Informe técnico de la práctica laboral de salud y producción de las aves 2



Resumen

Este trabajo se realizó en la unidad avícola "El Paisaje" que pertenece a la unidad territorial de San Antonio de los Baños y la empresa Artemisa, situada en el municipio Caimito de la provincia Artemisa. El mismo se realizó con los objetivos de adquirir conocimientos y habilidades prácticas, diagnosticar los principales problemas que afectan la salud y producción de las aves en la unidad y proponer soluciones viables mediante los métodos zootécnicos, preventivos y clínicos. El propósito de la unidad es producir huevos para el consumo humano. Se evaluó las características generales de la unidad, abordando temas como instalaciones, manejo y alimentación, las principales causas de muertes, bioseguridad y el efecto de la ausencia de caballete de reventilación sobre el comportamiento bioproductivo. Se determinó que la unidad presenta deficiencias en cuanto al manejo, la alimentación y que la misma se encuentra desprotegida epidemiológicamente. En el mes de noviembre, las gallinas se suministraban con un pienso contaminado, por lo que la principal causa de mayor muerte en este mes, fue la enterobacteriosis con un 42 % de mortalidad. También se determinó que el porciento de postura y calidad externa del huevo fue mejor en las naves que presentan caballete de reventilación que en aquellas naves que no lo presentan, aunque el mismo se encuentra por debajo del porciento de postura establecido. La unidad obtuvo una pérdida de $ 6590,77 pesos en moneda nacional (MN) en el periodo correspondiente al mes de octubre del 2013. En este trabajo se logró integral los conocimientos precedentes de las asignaturas cursadas en los años anteriores de la carrera.

Palabras claves: causas de muertes, bioseguridad, comportamiento bioproductivo, caballete de reventilación y enterobacteriosis.

Summary

This work was carried out in a poultry farm "El Paisaje" that belongs to the territorial unit of San Antonio de los Baños and to a company called Artemisa, located in the municipality of Caimito, in Artemisa province. This same work was carried out with the objectives of acquiring knowledge and practical abilities, to diagnose the main problems that affect the health and production of the birds in the farm and to propose viable solutions by means animal husbandry, preventive and clinical methods. The purpose of the farm is to produce eggs for the human consumption. The general characteristics of the farm were evaluated, approaching topics like facilities, management and feeding, the main causes of deaths, biosecurity and the effect of the absence of reventilación ridge on the bioproductive behavior of the hens. The farm"s deficiencies such as management, alimentation and that of being unprotected epidemically were determined. In the month of November, the hens were fed on contaminated feed, for which the main cause of deaths in this month, was enterobacteriosis with 42 % of mortality. Also the laying percentage and external quality of the egg was found to be better in the bird house with a ventilation ridge than in those without it, although this percentage was below the established laying percent. The farm obtained a loss of $ 6590, 77 pesos in national currency in the period corresponding to the month of October of the year 2013. In this work, the application of the precedent knowledge obtained in the subjects studied in the previous years of the career was achieved.

Key words: causes of deaths, biosecurity, bioproductive behavior, ventilation ridge and enterobacteriosis.

Introducción.

La industria avícola juega un importante papel en la conversión de granos y otros productos en huevos y carnes, constituye por lo tanto una fuente importante para satisfacer fundamentalmente la demanda de proteínas de una población que crece aceleradamente. Además de suministrar carne y huevos a la población, que es el objetivo principal, la industria avícola explota las plumas y sangre para fabricación de harinas y los restos no comestibles también pueden ser utilizados en la alimentación animal y que también brinda ocupación a un gran número de trabajadores, incluyendo empleos que pueden ser realizados por las mujeres (Sánchez et al., 2010).

En Cuba, antes del triunfo de la Revolución, la producción avícola descansaba en la iniciativa de criadores particulares, que por lo general, disponían de escasos recursos y de limitados conocimientos técnicos en el mejor de los casos. Las explotaciones prevalecientes consistían en los tradicionales gallineros domésticos de construcción rústica. Después el triunfo de la Revolución, se dio inicio a la construcción de una red nacional de las instalaciones avícolas idóneas para el desarrollo de la genética avícola, a partir de aves de líneas puras con linajes de eficiencia económica reconocida (Sánchez et al., 2010).

Con el triunfo de la Revolución, Cuba ha priorizado la producción de huevos y en cuanto al consumo per cápita, se estimó 200 huevos per cápita de consumo en el año 2005, aunque todavía se encuentra por debajo de los países desarrollados y con la independencia de las importaciones de materias primas (López, 2013).

Entre los años 2000 y 2010, la producción global de huevo creció más de 2% anual, sin embargo, desde entonces parece que el aumento anual apenas ha sido un promedio de 1%, y teniendo en cuenta la continua presión de los costos de producción y también las ajustadas finanzas del consumidor, es probable que el crecimiento futuro esté más cerca del uno que del dos por ciento. Sin embargo, es posible que la producción mundial de huevos alcance un récord de 65.5 millones de toneladas en 2013, a pesar de que la tasa de crecimiento ha disminuido (Evans, 2013).

Objetivos:

ü Adquirir conocimientos y habilidades prácticas en la salud y producción de las aves.

ü Diagnosticar los principales problemas que afectan la salud y producción de las aves en la unidad "El Paisaje" y proponer soluciones viables mediante los métodos zootécnicos, preventivos y clínicos.

Caracterización y análisis de la unidad y su funcionamiento.

I. Evaluación de las características técnico constructivas de la unidad

La unidad avícola "El Paisaje" que pertenece a la unidad territorial de San Antonio de los Baños, se encuentra situada en el municipio Caimito de la provincia Artemisa y pertenece a la empresa Artemisa que a su vece pertenece al organismo del Ministerio de la Agricultura. Su cuadrante epizootiológico es M057-175 NO25-118-43, en el norte se encuentra limitado con la carretera central y el pueblo Blanquizal que se encuentra a un km desde la unidad, al oeste se limita con una fábrica de carburo y acetileno que se localiza a 500 m de la unidad, en el sur limita con una finca particular y al este limita con las plantaciones citrícolas que pertenecen a la empresa cítrico Ceiba. Estas plantaciones citrícolas se encuentran a una distancia de 10 m aproximadamente de la cerca perimetral de la unidad.

Viendo todos estos límites, se puede concluir que esta unidad se encuentra mala ubicada, ya que está muy cercana a la población y que la localización de la fábrica de carburo y acetileno es una amenaza para la producción de huevo en esta unidad, ya que cualquier escape de los gases que se utilizan en la fábrica pueden traer consecuencias graves no solo para a las gallinas en producción sino para los trabajadores en la unidad también. Del mismo modo, la propagación de las enfermedades sería mucho más difícil de control cuando el foco este dentro de la unidad o en la población cercana. Por lo tanto, la ubicación de la unidad no coincide con lo planteado por Ricaurte (2005), quien refiere que todas las granjas debe mantenerse lo más alejada posible de otras granjas avícolas (distancia mínima 500 m y 5 km si es de distinta especie). La misma debe estar a 3 km de los poblados y a 1 km de las carreteras principales para poder mantener una adecuada vigilancia epidemiológica y cumplir con el objetivo de evitar la propagación de agentes etiológicos.

El propósito de la unidad es la producción de huevos para el consumo humano y para cumplir con este propósito, la unidad emplea un sistema de producción intensiva con una tecnología de crianza en baterías, donde las gallinas ponedoras de la línea L33 de la raza White Leghorn se encuentran alojadas de 3 a 4 por celda. La unidad fue construida para 16 naves pero solo hay 15 naves en funcionamiento porque la última nave fue derrumbada por el ciclón y no se han reparada.

