Procedimiento para integrar la dimensión ambiental al Sistema de Información Financiero



Resumen

Las crecientes preocupaciones de orden ambiental de diversos organismos e instituciones, con preponderancia a la combinación de intereses económicos, sociales, culturales y políticos, implica desafíos importantes para la profesión contable, como la necesidad de proponer soluciones de orden informativo, de medición, reconocimiento y valoración, lo cual supone transformaciones que resuelvan los problemas concretos, con un tratamiento especial que permita que esta disciplina social se involucre en la conjugación del bien común con el equilibrio natural.

La presente investigación tiene como objetivo general proponer un procedimiento contable que integra la dimensión ambiental a los sistemas de información financiera como soporte de la teoría y la práctica contable. Las empresas realizan inversiones para la protección del equilibrio ambiental y surge la necesidad de responder al control e información sobre el desarrollo alternativo, que tiene en la contabilidad la posibilidad de adecuar y crear sistemas de información financieros que posibiliten robustecer los procesos decisorios de la gestión ambiental empresarial.

Introducción

El siglo que recién comienza, nos encuentra en un mundo donde el interés y la preocupación por el medio ambiente y su conservación han pasado a estar contemplado por numerosas ciencias. La mayoría de los estudiosos de las mismas comienzan a plantearse las posibles soluciones y en su caso, que pueden aportar cada una de ellas para evitar el grave deterioro medioambiental que está sufriendo nuestro entorno. (Báidez González, 2015)

El uso irracional de los recursos naturales, ha disminuido las potencialidades económicas del medio ambiente donde el hombre ha de encontrar los sustentos materiales y espirituales. En sus inicios se pensaba que estos recursos eran inagotables por lo que se explotaban indiscriminadamente. Con el tiempo se comprendió que el planeta no era capaz de soportar esa carga, por lo cual se fueron perfilando una serie de problemas que constituyen verdaderas catástrofes mundiales, surgiendo la necesidad de revisar y replantear las bases de utilización de la materia prima y los procesos de producción dado que el modelo de desarrollo seguido a resultado no ser sustentable. (Franco Solís, 2014)

La preocupación medioambiental ha escalado rangos gubernamentales e internacionales en el afán de su protección, partiendo desde la identificación de las causas del deterioro, hasta la posible solución de los problemas, ya que el ser humano ha sido el mayor responsable de los daños causados, de esta manera se intenta armonizar los avances tecnológicos, económicos y científicos con una ética ecológica, a partir de la cual nace el concepto de desarrollo sostenible, que pretende satisfacer las necesidades sin disminuir los ritmos empresariales. (Toro Cortes, 2010)

En Cuba la conservación del medio ambiente es un aspecto que está reflejado en el artículo 27 de la Constitución de la República donde se plantea que: "El Estado cubano protege al medio ambiente y los recursos naturales del país. Reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo económico y social sostenible para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras (…). El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), en su condición de Organismo de la Administración Central del Estado es el rector de la política ambiental.

Lo antes planteado implica que el sector empresarial cubano no se encuentra ajeno a la corriente internacional, ha intensificado sus esfuerzos por estrechar sus lazos con el medio ambiente, ha empezado a considerar el factor medioambiental como un elemento más de competitividad en la actividad empresarial y es indudable que se modifican los esquemas actuales para explorar y explotar las ventajas potenciales del medio ambiente como respuesta lógica a las exigencias por incrementar su eficiencia económica, concientizando además la necesidad de no poner en peligro las condiciones, capacidades y desarrollo de las generaciones actuales y futuras, aspectos que se reflejan en los lineamientos que conforman la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el 7mo Congreso de Partido Comunista (PCC) en el año 2016.

Este es el nuevo reto que la Economía y en especial la Contabilidad debe asumir, para buscar respuestas a los múltiples problemas que el debate ambiental plantea en los actuales momentos. En este esfuerzo la contabilidad desempeña un rol determinante, como medio de información y control de la actividad empresarial y con el propósito de fortalecer la gestión ambiental requiere de adecuados instrumentos teóricos y prácticos, así como de capacidades técnicas y profesionales para resolver las necesidades que el ambiente impone; haciéndose necesaria la integración de la dimensión ambiental en los sistemas de información financieros, como herramienta para perfeccionar los procesos de planificación y toma de decisión empresarial en función de la protección al Medio Ambiente.

