Educación a distancia. Alternativa para estudios universitarios en la Venezuela de hoy



Resumen

Si partimos del hecho de que la educación es un derecho humano, el Estado tiene la obligación de garantizar el acceso equitativo al sistema educativo en todos sus niveles. En tal sentido, los gobiernos deben ofrecer alternativas para que la población tenga acceso a ella. Esta alternativa puede ser la Educción a Distancia (EaD), modalidad mediada por las TIC como herramienta de aprendizaje del milenio que ofrece bajo costo, masificación y democratización, con una educación pertinente y eficaz. El objetivo del presente ensayo es mostrar las bondades de la EaD y cómo se ha convertido en una alternativa para la formación de profesionales con la misma calidad y excelencia de los egresados en los sistemas convencionales, fundamentado en los aportes sobre EaD de García, Leal, entre otros. Puntualizando las diferencias más sobresalientes entre la modalidad a distancia y la convencional, el rol de asesores y estudiantes, las características de asesores y estudiantes a distancia; y el aporte científico y humanístico de las investigaciones con sistemas a distancia, que demuestran que la EaD reúne y tiene la competencia educativa para formar recurso humano de vanguardia, con las exigencias del milenio.

Palabras claves: educación a distancia, tic, investigación.

Fecha de Recepción: 01-03-2017

Fecha de Aceptación: 19-04-2017

LONG DISTANCE EDUCATION. ALTERNATIVE FOR UNIVERSITY STUDIES IN TODAY'S VENEZUELA.

ABSTRACT

If we start from the fact that education is a human right, the State has an obligation to guarantee equitable access to the education system at all levels. In that sense, governments should offer alternatives for the population to have access to it. This alternative can be distance education (EaD), a modality mediated by ICT as a learning tool of the millennium that offers low cost, massification and democratization, with a relevant and effective education. The objective of the present essay is to show the benefits of EaD and how it has become an alternative for the training of professionals with the same quality and excellence of the graduates in the conventional systems, stating the most outstanding differences between the distance modality and The conventional, the role of counselors and students, the characteristics of counselors and students at a distance; And the scientific and humanistic contribution of the researches with remote systems, which demonstrate that the EaD meets and has the educational competence to form a cutting-edge human resource, with the demands of the millennium.

Keywords: distance education, ict, research.

Date Received: 01-03-2017

Date Acceptance: 19-04-2017

Introducción

Desde hace mucho tiempo, sobre todo en la época que nos ha tocado vivir, la gran preocupación de los ciudadanos ha sido la calidad de la educación. Las universidades juegan un papel fundamental en este sentido, ya que sobre ellas recae la responsabilidad de "producir" profesionales analíticos, reflexivos, críticos y comprometidos con la investigación y generación de nuevos conocimientos que contribuyan, en gran medida, a mejorar la calidad del aprendizaje y de la vida misma.

Es así que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su Artículo 102, establece que "la educación es un derecho humano y un deber social fundamental", en consecuencia el Estado tiene la responsabilidad y obligación de garantizar a los ciudadanos un acceso equitativo al sistema educativo en todos sus niveles, de acuerdo a las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas (Artículo 103), cuya finalidad es desarrollar las potencialidades creativas del ser humano y su participación en el desarrollo de la nación (Artículo 102), contribuyendo así con la democratización y masificación de la educación. Por tal motivo, el Estado Venezolano debe ofrecer alternativas para que la población tenga acceso a ella, de acuerdo a sus necesidades y limitaciones personales, y del desarrollo del país, bien sea con un sistema presencial o a distancia, pero que goce de la misma calidad educativa.

En atención a lo anterior y motivado al auge e inicio de una nueva etapa de la educación a distancia de revolución tecnológica, impulsada por la masificación del uso de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), en el año 2009 el Consejo Nacional de Universidades (CNU), diseñó el Proyecto Nacional de Educación Superior a Distancia, reconociendo la imperiosa necesidad de cambios requeridos para la innovación educativa, al señalar que las instituciones de educación superior necesitan cambios basados en las TIC, con el fin de incorporarlas en el proceso educativo, que garantice la formación de los docentes e investigadores, "en el marco de sistemas de formación avanzada, continua, abierta y crítica, que utilicen tanto la educación a distancia como otras modalidades educativas" (CNU, 2009, pág. 4).

