Homenaje a un genio de la música tropical: José María Peñaranda (Colombia)



Introducción

Sí los puertorriqueños se dan el lujo de tener tres compositores que crearon entre ellos más de ocho mil (8.000) canciones, a saber: Catalino Curet Alonso, Rafael Hernández y Pedro Flores, en el departamento del Atlántico, nos enorgullece expresar que José María Peñaranda (qepd) escribió más de mil (1.000) canciones, como lo dijo el maestro en varias entrevistas a los medios de comunicación, información que fue corroborada por la familia del insigne cantautor nacido el 11 de marzo de 1907 en Barranquilla, y quien empezó a transcribir en sus cuadernos las composiciones desde 1937, cuando habían transcurrido cerca de doce años de intensa creación, desde que empezó a cantar acompañado de guitarra, dulzaina y posteriormente con el acordeón.

En los años cuarenta (1940s), ya había pegado más de dos docenas de canciones, era muy famoso, no obstante de que un alto número de sus creaciones eran de doble sentido, y para un público bien adulto en todo el sentido de la palabra.

Grabó para discos Fuentes la súper famosa "Ópera del Mondongo", que para esa época significó un escándalo descomunal (1950), en una sociedad puritana, en cual la versión original fue suavizada con versos de doble sentido, mientras que el contenido de la auténtica opera circularía en forma clandestina inmersa en palabras consideradas soeces y vulgares para las personas cultas o educadas, en ediciones limitadas de discos de vinilo de 45 rpm. Esta grabación realizada en una sociedad intolerante y sumida en una violencia con visos duraderos, le significó encabezar en Colombia la "lista de autores prohibidos", y de hecho su música fue vetada, sus composiciones, sus grabaciones, circunstancias que incidieron para que viajara por los países de Centroamérica, el Caribe y los Estados Unidos, donde su música era altamente apreciada, grabando muchos álbumes de los cuales un número importante no logró conocerse, y algunos sí porque eran traídos por coleccionistas y personas que viajaban al exterior.

Cuando pasaba de los setenta años, inclusive antes, era normal verlo caminar por las calles que rodean el Paseo Bolívar, también era posible localizarlo jugando el billar en compañía de sus amigos, una de sus grandes pasiones, y en uno de esos descansos, hablamos quince minutos con el maestro, tiempo suficiente para preguntarle algunas cosas sobre tres de sus canciones más internacionales y más representativas de todos los tiempos de Quilla, en Colombia y en el mundo.

Primeras grabaciones

Con su música fuel el primero en hacer famoso al municipio de Aracataca, puesto que en el año de 1953, Nelson Pinedo cantó en Cuba la canción "Me voy pa" la Habana" con la Sonora Matancera y después la grabó oficialmente en el año 1954, convirtiéndose en un "gran slam" en Cuba, en el Caribe y en casi toda América. En esta fecha de grabación, el "pollo Barranquillero" tenía veinticinco años, fue escogido como el artista extranjero más popular de la Habana, y es en mi humilde concepto es el mejor cantante colombiano de todos los tiempos, el de más larga trayectoria, y dueño de una caballerosidad a todo prueba. Empieza, así:

Yo no soy de por aquí,

Yo soy muy Barranquillero.

Yo no soy de por aquí,

Yo soy muy Barranquillero.

Nadie se meta conmigo,

Que yo con nadie me meto.

Ay me voy pa" la Habana

Y no vuelvo más.

Dio a conocer a Aracataca, porque el disco original lo interpretó muchísimas veces José María Peñaranda con su Conjunto por los años 40s, bajo el nombre "Me voy pa" Cataca", este último el gentilicio de ésta ciudad. Sucedió algo similar a lo que pasó con una canción de Fruko y sus tesos que originalmente se llamaba "Bogotana", pero como tenían como invitado especial para cantar al flaco de oro de Camajuaní; Celio González, decidieron adaptarlo sustituyéndolo por "Borincana" y se constituyó en un tremendo suceso que todavía es recordado por todos los salseros del Caribe blanco azul, álbum el cocinero mayor, año 1978.

En el año 1941, Peña compuso e interpretó la canción "Se va el Caimán", que también hizo famosa a la ciudad de Plato (Magdalena), la cual se convirtió en el himno internacional de la ciudad de Barranquilla, y de la que dijo el maestro, escuchó más de cincuenta versiones. Este suceso se asemeja al de la canción "Alma llanera" del compositor Rafael Bolívar Coronado, que es una canción folclórica considerada como el segundo himno nacional de Venezuela, por la cual el autor fue premiado por el presidente de la hermana república con una beca de estudios en Europa. "El hombre Caimán", como también se le conoció, tiene una versión con unos arreglos excelentes que fue interpretada por Fruko y sus tesos en el año 2002. Unos versos, para quienes no puedan escucharla en el mismo momento de esta lectura:

Voy a empezar mi relato,

Con alegría y con afán,

Voy a empezar mi relato,

Con alegría y con afán.

