Monografías Plus »

Imaginario colectivo perverso

Somos tan numerosos que Dios ya no nos escucha; solo sospecha de nuestras obras ¡Oh! cuanto tormento ineludible nos espera si seguimos reproduciéndonos sin control ¡loado sea Dios!, y todo aquel que no deje descendencia. - Monografias.com

Somos tan numerosos que Dios ya no nos escucha; solo sospecha de nuestras obras ¡Oh! cuanto tormento ineludible nos espera si seguimos reproduciéndonos sin control ¡loado sea Dios!, y todo aquel que no deje descendencia.

Hacia un nuevo orden mundial por obligación; nos dirigiremos, o sucumbiremos, y nada más. No temáis hombres de poder, y de ciencia; cualquier cosa que digáis al respecto; ha de ser tenida como perversa, empero que eso; no os detenga, el mundo íntegro espera propuestas, y nuevas normas.

Tarea fundamental de la nueva educación es; nutrir el imaginario colectivo, y hacerlo altruista, empero; pronto.

No variara la especie; solo evolucionara su cognición, y sin entusiasmo afirmo que; las intenciones y pasiones las determinaran necesidades individuales, además; cuando la dimensión física, y psicológica sean mayormente sometidas a presión por la escasez, y el estado ingente de la especie; se desconocerán las historias emocionales; facilitando el acceso a la brutalidad.

La magia que hay en Dios; es para utilizarla, es labor cardinal de la nueva educación, y el nuevo orden mundial; hacerla nueva forma cultural.

Todos los adefesios que vemos en nuestros hermanos de especie; son el reflejo de nuestra propia persona; por ellos, nos haremos infectos, y nos devoraremos los unos a los otros.

Desarrollar una cultura de supervivencia no es nada de otro mundo; basta con hacernos responsables todos del exceso poblacional. Libertad, orden y planificación a nivel global.

No pongas a Dios delante de tu miseria, Dios es un fundamento romántico y maravilloso hallado en vuestro cerebro, empero; tu miseria si es real, además; puede ir en aumento porque a medida que aumentas en número; disminuyen las probabilidades de vida exitosa, se prudente, altruista, y nada más.

¡Oh! cuan horrible tormento y miseria; le espera a aquellos que no creen, empero; quienes crean tendrán perdón, y una gran recompensa; la humanidad entera les hipara por siempre, y nada más.

Hay más altruismo, piedad, amor y nobleza; en aquel hombre solo; que muere a tiempo, y nutre la tierra con sus carnes inmundas; que en aquel hombre que se reproduce sin altruismo, piedad y nobleza; solo por asegurar carnes inmundas y obscenas, ¡oh! cuan terrible será el juicio final para aquel hombre que se reproduce sin control; ni siquiera sus obscenidades le serán perdonadas.

Cuanta felicidad encontraremos al despojar el cerebro de culpa, y miedo; ciertamente hay formas de eliminar el ideario perverso, y potenciar el éxito de especie con un ideario altruista. Cuan fructífera es la instrucción para aquellos que desean el conocimiento; indudablemente es, y será; el alimento de la humanidad de estos tiempos, será excelente servidor aquel hombre que posee conocimiento; con sus ejemplos y destrezas no perjuras; enseña que la pobreza es producto de los idearios perversos, y de las propias decisiones.

¿No tenéis para la compra hijo mío; ni un lugar donde habitar? ¡Oh! (entonces para que tenéis descendencia maldito engendro); palabra de Dios en el nuevo orden mundial.

La magia de vuestro señor es sorprendente; solo hemos de hacerla evidente en estos tiempos terribles. Las taras psicosociales nos llevaran a la brutalidad de especie. Si no hacemos correctivos, y reordenamos a nuestra especie; difícil será sobrevivir en condiciones dignas.

La percepción humana es alterada constantemente por la cultura propia y la cultura foránea, por la época, por el número, por la ciencia, por la tecnología, por los imaginarios y por los deseos de impactar el medioambiente, además; las oportunidades de éxito escasas para la creciente población; hacen mal intencionadas a las masas alterando su realidad psicosocial; máxime cuando no existe un control sobre su natalidad. A mayor número las configuraciones de futuro son más indeterminadas convirtiéndose las más de las veces en una cruzada feroz.

¿Cuál podría ser la máxima expresión del bien hoy en día, podría ser la no proliferación?

Tanto es el mal uso que hace el imaginario colectivo perverso de Dios; que termina mutilando al hombre, y fomentando el hambre. Odiaos los unos a los otros; mandato y mensaje del imaginario colectivo perverso, abominables resultan entelequias así.