El mismo documento señala la necesidad de creación y ampliación de ofertas de estudio en la modalidad a distancia en el país, para ofrecer alternativas educativas a gran número de bachilleres que por múltiples motivos no se han incorporado a la educación superior o universitaria.

Sin embargo, el sistema educativo venezolano, desde finales de los setenta, incorporó la modalidad abierta y a distancia como paradigma innovador, con la creación y apertura de una institución experimental en educación universitaria con este enfoque: la Universidad Nacional Abierta (UNA). Entre sus principios tenemos su contribución al desarrollo nacional, a través de "la formación del recurso humano y del conocimiento requeridos por el país…, en función del proceso cultual, científico y tecnológico y del compromiso nacional…". Así mismo, la innovación educativa con "procesos y estructuras capaces de desarrollar e incorporar en forma continua las innovaciones que optimicen los procesos de enseñanza-aprendizaje y de administración educativa" (Reglamento de la UNA, Artículo 1, ordinales c y d, pp. 7-8). Se hace referencia a esta universidad por ser la única en su género en el país.

Ahora bien, con el objetivo de mostrar las bondades de la EaD y sus atributos para la formación de profesionales de excelencia y calidad al igual que los egresados de educación convencional, se plantean las siguientes interrogantes: ¿Se puede considerar a la EaD como una alternativa para formar los recursos humanos requeridos para el desarrollo del país fomentando las potencialidades científicas, humanísticas y tecnológicas? ¿Qué hace pensar que es una alternativa para estudiantes universitarios del milenio? Para dilucidar sobre el tema se tratarán algunos aspectos importantes sobre la EaD, que pudiesen orientar en el asunto.

Modalidad a Distancia vs Modalidad Presencial

A pesar de las consideraciones anteriores, básicamente el sistema educativo venezolano está diseñado para impartir educación en la modalidad presencial, pues aunque existe una universidad de modalidad a distancia desde hace casi cuarenta años, aún con rango experimental, como lo es la Universidad Nacional Abierta (UNA) y un Proyecto Nacional de Educación a Distancia que evidencia la necesidad de innovación educativa, para incorporar de manera formal el uso de las TIC en el proceso de formación profesional, todavía esta modalidad se percibe incipiente en el sistema educativo nacional. La UNA, aunque ha ido incorporando la tecnología en los procesos académicos y administrativos, como recursos innovadores debe ampliar su oferta académica, tal como lo demanda la sociedad y su compromiso con el desarrollo nacional, así como lo establece la Constitución Nacional, pero esto depende de la aprobación del Consejo Nacional de Universidades (CNU) que, al parecer, no termina de vislumbrar a la EaD, en especial a la UNA como alternativa para enfrentar los graves problemas de infraestructura y deficiencias del presupuesto nacional, y así satisfacer las demandas educativas de la población con resultados de excelencia, calidad y de bajo costo.

Sin embargo, el hombre, como ser racional, lleva consigo el génesis del conocimiento, con un pensamiento reflexivo para dar respuestas a las distintas interrogantes que sus vivencias le van asignando. He allí el rol de las universidades, al reunir los saberes universales para informarlos, comunicarlos y/o enseñarlos sea cual sea la modalidad de estudio.

En este sentido, la aparición de la EaD se remonta al siglo XVII y XVIII, cuando Inglaterra y Estados Unidos comienzan a educar a los más pobres utilizando como medio los curso por correspondencia. Pero, es en el siglo XX cuando se comienza a consolidar como un nuevo enfoque educativo, con estrategias novedosas para la enseñanza y el aprendizaje, pasando por varias etapas e ir incorporando los medios novedosos de cada época, hasta llegar a los avances tecnológicos de información y comunicación de uso global y universal de nuestros días.

Como bien se sabe, en buena parte de los estratos sociales son cada vez más las ansias de aprender. Saber más garantiza mejores y mayores oportunidades. Educarse, adquirir nuevos conocimientos, habilidades y formas de comportamientos adecuados a sus necesidades y a las demandas de la sociedad hace sentirse realizado como seres humanos. Pero, cuando ha sobrepasado la edad de escolarización obligatoria es difícil cubrir tales demandas. Es allí donde reside la importancia y el éxito indiscutible de la EaD, al existir inmensas necesidades educativas.

La filosofía de la educación a distancia es brindar oportunidades de estudios a todas aquellas personas adultas que por múltiples razones no pueden asistir a un aula de clases, porque trabajan, viven lejos de la ubicación de la universidad, no tienen tiempo para asistir a ella, no tienen cupo en las universidades presenciales, demandan de una buena educación. Personas que sienten que ya pasó su tiempo de las aulas de clases y la EaD les brinda alternativas educativas de excelencia y calidad para alcanzar exitosamente su objetivo.

