Monografías Plus »

Sembrar maíz para altos rendimientos: Gerencia y precisión en prácticas agrícolas

Monografía destacada


Sembrar maíz para altos rendimientos: Gerencia y precisión en prácticas agrícolas

Resumen

Para el estado Yaracuy donde el maíz representa su cultivo social, se hace necesario la precisión en las prácticas del manejo agronómico para incrementar su productividad; sus variaciones deben ser en función del clima, la fenología del cultivo y el suelo. La socialización de ellas, es la clave, que permitirán incrementar la producción y rentabilidad para el productor. Para ello es necesario gerencial el desarrollo del ciclo a través de las buenas prácticas agrícolas. En el maíz tiene dos etapas fácilmente observables que son: Etapa vegetativa que va desde la germinación hasta que aparece la hoja bandera y la etapa reproductiva, que comprende las fases de floración y polinización, hasta la formación del grano.

En la primera se realizan todas las practicas fundamentales del manejo agronómico para incrementar el rendimiento, hasta los 25 a 30 días después de germinado; o la fase fenológica de V6; es decir, cuando la planta desarrolle seis hojas y se aplique el reabono. La mecanización, Fecha y densidad de siembra, control de malezas y fertilización: al momento de la siembra y reabono; en la mayoría de los casos son sin análisis de suelo y a destiempo, causando disminución del rendimiento, respuesta de la planta al manejo aplicado por el productor en la relación clima-insumos-financiamiento. Para tener altos rendimientos, se debe gerencial esta relación para las condiciones climáticas del ciclo conjuntamente con la operatividad del agricultor; pero es una gerencia compleja, donde el primero es incontrolable y el segundo complicado. El Valle Medio del Río Yaracuy, indistintamente del tamaño de la parcela, agrupa a la mayoría de los productores y aplican las prácticas del ciclo productivo sin variaciones (receta), lo cual no es sustentable ni sostenible ante la variabilidad climática actual. Sin embargo, el valle medio con su producción, es primero con mayores registros de rendimiento.

El maíz con su facilidad de preparación para consumo humano y animal es tradicional de la familia yaracuyana y lo sitúan como primer cultivos del estado y posiblemente de Venezuela. Preservar el área granero del estado Yaracuy, para el futuro de todos, es obligatorio y todos debemos colaborar; fomentar el conocimiento escrito y ancestral, para que agricultores y gerentes consulten sus decisiones, oportunas y acordes a cada situación agroclimática, con el desarrollo fenológico y practicas agronómicas como: precisión en la fecha de siembra, preparación de suelo (Tipo), densidad de siembra, fertilización y el control preventivo de plagas y enfermedades, es clave para incrementar el rendimiento. El valle Medio Puede y debe ser sustentable y sostenible.

Palabras claves: Manejo agronómico, labranza, fertilización, siembra, clima.

Introduccion

Para la agricultura moderna, el análisis del comportamiento

de las variables meteorológica, es vital. La precipitación es el parámetro meteorológico más importante, ya que la cantidad y su distribución a lo largo del año en una zona, determinan el éxito de la actividad agrícola o pecuaria a establecer, cuando no se dispone de riego. La agricultura en el valle medio depende en gran medida de la precipitación, por lo tanto, esta actividad es altamente vulnerable a la variabilidad de este elemento climático Monasterio, et. al, 2008(a).

Esta situación es causada por los vientos alisios que lo recorren desde el Municipio Bruzual hasta Peña, modificando la humedad ambiental en su recorrido Monasterio, et. al, 2012(a). También cuantifico el promedio de precipitación para 60 años y diferentes escenarios de variabilidad climáticas en función del fenómeno climático el Niño oscilación del sur (ENOS) en sus distintas fases: Registro de 26 años para la Fase neutra (Sin Evento) con 965,0 mm; El Niño fase calidad (17 años) fue 1.008,5 mm; y La Niña fase fría (17 años) fue de 897,5 mm; donde no se detectaron diferencias significativas entre los valores.

Asimismo recomienda a los entes responsables que tengan estaciones meteorológicas, fortalecer las redes con equipos modernos a fin de contribuir al análisis y evaluación de las variables climáticas, especialmente la precipitación, vinculada estrechamente a las ganancias o pérdidas a nivel de productor, cuyas fluctuaciones actuales se asocian directamente a la variabilidad climática global.

En el Valle medio la llegada del periodo de lluvias, son el iniciador de la siembra; afectando las prácticas del manejo agronómico como: preparación de suelo, siembra, fertilización y entre otras; todas en la etapa vegetativa y antes de los 30 días después de la siembra. Para la etapa de producción: Ojeda, et. al, 2006; Monasterio, et. al, 2007(a y b); 2008(a y b) y 2009, indican que los rendimientos del maíz se corresponden con la variabilidad de la precipitación y son efectos del déficit de agua en las etapas de crecimiento y floración principalmente, cuando ocurre en la etapa de llenado de grano que causan reducción del número de grano en la mazorca. Además cuantifican las necesidades hídricas durante el ciclo aproximadamente de 700 a 850 mm. de agua bien distribuidos. Estos valores son cubiertos por los registros de las estaciones meteorológicas ubicadas en el valle, especialmente de los municipios Bruzual a Peña.

Monasterio, et. al, 2014 indican que entre las prácticas agronómicas fundamentales, está la preparación del suelo, donde el mayor porcentaje se hace con labranza convencional: arado y rastreo, las cuales al desfragmentar y acondicionar la superficie de manera excesivas, formando capas y sellado superficial, pulverización de estrato que ocasionan arrastre y erosión. Todas afectan en distintas fases al ciclo productivo del maíz, la pérdida de la capa arable por erosión atentan contra la germinación, desarrollo de raíces y el número de plantas por hectárea y estas sobre el rendimiento final. Monasterio, 2014, informa que es necesario realizar el análisis del tipo de preparación de suelo, desde la tradicional hasta la labranza cero, la que necesite cada parcela y tiempo de realizarla; siempre con la condición de preservar el suelo y muy importante su materia orgánica.

 

Metodologia

Este trabajo está conformado por distintos resultados de ensayos de investigación, publicados por el equipo de maíz y clima del INIA Yaracuy, durante 17 años (2000 al 2016), en distintas localidades del Valle medio del estado Yaracuy. Se fundamenta en la experiencia del autor como responsables de los ensayos regionales de maíz (ERUS) y Ensayos de validación agronómica de cultivares (EVAC) durante el periodo citado; donde se evaluaron todos los híbridos inscritos para semilla por las empresas: Pública y privada; nacionales o internacionales que participan en la producción de semilla. Es importante destacar que también se citan trabajos de otros autores por su relevancia, que fundamentan las opiniones sobre las practicas agronómicas, que se aplican en el ciclo de cultivo y su eficiencia con el objetivo de incrementar los rendimientos, para hacer sostenible el cultivo maíz en el valle; disminuyendo los riesgos de los agricultores, fomentar la información relevante y aportar a la siembra del maíz para que responda con rendimientos altos.

Para altos rendimientos se debe trabajar en función de los protagonistas: el productor, las instituciones financieras y las condiciones climáticas. Todas dentro de la gerencia de producción aplicada; en las dos primeras se pueden decidir y cambiar, la tercera es natural y autónoma; pero se puede investigar para pronosticar y disminuir los riesgos; condición básica para interpretar la variabilidad climática y alcanzar altos rendimientos.

El valle medio del rio Yaracuy: condiciones climáticas para maíz

Esta área de producción reviste importancia, porque es el asiento de la producción de maíz del estado Yaracuy, con el 96% de los productores y 95% de la producción aproximadamente. Está conformado por los municipios: Arístides Bastidas (parte final), Sucre, Bruzual, Urachiche, José Antonio Páez y Peña; dividido por la autopista centro occidental "Cimarrón Andresote" sentido San Felipe – Barquisimeto. Las figuras 2 y 3, muestran las potencialidades climáticas del estado Yaracuy para la producción de maíz, el comportamiento de la precipitación y temperatura: máxima, media y mínima respectivamente. Estas variables tienen gran influencia en el desarrollo y producción del cultivo; porque responden a la energía que aporta el sol para los procesos de crecimiento, que se cuantifican en grados días (Maturet, et. al, 2014) y sus promedios caracterizan los sitios de siembra.

