La revolución popular sandinista (página 2)



5. La constitucion de 1984

Al entrar a gobernar el F.S.L.N. en julio de 1979, dictó lo que se denominó "Estatutos Fundamentales sobre Derechos y Garantías de los Nicaragüenses"; y es lo que hoy en día constituye "La Carta Magna" de la Nación o lo que es igual "La Constitución Política de Nicaragua. La Constitución Política de Nicaragua de 1984 estaba compuesta de la siguiente manera:

Titulo I
Principios Fundamentales
Capítulo Unico
Compuesta de 5 artículos (1 al 5).

Titulo II
Sobre el Estado
Capítulo Unico
Compuesta de 9 artículos (6 al 14).

Titulo III
La Nacionalidad Nicaragüense
Capítulo Unico
Compuesta de 8 artículos y 5 incisos (15, 16 (5) 17 al 22).

Titulo IV
Derechos, Deberes y Garantías del Pueblo Nicaragüense
Capítulo I
Derechos Individuales
Compuesta de 24 artículos y 21 incisos (23-25 (3), 26 (3), 27-33 (5), 34 (10) 35 al 46).

Capítulo II
Derechos Politicos
Compuesta de 9 artículos (47 al 55).

Capítulo III
Derechos Sociales
Compuesta de 14 artículos (56 al 69).

Capítulo IV
Derechos De La Familia

Compuesta de 10 artículos (70 al 79).

Capítulo V
Derechos Laborales
Compuesta de 9 artículos y 9 incisos (80-82 (7), 83 al 88 (2)).

Capítulo VI
Derechos De Las Comunidades De La Costa Atlantica
Compuesta de 3 artículos (89 al 91).

Titulo V
Defensa Nacional
Capítulo Unico
Compuesta de 6 artículos (92 al 97).

Titulo VI
Economía Nacional, Reforma Agraria y Finanzas Públicas
Capítulo I
Economia Nacional
Compuesta de 8 artículos (98 al 105).

Capítulo II
Reforma Agraria
Compuesta de 6 artículos (106 al 111).

Capítulo III
De Las Finanzas Publicas
Compuesta de 4 artículos (112 al 115).

Titulo VII
Educación y Cultura
Capítulo Unico
Compuesta de 13 artículos (116 al 128).

Titulo VIII
De la Organización del Estado
Capítulo I
Principios Generales
Compuesta de 3 artículos (129 al 131).

Capítulo II
Poder Legislativo
Compuesta de 12 artículos y 29 incisos (132-134 (3), 135-138 (26), 139 al 143).

Capítulo III
Poder Ejecutivo
Compuesta de 10 artículos y 22 incisos (144-147 (3), 148-150 (16), 151-152 (3), 153).

Capítulo IV
De La Contraloria General De La Republica
Compuesta de 14 artículos y 14 incisos (154-155 (3), 156-161 (4), 162-164 (7), 165 al 167).

Capítulo V
Poder Electoral
Compuesta de 7 artículos y 13 incisos (168-171 (3), 172-173 (10), 174).

Titulo IX
División Político Administrativa
Capítulo I
De Los Municipios
Compuesta de 5 artículos (175 al 179).

Capítulo II
Comunidades De La Costa Atlantica
Compuesta de 2 artículos (180 al 181).
Titulo X
Supremacía de la Constitución, Su Reforma y de las Leyes Constitucionales

Capítulo I
De La Constitucion Politica
Compuesta de 5 artículos (182 al 186).

Capítulo II
Control Constitucional
Compuesta de 4 artículos (187 al 190).

Capítulo III
Reforma Constitucional
Compuesta de 5 artículos (191 al 195).

Titulo XI
Disposiciones Finales y Transitorias
Capítulo Unico
Compuesta de 7 artículos (196 al 202).

En resumen, nuestra Constitución Política está compuesta de la siguiente manera:

11 Títulos, 25 Capítulos, 202 Artículos y 113 Incisos.

6. Contradiccion con el gobierno de los Estados Unidos De Norte America

El Imperialismo Yanqui.

Con la implantación de la dictadura militar burguesa libero-conservadora, producto del golpe contra revolucionario de 1934, que encabeza Somoza García, el imperialismo norteamericano no necesitara recurrir a la odiosa intervención de los marines para garantizar, en esta etapa de descenso revolucionario sus intereses estratégicos políticos y económicos.

Aunque no existe una intervención militar abierta y descarada los yanquis que conoce muy bien el potencial antiimperialista de Nicaragua, mantendrán, directamente desde su creación, el control, entrenamiento, y asesoramiento de la guardia nacional, instrumento local represivo que sirve directamente a la dictadura o fracción del poder que dirige Somoza.