Que en la población de Plato,

Se volvió un hombre caimán

Que en la población de Plato,

Se volvió un hombre caimán.

Se va el caimán, se va el caimán,

Se va para Barranquilla.

Se va el caimán, se va el caimán,

Se va para Barranquilla

Quien fue el maestro.

Era tan famosa la canción del "Hombre Caimán", que cuando el arquero barranquillero Efraín Sánchez Casimiro debutó con el equipo de fútbol San Lorenzo de Almagro (Argentina) en el año 1948, se le llamaba con cariño "El Caimán" Sánchez para exaltar su tierra de origen.

En los carnavales de Barranquilla celebrados en 1946, la canción más escuchada, el himno de ese año y la más bailada, fue "se va el caimán", que se convirtió en el primer tema costeño llevado al cine en la película "pasiones tormentosas" (1945), considerado en ese entonces como el verdadero "Himno Nacional". Obra que formó parte del repertorio de la Orquesta Sinfónica de Londres, también fue interpretada por Plácido Domingo y en la ciudad de Plato (Magdalena) se celebra el Festival de la Leyenda del Hombre Caimán, el cual se realiza en su honor desde hace veintinueve (29) años. Con tanta admiración que le profesaba a Aracataca, a Plato, a la Costa, al Caribe en general, no resultaría extraño que hubiera compuesto la canción "Santa Marta tiene tren", -que pertenece al folclor colombiano- pues el estilo es casi idéntico a la ingente cantidad de música con letra sencilla que se dio el gusto de componer y que aumentó la admiración que sentimos por el más grande cantautor de la música tropical que ha dado éste país. Cuando tengo en curso un tema por desarrollar, casi siempre tomo nota en cuadernos, memos, y en cualquier papel que tenga a mano, por lo cual de momento lamento no poder citar la fuente en la cual leí que fue el compositor de la obra aludida, pequeño olvido que espero no repetir, porque en ese momento no pensaba escribir sobre el maestro Peñaranda dando por sentado que no era necesario. Pero, llega el día en que es necesario reafirmar la grandeza de un artista a través de una visión sin egoísmos, y basada en una calidad innata de un poeta popular dueño de una fama universal.

Fue el primer creador de la canción picaresca, en una época en que existía una moral estricta, puritana, con estilo de vida casi ascética y en que muchos escritores considerados importantes en la región, se auto negaron a escribir sobre su obra pensando que sus versos eran vulgares, ordinarios o inmorales. Poco faltó para ser excomulgado, teniendo en cuenta el veto impresionante a que fue sometido. Sí hubiera nacido en otro país, con esa monumental obra que desarrolló, era para que hubiera disfrutado plácidamente con las regalías de sus canciones y tendría esculpido más de un monumento en su ciudad natal.

En este mundo donde las cosas tienden a llegarnos tarde como una vez escribió el poeta Julio Flórez, en una letra sencilla el maestro José María Peñaranda, expresó:

"Amanece el día

y pasa la noche,

y se acaba el año,

y nos pasa el tiempo.

Que "la cosecha de mujeres"

nunca se acaba,

nunca se acaba,

para gozar."

Y pasan las modas,

vienen nuevos ritmos,

pero las mujeres,

siempre son lo mismo."

Tremendo tema con muchas versiones. La grabó con su conjunto en los años 50s, luego cantando Peña con Pedro Laza y su banda en el año 1979, también están las versiones con Chico Ché y otra con el Cuarteto Imperial. Pero, entre las más escuchadas están la grabada por Chorolo y su Combo en al año 1969, con excelente ejecución. Después, formidable la grabada por Damirón y Chapuseaux en el año 1991, álbum A Gozar, sello Seeco, orquesta del pianista dominicano Francisco Simó Damirón, siendo la versión más bailada, más gozada y más escuchada en emisoras, estaderos y sitios de diversión, la cual inicialmente fue prensada en un disco de vinilo de 45 rpm, como solía hacerse antes para adelantar el contenido del larga duración de 33 rpm que salía posteriormente con diez u once temas. Este disco lo sueltan a cada rato, es un clásico que no empalaga ni pasa de moda, poesía recitada por el maestro al mencionarle ésta canción en aquella breve charla sostenida con él en el año 1982. Tremendo orgullo cuando escuchamos la genialidad de este fabuloso tema que no deja de sonar en los estaderos, sabiendo que lo compuso un man 100% Quillero para el mundo, un verdadero himno.

