Zacatollan, una historia de la desembocadura del Rio de las Balsas, jamás contada (Tomo III)

Monografía destacada


Monografias.com

CAPÍTULO III.

LLEGADA DEL PRIMER HOMBRE AL TERRITORIO DE MÉXICO HACE 40,000 AÑOS.

DEBEMOS DE PROTEGER NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL PREHISPÁNICO, 94. - LA ETAPA LÍTICA EN MÉXICO, 95. – 30 000 – 7 000 AÑOS A. C. ARQUEOLÍTICO Y CENOLÍTICO INFERIOR., 96. - LOS PRIMEROS POBLADORES ENCONTRARON EL TERRITORIO MEXICANO, LIBRE DE HIELO, 98. - ETAPAS CULTURALES,

100. - 11 500 A 9 000 AÑOS A. C. LOS DESCUBRIMIENTOS EN CLOVIS Y FOLSOM, 101. -ANTIGÜEDAD DEL HOMBRE EN MICHIHUACAN, 104. - 9 000 A 7 000 AÑOS A. C. LA DOMESTICACIÓN DE LAS PLANTAS, 105. - DESCUBRIMIENTO DEL MAÍZ, 106. - RICHARD STOCKON MAC NEISH Y EL ORIGEN DE LA AGRICULTURA,

111. - APROVECHAMIENTO DE RECURSOS VEGETALES Y ANIMALES EN EL MEDIO Y BAJO BALSAS EN EL ESTADO DE GUERRERO, 113. – BIBLIOGRAFÍA DEL CAPÍTULO III, 115.

FOTOGRAFÍA INICIO DEL CAPÍTULO III : Fragmento de una figura masculina (probablemente sacerdote o gobernante) en cerámica de tipo "mazapoide" , con un tocado de "elite" con una ave, encontrada en las inmediaciones del sitio 033, en Barranca de Marmolejo, Zacatula, municipio de La Unión, Gro. (Foto del autor).

Debemos de proteger nuestro patrimonio cultural prehispánico

"México es poseedor de un vasto acervo arqueológico. Desde su arribo a ésta región, hace decenas de miles de años, el hombre ha dejado innumerables huellas de una larga y compleja evolución cultural, en la que participaron tanto pueblos sedentarios de Mesoamérica y Oasisamérica como grupos nómadas de Aridoamérica."

"En esas regiones surgieron, florecieron y decayeron gran número de culturas diversas, las cuales dejaron testimonio de su existencia en decenas de miles de sitios arqueológicos. Tan solo en la parte que corresponde al territorio mexicano se han catalogado hasta la fecha, de acuerdo con el Proyecto de Registro e Inventario de Sitios Arqueológicos del INAH, 30 093 localidades prehispánicas."

"Según algunos especialistas, esa cifra es solo una pequeña muestra del total que es posible suponer y se calcula que el número de sitios podría crecer considerablemente, una vez que se concluya el inventario. Sólo una pequeña parte de ese total ha sido objeto de exploraciones arqueológicas y menos de 200 zonas han sido abiertas al público."

"En esos sitios se encuentra una prácticamente inconmensurable de vestigios de todo tipo, que comprenden desde simples objetos hasta complejas manufacturas elaboradas en una gran diversidad de materiales, como piedra o cerámica, así como sencillas casas o construcciones monumentales, entre muchas otras clases de evidencias, todas igualmente importantes para la reconstrucción de la historia de los pueblos que las crearon."

"Durante más de dos siglos, varias generaciones de arqueólogos se han dedicado a rescatar e interpretar esos vestigios, lo cual ha dado como resultado una enorme cantidad de datos, que permiten la explicación de nuestro pasado prehispánico. A partir de estos estudios es que se elaboró este Atlas, cuyo propósito principal es ofrecer una síntesis - con base en dos vertientes: espacio y tiempo - del conocimiento sobre el desarrollo de las áreas de Mesoamérica, Aridoamérica y Oasisamérica, así como del período anterior a su formación, llamado Etapa Lítica, el cual cubre desde el arribo de los primeros pobladores de México hasta el desarrollo de la agricultura en Mesoamérica."

"Día con día ese enorme acervo se ve sujeto a un proceso de destrucción y deterioro tan acelerado, que puede resultar en la pérdida definitiva de gran parte de nuestro patrimonio cultural prehispánico. Su rescate y conservación es una tarea de gran magnitud, que sólo será posible con la colaboración de todos. Al difundir la importancia y riqueza de ese legado histórico, queremos hacer un llamado de atención sobre la urgente necesidad de protegerlo." (María del Carmen Solanes Carraro y Enrique Vela Ramírez. "Atlas del México Prehispánico". Especial # 5, de Arqueología Mexicana, 2000).

