Monografías Plus »

Guía Informativa sobre Ecología desde el Hogar para la familia



La tierra no pertenece a los seres humanos, sino que estos pertenecen a la tierra. Ellos no han tejido la red de la vida: son sólo una hebra de ella. Todo lo que hagan a la red se lo harán a sí mismo. Lo que ocurra a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia".

Introducción

El creciente interés del hombre por el ambiente en el que vive, se debe fundamentalmente a la toma de conciencia sobre los problemas que afectan al planeta y que exigen una pronta solución. Los seres vivos están en permanente contacto entre sí y con el ambiente físico en el que viven.

En 1869, el biólogo alemán Ernst Haeckel acuñó el término ecología, remitiéndose al origen griego de la palabra (oikos, casa; logos, ciencia, estudio, tratado). Según entendía Haeckel, la ecología debía encarar el estudio de una especie en sus relaciones biológicas con el medio ambiente. Otros científicos se ocuparon posteriormente del medio en que vive cada especie y de sus relaciones simbióticas y antagónicas con otras.

La ecología analiza cómo cada elemento de un ecosistema afecta los demás componentes y cómo es afectado. Desde el punto de vita conceptual, es una ciencia de síntesis, pues para comprender la compleja trama de relaciones que existen en un ecosistema toma conocimientos de botánica, zoología, fisiología, genética y otras disciplinas como la física, la química, la geología entre otras. Dicho de otra manera, es la ciencia que estudia la relación de los seres vivientes entre sí y sus asociaciones biológicas con el medio en que habitan.

Hacia 1925, August Thienemann, Charles Elton y otros impulsaron la ecología de las comunidades. Trabajaron con conceptos como el de cadena alimentaría, o el de pirámide de especies, en la que el número de individuos disminuye progresivamente desde la base hasta la cúspide, desde las plantas hasta los animales herbívoros y los carnívoros. Ni los problemas que trata la ecología son nuevos, ni la ecología es sólo una moda pasajera. Ya en el período neolítico, diez mil años atrás, los hombres talaban bosques para obtener madera y abrir claros donde sembrar los granos de los que se alimentaban. Así resultaron alterados los ecosistemas, en los que esas comunidades vivían. En Grecia, Platón dejó testimonio escrito de la deforestación de ciertas montañas del Ática, que habían quedado como "el esqueleto de un cuerpo enflaquecido por la enfermedad". El agua, observaba el filósofo, "no se perdía entonces como ocurre hoy, discurriendo sobre el terreno desnudo". Desde luego, el problema no afectó sólo a la antigüedad, a lo largo de la historia, diversas áreas terrestres se vieron modificadas por la acción del hombre. Por ejemplo, a partir de la década del 50 la agricultura experimentó un crecimiento favorecido por los adelantos en ingeniería genética de semillas y desarrollo de agroquímicos. Esta intensificación del uso de las tierras ocasionó la degradación de las mismas y la necesidad de explotar nuevas áreas. La Tierra afronta serio peligro de contaminación y muerte de especies vegetales y animales, y también de los suelos, la atmósfera, los ríos y los mares, que sustentan la vida. Conscientes de la gravedad de la situación, los países miembro de las Naciones Unidas se reunieron en 1992, en la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo conocida como la Cumbre de Río de Janeiro. Allí, gobernantes, científicos y periodistas de todo el mundo, informaron y alertaron sobre los problemas del desarrollo industrial y tecnológico.

Después de la reunión de expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el Cambio Climático realizada en París el 1 de febrero de 2007, se determinó que sólo quedan 10 años, para que entre todos podamos frenar la catástrofe ambiental y climática que se avecina, la responsabilidad no es sólo de políticos y empresarios, por lo que cada habitante de la Tierra haga en contra de estos fenómenos, es clave para salvar el planeta, nuestras vidas y las de nuestras futuras generaciones.

Fidel Castro ha publicado bajo el epígrafe común de reflexiones del Comandante en jefe varios artículos argumentados, donde expuso problemas cruciales de nuestra época, al respecto expresó: "Han envenenado los mares y ríos, han contaminado el aire, han debilitado y perforado la capa de ozono, han saturado la atmósfera de gases que alteran las condiciones climáticas con efectos catastróficos que ya empezamos a padecer: Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen", sentenció.