"Obsceno y pútrido resulta; quien se reproduce sin tener para la compra, y además; sueña con habitar paraísos en los cuales no ha invertido, necia resulta su palabra santa, abominables sus bendiciones, además; de sus carnes que suelen ser inmundas, pútridas y obscenas"

Una nueva educación, un nuevo orden mundial, un imaginario colectivo altruista y el compromiso de todos los humanos; nos permitirán sobrevivir como especie, empero; lo que resulta definitivamente feroz; es que no contamos con mucho tiempo para tomar decisiones.

Somos animales de rebaño; sin pastor los rebaños se extravían, empero; orientemos al pastor con nuevo conocimiento, con nuevo orden mundial, con nueva norma y con nuevo discurso; así veremos el rebaño re-orientarse; esa es la magia y gracia que yace en Dios; hallado en el cerebro como recurso romántico y cognitivo de la especie.

Las sociedades se pervierten, y se hacen corruptas; cuando los administradores de justicia, administran sus propias pasiones dando el mismo valor a las emociones, los deseos, y las malas intenciones de gentes perversas e infectas.

Todos los lugares que recorremos a lo largo de nuestra existencia, todas las personas que tratamos, los lugares donde vivimos, la familia que nos correspondió, la formación, las experiencias que nos asistieron y nos asisten; van moldeando, gústenos o no, nuestra personalidad, nuestro concepto de libertad, y nuestra definición de autonomía, además; sesgan nuestra percepción de la realidad, la diferencia entre ser igual o no serlo; radica en las oportunidades que las más de las veces son escasas; por el creciente número de competidores; difícil no es entrar en razón.

El hombre es la única realidad biológica que precisa de un impacto medioambiental progresivo, y dinámico; convirtiendo las más de las veces su descendencia en obligación.

Una ideología estratégica, una familia con idearios perversos, una experiencia traumática, un colectivo o una persona mal intencionada; pueden o no; motivar conductas malvadas en las personas; bien sabido es que, las experiencias causan impactos de acuerdo a: (las capacidades cognitivas, las debilidades de orden económico, las carencias afectivas, la educación, la cultura, la edad, el género, la norma evangélica con su concepto de justicia divina y la perversidad inducida en los niños por maltrato) además son los atenuantes o elementos que hacen a las personas optativas, o reactivas la razón es simple; nadie sabe cómo se fijan en el cerebro estas improntas; son experiencias para algunos altamente traumáticas, y para otros presumidamente inocuas, empero; en alguna medida son el detonante de la violencia, y el odio; el cual se nutre con el refuerzo psicosocial; hallado en el recurso menesteroso de cada cultura.

En una nueva educación estos paliativos no pueden dejarse de lado; hacen parte de las culturas, el énfasis ha de ser en la formación; en virtud de que las personas están hoy día; bien informadas. Si educamos y corregimos el inconsciente colectivo, y además; controlamos el creciente número de miembros de la especie; encontraremos las condiciones idóneas para mejorar o garantizar las condiciones de vida de los que están, y los que aún no nacen.

La nueva educación debe basarse en un imaginario colectivo altruista; que proponga cambios sustanciales en la conducta, y en la cognición del sapiens de estos tiempos. Los imperativos de la especie han de ser cognitivos; además de conductuales, en estos tiempos nada garantiza el éxito sin ponernos de acuerdo. No mutilemos al hombre; dejemos que (marche, peque y rece) propongamos un nuevo imaginario donde la reproducción sea responsabilidad planetaria, esto no elimina los problemas de la especie, empero sí; le ayuda mucho.

Hoy existe la necesidad de desmotivar el ideario colectivo perverso que hace daño no solo a las personas, sino también; a las instituciones que conforman los estados. La información perversa destruye las cualidades inherentes a las personas, y menoscaba la credibilidad de las instituciones que conforman los estados; convirtiéndose las más de las veces en maldad extrema colectiva.

Una sociedad debe tener formadores de opinión idóneos; que prevengan todo lo que se está haciendo mal. El imaginario colectivo perverso altera definitivamente el desarrollo de la sociedad, y el intercambio cultural tan necesario en estos tiempos de globalización.