Cada nave tiene una capacidad de alojar 6400 gallinas. Por lo tanto la unidad está perdiendo una oportunidad de alojar 6400 gallinas, por lo que deja de producir aproximadamente 1604800 huevos al año según los valores potencial de los indicadores productivos que tienen las gallinas L33 con respecto a la nave derrumbada. Aunque el nivel de solución de este problema no esté al nivel de la unidad y no afecte el cumplimiento del plan de producción de huevo anual, es un desperdicio en cuanto a la explotación del área disponible para aumentar la producción de huevo anual en la unidad y satisfacer las demandas de la población en cuanto al consumo del huevo en el país.

La unidad se encuentra delimitada en 2 áreas: área sucia y área limpia (Ver anexo 1).

El área sucia se encuentra ubicada al sur del área limpia. Al lado izquierdo de la entrada principal de la unidad, se encuentra adyacente de la puerta principal, el badén de desinfección, comedor, cocina, garita de leña, parqueo de bicicleta y en el otro lado se sitúa una oficina de la administradora, un cuarto técnico, un almacén de huevo y de pienso pero por separado. También se encuentra una cochiquera que está ubicada cerca la fosa séptica y el baño por detrás del edificio de las oficinas y almacén.

En la unidad no existe un filtro sanitario, ya que el cambio de ropa y calzados se realizan en las oficinas. Por lo tanto, resulta ser un factor potencial de riesgo que puede contribuir a la propagación de las enfermedades en la unidad porque los trabajadores y las personas que visitan el centro no pasan por el filtro sanitario donde deberían cambiar sus ropas y calzados, además después de cambiar las ropas y calzados en las oficinas, tienen que atravesar el área sucia para poder llegar al área limpia que cuenta con cajuelas de desinfección en su entrada que siempre se encuentran desactivadas.

Percibiendo la ubicación del almacén, nosotros consideramos que su ubicación junto con el filtro sanitario deberían ser los límites de ambas áreas para que la principal vía de acceso del área sucia y al área limpia o viceversa sea a través el filtro sanitario solamente, y para que el pienso se despachara en el almacén y de allí hacía el área de producción, con el objetivo de minimizar la propagación de los agentes etiológicos.

El área limpia está ubicada al norte del área sucia y existe un límite de separación entre las dos áreas. Está área está constituida por 15 naves que están divididas en 2 lotes de 7 y 8 naves respectivamente.

La granja se constaba con 16 naves divididas en 2 lotes de 8 cada uno pero la nave 9 fue derrumbada por el ciclón dejando la unidad con 15 naves disponible para la producción. Todas las naves se encuentran orientadas este - oeste coincidiendo con lo planteado por Sánchez et al. (2010), quienes aseguran que las mejores orientaciones para la cría de las aves en países tropicales como Cuba deben ser este - oeste o noroeste - sureste para aprovechar la entrada de los vientos alisios, garantizando una buena ventilación que permite remover el exceso de calor y humedad en el interior de las naves. Cada nave contiene 2 cuartones A y B, cada cuartón está formado por 4 burros que están constituidos por 8 filas con 100 y otros de 101 celdas por fila. Las celdas poseen una capacidad de alojar hasta 4 gallinas.

El sistema de crianza es en baterías y las mismas se encuentran a una altura de 0,9 metros (m) desde el suelo, los comederos se encuentra afuera de las celdas y por la parte superior de las celdas, aproximadamente en la mitad de la misma, se sitúan los bebederos en forma de tetinas, coincidiendo con lo recomendado por Andrial et al. (2012), quienes recomiendan suspender el piso de las celdas hasta no menos de 90 centímetros (cm) del suelo, preferiblemente ranura para que las excretas caigan en el exterior y que los comederos se ubicarán fuera de la celda.

Cada nave mide 86 m de largo y 9,5 m de ancho con una altura de 4 m, coincidiendo con Sánchez et al. (2002), quienes plantean que las características constructivas de las naves en Cuba predominantes son aquellas naves con alturas que oscila entre 4 y 5 m en el centro del techo, y que los anchos más usuales de las instalaciones están comprendidos entre 8 y 14 m y en cuanto a la longitud no hay medidas standard establecidas.