La etapa lítica en México

"El término prehistoria fue acuñado inicialmente en Inglaterra en 1851, para agrupar a las poblaciones más antiguas – y sus culturas – de la Europa occidental. Se trata de las primeras poblaciones nómadas, recolectoras de plantas y animales pequeños, cazadores y, cuando las condiciones ambiéntales lo permitían, pescadoras, pero que no practicaban la agricultura o la ganadería. No tenían escritura; por ello, lo que podemos conocer de ellas deriva del estudio de los restos materiales que dejaron. Las más antiguas utilizaban herramientas de piedra que fabricaban mediante diversas técnicas, las cuales fueron cambiando con el tiempo. Para hacer las herramientas también usaban otros materiales, como hueso y astas de venados o de otros animales semejantes, y madera. Sin embargo, aunque tenemos algunas evidencias de artefactos hechos con estos materiales, son pocas, ya que su conservación es más difícil que la piedra."

"Posteriormente, las poblaciones prehistóricas de Europa occidental se volvieron agrícolas, ganaderas y sedentarias, y comenzaron a utilizar herramientas de metal, primero de bronce y después de hierro, sin abandonar el uso de la piedra, el hueso y otros materiales empleados anteriormente. Cuando se intentó aplicar este patrón a las culturas más antiguas de México, se vio que esto no podía hacerse porque su proceso de desarrollo era distinto: en el siglo XVI apenas se empezaba a usar el bronce y no se conocía el hierro. Desde hacia varios milenios había poblaciones sedentarias, con agricultura, entre las que se habían desarrollado sociedades complejas, parte de las cuales contaba con escrituras, numeración y calendarios elaborados desde principios de nuestra era. Ante esta situación, se ha preferido denominar a la etapa más antigua de la historia de México como Etapa Lítica, la cual agrupa a las sociedades nómadas de recolectores, cazadores y pescadores, desde las primeras que ocuparon el territorio de nuestro país hasta las que domesticaron varias especies de plantas, establecieron las técnicas para su cultivo y lograron que la productividad de esta agricultura temprana le permitiera establecerse permanentemente en un lugar, es decir, volverse sedentarias. –en vista de que por entonces comienza a usarse la cerámica, su aparición se toma como indicador del final de la Etapa Lítica." (Joaquín García-Bárcena, Arqueología Mexicana, Núm. 52; 28).

"Los primeros mexicanos formaban pequeñas bandas de cazadores que llegaron en oleadas sucesivas, a través del Estrecho de Bering, en el transcurso de 50 000 años. El viaje fue un avance paulatino, sencillamente siguieron a los animales que habían entrado a territorio americano antes que ellos." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

"México y Centroamérica son la cuna de una de las civilizaciones originales más importantes del mundo, al igual que el área andina, el antiguo Egipto, Mesopotamia, el valle del Indo y China. Las altas culturas de México fueron producto de milenios de desarrollo humano. Los verdaderos descubridores de nuestro continente fueron grupos de cazadores originarios del norte de Asia, que llegaron a través de un área localizada entre Siberia y Alaska, conocida como el Estrecho de Bering, zona transitable durante la

llamada Edad del Hielo. Estas poblaciones estaban compuestas por homo sapiens, hombres modernos en términos de su desarrollo intelectual y tipo físico."

"Estudios recientes de genética basados en el análisis del DNA y de otros códigos genéticos, han verificado que la fuente principal de los grupos que poblaron América fueron pueblos del norte de Asia, con quienes los indígenas americanos tienen todavía en la actualidad gran semejanza física. La antigüedad del poblamiento de América es un tema muy controvertido para los especialistas: la mayoría plantea que existieron varias migraciones, las más antiguas alrededor de hace 40 mil años a, de C., y las últimas antes de 9 mil años a. de C., cuando el nivel de los mares subió con la recesión de las glaciaciones propias de la Edad del Hielo, y se volvió intransitable el paso a través del Estrecho de Bering. El poblamiento inicial del continente americano fue un proceso que duró milenios, hecho explicable si se toman en cuanta las enormes distancias que estos grupos recorrieron. Al parecer, el inicio de la ocupación de Centroamérica se remonta a unos 30 mil años, y hay evidencias de que el hombre estaba en la Tierra del Fuego, en el extremo sur del continente, hace aproximadamente 13 mil años, tal vez, milenios antes."

"EL PAISAJE. El territorio que ocupa nuestro país tiene una complejidad y una variedad ecológicas casi únicas en las Américas: desiertos, selvas tropicales, planicies costeras, alta montaña, sabanas, manglares pantanosos, cuencas de ríos, valles aluviales; con climas que van desde los sumamente cálidos, como los de algunas regiones tropicales y desérticas, hasta el frío alpino de las cimas de zonas montañosas. Un factor importante en la diversidad ambiental del país es su topografía accidentada, con cambios de altitud que en muchos casos tienen enormes variaciones en distancias relativamente cortas. Por ejemplo, en un viaje a pie con una duración de sólo dos o tres horas, desde la parte alta del Pico de Orizaba hacia la costa de Veracruz, se cruzan entre seis y ocho diferentes nichos ecológicos, que varían desde las nieves permanentes casi árticas, hasta la selva tropical, pasando por distintos tipos de zonas templadas. Naturalmente, esta diversidad en el medio ambiente trae consigo condiciones diversas a las cuales el hombre debió adaptarse, así como una gran variedad en cuanto a la distribución de recursos naturales, especialmente en relación con los suelos, fuentes de agua, yacimientos minerales, flora y fauna. Estos recursos han sido explotados y utilizados por el hombre de muy diversas maneras a través del tiempo, en función sobre todo de su nivel tecnológico y de sus tradiciones culturales." (Alba Guadalupe Mastache, Arqueología Mexicana, abril-mayo, 1993; 6).

30 000 – 7 000 años A. C. arqueolítico y cenolítico inferior

"Estos son los periodos más antiguos de la historia de México, en los que los primeros habitantes se adaptaron a las distintas zonas ecológicas y lograron significativos avances tecnológicos, culturales y sociales." (Lorena Mirambell S., "Arqueología Mexicana", Vol. IX - Núm. 52, noviembre y diciembre, 2001; 46).

"30 000 al 14 000 años a. C. Horizonte Arqueolítico. Se trata de un horizonte cultural, compuesto por grupos nómadas, en donde se dependía de la recolección de distintos productos vegetales y animales, con poca dependencia de la cacería. (También existen muchas interpretaciones cronológicas del Horizonte Arqueolítico que coinciden con su fin en el año 14 000 a. C., sin embargo, otra fecha frecuente para su inicio es el año 22 000 a.C.) Horizonte Arqueolítico: durante este largo periodo se observa la presencia de un instrumental lítico de grandes dimensiones, realizado sobre lascas. Estos artefactos fueron por lo general de manufactura muy burda, elaborados con la técnica de percusión directa o indirecta y usando como materia prima la disponible localmente. En cuanto al aspecto económico de los grupos de este horizonte no había especialización alguna, se utilizaba todo lo aprovechable dependiendo de regiones, estaciones y quizá hasta había épocas en las que la recolección era más importante que la cacería. Las localidades conocidas hasta el momento que quedan dentro de este horizonte son: Laguna de Chapala, Baja California Norte; El Cedral, San Luis Potosí; Chapala- Zocoalco, Jalisco; Tlapacoya, Estado de México; Caulapan, Puebla; Loltún, Yucatán, y Teopisca- Aguacatenango, Chiapas." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

El primer hombre, probablemente, llegó al continente americano

TAMBIÉN NAVEGANDO POR LA COSTA. "La búsqueda de los primeros pobladores de América, que ha llevado a los científicos al polvo y el lodo y a contorsionarse en cuerpo y alma, continúa en una estrecha cueva de una isla del sureste de Alaska. El paleontólogo Timothy Heaton halló huesos de animales con fechas que abarcan los pasados 40 mil años. Esto significa que el hombre de la edad del Hielo que llegó de Siberia pudo haber vivido en esta costa, de la que antes se creía que había estado sepultada bajo glaciares. Un torrente de datos nuevos ha provocado un apasionante caos en el estudio de los primeros americanos. Hoy, los científicos que están investigando la historia de los primeros americanos – arqueólogos, antropólogos físicos, expertos en ADN, lingüistas -, discrepan sobre algunos aspectos fundamentales de esa historia. Varios científicos no creen que su arribo fuese hace 14 mil años, sino que ahora piensan que el hombre llegó a América hace 15 mil, 20 mil o incluso más de 30 mil años."

"Algunos sugieren que, en lugar de una sola migración primigenia, los primeros pobladores llegaron en una compleja serie de oleadas. La idea de que caminaron a través de la tierra ha sido puesta en duda por las teorías de que algunos llegaron por el mar. Y, en un debate muy controvertido respecto a la forma de los cráneos, incluso su relación directa con los indios actuales ha sido puesta en tela de juicio. C. Vance Haynes, arqueólogo de la Universidad de Arizona, afirma: No importa cómo ocurrió; hay que ver a esa gente como exploradores apasionados de lo que había detrás de la próxima colina. Hasta hace poco, la teoría preferida era la ruta por tierra, de Siberia, a través de Beringia, una región expuesta por los bajos niveles del mar, hacia el sur, por un corredor entre capas de hielo. Nuevos indicios sobre la habitabilidad temprana de la costa del Pacífico han agregado la hipótesis de una ruta costera."

"Las pruebas hechas a los huesos de un hombre de 10, 500 años, hallados cerca de herramientas en una cueva de Alaska revelaron que tenía una dieta marina y que había gente viviendo en la costa. Algunos analistas dicen que ciertas herramientas de América del Norte, comparten la delgadez y el estilo de lasqueo de algunas de Europa, fundamento para la controvertida teoría de que el hombre cruzó en bote el Atlántico. En Siberia, el hombre hacía las herramientas más gruesas." (Michael Parfit, National Geographic, diciembre. 2000; 41,44, 45,46).

Monografias.com

Fig. 48. Los primeros pobladores encontraron el territorio mexicano, libre de hielo. (Dibujo de Iker Larrauri, Arqueología Mexicana, Núm 52, noviembre y diciembre, 2001:31).

Los primeros pobladores encontraron el territorio mexicano, libre de hielo

"Los primeros pobladores convivieron con una flora y, sobre todo, una fauna diferente de las actuales. Parte de esta diversidad desapareció en la transición del Pleistoceno al Holoceno; entre las causas de esta desaparición están el cambio climático, el desequilibrio evolutivo y la participación de los primeros pobladores – por la caza excesiva- en estas extinciones. Al llegar los primeros pobladores al territorio mexicano lo encontraron libre de hielo, ya que éste únicamente cubría las elevaciones mayores del país, como el Pico de Orizaba, el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, en donde aún se encuentran glaciares y la evidencia de que en el pasado también los hubo; sin embargo, estos glaciares no se desarrollaron extensamente de manera que no alcanzaron las partes bajas."

"En general, el ambiente del final del Pleistoceno durante el glacial era seco y frío, con grandes extensiones de bosques, praderas y muchos cuerpos de agua, lagos y lagunas endorreicas. Estas cuencas endorreicas atrajeron a sus orillas una gran variedad de plantas y animales, a lo que se sumó la disponibilidad misma del agua; esto favoreció la ocupación de las orillas, que en la actualidad constituyen un lugar promisorio para la búsqueda de los primeros pobladores. Sin embargo, la mayoría de estos cuerpos de agua se han ido secando conforme se avanza hacia el interglaciar Holoceno, al volverse el clima más caliente y húmedo. Si bien en México los estudios prehistóricos sobre esta época son escasos, efectivamente fue en las orillas de los lagos donde se han encontrado evidencia clara de la presencia del hombre."

Monografias.com

Fig. 49. Foto Lorena Mirambell S. ("Arqueología Mexicana", nov-dic. 2001:47).

"Entre estos sitios están las cuencas de Chapala y Zacoalco, Jalisco, la Cuenca de México y un manantial en San Luis Potosí (en el rancho La Amapola, afuera del pueblo de El Cedral). Los prehistoriadores han privilegiado la investigación de las condiciones ambientales encontradas, para lo cual han usado diferentes evidencias que incluyen estudios de polen, diatomeas, suelos, flora, fauna, tectónicos, limnológicos, etc. El aspecto más relevante de estas localidades es que la evidencia encontrada en ellos apoya la idea de que el poblamiento de América ocurrió en fecha anterior a la postulada para la cultura Clovis." (Oscar J. Polaco y Joaquín Arroyo-Cabrales, Arqueología Mexicana, Núm. 52; 33-34).

"22 000 años a. C. Restos de seres humanos encontrados en la Cueva Encantada, junto a Chimalacatlán, Morelos. Probablemente en este tiempo llegó el hombre al Estado de Guerrero." (Fernández Tena, Carla, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

Monografias.com

Fig. 50. (Foto: Lorena Mirambell. "Arqueología Mexicana", Núm. 52:47)

"21 000 años a. C. Primeros indicios de emigrantes que llegaron a México. Prueba de radiocarbono en Tlapacoya, cerca de la ciudad de México. En esta región, el hombre encontró una amplia variedad de especies botánicas a su disposición y pudo gozar de una dieta más variada. TLAPACOYA se localiza a 25 Km. al sureste de la ciudad de México. En este sitio se encontraron restos de viviendas junto con los huesos de animales que en estos hogares se asaron. Lo anterior hace suponer la existencia de una estación de resguardo de cazadores nómadas." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

Etapas culturales

"La evolución cultural del hombre en América fue mucho más lenta que en el antiguo continente. El desarrollo del hombre en esta región se propició por aportaciones de nuevos inmigrantes; no nos detenemos a teorizar, en esta ocasión América. Solamente hablaremos de las etapas de difusión y densidad geográfica, dividiéndolas en tres etapas: la primera, que dura unos 15 000 años (20 000-5 000

a. de C.), se caracteriza por el nomadismo y se extiende hasta Sudamérica. La segunda etapa primitiva, cuya duración alcanza cerca de 3 500 años (5 000-1 500 a. de C.) con mayor densidad geográfica, ya que muchos grupos se tornan agrícolas y sedentarios. Por último, la de las culturas superiores con una duración de 3 000 años (1 500 a. de C. –1 500 d. de C.)." (Genaro Correa Pérez, 1974; 18).

"20 000 – 5 000 años a. de C. PRIMERA ETAPA CULTURAL. Se caracteriza por el nomadismo y se extiende hasta Sudamérica." (Genaro Correa Pérez, 1974; 18).

"20 000 años a. de C. Presa de Valsequillo. En este sitio, al sur de la ciudad de Puebla, se exhumaron artefactos asociados a fósiles pleistocénicos. Entre los hallazgos destaca un hueso pélvico de elefante prehistórico sobre cuya superficie se hicieron burdas incisiones que sugieren la existencia de animales como bisontes y tapires". (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

Monografias.com

Fig. 51. El hombre americano preparándose para cazar hace 14,000 años en la Florida.

(Arte de Greg Harlin: Consultores: S.David Webb y Andrew Hemmings, Universidad de Florida, National Geographic, dic., 2000; 54).