"Os he advertido por igual; no sé si este cerca o lejos el fin del mundo; si lo prometido vendrá, y además; alcanzara para todos, empero; si puedo asegurar que si no accedemos a una nueva educación; al final sufriremos todos terribles consecuencias sin que sea el fin del mundo"

Los escenarios apocalípticos no son descabellados; el planeta, es un sistema vivo que pertenece a otro sistema indefinible desde todo punto de vista, y en esas condiciones; el planeta está sometido a leyes físicas imposibles de medir y controlar; de lo que sí puedo estar seguro, es que; si no controlamos el exceso poblacional surgirán conflictos internos, y externos provocando toda clase de crisis institucionales; empero, lo que desencadenara definitivamente el colapso de la humanidad; serán las emociones que se harán cada día más perversas, y aumentaran cuanto más aumente la necesidad, este no es un tema que corresponda con la imaginación ni con romanticismos, ni con alegorías, el cerebro evoluciono para tener, y cuando no hay tenencia; entra en economía, y en ese orden elabora una lista de necesidades básicas a suplir, además; no es nuevo saber qué; la astucia perversa, y las malas intenciones nacen de las carencias que las más de las veces; son producto de la pobreza.

"Aborreced la palabra zalamera que promete un final feliz para la especie con solo sentarse a esperar salvadores. He de advertiros; sin que sean palabras zalameras que al salvador la matamos; por iniciativa propia, y además; era hijo único y tenía grandes probabilidades de vida exitosa. ¡Oh! cuan horrendos e insensatos resultan los hombres de estos tiempos; el tormento espera por sus lenguas pútridas, por sus carnes inmundas y obscenas"

Sé cómo formador que todos tenemos cualidades buenas, y actitudes malas; esto ocurre en todas las culturas, empero; lo que no podemos admitir es que se generalicen los actos perversos que parecen hacer carrera; esto no evita que haya maldad pero si evita la generalidad. Interesar el inconsciente colectivo es tarea de la nueva educación; basta con formadores de opinión nuevos, y un decálogo preciso que no mutile las creencias; solo han de estar actualizadas.

La vida adquiere sentido por esa constante e irresoluble disyuntiva de lo humano, negar la capacidad de mal; sería como negar la capacidad de bien, lo que si podemos hacer, es; no ser multiplicadores de las falacias que afean las características humanas, bastante claro es que; reñimos con las figuras de autoridad, y además; pienso que, hasta los mismos animales deben reñir con sus iguales o con sus alfas; empero, no los destruyen con historias emocionales mal intencionadas; cosa que si hacemos los humanos.

Las expresiones de maldad humana; pueden evitarse, basta con hacernos protagonistas del cambio, y rechazar todo el verbo colectivo perverso, el imaginario colectivo perverso; va en contra de la humanidad, lesa a la humanidad, lesa a la sociedad, lesa a las instituciones que conforma los estados.

En la actualidad, el imaginario colectivo perverso puede llevar a la brutalidad; la razón es simple; al seguir creciendo como especie crece la propensión a la violencia por la escasez de oportunidades, de espacios y además; con la escasa tolerancia a la frustración que produce la escases; se termina incrementando el odio sobre los hermanos de especie siendo de la latitud que fueren, muchos podrán estar en desacuerdo, empero; la realidad es que sin oportunidades las sociedades se dividen en sus partes mínimas; haciéndose perversas, y cada cuál; construye un como para acceder a las oportunidades, en ese orden; matar es una opción, denigrar es una cualidad, substraer es una meta; la finalidad es sobrevivir.

Los imaginarios colectivos; son las matrices simples que le dan sentido existencial a una cultura; siendo esta cual fuere, son los elementos discursivos indispensables para el desarrollo del pensamiento, el intercambio social y cultural. Son de carácter dinámico, incompletos, vernáculos, y por la misma razón; complejos, y varían de acuerdo a las interpretaciones que se puedan hacer, o a bien se tengan por hacer. Su autoridad para influenciar a las personas; está en la utilidad y afinidad que trae consigo elementos de conveniencia e interpretación social; con una finalidad específica, de ahí podemos extractar que son; elementos normativos con poder, luego; solo hay que definir el objetivo, y dejar correr el discurso, si el fin es perverso; el discurso ha de ser perverso; si por el contrario; los fines son altruistas; el discurso ha de ser igualmente altruista, he ahí algunos elementos que pueden nutrir el inconsciente colectivo en la nueva educación; sin que sean coercitivos.

En el cerebro humano existe un concepto de "justicia" difícilmente mutuo, y es por esa rara cualidad que parece ser; que, el discurso perverso tuviere más aceptación y propagación, condición que se puede corregir con información y formación nueva, el cerebro no puede con facilidad aceptar que unos nacen con estrella, y otros nacen estrellados, estos elementos son poderos, importantes e igual poderosamente destructivos, empero; podemos utilizarlos para modificar la conducta global; basta con seleccionar unos lineamientos normativos de conveniencia, convivencia, confort y realidad psicosocial, una realidad que englobe a la especie en general; mediante el proceso de selección de realidades e ideas con conceptos nuevos, cada uno donde le corresponde funcionar, y santas pascuas.

