Microfinanzas: reformas y desarrollo rural

Monografía destacada


Introducción

Los documentos "El Mundo de las microfinanzas" y "Las microfinanzas y sus dimensiones" (2004), corresponden a un trabajo realizado por Chingo tras una década del nacimiento de las microfinanzas. Comienza con la descripción de la misión a partir de la cual se dio origen a las instituciones microfinancieras y posteriormente realiza una amplia explicación de las características y elementos que componen este universo. El trabajo presenta a las microfinanzas como un producto de exportación que aun en su etapa de consolidación posicionaba a Bolivia, en comparación con los demás países de Latinoamérica, como el de mayor cobertura de crédito a microprestatarios, en su mayoría pobres. Asimismo, destaca como elemento de éxito de las microfinanzas, el haber logrado ampliar de manera sostenible y rentable la base de clientes del sistema financiero a partir de: la identificación de una importante demanda insatisfecha, la flexibilidad que caracteriza a su prestatarios y les permite encarar mejor las crisis sistémicas, y la tecnología financiera que hace prevalecer el análisis de flujos de caja por sobre las garantías.

El trabajo "Las microfinanzas: ¿un modelo de inclusión de pobres?" (2011), describe cómo el sector microfinanciero, creado a partir de ONGs, ha logrado atender masivamente a sectores de la población que debido a la pequeña escala de sus actividades no podían acceder a servicios de financiamiento tradicional. Resalta el rol social de las micofinanzas a través de la generación de empleo en los sectores más desprotegidos y por tanto en el alivio a la pobreza a través de la generación de mayores ingresos y la disponibilidad de recursos. Destaca como elemento de éxito, la autosostenibildiad lograda por las entidades microfinancieras, que convertidas en instituciones solventes y confiables ya no dependen del financiamiento extranjero, factor que se constituía en la principal traba que tenían los países en desarrollo.

"La propuesta agraria del Plan Nacional de Desarrollo" (2006), constituye un breve análisis crítico al Plan Nacional de Desarrollo (PND). El trabajo pone en evidencia el carácter agrario de la propuesta, la tendencia del mismo a dejar de lado los esquemas modernos de desarrollo para más bien retomar aquellas del pasado y la orientación de sus lineamientos centrada fundamentalmente en atender las necesidades de los pueblo indígenas, omitiendo a sectores claves como el agroindustrial y el de la agroexportación. También, a partir de un análisis de sus políticas, cuestiona la carencia general de planteamientos técnicos del PND.

El trabajo sobre "El sector agropecuario y la seguridad alimentaria" (2011), empieza con una explicación de las causas estructurales y coyunturales del alza de precios a nivel internacional, así como los factores causales del incremento de los precios internos y la incidencia de las políticas públicas en este. Posteriormente, en base a información cuantitativa, el documento presenta la evolución y situación de la producción agropecuaria de alimentos e identifica a Santa Cruz como "departamento estratégico" para la seguridad alimentaria. Destaca la importancia que tiene en la economía nacional la agroindustria y describe a los sectores de esta que hasta ese momento en el tiempo habían logrado mayores niveles de integración con la producción agrícola. El trabajo también resalta la importancia de las exportaciones como incentivo para los productores y por otro lado, explica cómo la coca, afecta a la seguridad alimentaria a partir de los desincentivos que su rentabilidad genera para otros productos. Finalmente, sugiere algunas acciones que de ser consideradas podrían mejorar la seguridad alimentaria del país.

El documento "La capitalización: apuntes para una evaluación" (1998), tal cual su título sugiere, constituye un ejercicio para la evaluación de dicha reforma, realizado a cuatro años de iniciado el proceso. En este trabajo, se contextualiza la capitalización como una respuesta a la crisis del Estado del 52, año a partir del cual la economía de carácter estatal que primaba en el país condujo a las empresas públicas a un punto crítico en el cual se hizo imperativa la atracción de capital externo. Un análisis descriptivo sustentado en cifras y algunos indicadores de desempeño, muestra el estado de situación de cada una de las empresas antes de ser capitalizadas. Presenta también una explicación de las alternativas existentes en aquel momento: privatización y capitalización, enfatizando que la diferencia entre ambas radica en que la capitalización no enajena patrimonio alguno sino que realiza una asociación con capital externo que compromete inversión y le permite al país conservar e incluso incrementar el valor de su patrimonio. Asimismo, el trabajo describe el proceso de capitalización y su contenido, destacando el marco regulatorio que lo precedió. Finalmente, muestra el proceso que se siguió para capitalizar cada una de las empresas, mismo que se realizó de acuerdo a las características particulares de cada una. Dado que tras un periodo de cuatro años resultaba prematuro realizar una evaluación definitiva sobre los resultados e impacto de la capitalización, el documento presenta más bien una revisión sobre el cumplimiento de objetivos así como una puntualización de los riesgos y potencialidades de esta medida.