A través de sus creaciones opinó sobre la vida, sobre las personas, sobre la religión, sobre una ciudad dizque carente de tradiciones –será porque no fue fundada por ninguna estirpe colonial-, la grabación del tema "En Cuba no falta nada" que data de principios de los sesentas, es una crítica al sistema de gobierno de Cuba, en un hecho sin precedentes en nuestro país donde los artistas se abstienen de opinar sobre temas políticos internos o externos y optan por dedicarse a lo suyo para mantenerse neutrales es aspectos sociales y políticos que puedan afectarlos en la cotidianidad de lo que hacen. Como una analogía a lo que le sucedió al jefe "Daniel Santos", nacido en el barrio Trastalleres de Santurce, Puerto Rico, quien grabó por el año 1946 una canción llamada "Yanki go home" (Fuera Yanki), la cual propugnaba por la independencia de la Isla, lo que aunado a su militancia política le ocasionaron problemas que lo llevaron a prisión a este compositor estelar de más de 400 canciones e intérprete de más de dos mil (2.000).

Siguiendo con el relato, la orquesta de Tommy Olivencia, cantando Héctor Tricoché, nacido en el pueblo de Juana Díaz, Puerto Rico, grabó en el año 1985 la canción de Peñaranda con el título "El del Tabacón", el cual, aunque parezca increíble después fue grabada en siete álbumes más por la misma orquesta de Olivencia. Tricoché fue conocido por interpretar éxitos como "lobo domesticado, doce rosas y no me tires la primera piedra". En Juana Díaz también nacieron los cantantes; Gabriel Eladio Peguero Vegas "Yayo el Indio" y Luis Alberto "Tito" Gómez.

La canción original "En Cuba no falta nada", interpretada por Peñaranda se puede escuchar en You Tube, que es la misma con el título de "El del Tabacón", y también está grabado en una versión que circula con el nombre de "y dice ese maricón", interpretada por el mismo Héctor y presumo que con la misma orquesta porque tiene unos arreglos excelentes, empieza con estos versos:

Era la isla más bella,

Descubierta por Colón,

Y llegó el del tabacón,

No sé qué cosa hizo de ella.

Se acabó la mortadela,

La malta y la condesada,

El queso, la jamonada,

El dulce y el salchichón.

Y dice el del tabacón,

Que en Cuba no falta nada.

Y dice el del tabacón,

Que en Cuba no falta nada.

En ritmo de cumbia, la canción "Vuelve" de Peñaranda, fue grabada por Joe Arroyo, álbum "Musa Original", Discos Fuentes, año 1986. Tremenda interpretación la del cantante Barranquillero, parte de cuyos versos expresan:

No olvido nunca aquella playa de quererme

junto al mar caribe no quieres tenermecuando me diste tu amor, dentro de tu corazón,

un beso de tu boca ardiente solo pido a Dios del cielo que

bajo el sol caliente, me de consuelo para mi dolor,

así fue como empezó. solo pido a Dios del cieloDe pronto dejaste que guarde consuelo para mi dolor.

Vuelve pa quererte con locura quiéreme, quiéreme vuelve que me muero de ternura mi cielo quiéreme, quiéreme mírame pedacito de mi vida quiéreme, quiéreme y bésame para quererte otra vez

Y llegamos a la séptima u octava canción, la composición "La Batea" de Peñaranda, grabada en los años cincuenta, y que a finales del año 2013 volvió a ser grabada con excelentes arreglos por el grupo Bananas, que en unos de sus apartes dice:

Los hombres somos las moscas,

Las mujeres son la miel.

Y las suegras las avispas,

Que no nos dejan comer.

Ay que la batea, tea, tea,

Ay que la batea se rompió.

Ay que la batea, tea, tea,

Ay que la batea se rompió.

