Conocimiento de la escena del crimen y evidencia física para personal no forense



Laboratorio y Sección Científica de las Naciones Unidas. Oficina para Drogas y Criminalidad de Viena

Dondequiera que pise, cualquier cosa que toque, cualquier cosa que deje, aún inconscientemente, servirá de evidencia silenciosa en su contra. No sólo sus huellas digitales o las huellas de sus pisadas, sino su cabellos, las fibras de su ropa, los vidrios que rompa, las marcas de herramienta que deje, la sangre o semen que deposite o recoja - todo esto lleva un testimonio mudo en su contra. Es evidencia que no olvida. No se confunde por la excitación del momento. No está ausente porque los testigos humanos lo estén. Es evidencia objetiva. La evidencia física no puede equivocarse: no puede mentirse a sí misma, no puede estar completamente ausente. Sólo su interpretación puede errar. Sólo la falla humana para encontrarla, estudiarla y comprenderla, puede disminuir su valor.

Kirk, Paul,

Investigación de Delitos,

John Wiley & Sons Canada, Limited, 1953

Todo incidente, sea un crimen, accidente, desastre natural, conflicto armado u otro, deja rastros en la escena. La meta de la investigación subsiguiente es interpretar correctamente los hechos, reconstruir los eventos y comprender lo que sucedió.

Debido a la naturaleza transitoria y frágil de dichos rastros, su confiabilidad y la preservación de su integridad física dependen en gran medida de las acciones iniciales en la escena del incidente. La integridad de la evidencia se puede lograr con medios muy limitados observando un conjunto clave de principios guía. Actuar con cuidado y profesionalismo a lo largo de todo el proceso de investigación de la escena del crimen es crítico para la aceptabilidad de la evidencia para los propósitos de los tribunales, así como para las investigaciones de derechos humanos y acciones humanitarias.

El presente manual fue preparado para llenar un vacío en el compendio de las herramientas disponibles para las agencias judiciales y de aplicación de la ley, y es resultado de un proceso de consulta que involucra un número de instituciones y organizaciones de prestigio, quienes contribuyeron con una variedad de perspectivas diferentes para este ejemplar transversal, todo con base en los mismos principios básicos comunes a toda escena del crimen.

En aras de la simplicidad, el término "escena del crimen" se usa en este manual para referirse a cualquier escena que contenga registros de actividades pasadas.

El manual tiene la finalidad de formar conocimiento de la importancia de las buenas prácticas en investigaciones de la escena del crimen y la naturaleza y relevancia de la evidencia física. Abarca los problemas relacionados con el trabajo en la escena, desde las acciones del(los) primer(os) agente(s) de respuesta hasta la presentación de la evidencia al laboratorio. Como tal, proporciona la base para habilitar una reconstrucción de los eventos con más base en la evidencia.

La audiencia primaria a la que se dirige el manual es el personal no forense; es decir, los primeros agentes de respuesta involucrados en el proceso de investigación de la escena del crimen sin entrenamiento completo que les ayude a comprender la importancia de sus acciones y las consecuencias de no aplicar principios básicos de buenas prácticas. El manual también está dirigido a creadores de políticas, judiciales y otros que tengan que evaluar y/o basar sus decisiones en la evidencia que se les presente.

Como herramienta para crear conocimiento para el personal no forense, el manual proporciona un perfil básico del proceso de investigación de la escena del crimen con un enfoque sobre por qué son esenciales los pasos y acciones de los individuos. Un Anexo proporciona ejemplos de evidencia física que se puede recuperar de escenas del crimen, la información que se puede obtener de exámenes forenses subsiguientes, y muestras de casos donde podrían encontrarse tipos diferentes de evidencia física.

Es importante notar que el manual no es una guía para investigaciones de escena del crimen, ni para primeros agentes de respuesta ni para investigadores de escena del crimen. Hay listas de verificación detalladas y lineamientos para preservar, documentar y procesar escenas del crimen disponibles en otras partes y deben consultarse cuando sea práctico, se requiere orientación directa en la escena del crimen. Dichos lineamientos se usan típicamente en combinación con cursos de entrenamiento. Siempre debe buscarse más asesoría de las autoridades locales competentes y científicos forenses.

El valor de la evidencia física y el concepto de la cadena de custodia.

La evidencia física puede ser cualquier cosa desde objetos masivos hasta elementos microscópicos, generados como parte de un crimen y recuperados en la escena o en ubicaciones relacionadas.