El trabajo titulado "El social comunitarismo indigenista: mito sin realidad" (2007), es un análisis que cuestiona el fundamento ideológico de las propuestas centrales del gobierno del MAS. El trabajo desmonta mitos respecto a la propiedad comunal de la tierra y a la organización comunitaria de la economía, así como a la supuesta postura anti-mercado de los campesinos y la existencia de múltiples nacionalidades en Bolivia. Explica por qué la propuesta indigenista del MAS es reaccionaria y por lo tanto inviable y pone en evidencia el desconocimiento de la realidad por parte de quienes propugnan retomar formas arcaicas de organización del trabajo y la producción.

Microfinanzas, reformas y desarrollo rural

El Legado de "Chingo" Baldivia

Se refiere a la modernización pública enfocada en la cuestión agraria y rural a través de reflexiones del legado político e intelectual de Baldivia. Su trayectoria comenzó en un grupo militante insurgente armado en Bolivia, a fines de los 60 años, lo cual lo llevó años más tarde, a formar parte de la corriente ideológica conocida como el Gonismo. Dicho proyecto se dio en los años 80 y 90 protagonizando prominentes cambios económicos, políticos, institucionales y culturales ocurridos en Bolivia desde los años de la Revolución Nacional.

Chingo sólo hablo sobre su experiencia en algunos pasajes de su vida política en una entrevista concedida al programa Mapamundi de ERBOL. De ella, se puede interpretar ciertas claves, donde se explica su radicalización como propia de una época donde el clima juvenil fue marcado por el impacto emocional en las capas intelectuales, estudiantiles y sindicatos obreros, de la leyenda construida en torno a la figura del Che y la teoría del foco guerrillero y la propia revolución cubana. Éste, no fue tributario de ese espíritu romancista revolucionario de esa época, abrazando la más radical de las opciones políticas ya que no pensaba permanecer pasivo ante los reveses sufridos, ni sometido por siempre a los rigores de decisiones juveniles. Su ruptura con la opción guerrillerista fue un proceso inevitable, resultado de un progresivo desencanto con el militarismo del ELN y, en última instancia, con su principal referente político-ideológico: la revolución cubana.

Chingo percibió que el crecimiento económico y la consolidación democrática del país se encontraban ligados a la continuidad de un proceso de reformas institucionales y sociales que fijaran a Bolivia en la economía de mercado, modernidad política y mundo globalizado como condiciones estructurales necesarias para enfrentar los problemas de pobreza, marginalidad e inequidad social. Ya que apreciaba esos objetivos, creo una simpatía política y cercanía intelectual con el portaestandarte de ese proceso de reformas: Goni y la corriente que éste lideraba en el seno del MNR; Chingo fue más bien un colaborador periférico, lo cual no le privó de defender públicamente, y con prestancia, las medidas más importantes, como la capitalización, la participación popular o la política social, de cuyas méritos era un confeso creyente.

Del populismo a la realidad del mercado

Chingo aporto considerablemente al sistema de microcrédito en Bolivia, cuyo enfoque es renovado a la cuestión agraria ya que una de sus motivaciones intelectuales fue identificar las llaves para la transformación productiva del agro y la superación de la pobreza rural. Realizó un diagnóstico de la crisis económica campesina tradicional de forma certera donde asociaba dicha crisis al agotamiento proveniente de la reforma agraria de 1953 y debido a la persistencia de un modelo agrario basado en el reparto de la tierra.

