Mi hijo sufre de ciberacoso



Concientizar en adolescentes sobre el acoso cibernético y poner en alerta a padres, es la clave para educar en el hogar y en centros educativos.

Con mayor frecuencia se observa adolescentes prendidos de día y de noche ante una pantalla, concentrados totalmente en una o más redes sociales favoritas, sin dejar por un instante este aparato útil actualmente. La pregunta de todo padre de familia es ¿qué tanto "chatean"?, ¿con qué amigos se escriben frecuentemente?, y demás interrogantes con respuestas y otras sin saber que podrían llevar a sus vástagos a estar inmersos en redes del ciberacoso.

Este tipo de acoso en algunas de las redes sociales hace que sean presa fácil de todo tipo de personas amigos, ex amigos o ex parejas que llegan a niveles de insultos y presiones, como consecuencia el cambio de conducta y raro comportamiento, notándose a claras el aislamiento de su entorno. Tal es el acoso, que dejan de hacer actividades habituales como ir clases o estar en reuniones con amigos y con la familia; esto podría suponer que solo sea malos momentos, mal de amores o problemas en casa, pero en realidad podía estar sufriendo acoso en la web.

Este silencio sufrido puede ser ocultado por las víctimas, no obstante se puede llegar a descubrir en el hogar, pero hoy en día la mayor parte de padres no prestan la debida atención hacia sus hijos o simplemente minimizan su comportamiento como algo normal de su adolescencia. En la investigación que he realizado sobre el comportamiento de las personas ante las redes sociales y en mi experiencia como profesor universitario he llegado a descubrir tales problemas en algunos de mis estudiantes adolescentes.

Obviamente ya descubierto el acoso, hay que buscar la solución; pero la reacción sin mesura de ciertos padres, lleva a tomar medidas como el "no uses el internet", "cierra tus cuentas" y "elimina a los "amigos" que te acosan en la red social", aunque sería una salida sencilla al problema. Lo primero que los padres deberán tomar en cuenta es la sospecha de que algo no anda bien, antes que la situación se agrave y con apoyo de un especialista, que casi no se acude, sino más bien a solucionar por la vía legal al acosador.

Aunque en parte solucionaría, pero las secuelas que quedan en el adolescente, serían difíciles de comprobar, si el ciberacoso fue profundo o no, aunque esto depende de la personalidad para superar este acoso, sin ninguna terapia y otros que sí requieren ser tratados y a pesar de ello tienen secuelas más adelante.

El fin de todo sería evitar, pero el avance de las redes sociales ha generado debates en la sociedad para sugerir a nivel legislativo crear leyes que de alguna forma protejan a menores de edad contra el ciberacoso en la web, que sería lo ideal, sin duda la información y el control de padres de familia son la clave para educar a sus vástagos en sus hogares y en centros educativos.

Es instante de reflexionar sobre la problemática del ciberacoso, el uso creciente de usuarios en redes sociales y el consumo a diario de la información, que seamos conscientes de las implicaciones que tiene publicar información personal en la web y el uso que pueden dar otras personas a esta información.

Por la culpa del "Wasap"

La aplicación para celulares de servicio gratuito para chatear, ha generado consecuencias desfavorables en jóvenes parejas por sus malos usos.

Por los corrillos de la Universidad, una pareja de estudiantes, iban discutiendo y echando la culpa al "Wasap", término corto usado por la jerga juvenil, como que si esta aplicación disponible en celulares de última generación, es la responsable de la adicción de ciertos usuarios. Esta herramienta de servicio gratuito para chatear y envío de todo tipo de archivos ha generado consecuencias desfavorables en jóvenes parejas, donde muchas de ellas acaban teniendo problemas graves de rompimiento.