Considerando todas las fuentes de información disponibles en investigaciones (por ejemplo, confesiones, testimonios, vigilancia en video), la evidencia física juega un papel esencial y especialmente valioso. Con excepción de la evidencia física, todas las demás fuentes de información sufren por problemas de confiabilidad limitada. La evidencia física, cuando se reconoce y

se maneja apropiadamente, ofrece la mejor perspectiva para proporcionar información objetiva y confiable sobre el incidente en investigación.

Sin embargo, el valor de la evidencia que se haya recuperado y preservado más cuidadosamente se puede perder si no se mantiene adecuadamente la cadena de custodia. La cadena de custodia a menudo se reconoce como el eslabón débil en investigaciones criminológicas. Se refiere a la documentación cronológica y cuidadosa de la evidencia para establecer su conexión con un supuesto delito. Desde el principio hasta el fin del proceso forense, es crucial para poder demostrar cada paso que se realice para asegurar la "trazabilidad" y "continuidad" de la evidencia, desde la escena del crimen hasta el tribunal.

Servicios de ciencia forense y el proceso de investigación de la escena del crimen

El papel de los servicios de ciencia forense comienza en la escena del crimen con el reconocimiento y recuperación de la evidencia física. Prosigue con su análisis y la evaluación de los resultados en un laboratorio, y la presentación de los hallazgos a jueces, fiscales, abogados y otros que necesiten la información objetiva. Desde los primeros agentes de respuesta hasta los usuarios finales de la información, todo el personal involucrado debe tener una comprensión adecuada del proceso forense, las disciplinas científicas y los servicios especializados que proporcionan los laboratorios forenses.

La investigación de la escena del crimen es un proceso con la finalidad de registrar la escena como se encontró primero y reconocer y recolectar toda la evidencia física potencialmente relevante para la solución del caso.

El(los) primer(os) agente(s) de respuesta, sean los oficiales de aplicación de la ley, funcionarios de derechos humanos, o cualquier otra persona, juegan un papel crítico en todo el proceso de investigación de la escena del crimen. Sus responsabilidades iniciales son preservar la integridad de la escena y la evidencia. Además, son responsables de la primera documentación de la escena del crimen, su evidencia y todas las actividades en la misma. Como en la mayoría de los casos los primeros agentes de respuesta son personal no forense, es crítico el entrenamiento para llevar a cabo estas tareas.

Bajo circunstancias ideales, los investigadores de la escena del crimen que han recibido entrenamiento completo se hacen cargo del trabajo rápidamente en la escena. Sin embargo, hay situaciones que pueden requerir que los primeros agentes de respuesta (quienes no se espera que vayan más allá en el proceso en la escena) realicen algunos procedimientos básicos de recuperación antes de la llegada de los investigadores de la escena del crimen, si existe riesgo de que la evidencia se destruya, se pierda o se contamine.

En situaciones donde no hay perspectiva de que la escena del crimen sea investigada por investigadores de la misma, las responsabilidades del primer agente de respuesta podrían tener que ampliarse más allá de actividades de preservación y documentación. Estas situaciones ocurren típicamente si la escena del crimen está en una ubicación remota, si no hay investigadores de escena del crimen disponibles, o si la respuesta del sistema de justicia criminal no es adecuada.

Consideraciones legales, éticas y de dignidad humana

Legales

Aunque existen principios generales relativos a las investigaciones de escena del crimen, las leyes, reglas y reglamentos locales rigen muchas actividades del proceso de investigación de escena del crimen y forense. Se relacionan con problemas como cómo obtener la autoridad para entrar a la escena, conducir la investigación, manejar la evidencia (por ejemplo, el tipo de procedimiento de sellado que se requiere) y presentar la evidencia física al laboratorio forense. Ellos finalmente determinan la admisibilidad de la evidencia recolectada en la escena del crimen.

No cumplir las leyes, reglas y reglamentos existentes puede resultar en una situación donde la evidencia no se pueda utilizar en el tribunal. Por tanto, es importante que el personal que trabaje en la escena tenga conciencia y asegure el cumplimiento de estas reglas.

Si no existen las leyes, reglamentos y reglas adecuadas para habilitar el proceso forense, su establecimiento puede ser un asunto de necesidad.

Ética y dignidad humana

Independientemente de las leyes, reglas y reglamentos locales, los códigos de conducta profesional delinean las obligaciones éticas del personal que trabaja en escenas del crimen. Dichos códigos resaltan típicamente la importancia de actuar con cuidado y profesionalismo (la diligencia debida), objetividad ("trate la evidencia por lo que revela, no por lo que usted cree que revela"), apertura de mente e imparcialidad ("quizás usted no es independiente de la policía, pero es imparcial").