"14 000 a 9 000 años a. C. Hallazgos más importantes de este horizonte son los de la Laguna de Chápala, los demás son hallazgos aislados. Se caracteriza por darle mayor importancia a la caza aunque se seguía recolectando. Se observa una proliferación de las herramientas que eran toscos instrumentos de piedra, sobre todo destinados a raspar y cortar. Al final del Cenolítico Inferior es ya claro el desarrollo de la especialización en la costa y la explotación de los recursos marítimos." (Carla Fernández Tena, Página de Arte e Historia, Internet, 2000).

Monografias.com

Fig. 52. Un artesano fabrica un instrumento de piedra.

(Joaquín García Bárcena. Dibujo de José Luis Pescador Huerta / Raíces. Arqueología Mexicana, nov-dic. 2001: 42.)

"11 500 a 9 000 años a. C. APARICIÓN DE LAS PUNTAS DE PROYECTIL LLAMADAS

CLOVIS. Aparición de las puntas de proyectil llamadas Clovis, es desde este momento cuando se puede estudiar sobre las bases más firmes la cultura paleoamericana. Dicho artefacto apareció disperso en Norteamérica y en menor número en Mesoamérica y América central."(Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

11 500 A 9 000 AÑOS A. C. LOS DESCUBRIMIENTOS EN CLOVIS Y FOLSOM.

"El descubrimiento que empezó a desvirtuar la opinión oficial del viaje posglacial del hombre al Nuevo Mundo fue un hallazgo accidental hecho, no por un arqueólogo, sino por un vaquero negro de Nuevo México. Un día de 1908,- según la versión más verosímil de la historia - George Mc Junkin, iba a caballo junto a la hondonada de un río que habían ahondado recientemente las aguas de una crecida. Al mirar a la orilla opuesta, vio unos huesos blanqueados que había puesto al descubierto la avenida. Por fortuna, McJunkin no solo era un hombre de mirada penetrante, sino, además, curioso. Por supuesto, estaba familiarizado con los huesos de vaca, pero tres metros bajo la superficie del suelo parecían un lugar extraño para que estuvieran allí. Bajó a la hondonada, desenterró algunos de los huesos y se los llevó al rancho donde trabajaba."

Monografias.com

Fig. 53. Huesos fósiles de un bisonte y la punta de silex de la lanza (abajo, izquierda), incrustados todavía en la arcilla donde fueron hallados cerca de Folsom (Nuevo México).

(Clairborne, Robert. "Los Primeros Americanos", 1976:12.Foto: Robert R. Wrigth, Museo de Historia Natural de Denver).

"McJunkin quedo perplejo, pues los huesos eran mucho más grandes que los de las vacas, y habló de ellos con los vecinos de la región de Folsom. Durante los 18 años siguientes, otros aficionados a las excavaciones visitaron el Pozo de las Osamentas de Mc Junkin, y finalmente, en 1926, se envió una muestra de los extraños huesos, para su identificación, al paleontólogo Jesse D. Figgins, del Museo de Historia Natural de Colorado. Efectivamente, no eran de vaca, sino de bisonte, mas no del bisonte actual, sino de un pariente extinguido – más grande y con cuernos como los del llamado longhorn de Texas-, desaparecido hace unos 10 000 años."

"Figgins dispuso que el museo excavara en el Poso de las Osamentas, el cual, poco después, no solo dio huesos fósiles, sino también una punta de piedra al parecer relacionada con ellos. Era notablemente distinta de otras puntas de flecha halladas en las cercanías; tenía los bordes casi paralelos en ves de ahusados, la base formaba una curva interna y ambos lados estaban acanalados. Pero,

¿puntas de silex mezcladas con los huesos de un bisonte del periodo glacial? Según la teoría cuando en 1927 llegó al Museo de Colorado la noticia de que había aparecido una punta semejante de silex claramente clavada en la tierra entre dos costillas de un bisonte, Figgins no pudo contenerse y decidió ir a Folsom para verla con sus propios ojos."

"Fue y la vio, más no resultó fácil convencer a sus escépticos colegas de la relación que existía entre las piedras y los huesos, que consideraban accidental. Finalmente, Figgins tuvo que invitar a algunos de sus críticos más acerbos a visitar el yacimiento de Folsom para examinar la punta de silex hallada entre las costillas del bisonte. Las observaciones de todos ellos condujeron, por último, a algo muy raro en los círculos arqueológicos: el acuerdo casi unánime de que el hallazgo quería decir lo que parecía significar; el descubrimiento de los cazadores de bisontes de Folsom demostraba que el hombre llegó al Nuevo Mundo en el período glacial."

"Entonces en 1932 otro yacimiento de Nuevo México, cerca de Clovis, dio los huesos de animales extinguidos acompañados por puntas de piedra que diferían del tipo Folsom. Pero estas puntas fueron descubiertas bajo capas de tierra que contenían puntas de Folsom, lo cual hacía que la antigüedad del hombre en el Nuevo Mundo retrocediera aún más, hasta hace 12 000 años." (Robert Clairborne, Time - Life, 1976; 12, 13 y 14).

