Inversiones y titulos valores



Introducción

La inversión es un término con varias acepciones relacionadas con el ahorro, la ubicación de capital y el consumo. El término aparece en gestión empresarial, finanzas y en macroeconomía. En el contexto empresarial la inversión es el acto mediante el cual se adquieren ciertos bienes con el ánimo de obtener unos ingresos o rentas a lo largo del tiempo, lo cual se refiere al empleo de un capital en algún tipo de actividad o negocio con el objetivo de incrementarlo. Dicho de otra manera, consiste en renunciar a un consumo actual y cierto, a cambio de obtener unos beneficios futuros y distribuidos en el tiempo.

Gracias a la transformación económica se han producido grandes cambios y operaciones a nivel social, en donde el manejo económico de los títulos valores y la gestión adecuada de ellos permiten no sólo la transformación productiva, sino además, el mismo manejo operativo particular. Es así como los títulos valores de inversión, al dinamizar el aparato productivo y suponer nuevas formas de financiamiento y operación tanto para las empresas como para las economías, se convierten en un factor relevante e importante que debe ser visualizado de manera particular para lograr una clara efectividad, transformación y manejo productivo particular. En la investigación que realizaremos trataremos de explicar este factor económico que representa una base fundamental para la economía de una empresa e incluso de un estado.

Inversiones

Las inversiones representan colocaciones de dinero sobre las cuales una empresa espera obtener algún rendimiento a futuro, ya sea, por la realización de un interés, dividendo o mediante la venta a un mayor valor a su costo de adquisición.

El concepto de inversión suele ser sinónimo de activo. Más concretamente, hace referencia al activo fijo (el "inmovilizado"), ya que las inversiones a largo plazo son las que se mantienen con la intención de obtener una rentabilidad

Los activos se caracterizan por su rentabilidad, su seguridad y su liquidez. Las combinaciones de estas tres características producen gran variedad de inversiones. Normalmente las inversiones de mayor rentabilidad son también las menos líquidas y las de mayor riesgo. En cambio, la liquidez y la seguridad son conceptos estrechamente relacionados.

Rentabilidad: Posibilidad de obtener un exceso sobre el importe invertido, lo mayor posible. Se suele medir en términos anuales y relativos, entre otras cosas, porque eso permite compararla con el coste de la financiación (interés).

Seguridad: Es un concepto contrario a riesgo. Éste se define como la probabilidad de perder parte de lo invertido (riesgo económico) o de no poder atender a las obligaciones de pago a su vencimiento (riesgo financiero). El riesgo económico es el concepto propiamente asociado a los activos, mientras que el financiero es propio de los pasivos (es una medida del riesgo económico de nuestros acreedores). No existe una medida universal de riesgo.

Liquidez: Facilidad para transformar en dinero un activo, con la mayor inmediatez posible, con la menor pérdida posible y con la mayor seguridad posible. No existe una medida de liquidez, sino que se determina en función de la naturaleza jurídica de los activos. Así pues, el dinero es el único activo totalmente líquido, aunque hay infinidad de instrumentos financieros (aparte de los considerados "dinero") que son sumamente líquidos.

Elementos De La Inversión

1) El sujeto que efectúa la adquisición o invierte (empresa o individuo)

2) El objeto de ésta (por ejemplo, cuando se compran bienes muebles para la empresa)

3) El coste de la inversión inicial. Desembolso inicial para llevar a cabo el proyecto.

4) Los cobros y los pagos de las inversiones durante la vida útil de ésta.

5) Los momentos (y el lapso) en el que el proyecto originará flujos financieros.

6) El valor residual al final de las inversiones.

Tipos De Inversión

Inversión neta: Es el valor de la inversión total, menos la depreciación de los bienes del capital.

Inversión Bruta: Es la inversión sin tener en cuenta la depreciación.

Inversiones temporales: Generalmente las inversiones temporales consisten en documentos a corto plazo (certificados de depósito y documentos negociables), valores negociables de deuda (bonos del gobierno y de compañías) y valores negociables de capital (acciones preferentes y comunes), adquiridos con efectivo que no se necesita de inmediato para las operaciones.

Estas inversiones se pueden mantener temporalmente, en vez de tener el efectivo, y se pueden convertir rápidamente en efectivo cuando las necesidades financieras del momento hagan deseable esa conversión.

Inversiones a Largo Plazo: Son colocaciones de dinero en las cuales una empresa o entidad, decide mantenerlas por un período mayor a un año o al ciclo de operaciones, contando a partir de la fecha de presentación del balance general.