Otro mito estuvo basado en combatir la idea de un campesinado anti-mercantilista, demostrando en sus trabajos, que los campesinos que prosperan son los que producen para el mercado y tienden a la especialización en cultivos con mayor demanda comercial, mientras que los empobrecidos son excluidos del mercado. Decía que "el mercado es el destino natural de la producción campesina". A partir de todo lo anterior, se interpreta que las posturas anti-mercado y anti-capitalistas en cuestión agraria y rural quieren es legitimar un paternalismo estatal, populista y manipulador que realmente encuentra en la pobreza el caldo de cultivo para sostener sus políticas e impedir el desarrollo y liberación personal de la población, retrasando así el progreso de las fuerzas productivas.

Por lo que se entiende que Chingo haya dedicado mucho de sus esfuerzos profesionales a generar oportunidades para que los productores puedan integrarse al mercado, ofreciéndoles múltiples herramientas. Por su formación política y experiencia en el terreno de cooperación social, sabía que el desarrollo agrario y rural necesitaba de un impulso masivo proveniente del Estado, por esto estaba consciente de que las opciones política pública son decisiones del poder político, estuvo dispuesto a comprometerse con un determinado proyecto político.

Chingo el revisionista

A Chingo le tocó vivir la frustración del derrumbe de sistemas de partidos, instituciones, paradigmas y valores, y más que todo de reformas democráticas y modernizadoras que apenas habían brotado. Si bien éste no participó de ninguno de los dos gobiernos del MNR, sintió la caída de Goni como un drama personal. Además, no avaló la manera como Mesa subió a la presidencia y descreyó la viabilidad de un gobierno prisionero de Evo Morales y de las masas.

En el curso de los últimos años, lo embargo aún más el pesimismo político porque al estar en el mundo financiero, podía apreciar la dimensión de la bonanza económica que ha arropado a Evo Morales, clausurando cualquier posibilidad inmediata de un cambio democrático de gobierno.

Si se da crédito a los grandes por sus grandes sumas de dinero, también debería reconocerse a los pequeños por sus pequeñas sumas de dinero. De allí parte el interés que se cobra en las Microfinanzas. Se debate si darle crédito a los artesanos, campesinos y pequeños comerciantes informales porque esta gente no tiene el hábito de cumplir sus compromisos formales.

¿Darles crédito a los pobres? Se interroga el político, para concluir que no es posible ni justo porque no podrán cumplir con las amortizaciones y los intereses con tasas de mercado. Debido a estas respuestas, Bolivia exhibe como uno de sus productos de exportación un conjunto de tecnologías financieras exitosas que abarcan servicios de crédito, ahorro, giros y transferencias, ofertados a una masa creciente de micro y pequeños empresarios (MyPEs) prestados por instituciones privadas rentables, las principales de las cuales son fiscalizadas por la Superintendencia de Bancos.

En las Microfinanzas la experiencia internacional pionera más relevante fue la del "Grameen Bank" de Bangladesh, impulsada por un académico que sostenía que el crédito es un "derecho humano fundamental" que permite a los pobres -particularmente las mujeres- desarrollar sus propios negocios, ser autosuficientes y mejorar su autoestima.

La renaciente democracia había merecido el apoyo de la comunidad internacional, por lo que los organismos bilaterales y multilaterales empezaron a apoyar proyectos de desarrollo rural ejecutados por el Estado, todos ellos con su componente de crédito. Ello equivalía a reconocer la inoperancia del Banco Agrícola y de la denominada banca estatal de fomento. Independiente de sus ideologías, las ONGs y el Estado subsidiaron a los productores a través de fondos rotativos agotados por incumplimiento en repago y de carteras de crédito reprogramadas en forma reiterada y finalmente condonadas o transferidas en cobranza. Estos, promocionaban paquetes tecnológicos que capacitaban a los productores en su manejo y finalmente inducían a endeudarse para aplicarlos.

El Banco Agrícola en 1990 tuvo su cierre. En cambio, varios ONGs, propusieron una nueva práctica:

"El crédito ha sido subvencionado, lo que supone una o varias de las consideraciones siguientes:

Al trabajar con recursos donados sin obligación de reposición, se tiene que su administración es poco eficiente creando la duda de si se podrá brindar un servicio permanente.

Ciertas actividades productivas infladas artificialmente, no podrán competir en el mercado si existe la subvención.