La precipitación es el aporte de agua y vehículo que permite se realicen todos los procesos internos de la planta; conjuntamente con las prácticas del manejo agronómico como la fertilización, la cual es eficiente en presencia de humedad en el suelo. Se enfatizan los municipios Bruzual y Peña, porque tienen mayor cantidad de productores y rendimientos altos, indistintamente del tamaño de la parcela. Ojeda, et. al, 2006 y Monasterio, et. al, 2007(a) y 2009. Se observa en la figura 2, el comportamiento de la precipitación y la Evapotranspiración potencial (ETP), como aporte y demanda agua por el medio ambiente respectivamente. Adicionalmente se muestran los registros del municipio San Felipe en el campo experimental de la Fundación DANAC, fuera del Valle, pero de importancia maicera.

Se observa en la figura 2 los picos de la precipitación, que se producen en el mes de julio, para los municipios San Felipe y Bruzual, y en Junio para el municipio Peña. Se destaca la cantidad de agua excedente, fuera de la ETP, que se produce en Peña, favoreciendo, posiblemente la recarga de agua del estrato disponible para el cultivo.

También muestra que la cantidad de agua entre los valores de ETP y ETP/2, son más amplia en Bruzual, seguido de San Felipe. Estas condiciones de humedad favorecen al cultivo al mantener el suelo con valores altos de humedad disponible, lo que sugiere una mejor distribución de agua en el estrato, que reviste importancia cuando se presentan los ENOS, en cualquiera de sus fases Monasterio, et. al, 2007(a) y 2012(a)

El cuadro 1 complementa la información de la figura 2, al cuantificar el promedio anual por mes de agua para el ciclo: Mayo hasta Agosto o septiembre, de acuerdo a la fecha de siembra. Las cantidades promedios de agua disminuyen desde el municipio San Felipe con 107,5 mm; Bruzual con 97,9 y Peña con 77,1 mm.

También se muestra, que en Peña, se debe ser preciso en el inicio de la siembra para aprovechar la recarga, antes descrita en la figura 1; porque solamente los meses de Mayo, Junio, Julio y Agosto pasa de 100 mm; Bruzual mantiene la misma cantidad de agua hasta el mes de noviembre, lo que sugiere una ventaja en las labores de la preparación de suelo y siembra, al tener los meses de octubre a noviembre con más 100 mm promedio.

Esta condición sugiere un manejo gerencial de las fechas de siembras tempranas, para disminuir la presión sobre el uso de la maquinaria de preparación y siembra, de los productores y sus asociaciones o de las instituciones públicas que hacen este trabajo.

La figura 3, muestra que en los municipios citados, las temperaturas máximas y mínimas cumplen con los requisitos de la planta, la temperatura media varía muy poco. Los municipios del Valle medio con el mayor aporte a la producción son Bruzual y Peña; su temperatura media de 25,4 y 26,4 ºC respectivamente, con mínimas de 18 y 21,4 y máximas de 32,7 y 31,4 ºC, respectivamente en ambos municipios son ideales para la producción del maíz Monasterio, et. al, 2017.

Los cuadros 2 y 3 registran los días con lluvias, durante los primeros tres meses de ciclo del cultivo maíz y ciclos afectados por el ENOS. Para los municipios Bruzual y Peña, las cuatro semanas fueron divididas en función de la duración del mes, ejemplo: Mayo con 31 días semanas de 8; 8; 8 y 7 días respectivamente, para ajustar el intervalo de tiempo con el número de días. Se observa en ambos municipios, que el promedio de días con lluvia crece, desde mayo; para Bruzual: 3,6; 3,8 y 4,7 a julio. Peña: 2,5; 4,2 y 4,6; lo que sugiere un incremento de los días; igual comportamiento para el promedio de lluvia por mes.

Sin embargo, la cantidad de agua por hora, es decir la intensidad de lluvia, para ambos municipios se puede inferir, de acuerdo a las cantidades, que algunos de los días la precipitación fue intensa. Ejemplo ciclo 2004 Bruzual; con 26 días con lluvia y un total de 371,1 mm; Peña con 13 días de lluvia y 244, 6 mm de agua precipitada. También se puede incidir, que mientras más días llueva, mejor es la distribución de la cantidad de agua en el mes, indistintamente de la cantidad por día. La distribución del agua en el ciclo, la citan autores como factor para alto rendimiento Ojeda, et. al, 2006; Monasterio, et. al, 2007(b); 2008(a) y 2009.

Asimismo el cuadro 4 muestra la cantidad disponible de agua, en ambiente afectado por el ENOS, con 167,5 y 157,1 mm mensuales para Bruzual y Peña respectivamente con igual número promedio de días con lluvia de 3,6. En ciclos sin efectos ENOS; Bruzual con 191,7 mm y 0,1 días de diferencia, supera a Peña en 44,5 mm; con. Este método de contabilizar el número de días con lluvia, permite desarrollar una estrategia de seguimiento de la humedad del suelo, en presencia de la variabilidad climática del ENOS.