Los títulos valores

Definición

Los títulos-valores son documentos necesarios para legitimar el ejercicio del derecho literal y autónomo que en ellos se incorpora. Pueden ser de contenido crediticio, corporativos o de participación y de tradición o representativos de mercancías".

Pero a nivel jurídico, es básico anotar que dentro de la definición de esta perspectiva es posible visualizar los caracteres típicos del título valor y las diferencias con otros documentos no sometidos a la disciplina caratular. En este sentido se destaca la definición de Vivante, según la cual "el título de crédito es un documento necesario para ejercitar el derecho literal y autónomo expresado en el mismo"

Por su parte Ascarelli dice que el "título de crédito es aquel documento escrito y firmado, nominativo a la orden o al portador, que menciona la promesa unilateral de pago de una suma de dinero o de una cantidad de mercadería, con vencimiento determinado o determinable; o de consignación de mercadería o de títulos especificados y que socialmente sea considerado como destinado a la circulación, así como aquel documento que constate, con la firma de uno de los directores, la calidad de socio de una sociedad anónima".

Características Generales De Los Títulos Valores

Los títulos valores por su importancia y manejo comercial, presentan condiciones que facilitan su desarrollo y manejo, así como su evolución, transformación y gestión efectiva que supone nuevos mecanismos de crecimiento y manejo.

Autonomía

Esta característica permite obtener confianza en el manejo y desarrollo del mercado, así como en la estructuración del mismo de manera consistente para lograr un fin particular y específico. Según esto, al haber confianza se dinamiza la relación cambiaria y la misma se ve incrementada y desarrollada de manera consistente y efectiva, así como funcional.

La autonomía activa: corresponde al legítimo tenedor, considerado éste dentro de un derecho desenlazado de las relaciones jurídicas que sirvieron de causa en la creación o en la negociación y de las cuales no fue parte.

Esta autonomía permite que quien adquiere el título valor de acuerdo con la ley de su circulación, no soporte las vicisitudes propias del cesionario, librándose, por tanto, de las contingencias que se deriven de la posición jurídica del derecho-habiente. La situación de adquirente de derecho, a título originario, lo mantiene inmune de las señas derivadas de vicios jurídicos de precedentes trasmisores.

Como conclusión, el acreedor al amparo de las defensas y excepciones que cualquiera de los deudores pudiera esgrimir frente al tomador o contra anteriores tenedores, con la condición de que los vicios que las generan no hayan dejado rastro sobre el documento, que en su literalidad, es única forma y disciplina del ejercicio de su derecho.

La autonomía pasiva: Es desde el punto de vista del deudor, cuya obligación resulta independiente de cualquier otra derivada del título.

Es importante resaltar que dentro de esta autonomía pasiva, cada firma tiene la posibilidad más amplia del pago de los derechos emergentes del documento, y a que los patrimonios de los distintos suscriptores los respalden de nuevo, en donde el título cobra vigor en su circulación.

Cuando se trata de la autonomía de los títulos valores, se debe recordar y no confundir los dos conceptos de autonomía. Hay una autonomía del derecho y una autonomía de las obligaciones. En primer lugar, tenemos que el derecho que consta en el título valor es autónomo. En segundo lugar, vamos a referirnos a la autonomía de las obligaciones.

Necesidad

La necesidad como tal surge de la incorporación del derecho en el título, es decir, la objetivación del derecho en el mismo. En donde básicamente cumple la función constitutiva o dispositiva respecto al derecho cartular que lleva incorporado.

Los derechos patrimoniales o políticos incorporados al título depositado son ejercidos por sus propietarios a través de una certificación que expide el depósito, lo cual ocurre similarmente cuando se busca transferir los títulos valores depositados.

Literalidad

La literalidad es "un fenómeno en virtud del cual los derechos del poseedor del título se rigen, sea en su cuantía, modalidades o eficacia, por el tenor literal del título (documento), y nada que no esté allí expresado relacionado puede serle opuesto al poseedor para alterar, disminuir o de cualquier modo modificar su derecho"

Gracias a la delimitación del derecho con base en el título escrito se crea una mayor efectividad funcional y con ello se desarrolla una más efectiva gestión y manejo del mismo, porque no se puede pretender más de lo que éste expresado en dicho título, tanto a derechos como a obligaciones.

Como resultado de la literalidad, el acreedor no puede exigir ni percibir más de lo expresado en el título, no puede valerse de elementos jurídicos extraños al título que, cuando menos, no estén expresamente indicados en él, para pretender prestar menos o prestar a fecha más distante, o con modalidades diversas, es decir, menor gravosas de las que el título enuncia, es deudor, según lo que el tenor enuncia.

