Propuesta de otra realidad – análisis del caso Mérida



Proemio

Me ha parecido muy valioso el dar comienzo a este libro con la siguiente introducción a la temática de los OVNIs, pues buscando el respaldo que siempre otorgan las reflexiones de los más aventajados en el camino, sé que obtendré de seguro nutrir para bien lo propio. Para eso, recurriré al Dr. Joseph Allen Hynek, investigador de renombre internacional del fenómeno OVNI, citando su excelente trabajo publicado en el "International UFO Reporter", Vol.1, Nº 3, abril-junio 1984. He aquí:

"Hay dos grandes misterios en la Ovniología. El primero es obvio: ¿Qué son los OVNIS? ¿Qué se esconde tras los miles de "cuentos increíbles de personas creíbles"?. El segundo gran misterio, uno al que hemos prestado muy poca atención, es: ¿por qué la apatía hacia el fenómeno OVNI?

"Demos una mirada a estos misterios. Aquí tenemos un tema que ha tocado las vidas de una enorme cantidad de individuos a todo lo largo y ancho del planeta, un tópico que ha sido tema de conversación por espacio de décadas, y sobre el que se han escrito libros, artículos, periódicos y se le han dedicado filmes, programas de radio y televisión. ¿Cómo es posible que virtualmente no se le haya prestado atención seria por parte de la comunidad científica, y que no se hayan dedicado fondos para su estudio, cuando paralelamente ingentes cantidades de dinero se han dedicado a temas que de ninguna manera han alcanzado la consideración que el fenómeno OVNI ha ganado en las últimas décadas?. Parece haber subsidios para casi cualquier cosa pero, ¿y para los OVNIS?, nada...

"Uno podría pensar que la reacción de los científicos debería ser de avidez, furiosa curiosidad y ansiedad por obtener respuestas, cuando individuos altamente confiables, pilotos comerciales y militares, oficiales de la marina, ingenieros, técnicos, agentes del gobierno informan observaciones de OVNIS. Pero... no.

"¿Dónde está la curiosidad científica sobre la cual tanto nos hablaron en nuestra época de estudiantes, y aquella obligación científica sobre la cual Schroedinger, padre de la moderna mecánica cuántica, escribió: "Un científico debe ser curioso y tener vivos deseos de hallar respuestas"? ¿Dónde están los científicos curiosos y anhelantes de hallar respuestas a las aseveraciones de aquellas personas fiables y responsables que afirman haber observado OVNIS?

"Personalmente, entiendo que existen dos razones profundas para justificar la apatía respecto del fenómeno OVNI. Las dos son propiedades de la mente humana, demostradas a lo largo de los años en innumerables oportunidades.

"Una podría denominarse el efecto escala de peldaños en la aceptación de nuevas ideas. Supongamos que nuestra presente comprensión del mundo que nos rodea es pensada como uno de los peldaños de una escalera, una suerte de escalera de conocimientos. Cuando algo nuevo nos llega, que implica justamente el avance de uno o dos peldaños en esta escalera, no existe dificultad alguna en nosotros para aceptar esa transición hacia un nivel superior. Pero, cuando recibimos un nuevo conocimiento que implica un salto de muchos escalones por sobre el nivel actual de nuestra comprensión, la mente humana se rebela a esa transición; el salto hacia el peldaño superior es demasiado grande. Esto podría semejarse a solicitar a los mejores cerebros de la época de Galileo el considerar seriamente la existencia de la energía nuclear.

"Pedirnos ahora aceptar la elusiva presencia junto a nosotros de alguna forma de inteligencia distinta a la nuestra, hacia los que muy bien documentados informes de OVNI apuntan ineludiblemente... implica solicitarnos un salto hacia un precario y elevado peldaño de la escalera. No es un problema de falta de evidencia, es una carencia del tipo de evidencia que nuestra presente posición en la escala de los conocimientos, y nuestro actual sistema de creencias científicas, demanda. Lo que se demanda es una pieza de un OVNI, un aterrizaje en los jardines de la Casa Blanca, una petición cósmica presentada ante la Asamblea de las Naciones Unidas. Sin eso, el fenómeno OVNI es descartado como algo inadmisible en el campo actual de la ciencia. Pero, ¿dónde deja eso a los miles de increíbles informes elaborados por personas enteramente fiables? ¿Dónde está la curiosidad científica acerca del porqué de la existencia de tales informes y, más aún, su increíble persistencia a lo largo de décadas?

"Una segunda razón para la apatía respecto del fenómeno OVNI radica en el temor a lo desconocido. Nuestra mente se siente confortable y a salvo en el más bajo peldaño de la escalera, y no solamente se requiere un esfuerzo mental para saltar hacia los peldaños superiores sino que allí también existe un temor a lo desconocido, profundamente enraizado en la mente humana. Entonces, no nos molesten en nuestra actual y confortable posición intelectual; no nos inciten a pensar en cosas o hechos atemorizantes...

"Budd Hopkins, autor de "Missing Times", ha comparado la resistencia a considerar seriamente el fenómeno OVNI con la resistencia de muchos ciudadanos alemanes (y de otros países) a aceptar la realidad de Auschwitz y del holocausto judío. Ambos hechos, aunque en distintos niveles, desafían la realidad comúnmente aceptada y originan un increíble bloqueo mental.