Al mismo tiempo la guardia nacional garantiza militarmente, en primera instancia a los intereses yanquis de nuestra patria. La seudo-república neo colonizada, con el grotesco Somoza a la cabeza, permite que la sumisión del país al imperio yanqui en el aspecto económico se profundice.

Con la segunda guerra mundial Nicaragua pasará definitivamente a convertirse en un satélite de la economía norteamericana con proyecciones a largo plazo.

El consumo de Nicaragua será en la fundamental de productos elaborados norteamericanos. Las inversiones yanquis en este periodo se profundiza, y la política inversionista se consolida definitivamente a partir de la segunda guerra mundial adquiriendo, mayor importancia en la década de 1960.

Los yanquis prestarán todo su apoya político, diplomático, monetario y principalmente militar en cubierto en su base local, títere, a través de la ficha preferida: Somoza García y su camarilla.

El objetivo estratégico que su posición geográfica y condiciones internas le proporciona el territorio nicaragüense, seguirá siendo un aspecto de interés para el imperio yanqui.

El territorio nacional servirá por su condición de base o trampolín, para lanzar campañas militares contra revolucionarias a pueblos Centro Americanos y del Caribe como a Guatemala en 1954 y Cuba en 1961.

En toda etapa del acenso revolucionario el imperialismo yanqui maniobra constantemente en los aspectos económicos, políticos y militares con el fin de preservar su control sobre Nicaragua y Centro América.

En los primeros años de esta etapa, durante los cuales la dictadura Somocista representa, a pesar de sus debilidades, el sector más idóneo para los intereses del imperio. El apoyo de los yanquis hacia Somoza no sólo es en el aspecto económico sino incluso en el político y militar, que lo lleva movilizar a la séptima flota yanqui a raíz de la crisis de la dictadura en los años mediatos al ajusticiamiento del tirano Anastasio Somoza.

El imperialismo incorpora nuestro país a su estrategia global contra revolucionario para evitar una nueva victoria popular en el continente.

7. Surgimiento y desarrollo de la contra revolucion o resistencia Nicaragüense

Cambio de vientos "La llegada de Reagan".

El presidente Carter perdió su intento de reelección a finales de 1980, ante el republicano Ronald Reagan.

Los primeros contra y sandinistas recibieron con diferentes persecciones el significativo cambio de vientos: unos esperan un vigoroso como decidido cambio a su lucha, y los otros serios problemas en el futuro.

Ya para el período de Carter, los gringos empezaron finalmente a preocuparse por el giro que estaban tomando los acontecimientos en Centro América.

Importancia estratégica.

De la cuenca del caribe, la presencia soviética a partir de la década de 1960, da un enfoque geopolítico, en caso del conflicto bélico entre la Unión Soviética y Europa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el suministro de los Estados Unidos a Europa y Africa fue embarcado desde el puerto del golfo de México.

En busca de sus incondicionales.

"Eso" que llamaban la contra no tenían gente confiable y absoluta. Los campesinos-guerrilleros y otros comandantes "milpas" eran rústicos independientes y nacionalistas. Eso era muy peligroso, los ex guardias somocistas supuestamente son buenos peleadores "pero son unos hijos de puta, aunque no sean nuestros hijos". La clave del problema para los gringos es encontrar "a sus propios hijos de puta" e imponerlos a la cabeza de este movimiento y escasas posibilidades, por falta de recursos tuvieron el corage de levantarse en armas.

Evolución de los primeros grupos políticos en el exilio.

Entre 1980 y 1981, formaron el exilio grupitos, cuyo objetivo era el liderazgo político. Las espectativas abriría la administración norteamericana que se perfilaba a fines de 1980 con la candidatura de Reagan, para controlar pequeños movimientos armados establecido en Honduras.

Estos nucleos contaban con personas capaces e independientes. Enrique Bermúdez conocido como el Comandante 3-80, Guillermo Mendieta, Eduardo Ramón Román, José Robelo y Frank Arana.

La UDN-FARN, organizado por José Francisco Cardenal (Chino Negro), David Stadthagen, Max Vargas, Edmundo Chamorro, El Negro Bolaños se incorporó el Comandante Negro Chamorro, combatiente anti-somocista, combatiente de los años 1960, combatió al lado de los sandinistas en el Sur (Frontera con Costa Rica) junto al Comandante Edén Pastora "Comandante Cero". Integró a la contra y en enero de 1988 se acogía a la amnistía sandinista, regresando a Nicaragua fue directivo del Partido Conservador.

Primera Tarea: Fundación del FDN y la mano extranjera.

