presencia física y espiritual de Fidel en el territorio de Buey Arriba y que se ha denominado por todos "Fidel entre nosotros". Dicha denotación ofrece la concepción generalizada de asumir "la recepción del legado de Fidel", entendida -como concepto filológico definido por Hans Robert Jauss- que implica la "convergencia de texto y recepción; "persona y recepción", por tanto, como una estructura dinámica perceptible en la transformación histórica de sus concreciones". En este sentido cabe distinguir el concepto de repercusión, entendido como lo que está condicionado por el texto y recepción, persona y recepción, el elemento de la concreción o de la tradición que ha sido condicionado por el destinatario…" (Carrillo Alonso, N: 1999) y que, en el caso de Fidel Castro Ruz, se expresa por el carácter afectivo y práctico de su presencia en la provincia de Granma y especialmente en Buey Arriba.

Esta denotación también alude a la vigencia del legado de Fidel en el actuar cotidiano de los boyarribenses, como expresión -no solo de leer su obra, hacer referencia a sus enseñanzas o citarlo siempre que sea necesario-; sino de hacer lo que él recomienda en la edificación de nuestro socialismo; o a la herencia de patriotismo que Fidel y otros nos legan.

De Fidel Castro Ruz en Buey Arriba nos estimulan:

Como recordamos, ese día nos dijo: "… El ejemplo que ustedes brindan es un aliento para el mundo" (Castro Ruz, F: 2013, p. 14). Después de 14 años de este encuentro personal con el líder cubano se mantiene en pie el amor infinito que por él sentimos, el Centro Universitario Municipal trabaja por asumir su verdadero papel en el desarrollo local del municipio, que revela a través de:

Ayer, en su comparecencia ante la televisión y como homenaje a la heroína Vilma Espín, nuestro Fidel expresó, cito: "El que muere luchando por la Revolución va dejando energía por el camino…" Defiendo la idea, que el que lucha por la Revolución, aunque no haya muerto todavía, deja energías por el camino que transita.

Actuemos siempre inspirados en el ejemplo de los que todo, como Fidel Castro Ruz, entregan o han entregado sin aspirar a recompensa alguna; defendamos la confianza del Líder cubano cuando dijo aquí en Buey Arriba aquel 30 de marzo de 2002 "Me alegro de verlo próspero, bello, pintado, lleno de escuelas e instalaciones sociales… (Castro Ruz, F: 2002)

Muchas gracias.

Bibliografía

Monografias.com

 

 

 

Autor:

Dr. C. Félix Vega Alba.