"El poder de la mente humana para cerrar sus puertas a lo no deseado, a lo desconocido, al temor a lo demasiado extraño, se ha verificado a lo largo de toda la Historia, especialmente en el terreno de la ciencia, y se patentiza actualmente en la resistencia a considerar seriamente la existencia del fenómeno OVNI. Pero, afortunadamente, un creciente número de científicos (aunque todavía muy pequeño) está siguiendo la admonición de Schroedinger; están volviéndose cada vez más curiosos respecto del fenómeno OVNI."

Concluyo aquí con la cita del Dr. Joseph Allen Hynek, para dar inicio a este libro.

I. Fenómeno OVNI y Seres Inteligentes No Humanos

El fenómeno OVNI está constituido por múltiples elementos, todos íntimamente vinculados.

Los cuatro más importantes a nuestro parecer son:

?La actividad y presencia del OVNI

?La actividad y presencia de los seres que tripulan un OVNI

?La influencia física que ejercen sobre el entorno estos dos anteriores elementos

?Los humanos que experimentan directa o indirectamente la actividad y presencia de los tres elementos anteriores.

Los Ovnis son objetos de los que no podemos reconocer su naturaleza y origen, de los cuales únicamente tenemos el supuesto de que son fabricados pero no por creación humana. No siempre se encuentran siendo vistos por los testigos realizando vuelos, sino también se les ha visto posados en el suelo, en o saliendo de cuerpos de agua, ya sean ríos, lagunas, cenotes, mares o cualquier cuerpo de agua y además se reportan observaciones de esos objetos dentro de cavernas y cráteres. Las representaciones de estos objetos han sido narradas, descritas, dibujadas, esculpidas, grabadas, fotografiadas y hasta filmadas en decenas de ocasiones, haciéndose desde la más lejana antigüedad en imágenes plasmadas rudimentariamente en las paredes rocosas de cavernas, hasta lográndose hoy con los más modernos métodos de grabación en video.

Los misteriosos seres que tripulan los OVNIS también han sido igualmente registrados a lo largo de la historia humana, de muchas miles de formas y en todos los lugares del mundo en donde algún desconcertado testigo vivió un contacto con algunos de estos seres. La moderna disciplina que estudia este fenómeno tan importante es llamada Ovniología y sus investigadores han nombrado a los extraños seres que tripulan los OVNIS con diversos términos, ya sea Ovninauta, Entidad Biológica Extraterrestre (o en su forma abreviada EBE), Alienígena y Extraterrestre. En lo particular considero importante aceptar que no tenemos pruebas definitivas de que el origen de estos seres sea de otro planeta o de que ellos provengan de un lugar diferente del espacio que sea ajeno a la Tierra. Estos seres también podrían ser del futuro o del pasado de la Tierra, podrían ser de un plano dimensional diferente al nuestro, podrían ser miembros de especies que también habitan la Tierra, ya sea dentro de la corteza de nuestro planeta o debajo de los mares, o podrían ser la materialización física y objetiva de aspectos ocultos de la psique de la especie humana. O bien, claro, pueden ser absolutamente todos ellos de algún otro lugar de esta o de cualquier galaxia. Pero en definitiva no sabemos de dónde son, ni que hacen aquí, menos sabemos cómo logran transitar tan libres por nuestro mundo. De algo de lo que si podemos estar seguros es que ellos, estos seres con los que la humanidad ha tenido diversos tipos de avistamiento, contacto o relación poseen características muy precisas que los definen en cuanto a su naturaleza básica, y la primera es que son evidentemente motivados por intenciones concientemente dirigidas de sus actos, aún cuando la lógica de sus intenciones no sea comprensible para nosotros. Esta cualidad de conciencia que ellos poseen los incluye por lo tal en la categoría de Seres Inteligentes. La segunda cualidad es que aparente casi todos ellos No Son Humanos. Esto no por el hecho de ser aparentemente obvio, se debe de dar simplemente por sentado, pues para dejarlo patentemente asentado como premisa consideremos que los seres humanos auque poseamos como especie relativas "grandes" diferencias, son diferencias que entre razas y grupos humanos no son suficientes como para considerarnos morfológicamente diferentes de manera radical entre nosotros mismos. En realidad poseemos rasgos comunes que nos definen como humanos, como una sola especie. Pero de acuerdo a la enorme cantidad de casos reportados en los que se describen experiencias con los tripulantes de los OVNIS, se nos proveen descripciones muy diversas, pues hay quienes nos dicen haber visto seres muy pequeños en tamaño, de sólo escasos centímetros o al contrario, de varios metros de alto. O hay quienes dicen que avistaron seres de apariencias tan dispares y extrañas, seres en algunos casos con consistencia gelatinosa y amorfa y en otros con apariencia de robots metálicos, o de nube gaseosa, de llama ardiente, de reptiles, de insecto, ángeles, de seres mitad humana y mitad bestia, además hay casos en los que dicen que eran verdes y otros grises. Y muchas apariencias más, siendo un verdadero muestrario carnavalesco de formas y tamaños. Por esta razón, al ser evidentemente miembros de otras especies concluimos obviamente que No Son Humanos.