La revolución ideológica actual solo será posible cuando compartamos las generalidades, y las necesidades de la especie; en donde la igualdad resulta ser romántica y su ideario consista en tener todos; acceso a lo mismo, además; los imaginarios colectivos estén saturados con nuevos idearios normativos.

"Bienaventurados quienes descubren su lugar en el universo, y a lo que tienen acceso por herencia; o por derecho propio, he ahí la gracia de la norma divina, horrorosa condición nacer desheredado, y a merced del viento, empero; mas horroroso resulta tener descendencia en esa condición"

La desaparición de la especie no es mitológica como tampoco lo es su permanencia, somos formas dinámicas que consumimos de costa a costa el mimo organismo en común, y terminaremos agotándolo; empero, hoy lo estamos confirmando y podemos controlarlo; gran parte de los discursos que hablan del control de la especie resultan para algunos ser agresivos, para otros perversos; no obstante, si no nos controlamos; igual seremos parte del humus solo esperemos que no sea tan pronto.

Tratemos de impactar las mentalidades y los comportamientos colectivos; legitímenos la planificación de la especie, y el control sobre la cultura, y la vida biológica antes de que sea tarde, garanticémosles el éxito y confort a nuestros niños y niñas de hoy, a los que aún no nacen esperémoslos con solvencia; o no los tengamos, es así de simple, y feroz la realidad que nos asiste.

Las imágenes que vemos de agotamiento medioambiental, de hambruna, de pobreza extrema; son los símbolos que legitiman la toma de decisiones a nivel global, que no prevalezca el mito sobre la razón; la catástrofe que se cierne sobre la especie; es real, y es global; los acontecimientos deben superar el ideario mitológico.

No desconozco la naturaleza trascendental de la especie, no tenemos que ser teo-patas; muy por el contrario. Sé que somos (mitológicos, teológicos, filosóficos, celestiales, y más) empero, estas cosas suelen ser bonitas; y hemos de dejarlas en un lugar bonito. Debemos ponernos de acuerdo todos los miembros de la especie o no sobreviviremos; ese es el escenario al que asistimos actualmente. No riño con mis hermanos de especie; riño con las condiciones de vida deplorable de la inmensa mayoría.

El poder del que precisamos se debe fortalecer de realidades, la cultura humana se ha fortalecido de idearios que se han cristalizado en el inconsciente, y a fuerza de repetirlos se hicieron patrimonio imaginario colectivo de las culturas, es el momento y la hora; de acceder a una nueva educación, y lo que viene siendo más importante; el imaginario debe ser modificado por y para una especie que precisa de guía; de pastor. Para preservarnos hemos de ser teleológicos; re-significando con ello las necesidades colectivas de la especie, la ordenación global de la colectividad y la preservación de la especie; deben ser dominantes, deben ser; una ideología de poder, si no lo hacemos; desapareceremos sin más.

El discurso sobre el hombre, el medioambiente y la sociedad global; no se pueden fragmentar; se deben unificar sin que se conviertan en una apostasía escogida.

La colectividad humana; está siendo agredida desde el exterior por el medioambiente, y la política que promete lo que no puede dar de ningún modo, empero; desde el interior lo cual resulta peor; está siendo agredida por el imaginario colectivo perverso y su ideario romántico de protección divina, por otro lado; el número creciente da como resultado la anulación de cualquier posibilidad de éxito, y confort para los congéneres. Necesitamos de nuevos imaginarios para guiar las acciones humanas, y limitar su propagación; con base en la practicidad, y el razonamiento mediado por una norma de poder.

El impacto de los imaginarios colectivos depende de su propagación. La globalización, abre una enorme posibilidad de asimilación de imaginarios que podrían terminar unificándose en toda la especie por osmosis ideológica; solo es cuestión de allegarles contenido provechoso, práctico, normativo, y más. Las personas cada vez más numerosas, y menos capaces de predecir su devenir; tienden a la parquedad de idearios que unifique sus necesidades para globalizar un estándar de confort, de conducta, esto resultara saludable; y provechoso para la actual globalización. Formar a la colectividad en políticas estandarizadas; puede proveernos de mejores ciudadanos a nivel global.

El colectivo imaginario sostiene -no podemos seguir reproduciéndonos sin control- (eso es verdad, empero; no lo podemos decir, ¿porque no?) La manipulación y el miedo son armas poderosas, y fundamentales para desprestigiar una nueva ideología, una colectividad, unas nuevas normas, etc.; y cuando se trata de desprestigiar formadores de opinión nuevos; resultan ser altamente recursivas, y destructivas mayormente.

No existe algo más absurdo que no poder decir; o repetir una verdad latente, las historias emocionales suelen ser muy poderosas; y al permanecer intactas en el tiempo son las causas principales de las costumbres, de las normas, empero; porque se difunden con tanta facilidad las ideas absurdas, destructivas, peyorativas; se me ocurre que es; por que, el cerebro común es proclive a los mitos, y a los relatos fantásticos; el cerebro común se refuerza bajo estas contingencias psicosociales, luego de ahí resulta fácil pensar que crear nuevas historias emocionales es una cuestión de decisión, el punto es interesar el inconsciente colectivo común con nuevos mitos, y nuevas historias de supervivencia; la clave está en la persuasión, el temor, la condena y el confort que da un concepto de justicia nuevo donde se garantice el acceso de todos a lo mismo; que no es lo mismo que tener todos de lo mismo.

El sapiens común; no forma sus criterios buscando toda la información disponible, y además, procesándola minuciosamente; el cerebro común no funciona así, permanece en economía, obedece más a la imitación de conductas, y pensamientos que le resultan gananciales; el culto a lo fácil es propio del común, los atajos, y la poca información son suficientes para lograr una garantía de obediencia y marcha.

Un solo formador de opinión idóneo resulta ser poderoso para modificar lo que piensa la mayoría. La pereza del común para desarrollar criterios propios es fundamental para la nueva educación, y asegura notablemente la obediencia a la nueva norma.

La enorme capacidad manipuladora que tiene la tecnología de hoy; puede hacer creer que cualquier cosa es lo que piensa la inmensa mayoría, interesar el cerebro no resulta difícil; basta con definir unas necesidades globales de confort, y supervivencia para la especie.

Los mecanismos cognitivos que impulsan a muchas personas; no están en la propia elaboración de ideas, ni en la propia toma de decisiones; están en la imitación de conductas e idearios, y en toda circunstancia ganancial que represente poco esfuerzo, de ahí que algunas conductas sean destructivas de lo razonablemente bueno.

Nada le produce mayor satisfacción al cerebro común; que la ganancia producto de la huida al esfuerzo, y la propensión a la manipulación.

Orientar el cerebro común, es fácil; basta con un nuevo mito y/o un discurso que prometa algún daño para otros, y una que otra bendición; he ahí un adepto que se destripara por la causa.

La enorme capacidad manipuladora que tiene el imaginario colectivo perverso; puede࣯nvencer a mucha gente de no tener hijos; porque la reproducción en estos tiempos; es la mayor insensatez de especie, es además; la mayor garantía de pobreza absoluta, y abandono, lo cual es cierto, empero; aún no tenemos el compromiso del imaginario colectivo perverso, y es fundamental en esta cruzada contar con él.

La falta de confort viola definitivamente los derechos de especie; hay una gran bondad en esto, no se trata de ilustrar por medio de la sensibilidad social; sino modelar la forma de pensar de la gente de estos tiempos por medio del razonamiento, y la sensatez.

La manipulación cognitiva del común no resulta difícil; es más, es eficaz cuanto más destructiva y feroz resulte para otros; así funciona el cerebro común; entre menos principios más recto es el común, nótese además que; para generalizar esta idea no tenemos que cambiar la cognición; sino infundir temor de desaparición, y condena teológica.

El cerebro común gusta de destruir todo lo que le parece atractivo; la razón es simple; no dispone de elementos altruistas para reconocer las cualidades que engalanan a otros.

Horrendo final les espera a todas las criaturas que se reproducen sin tener para la compra; ni un lugar donde habitar.

"Y Dios dijo, parirás en abundancia; o no parirás"

"No parirás hijos que serán presa del hambre, y la miseria; tendrás un final feliz y habitaras el paraíso conforme a lo dispuesto por Dios, obedece la norma y serás feliz aun sin descendencia"

"Oh cuanta miseria y dolor le espera a las descendencias cuyos progenitores no tienen lugar para encajar; ni disponen para la compra, tiene más suerte una zorra; pues a esta; bástele una cueva para su descendencia"

El imaginario colectivo perverso renuncia a su propio juicio; para no aislarse, para no contradecir, y aun teniendo conciencia de la verdad, y la decencia; no la divulga, la oculta, la afea, la destruye; le resulta mayor mente ganancial ser fatuo e infecto. "Oh cuanta felicidad hay en el sufrimiento ajeno". El imaginario colectivo común; no atisba el bien generalizado; sino el mal localizado.