En la reciente XV Conferencia Internacional de la ONU sobre Cambio Climático, realizada en el mes de diciembre de 2009, en la ciudad de Copenhague, el presidente venezolano cautivó al auditorio con un desafiante discurso: "el cambio climático es sin duda el problema ambiental más devastador del presente siglo, inundaciones, sequías, tormentas severas, huracanes, deshielos, ascenso del nivel medio del mar, acidificación de los océanos y olas de calor, todo eso agudiza el impacto de las crisis globales que nos azotan.

El conocimiento de la naturaleza y de los cuidados que ella requiere, deberían ser temas primordiales en los procesos educativos actuales a nivel mundial. El sistema educativo, precisamente, debe proveer hoy información sobre ecología a todos los niveles, que vaya desde el cuidado de un animalito doméstico, pasando por las charlas cotidianas de los maestros, el trabajo en huertos escolares y la responsabilidad que adquirimos los estudiantes de trasmitir y compartir esos conocimientos en nuestros hogares, con nuestras familias y comunidades. Cuando la actividad humana carece de controles y reglamentaciones, pueden producirse grandes catástrofes, por ejemplo, los derrames de petróleo provocan la muerte de numerosos organismos, alterando el equilibrio ecológico. Al desaparecer los bosques, no sólo se pierde la capacidad de renovación del oxígeno en la atmósfera, sino que también se reduce la fertilidad del suelo y se incrementa su erosión; la gran cantidad de deshechos que genera el hombre, suele quemarse o utilizarse en rellenos sanitarios para atenuar el impacto que esto produce. La falta de cuidados por parte del hombre hacia otros seres vivos, pone en peligro de extinción a muchas especies, el oso panda, algunos batracios, las focas del ártico o las ballenas de los mares del sur son algunas de ellas.

La ecología cotidiana es una opción tierna, humana, concreta y efectiva de asumir una conducta de vida sana, en beneficio de todos y especialmente de uno mismo. La especie humana posee un hogar común y único, tibio y azul, estable por las leyes que lo rigen, e imprevisible por todo lo que tiene para ofrecernos, pero además, resistente y frágil, silvestre y adecuado a nuestras necesidades. Al estudiar el medio ambiente en relación con los seres humanos, nos encontramos, con que las personas viven en cuatro casas diferentes y complementarias: El planeta tierra, la comunidad, la vivienda de nuestra familia, y nuestro propio cuerpo.

De todo ese inmenso planeta que es nuestro hogar, las personas sólo habitamos una delgada capa llamada "biosfera" o esfera de la vida. Unos pocos metros por debajo del suelo o por encima de éste, se nos hace imposible vivir.

Para la vida de la sociedad, nuestro planeta nos ofrece los recursos naturales como valor de oportunidad, sobre los cuales la creatividad humana y el trabajo social, construyen y crean todo lo que las personas necesitamos para vivir y trascender. Conscientes de que tenemos un sólo planeta y que para cuidarlo debemos actuar como un sólo ser, las naciones han hecho acuerdos para la protección de los recursos naturales del planeta, y la preservación de los equilibrios ecológicos. A nivel mundial el Programa de las Naciones Unidas para la protección del Medio Ambiente (PNUMA), lidera las acciones respectivas.

Nuestra comunidad local.

Las personas vivimos en la biosfera en unas condiciones concretas, es decir, en un lugar y una época, las cuales podemos definir como nuestra nación, o nuestra comunidad regional, departamental, municipal, o barrial. Esta segunda casa nos invita a "pensar en forma global y actuar en forma local". La protección de los recursos naturales y los acuerdos para garantizar un medio ambiente sano y prospero nos comprometen como comunidad local. El uso de los recursos naturales estará mediado por la idea de promover el desarrollo social de acuerdo con las necesidades colectivas de la comunidad local y las limitaciones y posibilidades de los ecosistemas locales.

La vivienda familiar.

Nos relacionamos con nuestra comunidad desde unas condiciones singulares definidas por nuestra familia. El medio ambiente hacia adentro de nuestra casa, aquel lugar que no vacilamos en definir como nuestro espacio privado, es responsabilidad colectiva de nuestra familia, pero no esta aislado de las otras dos viviendas que lo contienen. En nuestra vivienda familiar las políticas ambientalistas no son responsabilidad de los gobiernos o las instituciones, pero con frecuencia las delegamos a terceros y así adecuamos nuestra vivienda más con base en los caprichos e imperativos de la sociedad consumista y muy poco buscando la armonía natural de la vida. Las equivocaciones en la planeación y adecuación de nuestra tercera casa, suelen afectar el medio ambiente de las otras dos porque la relación entre estas tres esferas de nuestra vida es en doble vía.