Si existe conflicto entre la preservación de la evidencia y la posibilidad de salvar una vida humana, siempre se da prioridad a la atención médica de emergencia.

Los códigos de conducta siempre atienden la necesidad de respetar a los individuos y su dignidad humana al examinar y recolectar evidencia física en cadáveres o cuerpos vivos, y la privacidad de las víctimas. Esto incluye el control y manejo de los medios.

Consideraciones de higiene y seguridad

El personal que trabaja en escenas del crimen puede estar expuesto s diversos riesgos de higiene y seguridad. No todos los riesgos son inmediatamente obvios, y algunos pueden aparecer conforme se desenvuelve la investigación.

Pueden surgir riesgos potenciales de un número de fuentes.

Los procedimientos de higiene y seguridad son los aspectos más importantes a considerar al llegar a escenas del crimen y deben continuar siendo una prioridad a lo largo del proceso. Podría ser necesario suprimir o retirar riesgos de higiene y seguridad antes de comenzar la investigación. Estos procedimientos incluyen el suministro de equipos de primeros auxilios, ropa de protección adecuada (por ejemplo, casco, guantes), equipo adecuado y también intervenciones necesarias de la brigada contra incendios, y/o consejería después de la investigación, pues las escenas del crimen pueden ser situaciones emocionalmente difíciles.

Más allá de los riesgos que se encuentran en la escena misma, el personal de laboratorio puede estar expuesto a riesgos al recibir los elementos recolectados en la escena. El personal que trabaja en la escena juega un papel importante para minimizar los riesgos para otros que manejan la evidencia recolectada más tarde en el proceso forense (por ejemplo, usando empaques y etiquetas de advertencia apropiados).

Planeación, organización y coordinación del trabajo en la escena

La planeación, organización y coordinación del trabajo en la escena tiene la finalidad de desplegar los recursos proporcionalmente al caso que se esté investigando, y usar dichos recursos de manera eficiente y efectiva.

Una buena planeación es esencial para el trabajo en la escena. Incluye reunir el máximo de información disponible considerando preguntas como: ¿Qué se cree que ha sucedido? ¿Cuál es la magnitud del problema? ¿Se requiere alguna experiencia especializada / asistencia médica? ¿Existe algún peligro particular en la escena? ¿Cuál otra

asistencia podría requerirse? ¿La escena es interior/exterior? ¿Es una ubicación remota? ¿Cuáles recursos habrá disponibles? ¿A quién más se necesita informar? ¿Qué equipo se requiere? ¿Cuáles son las condiciones climatológicas? Otros aspectos importantes de la planeación son: considerar la naturaleza del incidente, el contexto del caso, planear la experiencia y equipo que probablemente se requerirá, manejar demoras al asistir a la escena asegurando su protección apropiada hasta que el personal y equipo lleguen.

En la escena del crimen, la organización y coordinación del trabajo se basan en una evaluación inicial de la escena. Ésta tiene lugar antes del trabajo forense real en la escena. La organización y coordinación continúan a lo largo de la investigación e incluyen qué se necesita hacer (es decir, la secuencia de acciones, prioridades), a quién se permite entrar a la escena (es decir, si el acceso está limitado a personal que juega un papel esencial en la investigación de la escena del crimen y en la atención médica de las víctimas presentes en la escena), quién es responsable de cuáles tareas (por ejemplo, designación de un líder, definición de funciones y responsabilidades, asignación de tareas, y necesidad de experiencia especializada), y cómo se llevarán a cabo las acciones requeridas (por ejemplo, procedimientos aplicables, necesidad de equipo y herramientas especializados, y canales de comunicación requeridos).

Ya que cada escena del crimen es de alguna manera única, la planeación y organización requieren adaptación y flexibilidad de un caso a otro. Además, durante el curso de una investigación, el requerimiento puede cambiar conforme se reconozcan nuevos elementos, y el personal que trabaja en la escena podría tener que adaptar la organización del trabajo de manera acorde.

El equipo requerido para el trabajo en la escena del crimen está típicamente a disposición del personal que trabaja en la misma, se reúne en una caja/estuche y se resurte regularmente para habilitar la respuesta rápida. Algunos casos pueden requerir también equipo especializado.

La orientación práctica en el equipo para investigación de la escena del crimen se proporciona en el manual de la UNDOC sobre "Requerimientos de Habilidades del Personal y Recomendaciones de Equipo para Laboratorios de Ciencia Forense".