"10 000 años a. C. EL HOMBRE DE TEPEXPAN. Hombre de Tepexpan (resto humano más antiguo de Mesoamérica)." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

"Durante los primeros 10 a 15 mil años de ocupación humana, los avances tecnológicos y el desarrollo cultural fueron lentos, con una economía simple basada en la caza y la recolección. La mayoría de las herramientas eran toscos instrumentos de piedra, sobre todo destinados a raspar y cortar. Artefactos más sofisticados, como las puntas de proyectil, que serán comunes milenios después, están casi completamente ausentes durante esta época."

Monografias.com

Fig. 54. Grupos de cazadores-recolectores que explotaban los recursos del lago y del territorio cercano. (Foto: Marco Antonio Pacheco / Raíces. "Arqueología Mexicana" Núm. 52: 46).

"En el territorio que hoy ocupa nuestro país la población era muy escasa y dispersa: pequeños grupos o bandas nómadas deambulan por extensas regiones cazando y recolectando plantas comestibles como base de su sobrevivencia. Evidencias de estos grupos se han encontrado en diversas regiones del país: Baja California Norte, Tamaulipas, los valles de México y Puebla, Morelos y Chiapas." (Alba Guadalupe Mastache, Arqueología Mexicana, abril-mayo, 1993; 7).

EL ÁTLATL. "El invento que revolucionó la caza de los indios no fue una punta perfeccionada de lanza, sino un mango de madera, de apariencia inocente, que tenia un gancho en el extremo: el arrojalanzas, al que se suele designar por su nombre azteca de átlatl, el cual permitía al cazador arrojar la lanza con fuerza suficiente para matar grandes animales en vez de acercarse a ellos inadvertidamente para herirlos con su arma."

Monografias.com

Fig. 55. (Dibujos de Nicholas Fasciano, Clairborne, Robert,TIME-LIFE,1976; 41.)

"El átlatl vino a prolongar la extensión del brazo que arrojaba la lanza y, con su acción parecida a la de un látigo, dio a ésta mayor velocidad, aumentando así su alcance y su fuerza de penetración. Los anillos pesados que se ven en el asta del átlatl se agregaban, según se supone, para que el cazador ajustara el tino. No se sabe si fueron los indios quienes inventaron el átlatl o si lo adquirieron de Asia, pero lo usaron hace más de 10 000 años." (Robert Clairborne, TIME-LIFE, 1976; 41).

Antigüedad del hombre en Michihuacan

"El problema sobre la antigüedad y origen del hombre en Michihuacan es tan complejo como el del hombre en América; sólo tenemos vagas noticias: su existencia remota, su cultura muy rudimentaria y su tipo racial. En Michihuacan, al igual que en América, los restos óseos humanos más antiguos, conocidos, pertenecen sin excepción a nuestra especie contemporánea y no pueden, por consiguiente, utilizarse para averiguar la antigüedad del hombre en Michoacán. Los antropólogos han considerado que el poblamiento de América comenzó unos 20,000 años a. de C., deduciéndolo por artefactos hallados en investigaciones arqueológicas asociados a fósiles de grandes mamíferos extinguidos, como el caso del hombre de Tepexpan en el Estado de México."

"En la región propiamente michoacana se han encontrado restos fosilizados de grandes y pequeños mamíferos: mamuts en la Cuenca del Lago de Cuitzeo, en Santa Ana Maya y Cuitzeo, al igual que de grandes cérvidos; de equus caballus en la que fuera cuenca del Lago de Guayangareo (excavaciones en el antiguo campo aéreo de Morelia en 1974); de búfalos y grandes cérvidos en la Cuenca del Lago de Chápala, aunque en ninguno de estos casos se han encontrado asociados con restos humanos. En los restos del mamut localizado en Santa Ana Maya, que se hallan en el Museo Michoacano, se encontraron puntas de flecha, (dato que no ha sido comprobado, puesto que no fue una exploración hecha científicamente)."

"Se puede estimar que la aparición del hombre en Michihuacan data de los años 12 000-10 000

a. de C., y quedaría comprendida entre los sub-periodos Clovis y Folsom, etapas de los cazadores nómadas." (Genaro Correa Pérez, 1974; 18).