Sin embargo esta aplicación de celular de interesantes prestaciones, posibilita una comunicación fácil, sencilla y sin ningún costo, frecuentemente empleada entre jóvenes. Además de su comunicación en cualquier lugar y momento, tan solo se necesita disponer en el celular acceso a Internet. Al estar al mando de un servicio gratuito conlleva el desperdicio de tiempo si no canalizamos mejor su uso.

Los problemas no se hacen esperar, el uso de "Wasap" puede llegar a convertirse en una herramienta ideal para controlar a una pareja y asediar de día y de noche; aunque las escusas siempre saltan a la vista, al no representar costo este servicio de mensajería instantánea, hace suponer que nunca se desconectará su pareja; esto, siempre y cuando se refuerce el vínculo de unión y se dé el uso adecuado de esta aplicación de celular.

La rapidez con que lo usuarios realizan sus actividades en la vida cotidiana, es el reflejo de la comunicación, en milésimas de segundos tenemos la contestación desde el más recóndito y alejado lugar del mundo. Solo se puede encontrar en herramientas de redes sociales, messenger (msn) y ahora "Wasap", que son aplicaciones ideadas para mantener una comunicación efectiva entre amistades, que en su mayoría sustituye a una fría y distante plática cara a cara.

La diferencia de "Wasap" con el resto de herramientas, es que está disponible en teléfonos celulares y que nunca podremos desconectarnos completamente, siempre estarán en constante tentación con los usuarios, empleando como inicio pocos minutos hasta copar todo el tiempo posible y llegar a ser prioridad en nuestras actividades. Entonces cabría la pregunta ¿Es culpable el "Wasap"? Dependería de los usuarios y el uso que se le esté dando.

Es evidente que el "Wasap" es una aplicación ideal para la comunicación virtual, sin embargo el sistema sobre el uso no es el adecuado, en muchas ocasiones se podría malinterpretar las conversaciones, por cuanto no se puede interpretar el tono de las palabras, incluso nos podría causar algún tipo accidente peatonal mientras caminamos escribiendo, o de tránsito sin estamos conduciendo, entre otras facetas de la vida.

En fin, en todo momento hay que tener conciencia sobre este problema, aunque por otro lado no hay que olvidar las buenas prestaciones que ofrece la aplicación "Wasap" para celulares; sin embargo, con este sistema de control y asedio impuesto por los mismos usuarios puede llegar a ser tan dañino en jóvenes y sobre todo aquellos que tengan pareja.

Los "fantasmas" en las redes sociales

¿Quién dijo que después de la muerte no se podría seguir viviendo? Esta realidad ya es posible, gracias a las aplicaciones con inteligencia artificial.

La tendencia actual de todos aquellos que crearon alguna vez en su vida una o varias cuentas en Facebook, Twitter u otra red social, es conocer si repentinamente desaparecemos físicamente de la faz de la tierra, ¿qué pasaría con los datos, mensajes, fotografías y otra información vistos por cientos de conocidos?, la respuesta más lógica sería que alguien conociera la contraseña del usuario o difunto, ingrese y empiece a darle actividad o "vida" a la cuenta del usuario fallecido.

Sin embargo podría tener implicaciones no éticas y ser mal interpretados por familiares, amigos o allegados, si la persona es desconocida y ésta suplanta la cuenta del titular, sin autorización para que escriba o publique fotografías, después de que el usuario ha fallecido. Todo lo contario sería si aquella persona, aún sin tener autorización se identifique y dé a conocer sus verdaderos propósitos en la cuenta del difunto, como por ejemplo comentarios positivos, además mostrando fotografías a manera de un recuerdo cuando estuvo en vida.

Todo pareciera que con la muerte supuestamente se termina nuestra existencia, quedando atrás amigos y recuerdos, pero gracias al vínculo virtual, se podría alcanzar la inmortalidad. Sin duda alguna las redes sociales han ido incorporando según la necesidad de los usuarios, aplicaciones sencillas capaces de ayudar ante situaciones irreversibles, sea el caso por ejemplo que al momento de crear una cuenta en cualquier red sociales de nuestra preferencia, nos dé a conocer como un testamento, que dispone para que después de la muerte un familiar o amigo de su confianza, se le otorgue los derechos de escribir mensajes o publicar fotografías en su muro.

