Vías de administración de medicamentos



  1. Administración por vía Oral
  2. Administración por vía tópica
  3. Administración por vía subcutáneas
  4. Administración por vía intramuscular
  5. Administración por vía intravenosa
  6. Administración por vía inhaladora
  7. Administración por vía rectal
  8. Bibliografía

Administración por vía Oral

La forma más fácil y más deseable de administrar medicamentos es por la boca. Normalmente los clientes son capaces de ingerir o auto administrarse medicamentos orales con un mínimo de problemas. La mayoría de comprimidos y cápsulas se tienen que tragar y se administran con aproximadamente 60 a 100 ml de líquido (para tragarlos). Sin embargo puede haber situaciones en las que esté contraindicado que el cliente reciba una medicación por la boca. Una precaución importante a tomar cuando se administra cualquier producto oral es proteger los clientes de la aspiración. A continuación las ventajas y desventajas de esta vía de administración:

Administración por vía tópica

La medicación tópica incluye medicamentos dermatológicos, irrigaciones e instilaciones. Las irrigaciones pueden Loción tener o no medicación. Las preparaciones dermatológicas incluyen lociones, linimentos, ungüentos, pastas y polvos. A menos que esté contraindicado por una orden específica, la enfermera lava y seca cuidadosamente el área, a golpecitos con la toalla, antes de aplicar una preparación dermatológica. Las costras y supuraciones de la piel albergan microorganismos y producen infecciones locales. También pueden evitar que la medicación entre en contacto con el área que va a ser tratada. Las enfermeras siempre deben utilizar una técnica aséptica cuando afrontan una herida abierta. Si el cliente tiene lesiones, la enfermera debe utilizar guantes o depresores linguales. De esta forma, la mano de la enfermera no entra en contacto directo con los microorganismos localizados en las lesiones y en su periferia. A continuación las ventajas y desventajas de esta vía de administración:

Administración por vía subcutáneas

Las inyecciones subcutáneas pretenden colocar medicamentos en el tejido conjuntivo laxo bajo la dermis. Debido a que el tejido subcutáneo no tiene un riesgo de sangre tan abundante como el muscular, la absorción del medicamento es algo más lenta que en las inyecciones intramusculares.

Sin embargo, los medicamentos se absorben completamente si el estado circulatorio del cliente es normal. Debido a que el tejido subcutáneo contiene receptores del dolor, el cliente puede experimentar alguna molestia.

Los mejores puntos de inyección subcutánea incluyen la cara posterior externa de los brazos, el área del abdomen comprendida desde los márgenes costales hasta las crestas ilíacas, y las caras anteriores de los músculos. A continuación las ventajas y desventajas de esta vía de administración: