Monografías Plus »

Elogio y amor al cerebro humano



Monografias.com

Documento N° 01-2017-MVA

Serie: Discursos de motivación artística

"Es Tiempo de Empoderar los Cerebros Personales"

El precioso órgano humano llamado cerebro, que se ubica en la cabeza o parte superior del cuerpo, es una cavidad de poderosas funciones, del cual depende la vida consciente y pensante, por lo mismo es el único centro energético que administra todas las funciones y movimientos del organismo humano. Sin embargo, este valioso órgano de nivel superior, es objeto de olvido, maltratos y hasta de menosprecio por parte de los mismos poseedores.

En esta oportunidad asumiendo mi rol de motivador voluntario de las artes básicas, comparto un nuevo mensaje reflexivo, bajo el título de: ELOGIO Y AMOR AL CEREBRO. El mismo que no es un documento científico ni académico, es más bien un discurso de motivación y aliento para que cada uno decida aumentar su interés por saber y apreciar las bondades y funciones de esta corteza maravillosa que forma parte nuestra anatomía y fisiología.

Espero que la lectura de esta separata, los anime a reflexionar y emprender una tarea personal positiva por lograr un mejoramiento cualitativo de sus cerebros, dotándolo de los estímulos apropiados, lo cual será clave, porque de ésa manera cada quien logrará crecer y disponer de un mejor aliado de su cuerpo y mente.

Un cerebro empoderado, es un centro motor poderoso, con mayores conexiones neuronales y mejores protectores energéticos para ejercer las inteligencias. Y cuando se logre ello, las capacidades serán correctas, y se podrá decir que tenemos un estado ideal para el pensamiento, la creatividad y la acción. Todo ordenamiento positivo en el sistema nervioso dará una vida y desempeño pleno, y por cierto evitará cualquier degradación o enfermedad.

Estamos en tiempo ideal para poner en valor las capacidades de nuestros cerebros, y tal proceso comienza por apreciar y elogiar la propia cabeza, expresando un amor ilimitado que debe empezar desde la temprana edad. Y un cerebro valorado y amado, es un órgano vivo, feliz, positivo, predispuesto para hacer el bien y capacitado para orientar las vidas por una senda constructiva y productiva.

Para lograr tener un cerebro empoderado, se requiere seguir un plan de alimentación diaria, con una disciplina personal de suministro de estímulos intelectuales más los nutrientes químicos que se consumen, todos ellos tienen que ser apropiados a las necesidades de cada individuo.

Entre los estímulos apropiados están las actividades o prácticas creativas y recreativas, la información que se recibe del exterior, los ejercicios ambientales de purificación mental, los pensamientos positivos, las emociones constructivas, las expresiones artísticas, entre otros. Todas estas experiencias son vitales, ya que se almacenan en la preciosa corteza cerebral. Hay que ser audaces para seleccionar los buenos contenidos o mensajes y desechar lo inútil o perverso.

Sin embargo, esto no ocurre y aunque pareciera no creíble, mujeres y hombres han descuidado la atención a sus cerebros, los maltratan y desnutren con decisiones y procedimientos opuestos a lo correcto y adoptan métodos y contenidos de la más baja calidad, lo cual hará que se disminuyan las capacidades naturales. Lamentablemente, el desconocimiento e desinterés por conocer y mejorar sus funciones, beneficios, poderes y riquezas que tienen los cerebros humanos nos llevan a ser personas inclinadas al mal y a los errores.

A pesar de esta cruda realidad, podemos reaccionar y elegir el camino del conocimiento y la información para Empoderar los Cerebros Personales, por tanto cada uno debe tener y cumplir un sencillo programa de animación y automotivación, de ésa forma tendremos un horizonte a seguir con objetivos específicos. Ha llegado el momento de mejorar nuestra relación afectiva con el interior de nuestra cabeza, y así en voz alta, podremos decir: "Quiero a mi Cerebro y lo Quiero más Rico y Poderoso", y no un órgano débil y disminuido.