Sin duda alguna la red social Twitter que acapara espacio en la web en relación con sus inmediatos competidores, es la primera en pensar que aunque tu cuerpo físico haya desaparecido, tus tuits o mensajes continuarán con cierta coherencia, simulando tu mente como una fuente de donde estos nacen. Para darle vida al post-mortem, han creado algoritmos que serán utilizados como una nueva aplicación por Twitter. Esta aplicación cuenta con inteligencia artificial (capacidad de razonar de un humano no vivo), que es capaz de analizar tu extenso historial de tuits.

Para el razonamiento artificial, aprende todos tus intereses y relaciones existentes entre ellos, para luego generar nuevos tuits de acuerdo a tu identidad, es decir basándose en la identidad que proyectaste a lo largo de esta red. Sin duda esta sería la solución de seguir en contacto virtual con amigos en la red de quienes envían información y enlaces y así logrando legitimar este nuevo modo de seguir viviendo después de la muerte.

Las novedades que presentan las redes sociales, están quedando cortas tanto para los usuarios como para sus creadores. Por ello procuran que la muerte terrenal de los usuarios, no acabe también con su vida en la web. Al ver esta oportunidad de seguir conservando usuarios después de la muerte, han pensado en herramientas capaces de mantenerte vivo por siempre en la red.

¿Se extinguirá el Facebook?

El día que se apague esta red social, será porque existe una nueva y mejor que Facebook, este será el único motivo para su extinción, más no por amenazas.

No podemos asegurar cuándo el populoso sitio web de esta red social vaya a extinguirse o deje de funcionar. Sin embargo, varios son los intentos de activistas que tratan a cada minuto de arruinar y llevar al fracaso y no permitir que sigan "on line" los más de 1.110 millones de usuarios activos registrados en su página web. La razón de ser de Facebook, son sus ciberusuarios, que "alimentan" a cada minuto el intercambio de contenidos, por lo que no dejarían que la muerte se apodere de esta red social.

Pero, ¿quiénes podrían acabar con la existencia de Facebook? Existen los llamados grupos subversivos conocidos como "anonymous" que escondidos detrás de máscaras y voz artificial, tratan de causar tensión al mundo tecnológico. Sus anuncios en videos, amenazan con diversos ataques, uno de ellos son a sus servidores, pero ¿por qué lo harían?, los anuncios de estos grupos son una forma de rebeldía, por la supuesta venta de información de sus usuarios a gobiernos, con fines de espionaje.

Aunque en teoría, Facebook podría sufrir varios ataques, en la práctica estaría en duda; esto se debe a los gigantes volúmenes de millones de datos, que no solamente están concentrados en un solo lugar, es decir, en un solo centro de datos, sino en varios y están almacenados en distintos lugares del mundo. Por lo tanto, si estos grupos nos hacen creer por sus anuncios anónimos con ataques, que acabarán con Facebook, no hay que creer todo lo dicho, puesto que tendrían que realizar ataques masivos a nivel mundial.

En realidad, los "hackers anonymous", no han logrado cumplir con su objetivo, solo han quedado en anuncios amenazantes. Al parecer, estos grupos buscan ganar espacio y tratan de aglutinar adeptos opositores, cuyo fin es desprestigiar la seguridad de Facebook y asustar a la comunidad cibernauta para que cierren sus cuentas y se vayan a otras redes sociales. Y es lógico pensar que, todos los sitios web sociales al tener gran afluencia de usuarios y de información, estarían siempre expuestos a diversos tipos de amenazas.