Al no diagnosticar el proyecto, se carece de sistemas que permitan establecer si el crédito es o no factible.

Un crédito inducido puede ser un fracaso donde se asume una deuda que obedece es al criterio de la ONG.

A mitad y fines de los 80 surgieron ONGs especializadas en crédito cuyos temas de discusión eran los siguientes:

Nace el mundo de las Microfinanzas (1990-1997)

Principios orientadores

La misión institucional es el servicio a una población conformada por pequeños agentes económicos y su cumplimiento eficaz se logra a través de la sostenibilidad de las instituciones, que abarca capacidad de cubrir costos administrativos, financieros, previsionales y generar excedentes para expandir los servicios y lograr crecimiento.

Para evitar y eliminar las distorsiones se toma en cuenta lo siguiente:

Entonces, la mejor forma de enfrentar los desafíos del mercado era acceder a fuentes de financiamiento de mayor envergadura, pues no era posible lograr fondos de largo plazo en volúmenes suficientes con los recursos donados de las agencias de cooperación.

El proceso de creación de empresas financieras

La existencia de capitalistas privados fue por la exigencia de las autoridades financieras, para que entre los accionistas se contara con personas naturales y jurídicas poco dispuestas a perder su inversión y a dejarse llevar por los fines sociales y por lo tanto agentes de presión permanente por la rentabilidad. Al combinarse estos actores se logró que los fondos financieros privados se consolidaran en el mercado. También, surgieron dificultades de consolidación al competir por la hegemonía, tratando de transferir carteras que a la postre resultaron de difícil manejo y pugnando por sobrevivir como ONGs financieras.

Las que permanecen como ONGs

Las ONGs que no se transformaron en entidad regulada permanecen operando como entidades financieras que no captan ahorros del público y tienen carteras de crédito mucho menores que las plenamente formalizadas. Muchas tienen dificultades para expandirse debido altos costos operativos que ello supone. También, se nota que no existe una estricta división del trabajo entre los FFPs y las ONGs generando tensiones por objeto de una competencia desleal cuando estas últimas operan con tasas que consideran inferiores a las de mercado.

Las principales fortalezas de estas instituciones pueden resumirse así:

En cuanto a sus debilidades se destacan las siguientes:

En cambio, para una entidad con fines de lucro que opera en las Microfinanzas no basta con alcanzar el punto de equilibrio y ser rentable, sino que esa rentabilidad debe ser igual o mayor a la de otras actividades en las que eventualmente pudiera invertir sus limitados recursos un propietario o accionista.

Las Microfinanzas, Nuevo Concepto en el Mercado

Se define las Microfinanzas como el conjunto de actividades financieras orientadas al servicio de la micro y pequeña empresa, las cuales comprenden al menos tres actividades fundamentales: el microcrédito, la captación de pequeños ahorros, giros y transferencias que hacen las pequeñas unidades empresariales y las familias. Ahora, el microcrédito es todo crédito concedido a un prestatario, persona natural o jurídica, o a un grupo de prestatarios con garantía mancomunada o solidaria, destinado a financiar actividades en pequeña escala, de producción, comercialización o servicios, cuya fuente principal de pago lo constituye el producto de las ventas e ingresos generados por dichas actividades, adecuadamente verificados.

Las peculiaridades de este nuevo concepto en el mercado financiero racional son:

Los préstamos son pequeños, con plazos más cortos y tasas de interés más altas.

A modo de conclusión se tiene que es una industria donde el riesgo está en miles de pequeñas operaciones, pero que también lo incrementa debido a la volatilidad de los negocios; requiere mucho personal, con alto entrenamiento y mantener un contacto permanente con los clientes; ello implica, elevados costos administrativos.

La tecnología microcrediticia.

Las instituciones de Microfinanzas desarrollaron una tecnología para la atención especializada a este tipo de prestatarios de pequeña escala, carentes de registros contables y garantías y en la mayoría de los casos incluso de formalización. Por lo que la tecnología del microcrédito consiste en lo siguiente:

Una regulación más exigente para una industria de mayor riesgo

Parte del marco legal de las Microfinanzas está conformado por el Decreto 24000 y el Decreto 24439, dicho cuerpo normativo fue incorporado en la Ley de Bancos de 2001. Se permitió la conformación de FFPs con las siguientes condiciones normativas para estas entidades:

La diferencia y restricción menos justificable de los FFPs en referencia a los bancos es el comercio exterior, puesto que tienen el prejuicio de que los pequeños empresarios no pueden realizar exportaciones e importaciones.