Cleber et al. (2006) indico que una mayor disponibilidad de agua del suelo se asocia a los años El Niño y una menor disponibilidad a los neutros (Sin Evento). Monasterio, et. al, 2012(a) determino que coincidencialmente, en el período evaluado durante los años El Niño llovió más que en los años La Niña, y en ambas fases más que en el año Sin Evento; lo muestran los cuadros 2 y 3 para el año 2007 en Peña.

Monasterio, et. al, 2017; concluyo para el año 2007 y fase fría de ENOS( Niña); que la cantidad y distribución de la precipitación en el ciclo de siembra del maíz es la responsable de la variabilidad en los rendimientos. Además el registro de los últimos 20 años, indica que el 2007 fue el año más seco.

El estado Yaracuy está ubicado en la región centro Norte Costera, con una Superficie de 7.100 Km2, ocupando el séptimo lugar con 0,77% del territorio nacional. En todos los municipios se produce maíz y es normal su siembra en mayo al inicio del periodo lluvioso, llueva o no llueva. Se ubica geográficamente al Sur Oeste siguiendo la autopista San Felipe Barquisimeto.

 

Fechas de siembra

Para el estado Yaracuy y de acuerdo a las conclusiones del "Encuentro Agrometeorológico Yaracuy 2010" realizado en el INIA, se determinaron según el registro meteorológico de la estación meteorológica ubicada en el campo experimental de la Estación local de Yaritagua del INIA Yaracuy, con 64 años de registro a la fecha Monasterio, Pedro. 2010 (b) y 2010(c). Para los municipios del valle medio, las fechas de siembra, oscilan entre la primera quincena de mayo para Bruzual y primera de Junio para Peña, siendo Peña el ultimo y posiblemente el de menor riesgo para iniciar su ciclo, por la instalación de la convergencia intertropical o inicio de periodo lluvioso; debido a la variabilidad del cambio climático y los ENOS independientemente de las fases que desarrollen.

Esta condición permite que la fecha de siembra del maíz, se pueda dividir en Siembras tempranas, normal, intermedias y tardías, como lo indica la figura 4; con una separación de aproximadamente 15 día entre la primera y la última. Se sugiere que el primer municipio en sembrar sea Bruzual, seguido de Urachiche, Páez y Peña y con el periodo más largo; pero los dos últimos desde el 25 de mayo hasta el 15 de junio; porque el periodo de lluvia comienza generalmente en el municipio Bruzual.

La separación entre las fechas de siembra, hacen que las practicas agronómicas como preparación de suelo, la logística en la compra de los insumos para la siembra, se realicen con anterioridad, es decir en Abril. En este sentido el municipio Peña tiene ventajas en el inicio de la fecha de siembra, pero la fase de floración debe ubicarse a mediado de agosto, porque en ocasiones, en este mes, se presenta periodos secos y días muy nublados que afectan el desarrollo o la floración por estrés hídrico; etapa sensible para el rendimiento

La figura 4, Permite planificar las distintas practicas del manejo agronómico, al esquematizar el ciclo de cultivo en fases fenológica en distintos colores y la ubican la en el tiempo potencial de menor riesgo a las condiciones climáticas, especialmente la floración – polinización. Esta fase debe ubicarse al final del mes de julio y hasta la primera quincena de agosto (Peña). Sin embargo la figura coloca la floración y llenado de granos, para los meses de julio y agosto completo, para la planificación de otras áreas maiceras que pueden sembrar más tardes o fuera del valle medio.

Para el llenado de grano al llegar a la fase de jojoto, la planta comienza a perder agua y con cantidades de agua precipitada promedio de 30 mm a la semana, puede cumplir las necesidades de la planta, como lo indican los cuadros 2 y 3 para Bruzual y Peña respectivamente; incluso en presencias de eventos ENOS (cuadro 4). Monasterio, et. al, 2012(a) y BERGAMASCHI et. al, 2006, concluyeron que el déficit hídrico, causa mayor impacto sobre el rendimiento en grano, cuando ocurre en floración.