El pasillo central entre los dos cuartones de las naves mide 3,6 m de ancho y 9,5 m de largo y aquí se encuentra una mesa hecho de mampostería y un clóset donde los trabajadores guardan las materiales necesarias para el trabajo y manejo en la nave. La mesa se utiliza para guardar huevos destinados para el almacén de la unidad, pienso y bicarbonato de calcio empaquetados en sacos. Las naves 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8 están cubiertos por un techo de fibro zinc de dos agua pero no presentan caballete de reventilación.

Como se ha dicho anteriormente, estas naves aparte de no presentar caballete de reventilación el techo es de fibro zinc, por lo que el aumento de temperatura y una acumulación de los gases que vienen de las gallinazas dentro de estas naves son muy favorecido. Por lo tanto, estos factores constituyen unos de los factores predisponentes del estrés y presentación de enfermedades sobretodos las enfermedades respiratorias para los animales que puede ser uno de los factores limitantes para el cumplimiento y funcionamiento de la unidad, ya que cuando los animales se encuentran estresados disminuyen el consumo, baja la producción y son más propensos a padecer enfermedades. Por lo que consecuentemente aumentaría la mortalidad que a su vece finalmente afectaría la producción de huevo en la unidad. Por lo tanto, las características técnicas constructivas de estas naves no coinciden con lo planteado por Romero (2003) quien afirma que el caballete de reventilación es muy importante para mejorar las condiciones de tenencias de los animales, ya que el mismo favorece la reducción de las altas temperaturas y que al mismo tiempo garantiza la pureza del aire con bajos niveles de amoniaco, evitando la acumulación de los gases en el interior de las naves.

La nave número 10, 11, 12,13, 14, 15 y 16 presentan techo de asbestos de dos aguas con caballete de reventilación, permitiendo así la circulación del aire caliente del interior de la nave hacia el exterior durante las horas más cálidas del día y evitando la acumulación de los gases como ya fue explicado anteriormente.

Todas las naves son de forma rectangular y tienen el piso hecho de hormigón aunque el mismo no se encuentra en un estado bueno, ya que presenta huecos en algunas partes, lo que hace que se presenten dificultades en el trabajo de las naveras a la hora de distribuir alimentos o recoger los huevos con el carrito. En la unidad todas las naves presentan mantas pero no existen mallas antipájaros, lo que conlleva a la entrada de aves silvestres dentro de las naves de producción y esto constituye en un factor de riesgo de la transmisión de enfermedades a las aves en la unidad y también como vía potencial de propagación de agentes etiológicos desde la unidad hacia su entorno.

Según Cerdá (2007), la ausencia de mallas antipájaros, es una situación desfavorable para la producción avícola, ya que la integridad de las mismas es fundamental para evitar que las aves silvestres que actúan como vectores o transmisores de enfermedades entre granjas no se ponen en contacto directo con el agua, el alimento o con las aves en producción.

En la unidad existe una distancia de 21 m entre una nave y otra. Desde el punto de vista epidemiológica, la distancia entre las naves es muy importante, ya que cuando las naves están muy cercanas, la trasmisión de agentes etiológicos de una nave a otra se aumenta y esto puede originar efectos muy costosos en cuanto a la salud de las gallinas y su producción de huevo en la unidad. La distancia que existe entre las naves en la unidad analizada no coincide con lo establecido por Sánchez et al. (2010), quien recomienda que la distancia entre naves no deber ser menos de 30 m como mínimo en una misma granja.