Origen y crecimiento de sus recursos

Varias ONGs al cambiar de financieras a sociedades anónimas reguladas por la Superintendencia de Bancos se debió al origen de sus fondos. Estas tenían una cobertura limitada y su interés era precisamente dar un salto en volumen de cartera y número de clientes. Entre 1991- 1993 se dio un gran crecimiento de la cartera con un despliegue creciente sobre el territorio nacional a través de un número cada vez mayor de agencias y oficinas.

Dicho crecimiento se midió en escalas, por lo que puede concluirse que la transformación confirmó la hipótesis del potencial de crecimiento de este tipo de ser vicios. Las fuentes de financiamiento para la cartera de crédito de las entidades reguladas, todas ellas con costo financiero, son ahora las siguientes:

1. Los ahorros del público: se desarrolló con lentitud porque su manejo es costoso. Para ser atractivas ante el público, estas instituciones se ven obligadas a pagar mejores intereses por los depósitos. A diferencia de la banca, no desarrollaron el servicio de cuentas corrientes, debido a que no estaban habilitados para ello. Cuando fueron habilitados actividad se evidenció como algo complejo, con requerimientos grandes en infraestructura y costos en sistemas de información frente a una dudosa rentabilidad.

Al financiarse muy poco mediante los depósitos creo decepción en algunos promotores de la conversión; sin embargo, poco a poco los ahorros del público pasaron a ser la principal fuente de fondos de las Microfinanzas, lo que las convierte además en un mecanismo de promoción del ahorro interno. Al parecer la decepción fue prematura. Gran parte de las ONGs que permanecen intactas han cambiado el origen de sus fondos para cartera, pues capta recursos de fondos de segundo piso soportando costos financieros.

2. Los bancos de segundos piso: son importantes financiadores con créditos por montos elevados a tasas de mercado y plazos que llegan hasta los 5 años para microcrédito.

3. Los financiadores internacionales: sus formas de financiamiento son variadas ya que invierten en el patrimonio. Eran escasos, pero Bolivia se convirtió en un país pionero en la apertura de este tipo de fondos. Sin embargo, esta fuente de fondos todavía presenta algunas dificultades:

Se tiene entonces que poseen una característica general la cual es que todas las fuentes de fondos descritas su carácter de corto y mediano plazo (hasta 5 años), es una limitante solamente relativa en instituciones cuya característica dominante es colocar pequeños créditos de corto plazo. Sin embargo, dado que el plazo promedio y el tamaño de estos activos está creciendo paulatinamente, han empezado a observar tendencias divergentes entre los plazos de sus activos y pasivos. Esta realidad puede incidir en una reducción futura de la incidencia de los ahorros del público, caracterizados en Bolivia por su preferencia por el corto plazo.

Las Microfinanzas y sus dimensiones

La participación de la microfinanza ha logrado una ampliación del sistema a partir de crecimiento de la infraestructura de agencias y sucursales. La banca posee el 28% de esta infraestructura, mientras que el 56% corresponde a las entidades, incluyendo entre ellas tanto a las fiscalizadas como a las no fiscalizadas. El 10% corresponde a las cooperativas y el 6% a las mutuales. Mientras que en el área rural, el 69% de las agencias son de Microfinanzas, el 17% corresponde a la banca y el 11% a las cooperativas. Es importante mencionar que las agencias rurales de la banca trabajan principalmente en el manejo de cuentas fiscales, prestan pocos servicios financieros y no otorgan créditos.

La captación de depósitos

La captación del ahorro interno ha sido durante mucho tiempo un punto pendiente del sistema financiero nacional, la misma tuvo una evolución favorable cuando se fue ampliando su capacidad de intermediación, pero sobre todo conforme el público fue recuperando la confianza en la estabilidad económica y en la capacidad estatal de preservar sus depósitos.

