El Aprendizaje Continuo y su relación con el Cambio



Para comenzar y comprender

En nuestra realidad socio-económica donde el apremio, la inestabilidad, la tecnología, el stress y las necesidades son parte cotidiana de nuestro accionar, surge la imperiosa inquietud de articular propuestas dirigidas hacia el emprendimiento de actividades que ocupen, más no nos preocupen; es decir que desencadenen en hechos tangibles y útiles para romper los obstáculos contra el LOGRO.

Enfrentar cada día, implica desafiar y resolver las circunstancias desfavorables que se nos presentan, por lo que se requiere una constante búsqueda para adquirir habilidades que con base en los valores y actitud propios generen experiencias (en lo deseable positivas) que al ser asimiladas mentalmente den como acción un APRENDIZAJE, mismo que al ejercitarse de modo sistemático adquiera un sentido de utilidad, favoreciendo la ejecución de diversos procesos productivos hasta transitar de un estado de individualidad a un momento mayormente complejo que es el intercambio con los demás.

Tal proceso de modo elemental inicia con el cambio en los esquemas de conducta por lo que en esta suerte de manifestación, durante el devenir, encontramos manifestaciones tales como: La Observación, Imitación, Repetición, Corrección; que durante el camino van dando como resultado las Estructuras de Funcionamiento Intelectual. Al Unísono aparece la necesidad de resolver nuevas realidades y es bajo esta perspectiva que el Aprendizaje Continuo conlleva el mejoramiento del conocimiento y las experiencias acumuladas para adquirir Competencias y Aptitudes, siendo de aquí donde surge nuevamente una propuesta proyectiva a la que he denominado "Momentos de Capacitación", misma que está encaminada a encontrar y abrir espacios a las personas con "ideas adormecidas" que resultante del quehacer cotidiano han pasado a un estado de latencia, representando así un freno a la manifestación de las mismas.

Surgirá entonces el cuestionamiento acerca de cómo aterrizar esta propuesta, particularmente en el ámbito empresarial donde sin lugar a dudas encontramos un sinnúmero de resistencias para propiciar cambios a través de la formación seria y comprometida que sin cortapisas genere resultados satisfactorios. De tal suerte abordaremos concretamente cuáles son los alcances del aprendizaje continuo, su conceptualización, así como las formas de aprender (enfocados particularmente a los adultos). Asimismo señalaremos las pericias que en este proceso desencadena la resistencia para transformar el estado de cosas que se encuentran trabadas y la transformación que debe buscarse para la construcción de un esquema proactivo para la toma de decisiones, finalizando con la esquematización para generar un aprendizaje significativo y la asimilación del mismo.

Utilizaremos el concepto de Aprendizaje Continuo como la función mental que nos permite reconocer aciertos y reducir los errores para dar paso a la generación de habilidades personales que favorezcan nuestro rendimiento productivo.

Alcances del aprendizaje continuo

El Aprendizaje Continuo incide de modo específico sobre la Efectividad Personal para el desempeño favorable de las Personas en los diversos ambientes de su entorno, por tanto acá lo visualizaremos directamente con la lupa empresarial; de esta manera cuando hablamos de efectividad, la asociamos con el Compromiso que las personas adquieren al integrarse al mundo productivo institucional y por qué no decirlo, también cuando se trata del ejercicio privado donde se "exige", desde la contratación misma, un máximo de resultados.

Con el paso del tiempo las personas van percibiendo frustración, impotencia e intolerancia al no encontrar situaciones gratificantes tanto en lo económico-material como en lo emocional-motivacional que les haga sentir con "ganas" para seguir. En este infortunio, surge la oportunidad para la modificación de tales circunstancias por medio de acciones encaminadas a la formación y al mejoramiento de nuestras habilidades, por lo que las estrategias y modelos del Aprendizaje Continuo posibilitan acciones resolutivas que avizoren nuevos caminos. Por ello a través de este Modelo se abren posibilidades para:

I.- Generar segundas oportunidades. Nunca es tarde para retomar o encontrar nuevas capacidades para cambiar nuestro entorno de trabajo, revisando internamente cuales son las atracciones que a lo largo de nuestra historia hemos querido realizar y no lo hemos hechos, pensando que no sabemos hacerlo; que no estamos bien preparados e incluso que no es el momento porque el mercado de oferta está saturado. ¡Pues no!, cabe la posibilidad de abrir una ventana no descubierta.