Nuestro cuerpo.

Las personas podríamos ser vistas como el caracol que lleva a hombros su casa, para mostrarle al mundo cómo es su vida. Nuestro cuerpo es la otra casa, aquella que habitamos desde que nacemos, y de la cual nunca nos podremos liberar y cuya protección no podemos delegar ni siquiera en la familia. Como estructura viva esta casa sufre todas las consecuencias de los conflictos ecológicos del planeta, pero, a diferencia de los ecosistemas, su doliente es al mismo tiempo su beneficiario. Ver el asunto del medio ambiente a partir de nuestro cuerpo significar asumir la contaminación desde la esfera más puntual como ésta ocurre, representa un juicio de valores y una revisión de nuestra conducta individual a partir de lo que comemos, usamos y nos ponemos. El detergente que usamos afecta los ríos, pero ¿No afectará también a nuestro cuerpo?

El uso de combustibles fósiles (gasolina, carbón, gas natural, etc.) es responsable del efecto de invernadero, que amenaza con modificar dramáticamente el clima en el planeta, pero, el petróleo convertido en colorantes, saborizantes y preservativos usados abusivamente en la alimentación ¿No afectará también a nuestro cuerpo? Son dos pequeñas reflexiones que podrían servir de punto de partida para que pienses también, en darle descanso integral a tu cuerpo.

La ecología cotidiana es una opción tierna, humana, concreta y efectiva de asumir una conducta de vida sana en beneficio de todos y especialmente de uno mismo. Hay muchos gestos simples que puedes hacer en tu casa para llevar una vida más ecológica y ser más respetuosa con nuestro planeta.

Desarrollo

Es un supuesto compartido por muchos que el deterioro de las condiciones ambientales a inicios del presente siglo XXI, sigue siendo una preocupación de los habitantes del planeta, de cualquier edad y sexo, investigadores y no investigadores. Los problemas relacionados con los ecosistemas han adquirido tal protagonismo en los medios de comunicación que sus denominaciones ya son familiares y cotidianas. A pesar de ello, esta familiaridad no siempre viene acompañada de los necesarios conocimientos sobre la naturaleza de estos fenómenos, de sus orígenes y de las causas que permitan combatirlos.

A esto se suma una consideración no menos importante, y es el hecho de que la mayoría de las personas consideran que las soluciones corresponden a un grupo selecto de la sociedad y deben llegar desde instancias superiores. Los adolescentes no escapan a esta problemática y tienden a considerar estos problemas inaccesibles a su intervención, olvidando que la mayoría de las acciones de prevención sobre la destrucción del medio ambiente se pueden desarrollar a su alrededor.

Lo antes expuesto permite defender el postulado de que es necesario desarrollar instrumentos y métodos formativos basados en el aprendizaje social, la responsabilidad individual y colectiva, la coparticipación y la experimentación.

Las razones pueden ser obvias y entre ellas destaca la necesidad de una formación ambiental donde los ciudadanos adopten una aptitud y un estilo de vida ecológicamente responsables. Para ello, la presente Guía Informativa propone un grupo de orientaciones para los jóvenes, que facilitarán un consumo sostenible y a la vez, concientizar y guiar el comportamiento de toda la familia, sobre buenas prácticas ecológicas, enseñando a los padres, demás familiares y vecinos y no al revés.

La Guía Informativa consta de 4 partes fundamentales:

Puedes ahorrar energía reduciendo la compra de productos superfluos e innecesarios, pues para su fabricación hace falta energía, utilizando bombillas de bajo consumo y electrodomésticos eficientes y, por supuesto, útiles (para abrir una lata o aplicarte una crema no hace falta un aparato eléctrico).

Dentro del hogar, existen espacios donde se deben establecer acciones oportunas de protección al ecosistema, dentro de ellos se encuentran:

La cocina: Aquí se debe revisar:

Apertura constante de las puertas de algunos electrodomésticos como:

El horno: Cada vez que se destapa la puerta del horno para ver lo que se está cocinando, se escapan entre 25 y 50 0C.