Pero, ¿Cuál es la diferencia entre ambas modalidades? Es básicamente el proceso para el hecho educativo, es decir la metodología y estrategias aplicadas en el proceso de enseñanza y aprendizaje, puesto que el fin es el mismo: educar.

La EaD se caracteriza por la separación física entre asesor y estudiante; no se requiere la presencia del estudiante en aula de clases; el estudiante es responsable de su aprendizaje; aprende a su propio ritmo, es decir es un aprendizaje flexible; tiene una comunicación bidireccional; medios instruccionales impresos y mediados por las TIC, considerados como modelo de producción industriales por los procesos que se llevan a cabo en forma secuencial hasta ser entregados al estudiante y de reproducción masiva; un sistema de evaluación prediseñado, que es conocido por el estudiante al momento de la inscripción; (García, 2001). No existe la deserción estudiantil, el alumno entra y sale del sistema según sus necesidades sin límite de tiempo hasta culminar sus estudios.

En cambio, en la educación presencial el estudiante asiste diariamente al aula de clases a escuchar al profesor, siendo un proceso cara a cara, es decir comparten un mismo espacio y tiempo; el profesor "transmite sus conocimientos"; el proceso de enseñanza-aprendizaje es ordenado y dirigido por el docente; normalmente se aprende al ritmo de un grupo; el estudiante lee menos porque se limita a la información o "saberes compartidos por el docente"; se cursan todas las asignaturas al mismo tiempo; (García, op.cit). Hay deserción estudiantil, ya que después de un tiempo inactivo el estudiante queda fuera del sistema.

Además, hay otro factor de gran peso y relevancia que diferencia ambas modalidades y que los gobiernos deberían tomar en consideración para la masificación de la educación, es el costo por estudiante. Para Parraton (2000) y Hulsmann (1999), (citados en Cookson, 2002), los costos por estudiantes en las universidades abiertas y a distancia son muy bajos en comparación con las universidades convencionales. Así mismo, el costo para el estudiante y el empleador (para aquellos que trabajan) también disminuye, García (2012), ya que se ahorra gasto de transporte, material instruccional y de horas hombre por permiso para asistir a clases, entre otros.

Partiendo de las diferencias de ambas modalidades, cabría preguntarse ¿La persona que aspira a cursar estudios en una universidad abierta y a distancia debe tener algunas condiciones que le facilite su éxito en esta modalidad?

Nos atrevemos a decir que sí, ya que en su esencia la EaD está dirigida a personas adultas, principalmente para estudios de pre-grado y post-grado, por lo que debe tener una alta motivación al logro, (García, 2001; Peralta, 2006), que hará que se concentre en alcanzar sus objetivos académicos. Igualmente tiene que tener capacidad para enfrentar su aprendizaje en forma autónoma, por lo que debe gozar de cierto nivel cognoscitivo para afrontar con éxito su autoaprendizaje.

Por otra parte, la socialización en esta modalidad es un tanto difícil, por lo que el estudiante suele sentirse solo o aislado en su proceso de aprendizaje (García, 2001; Leal, 2000, 2004), el cual debe abordar con decisión, dedicación, con responsabilidad en la administración del tiempo y mucha autodisciplina.

Como se dijo antes, el auge vertiginoso que en las últimas décadas ha tenido las TIC ha hecho que ésta llegue hasta los lugares más remotos del orbe, el mundo no se mueve sin su uso y la gente no concibe la vida sin ella. Para las instituciones abiertas y a distancia, por su particularidad, este medio se ha hecho imprescindible; aunque puede que sea un punto desfavorable, ya que estudiantes y asesores deben tener acceso sin limitaciones y saber usarlos.

En consecuencia, el reto es alcanzar mayores conocimientos sin tener que abandonar sus actividades cotidianas (trabajo, hogar, familia), sin seguir ritmos, formas y horas determinadas.

El rol del docente y del estudiante en el sistema de educación a distancia

En todo proceso educativo existen dos figuras que son la imagen visible y fundamental de éste, el profesor y el estudiante, cumpliendo sus roles desde la posición que les corresponde.