II.-Autodescubrir. Las personas creativas e innovadoras en algún momento creyeron que todo cuanto emprendían fracasaba y no se explicaban porque ocurría ello. Sin embargo en un momento de clímax al analizar las causas, "inexplicablemente" observaron que detrás o paralelamente generaban otras ideas, aparentemente sin relación a la original, por lo que en consecuencia actuaban de manera inmediata, dándose como resultante la preparación de nuevas situaciones o conocimientos requeridos para desbordar el nuevo proyecto. ¡Buscar detrás de las cosas aquello que no es o está tan visible ante nuestros ojos!.

III.- Actualizar. Una necesidad cubierta da pie a la generación de un nueva necesidad pero de mayor complejidad, lo que conlleva a la búsqueda de nuevos métodos, herramientas y conocimientos que nos habiliten y mejoren nuestras capacidades. ¡Intentar nuevas cosas implica modificar favorablemente las ya logradas!.

IV.- Comprometer. La búsqueda del éxito lleva aparejado un alto grado de compromiso que requiere del análisis del potencial de logro, pero también la consideración para reajustar las condiciones en las que se van dando las cosas, comprendiendo abiertamente los hechos y acciones que nosotros mismos obstaculizamos. ¡El Compromiso no es solo con el otro, sino conmigo mismo!.

V.- Responsabilizar. En la medida en que mi compromiso sea verdaderamente asimilado, paralelamente se logrará proyectarlo hacia el resto de la organización (no importando cuán grande sea), estableciendo y delimitando de esta forma los niveles de responsabilidad que cada integrante previamente comprometido consigo mismo, encauzará de modo más abierto a su función. ¡Yo soy ejemplo y guía!.

VI.- Comunicar. Si se es capaz de asumir un reto y han quedado claras las premisas hasta aquí abordadas; se precisa ser explícito en las condiciones particulares en que organizacionalmente se quiere el desempeño de los integrantes y por ende la transmisión de Políticas, Objetivos y Metas a alcanzar. ¡Las cosas claras. precisas y concisas!.

VII.- Modificar. La tradición es en ocasiones un factor de retraimiento al cambio, ya que cambiar de lugar o de maneras de hacer las cosas, rompe con un estado de quietud que suele convertirse en inquietud. ¡El mundo cambia, por tanto yo no puedo quedar estático!.

VIII.- Acrecentar la perspectiva personal. Pasar de un estado a otro no necesariamente implica hacerlo de manera estrepitosa ni mucho menos aventurada. El Aprendizaje Continuo propicia el orden y la claridad para construir nuevos escenarios ante los cuales las personas descubran sus necesidades para forjarse interiormente. ¡Aprender es continuar creciendo!.

Conceptualización

Al ser un generador de habilidades para buscar y compartir información útil para la resolución de problemas, el Aprendizaje Continuo tiene que ver con la EFECTIVIDAD PERSONAL, misma que desde nuestra perspectiva abriga no sólo un aspecto intelectual, también emocional. Desear algo exalta las Emociones, mismas que nos inducen a desarrollar un Trabajo gratificante que propicie la posibilidades de reajuste o renovación de nuestra visión, sustentándose en el pensamiento sistémico que potencia la creatividad, la comunicación efectiva, un liderazgo compartido que empodera a las personas para consolidar una madurez para el cumplimiento de sus tareas y a la vez da pie a una conducta empática que desencadene el trabajo conjunto y aminore las situaciones de debilidad o conflicto.

El aprendizaje continuo así conceptualizado alude a la manifestación más significativa del funcionamiento humano, en la medida que contribuye a la creación de ideas de naturaleza útil, para que en conjunto propicien un modo de adaptación al medio ambiente personal, social y cultural, todo ello como un matiz de "eficiencia".

