Intervenciones quirúrgicas por dientes retenidos



  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Método
  4. Control semántico
  5. Resultados
  6. Discusión
  7. Conclusiones
  8. Anexo
  9. Referencias bibliográficas

Resumen

Se realizó un estudio observacional descriptivo a los pacientes atendidos en el servicio de Cirugía Máxilo Facial del Hospital General Provincial Docente de Morón, residentes en la zona norte de Ciego de Ávila, durante el período comprendido entre enero de 2003 y diciembre de 2004, con el objetivo de determinar el comportamiento de las intervenciones quirúrgicas por dientes retenidos en estos pacientes. Para la obtención del dato primario se confeccionó un formulario donde se recoge la información necesaria en correspondencia con los objetivos de la investigación. Los datos se procesaron con ayuda de un programa de computación y se distribuyeron según su frecuencia. Como medida de resumen de la información se utilizó el cálculo porcentual. El grupo de edades más afectado fue el de 16 a 30 años, predominando el sexo femenino. Los terceros molares inferiores fueron los dientes que más se intervinieron, siendo la avulsión quirúrgica el tratamiento de elección. La hipertensión arterial fue el riesgo quirúrgico de mayor frecuencia. En el 23.83% de las intervenciones realizadas se presentaron complicaciones inmediatas, siendo más frecuente la luxación de dientes vecinos. El 68.02% de los pacientes fueron remitidos de los servicios de atención primaria de Estomatología General Integral.

Palabras claves: DIENTE RETENIDO/, DIENTE INCLUIDO/, DIENTE IMPACTADO/, DIENTE ENCLAVADO/.

Introducción

La erupción de los dientes temporales y permanentes se realiza según una secuencia determinada y en intervalos determinados de tiempo. Si se produce un retraso patológico, debe investigarse si existe agenesia del diente o la presencia de alguna causa que ocasione la retención de su erupción (1).

Se denominan dientes retenidos a aquellos que una vez llegada la época normal de su erupción no lo han logrado y permanecen en el interior de los maxilares, manteniendo la integridad de su saco pericoronario (2). Actualmente se le denomina Síndrome de Retención Dentaria por estar caracterizado por un conjunto de alteraciones, además de la ausencia del diente en la cavidad bucal (3).

La retención dentaria puede presentarse de dos formas: intraósea cuando el diente está totalmente rodeado por tejido óseo, y subgingival cuando está cubierto por mucosa gingival, pudiendo encontrarse en diferentes lugares de la cavidad bucal y por su posición se han descrito varias denominaciones, entre las que tenemos: diente retenido, incluido, enclavado e impactado. También ha recibido diversas clasificaciones de acuerdo al orden de frecuencia con que se presentan, a la posición del eje longitudinal del diente, a la altura respecto al plano de oclusión, a la profundidad, entre otras (4).

Puede estar afectado cualquier diente de la cavidad bucal, pero los terceros molares inferiores, los superiores y los caninos superiores son los que mayormente quedan retenidos. Se presentan con mayor frecuencia en la población adolescente y adultos jóvenes, sin

Tener preferencia de sexo ni tipo racial (5).

Las retenciones dentarias pueden ocasionar diversas complicaciones y el proceso de brote dentario puede causar accidentes de muy diversos tipos. Su diagnóstico conlleva un examen clínico y radiográfico y su tratamiento por lo general es quirúrgico o quirúrgico-ortodóncico (3-6).

El Estomatólogo General Integral es el responsable en el Primer Nivel de Atención de realizar:

Múltiples son las causas que intervienen en la retención dentaria; entre los principales factores etiológicos tenemos: embriológicos, cuando el germen dentario está lejos del alveolo; mecánicos, por interposición de elementos patológicos; malformaciones asociadas a síndromes craneofaciales y enfermedades genéticas asociadas a enfermedades endocrino metabólicas (1, 5).