Surge así en la disciplina contable nuevas aristas: Contabilidad Ambiental o Medioambiental, Contabilidad Ecológica o también el de Contabilidad Verde, que se encargan de analizar e informar la evolución de los impactos al medio ambiente derivados de la actividad productiva, así como los costos que habría de internalizar para eludirlos, lo cual impone que esta ciencia social no pueda estar enmarcada en un sistema de información cerrado, pues debe hacer partícipe de sus acciones al público en general. (Salas Fuente, 2012)

Entre los estudios empíricos sobre la contabilidad medioambiental desarrollados en el ámbito internacional se destaca (Mathews, 1997) en España, que considera que la contabilidad ambiental tiene cuatro períodos históricos característicos, surgiendo en la década de los setenta donde aparecen las primeras reflexiones acerca del papel que la contabilidad puede desempeñar en la problemática ambiental.

En la actualidad (Da Silva Monteiro & Aibar Guzmán, 2012) en Portugal, (Camelo Reyes, 2014) en Colombia, (Mesías Córdova, 2015) en Perú coinciden que las prácticas de contabilidad medioambiental llevadas a cabo por las grandes empresas, constituyen un poderoso instrumento para la elaboración y presentación de información de carácter medioambiental en los sistemas contables y en la toma de decisiones a la hora de controlar y mitigar el daño causado por la actividad económica al planeta.

Los estudios sobre la Contabilidad y su relación con el Medio Ambiente realizados por (Pelegrín Mesa & Lamorú Torres, 2011) presentan una serie de reflexiones sobre el grado de avance de la Contabilidad Medioambiental en Cuba donde se expone que son incipientes los esfuerzos por lograr un consenso desde el punto de vista normativo en el país. (Rabanal Arencibia, 2012), (Salas Fuente, 2015) diseñan un procedimiento contable que integran variables medioambientales en los sistemas de información financieros.

El estudio previo realizado sobre el tema en la provincia de Cienfuegos, reflejó que solo ha sido tratado desde la óptica de los Costos Medioambientales, no existiendo precedentes de investigaciones referidas a la Contabilidad Medioambiental, donde se integre a los sistemas de información financieros de las empresas el reconocimiento, presentación y valoración de la información medioambiental.

Lo antes planteado se corroboró en revisión efectuada a los informe de inspección emitidos por el CITMA y la Contraloría Provincial, así como por los integrantes del grupo de expertos en la evaluación de las organizaciones aspirantes al Premio de la Calidad en el año 2016, evidenciándose consenso en cuanto a que el tema es poco conocido al no existir indicación metodológica al respecto, lo que se manifiesta de forma generalizada en toda la provincia, con mayor incidencia en el municipio de Cienfuegos, al concentrar la mayor cantidad de entidades, con afectación directa o indirecta al medio ambiente.

En el referido documento se pudo constatar además, que al cierre del año 2016 dentro de las entidades con afectaciones significativas al medio ambiente se encuentran las pertenecientes al Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL), subordinada al Grupo Empresarial del antes referido Ministerio, por lo que se determina desarrollar la investigación en la Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos, por ser la de mayor incidencia, pero que a su vez ha mantenido un trabajo continuado durante los últimos años en función de una cultura empresarial sobre temas medioambientales.

Situación problemática:

La Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos está localizada en una zona con ecosistemas frágiles, el cual es afectado por las actividades específicas que esta industria desarrolla, generando trastornos ecológicos: destrucción de ecosistemas, extinción de múltiples especies de la flora y la fauna, emisión de gases a la atmósfera y contaminación del mar; provocando al mismo tiempo gastos, inversiones y deudas a la entidad, cuyos montos no son contabilizados como partidas medioambientales, al no estar definidos en el marco conceptual de los elementos que integran los sistemas de información financiera de las empresas, lo que evidencia que no se logran integrar los elementos ambientales al sistema de información financiera de esta entidad.

Problema de investigación:

¿Cómo contribuir a la integración de los elementos ambientales al sistema de información financiera de la Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos?

Hipótesis:

Si se diseña el Procedimiento Contable a partir de la integración de la dimensión ambiental en el sistema de información financiera de la Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos, se dispone de elementos ambientales asociados a la información financiera para la entidad.

Objetivo general:

Proponer un procedimiento para la integración de la dimensión ambiental en el sistema de información financiera de la Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos.

Objetivos específicos:

1. Conformar el marco teórico respecto a la Contabilidad Medioambiental.

2. Caracterizar la Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos.

3. Diseñar el Procedimiento Contable.

4. Validar el procedimiento mediante su aplicación en la UEB INDUSUR de la Empresa Pesquera Industrial de Cienfuegos.

Variables de la investigación:

Independiente: Procedimiento Contable

Dependiente: información ambiental para la entidad.

La tesis se estructura en dos capítulos, los que se detallan a continuación:

Capítulo I.-"Fundamentación teórica sobre Contabilidad Medioambiental." en el que se abordan en esencia las bases conceptuales, enfoques y definiciones que, en el contexto internacional y nacional, se tuvieron en cuenta para la realización de la investigación. Puntualizar las normas internacionales y nacionales de gestión ambiental. Analizar el grado de avance de esta temática en Cuba y la necesidad de que los sistemas de información financieros sean portadores de la información ambiental.

Capítulo II: "Caracterización de la empresa y presentación del diseño del procedimiento contable" se realizará una caracterización de la entidad y se diagnostica la situación actual de los Estados Financieros, así como la metodología para el Procedimiento Contable.

CAPÍTULO I:

Fundamentación teórica sobre la Contabilidad Medioambiental

El desarrollo sustentable es el proceso de mejoramiento del rango de oportunidades que conlleven a los individuos al conocimiento de sus necesidades, así como lograr sus aspiraciones y todo su potencial en períodos determinados de tiempo, conservando las capacidades económicas, sociales y ambientales. En sus inicios la humanidad incorpora naturalmente los principios de sustentabilidad, pues el crecimiento demográfico y la capacidad tecnológica para el consumo de recursos naturales era limitado.

La actividad económica requiere de recursos naturales; ya en el siglo XVIII algunos pensadores de la época que intentaban comprender y categorizar la naturaleza, ya tenían idea de la sustentabilidad, y lo reflejaban en sus obras, Maltus reconoció el papel crucial de la escasez de la tierra en la limitación del crecimiento y enfatizó en el empobrecimiento debido a la restricción de la agricultura y el crecimiento exponencial de la población. Subsecuentemente, Ricardo explicó como la disminución de las tierras podrían imponer frenos en el bienestar de la población. A finales del siglo XIX, el interés por la conservación se unió con los propósitos de una nueva ciencia, la ecología. Para los años treinta del siglo XX Hotelling desarrolló la teoría de los recursos exhaustivos. Sin embargo, cuando se llevó a cabo la conferencia de Breton Woods en 1944, para establecer el sistema financiero y monetario en la posguerra y, un año más tarde, cuando se dio el primer paso para fundar lo que posteriormente seria la Organización de Naciones Unidas (ONU), en la agenda política internacional no se incluyó el tema ambiental, aun cuando la preocupación relativamente reciente por el medio ambiente se derivó del daño causado por el rápido crecimiento económico posterior a la Segunda Guerra Mundial.

En los años sesenta, varios expertos de las ramas de la economía y la planeación del desarrollo, trabajaron para armonizar los conceptos de crecimiento económico y equilibrio ecológico, fue así que los expertos de la ONU acuñaron el término ecodesarrollo, termino atribuido a Maurice Strong, organizador de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Ambiente Humano celebrada en Estocolmo en 1972.(Villafaña Garcia, 2010)

En el informe de Meadows a las Naciones Unidas en el año 1972 planteó el problema de los límites al crecimiento, esto dio inicio a toda una serie de medidas de carácter político y económico, en niveles macro y micro, pendientes al reconocimiento y la superación de esos límites. Es en esta década donde aparecen las primeras reflexiones acerca del papel que la contabilidad puede desempeñar en la problemática ambiental. (Noa Moreira & Salas Fuentes, 2012).