La tarea principal a la legión, y trata de observar a los "milpas".

En septiembre de 1981, se fundó la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN). El FDN absorbió fracciones UDN-FARN, FUR, la legión 15 de septiembre a los milpas.

El FDN formó un directorio único, un estado mayor y junta política.

Bermúdez y Sánchez, los dos elementos que posteriormente se conocerían (después de Sapoá) los vinculados y protegidos por la CIA, responsables del área militar y de contra inteligencia. Edgar Chamorro en el directorio del FDN en noviembre de 1984.

Contrato secreto.

El objetivo básico, me la informaron comandantes ex guardias, fue: con una fuerza no más de 500 hombres entrenados y experimentados, hostigan las rutas de abastecimiento militar a los sandinistas y a la guerrílla salvadoreña.

El armamentismo sandinista adquirió mayores proporciones, ampliaron el "contrato".

El padrino hondureño, el papel de los ches y un convenio tripartito.

La etapa de formación del FDN, en Honduras se contaba con la simpatía y apoyo del General Gustavo Alvarez, jefe de las fuerzas armadas. El General Alvarez estimó que mientras más tarde se adoptasen las decisiones y se procediera a una ruta indecisa y cual sería mucho más difícil y costoso: política y militarmente.

Fue el padrino hondureño, quien por exceso de entusiasmo, no negoció hábilmente con los norteamericanos. El compartir un tan riesgoso compadrazo. Falta de experiencia y realismo aunque no de voluntad y cierta visión.

El general Alvarez fue sin lugar a dudas el hombre fuerte de Honduras. Por su temperamento proclive a la pronta acción como por sus ideas de extrema derecha y excesiva concentración de poder, produjo fricciones políticas. Estos factores, provocaron su inesperado golpe militar que lo desalojó del escenario político-militar, enviándolo al excilio (Miami) 1984.

A principios de 1988, el ex todopoderoso jefe de las fuerzas armadas de Honduras, regresó a su país convertido en un apasionado predicador evangélico.

Los riesgos que tomó el general al caminar solo, armado unicamente con la Bilia fue fatal: el 25 de enero de 1989, Honduras fue impactada con la noticia de su ajusticiamiento, hecho reivindicado por el grupo extremista "sinchoneros".

En 1980, de acuerdo con el relato de Edgar Chamorro, los argentinos proporcionaron ayuda clandestina a elementos de los primeros grupos políticos-militares, mediante un supuesto convenio secreto con la CIA que fue negociado en viaje realizado a la Argentina, entre otros, según afirma el General Vernon Walters, subdirector de dicha agencia de inteligencia y después embajador de Estados Unidos en las Naciones Unidas.

El convenio contemplado en síntesis es el siguiente: Los argentinos participarían en la organización, administración y capacitación técnica; los riesgos aportarían el financiamiento encubierto y los hondureños facilitarían el santuario (refugio para bases militares). Todo con el propósito de llegar a integrar un proyecto homogéneo. Se integró una comisión tripartita formados por el Coronel Tórres Areas (Hondureño), El Coronel Oswaldo Ribero (Argentino) y un gringo de nombre no precisado.

Esta primera cúpula tripartita formó posteriormente el Comité Ejecutivo, con funciones de estado mayor. El proyecto en cuestión era lo que llegó a ser el FDN.

Para finales de 1980, aproximadamente 50 ex guardias habían recibido entrenamiento en Argentina. Posteriormente fueron enviados como instructores a Honduras, Guatemala, Costa Rica y a unos campamentos en Florida.

La función de los argentinos no se limitó a de instructores: fueron realmente directores con mucha independencia operativa y en la toma de decisiones. La posición adoptada por los Estados Unidos a favor de Inglaterra en la guerra de las Islas Malvinas, provocó el resentimiento de los argentinos y su desvinculación de los contras. El papel de los ches se consideró conflictivo y cuestionables. De a cuerdo con el relato de Edgar Chamorro en su libro, estos mismos argentinos, proporcionaron asistencia técnica en el Salvador y otros países para la formación de los escuadrones de la muerte.

Errores de estrategia inicial.

El FDN, pese a muchos tropiezos, interferencias e interrupciones de la ayuda Norteamericana en sus momentos más críticos continuó creciendo y cohesionándose.

La nueva dinámica en marcha rebasó e hizo perder el control del propósito original del "contrato secreto" de los 500: hostigar y contener los suministros de los sandinistas a la guerrilla salvadoreña.