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Preservación de la escena y su evidencia

La preservación de la escena y su evidencia tiene la finalidad de implementar medidas apropiadas de protección y anti-contaminación para mantener la perturbación de la escena y la evidencia física al mínimo.

La preservación de la escena comienza lo más pronto posible después que el incidente se descubre y se reporta a las autoridades apropiadas. El interés por la protección de la escena termina sólo en el momento en que el proceso de investigación de la misma concluye y la escena se libera.

La delineación del área a proteger es una actividad compleja, y los límites de la escena pueden cambiar conforme se desenvuelve la investigación. Lo que parece ser obvio al principio puede cambiar y requerir ser re-evaluado. Una vez delineada, el área se acordona claramente utilizando cualquier tipo de barrera física. Toda persona que no sea esencial y haya entrado a la escena antes que se estableciera el cordón es retirada (y esta información se registra), y se evita que toda persona que no sea esencial entre a la escena durante toda la investigación de la misma.

Desde el principio hasta el final de la investigación de la escena del crimen, son importantes las estrictas medidas anti-contaminación. Éstas incluyen: usar ropa adecuada de protección, guantes y cubiertas para calzado; usar una sola ruta al entrar a la escena (esto también es válido para el personal médico que atienda a las víctimas); evitar el uso de cualquier instalación disponible en la escena (por ejemplo, sanitarios, agua, toallas, teléfono), comer, beber o fumar; evitar mover cualquier objeto/persona, a menos que sea absolutamente necesario (si se mueve algo o a alguien, debe documentarse cuidadosamente su ubicación inicial).

Al seleccionar medidas de protección y anti-contaminación, es importante el respeto a la privacidad y los derechos humanos de las víctimas. Si se requiere, debe considerarse el uso de pantallas, cortinas o tiendas.

Si durante el curso de la investigación se descubre un segundo o tercer crimen relacionado, cada escena se trata por separado (esto es, equipos separados trabajan en las diferentes

escenas).

Finalmente, también debe reconocerse que, hablando estrictamente, es raro encontrar escenas sin alterar, si acaso se encuentran. El descubrimiento del evento puede inevitablemente alterar la escena. En escenas exteriores, el clima puede comprometer la evidencia. Pueden tener lugar más alteraciones si es necesario proporcionar atención médica a una víctima, o cuando se requiere una acción para garantizar la seguridad humana, como al extinguir un incendio o desactivar un dispositivo explosivo. En esas situaciones, se dan indicaciones y orientación al personal para minimizar la perturbación de la escena y su evidencia.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Preservación de la escena y su evidencia

La documentación tiene la finalidad de producir un registro permanente y objetivo de la escena, la evidencia física y cualquier cambio que tenga lugar. La documentación en la escena también es el punto de partida para la cadena de custodia.

La documentación comienza con la llegada de la primera persona a la escena. Utilizando los medios apropiados (por ejemplo, notas, fotografía, video, bosquejos y medidas), la escena se registra como se encontró primero, incluyendo, entre otras cosas, la hora de llegada, el estado de las puertas, ventanas y persianas, olores, señales de actividad. También se registra toda persona presente en la escena, que entre o salga de la misma, y todo cambio que suceda como resultado de la actividad que se lleve a cabo o se observe. Una vez que se reconoce la evidencia física, se realiza la documentación detallada antes de moverla o recuperarla. Cada artículo que se recupera se etiqueta individualmente.

El requerimiento de documentación continúa a lo largo del proceso de investigación de la escena del crimen y más allá, hasta que el resultado de los exámenes de laboratorio esté disponible. Eso constituye la cadena de custodia.

Cuando una persona que trabaja en la escena sale de la investigación, toda la información (por ejemplo, fotografías, registros, notas, etc.) se turna al personal que entre. También tienen lugar informes en este punto.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Reconocimiento, recuperación y preservación de evidencia física

El reconocimiento, recuperación y preservación de la evidencia física es la parte central del trabajo en la escena. Su finalidad es localizar e identificar un máximo de evidencia potencialmente relevante, y seleccionar los métodos apropiados de recuperación y empaque adecuado para preservar la integridad de la evidencia.

Localizar e identificar evidencia física en escenas de crimen, así como identificar evidencia potencialmente perdida, es muy desafiante y mucho más difícil y demandante de lo que podría parecer a quienes no están familiarizados con la investigación de la escena del crimen. La evidencia más relevante e importante puede no ser obvia o directamente visible a simple vista. No es posible construir un listado exhaustivo de los pasos para reconocer evidencia en las escenas de crimen.