Las celdas son metálicas con un área de 1640 cm², 41 cm de largo, 40 cm de ancho y altura de 46 cm con una ligera inclinación hacia delante lo que favorece que el huevo ruede hasta la parrilla. En esta unidad, las gallinas son alojadas de 3 a 4 por cada celda, lo que permita que cada gallina tenga un espacio vital de 546,6 cm² o de 410 cm² respectivamente, con un frente comedero lineal que mide 40 cm por celda. Este alojamiento se considera conveniente, ya que coincide con lo establecido en el instructivo técnico planteado por el Ministerio de la Agricultura (1998), quienes establecen que el espacio vital para las ponedoras comerciales debe ser entre 400 cm² y 533 cm² por ave.

II. Genotipo

Según Godínez et al. (2011), las gallinas ponedoras de la línea L33 de la raza White Leghorn se obtiene a partir del cruce que se hace entre las líneas puras L1, L2 y L3, donde la L1 paterna es cruzado con el hibrido L32 de las líneas maternas.

En la tabla 1, se muestra los valores potenciales para los indicadores productivos de la gallina L33 señalado por López (2013), quien plantea que para lograr que estas gallinas expresen estos valores potenciales, se tiene que tomar en cuenta a muchos factores como las condiciones de tenencia, salud, la alimentación en cuanto a la cantidad y calidad que satisface los requerimientos nutritivos según su etapa. También depende mucho del manejo en cuanto a la producción de huevos de calidad en las granjas reproductoras, la calidad del pollito en las plantas de incubación y la calidad de la pollona en las granjas de reemplazos, y hasta todos los que se efectúan a las propias gallinas en las granjas de ponedoras.

Tabla 1. Los valores potenciales de los indicadores productivos de la gallina L33

Indicadores

Valores potenciales

Huevo / ave

290 – 300

Conversión

1.45 – 1.50

Viabilidad

+ 85 %

III. Análisis del factor humano

Para cumplir con el proceso productivo, la unidad cuenta con una plantilla de 60 trabajadores, con un 100 % de los cargos cubiertos (Anexo 2). El cumplimiento de las tareas y deberes en la unidad junto con la experiencia, disciplina tecnológica de los trabajadores se pueden considerar regular. El tiempo de trabajo es 8 horas diarias. A nuestro criterio consideramos que existe un exceso de personal en la unidad, ya que la cantidad de jefes de operario agropecuario podrían reducirse hasta a uno solo jefe. En cuanto a los operarios especializados, se observa que son 36 en total, de los cuales 15 son naveras. Por lo tanto, hay más trabajadores que no tienen que ver directamente con la producción de los animales, por lo que desde el punto de vista económico no es rentable, teniendo en cuenta los costos de producción de la unidad. Para el mantenimiento de las áreas, dos trabajadores pudieran ser suficientes al igual que para las actividades agrícolas, sin embargo la unidad cuenta con 7 operarios agropecuarios.

El sistema de pago para los trabajadores es una combinación del salario básico de cada trabajador y la estimulación según el porciento de puesta logrado en la nave. Además se les agregan el salario complementario teniendo en cuenta la antigüedad de cada trabajador en la unidad. Los trabajadores en la unidad son motivados por el trabajo y muestran interés en las labores que se realizan para cumplir con las metas productivas planificadas.

IV. Valoración de la bioseguridad

El mayor riesgo que puede tener una unidad de producción es no contar con un plan de bioseguridad eficiente, y que cada agricultor debe tomar serias consideraciones de esta vía de transmisión de patógenos entre las áreas de producción y mantener los animales en bien estado de salud, ya que este es un aspecto fundamental de cualquier unidad de producción avícola para reducir la incidencia de focos de enfermedades.

Según Madec y Best (2007), la bioseguridad es un conjunto de medidas que se imponen para prevenir la contaminación de los animales y reducir la propagación de las enfermedades. Mientras Ricaurte (2005) y Dhawale (2006), definen la bioseguridad como un conjunto de prácticas de manejo que van encaminadas a reducir la entrada y transmisión de agentes patógenos y sus vectores que puedan afectar la sanidad, el bienestar y los rendimientos zootécnicos de las aves en las granjas.