El refrigerador: Cada vez que abres la puerta del refrigerador se escapa el frio de forma proporcional al tiempo transcurrido.

Las ollas: Su tapado inadecuado también puede facilitar el escape de energía y ocasionar demoras.

Sugerencias:

Como se sabe el aceite no se diluye en el agua ya que desde nuestras casas puede llegar a ríos y mares contaminando el hábitat de los peces y plantas que viven en ellos. No tirar el aceite usado ni al fregadero ni al inodoro. Se debe verter el aceite usado a la basura en un bote cerrado, de esta forma sabemos que irá a un lugar preparado para tal fin como son los vertederos que son lugares acondicionados especialmente para que no hayan filtraciones de los residuos ni a la tierra, ni a las aguas subterráneas. Si hacemos lo contrario, éste contaminará los ecosistemas de ríos y mares.

¡¡También se puede hacer jabón con él!! Pregúntale a tu abuela.

¿Sabías que los envases tales como plásticos, bandejas, etc.., muchos de ellos innecesarios, generan el 30% de la basura doméstica?

En nuestro país se recuperan cada año cientos de toneladas de cartón, polietileno y aluminio en sus diferentes formas, pero también muchas de estas sustancias y materiales quedan arrojadas irresponsablemente a la basura o al medio.

De todo ello están compuestos muchos de los productos que denominamos de usar y tirar, y son los recursos de la Tierra los que usamos y tiramos a un ritmo vertiginoso. El uso desmesurado de las bolsas de plástico produce muchos residuos. Podemos preguntarnos si realmente necesitamos una bolsa de plástico o no, ya que podemos acudir a las tiendas o mercados con nuestra bolsa desde casa.

Reciclando el plástico se reducen el consumo de petróleo como materia prima. En general no suelen ser biodegradables, así que no llegan a desaparecer, se parten en trocitos o acaban en el mar perjudicando a sus habitantes los peces y

las algas. Incluso la tinta con la que se estampan, puede contener cadmio, metal tóxico que pasa a la atmósfera cuando se queman. Lo ideal sería que llevases tu propia bolsa de tela para un menor consumo, también puedes guardas tus bolsas y reutilizarlas hasta desgastarlas. El empleo de bolsas biodegradables es aconsejable ya que se desintegran por efecto de la luz. Las bolsas de papel son reciclables y biodegradables. Haz una recepción selectiva y deposita el plástico en su contenedor.

Sugerencias:

Los envases de plástico y de cristal pueden usarse para guardar alimentos, objetos, etc. De todas formas, cuando hayas acumulado más de los que puedas reutilizar también puedes lavarlos y llevarlos a los depósitos de envases o vidrios, o mejor aún a una unidad donde serán reciclados y utilizados, para envasar nuevos productos, que utilizarán quien sabe si tu mismo. Recuerda, es importante no generar más basura de la inevitable.

Las bombillas: Cuanta más energía consumimos, no sólo producimos un mayor gasto, sino que también contaminamos más, porque las centrales eléctricas tienen que trabajar más para surtir esa demanda, contribuyendo a problemas como el efecto invernadero y la lluvia ácida.

El consumo responsable de electricidad, por ejemplo a través del uso de bombillas de bajo consumo, puede llegar a economizar mucho más de lo que pensamos. Una bombilla de bajo consumo a lo largo de su vida útil, puede ahorrar 137 litros de petróleo, o 156 kg de carbón, que es lo que se ahorran las centrales eléctricas en combustibles fósiles y, por lo tanto, en emisiones de CO2.

Sugerencias:

Aires acondicionados: La electricidad es la energía más desperdiciada. Si se disminuyera un grado la temperatura de estos equipos en las casas, gastaría entre un 5% y un 8% el gasto en combustible.

Sugerencias:

Pilas: Seguramente en nuestra habitación contamos con numerosos equipos, que necesitan pilas: radios, reloj despertador, discman, mando de TV etc. La mayoría de las pilas que usamos son de mercurio. ¿Sabías que una simple pila puede contaminar 167.000 litros de agua? 10 gotas de agua por minuto suponen 2000 litros de agua al año desperdiciados.

Sugerencias:

En la habitación podemos encontrar revistas, agendas de trabajo, cartas, periódicos, etc. Todo esto, a menudo se tira a la basura y se mezcla con los demás residuos. Para hacer el papel se utilizan más de 45 millones de árboles y se necesitan años para que un árbol se pueda convertir en papel. Si todos/as reciclamos papel se salvarían unos 30 millones de árboles al año.