Hoy día un creciente número de personas se mofa de la política, de los dogmas, de Dios, de la familia, de la academia con su conocimiento derretido en el tiempo, de las normas, del derecho, de los iconos envejecidos e incoloros; quieren más, y ojala nuevo, además; tienen todo el derecho.

La cultura del sapiens, sapiens requiere nueva identidad porque está en crisis, precisa de una geo-colonización, una geo-cognición respecto de la supervivencia; esto no es una diatriba, es una necesidad que nos debe unir como especie; no se trata de buscar una súper potencia mundial; sino estandarizar la idea de supervivencia porque finalmente todos seremos afectados por el creciente número, y su respectivo consumo. Todos dependemos de todos, además; sabemos que; la identidad de la especie debe ser universal; el sufrimiento de las naciones siempre ha sido el mismo, y seguirá lo mismo; (naturaleza y finanzas), la identidad de la especie no es biológica, es fundamentalmente psicosocial variable.

El inmenso poder que tienen los imaginarios colectivos perversos; se convierten en los más grandes reclutadores de solidarios neuróticos, y de solidarios abyectos en todo el mundo, son perversos, además; abundantes sedientos de maldad.

Colonicemos el mundo con ideas de supervivencia así estaremos; un paso por delante del imaginario colectivo perverso.

La identidad si bien la hemos concebido local cultural, también debemos concebirla global; los estilos de vida actuales tienen múltiples funciones globales que nos unifican e identifican como una sola especie, las esperanzas de supervivencia; descansan en cada uno de nosotros.

El imaginario colectivo perverso está trascendiendo las fronteras; haciendo del terrorismo un fenómeno mundial; convirtiéndose las más de las veces en el reclamo natural de los desposeídos, y a merced del viento.

Como están las cosas hoy día; reclutar solidarios neuróticos, es simple; basta con ofrecer daño a otros, y una recompensa divina.

Debemos trascender las fronteras, y hacernos una sola aldea, con una idea; desde luego; existen muchas cosas que seguirán siendo locales, y es bueno; además.

La inmensa mayoría de revoluciones se hicieron con base en la dicotomía; (ellos o nosotros) hoy la revolución es; por nosotros, la especie.

"Es posible que vuestro señor se apiade si no tienes descendencia; porque el infierno de la pobreza; es promesa para aquellos que nacen en miseria"

Existe un gran miedo, pánico colectivo basado este; en rumores perversos que prometen un escenario apocalíptico como fin de los tiempos, este miedo; adquiere identidad absoluta y terrible en el colectivo numeroso, desposeído y a merced del viento; en esas condiciones espera un final para todos, lo cual resulta bueno por su propio concepto de justicia, empero; si al colectivo lo hacemos responsable de la desaparición de la especie; puede reaccionar.

De hecho, los valores y las normas se trasgreden por la necesidad de causar un impacto medioambiental; que es legítimo en la especie, se pierde el contacto con la realidad cuando las carencias son evidentes, y apremiantes; por ello se accede al pánico, a la depresión de especie y al terrorismo.

Hemos de orientar a la especie; aún podemos, no anímenos la reproducción con historias emocionales fantásticas, ni con discursos políticos; seamos responsables, hoy no podemos prometerle nada a la especie porque lejos estamos de cumplir promesas bizarras.

La realidad supone una catástrofe ambiental por la necesidad de suministros energéticos globales, seremos brutales con nuestros hermanos de especie sino hacemos correctivos. Los imaginarios perversos aumentaran en la medida en que aumenten las insuficiencias, y aumenten las descendencias.

El miedo, la ilusión y la esperanza son atributos profundamente poderosos en nuestra especie; animan la producción de imaginarios colectivos, empero; depende del poder, y la nueva norma dotarlos de contenido nuevo.

Estamos viviendo un momento excepcional en nuestra corta historia; parece que todo es posible, y puede serlo, empero; pensemos en una nueva organización social; pongámonos de acuerdo en unos mínimos reproductivos a nivel global que garanticen la supervivencia de la especie.

Dotemos de nueva identidad, y nuevo contenido los imaginarios colectivos de la especie; -creémoslos- la nueva educación es fundamental en este proceso.

Es misión y política global; nutrir los imaginarios de confort, trabajo y educación; sabemos que son fundamentales para la especie; y son posibles, formemos y controlemos la reproducción del ciudadano de hoy, y no tendremos que hacer selecciones de ningún orden.

No es un mito; estamos desapareciendo por el exceso poblacional. Para defender y conservar la familia humana; debemos modificar las ideologías en todo el planeta; con una nueva educación. El nuevo imaginario colectivo ha de ser conservacionista planificado, y proyectado a futuro. El crecimiento de la población aumenta impresionantemente cada año, tenemos que formarnos en nuevas normas; alejadas de idearios emocionales pretéritos, no obstante; es menester saber qué; la mayor parte del mundo no está habitada, la razón es simple; son extensiones sin ningún provecho para el intercambio de bienes, y servicios esenciales para el bienestar humano, y punto.