Típicamente, el reconocimiento de evidencia física comienza por observar la escena. Con base en las observaciones iniciales y tomando en consideración el contexto del caso, los escenarios posibles, la naturaleza del incidente, así como las características de las superficies que pueden llevar evidencia potencial, se implementa una estrategia de búsqueda flexible y metódica. Esto incluye buscar a simple vista y con lentes de aumento, pero también usar fuentes de luz que se sostengan con la mano. Podrían tener que realizarse procedimientos básicos de prueba para detectar evidencia física; por ejemplo, el uso de polvos para hacer notar huellas digitales en la escena del crimen, o el uso de químicos para visualizar rastros de sangre.

Una vez que se reconoce la evidencia, se utilizan métodos apropiados de recuperación (por ejemplo, cinta adhesiva, pinzas, cotonetes) y empaque adecuado (por ejemplo, bolsas/cajas para recolección, contenedores para objetos puntiagudos). Cada pieza de evidencia se etiqueta y sella siguiendo los requerimientos de acuerdo a las regulaciones locales. Quizás deban decidirse prioridades para evitar la pérdida o degradación innecesaria de la evidencia. La documentación es parte integral del proceso de recuperación, incluyendo la ubicación precisa de la evidencia antes de la recuperación.

Seleccionar qué es relevante es el desafío de la fase de reconocimiento y recuperación, y es más eficiente y efectiva cuando tiene lugar en la escena, donde existe la evidencia potencial en el contexto en que se produjo. Sin embargo, bajo condiciones difíciles, puede ser preferible recuperar más evidencia y seleccionar en una etapa posterior de la investigación. El reconocimiento y recolección de evidencia requiere extenso entrenamiento. También requiere una buena comprensión de lo que se puede hacer en los diversos tipos de evidencia física en un laboratorio forense, así como la información que se puede obtener.

Como parte del proceso de recuperación, en muchos casos, son necesarias las muestras de sustrato y de antecedente; por ejemplo cuando se recolectan restos de un incendio.

En situaciones donde la evidencia puede ser muy grande, usualmente se recolectan sub-muestras representativas; por ejemplo, de confiscaciones voluminosas de droga. Las actividades de muestreo requieren experiencia y entrenamiento.

Finalmente, se reconoce que, en casi todos los casos, la evidencia física se pierde y no se recupera. La debida diligencia en el reconocimiento y la recuperación contribuyen a disminuir este factor.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Transporte, almacenamiento y presentación de evidencia al laboratorio

Esta última fase del proceso de investigación de la escena del crimen tiene la finalidad de seleccionar los medios de transporte y almacenamiento apropiados para el tipo de evidencia física, para asegurar la integridad física de dicha evidencia que se presenta al laboratorio.

Una vez que se recupera la evidencia física, debe tomarse la decisión de más exámenes en el laboratorio. Los artículos que más probablemente proporcionarán información que ayudará a la investigación y/o que más probablemente proporcionarán buenos resultados analíticos, reciben típicamente prioridad para ser presentados al laboratorio forense. Involucrar desde temprano al personal del laboratorio facilita esta decisión.

Una vez decidido, el transporte al laboratorio o a una ubicación intermedia de almacenamiento antes de examinar la evidencia es un paso crucial. Las condiciones adecuadas - por ejemplo, un lugar fresco y seco - y el acceso seguro y controlado, son características esenciales de condiciones de transporte y almacenamiento. También los costos, distancia, marco de tiempo y posible incompatibilidad entre alguna evidencia y algunos medios de transporte, son aspectos a considerar al elegir la manera de reubicar y almacenar la evidencia. La reubicación de algún tipo de evidencia física - por ejemplo, drogas y armas de fuego - puede también requerir que se sigan regulaciones locales.

Es importante la documentación del transporte, almacenamiento y entrega al laboratorio. Usualmente se expide un recibo escrito para toda evidencia que se presente al laboratorio. La evidencia física podría tener que guardarse por muchos años, por ejemplo, hasta que el caso se haya adjudicado y todas las apelaciones se hayan agotado. En esas situaciones, es importante que se establezca y publique una política sobre el almacenamiento de las evidencias a largo plazo, si no existe.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Tipos de Anexos de evidencia física potencialmente presente en la escena del crimen, y su valor como evidencia

Esta tabla proporciona una recopilación ejemplar de evidencia física que puede estar presente y recuperarse en la escena del crimen, y de la información que se puede obtener con el examen forense de la misma. También presenta ejemplos de casos donde podrían encontrarse los diferentes tipos de evidencia física.

Nota: Esta tabla no es una lista exhaustiva y debe usarse como una ilustración.