El rápido y desordenado crecimiento fue posteriormente un problema. La formación castrense del núcleo de ex guardias y de sus asesores extranjeros, como su visión indefinida sobre las nuevas estrategias para adptarse a las circunstancias y limitaciones los impulsó a repetir equivocadamente el viejo modelo de la Guardia Nacional, copia a su vez, de la infantería marina ejército Norteamericano

Esta propensión, como la equivocada estrategia de intentar inicialmente una guerra de toma y conservación de posiciones, de confrontación directa con un enemigo más numeroso y mucho mejor equipado, significó en una primera etapa costos muy elevados y pérdidas irreparables en bajas.

Gracias a la experiencia adquirida en el terreno por los comandantes de línea, los métodos fueron radicalmente modificados. Ellos fueron quienes desarrollaron sus propias estrategias y tácticas.

8. Causas del desplazamiento del poder del gobierno revolucionario (perdida de las elecciones)

La caída del F.S.L.N.

La pérdida de las elecciones por los sandinistas en febrero de 1990 tuvo varias razones. En julio de 1979 gran parte del pueblo nicaragüense dio su apoyo al FSLN. En 1990 este mismo pueblo rechazó al Frente. A lo largo de su gobierno los sandinistas cometieron muchos errores. Su política externa y, sobre todo, su política interna crearon las condiciones para poner fin a la Revolución Popular Sandinista.

Entre los factores que se pueden citar para tratar de explicar por qué el Frente cayó del poder están su intransigencia política y su programa económico, que obligaron a miles y miles de nicaragüenses a irse a otros países. Los opositores que se quedaron tuvieron que soportar las dificultades del país. La oposición, en algunas regiones, se volvió violenta. En el centro y norte del país se desató una guerra civil; el Frente se vio obligado a tomar medidas contrarias a su Proyecto Histórico. La presión internacional ante la situación nicaragüense llevó finalmente a pláticas entre los combatientes de uno y otro bando y a las elecciones de 1990. Fue el fin del gobierno revolucionario sandinista.

El exilio nicaragüense.

Cuando los sandinistas tomaron el poder en 1979, miles de nicaragüenses se fueron huyendo al extranjero. Se trataba, sobre todo, de gente que había trabajado con el gobierno de Somoza, en particular los miembros de Guardia Nacional. Se crearon los "Tribunales Populares Antisomocistas" para juzgar a los somocistas, que habían pertenecido a la Guardia Nacional. Estos tribunales condenaron, tras cortos juicios, a miles y miles de nicaragüenses a treinta años de cárcel.

El servicio militar obligatorio obligó a muchos padres de familia a enviar a sus hijos al extranjeros.

Los países escogidos para irse a vivir fueron los Estados Unidos, Canadá, Guatemala, Honduras y Costa Rica, entre otros.

La oposición cívica interna.

Los sandinistas trataron de callar dentro del país a sus opositores, pero no lo lograron.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) denunció con energía el hecho de que el Frente se había apartado del Programa de Gobierno original firmado por todos en junio de 1979. A lo largo del gobierno sandinista, el COSEP continuó denunciando los ataques a la libre empresa. Uno de los miembros más destacados del COSEP, Jorge Salazar, fue asesinado.

La Comisión Permanente de Derecho Humanos, fue tomada por la policía.

La Radio Corporación y la Radio Católica, únicas emisoras que no controlaba el Frente, fueron objeto de ataques de parte del gobierno. En varias ocasiones fueron cerradas.

Un aspecto particularmente importante durante el gobierno sandinista fueron las relaciones entre la Iglesia Católica y el FSLN. Desde el principio, los sandinistas apoyaron con entusiasmo a la llamada Iglesia Popular. Se produjo un distanciamiento entre la jerarquía de la Iglesia católica y estos sacerdotes. El pueblo nicaragüense vio en la Iglesia la fuerza moral capaz no sólo de desafiar al FSLN, sino también el medio de externar su oposición. La elevación del obispo Obando a la púrpura cardenalicia fue todo un símbolo. Un obispo nicaragüense ascendía por primera vez en la historia a la más alta distinción de la Iglesia Católica. El pueblo encontró en su voz la expresión de sus más profundas aspiraciones. Fue la voz de los que no tenían voz.

La guerra campesina.

Al iniciarse la lucha en el norte, los sandinistas declararon que se trataba de un pequeño grupo de ex guardias somocistas y que el Ejército Popular Sandinista daría cuenta de ellos en poco tiempo. Las filas de la oposición armada se fueron incrementando progresivamente. El Frente se vio en la necesidad de crear las Milicias Populares Sandinistas. Fue necesario, entonces, establecer el Servicio Militar Patriótico y el Servicio Militar de Reserva. Todos los hombres mayores de dieciséis años y menores de cuarenta quedaban ahora obligados a la defensa militar de la Revolución Popular Sandinista.