La incorporación de la contabilidad a las materias ambientales, que viene a llenar una necesidad referida a la forma de cuantificar, registrar e informar los daños causados al medio ambiente y las acciones preventivas o correctivas necesarias para evitarlos (medidas de protección ambiental). Lo cual enmarca aún más la nueva responsabilidad social empresarial que se le asigna a la contabilidad como ciencia social, lo que supone una adecuación de los contenidos que, en la información contable y financiera, ha de suministrar la unidad económica (empresa), la que debe reconocer la dimensión medioambiental. Reyno (2008).

Larrinaga y Mathews (1997) consideran que la contabilidad ambiental tiene cuatro periodos característicos.

1. 1970: Surgen reflexiones teóricas de la contabilidad ambiental.

2. 1980: Se enmarca en la presencia predominante del beneficio verdadero (aunque hay una fuerte expresión del enfoque de utilidad), es decir, un enfoque en busca de los costos ambientales, el desarrollo de la contabilidad de costos/gestión medioambiental.

3. 1990: Se amplía la visión de la contabilidad ambiental hacia la construcción de información social y ambiental de carácter público y que se viene consolidando hasta nuestros días.

4. 2000: Recoge la historia total de la contabilidad ambiental está representado por el enfoque de la utilidad para la toma de decisiones.

En el texto de Ullman de 1976 titulado The corporate environmental accounting system: a management tool for fighting environmental degradation (El sistema de contabilidad ambiental empresarial: una herramienta de gestión para la lucha contra la degradación ambiental), ya se ofrece un modelo contable no-monetario, de unidades "equivalentes" y físicas para la medición de los impactos ambientales de la producción, sin embargo no hay una inclusión de las externalidades o de los costos en los que terceros deben incurrir por tal producción (Mathews, 1997).

En la conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED, 1992) llevó a un consenso general acerca de la necesidad de un desarrollo sostenible. El tema de las Cuentas Ambientales cobra importancia preciso medir la oferta y demanda de los recursos naturales. Se hacen imprescindibles instrumentos de control y regulación ambiental, así como de herramientas para el seguimiento de los recursos naturales y el medio ambiente y el desarrollo de cuentas físicas de los recursos naturales. La necesidad de poder clarificar cuál es nuestro patrimonio ambiental, determinar qué recursos tenemos y cómo deben ser priorizados para su protección, cuál debe ser la forma de administrar y la manera de controlar el uso y manejo de los recursos naturales y además cómo desarrollar los procesos, instrumentos y metodologías para administrar, vigilar, proteger y fomentar el sector ambiental. Cuando se habla de Cuentas Ambientales se está haciendo referencia a la valoración del patrimonio natural, a la contabilidad ambiental de esos recursos. (Foro Internacional de Cuentas Ambientales, 1999)

A muchos al principio les costó creer el grado de relación que puede llegar a existir entre el medio ambiente y la contabilidad, ya que las entienden como disciplinas tan lejanas y disímiles entre sí. La unión de ambas se ha visto plasmada en virtud de la problemática medioambiental presentada en las empresas actualmente, lo que demuestra la fuerte influencia que ejerce el medio ambiente en la actividad económica. Martínez (2000).

1.2 Contabilidad Medioambiental.

1.2.1 Definiciones de Contabilidad Medioambiental

Los nuevos paradigmas y la ineludible responsabilidad de las empresas frente al impacto social y medioambiental que provocan han propiciado la aparición de un nuevo concepto en el campo de la contabilidad, que es el de contabilidad ambiental.

La Contabilidad Medioambiental tiene un carácter multidisciplinario donde convergen diferentes planteamientos de las ciencias sociales y naturales que indican que "los problemas ambientales son confirmados como problemas mundiales y están determinados por la realidad económica y por las características de lo natural y lo social". Vargas (2009)

La contabilidad ambiental se adscribe tácitamente al paradigma de utilidad, la meta es "asegurar que la información relevante esté disponible para aquellos que la requieren y pueden utilizarla" con fines no necesariamente económicos y financieros; se debe superar el enfoque clásico de la contabilidad donde sus usuarios y sus necesidades son fundamentalmente de carácter monetario-empresarial. (Lamorú, 2011)