Michoacán estaba en el área cultural llamada mesoamérica

"Después de conocer el panorama general de las etapas culturales del hombre en América, sin detallar del todo, se pasará a dar una visión del territorio cultural en que se encontraba enclavado Michihuacan; dicho territorio estaba comprendido en el área cultural denominada Mesoamérica, que a su vez comprende dentro de sus partes el occidente de México, donde queda localizado el Imperio Tarasco. Por Mesoamérica debemos de entender el nombre con que hoy designa la antropología a un territorio de altas culturas que comprende la mayor parte de México limitado al Norte por los actuales estados de Sinaloa, Zacatecas y Nuevo León en su parte media; Guatemala, Belice y la parte occidental de El Salvador y Honduras (El etnólogo Paul Kirchhoff incluye también una parte de Nicaragua y de Costa Rica). El occidente de México está formado por los estados de: Michoacán, Nayarit, Colima y Jalisco y parte de Guanajuato, Guerrero, Sinaloa y Zacatecas. Se ha definido que el imperio tarasco queda enmarcado dentro del área cultural denominada mesoamérica y en la parte correspondiente de la misma que llamamos occidente de México. Los estados actuales que abarcó el estado o Imperio Tarasco son los siguientes: Michoacán, Jalisco, Nayarit y una parte de Sinaloa." (En documentos ha quedado demostrado que también formaron el imperio tarasco parte de los estados de México, Guanajuato y Guerrero, como podemos deducirlo de los nombres tarascos que aún subsisten en dichos estados)." (Genaro Correa Pérez, 1974; 18-19).

9000 A 7000 AÑOS A. C. LA DOMESTICACIÓN DE LAS PLANTAS.

"Con la agricultura, el hombre se convierte en productor de alimentos, en un ser que aprovecha y transforma algunos de los recursos ya existentes en su medio ambiente. El aspecto central de la agricultura es la llamada domesticación de las plantas, que en términos generales consiste en la selección y lenta transformación de determinadas especies, que dan como resultado nuevas especies, más eficientes en cantidad y algunas de sus cualidades alimenticias, aunque esas plantas dependan desde entonces del cuidado del hombre para su sobrevivencia." (Alba Guadalupe Mastache, "Arqueología Mexicana", abril-mayo, 1993; 7).

"9000 al 7000 años a. C. Cenolítico Superior. La recolección toma un auge proporcional, aunque los grupos siguen siendo cazadores. Se afirma que durante esta etapa se dan los primeros pasos para la domesticación de las plantas. Cenolítico Superior: empiezan a aparecer los instrumentos de molienda como metates planos. Se advierten los principios de la técnica del pulido de la piedra en artefactos tales como morteros y hachas."

"Se dan los primeros pasos para la domesticación de las plantas entre las cuales se pueden citar la calabaza, chayote, chile, amaranto, maíz y fríjol. Con relación a la caza, continúa con animales de tamaño medio y pequeño. Se sigue viviendo en cuevas o en campamentos al aire libre, por lo regular próximos a fuentes de agua. Algunos sitios de esta etapa son: San Isidro, Nuevo León; San Nicolás, Querétaro; el centro de Veracruz; Tecolote, Hidalgo, Santa Isabel Iztapan I y II, Estado de México; El Riego, Las Abejas y Coxcatlán, Puebla." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

"7 200 a 5 700 años a. C. Fase el Riego de Tehuacán, Puebla. Se dieron los primeros pasos hacia la agricultura cuando algunas plantas como el epazote, el aguacate, la calabaza y quizá semillas de amaranto y chile comenzaron a cultivarse periódicamente y más tarde el fríjol." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

"7 200 a 5 700 años a.C. Fase Coxcatlán. Hizo su aparición el maíz." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

Descubrimiento del maíz

"Como uno de los signos más importantes de continuidad en las culturas prehispánicas y en las culturas indias actuales, el maíz, originario de México, se ubica dentro del ámbito de lo sagrado Quien no ha cometido el error de romper con la naturaleza sabe que de ella proviene el sustento y que una relación adecuada con su entorno es garantía de que habrá vida para el hombre sobre la tierra".

"El maíz, nuestro maíz, es, en palabras de Guillermo Bonfil, la base de la vida rural y, por lo tanto, de la cultura de los mexicanos como eje de la actividad económica productiva, como organizador del tiempo y el espacio, como base de la alimentación y elemento insustituible del arte culinario, como materia prima para muchas artesanías y, en fin, como centro y guía de un conocimiento acumulado durante milenios y en constante enriquecimiento, que se manifiesta en prácticas cotidianas, en al campo y en el hogar, y se expresa simbólicamente en refranes, leyendas, ritos y ceremonias."

"El mundo indígena prehispánico y el mundo indígena actual no tienen como base de su relación económica el dinero. El cacao era una forma de moneda, pero es significativo que era, además, alimento, producto natural, bien que podía producir el hombre, auxiliado por la naturaleza. Paralelamente, la economía indígena de antes y de ahora descansa en el maíz, sustento básico de tal importancia que la religión maya dice que el hombre fue hecho de ese cereal. Aun cuando esta planta es de origen mexicano, hoy la nombramos con el nombre que impusieron los españoles: maíz, palabra en lengua taina, pues la conocieron en las Antillas."

"La nomenclatura botánica náhuatl es tan refinada que existen palabras para denominar los distintos estado de madurez de la mazorca: xilotl, cuando está tierna y lechosa, elotl, cuando es fresca y los granos ya están formados, y centli, cuando está seca. Los granos de las mazorcas secas se llaman tlaolli y por extensión también se llama así a la planta".

Monografias.com

Fig. 56. Cultivo de maíz mediante sistemas intensivos.