En la educación convencional el profesor es quien dirige, administra y decide el conocimiento a "transmitir" y cómo ejecutará sus funciones como docente, planifica la evaluación, programa las actividades a cumplir por los estudiantes, tiene autonomía en el aula, la comunicación es directa (cara a cara), por lo general el estudiante se restringe a los saberes "transmitidos" por el profesor y/o a los sugeridos por éste y a los límites que éste impone de tiempo, espacio y recursos, convirtiendo al estudiante en un actor pasivo del proceso enseñanza – aprendizaje.

Sin embargo, hoy día las universidades presenciales están incorporando las herramientas tecnológicas de información y comunicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje a nivel de pregrado favoreciendo un rol más activo del estudiante en este proceso, lo que amerita la capacitación del docente como planificador y gestor de las herramientas tecnológicas con un prisma educativo (Peña, 2017). Así mismo, en las ofertas de postgrado de modo semi-presencial o totalmente a distancia.

En contraposición, en la modalidad a distancia la figura del profesor es sustituida por la de tutor o asesor, donde, según García (2012), la eficiencia de la institución depende de su formación, capacitación y actitudes.

El objetivo central de este sistema es el de fomentar el desarrollo de los estudios independientes (García, 2001), donde el tutor o asesor es un facilitador, orientador, motivador, guía del aprendizaje de sus estudiantes, sobre todo al comienzo de sus estudios, cuando el estudiante se siente aislado, solitario en un sistema novedoso (adaptado a las instrucciones y acompañamiento del profesor desde la educación inicial) donde, entre otras cosas, debe afrontar la separación física estudiante- profesor. Por tal razón, se considera que el rol más importante que tiene el tutor o asesor a distancia es el de motivador para potenciar el aprendizaje independiente, autónomo y colaborativo de los estudiantes, como actores activos del proceso de enseñanza-aprendizaje. (García, op.cit.)

Cabría preguntarse ¿El tutor o asesor a distancia debe poseer algunos conocimientos, habilidades y condiciones que le faciliten su labor? ¿Qué cualidades y características debe poseer el estudiante a distancias para alcanzar el éxito educativo?

La respuesta a la primera interrogante, indudablemente, es afirmativa, ya que para llegar a comprender al estudiante y poder facilitarle con éxito el tránsito por este sistema, al principio nada fácil, es necesario que el asesor posea conocimientos sobre la filosofía de la EaD, sobre las características de los estudiantes a los que esa dirigido el curso, el área de conocimiento del curso, la adaptación de las estrategias de la enseñanza a esta modalidad, el uso de la tecnología, (García, op.cit) y hasta de psicología, para fomentar entre los estudiantes el desarrollo del estudio independiente. En consecuencia, debe ser una persona organizada, que le guste socializar, dispuesto a actualizarse permanentemente en el ámbito de su conocimiento y de las TIC; empático, con estabilidad emocional, cordial, entre otras cualidades, con el objetivo de apalear las dificultades, con que, seguramente, se enfrentaran los estudiantes, de manera de apoyarlo en este transitar e impulsarlo a que se apropie de un aprendizaje significativo.

Es importante precisar, aclarar que el rol del docente a distancia no es el de transmitir más información al estudiante, puesto que el contenido de la asignatura es conocida por él desde el inicio del curso, sino de ayudarlo a superar las dificultades en su proceso de autoaprendizaje y reducir la distancia.

En cuanto al rol del estudiante a distancia, como se ha expresado antes, es el de una participación activa en su proceso de autoaprendizaje. El diseño del modelo está centrado en el estudiante, "no para convertirlo en un sujeto receptor de contenidos y servicios de todo tipo, sino para promover la autogestión de su propio proceso de formación en todos los sentidos, construyendo su propio aprendizaje y ejerciendo un papel dinámico y significativo" (Barberá, Romiszowski, Sangrá, y Simonson, 2006 pág. 234).

Es importante recordar que el sistema a distancia fue creado pensando en personas adultas, que han alcanzado madurez y cierto grado de habilidades cognoscitivas, lo que les facilitaría la adaptación al sistema, al enfrentarse a una experiencia diferente en educación. Esa madurez alcanzada junto con los conocimientos empíricos que trae consigo, los hace conocedores de sí mismo, de lo que quiere y por qué lo quiere, de lo que debe hacer para alcanzar sus metas y objetivos. Por eso se dice que es responsable, motivado al logro, administra su poco tiempo libre con eficiencia, al mismo tiempo puede conjugar los conocimientos previos, bien sea teóricos y/o empíricos con su proceso de aprendizaje, capaz de dirigirlo de manera independiente en pro de un aprendizaje significativo.