A pesar de que en las empresas exista un interés por traducir los datos medioambientales expresados en unidades físicas, en datos que se expresen en unidades monetarias, ello no es siempre fácil, y en ocasiones imposible, debido a que la mayoría de las veces las mismas no cuentan con un diseño contable que les permita cuantificar las acciones que realizan en materia de la protección del medio ambiente, de las que realizan para dar cumplimiento al objeto social para el cual fueron creadas, en efecto, la buena gestión medioambiental de una empresa no se puede medir únicamente en los términos económicos o monetarios de la contabilidad financiera tradicional, sino que se debe medir también a través de la llamada Contabilidad Medioambiental. Rabanal (2012)

La contabilidad medioambiental está referida a la contabilidad de los recursos naturales, en la que se pueden mostrar indicadores, estadísticas e informes sobre consumos, calidades, emisiones, generación de residuos, etc. referidos a áreas geográficas nacionales o regionales". Polar (2014). También mencionan lo siguiente:

- Tendría cabida una valorización sobre recursos naturales renovables y no renovables.

- Se contaría con una valiosa información para la toma de decisiones políticas referidas a la economía    nacional.

- Los recursos naturales medidos en términos físicos o cuentas físicas, con los cuales se pretende conocer los recursos naturales existentes en un momento determinado de tiempo, identificando para ello los elementos naturales (tierra, aire, agua y paisaje), estableciendo unos parámetros de calidad al principio y al final del periodo.

- Establecer la relación entre la actividad económica y el uso de los recursos naturales, en concordancia con las Cuentas Nacionales de la ONU y el cálculo en unidades monetarias, para determinar el gasto interno a la protección del ambiente.

La Contabilidad Ambiental se refiere a la modificación del Sistema de Cuentas Nacionales para incorporar en éste el uso o agotamiento de los recursos naturales. Rovirosa (2014)

La contabilidad ambiental a través de la información que brinda puede tener varios significados, que dependen del campo contable al que se relacione, se puede asociar el referido término a tres contextos contables. Salas (2015):

La contabilidad ambiental puede tener una interpretación muy abierta, aunque podemos definirla como el área de la contabilidad que puede ser afectada por la respuesta de las organizaciones a los problemas ambientales, incluyéndose las nuevas áreas de eco-contabilidad. ISO 14001 (2015).

Contabilidad medioambiental en el contexto de la contabilidad financiera, estando ésta referida a la preparación de los estados financieros para los usuarios externos, usando los principios contables generalmente aceptados. La contabilidad financiera en este contexto, tendrá el papel de estimar y publicar información referida a activos medioambientales, pasivos medioambientales, contingencias medioambientales, etc., y cuanta otra información de carácter medioambiental tenga cabida en los mismos. Jalil (2016)

1.2.2 Objetivos de la Contabilidad Medioambiental

Tiene como objetivos fundamentales registrar, medir, controlar, informar, apoyar el proceso de toma decisiones y determinar los costos de todos los recursos de capital natural comprometidos en el proceso productivo. Salas (2012). El desarrollo de la misma les permite a las empresas:

1.2.3 Importancia, ventajas y desventajas de la Contabilidad Medioambiental

Actualmente se concede una importancia relevante a la Contabilidad Medioambiental y a las Cuentas Ambientales porque se convierte en uno de los elementos de información para que las entidades públicas tomen buenas decisiones y principalmente para que las entidades privadas, los usuarios del recurso natural y del medio ambiente sepan a qué atenerse hacía el futuro con respecto al costo que implica y genera el uso y aprovechamiento de los recursos naturales. (Foro Internacional de Cuentas Ambientales, 1999)

La contabilidad como disciplina académica y herramienta de trabajo económico, debe informar sobre las formas en que la organización afecta al medio ambiente. No es suficiente valorar monetariamente la cantidad de recursos dedicados a la atención ambiental; la contabilidad debe proporcionar datos cualitativos, monetarios y no monetarios del impacto ambiental, de los esfuerzos por recuperar, mejorar o conservar el entorno, de las diversas formas de prevención y debe hacer esto con el fin de ampliar la visión social sobre la organización y de hacerse responsable de su actuación ambiental (positiva o negativa) a nivel local o global. (Llull, 2010).