La literalidad despliega así la circulación de buena fe, opuesta a la posibilidad de fraude en las relaciones cambiarias. Ella opera en beneficio de los terceros poseedores o tenedores, a los cuales llega el título por circulación.

Legitimación

Es la potestad que la ley otorga al tenedor del título para hacer efectivos los derechos emergentes del documento y disponer de ellos, facultad que al propio tiempo, sirve de razón al deudor para cumplir el acto de pago en forma eficaz y sin temor a verse eventualmente amenazado por las consecuencias de no haberlo realizado en forma jurídica irreprochable.

Como tal, basta con el cumplimiento del modo prescrito para la negociación cambiaria y con la buena fe del tenedor, para que este pueda prevalecer de las prerrogativas caratulares y el deudor deba atenderlo en sus pretensiones sin que sea preciso indagar elementos distintos de las formalidades requeridas por la ley de circulación puesto que la buena fe se presume aún exenta de culpa.

La certeza sobre la realización de los derechos se vendría a menos sin la legitimación, ya que ella se activa si se considera al acreedor y se considera pasiva si se mira desde el ángulo del deudor.

Incorporación

La incorporación se refiere a la materialización de un derecho intangible en el documento, por lo tanto, este elemento es que da lugar a la unidad entre el derecho y el documento.

Para José Ignacio Narváez, "la incorporación es la conexión entre el título y el derecho que representa, en virtud del cual se determina el derecho del mismo"

Clasificación De Los Títulos Valores

Las condiciones y características de utilización de los títulos valores impone condiciones y características particulares que inciden sobre su desarrollo, manejo y operación. En este punto es conveniente visualizar la forma en que se crean mecanismos y condiciones que inciden sobre su desarrollo, transformación y evolución.

Por ello, según sea el uso y manejo que se les da, la clasificación de los títulos valores presenta condiciones que hacen de uso un factor específico, que permite su clasificación, siendo las más comunes las siguientes:

Según La Forma De Creación.

Por la forma de creación de los títulos son singulares o en serie, en donde los primeros se caracterizan por su individualidad, mientras que los segundos, que son denominados también como títulos en masa, se distinguen por su fungibilidad. Teniendo todas las mismas características, son intercambiables y corresponden todos al mismo negocio.

Sujeto Que Los Crea

Por el sujeto que los crea, los títulos son públicos o privados. En el primer grupo entran los títulos de deuda pública o los títulos emitidos por las diversas personas de derecho público, mientras que en el segundo grupo corresponden los creados por las personas de derecho privado.

En cuanto a los primeros, éstos son creados por el Estado según las leyes que regulan y definen su emisión.

Dentro de éste apartado de los títulos, tiene especial importancia los títulos de deuda pública que nacen por lo regular de una operación de crédito (pasiva) entre el Estado y los ciudadanos. Ejemplo de ello son los TES o bonos de deuda pública.

Por Objeto Del Derecho Incorporado

Por el objeto del derecho incorporado, los títulos valores son personales, reales y obligacionales.

Los títulos personales representan la participación del titular en una sociedad, razón por la cual también se les llama títulos de participación.

También se les conoce como títulos valores corporativos. El ejemplo clásico son las acciones, las cuales otorgan a su tenedor dos beneficios, el primero de índole económico respecto de las utilidades futuras del negocio, y el segundo de índole político, porque permite su participación en las decisiones al interior de la compañía.

Los títulos reales confieren al poseedor legitimo un derecho real sobre una cosa. Estos títulos también reciben el nombre de títulos representativos de mercancías, para indicar que las cosas a las cuales se refieren se encuentran incorporadas en los títulos.

Los títulos representativos de mercancías atribuirán a su tenedor legítimo el "derecho exclusivo de disponer de las mercancías que en ellos se especifiquen. También le darán derecho, en caso de rechazo del título por el principal obligado, a ejercitar la acción de regreso por el valor que en el título se fijó a las mercancías".

Los títulos obligacionales incorporan créditos de carácter pecuniario. Son llamados también títulos de pago. El hecho de que incorporen una promesa incondicional de pagar una suma de dinero, es decir, que representen un crédito, ha dado lugar a la denominación de títulos de crédito. Estos títulos, son los que incorporan órdenes o promesas incondicionales de pagar sumas de dinero . Ejemplo de ello son el pagaré, el cheque, los CDT y los bonos de prenda.

Efectos Causados En La Vida De Los Títulos

Por los efectos de la causa en la vida de los títulos, estos pueden agruparse en causales y abstractos. Frente a los títulos abstractos tal expresión no debe entenderse en forma literal: no se trata que esos títulos carezcan de causa, sino que éste se desdibuja, pierde relevancia, por cuanto el título consiste pura y simplemente, en el pago de una suma de dinero, lo contrario acontece con los títulos causales, que algunos denominan también concretos.