Tomando en cuenta la importancia de la bioseguridad, se realizó una evaluación del mismo según los procedimientos establecidos por el Instituto de Medicina Veterinaria (IMV) en la resolución número 20/07 del 2007, que plantea que para realizar una evaluación correcta y profunda de la bioseguridad de una granja avícola desde el punto de vista epidemiológico, se debe tomar en consideración los siguientes parámetros que se muestran en la tabla 2.

Tabla 2. Evaluación de la bioseguridad de la unidad "El Paisaje"

Parámetros

Valor

Puntos obtenidos

Ubicación, aislamiento, vínculos y traslados.

20

6

Saneamiento.

20

13

Mantenimiento de la higiene.

8

4

Tecnología de producción, manejo, alimentación y suministro de agua según propósito y categoría.

17

10

Vigilancia epizootiológica, nivel diagnóstico y control de los principales riesgos de enfermedad.

25

18

Inmunoprofilaxis, medicina preventiva y terapéutica.

10

6

Total

100

57

Como se puede observar en la tabla 2, en la unidad se cumple nada más 57 % de las medidas de la bioseguridad, lo que la califica como desprotegida según los parámetros establecidos por el Instituto de Medicina Veterinaria (IMV) en la resolución número 20/07 del 2007, que establece que para categorizarse como una unidad protegida, la misma debe contar con una evaluación de 100 puntos mientras que para ser categorizadas como unidades parcialmente protegidas deben tener una puntuación que oscila entre 90 y 99 puntos, y las unidades no protegidas son aquellas que tengan menor de 90 puntos.

Ubicación y aislamiento externo.

La unidad en estudio no se encuentra bien ubicada, ya que a un km de la misma se encuentra el pueblo Blanquizal y a 500 m se localiza una fábrica de carburo y acetileno. Además, las plantaciones citrícolas se encuentran a 10 m aproximadamente de la cerca perimetral de la unidad, por lo que no coincide con lo explicado por Ricaurte (2005), quien refiere que todas las granjas debe mantenerse lo más alejada posible de otras granjas avícolas (distancia mínima 500 m y 5 km si es de distinta especie) o cualquier centro urbano, mataderos y carreteras principales para poder mantener una adecuada vigilancia epidemiológica y cumplir con el objetivo de evitar la propagación de agentes etiológicos.

La unidad cuenta con una sola puerta de entrada, la cual se encuentra en estado constructivo regular, y presenta señalización que prohíba el ingreso hacia las instalaciones, sin embargo el badén de desinfección y peatones no se encuentran activados, por lo que no concuerda con lo recomendado por Carrasco y Hernández (2004) quienes señalan la gran importancia de la activación del badén de desinfección y peatones en las entradas de las unidades de producción, ya que la desinfección es un factor indispensable con el que procuramos impedir la supervivencia de gérmenes indeseables en el ambiente exterior y de este modo mejorar las condiciones higiénicas de los establos y áreas que estén en contacto directo con los animales y el hombre.

La cerca perimetral que rodea la unidad, se encuentra en mal estado ya que la misma permite la entrada de animales ajenos a la producción y tampoco se encuentra chapeado a ambos lados en toda su extensión, por lo que no coincide con Pattison et al. (2008), quienes recomiendan que la cerca perimetral que limita la unidad con su entorno debe ser chapeada en toda su extensión para evitar la entrada de los animales ajenos a la producción sobre todo los roedores que son muy atraídos por las instalaciones avícolas.

A nuestro juicio, el estado en que se encuentra la cerca perimetral de la unidad en estudio no puede cumplir con el objetivo de evitar la entrada de animales ajenos a la producción, y de hecho que la misma no se encuentra chapeada por toda su extensión, favorece el aumento de la presencia de roedores que pueden ser un factor de riesgo en cuanto a la trasmisión de enfermedad. Por lo tanto, se recomienda mejorar la situación con el fin de proteger la salud de los animales y los trabajadores en la unidad.