Una visión mucho más amplia de esta necesidad es que la contabilidad pasa a ser imprescindible en el momento de querer enfrentar el problema ambiental, pues muchos autores entendidos en la temática son del criterio que: las empresas para hacer frente a los problemas de conservación de los ecosistemas, cuentan con diferentes procedimientos y técnicas de administración, varios de los cuales están directamente relacionados con las funciones de la contabilidad. Lamorú (2011).

La importancia de la contabilidad ambiental radica en que la información contable-ambiental es prioritaria para la gestión ambiental, pues no es posible actuar sin guía ni mediciones confiables y oportunas; Además aunque el proceso de asimilación de muchos profesionales sobre la relación ecología y contabilidad ha sido algo difícil, ya que las consideran disciplinas lejanas o disímiles entre sí;  Es solo la contabilidad quien puede medir aquellos hechos económico-ambientales que afectan a las empresas para dar una información fidedigna, confiable, oportuna, comprensible, objetiva e íntegra y a partir de ella permitir el diseño de estrategias de prevención o corrección de los mismos. Linares (2012)

"El reconocimiento de la importancia de la contabilidad ambiental en los últimos años, ha generado análisis y cuestionamientos: en la contabilidad administrativa constituye un elemento esencial en los sistemas de información de la gestión ambiental; en la contabilidad financiera, el problema más urgente que debe resolver la contabilidad ambiental es el de los pasivos ambientales; de otro lado, debe considerarse la incidencia en las cuentas nacionales. Se hace necesario fijar criterios técnicos para el tratamiento de los ingresos ambientales y la validez del principio de la empresa en marcha en determinadas situaciones. Es responsabilidad de la profesión analizar las nuevas situaciones que se presentan y entrar a definir los criterios técnico-contables para enfrentarlas". (Linares Marcela, 2012)

La contabilidad medioambiental tiene muchas ventajas algunas de las cuales se mencionarán a continuación. Linares (2012)

La desventaja que más relevancia tiene en la actualidad es que como la contabilidad medioambiental no es muy conocida y no se suele tomar como obligatoria, generalmente puede ser difícil de aplicar en algunos entes económicos.

1.2.4 Norma Internacional de Contabilidad Medioambiental

El estándar internacional ISO 14001 establece que la implementación de un Sistema de Gestión Ambiental, con el que pueden controlar muchos aspectos de su organización respetando al medio ambiente; resulta de llevar a cabo un buen desempeño ambiental que se encuentra relacionado con el control por parte de la organización respecto a todos sus aspectos ambientales, que se encuentran basados en la política ambiental y los objetivos definidos por la propia organización.

El estándar ISO 14001:2015 aporta una vertiente verde a las organizaciones, siendo considerado uno de los principales mecanismos competitivos en el mundo empresarial.

La norma ISO-14001 para la Gestión Ambiental es certificable y se puede aplicar a cualquier organización, independientemente del tamaño o sector, que busque en su trabajo diario la minimización de los impactos sobre el entorno y el cumplimiento con la legislación ambiental vigente. Podemos considerar que el principal propósito de la administración ambiental puede ser controlar y mejorar el desempeño ambiental, y se añade la necesidad de que participen los contadores.

Para conocer como de involucrados se encuentran los contables en los Sistemas de Gestión Ambiental debemos realizar un mapeo con los diferentes problemas ambientales a los que se enfrentan.

Después de implementar la norma ISO 14001 el trabajo de los contables cambiará, la forma en la que cambiará la vemos a continuación:

Contable financiero

Contable gerencial

Contable de sistemas

Contable de proyectos

Contable como auditores internos

Con esta ISO 14001:2015, las organizaciones pueden ampliar sus perspectivas y compromisos a través de decisiones proactivas encaminadas a la protección del entorno contra deterioros y degradación. Aporta una mejora del desempeño ambiental y además el término indicador cobra un mayor protagonismo como consecuencia del énfasis que existe sobre la mejora continua. Donde la organización tendrá que realizar una identificación de los aspectos ambientales e impactos generados por su desempeño considerando la perspectiva del ciclo de vida.