Sin embargo, hoy día son muchos los estudiantes recién egresados de bachillerato, que no han alcanzado ese grado de madurez y adultez que un sistema a distancia demanda y por múltiples razones han seleccionado este sistema para prepararse como profesionales de diferentes áreas. Le corresponde al docente a distancia aplicar los conocimientos y habilidades, descritas en párrafos anteriores para apoyar y ayudar a estas personas a adaptarse al sistema (Moore, 1989, citado en Leal, 2000) y que culminen exitosamente la meta propuesta.

Recursos de Aprendizaje y Diseño Instruccional en Educación a Distancia

Estamos en la etapa postmoderna de la humanidad, todo cambia, se transforma y/o evoluciona. En este largo transitar la educación, o más bien el proceso educativo, se ha ido moldeando a nuevas formas de gestión, propias del siglo XXI. Las TIC han conquistado todos los ámbitos que envuelven al ser humano, en lo científico, en la salud, en lo social, lo recreacional, lo cultural… y en lo educativo, convirtiéndose para los jóvenes y los asiduos usuarios en parte de la vida.

Hoy día los docentes de educación presencial se apoyan en los medios tecnológicos, usándolos como herramientas, para facilitar el proceso de la enseñanza o alcanzar objetivos de aprendizaje, con la finalidad de dar respuesta a las exigentes demandas de una sociedad globalizada y tecnificada, cambiando el énfasis que se le daba a la enseñanza y el docente por la importancia que ha ido adquiriendo el aprendizaje y el estudiante (Casas, 2005). En la educación a distancia con mayor razón, pues siempre se ha valido de recursos que son inusuales para la educación convencional.

Si hacemos una retrospección de los inicios de la educación a distancia, de los recursos de aprendizaje, de comunicación y de su diseño instruccional, nos damos cuenta de la evolución que ha tenido. En sus comienzos eran cursos por correspondencia, los medios que se usaban era el correo y la radio, luego se fueron incorporando la televisión, el teléfono y el video; hoy en día, con la masificación y multiplicación de los medios tecnológicos la educación a distancia es "sinónimo de internet", es un proceso educativo mediado por los recursos que nos ofrece la tecnología, es decir de materiales para la enseñanza, el aprendizaje y la investigación soportados por cualquier medio digital (García, 2014).

Los recursos y medios tecnológicos son muy variados, entre ellos tenemos el foro, el chat, el blog y las distintas redes sociales (Facebook, Twitter, WhatsApp), los cuales permiten la interactividad y socialización entre facilitador y participante y entre participantes. Los audiovisuales, como la videoconferencia a través del Skype, que además de la información incorpora la imagen en el acto comunicativo. También tenemos el teléfono, la radio, la TV, los mensajes de texto, el e-mail o correo electrónico, utilizados como soportes o medios de comunicación efectivos. Los hipertextos y la web donde podemos encontrar material o información actualizada para complementar o profundizar los contenidos.

Sin embargo, no se deja de lado el material impreso, que pueden ser libros, módulos, guías y material didáctico que facilitan el trabajo o aprendizaje autónomo del estudiante. Los módulos son materiales diseñados por expertos, especialmente para administrar cursos a distancia, con los que el estudiante puede abordar el estudio independiente casi sin inconvenientes, pues lo orientan paso a paso en todas las actividades o tareas para el logro de objetivos. Aparte de recomendaciones de otros materiales como complemento de su formación y capacitación, convirtiéndolo en un estudiante autónomo e independiente.

Faltaría por analizar el papel que desempeña el tutor o asesor en el diseño instruccional. Sin duda alguna de gran relevancia, aunque el diseño esté elaborado o planificado para que el estudiante emprenda y culmine su proceso de aprendizaje con autonomía e independencia, siempre necesitará de las orientaciones, guías o recomendaciones de un especialista en la materia de estudio. Este debe estar capacitado en el uso de la tecnología de la información y comunicación y tener un dominio preponderante en el área de conocimiento.