(Códice Florentino, Libro IV, f. 72 r.BNAH, "Arqueología Mexicana", mayo-junio, 1997:29).

"Respecto al ciclo del maíz, al decir de los tzeltales es en la semilla donde empieza y acaba todo; es el principio y es el fin. De las semillas se cultivan hoy no menos de cuarenta, llamadas razas por los botánicos, y de ellas se derivan decenas de variedades y clases. De los maíces criollos, mencionemos algunas: blando de Sonora, tuxpeño, cacahuacintle, palomero, toluqueño, serrano de Jalisco, zamorano amarillo, celaya, chalqueño, maíz dulce, conejo, tepecintle, zapalote chico, zapalote grande, bolita, tehua, naltel, chapalote, etc. Sus colores oscilan entre el blanco, lechoso (iztactlaolli), el amarillo (coztictlaolli), el rojo (xiuhtotlaolli) y el negro (yauhtlaolli); también hay variaciones en el tamaño de la planta y en el tamaño y forma de la mazorca y el grano. Podemos encontrar plantas como la del maíz arrocillo amarillo, que mide 1.50 m de altura y cuya mazorca es de siete cm. de largo, o el comiteco, de 5 m de altura, con mazorcas de 32 centímetros. Una buena parte de las variedades del maíz son herencia cultural de nuestros abuelos. Es probable que se originaran en el teocinte, que algunos grupos indígenas actuales identifican como madre del maíz; sus restos más antiguos fueron hallados en el valle de Tehuacán y están datados como del año 7 000 a. C." (Cristina Barros y Marco Buenrostro, "Arqueología Mexicana", mayo-junio, 1997; 7).

"7 000 al 4 500 años a.C. Horizonte Protoneolítico. Como participantes de este horizonte sólo se deben de tomar en cuenta los sitios donde existen pruebas inobjetables de que en ellos se consumieron plantas cultivadas o en proceso de domesticación Se da el primer maíz cultivado, también se cultivan frijoles y calabazas. Surge la necesidad de asentamiento fijo, al menos por algunos meses al año y se da la relación social tan importante en el intercambio de productos." (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

"7 000 a 4 500 años a. C. Entre el séptimo y quinto milenio antes de nuestra era, tienen lugar cambios climáticos importantes que afectan drásticamente el medio ambiente. El clima se tornó más cálido y seco y desaparecieron muchas especies de animales, en especial grandes mamíferos: mastodontes, bisontes, gran perezoso, caballos y camellos. Hubo también transformaciones significativas en la economía y una mayor tendencia a la sedentarización, así como un mayor aprovechamiento de los recursos del medio ambiente. Aparecen también los primeros instrumentos de molienda, asociados al consumo de diversas semillas y la costumbre de almacenar alimentos, y hay evidencia de la explotación de recursos marinos en las zonas costeras, incluyendo especies diversas de ostiones y almejas. Durante los siguientes tres milenios tiene lugar una transformación de suma trascendencia en el modo de vida de estas poblaciones, transformación que en el Viejo Mundo se conoce como Revolución Neolítica, caracterizada sobre todo por la agricultura y el desarrollo de asentamientos permanentes. Tanto la agricultura como el incremento de la sedentarización de los grupos humanos son procesos largos y graduales que traen consigo cambios tecnológicos, económicos y culturales de gran importancia." (Alba Guadalupe Mastache, Arqueología Mexicana" abril-mayo, 1993; 7).

Monografias.com

Fig. 57. Siembra en cajete y escarda hecha con el uíctli de hoja.

(Códice Florentino, Libro IV, f. 72r.BNAH, "Arqueología Mexicana", mayo-junio, 1997:29).

Monografias.com

Fig. 58. Cosecha manual.

(Códice Florentino, Libro IV, f. 72r.BNAH, "Arqueología Mexicana", mayo-junio, 1997:29).

"6 000 años a. C. COMIENZO DE LA AGRICULTURA. Comienzo de la agricultura, se marca una nueva era de la historia del hombre americano". (Carla Fernández Tena, Página de Artes e Historia, Internet, 2002).

"6 000 años a. C. Se marca una nueva era de la historia del hombre americano quién se convirtió en SEDENTARIO, desarrollando las técnicas en el tejido, la cestería y la cerámica principalmente; se perfeccionaron las armas y se crearon instrumentos para el trabajo agrícola, como la coa; se inició también la domesticación de animales como el guajolote, el loro, el pato, y el perro xoloitzcuintli (xolotl = perro, itzcuintli = niño) que abundaba en la Cuenca del Río de las Balsas y en Tierra Caliente; con la carne de estos animales, enriquecieron su alimentación; complementándola con chile, la calabaza, el frijol, aguacate, zapote y algunas semillas como el amaranto, bledo o tzoalli (pequeñas semillas con las que hoy se hace el dulce que conocemos con el nombre de alegría), sin olvidar, naturalmente, el teocintle o maíz primitivo, del cual surgió el maíz que a partir de entonces, constituye la base de nuestra alimentación." (Monografía Estatal de Guerrero, 1994; 56.).