Nuestro órgano vital, es un laboratorio perfecto que desarrolla millones de funciones en cada segundo, y es uno de los más sensibles a los estímulos internos y externos, pues recibe y procesa con rapidez toda la información que se le ofrece, y quizás sea el que más trabaja y menos envejece a pesar de tener una intensa actividad, tanto de día como de noche. Por eso, los humanos debemos sentirnos orgullosos y agradecidos por poseer un cerebro tan completo y extraordinario que no tiene comparación alguna.

En efecto, aprendamos a amar lo propio, y también protegerlo, cuidarlo, preservarlo, alimentarlo y valorarlo en todas su integridad, eligiendo los mejores medios y desechando aquellos que lo afectan o dañan. Y una forma de querer y estimar lo que tenemos, es conociendo sus atributos, funciones, capacidades, extensiones, riesgos y cuidados…(Busquemos información en el Internet y otros medios).

Nos corresponde ser defensores y protectores del cerebro humano, teniendo nutrición sana, asimilando experiencias, guardando información válida, y por cierto evitando sus desviaciones y enfermedades. Así estaremos ganando un pensamiento equilibrado, correcto y productivo. No hay ninguna razón para hacer lo contrario o no hacer nada.

Cada humano debe recuperar hábitos, costumbres y creencias para reconocer su anatomía y fisiología, seleccionado los insumos, motivos, temas, signos, contenidos, lenguajes, aprendizajes y respuestas que hagan aumentar sus funciones, y desde luego rechazar aquellos impropios, banales y otros que causan daños mentales irreversibles.

El mejoramiento de los cerebros humanos, partirá de una decisión y compromiso personal, para saber que los hemisferios derecho e izquierdo, los cuatro lóbulos, y el cerebelo tienen funciones perfectas. El sistema nervioso, el dinamismo de las células y las conexiones neuronales son el preciado capital orgánico y fisiológico que poseemos y toda actividad a favor de su empoderamiento, debe prolongarse por un largo tiempo, pues no hay milagros ni magia que valga.

La actividad cerebral es intensa, y debe ser proveída con continuos ejercicios intelectuales, rutinas físico-corporales, hábitos de sana alimentación con nutrientes, oxigenación ambiental, pensamientos positivos, acciones placenteras, suministros optimistas, reemplazando traumas, vicios y taras por innovación, desafíos y aspiraciones superiores. Un cerebro positivo cambia la imagen personal y atrae la felicidad, la libertad, el domino, las destrezas para una convivencia superior.

Efecto liberador de los cerebros sanos y creativos

En la actualidad, vivimos la era de las neurociencias y las inteligencias múltiples, así como de los medios electrónicos digitales y sus múltiples aplicaciones, los cuales están cambiando hábitos y costumbres en la humanidad. Los nuevos descubrimientos científicos sobre el cerebro y la velocidad de la información a tiempo real más el dominio de la transmisión de imágenes, ponen al ser humano en un nuevo escenario, unos dicen con más desventajas que beneficios.

Por otra parte, el sistema dominante que vivimos tiene corazón y sangre materialista, consumista y pecuniaria, con leyes que condicionan y someten los pensamientos e ideales de los seres humanos. Los grandes intereses de grupos de poder económico y político, organizan y sostienen una red de operadores que manipulan los horizontes y expectativas de la existencia a través de los medios y sus contenidos.

Muchas veces la sumisión se transforma en verdad, enfermedad o invalidez con un mínimo de espacios para crear o inventar soluciones. La dependencia es como un fango sin salida, por eso, hoy vemos niños, jóvenes y adultos con un mínimo o incipiente creatividad. El sistema imperante mata la genialidad.

En este contexto, las artes en todas sus disciplinas, son actividades que contribuyen con la liberación cerebral, y todos quienes tenemos sentidos, podemos ejercitarla diariamente y con facilidad. Las inteligencias múltiples y las frecuencias sensoriales se activan cuando hay ejercitación creativo-artística y la inventiva en el origen de todo lo que existe, vemos y usamos.