Para el municipio Peña, la fecha de siembra Intermedia y tardía son viables como lo indica la figura 2. Presenta ventajas para las prácticas de labranza y logística de insumos, al tener a mes de mayo libre; sin embargo las condiciones meteorológicas de nubosidad que afectan el desarrollo de cultivo del mes de Julio, al influenciar la insolación y atentan contra el rendimiento de la planta. Además los meses con cantidades de agua igual o mayor de 100 mm. llegan hasta septiembre, de acuerdo al cuadro 1 y figura 2; siendo un riesgo para el llenado de grano atrasar la fecha de siembra.

 

Densidad de plantas

El maíz es una planta que responde positivamente al incremento de plantas por unidad de superficie, sin embargo, los rendimientos están sujetos al equilibrio entre las condiciones climáticas y logística precisa en el tiempo de aplicación de las prácticas del manejo agronómico. Es importante destacar que todos los cultivares de maíz existente, tienen diferentes grados de desarrollo y comportamiento al ambiente donde se cultivan, por tales razones, solamente la respuesta al aumento de población en la siembra se conoce, haciendo las distintas pruebas en campo y en distintas localidades con cada material a sembrar; para medir su rendimiento y su estabilidad para poder elegir.

El objeto de aumentar el número de plantas por hectárea, es incrementar el número de mazorcas de tamaño comercial potencialmente; representado por número de hilera y granos mostrados por los cultivares en los ensayos ERUS y EVAC. Otras condiciones son: evitar o minimizar la competencia entre plantas, aplicar la dosis de fertilizante adecuada en función del análisis de suelo y que la condición de humedad sea suficiente. Todas estas condiciones influyen sobre el tamaño de la mazorca, que determinaran el rendimiento, en las distintas densidades de planta por hectárea. En resultados de diferentes ensayos indicaron lo siguiente: Los cuadros 5 y 6 señalan la separación entre hileras usadas comúnmente por distintos sistemas de producción y número de plantas potenciales en la hectárea, también muestran una clasificación de la mazorca en función de sus componentes y su peso al 12% de humedad.

En el caso el cuadro 6, Se fundamenta en el principal componente del rendimiento: el número de hileras por mazorcas y granos por hilera, sus promedios permiten conocer la cantidad de granos de la mazorca representativa, que conjuntamente con la densidad de siembra estiman los kg/ha. El análisis estadístico de 10 ciclos de evaluación y muestreo en los ensayos EVAC, en campo experimentales del INIA en el municipio Peña, mostraron que la variable con mayor peso y asociación para el cálculo del rendimiento, es el número de granos por hilera. Se consideran estables las variables: Número de hileras por mazorcas y Peso de los granos al momento de la cosecha. Ver Figura 5. Sin embargo, el peso de 100 semillas se ajustó al reportado para semilla certificada por su calidad y total de semillas por kg. Monasterio, et. al, 2012(b).

Bragachini, et.al., 2002, dice que, cuando el estand de plantas es desuniforme, la sobredensidad ejerce un efecto de competencia apareciendo plantas dominadas y dominantes, que generalmente no pueden recuperarse al avanzar su ciclo y como consecuencia sufren un importante aborto de granos durante su floración, provocando una caída del rendimiento.

Orta, 2008, señalo que en general las variedades cultivadas en nuestro entorno contienen entre 600 y 1000 granos por mazorca, distribuidos entre 16 y 20 hileras (el rango oscila entre 12 y 24 hileras), conteniendo unos 50 granos cada una. En el caso del ensayo realizado fue 14 hileras promedio.

El cuadro 7 muestra los resultados una experiencia en el ciclo 2012 en el campo experimental de Yaritagua del INIA Yaracuy con fecha de siembra 11 de Junio, de acuerdo a Monasterio et al. 2010(c). El cultivar Hibrido SK–5007 amarillo, donado por la empresa SEHIVECA (Agropatria – Semilla) y el fertilizante por productor Anfer Ortiz. El diseño es un bloque al azar con tres repeticiones de 4 hileras de 5 metros de largo y evaluar las dos centrales. Las labores y prácticas del manejo agronómico, fueron realizadas por el personal técnico y obreros del INIA Yaracuy. La fertilización de acuerdo a las cantidades indicada en el análisis de suelo y aplicación de forma manual.