En todo caso, es el diseño instruccional quien decide cómo será el abordaje del curso, es decir el temario, objetivos a alcanzar, medios y recursos que se utilizarán, la estrategia de aprendizaje, la evaluación y responsabilidades de estudiantes y asesor. Para el acceso de los estudiantes y facilitadores existen los programas y plataformas, ejemplo Moodle, como diseño de gestión para la administración de programas, en las áreas de Postgrado de diferentes Universidades, que sirve de ayuda al proceso de aprendizaje en línea, en programas ofrecidos totalmente on-line. También existen ofertas de estudios abierto y a distancia en cuyo diseño se utiliza los medios y recursos tecnológicos, pero se ofrece la asesoría presencial cuando el estudiante lo considera necesario, ejemplo las áreas de pregrado.

Es importante resaltar que el diseño instruccional obedece a un diagnóstico y análisis de necesidades de formación, en base a éste se planifica de manera coherente, sistemática y secuencialmente para alcanzar los objetivos en un determinado contexto, con los recursos humanos necesarios, con la finalidad de elaborar una propuesta educativa o de formación. En la fase específica del diseño instruccional es importante conocer las posibles experiencias y conocimientos que deben poseer los posibles "clientes", para direccionar los objetivos, contenidos, actividades, recursos de aprendizaje y evaluación de modo coherente, sistemático y secuencial, tal como se mencionó anteriormente, y producir los materiales instruccionales ajustados a estos requerimientos.

El estudiante de un sistema de modalidad a distancia, con un diseño instruccional con las características descritas, aprende a usar efectiva y eficazmente su tiempo libre y a desarrollar su capacidad de trabajo individual y colaborativo, y a conjugar sus conocimientos o experiencias previas con los nuevos conocimientos.

Otro aspecto interesante de analizar son las ventajas de los estudios con diseños instruccionales a distancia que, según Khan, 1997 (citado en Pons, García y Jiménez, s/f), también son características de esta modalidad tenemos, la interactividad, pues propician la comunicación directa o indirecta entre estudiantes, facilitador- estudiante, entre estudiantes-facilitador-recursos on-line; es un sistema abierto, ya que los estudiantes tienen la libertad de acceso a los distintos dispositivos de formación y de avanzar a su propio ritmo; independencia de tiempo y dispositivo, ya que se puede participar desde cualquier lugar del mundo, desde cualquier ordenador y a cualquier hora; disposición de recursos on-line, acceso ilimitado a gran cantidad de recursos de formación; el estudiante controla su aprendizaje, pues puede influir en lo que aprende y quiere aprender y el tiempo dedicado a éste; no discriminativo, hay un acceso democrático al conocimiento con una comunicación abierta, sin límite de edad, zona geográfica, etc.; es autónomo, se puede desarrollar completamente on-line: contenidos, actividades…; aprendizaje colaborativo, esta favorece la colaboración, discusión, intercambio de ideas para la realización de actividades o tareas; evaluación on-line no solo de los participantes sino del facilitador a través de test dispuestos para tal fin; costos razonables, pues se reducen los costos de aulas, transporte, infraestructuras, equipos, entre otros.

Entre las desventajas, señalas por el mismo autor, tenemos el temor de los estudiantes a perder el contacto humano entre ellos o entre ellos y el tutor; también requiere de tutores o asesores capacitados y/o adaptados al sistema, ya que tendrá que orientar y motivar (en lo personal y en lo académico); apoyar y resolver dudas adecuadamente de diferentes personas a la vez; requiere que los estudiantes se autodisciplinen y administren su tiempo; entre otras.

La Investigación y la Educación a Distancia

Investigar es una actividad propia de todo ser humano, todos necesitamos saber el "por qué" de una situación o realidad que nos inquieta, nos preocupa o despierta nuestra curiosidad, además del "cómo" y "cuándo" sucede, y son las instituciones de Educación Superior los entes más idóneos para producir profesionales competentes, reflexivos y críticos que puedan dar respuesta a estas interrogantes en una sociedad cambiante, compleja y dinámica como la de hoy. El Artículo 47 de la Ley de Universidades vigente, señala que las universidades, autónomas o experimentales, tienen como función enseñar e investigar. En este sentido, los docentes universitarios tienen el deber de investigar, visualizarse como seres pensantes capaces de transformar realidades y trascender los conocimientos.

Por tal razón, los asesores, tutores o facilitadores de las Instituciones de Educación Universitaria a Distancia, al igual que cualquier otra institución universitaria, tienen el mandato de ley de desarrollar investigaciones que potencien las áreas de conocimiento que ofertan y que trascienda en lo científico, lo humanístico y tecnológico. Igualmente, los estudiantes se convierten en investigadores durante todo el proceso formativo.