En los títulos causales, la causa esta deliberadamente expresada en el documento y no se separa de él para ningún propósito. Un elemento destacable es que la causalidad implica, por sí, la posibilidad de oponer al portador un mayor número de excepciones, específicamente la denominada ex causa.

En los títulos abstractos, la causa es desvinculada del título, aunque esté indicada en él, y no tiene ninguna relevancia ulterior en la vida de éste. La abstracción implica, al contrario que la causalidad, liberar al tenedor normalmente de cualquier excepción atinente a la causa o relación fundamental contra el demandante que haya sido parte del respectivo negocio o contra cualquier otro demandante que no sea tenedor de buena fe exenta de culpa. El ejemplo clásico de éste título es la letra de cambio. Estos títulos son además, elementos negociables.

Por su circulación

Por su forma de circulación, los títulos valores se dividen en nominativos, a la orden y al portador. Es la clasificación que lleva a cabo la propia ley.

Los títulos nominativos o directos son aquellos que señalan como titular a una persona determinada. Para la transmisión del título es necesario que se cumplan las reglas de cesión de créditos. El título nominativo más usado en Colombia es el de la acción de la sociedad anónima, forma obligatoria en razón de disposiciones provenientes de los acuerdos de integración económica. Son dos los elementos esenciales en los títulos nominativos:

Que sean emitidos a nombre de una persona determinada, sin que ello sea un obstáculo en la negociación del título, y

Que el nombre de la persona a favor de la cual se emiten o su tenedor sea inscrito en el libro de registro que lleva el creador del documento.

Títulos Completos. Incompletos. En Blanco.

Esta clasificación se enfoca en el manejo y consideración de los requisitos extrínsecos del título valor, como tal se toma la diferencia con base en los siguientes conceptos:

Completo: es el título que reporta en los documentos los elementos del negocio cartular en sus relaciones entre el deudor y el tenedor legitimado. Ejemplos de esta clase de títulos son: letra de cambio, pagaré, cheque.

Incompletos: son aquellos en los cuales la integral disciplina del negocio no está enunciada directamente en el título, sino en otros documentos a los que se remite. Ejemplos de esta clase de títulos son: acciones, títulos públicos y los títulos representativos de mercancías.

En blanco: es un título en formación que tiene plena validez una vez sea completado en armonía, con el acuerdo de emisión también se denomina incompleto al que está en blanco.

Según Su Función Económica

Esta función se obtiene de visualizar el rol jugado por los títulos valores en el ámbito comercial y financiero, lo cual permite su subdivisión en:

Títulos valores de cartera: aquellos que sirven de soporte crediticio en las operaciones comerciales a plazo, ejemplo de ello son la letra y el pagaré.

Títulos valores de inversión: son los títulos o instrumentos negociables que son susceptibles de ser comercializados en el mercado público de valores, generando para su legítimo tenedor una amplia expectativa de especulación. Ejemplos de éstos títulos son: bonos, CDT y acciones de sociedad.

Títulos valores de tradición: los que acreditan a su tenedor legítimo como propietario de un conjunto de bienes muebles en él representados, la sola tradición de éste título transfiere también el derecho real de dominio sobre los bienes que representa, por lo cual para la circulación de bienes muebles sin necesidad de su desplazamiento físico.

Aunque es importante anotar que según el Código de Comercio cada uno de éstos títulos presenta condiciones particulares de manejo, desarrollo e interacción según las cuales "se considerará tenedor legítimo del título a quien lo posea conforme a su ley de circulación".

FUNCIONES ECONÓMICAS DE LOS TÍTULOS VALORES

. Según esto, una de las funciones económicas centrales es la de circulación de las riquezas y su posibilidad de especulación en el mercado público de valores, lo cual se hace más rápido, más seguro y más eficaz con la utilización de varios documentos creados por el derecho denominados títulos valores.

Estos documentos, surgieron por la necesidad de facilitar el paso de bienes de unas manos a otras, la prestación de más y mejores servicios, pero todo encubierto bajo un modelo de seguridad, certeza, rapidez y eficacia, al igual que la posibilidad de negociabilidad en beneficio no solo de quienes los negocian, sino de toda la sociedad.

En este punto, el ordenamiento jurídico ha permitido que a través de los tiempos y por medio de varios instrumentos se den condiciones que permiten asegurar y garantizar la circulación económica como son la tradición, prescripción, sucesión por causa de muerte, entre otros, los cuales facilitan el desplazamiento y movilización de los bienes. Pero en este punto, los títulos valores representan una etapa nueva y moderna, que permite la seguridad, certeza, rapidez y eficacia que, como tal, facilitan la circulación económica, facilitando la obtención de la rentabilidad económica en el mercado público de valores.