Es importante destacar que la cantidad de fertilizantes y su forma de aplicación fue igual para todas las combinaciones, y posiblemente esto afecto a las combinaciones con mayores densidades, reflejado en el comportamiento del rendimiento; donde a medida que se incrementa el número de hileras disminuyen los kg.ha-1; pero los valores promedios individualmente reflejan que, a medida que aumenta el número de semillas por metro lineal (ml); aumenta el rendimiento, pero hasta siete semillas por ml.

Se infiere por los rendimientos alcanzados por las diferentes combinaciones que siete semillas ml, con registro de 6157,05 kg.ha-1; fue donde el material se expresó mejor. Asimismo, las combinaciones de 80 y 70 cm entre hileras con 8 y 7 semillas por ml respectivamente son el umbral para estas condiciones climáticas y las prácticas de manejo dado. Es importante resaltar que todos los promedios superan al rendimiento regional histórico y actual Monasterio et al. 2010(a).

 

Labranza

Como practica iniciar, su objetivo es acondicionar la superficie del suelo para colocar la semilla y se desarrolle adecuadamente, debe proporcionar humedad y circulación de aire. En el estado preparación convencional: arado y rastra es el común denominador y se recomienda en los financiamientos. Pero es una "receta"; funciona, pero no es la mejor.

Existen otros métodos de labranza que conservan el estrato de suelo y se adaptan al maíz. Se debe evitar desfragmentar y acondicionar la superficie de manera excesiva, pulverización de estrato ocasiona arrastre y erosión al llover. Todas afectan en distintas fases al ciclo productivo del maíz, la pérdida de la capa arable por erosión atentan contra la germinación y ocasionan pérdidas de plantas; deterioro en el desarrollo de raíces, baja retención de humedad; todo se evidencia en el rendimiento. Es necesario realizar el análisis del tipo de preparación de suelo, desde la tradicional hasta la labranza cero, la que necesite cada parcela; siempre con la condición de preservar el suelo y muy importante su materia orgánica, la cual proporciona fertilizantes, incrementa la retención de humedad y mantiene la estructura. Un arma contra el cambio climático y su variabilidad.

El cuadro 8, permite hacer una comparación entre dos métodos de labranza, el método mas usado (tradicional) y el sugerido el agroecológico, también se puede decir conservacionista Monasterio et al. 2014

Fertilización

Para el desarrollo del maíz, la fertilización en siembras comerciales en Venezuela y Yaracuy se realiza de forma tradicional y aplicada en dos oportunidades: la primera al momento de la siembra (recomendada), con formula completa (NPK) o mescla de elementos y la segunda (reabono), cuando la planta desarrolle 6 hojas (Tres semana después de germinado); con urea (Nitrógeno). La planta de maíz alimenta al embrión durante la germinación, pero cuando comienza a crecer, es necesario que el fertilizante esté disponible en el estrato.

Sin embargo, la fertilización es una tecnología que debe estar estratégicamente gerenciada; es fundamental que exista una planificación y definir el proceso o plan de fertilización y deben iniciarse con el análisis de suelo; para el estado Yaracuy existen tablas por municipios, que permiten calcular las dosis. En las estrategias de fertilización se deben analizar todos los factores, como textura de suelo. Materia orgánica, pH, entre otros. Ejemplo En los suelos livianos o arenosos, con pérdidas por percolación, se debe fraccionar el reabono plantearse el tiempo de entre aplicaciones; incluso en algunos casos incorporar una fracción de Potasio; una labor adicional que puede ser la diferencia en las ganancias.

El cuadro 9 representa una propuesta para facilitar el manejo en la compra del fertilizante, en sacos, fundamentada en una dosis promedio indicada en varios trabajos de distintos autores, para que la planta potencialmente produzca 6.000 kg.ha-1. Obviamente, como se indicó antes, previo usos del análisis de suelo, para establecer la oferta del suelo. El cuadro está construido para escoger los fertilizantes en las filas de la primera columna e interceptarlos con la columna "cantidad de sacos". Las mezclas se pueden diseñar de acuerdo a su preferencia usando elementos puros o formulas, en función del costo, tipo y porcentaje de nutriente. Además permite combinaciones entre ellos. Solamente es necesario conocer los requerimientos del cultivo y los que tienen el suelo, para conformar la fórmula que se aplicara y busca facilitar las cantidades de nutrientes para un óptimo desarrollo del cultivo, bajo un enfoque de sustentabilidad y conservación del ambiente.