Por el otro lado, las fuerzas insurgentes del norte aumentaron prodigiosamente. En 1990, sus efectivos eran de unos 25,000 hombres en armas. El 75% de ellos eran jóvenes campesinos menores de veinticinco años. El gobierno del presidente norteamericano Ronald Reagan les abasteció con armas, pertrechos militares y provisiones.

El ejército sandinistas no era capaz de vencer la guerrilla. La guerrilla por su lado, sujeta a las decisiones de los Estados Unidos, no estaba destinada a derrocar a los sandinistas, sino tan sólo a hacerlos ceder en sus posiciones.

Las presiones internacionales y las elecciones.

Los países centroamericanos, ante la gravedad de la situación, buscaron una solución por sí mismo. En la ciudad guatemalteca de Esquipulas comenzaron, en 1986, las reuniones de los países centroamericanos. En 1987 hubo una segunda reunión en Esquipulas. En 1988 la reunión fue en Costa Rica, en 1989 en El Salvador.

Cuando se dio la reunión de Esquipulas, en 1987, el régimen sandinista pasaba por un mal momento. La guerra se intensificaba cada vez m{as. La economía nicaragüense cada día se hundía más. En la Unión Soviética daba inicio una grave crisis política. El apoyo soviético era vital para los sandinistas. Todas estas circunstancias llevaron a un cambio de actitud al FSLN. Se trataba de hacerle la parte al fuego, para conservar el poder.

En el acuerdo de Esquipulas de 1987, firmado por todos los países centroamericanos incluyendo a Nicaragua, se estipuló:

Los puntos de Esquipulas se fueron cumpliendo poco a poco.

La guardia civil disminuyó en Nicaragua. Los sandinistas incluso iniciaron pláticas para la paz con los levantados en armas, aunque sin llegar a un acuerdo definitivo. Los presos políticos fueron puestos en libertad. Se anunciaron elecciones para febrero de 1990.

Los sandinistas estaban convencidos que iban a ganar las elecciones. Las manifestaciones políticas que hacían eran enormes, al igual que sus gastos en la campaña electoral. Todo parecía indicar que el Frente arrasaría con su contrincante, una alianza de partidos políticos llamados la UNO. Estos partidos de la UNO tenían como candidato a Violeta Barrios de Chamorro, viuda del periodista Pedro Joaquín Chamorro Cardenal.

La inmensa mayoría del electorado nicaragüense se presentó a votar. El 26 de febrero, en la madrugada, el presidente del Consejo Supremo Electoral daba los primeros resultados: el FSLN iba perdiendo. Pocas horas después se conocía que el Frente había sido derrotado por una amplia mayoría.

Los sandinistas entregaron el gobierno el 25 de abril de 1990. Antes de hacerlo se decretaron varias leyes. Entre ellas cabe mencionar las leyes 85 y 86. De acuerdo a estas leyes una inmensa cantidad de mansiones, autos, casas y fincas pasaron a manos de particulares. Entre estos particulares, los mayormente beneficiados fueron los sandinistas. A este reparto, se le ha llamado "la piñata".

El nuevo gobierno halló un país en ruinas, dividido, con una inmensa deuda esterna un ejército de unos 100,000 hombres y una guerrilla con 25,000 armados. Reconstruir el país era tarea difícil. A lo largo de seis años se han hecho esfuerzo notable por conseguir la reducción y profesionalización del ejército y el desarme de la guerrilla. Pero el desafío más grande iba a ser reconciliar a todos los nicaragüenses, y construir la nueva democracia. Ambas son hoy día, las principales tareas de la juventud nicaragüense.

9. Bibliografia

Pensamiento Político de la Revolución Popular Sandinista.
Carlos Tunnermann Bernheim.
Ed. Ministerio de Educación. Managua, Nicaragua

50 Años de Lucha Sandinista.
Humberto Ortega Saavedra.
Ediciones Especiales, La Habana, 1980.

La Contra.
Jaime Morales Carazo.
Grupo Editorial Planeta. México, D.F., 1989.

¡Mejor que Somoza cualquier cosa!.
Jaime Morales Carazo.
Ed. Continental, S.A. de C.V.
México, D.F., 1986.

Constitución Política de Nicaragua.
1984-1985.

Apuntes de Historia de Nicaragua. Tomo II.
Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. UNAN.

Historia de Nicaragua.
Adendum al Tomo II.
Los Años Recientes.
Dr. Germán J. Romero V.
Edición para el Ministerio de Educación de Nicaragua.

 

 

Autor:


Matias N.
Cristina I.