Aunque los intentos por acabar con Facebook, sean evidentes. Sin duda, como diría alguien "nada es eterno, todo lo que inicia tiene que terminar", podría ser un presagio para esta red social, que podría llegar a la decadencia con el pasar del tiempo y finalmente extinguirse. Para que llegue a pasar esto último, debería haber un fuerte competidor con capacidades y características similares o superiores a Facebook, hecho que actualmente no se avizora. Sin embargo, esta red al verse rodeada de peligros, es obvio que el trabajo de ingenieros y especialistas de la empresa estén innovando en seguridad y mejorando sus servicios.

Lo cierto de todo esto es que, Facebook por más que intenten y busquen formas y maneras de liquidarlo -sin ser fanático de esta red social- hoy por hoy, somos muchos los que damos vida a este tipo de páginas, publicando pedazos de nuestras vivencias y experiencias diarias. Por lo tanto, se prevé un largo tiempo de vida a pesar de todas las críticas sobre el destino de millones de datos.

¿Internet acabará con las bibliotecas?

El rápido acceso y el abundante material sin control en la web, hace que no se extingan las bibliotecas, por su alta calidad y confiabilidad en sus contenidos.

Las extensas horas de consultas en bibliotecas es cosa del pasado, diría alguno de nosotros, la verdad es así, el dominante silencio "que ni una mosca vuela", han hecho característico de este lugar de consulta. Pero de pronto llegó la Internet, cambiando los hábitos de pequeños y grandes, donde aquel libro con sus hojas amarillentas ya no lo leen, sustituyendo por largos textos buscados y quizá poco confiables.

Sin duda alguna la Internet es una herramienta de consulta que nos ahorra tiempo, está a nuestro alcance, es de fácil acceso a la información actualizada, así como su contenido y temas son variados. Por otro lado, la Internet también tiene su lado desfavorable, pues el exceso de datos hace que tengamos poca información veraz, a veces incompleta, e incluso sin responsabilidad de quien los publicó, es decir sin ningún control de calidad.

En la mayoría de estudiantes se observa claramente en trabajos, como textos del Internet no son revisados ni por curiosidad al momento de transcribirlos, además de ser una copia textual para su trabajo. Lo más lamentable es que se está perdiendo el hábito a la lectura, principalmente en jóvenes, que son los usuarios más proclives hacer uso del material que logra bajar de manera fácil y lista para la impresión.

Entonces, ¿qué nos queda? La buena información de calidad no siempre estará disponible de forma gratuita en la red. Hoy en día una de las ventajas de la biblioteca es la digitalización de sus libros, revistas, entre otros escritos; sin embargo, no todo es una bendición, la inversión de digitalización del material de consulta es muy costosa con relación a su impresión, puesto que se debe pagar una licencia por el uso del material electrónico.

Esto ha obligado a colegios y universidades hacer esfuerzos económicos para contar en sus instituciones con bibliotecas virtuales, cuyo material de consulta sea de calidad y confiable; sin embargo, esto no quiere decir que sea accesible para todos los libros, revistas o artículo electrónico; quien tiene los derechos de autor, exige un pago para que los usuarios puedan descargar el material completo, hecho experimentado en artículos científicos que solo muestran su resumen.

Si no disponemos de alguna de las bibliotecas virtuales a nuestra disposición. La opción sería volver la mirar a la biblioteca tradicional, que por obvias razones los contenidos de sus materiales impresos no se alteraran, tal como sucede con la ampliamente visitada por estudiantes y adultos Wikipedia, cuyo contenido puede ser fácilmente eliminado si así le parece al lector, creando desconfianza ya que sus editores no son expertos en el tema.

Sin duda alguna, la Internet es la maravilla del siglo XXI, encontramos cualquier cantidad de material electrónico en cuestión de segundos, sin que ello signifique calidad en sus contenidos, como diría alguien "nunca se acabarán las bibliotecas", siempre tendrán material confiable y no como sucede con enciclopedias de libre edición, que así como se escribe se puede deshacer.

 

 

Autor:

Roberto Camana