El predominio de la banca en el monto de los depósitos es natural, debido a que hacia ese sector se dirigen los depositantes corporativos y los grandes ahorristas; sin embargo, en el número de cuentas no sólo que la incidencia de las Microfinanzas es importante sino que en su caso se refiere solamente a cuentas de ahorro y depósitos a plazo, pues no operan con cuentas corrientes mientras que el dato de la banca si las incluye. La incidencia de las cooperativas en el número de cuentas se debe a que la esencia del cooperativismo es que en general solamente obtienen crédito los poseedores de cuentas de ahorro en la entidad. En el monto de los ahorros, en cambio, se encuentran por debajo de las instituciones de Microfinanzas.

La pérdida de los depósitos que tuvieron la banca, las mutuales e incluso las cooperativas se debe a una crisis de confianza que comenzó en 1999 con los retiros que efectuaron los grandes depositantes a partir de la recesión iniciada ese año. Por otra parte, también como resultado de la recesión, la banca adoptó una política de contracción de gastos y desmotivo a los pequeños ahorristas cobrándoles comisiones por mantenimiento de cuenta si sus depósitos acumulados eran inferiores a ($US 500 o 1.000, según el caso).

El Crédito

El crédito es donde mejor se puede observar el desarrollo y el impacto del sub sector microfinanciero, pues supera a la banca, las mutuales y cooperativas en número de clientes. Desde este punto de vista se puede afirmar que ha provocado un cambio estructural en el conjunto del sistema financiero, ampliando de manera apreciable la base poblacional con acceso a este tipo de servicios

Las garantías

Las garantías dominantes en la banca son las hipotecarias, pues se redujo al mínimo los créditos a sola firma por montos elevados y logró un desarrollo de las garantías prendarias. Es decir, redujo el riesgo en provecho de la estabilidad del sistema y de los ahorristas, pero no desarrolló tecnologías para montos pequeños.

Después de 10 años, la situación se ha modificado, pues las garantías hipotecarias constituyen también en este medio la forma predominante de prevención de las contingencias del crédito. Esta situación se debe en parte al crecimiento de los montos de crédito otorgados por estas instituciones, pues su tecnología crediticia establece que los clientes cumplidores pueden acceder a financiamientos mayores y a mayores plazos.

El Destino de los créditos

El carácter terciarizado de la economía se encuentra expresada en el destino de los créditos de la banca con una incidencia fuerte del comercio y los servicios, pero también con un repunte de la industria manufacturera, probablemente de aquella que cuenta con mercados de exportación. En este sentido, la situación no es muy diferente de 1989.

En las instituciones de Microfinanzas reguladas se presenta con mayor agudeza el predominio de los comerciantes en la recepción del crédito, lo cual se explica no solamente en el carácter terciarizado de la economía nacional, sino también en los siguientes elementos:

El Tamaño de los Créditos

La dimensión de los créditos es otro aspecto en donde se puede apreciar el tipo de población y de necesidades que atienden las instituciones financieras. En la estratificación de la cartera según el volumen de los créditos, las microfinancieras reguladas concentran casi la mitad de su cartera en créditos menores de $us 10.000 y solamente tienen 17% colocados en créditos mayores de $us 50.000, mientras que la banca se encuentra en el extremo opuesto y las mutuales y cooperativas en una situación intermedia, mostrando en conjunto una adecuada distribución del mercado.

La Productividad

Así como en cualquier industria, en el sector financiero una parte del desempeño empresarial se mide por la productividad, referida al rendimiento del trabajo. La banca y las Microfinanzas atienden segmentos de mercado diferentes, con también diferentes requerimientos de productos financieros y montos. De ahí que no sea adecuado buscar los resultados empresariales solamente a partir de los volúmenes de cartera (resultado que propicia el producto bancario) y del número de créditos (resultado propio de las Microfinanzas), sino del rendimiento de la capacidad instalada en recursos humanos.

La Morosidad

La morosidad de la cartera es uno de los motivos de constante preocupación en las instituciones financieras, no solamente debido a que implica el riesgo de no recuperar los créditos, sino a la carga en costos que conlleva: gastos de cobranza, honorarios de abogados, gastos judiciales y, lo más importante, las previsiones que exige la Superintendencia de Bancos.

Microfinanzas: ¿un modelo de inclusión de los pobres?