Adaptarse contribuye a la reestructuración de nuestros mecanismos tanto ideológicos como de socialización, ya que al dar continuidad a la función del aprendizaje se propicia una transición evolutiva que nos lleva hacia una adaptación más específica, donde por ejemplo las formas de aprendizaje, particularmente en el adulto se conciben bajo la lupa de "lo práctico", "lo funcional" , "lo necesario", rompiendo la barrera del sentido académico en la forma de aprender. Actualmente las personas adultas, se dice tienen que pasar de lo analógico hacia lo digital; paso que genera confusiones y alteraciones en el funcionamiento de quienes no están acostumbrados al "mundo virtual".

Por tanto utilizando las diferentes metodologías del Aprendizaje Continuo y retomando lo citado anteriormente, los especialista en la consultoría y capacitación buscan la inserción a esta instancia por medio de la facilitación y por ende inducción a esta nueva era del conocimiento, generándole a los adultos el concepto de "Momentos de Capacitación, donde se busca internalizar las tendencia a través de la generación de mapas mentales de pronta asimilación que fundamentalmente proyecten (si se me permite decirlo así) las palabras en imágenes de su cotidianeidad.

Formas de aprendizaje

Las manifestaciones sobre las diferentes formas de aprender, generalmente aportan conceptos estrictamente pedagógicos, mismos que sin lugar a dudas son esenciales en tal proceso, no obstante la manera en que el adulto recibe información es notoriamente diferente a la de un escolar.

Por ello debemos ponderar algunos puntos acerca de la forma en que el adulto aprende:

El fracaso y la frustración suelen de modo paradójico ser dos de las formas en que el adulto asimila "las cosas", mismos que se convierten en experiencia, donde una expectativa emocional conlleva la adquisición en primer lugar de una actitud ante dichas circunstancias y posteriormente en un método contra el "error".

No obstante que en ocasiones "solemos no aprender" de los errores, no hay duda que nuestro inconsciente registra los hechos y en condiciones de adaptabilidad psíquica, los procesa favorablemente. De igual forma la frustración puede ser un impulsor que determine un "reajuste" en el proceder de nuestras acciones, buscando redirigirla para el logro de nuestros objetivos. El Comportamiento resultado del aprendizaje busca en esencia la extinción del error, la frustración y por ende un sentimiento de fracaso, toda vez que va generando una serie de estructuras cognitivas que en conjunción con las vivencias individuales producen un proceso generador de ideas. El Auto-aprendizaje o Aprendizaje Práctico es otra de las formas en que se generan competencias profesionales y laborales, ello ante la carencia frecuente de espacios para la formación, actualización y desarrollo de las personas, por lo que frecuentemente la "ley del ensayo" suele ser una de las manifestaciones más elocuentes en este ejercicio.

Comprender que las personas adultas desde una visión estrictamente simple "han dejado de crecer", a diferencia de los menores y los adolecentes donde su proceso es ascendente, provoca en los primeros un sin número de factores que contribuyen a que el aprendizaje se vea dificultado por diversos distractores de orden económico y emocional entre otras causales. Entendiendo que no estamos afirmando que el adulto ya no aprende, más bien que este encuentra diversas barreras que el medio social va presentándole.

Dimensión del cambio

Cambiar da un reacción hacia la incógnita que produce la sensación de moverse hacia un nuevo estadio, propiciando un rechazo para aceptar las modificaciones en nuestro entorno, requiriendo como respuesta el análisis sobre los beneficios o perjuicios para cambiar lo que lleva a un ajuste ante las nuevas circunstancias.