Ejemplo: La necesidad de Nitrógeno es 150 kg. para todo el ciclo, usted va comprar urea para el reabono y porque es la que contiene mayor % de N. En la columna "Nombre comercial" busca la fila donde está la urea, la intersecta con la columna "Numero de sacos" y en está la columna "N" el resultado es 6 sacos. Obviamente esta cantidad incluye el Nitrógeno iniciar y usted debe restarlo.

Ejemplo abono iniciar: Necesidad 30 kg de nitrógeno, todo el fosforo y potasio; 48 y 70 kg respectivamente. Se sugiere, al comprar la formula debe escoger cual elemento (P o K), se consigue menos o muy caro entre otras dificultades. También se puede a través del análisis de suelo determinar la formula y comprar elementos puro y mezclarlo.

Este aspecto muy importante y afecta la cantidad y calidad del grano cosechado, para ello el manejo integrado de plagas (MIP) es la recomendación, seguir las instrucciones de los fabricantes: Tiempo de aplicación, edad del cultivo, tipo y desarrollo de la maleza, plantas hospederas de insectos, entre otras, solo requiere de la supervisión del productor, por ello la gerencia y precisión, es la vía para cosechas de maíz limpias y sin daño por insectos.

 

Conclusion

Existen otras causas que afectan el rendimiento en la planta de maíz, como es el estrés hídrico al momento de llenado de grano (Jojoto), malezas al momento de la cosecha, enfermedades en las mazorcas, entre otras; pero la idea fundamental es empezar planificado, organizado y estamos a tiempo. Mantener el mayor número de plantas al inicio de la siembra, es la posibilidad de producir un mayor número de mazorcas, de tamaño comercial. Se destaca la precisión en la profundidad y arreglo de las plantas en la hilera, fertilización acorde a las necesidades y la logística en el cuido durante el ciclo, es el camino. Las practicas del manejo agronómico a tiempo y bien hechas producen rendimientos altos.

AGRADECIMIENTO

Ing. Corteza Duin de la empresa SEHIVECA-SEMILLA DE AGROPATRIA, por donar la semilla. Tec. Agrícola y productor Anfer Ortiz por sus sugerencias y donación del fertilizante; pasantes y estudiantes de pregrados, que ayudaron a evaluar el rendimiento en el periodo de cosecha, una labor difícil.

 

Literatura consultada

Bragachini,M; von Martini,Axel; Mendez,A; Pacioni,F; Alfaro,M 2002. Siembra de maíz, eficiencia de implantación y su efecto sobre la producción de grano. Tercer Taller Internacional de Agricultura de Precisión del Cono Sur de América. Programa Cooperativo para Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur). Carlos Paz, Córdoba, Argentina. 9P.

Bergamaschi, H, Dalmago, G. A., Comiran, F. Bergonci J. I., Muller A., Franca S., Santos A., Radin B. Biachi C. y Pereira P. 2006. Déficit hídrico e produtividade na cultura do milho. Pesq. Agropec. Bras. 41(2):243-249.

Cleber M., A., N. A. Streck, S. L. P. Medeiros, A. B. Heldwein e G. A. Buriol. 2006. Água no solo e rendimento do trigo, soja e milho associados ao El Niño Oscilação Sul. Pesq. agropec. bras., Brasília, 41(7):1.067-1.075.

Imagen de ciclo fenológica.2017. https://www.google.co.ve. Fecha de consulta: 28 marzo 2017. Hora 8: 53 pm

Monasterio, Pedro, Velásquez, L., Alejos, G., Lugo, L., Maturet, W., Tablante, J., Rodríguez, L. y Araujo, D. 2007(a). Propuesta para la Evaluación Fenológica del Cultivo de Maíz en Venezuela. INIA Divulga 10. Enero – Diciembre. P 51-63.

Monasterio Pedro, G. Alejos, P. García, L. Figueredo, A. Pérez, J. Tablante, W. Maturet y L. Rodríguez. 2007(b). Relación entre el rendimiento de maíz y la precipitación en los ensayos regionales de híbridos blancos en el estado Yaracuy. Revista Digital CENIAP HOY Nº 14. mayo-agosto 2007, Maracay, Aragua, Venezuela. ISSN: 1690-4117 Depósito Legal: pp.200302AR1449 Sitio: www.ceniap.gov.ve.

Monasterio Pedro, Francis Pierre, Trino Barreto, Waner Maturet, y Jacinto Tablante. 2008(a). El Pluviómetro Artesanal: Una Manera Práctica De Medir La Precipitación. INIA Divulga 11 enero – diciembre.