El poder de las ideologías reside en las historias emocionales; claro que son indispensables para el funcionamiento del cerebro, empero; hemos de ser racionales, y no renunciar a estas nuevas ideas que si bien resultan insulsas para algunos; pueden significar una diferencia para otros; es más, hablamos desde todos los rincones de aceptar las diferencias, ¿por qué no aceptar una más?

"Bienaventurados todos los seres de cuyas carnes nazcan gusanos; no humanos, ¡oh! cuan oportuna es la nueva norma; hallada en la nueva educación"

La enorme capacidad manipuladora y destructiva que tiene el imaginario colectivo perverso; no solo destruye a las personas con historias salidas de contexto; sino que puedeà©®ducir a muchos a cometer atrocidades;ਡciéndoles creer que esta favoreciendo a una inmensa mayoría, o es lo que piensa la inmensa mayoría; en gran medida los favorece una norma evangélica presuntuosa; que los hace cobijar de la psico-inocencia.

Las bajas pasiones aumentan en la medida que aumenta la demografía, y se generalizan las necesidades; lo que es peor, no podemos elevar las pasiones a la categoría de trastorno; sino reducirlas a modos o formas culturales locales, en ese orden; se pierde la capacidad de interactuar adecuadamente entre culturas; de ahí las categorizaciones y las discriminaciones.

Ciertamente; solo basta con la expresión de conceptos para descubrir la procedencia de las personas, en ese orden; la selección personal la hace el propio discurso.

Modelar la forma de pensar del colectivo es fundamental para la nueva educación; y no ha de llamarse manipulación; sino acceso a una mejor calidad de vida; lo importante es que el colectivo descubra la necesidad de participar en el nuevo orden; aprovechando por su puesto, la inmensa necesidad que tiene el cerebro humano de guía, aceptación, pertenencia y norma, sin más; son los mismos instintos básicos que poseen las demás especies; solo es que en el hombre; son cognitivos, y precisan de modelo por inseguridad individual, y temor colectivo.

Es conveniente generar nuevos dogmas, nuevos modelos, y nuevos conceptos; y se hace definitivo ganar la participación del colectivo, en ese orden podemos transformar el colectivo perverso en altruista por iniciativa propia, no sobra decir que, es esencial; lograr el concurso de los fundamentos que le han dado carácter a las diferentes culturas, la necesidad de pertenencia; garantiza la lealtad a los fundamentos culturales. Las nuevas creencias, las nuevas normas, y las necesidades actuales de la especie; si logramos que sean percibidas por el colectivo imaginario; serán realidades nuevas en todo el orbe, el acenso social es posible en la medida que nos liberamos de la descendencia; estas son pequeñas alegorías para avances serenos.

Incentivemos nuevas normas; adecuemos el cerebro al siglo (XXI), no podemos seguir repitiendo lo mismo; porque en ese orden, seguiremos haciendo tal cual nos ha enseñado nuestra vieja escuela. Superemos la vieja educación; si ponemos en duda algunas verdades monolíticas; las cosas comenzaran a cambiar dentro de cada uno, si lo hacemos con convicción de especie, no necesitaremos muchos argumentos, la razón es simple; imperara la preservación de la especie en todo el orbe, ha de ser la idea mayoritaria para un futuro no lejano, este proceso no debe ser lento; no hay tierra para tanta gente.

"Pútridos and despreciables los que dicen creo, y se acercan a Dios; con odio, y mentiras; ni siquiera saben lo que dicen; impuros e infectos que buscan el camino aborreciendo y deshonrando a sus hermanos de especie. Con el corazón enfermo por las pasiones, difícil es el acceso al paraíso; no basta con lavar vuestro rostro, y manos; cuando la podredumbre yace en vuestros corazones"

"Pobres de aquellos que traen al mundo seres; a los que no les pueden garantizar el sustento, ¡Os hablo por igual! todo aquel que este en el camino recto; gozara bajo el nuevo orden mundial, empero, a los contrarios; pobres fatuos, habitaran horrorosas atmósferas desprovistas de misericordia, y paz"

El conocimiento de la vieja escuela; ha sido indudable, empero; es notablemente inferior en estos tiempos de acusada tecnología e insoportable demografía.