El papel de los periódicos es el más fácil de reciclar ya que está hecho de fibra de madera. Si en nuestro país se reciclase la décima parte de los periódicos de un año salvaríamos 700 000 árboles.

Sugerencias:

Ropa vieja: Nuestra ropa vieja también se puede reciclar.

Sugerencias:

El baño: Es el lugar donde fundamentalmente se derrocha más agua, tanto por un mal uso de ella como por las pérdidas o fugas existentes.

El agua es el compuesto químico con mayor presencia en la naturaleza. Sus propiedades le confieren la capacidad de ser un elemento fundamental para el desarrollo de la vida. Nos encontramos con un recurso limitado cuya desaparición nos traería importantes consecuencias. El agua cubre las dos terceras partes de la superficie terrestre, pero sólo el 1% está disponible para su consumo humano. Además existe una demanda creciente de este recurso que obliga a racionalizar su consumo.

La campaña del Día Mundial del Agua 2010 estará coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUE), en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y otras organizaciones como la ONU, UNICEF, UNESCO, ONU-Hábitat, la OMS y el Programa del Decenio de las Naciones Unidas sobre el Agua, que se consagra a la promoción y a la comunicación, y con la participación de otras organizaciones asociadas como la Asociación Internacional del Agua, el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Consejo Mundial del Agua.

El agua limpia es fundamental para un mundo sano y así lo entiende la ONU, que consagrará el Día 22 de Marzo 2010 como Día Mundial de Agua a tratar el tema de la importancia de la calidad y de la cantidad del agua en el mundo entero. Recordemos que no sólo es una cita con el agua, sino que es una cita con la vida misma así que nadie debería faltar si deseamos luchar por una vida mejor. Los dos temas, la calidad y la cantidad de agua, son importantísimos a la hora de pensar en este valioso recurso natural.

En el Día Mundial del Agua 2010 el objetivo será:

Inodoro: En un año, un inodoro que pierde agua por roturas, puede gastar más de 83.000 litros de agua y lo peor es que estas pérdidas son usuales, ya que en ocasiones no concientizamos la necesidad de repararlas. Otro gasto innecesario de agua se produce cuando hacemos uso del inodoro como de un cubo de basura, vertiendo en él numerosos residuos domésticos. No debemos olvidar que el agua que malgastamos es agua potable.

Sugerencias:

Llaves de agua: De las llaves, pluma o pilas, fluye el agua sin darnos cuenta de cómo se desperdicia. Por ello, los dejamos abiertos tranquilamente mientras nos cepillamos los dientes o nos enjabonamos, esperamos a que se enfríe o se caliente tranquilamente, etc.

Sugerencias:

Productos de aseo: Existen productos de aseo personal como, por ejemplo, algunos los desodorantes envasados que también vierten gases dañinos para el medio ambiente y para la salud individual por las reacciones alérgicas que pueden provocar.

Sugerencias:

Ejercicio eco-prácticas para un adecuado reciclado de materiales

¿Cómo hacer tu propio papel reciclado?

Materiales

1. Periódicos viejos.2. Una malla de alambre.3. Tela absorbente en desuso.4. Un cubo.5. Una palangana8. Unos cuantos libros, plancha de hierro o pesas.

¿Cómo se procede?

Glosario de términos

Agujero de ozono: En las capas altas de la atmósfera abunda el gas ozono (O3). Este gas es el encargado de proteger la tierra de radiaciones ultravioletas. La introducción de nuevos compuestos artificiales, así como de fertilizantes, reduce la concentración de ozono en la atmósfera, lo que provoca que penetre más cantidad de rayos ultravioletas, acarreando graves consecuencias para el desarrollo de la vida vegetal y animal.

También puede producir cáncer de piel, mutaciones genéticas, etcétera.

Conservar: Supone emplear conocimientos tendientes al uso racional de los recursos naturales, permitiendo así el beneficio del mayor número de personas, tanto presentes como en las generaciones futuras.

Contaminación: Cualquier tipo de impurezas, materia o influencias físicas (como ruido y radiación) en un determinado medio y en niveles más altos de lo normal, que pueden ocasionar peligro o daño en el sistema ecológico y/o en personas, animales y plantas.