Por ello, en su manejo, es básico el concepto de seguridad, ya que entre más seguro sea el derecho de quien adquiere un título valor, esto es, libre de vicios y de excepciones oponibles al ejercicio del mismo derecho, mayor será obviamente la circulación económica, por lo cual la circulación económica se favorece con los títulos valores antes que con cualquier otro medio.

El factor de certeza, que se obtiene gracias a los principios de literalidad e incorporación permite un más claro manejo del título, así como un adecuado desarrollo del mismo de manera clara y definida. El que lo adquiere tiene la certeza que lo adquirió de su verdadero dueño, si quien actúa como tradente se encuentra en posesión del título de acuerdo con una determinada ley de circulación, la cual varía según se trate de títulos nominativos, a la orden o al portador. Otro aspecto de la certeza es el relacionado con el contenido, la extensión, la modalidad de ejercicio y cualquier otro elemento principal o accesorio del derecho incorporado al título, en donde el tenedor legítimo del título sabe que no podrá exigir más de lo que expresamente esté consignado en el mismo.

En cuanto a la rapidez, ya que entre menos complicadas sean las formalidades mayor será la circulación económica. En donde la consideración de los títulos valores como cosas, hace que éstos se desplacen muchas veces con la misma facilidad de las cosas muebles, como cuando el título es al portador, en donde, basta la entrega para que se perfeccione la tradición.

Pero el más importante factor que se da en el plano económico es la autonomía, ya que este facilita su posibilidad de ser fuentes de inversión con un amplio margen de utilidad al ser negociados en el mercado de valores, lo cual finalmente ejerce una importante influencia en la circulación económica de las riquezas en el país, pues dan mayor efectividad a los títulos valores al otorgarles la posibilidad de iniciar el procedimiento ejecutivo para lograr la efectividad del derecho que en él se incorporan sin necesidad de reconocimiento de firmas al estar amparados por la presunción de autenticidad, al igual que la posibilidad de constituir a los títulos valores de inversión en una alternativa de obtener una manera eficaz y segura ingresos económicos para su tenedor.

Conclusión

La inversión es toda materialización de medios financieros en bienes que van a ser utilizados en un proceso productivo de una empresa o unidad económica, comprendería la adquisición tanto de bienes de equipo, materias primas, servicios etc. Desde un punto de vista más estricto la inversión comprendería solo los desembolsos de recursos financieros destinados a la adquisición de instrumentos de producción, que la empresa va a utilizar durante varios periodos económicos. En el caso particular de inversión financiera los recursos se colocan en títulos, valores y demás documentos financieros, a cargo de otros entes, con el objeto de aumentar los excedentes disponibles por medio de la percepción de rendimientos, intereses, dividendos, variaciones de mercado u otros conceptos.

Ahora en nuestra actualidad para una empresa y/o persona es muy importante saber en que se puede invertir, para ello es necesario tener conocimientos básicos de lo que es en si una inversión y que beneficios se obtiene al realizarlo. Muchas empresas, como también el mismo Estado buscan invertir y que inviertan en proyectos que se tiene para el desarrollo económico de un país y también esperar que en un determinado tiempo este brote intereses y rentabilidad de tu dinero.

Según lo estudiado las inversiones en acciones y bonos inicialmente se registran al costo, y las utilidades o pérdidas de los cambios en el valor de mercado de las inversiones se reconocen cuando las inversiones se venden. El ingreso por interés de una inversión en bonos se reconoce cada mes a medida que se acumula. El ingreso por dividendos en acciones, sin embargo, no se acumula, se reconoce cuando se recibe. Los títulos valores tienen una importancia vital dentro del sistema económico y dentro del manejo del mismo de manera constante y efectiva. Según esto, uno de los elementos que se destaca es el hecho que, como tal, los títulos valores permiten la circulación de riquezas en la economía y el manejo efectivo de la misma para crear condiciones que permitan no sólo su intercambio, sino, además, su transformación, evolución y desarrollo efectivo.

Referencias bibliográficas

 

 

Autor:

Javier Avino

Laura Hernández

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR

INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGIA INDUSTRIAL

"RODOLFO LOERO ARISMENDI"

I.U.T.I.R.L.A.

EXTENSION BARCELONA

ESPECIALIDAD: ADMINISTRACION INDUSTRIAL

Monografias.com

Profesora: Yanelis Hernández

Contabilidad III

Barcelona, 21 de julio de 2017