Monasterio, P., García, P., Alejos, G., Pérez, A., Tablante, J., Maturet, W. y Rodríguez, L. 2008 (b). Influencia de la Precipitación sobre el Rendimiento del Maíz: Caso Híbridos Blancos. Revista Agronomía Tropical Volumen 58 (1): 69 -72.

Monasterio Pedro, Trino Barreto., Waner Maturet., Jacinto Tablante y Bizaida Silva. 2009. La Radiación como fuente de energía en la agricultura: Tres formas medir la banda. (Primera Parte) . INIA Divulga 12 enero – abril.

Monasterio, P., Pierre, F., Tablante, J. y Maturet, W. 2010 (a). Rendimiento del Maíz en los Estados Productores de Venezuela (1960 al 2007). Revista INIA HOY. N° 7. Enero – Mayo. Pp. 288 – 291.

Monasterio, Pedro. 2010 (b). Yaracuy: INIA Yaracuy estudia alternativas para enfrentar riesgos climáticos en el cultivo de maíz. Encuentro agrometeorológico para la siembra de maíz en Venezuela. Fecha: 27; 28 y 29 de enero. Abrebrecha.com. 21 enero 2010

Monasterio, Pedro. 2010 (c). Yaracuy: INIA elabora propuesta de fecha de siembra para las zonas maiceras de Venezuela. Encuentro agrometeorológico para la siembra de maíz en Venezuela. Fecha: 27; 28 y 29 de Enero. Abrebrecha.com. 21 Febrero 2010

Monasterio, P., Pierre, F., Barreto, T., Marín, C., Mora, O., Tablante, J., Maturet, W. y Mendoza, C. 2012(a). Influencia del Fenómeno El Niño/Oscilación del Sur sobre la Precipitación y Rendimiento del Cultivo de Maíz en el Municipio Peña, Estado Yaracuy, Venezuela. Revista. Agronomía Tropical Volumen 61 (1): 59 -72.

Monasterio, Pedro, Francis Pierre, Jacinto Tablante, Rogelio Ortega y Waner Maturet. 2012(b). Estimación del rendimiento e maíz: Número de granos por hileras una forma sencilla de conocer la cosecha. Primer congreso venezolano de ciencia, tecnología e innovación en el marco de la LOCTI Y PEII. 1er. Encuentro regional de ciencia tecnología e innovación. Caracas del 23 – 26 de Septiembre 2012.

Monasterio Pedro; Tablante Jacinto, Waner Maturet, Fanny Sanchez, Trino Barreto, Francis Pierre y Luís Vivas. 2014. Manejo agroecológico en la preparación de suelo en maíz: Una estratégia sostenible en la lucha contra el cambio climático. II. Encuentro regional de ciencia tecnología e innovación. Coro del 11 – 13 del 2014

Monasterio Pedro. Revista Fecunda. 2014. El Futuro De La Producción de Maíz. Año 2, N° 14. Octubre – Noviembre y Diciembre. Pp.34.

Maturet Waner; Monasterio Pedro; Tablante Jacinto y Sanchez Fanny. 2014 Determinación de la temperatura base para el cálculo de grados días acumulados en maíz en el ciclo invierno periodo 2000-2007. II. Encuentro regional de ciencia tecnología e innovación. Coro del 11 – 13 del 2014.

Monasterio Pedro, Jacinto Tablante, Waner Maturet, Luis Figueredo, Luis Vivas y Tony Yepez. 2017. Reducción del rendimiento por estrés hídrico en maíz ciclo 2007, Yaracuy, Venezuela. http://www.monografias.com/docs112/reduccion-del-rendimiento-estres-hidrico-maiz-ciclo-2007-yaracuy-venezuela/reduccio n-del-rendimiento-estres-hidrico-maiz-ciclo-2007-yaracuy-venezuela.shtml

Orta, Lorenzo. 2008. El cultivo del maíz: fisiología y aspectos generales. Agrigan S.A. Boletin nº 7. Online: http://nolaboreo.es/publicaciones/articulos/pdf/maiz.pdf. Fecha: 5 de febrero, hora 4: pm.

 

 

Autor:
Pedro Monasterio*; Tablante Jacinto*; Waner Maturet*; Trino Barreto**. Luis Vivas*** y Huáscar López***.

*Investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA), estado Yaracuy. **Ejercicio libre. ***INIA- Guárico.