Contaminante: Sustancia no deseada que está presente en cualquier medio, impidiendo o perturbando la vida de los organismos y produciendo efectos nocivos a los materiales y al propio ambiente.

Desarrollo sostenible: Modelo de desarrollo que se ejerce de forma tal que responda equitativamente a las necesidades de desarrollo y ambientales de las generaciones presentes o futuras.

Ecología: Ciencia que estudia las relaciones entre los seres vivos y su entorno abiótico (medio ambiente).

Ecosistema: Unidad claramente distinguible en la biosfera, por ejemplo, un bosque, estanque o río con sus pertenecientes plantas y animales (comunidad biótica). Sistema autorregulador que se mantiene por las interacciones entre los factores abióticos (no vivos) y los bióticos (vivos).

Efecto invernadero: Es un fenómeno natural de la atmósfera consistente en que la energía solar que llega a la tierra, al tomar contacto con el suelo, se refleja sólo en parte, siendo el resto absorbido por el mismo.

El efecto de esta absorción es un calentamiento y se manifiesta por una irradiación de energía hacia la atmósfera.

Sin embargo, al viajar hacia la atmósfera se encuentra con gases que actúan de freno, produciéndose choques y una vuelta hacia la tierra, evitando que la energía se escape hacia el exterior calentado más el suelo del planeta.

El efecto de este fenómeno es un calentamiento global del planeta (aproximadamente 4ºC en los próximos cien años).

Como consecuencia del mismo se produce un deshielo de las zonas polares, aumentando el nivel medio de mares y océanos, lo que está provocando graves consecuencias que ya se comienzan a sufrir en determinados lugares del planeta (inundaciones, ciclones, pérdida de la zona costero litoral, etcétera). Desde aquí surge la necesidad de actuar desde HOY mismo.

Energía renovable: Energía que se obtiene de fuentes inagotables o renovables. En la energía renovable se emplea la fuerza del viento (eólica), agua (hidráulica), sol (energía solar), etcétera.

Impacto ambiental: Cualquier cambio neto, positivo o negativo, que se produce en el ambiente como consecuencia, directa o indirecta, de acciones susceptibles de producir alteraciones que afecten la salud, la capacidad productiva de los recursos naturales y los procesos ecológicos esenciales.

Lluvia ácida: Precipitación en la atmósfera de las emisiones industriales de contaminantes ácidos, como óxidos de azufre y de nitrógeno, óxidos metálicos, etc.

Medio ambiente: Marco animado e inanimado en el que se desarrolla la vida de los seres vivos. Abarca seres humanos, animales, plantas, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como los valores de estética, ciencias naturales e histórico-culturales.

Residuo: Cualquier sustancia u objeto, del cual su poseedor se desprende o del que tiene la intención u obligación de desprenderse.

Reciclaje: Reintroducción de elementos o productos de desecho en la actividad industrial. Método utilizado para economizar materias primas y energías.

Residuos urbanos: Son los generados en las zonas urbanas como consecuencia de la actividad cotidiana de sus habitantes (comercios, oficinas, servicios, domicilios, etcétera). Comúnmente los conocemos como basuras. Se estima que la producción de residuos es de un kilogramo por habitante y día. Dada la gran cantidad de residuos que se generan diariamente, es imprescindible una buena gestión de tales residuos, es decir, una recogida, transporte y tratamiento perfectamente organizados y apoyados por la colaboración ciudadana (recogida selectiva). El vidrio, el papel y la materia orgánica tienen sus propios circuitos de recogida.

Materiales de consulta

Algunas publicaciones de Martí sobre la naturaleza y el medio ambiente.

1ro. de enero de 1877: Carta a Manuel Mercado: Martí le expresaba a su entrañable amigo desde Veracruz, México: "Los que sienten la naturaleza tienen el deber de amarla; las alboradas y las puestas son el verdadero estudio de un artista; un pintor en su gabinete es un águila enferma".

El 27 de marzo de 1881: Martí defiende lo natural, lo autóctono, la creación del hombre en contacto directo con el medio, elude lo artificial. Ello se ve reflejado en una publicación suya en el periódico "The Sun", Nueva York, donde planteó: "La naturaleza, bellamente deformada, es demasiado personal para ser verdadera".