La música que gustó

Al final suelo citar los éxitos que han grabado los artistas sobre los cuales escribo, en este caso es difícil por los años que vivió por fuera el maestro Peña, en los cuales grabó una gran cantidad importante de música, por lo poco que se conserva en discos de 45 y 78 rpm y, porque además, en estos años habían artistas que literalmente se "encerraban" a grabar música, chistes y parrandas que sacaban en los ahora antiguos casetes que se vendían como pan caliente y devorados por el público seguidor del maestro, entre los que sobresalen como herederos o seguidores de su estilo, tenemos a los artistas: Morgan Blanco, que era su amigo, intérprete de canciones como "Ramita de matimbá", "El pollerón", "dámelo", "paloma sin ala", entre otros; Carlos Román "Romancito", el compositor de "El Desfile", "Mosaico Román" y muchos más; Mingo Martínez, destacado humorista con gran cantidad de chistes, que grabó varios temas, entre ellos recuerdo aquel que decía "ay es que le hiede, ay es que le hiede" (se conseguían más que todo en casetes, en youtube hay varios videos); Aníbal Velásquez que empezó a triunfar a principios de los años 60 con canciones como "el reloj de mi mujer", "déjate de cuentos", "mira que bueno está" y más; Dolcey Gutiérrez, el rey de la música picante y caliente, con las canciones "Cantinero sirva trago (1963), "la picada comelona" (70s), "la muerte del Tite", "Ron pa" todo el mundo" y muchas más que forman parte de otro material para relatos anecdóticos que vengo desarrollando sobre música tropical de altos quilates de este hermoso caribe colombiano.

El maestro Peñaranda era un insigne humorista, como se desprende de varias canciones grabadas en vivo, en la cual cada cierto tiempo se hacía un pare en el que todos los integrantes del conjunto tenían que soltar un cuento, luego seguían con la música en parranda, y nada de extraño sería que a ratos se hubieran aplicado sus rones.

De las cosas que poco se comentan, es que cada cierto tiempo viajaban personas de otros países a Quilla, para ver si conseguían un original de la edición limitada de la "ópera del mondongo" que se grabó hace cerca de sesenta años. No sé si la encontraron, pero era como buscar una aguja en un pajar, y ni que hablar de la "parranda colorá", que duraba unos sesenta minutos, la cual llegué a pensar que descansaba en santa sepultura, pero cuando uno investiga un poco más a fondo se encuentra con escritores, páginas web de Internet y personas que manejan la historia de estas obras, el único aplicativo posible es etiquetarlas como joyas inmortales, así traten de calificarlas algunos de cultura barata o bajo estrato, desconociendo que representan la idiosincrasia, el folclor y la cultura popular, en contraposición a unos intelectuales que a veces utilizan un lenguaje tan rebuscado que nadie los entiende, la gente no los lee, ejerciendo un claro acto de menosprecio a la acogida y fama que despertó éste autor en muchas latitudes de los pueblos latinoamericanos.

Un consejo para quienes piensen que el acto de hacer el amor es una vulgaridad o un pecado, hablar sobre estos temas a calzón quitado o escuchar el relato de cuentos en un lenguaje que no va de acuerdo con su formación o educación, es mejor que no escuchen la ópera del mondongo, la parranda colará, ni las demás parrandas, porque a lo mejor puede herir susceptibilidades. Pero, lo que es innegable es que éste tipo de narración musical forma parte del folclor, que en algunas reuniones masculinas se canta, se echan cuentos de color rojizo que no tienen nada que envidiarle a nuestras óperas autóctonas, y algunas veces haciendo uso de éstas joyas inmortales.

Unos versos de la ópera, que no se trata del concierto Nº 20 de Mozart que es muy sofisticado, sino uno de los trozos de música más selectas del mundo:

Mamita aquí estuvo un hombre,

Parado sobre una mesa,

Mostrándome un monicongo,

Con un hueco en la cabeza.

Ay Mija esa es la verdad,

Mija, la verdad pelá.

Ay Mija esa es la verdad,

Mija, la verdad pelá.

En la página http://www.josemariapenaranda.com, se encuentra una excelente recopilación de setenta y cinco (75) álbumes, incluidas las imágenes de las carátulas, así: 16 éxitos, bailables picantes, Peñaranda en Candelandia, chistes verdes, clásicos de Peñaranda, las cosas de Peñaranda, despedida de soltera, el picante, me casé con un gringa, la inyección, lo mejor de Peñaranda, los mejor de Peñaranda vol. II, me voy contigo, y dice ese maricón, la ópera del mondongo, el cuento del no sé qué, la parranda colorá, solo para hombres, Peñaranda y su grupo, las secretarias, siéntate bien, la opera súper sexy, tengo que votar, las zanahorias, canciones navideñas, calle 13, éxitos de Peñaranda, salsa picante, Peñaranda en el Bronx, el salchichón, así es el Nº 1, el reloj que nunca se para, fuego a la lata, Chencha, Quién será, Peñaranda en stereo, El Clavo, caliente, solo para adultos, éxitos del bachiller Peñaranda, en la playa, el auténtico Peñaranda, parranda en navidad, si quieres comer banano, los tres grandes de Colombia, Peñaranda y sus muchachos, muchachas preciosas, no toque el botón, mujer ajena, lo mejor de Peñaranda vol. I, Peñaranda y sus canciones, explosivos, jugando con Cleta, Peñaranda y Aníbal Velásquez., el compadre de…, José María Peñaranda, Peña 69, Destino: la luna, el carro de mi hermana, solo para adultos V, solo para adultos VI, las nuevas picardías, Peñaranda vs Calixto Ochoa, bailamos, nosotros los feos, enamorado en Caracas, a divertirse, Peñaranda y su acordeón, historia musical de Peñaranda, el gato de la viuda, la muchachita, 20 grandes éxitos, quiero casarme, donde estará Peñaranda, Nuevamente Peñaranda. Debo manifestar que solo tengo un par de docenas de sus canciones, pero, no obstante he escuchado la gran mayoría de las relacionadas más adelante. Sin embargo, reflexiono en que sí cada álbum tiene en promedio diez (10) cortes o sencillos, equivaldrían a cerca de 750 canciones grabadas. Tengo un disco compacto del maestro en los estados unidos, y no está en los relacionados, con lo que es fácil colegir que deben faltar varios de los que produjo en su recorrido internacional por varios países.