Ahora bien, cabría preguntarse ¿Para qué investigar en los entornos a distancia? ¿Qué se investiga en la modalidad a distancia?

Hablar de educación es hablar de conocimiento y éste, a la vez, es hablar de investigación. El conocimiento se genera a través de la investigación como conocimiento científico (racionalismo) y como producto de la experiencia (empirismo). Como se señaló en el párrafo anterior, es una actividad intrínseca de educadores y estudiantes, es decir de toda persona que realiza un trabajo educativo.

La experiencia como docente a distancia nos enseña que los profesionales formados bajo este sistema son personas que desarrollan un sentido crítico y reflexivo, quizá de mayor agudeza que los egresados de la modalidad convencional, puesto que una de las estrategias de evaluación es, precisamente, la investigación o realización de trabajos prácticos como complemento de formación.

Pero, ¿investigar para qué? Para conocer, saber, indagar, aprender, descubrir, describir, experimentar, comprender… y aplicar ese nuevo conocimiento en la mejora del ser, de la sociedad que lo circunda, de los procesos educativos… adaptándolo a las exigencias de una sociedad que es cada vez más cambiante.

En consecuencia, durante siglos, filósofos, matemáticos y científicos se han dedicado al estudio del ser, del saber y conocer, con el objetivo de clarificar un pensamiento lógico, entendible, racional, verificable y confiable que nos conduzca a un conocimiento de la realidad con las mismas características, pero entendiendo que cada persona tiene modos diferentes de ver y conocer la realidad de acuerdo a las diferentes posturas epistemológicas y áreas de conocimiento.

De acuerdo a lo planteado, surge la siguiente inquietud ¿Qué se investiga en Educación a Distancia?

Partiendo del hecho de que los participantes y asesores de las carreas ofrecidas en las instituciones de educación a distancia son parte activa de la sociedad y/ o de las comunidades que conforman el conglomerado de un país, en estas instituciones se investiga los mismos temas, problemas, situaciones que en cualquier institución de educación superior con modalidad presencial, en el marco de las áreas de conocimiento de las carreras ofrecidas.

De las reflexiones anteriores se puede concluir que el impacto que ha causado las TIC, la globalización y la competitividad en la sociedad, sitúa a las instituciones universitarias ante retos sin precedentes, pues tienen que enfrentar las transformaciones de los sistemas productivos, sociales, culturales y por ende los educativos, como respuesta a las exigencias de una sociedad cada vez más compleja y empoderada, pero limitada en tiempo para asistir a aulas de clases por las múltiples responsabilidades que debe asumir desde tempranas edades.

En este sentido, la situación económica del país ha obligado a muchos jóvenes a dejar sus estudios en busca de ingresos para contribuir con el sustento familiar, situación que ha favorecido la valorización de la Educación a Distancia como una alternativa viable, segura y de calidad con pertinencia, eficiencia y eficacia, para formar a los profesionales con recursos y estrategias del milenio.

Para terminar, podría afirmarse que los egresados de instituciones educativas a distancia son profesionales analíticos y con criterios bien formados, quizás por la condición de ser personas adultas, generalmente mayores de 22 años, y el desarrollo de actividades investigativas desde el inicio de sus estudios para complementar su formación; además del uso de las herramientas tecnológicas como medio de aprendizaje, hace que se distingan como profesionales competitivos y de calidad.

Sin duda alguna, la EaD es una alternativa en educación universitaria para la Venezuela de hoy.

Referencias

Barberá, E. Romiszwski, A. Sangrá, A. y Simonson, M. (2006). Educación Abierta y a Distancia. Editorial UOC. Barcelona, España. Disponible: https://books.google.co.ve/books?id=soNcDQAAQBAJ&pg=PT23&dq (Consulta 2017, Enero 24).

Casas, M (2005). Nueva Universidad ante la Sociedad del Conocimiento. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento. Vol. 2 – Nro. 2. Disponible en: http://www.uoc.edu/rusc/2/2/dt/esp/casas.pdf (Consulta 2016, 17, Diciembre).

Consejo Nacional de Universidades. Proyecto Nacional de Educación Superior a Distancia. Disponible en línea: http://www.vracad.usb.ve/sites/default/files/EaD/Proyecto%20Nacional%20de%20ES%20a%20distancia.pdf (Consulta 2016, diciembre 20)

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta Oficial de la República de Venezuela, N° 36.860. (30 diciembre de 1999) Disponible en:

http://pdba.georgetown.edu/Constitutions/Venezuela/ven1999.html Consulta 2017, Enero 10).