El 15 de junio de 1882: Martí expresó en la publicación "La Opinión Nacional", de Caracas, Venezuela: "La palabra de Dios es la naturaleza y la naturaleza no ha favorecido a hombre alguno con la plena revelación de su misterio". Y más adelante, en ese propio artículo, Martí nos sigue mostrando su preocupación y amor por lo natural al referir: "La naturaleza inspira, cura, consuela, fortalece y prepara para la virtud al hombre. Y el hombre no se halla completo, ni se revela a sí mismo, ni ve lo invisible, sino en su íntima relación con la naturaleza". Martí señaló el papel de la juventud en cuanto a naturaleza hace unos 123 años, cuando escribió un artículo que publicó el diario "La Nación", de Buenos Aires, Argentina, el 1ro de abril de 1883 y en cuyo texto aparece este llamado: "Somos jóvenes y si no hacemos cuanto la naturaleza espera de nosotros, seremos traidores". En ese momento Martí apenas había cumplido 30 años. Cinco meses después de la publicación antes señalada encontramos a Martí enfrascado nuevamente en su pensamiento naturalista, en esta ocasión con una expresión casi poética aparecida como parte de una sección denominada "Educación Científica", en la publicación "La América", Nueva York, Septiembre de 1883 y que plantea: "A las aves alas; a los peces aletas; a los hombres, que viven de la naturaleza, el conocimiento de la naturaleza: esas son sus alas".

Martí en la sección "Libros Nuevos", en la publicación "La América", Nueva York, en abril de 1884 publicó: "La naturaleza es sagrada, consoladora y una". Es decir, lo sagrado se respeta de manera especial, como religión, más aún si su existencia es única, como nuestro querido planeta tierra, el que exige en realidad, más que respeto, veneración, por lo que nos ha brindado, en primer lugar el surgimiento de esta especie superior que somos y cuya actuación, lamentablemente, no siempre se corresponde con ese calificativo real.

Martí publicó en "Maestros Ambulantes", publicación La América, Nueva York, mayo de 1884: "La naturaleza no tiene celos como los hombres. No tiene odios ni miedo, como los hombres. No cierra el paso a nadie, porque no teme a nadie. Los hombres siempre necesitarán de los productos de la naturaleza". En esta publicación se detecta su preocupación por el conocimiento de la naturaleza, para desarrollar una agricultura que superase la autosuficiencia de quien la cuida y transforma. En este contexto hubo un obsesivo adelanto al mundo de hoy en el campo ecológico que transciende de la obra martiana y que no deja de ser una fuente de transparente sabiduría sobre la coexistencia del medio ambiental, en el cual coloca Martí al hombre como modelado y medida de su recíproca interrelación, al señalar: "Y el único camino abierto a la prosperidad constante y fácil es el de conocer, cultivar y aprovechar los elementos inagotables e infatigables de la Naturaleza.

Esta verdad martiana tiene su expresión concreta en los cientos de millones de personas pobres que viven en el llamado Tercer Mundo, con una dependencia casi total de la naturaleza y que en realidad luchan por sobrevivir practicando en muchos casos una agricultura casi primitiva y de subsistencia o una ganadería extensiva sin calidad. La infelicidad de estos pueblos, que son mayoritarios en el planeta, hace que la naturaleza tenga para ellos otro significado. Martí, consciente de esta realidad ya presente en los tiempos en que le tocó vivir, escribía en la sección "Sucesos de la quincena", publicado en "La Nación", de Buenos Aires el 2 de junio de 1885: "Sólo para los felices es hermosa la naturaleza". Fin de la cita. Por desgracia cada día son más los infelices; cada día hay mayor infelicidad en el mundo.

En el artículo "El poeta Walt Whitman", que aparece el 26 de junio de 1887 en "La Nación", Buenos Aires, Argentina, Martí escribe: "La religión y la vida están en la naturaleza". Precisamente, por ser la especie humana hija de la naturaleza, es que le debe obediencia como madre al fin y nunca podrá superarla en conocimiento, porque tampoco esta madre enseña a sus hijos, hombres y mujeres, todo lo que sabe, todo lo que encierra, por eso es y será fuente permanente de enseñanzas y nuestro Martí, conocedor de esto, le hace llegar este importante mensaje a los niños del mundo en su obra cimera creada para ellos: "La Edad de Oro", publicada en Nueva York en 1889 y donde refiere: "Es un presumido el que se crea más sabio que la naturaleza".