Esto reafirma lo que declaró a muchos periodistas en el sentido de que compuso cerca de mil canciones, ya que si interpretó más de setecientas (700), lo obvio es que no haya grabado todo su repertorio musical. Que grande eres "PEÑA", no obstante que te nos hayas adelantado en tu viaje a una morada seguramente mejor que ésta en un domingo 5 de febrero de 2006, te llevamos en nuestros corazones.

En este resumen paso a relacionar las canciones más conocidas, las más exitosas:

Epílogo

La labor de conseguir este listado de canciones grabadas, significó una búsqueda casi minuciosa en internet, en discografías y biografías con Google, consultas en la enciclopedia Wikipedia, la lectura de varios escritos sobre el maestro José María Peñaranda, escuchar esta música en You Tube, y sobre todo recurrir a ese mundo de anécdotas, recuerdos y hechos que nos impactaron formando parte de nuestras vivencias.

Hay cantantes que tienen cierta fama, que hasta algunas personas afirman que grabaron por ejemplo trescientos (300) discos o más, que uno no sabe sí se refieren a 300 sencillos o a 300 álbumes que representaría una cifra inusitada de cerca de 3.000 cortes o sencillos. Y esto no es todo, cuando se busca la biografía del artista, se encuentra uno con unas diez, veinte o un número menor de canciones que no guarda proporción a lo que dicen los conocedores musicales, y por más que profundices en cualquier buscador, bibliografía o discografía, no aparecen más, me ha sucedido varias veces, y por ello, en los que respecta al cantautor Peñaranda es de gran satisfacción haber encontrado la dirección de Internet donde se relacionan los 75 álbumes que representarían más de setecientas (700) canciones y el rastreo del listado anterior de las más exitosas que se acerca a las cien (100), que se pueden escuchar en You Tube y comprar en otras direcciones de la web.

Un hecho admirable que realizan muchas personas es el emigrar hacia otros países, buscando mejorar su estatus de vida. Por tal circunstancia es digno de admirar y quitarse el sombrero ante este cantautor que viajó por medio mundo para llevar alegría con su música a mucha gente, hay que ser valiente para emigrar de tu patria en busca de una fortuna que a veces se comporta esquiva, máxime cuando ya pasaba los cincuenta años.

Se traslada enseguida uno a la composición "emigrante latino" de Antonio del Villar, que describe todo las cosas a que renuncia el que viaja, la soledad, la angustia, los sufrimientos, las penurias, los fracasos, además de los logros y éxitos que pocos alcanzan al buscar nuevos horizontes. La versión original fue grabada por Juan Piña con su orquesta "La Revelación" (1977).

Es un sentido homenaje maestro Peña, siempre supiste que tu seguidores no te hemos olvidado, siempre hay quienes recordamos a los nuestros, ¡Hasta Pronto hermano!

Yo no soy de por aquí,

Yo soy muy Barranquillero.

Nadie se meta conmigo,

Que yo con nadie me meto.

Ay me voy pa" la Habana

Y no vuelvo más...

Escrito por: William Miranda S.

Mayo de 2014

Bibliografía:

Consulta de artículos sobre los ritmos musicales del Caribe.

Diccionario de la Real Academia Española.

http://www.angelfire.com: discografía del maestro Peñaranda.

Enciclopedia Wikipedia; biografías, discografías, historia.

http://globalgroovers.blogspot.com

http://www.josemariapenaranda.com

Google, biografías, discografías, geografía y cultura en general.

Lecturas, anécdotas y vivencias musicales.

You Tube, escuchando muchísima música del autor.

 

 

Autor:

William Miranda S.