Cookson; P.S. (2002). Acceso y Equidad en la EaD: Investigación Desarrollo y Criterio de calidad. Revista electrónica de Investigación Educativa. Volumen 4 – Nro. 2. Disponible en línea: http://redie.uabc.mx/redie/article/view/66 (Consulta 2017, Enero 10).

García, L. (2001). La Educación a Distancia: De la Teoría a la Práctica. España: Ariel Educación.

García, L. (2012). ¿Por qué va ganando la Educación a Distancia?. Universidad Nacional de Educación a Distancia. Edición digital. Madrid, España. Disponible en línea:

http://books.google.co.ve/books?id=aYi_XHxAa1MC&printsec=frontcover&dq=García,+L.+(2012).+¿Por+qué+va+ganando+la+Educación+a+Distancia?&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiX2qTuhKrTAhXPa5oKHXfRAUwQ6AEIIzAA#v=onepage&q&f=false (Consulta 2017, Enero 5).

García L. (2014). Bases, Mediaciones y Futuro de la Educación a Distancia en la Sociedad Digital. Madrid: Ed. Síntesis. ISBN: 978-84-995881-4-8. Disponible en forma digital: http://aretio.hypotheses.org/1111 (Consulta 2016, diciembre 20).

Leal, N. (2000). El mundo Interior del Estudiante UNA. Revista UNAdocumenta 14 (1) pp.49-65. Caracas; UNA. (Compilación con fines instruccionales). Disponible en línea:

http://dip.una.edu.ve/mead/asesoria/paginas/lealmundo.pdf

Leal, N. (2004). La Soledad del Estudiante a Distancia de la Universidad Nacional Abierta. (Compilación con fines instruccionales). Disponible: http://especializacion.una.edu.ve/fundamentos/paginas/leal2004.pdf (Consulta 2017, Febrero 12).

Ley de Universidades (1970). Gaceta Oficial N° 1.429. (Extraordinario). Septiembre 8, 1970.

Universidad Nacional Abierta (1996). Reglamento de la Universidad Nacional Abierta. Gaceta Oficial N° 5.098. Extraordinaria.

Peralta, H. (2006). Educación distancia y EIB. Plural Editores. La Paz, Bolivia. Disponible en línea:

https://books.google.co.ve/books?id=nOqe6fHM6koC&printsec=frontcover&dq=Peralta,+H.+(2006).+Educaci%C3%B3n+distancia+y+EIB&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjP1cW7jKrTAhVGNiYKHSwQDEQQ6AEILDAB#v=onepage&q&f=false (Consulta 2017, Enero 16).

Peña Morales, J. (2017). Herramientas de Comunicación Virtual para la Práctica Docente. Revista Scientific, 194-214. Consultado en línea de: http://www.indtec.com.ve/ojs/index.php/Revista_Scientific/article/view/74

Pons, J. García, M. Jiménez, J. (s/f). La Teleformación como Evolución de la Enseñanza a Distancia. Disponible en línea:

http://postgrado.una.edu.ve/fundamentos/paginas/pablos.pdf (Consulta 2017, Enero 24).

María Mercedes Zapata de López

Monografias.com

Nacida en la población de Tinaquillo, Estado Cojedes, Venezuela. Actualmente está en fase de presentación de tesis doctoral en la Universidad Latinoamericana y del Caribe (ULAC), para optar al título de Doctora en Ciencias de la Educación. Cursante de la Maestría de Educación Abierta y a Distancia, dictada por la Universidad Nacional Abierta (UNA), Venezuela. Cursó estudios de Maestría en la Universidad Nacional Experimental de los Llanos occidentales Ezequiel Zamora (UNELLEZ), otorgándole el título de Magíster Scientiarum en Administración, mención Gerencia General y el pregrado lo obtuvo en la Universidad de Carabobo (UC), Venezuela, como Licenciada en Administración Comercial. Profesor Asistente de la Universidad Nacional Abierta y Asesora del Área de Administración y Contaduría del Centro Local Cojedes. Desempeñó el cargo de Jefe de Logística y Evaluación en el Centro Local Cojedes.

 

 

 

Autor:

María Mercedes Zapata de López

Universidad Nacional Abierta, UNA

San Carlos, Venezuela

Enviado por:

RevistaScientific