Un cerebro libre, fuerte y empoderado con los estímulos apropiados, es liberador, hermoso y brillante. Esos son los cerebros que nuestro preciado planeta quiere para sus habitantes. Y las personas bien nutridas con funciones orgánicas plenas, son quienes sostienen y sostendrán el destino y el porvenir, más no los bienes materiales, el dinero ni las máquinas. Entonces, para que exista una realidad superior, necesitamos cerebros correctos y sanos. Si ello no sucede, seguiremos siendo seres humanos con tremendas carencias y predispuestos a destruir, agredir, matar, envenenar, manipular, sobornar y odiar al congénere.

De los siete mil millones de seres humanos que poblamos nuestro preciado planeta, sólo un 10 % tiene una conciencia real de lo que ocurre en el contexto universal, los demás aún tiene los ojos vendados y las mentes atrofiadas pues viven por instinto y muchas veces con comportamientos de agresión y salvajismo a su misma especie.

Aunque usted no lo crea, la realidad es dramática y cruel en cifras, y ésa triste verdad se nutre de los cerebros débiles y enfermos, lo cual es una amenaza para el destino y futuro del planeta. Los hechos y los datos estadísticos nos muestran tragedias dolorosas de incivilización y ferocidad inimaginables. Por ejemplo, saber que cada minuto un ser humano mata a otro ser humano, o conocer que los hombres más lúcidos del planeta hayan creado armas químicas destructivas, o la manipulación genética, nos ponen al borde de una catástrofe global.

Sin duda, tenemos cerebros formados para la destrucción, la muerte y el odio, y así lo marca la historia de la evolución humana, pues desde sus orígenes, la vida humana está copada de conflictos, luchas, guerras, plagas, enfermedades y muertes, por lo mismo es utópico pensar que el ser humano, podría cambiar su rumbo sin mejorar sus cerebros.

Sin embargo, puede sobrevenir una gran revolución cerebral global cuando el hombre dé un giro de 90 grados, y desde el nacimiento llegue con un cerebro habilitado para el bien y lo bueno, es decir con neuronas positivas y constructivas grabadas en sus genes.

Sí, podemos cambiar el cerebro destructivo por un cerebro constructivo que guíe la permanencia y defensa de la vida natural (no artificial) y así lograr una coexistencia superior. Me atrevo a pensar que los eruditos y genios de hoy, aún están en un estadio inferior porque les falta descubrir el estadio superior, y en ese nivel no habrá violencia ni destrucción entre humanos. Será una especie humana distinta con cerebros lúcidos para preservar la vida plena.

El pensamiento y las corrientes catastróficas, siendo amenazas reales, no deben prosperar, ni se debe persistir en los errores del pasado. Necesitamos dejar atrás los modelos y sistemas perniciosos, y el mandato natural que debe prevalecer es la "ley de la simplicidad" y por consiguiente la desaparición del dinero y el consumismo material.

Empoderar los cerebros con estímulos propios, podría disminuir los riesgos al fracaso, la debilidad y las enfermedades, por eso hemos recordado la viabilidad del mejoramiento intelectual y la necesidad de amar, conocer y elogiar a cada una de nuestras mentes.

El cerebro que poseemos la mayoría de seres humanos, apenas logra desarrollar un 5% de su capacidad y potencialidad, además ése porcentaje fue formado con insumos contaminados y alimentados con medios y contenidos perversos. Los cerebros disminuidos y débiles ahora son las principales aliados del sistema universal dominante cuya norma es la autodestrucción de la especie. Allí están sus signos cotidianos de inclinación por la violencia, mediocridad, hipocresía, asociadas a soberbia, egoísmo, vanidad, codicia, y vulneración de las reglas básicas de lo que existe y sirve para el diario vivir.

Espero que esta reflexión, ayude a tomar decisiones con valentía, porque tenemos que ser individuos valientes para auto mejorar ideales, metas y objetivos, y eso pasa por amar lo que es nuestro, un hermoso cerebro en la parte superior de nuestra estructura corporal. Y cuando ello suceda habrá miles de millones de seres humanos coexistiendo en armonía y equilibrio. RCHV.

Monografias.com

Este documento es de distribución gratuita, escrita en idioma español y con fines educativos, y queda autorizada su traducción a otros idiomas, preservando los derechos de autor.

Perú, Junio 2017.

 

 

 

Autor:

Reynaldo Charres Vargas.