La gestión de riesgos hace que el Sistema de Gestión Ambiental sea una herramienta preventiva, lo que explica la supresión de las acciones preventivas en la norma. En este documento, se incorporan los conceptos de riegos y oportunidades, desviaciones potenciales sobre lo esperado, desviaciones negativas sobre lo esperado y desviaciones positivas.

1.3 Las Políticas Medioambientales del Estado Cubano.

1.3.1 Precedentes de la estrategia e instrumentos Ambientales en Cuba

La protección del Sistema Ambiental Global ha sido uno de los principales objetivos de la humanidad en los últimos años, para ello se han realizado variadas y complejas tareas para lograr identificar las causas y los efectos de los problemas ambientales, y poder así trazar estrategias que permitan frenar la acelerada e irracional explotación de los recursos naturales.

La situación ambiental de Cuba no puede dejar de enmarcarse dentro del proceso histórico, económico y social por el que se ha transitado y por su vinculación y efectos producidos sobre el medio ambiente. Jiménez (2014)

Durante el período colonial, neocolonial y ya en este siglo, bajo la condición impuesta de República Mediatizada, el desarrollo económico que se logra alcanzar se sustentó principalmente en la producción agrícola extensiva, con un uso y manejo inadecuado de los suelos y una intensa destrucción de las áreas boscosas.

De esta forma, la Revolución hereda una estructura económica deformada, de base agropecuaria atrasada, con un escaso desarrollo industrial, concentrado principalmente en la industria azucarera y un medio ambiente negativamente impactado. Existía una crítica situación social con altos niveles de pobreza, desempleo, analfabetismo y bajos niveles de salud, los cuales determinaron las difíciles condiciones de vida a las que se vio sometida la mayoría de la población cubana. Las profundas transformaciones económicas y sociales logradas por el proceso revolucionario, condujeron a cambios favorables en las condiciones de vida de la población y consecuentemente un incremento en las acciones encaminadas a la protección y conservación de los recursos naturales, los que son considerados como patrimonio de todo el pueblo. La carencia de recursos materiales y financieros ha impedido alcanzar niveles superiores de protección ambiental, lo que se ha agudizado en los últimos años por la situación económica en la cual se ha visto inmersa el país, debido a la pérdida de las relaciones comerciales con el ex-campo socialista y el sostenido e incrementado bloqueo económico de EE.UU. Para continuar perfeccionando el trabajo ambiental, además de solucionar los errores y deficiencias presentadas hasta la fecha, resulta imprescindible proyectarlo bajo las nuevas condiciones económicas que se vienen operando. La sostenida recuperación económica experimentada por Cuba, unido a los cambios institucionales que tienen lugar, proporcionan una base sólida que nos permite avanzar con optimismo en el establecimiento de una Estrategia Ambiental Nacional, cuyas pautas nos conduzcan a un estadio superior en la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales; y teniendo en cuenta además que los limitados recursos financieros y materiales dispuestos por el país para llevarla a vías de hecho, imponen como alternativa más viable su materialización gradual siguiendo las prioridades y en estrecha vinculación con los programas de desarrollo socio-económico del país. Fernández (2010)

1.3.2 Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA)

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), en su condición de Organismo de la Administración Central del Estado rector de la política ambiental, es el encargado de desarrollar la estrategia y concertar las acciones encaminadas a mantener los logros ambientales alcanzados por nuestro proceso revolucionario y contribuir a superar las insuficiencias existentes, a la vez que garantiza que los aspectos ambientales sean tenidos en cuenta en las políticas, programas y planes de desarrollo a todos los niveles.

Atribuciones y Funciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Acuerdo No. 2823 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros del 28 de noviembre de 1994)

a) Dirigir y controlar, la ejecución de la política encaminada a garantizar la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales integrada al desarrollo sostenible del país. Proponer y establecer las estrategias nacionales necesarias para la protección de recursos naturales específicos y de la biodiversidad. Elaborar y controlar la ejecución de los programas que permitan un mejor control ambiental, el manejo adecuado de residuales agropecuarios e industriales y la introducción de prácticas de producción limpias.

b) Supervisar y exigir a los organismos correspondientes el cumplimiento de las regulaciones establecidas para la protección, conservación y uso racional de los recursos naturales. Dirimir las discrepancias entre los Organismos y otras entidades en relación con la protección ambiental y el uso racional de los recursos naturales, adoptando las decisiones pertinentes o elevando a Gobierno las propuestas de medidas que correspondan en cada caso. Aprobar las evaluaciones de impacto ambiental.