El aprendizaje continuo actúa como una herramienta del agente de cambio y ello significa que las posibilidades de nuevas manifestaciones del conocimiento darán pie a la creatividad de las personas. De tal suerte es comprensible percibir que la resistencia que se ofrece durante la transición es harto complicada por lo que sostenemos como premisa que:

a.- Moverse hacia un nuevo estado de las cosas obedece a la satisfacción de una necesidad de orden primario, la cual genera "miedos", mismos que a través de la reflexión son potencialmente generadores de las respuestas, entendiendo primordialmente que la estabilidad no es estaticidad, ya que el proceso psíquico mismo va cumpliendo un proceso de reacomodo de sus estructuras cognitivas lo que significa irse readaptando como acto básico hasta reinventar, descubrir o crear nuevos esquemas de funcionamiento y comprensión del medio, ya que...

b.- Al rechazar la modificación de las cosas, actúa el elemento miedo como una medida precautoria para evitar un trabajo no provechoso. No obstante es en esta fase que se produce la revolución en nuestro funcionamiento tanto cerebral como emocional, por lo que superar tal encrucijada compromete a las personas al...

c.- Análisis de los factores que pueden beneficiar o perjudicar el cambio, jugando aquí un protagonismo la experiencia, quien en esencia es el eje rector del aprendizaje y que al sistematizarse da continuidad al momento de tomar decisiones, lo que se traduce en...

d.-Ajustarse ante las nuevas circunstancias con la enorme posibilidad que durante el devenir se lleguen a crear soluciones que en un principio ni siquiera se sospechaba encontrar.

Por tanto una REACCIÓN ante la sugerencia de cambio, se transforma en una ACCIÓN que no sólo rompe con la resistencia, provoca por el contrario la CREACIÓN de posibilidades que coadyuven en la mejora de los diferentes procesos de las Personas y de las Organizaciones.

Lo Significativo del Aprendizaje Continuo

A simple vista hablar del Aprendizaje Continuo es hacerlo de algo que está por demás abordado, sin embargo en pocas ocasiones nos detenemos a ejercerlo bajo el supuesto de que mi cotidianidad no me da el tiempo para estudiar o capacitarme; porque en mi trabajo no valoran lo que hago y solo esto hay para satisfacer mis necesidades; e incluso llegamos a decir porque "ya no tengo nada por aprender". Reducir el aprendizaje a este nivel es lo que detiene a las personas hacia la búsqueda de la trascendencia, no dándonos cuenta de que aprender es el mecanismo que consciente e inconscientemente está presente en cada uno de nuestros actos, desde los mas simples hasta los del orden de creación científica. Al hacer significativo el aprendizaje se ponen en juego diversos procesos psíquicos y emocionales que van estructurando la consecución de resultados, de los cuales ilustraremos algunos de ellos.

El conocimiento además de ser un proceso cognitivo estructuralmente hablando apareja cargas importantes donde los sentimientos y las sensaciones que de él se desprenden propician en las personas la imperiosa necesidad de externarlos, lo cual involucra la conformación de hipótesis, teoremas, premisas, etc. que dan pie a la mejor comprensión de contenidos, procedimientos, objetivos e incluso la misión y visión integral en un grupo de personas u organizaciones, rompiendo con ello muchas barreras del orden inter e intra personal.

Habiendo evaluado y comunicado efectivamente se involucra en el camino un aspecto que suele ser por lo general el lastre de la creatividad y la innovación y ella es nada más ni nada menos que la ética. Elemento indispensable para lograr la trascendencia del aprendizaje pues es ahí donde se fomenta el "empoderamiento" que las personas se pueden otorgar entre sí, para fortalecer el desarrollo integral.

Concatenadamente, cuando se genera un ambiente de transparencia y cordialidad se induce la retroalimentación positiva que beneficia entre otras cosas el clima organizacional y potencia el incremento de bienestar individual. Así se permite la priorización de metas, objetivos, proyectos, etc., que definitivamente pueden hacer que se reduzcan debilidades.

En conclusión: El aprendizaje continuo actúa como una metodología tanto del orden individual como grupal, organizacional y social que determina de manera sistemática el fortalecimiento de las personas y organizaciones para mantener su estándares de satisfacción y productividad en sus diversos quehaceres del orden laboral y profesional.

 

 

Por: Psic. Arturo Zúñiga Bernal

Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco

Ciudad de México. Mayo-2016