Desarrollo del Servicio Auto sostenible

Los orígenes del trabajo financiero de las ONG se remontan al periodo 1983-1990, cuando percibieron que los campesinos, artesanos y microempresarios que recibían su apoyo técnico-productivo requerían además insumos y equipos, por lo que organizaron fondos rotativos y programas de crédito subsidiados, los que se agotaron por incumplimiento y condonación y por no poder soportar sus costos operativos tras el retiro de los donantes. Pero aprendieron del fracaso:

Independencia de Recursos y Acceso a Servicios de Ahorro

El crecimiento de la cartera de las IFD es menos espectacular, pero también importante, pues en el mismo periodo pasó de $us 3 millones a $us 254 millones, con la ventaja de que brindan acceso a sectores más difíciles de atender, tanto por su tamaño como por su hábitat rural. El tamaño del promedio de los créditos, es ilustrativo del tipo de población al que llegan las instituciones. Quiere decir que el sistema microfinanciero en su conjunto llega a los estratos poblacionales más pobres del país, los mismos que en su gran mayoría desarrollan actividades económicas, es decir, son microempresarios que demandan pequeños montos de dinero para ponerlos en alta rotación.

La preferencia de los microempresarios por las instituciones de Microfinanzas tiene que ver con las condiciones de los créditos:

Monografias.com

La preferencia de los microempresarios por las instituciones de microfinanzas tiene que ver con las condiciones de los créditos: i) en gran parte de las operaciones la garantía es solamente el flujo de caja positivo del negocio ii) los montos pequeños están adaptados a las necesidades de los demandantes iii) la rapidez en la atención de las demandas, debido a la mayor cantidad y especialización del personal.

En el grafico se puede observar que a medida que pasan los años el crédito de las microfinanzas va en aumento; podemos llegar a la conclusión que esto se debe a la devaluación que puede sufrir la moneda de cada país en particular.

Monografias.com

El Gráfico N° 6 da cuenta de la incidencia de las microfinanzas en el país, el mismo que en América Latina tiene la mayor cantidad de prestatarios en relación con la población total y que a escala mundial se encuentra entre los de mayor penetración del servicio de microcrédito: 6% de la población nacional. Si se considera el tamaño de los créditos y que en Bolivia la pobreza tiene una incidencia importante, se hace evidente que las microfinanzas nacionales han logrado el acceso masivo al financiamiento de sectores de pobreza que normalmente no accedían a este tipo de servicios.

Desde el punto de vista del desarrollo, el financiamiento al sector productivo es central en la medida en que es el genera valor agregado, empleo y dinamiza el conjunto de la actividad económica nacional.

El Acceso Físico

Para lograr esta cobertura en sus servicios de crédito, ahorro, cambio de moneda, giros, cobro de servicios básicos (agua, energía y telefonía), pago de salarios y bonos, recepción de aportes y pago de impuestos, el sistema de microfinanzas desarrolló una importante red de agencias, sub agencias y puestos de atención a la población, con una evolución casi vertiginosa desde 2003, lo que le ha permitido superar a la banca en número de agencias, pues si se suman las de las entidades reguladas y las de las no reguladas, llegan caso a 800 en todo el país, mientras que la banca solamente cuenta con 308, especialmente luego de su expansión a partir de 2008.

En el siguiente grafico se puede observar cómo han evolucionado el número de agencias al pasar los años, esto se debe al aumento de la demanda de las microfinanzas.

Monografias.com

El Acceso de la Población Rural

Tratándose de una población agricultura, la ausencia o insuficiencia de asistencia técnica, transferencia de tecnología y crédito constituyen graves limitaciones. Las microfinanzas, especialmente las IFD han puesto por ello énfasis en la atención de la población rural del país, mediante la apertura de un importante número de agencias en ese contexto.

El siguiente grafico muestra la evolución de esas oficinas, donde se percibe el dominio absoluto del sistema regulado y no regulado de microfinanzas: 309 agencias, frente a 67 de la banca convencional. La presencia de las cooperativas y mutuales es mucho menor.

Monografias.com

En el grafico podemos observar que la banca convencional se mantuvo prácticamente constante a través de los años, mientras que las microfinanzas reguladas y las IFDs fueron aumentando considerablemente, a finales del 2010 estas dos últimas fueron superiores a la banca convencional.