Hemos de superar las ideas y situarnos en el posthumanismo, el romanticismo divino puede seguir siendo autentico; solo pongamos en duda su practicidad, es solo eso, y nada más. Disipemos la niebla oscura que a cubierto la estructura del intelecto desde la antigüedad, no dejemos que la idea de preservación se enfríe, y se relaje en favor de discursos endebles. La razón no puede seguir siendo débil, tiene que ser poderosa; tiene que estar por encima de las revelaciones y los discursos que limitan el acceso a un nuevo orden.

En el cerebro caben todas las ideas, alentemos la actividad en favor de la especie, y los espacios; que nos hacen prósperos, enseñemos que; entre más seamos; menos posibilidad de ser tendremos, esforcémonos por evitar el colapso de la humanidad; que no solo es de interés de unos pocos; sino que es una obligación de especie permanecer, y que cada uno cumpla la voluntad de su creador.

El cambio de paradigma es necesario; posibilitara el nacimiento de una nueva ideología global; a cerca del hombre, y sus circunstancias.

Si desconocemos las mutaciones psicosociales de la especie de estos tiempos; no solo arrasaremos con el planeta sino que pondremos en riesgo la presencia de las futuras generaciones. Una nueva revolución es básica para conservar la vida tal como la conocemos. El cerebro humano tienen una gran capacidad adaptativa, y optativa; suficiente será para conservar la presencia variada de vida sobre la tierra.

No nos detengamos a discutir sobre lo natural, y lo sobrenatural; sabemos que el cerebro evoluciono bajo estos paradigmas, además; esta disyuntiva ha nutrido la filosofía de la que disponemos, démosle espacio a las neurociencias y al posthumanismo, salvemos la creación; permitámosle a la vida seguir evolucionando.

"Si fuere prudente estar satisfechos con Dios, y con sus enviados; a la inmensa mayoría de hombres con poder y de ciencia; los observaríamos sentados esperando un salvador, no sobreviviremos orando; ni culpando"

La magia que hay en Dios es innegable, empero; es eso, exactamente.

¡Oh los que creéis en la nueva norma! No sigáis los pasos del demonio, pues quien sigue los pasos del demonio ordena para sí mismo la ignorancia, y la pobreza, además; todo lo reprochable le es afín; horror descendencia en la pobreza. ¡Abrid los ojos insensatos!, Dios aborrece el sufrimiento hallado en la miseria. Si no fuese por el favor y la misericordia de Dios para con vosotros; ni una palabra os seria dicha jamás por hombre alguno; ni uno solo de entre vosotros hubiese sido jamás estéril; son sus elegidos. Dios purifica y elige a quien quiere comulgar en el nuevo orden, Dios es oyente y erudito. De entre vosotros tienen el favor divino, y el bienestar de este mundo todo aquel que planifica la familia, y no se olvida de dar instrucción, y ejemplo a los allegados, a los pobres, y a los emigrados en la senda de la nueva norma. ¿Queréis que Dios os perdone? Haced justo lo que se te pide en la nueva norma, y nada más.

¡Oh! cuanto sufrimiento y miseria; asiste a todos quienes destruyen a sus hermanos de especie; con lenguas pútridas e infectas, el tormento les corresponde, y nada más.

La inmensa mayoría de historias mitológicas-emocionales; son falsas.

Nada afecta más al cerebro que la sobrecarga de opciones, empero; ese no es el problema; este estará en la falta de suministros imposibles de conseguir por el sobre consumo, y una vez que se agoten; difícil han de ser los acuerdos; en ese orden el cerebro entrara en economía, además; tenemos que formarnos e informarnos nuevamente de cuanto es suficiente. Si hoy rechazamos la felicidad, huimos del esfuerzo, y el disfrute nos asusta; jamás entenderemos que la felicidad estará en suplir las necesidades básicas, la mayor satisfacción consistirá en culpar a otros, y esto; supone degradar la condición humana en todo el mundo, y aun disponiendo de algún dinero; perderemos la perspectiva global.

Al poner límite a las opciones; se controlan las pasiones, empero; se detonan las emociones que pueden llegar a ser; poderosamente destructivas en las diferentes culturas.

Sinceramente:

(HERM)

BIBLIOGRAFIA

Alzados en almas (HERM)

Psicobioetica (la ética de la especie) (HERM)

Dolor y sufrimiento de especie (HERM)

Humanismo y terrorismo (HERM)

Decálogo (HERM)

En nuevo orden moral (HERM)

HUGO EDGAR RUIZ MONROY

Terapeuta psicosocial

Psicoterapeuta

Humanista

Bioeticista

Psicobioeticista.

Docente

Bogotá Colombia

Junio (2017)

 

 

 

 

Autor:

Hugo Edgarruiz Monroy.