c) Dirigir, evaluar y controlar la vigilancia meteorológica, del clima, de la composición química y de contaminación general de la atmósfera; la vigilancia radiológica ambiental y el servicio sismológico, así como los estudios de riesgo de peligrosidad sísmica, meteorológica y radiológica y otros fenómenos naturales o antrópicos.

d) Dirigir y controlar las actividades relacionadas con las áreas naturales protegidas, especialmente en ecosistemas frágiles.

e) Dirigir y controlar las estrategias y programas de educación ambiental y las actividades de las instituciones recreativas y educacionales en esta esfera.

Estas atribuciones y funciones del CITMA, como es lógico, se ejercerán en coordinación (y sin perjuicio de las atribuidas a otros órganos y organismos, en particular en lo referente a la educación ambiental) con el Ministerio de Educación Superior, que dirige y controla la educación de pregrado y posgrado integralmente.

1.3.3 Instrumentos de Regulación Económica para la gestión ambiental.

El uso de la regulación económica como instrumento de la política y la gestión ambiental, se concibe sobre la base del empleo, entre otras, de políticas tributarias, arancelarias o de precios diferenciados, para el desarrollo de actividades que incidan sobre el medio ambiente.

La práctica internacional ha demostrado que las medidas regulatorias de control ambiental no son todo lo efectivas que requiere el desarrollo sostenible. A partir de esta realidad, se han desarrollado los instrumentos de regulación económica como vías no directas de regulación, fundados en la intervinculación entre los procesos del desarrollo económico-social y los problemas ambientales.

Los instrumentos económicos son las herramientas de la conducción económica, para los fines de la protección del medio ambiente y el uso sostenible de los recursos naturales.

Hay que influir en el uso y manejo sostenible de los recursos naturales y en la protección del medio ambiente mediante el empleo de instrumentos económicos adecuados a las actuales condiciones del país, y en concordancia con el resto de los instrumentos definidos en esta estrategia, así como propiciar la evaluación de los efectos. Por tanto, se deben:

• Desarrollar métodos de valoración y contabilización de los recursos del patrimonio ambiental, que permitan la aplicación de los instrumentos económicos ambientales.

• Implementar oportuna y gradualmente los impuestos para la protección del medio ambiente y los recursos naturales en el marco de lo establecido por la Ley Tributaria

• Establecer aranceles diferenciados a la importación de productos perjudiciales al medio ambiente.

• Establecer la obligatoriedad, para el financiamiento de inversiones con gran impacto ambiental, de prever en los proyectos recursos financieros para medidas de protección o restauración del medio ambiente.

La Ley 81 del Medio Ambiente es uno de los principales instrumentos de regulación económica en Cuba, fue aprobado por La Asamblea Nacional del Poder Popular, en sesión del día 11 de julio de 1997, correspondiente al IX Período Ordinario de Sesiones de la Cuarta Legislatura, la cual tiene como objeto establecer los principios que rigen la política ambiental y las normas básicas para regular la gestión ambiental del Estado y las acciones de los ciudadanos y la sociedad en general, a fin de proteger el medio ambiente y contribuir a alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible del país.

En su artículo 50 plantea que: "El Ministerio de educación superior garantizará la introducción de la dimensión ambiental, a partir de los modelos del profesional y de los planes de estudio de pre- y postgrado y de extensión y actividades docentes y extra -docentes, dirigidas a la formación y al perfeccionamiento de los profesionales de todas las ramas".

1.3.4 La Contabilidad Medioambiental en Cuba

Los avances en materia de Contabilidad Medioambiental en Cuba aún son incipientes por cuanto a pesar de los esfuerzos desarrollados en el campo de la investigación por parte de especialistas y por algunas iniciativas de organismos asociados a estrategias y políticas ambientales los resultados aún son limitados, por cuanto no se ha logrado un consenso para obtener una normativa contable que pueda cubrir tales expectativas. Pelegrín y Lamorú (2011). En ello han incidido algunos factores entre los que pueden mencionarse: