La explotación infantil y el abuso contra la niñez en el Perú y la necesidad de la Reforma del Estado Peruano



  1. Padres y Familias responsables de la explotación y abuso infantil
  2. La mendicidad forzada por los padres y familiares
  3. La mendicidad infantil y la trata de menores
  4. Explotación Infantil en el "trabajo" doméstico infantil
  5. La Reforma del Estado que garantice la protección infantil contra la explotación y el abuso

La explotación infantil en el Perú es un hecho que azota aproximadamente a 2 millones de niños y niñas en el Perú, y se presenta cada vez más alarmante. Estos niños y niñas entre las edades de 4 a 16 años de edad trabajan en micro empresas, talleres informales, tiendas familiares, fabricas de textiles en Gamarra, servicio domestico, venta de periódicos, venta de dulces, cuidado de carros, cargando bultos, niños payasos, niños cantores, cobradores de microbuses, lustrabotas, prostitución infantil, "trabajo" domestico infantil, lavadores de oro en las minas, chancadoras de piedras, recolectores en basureros públicos, recolectores de hoja de coca, pozas de maceración de coca, y otras labores agrícolas, fábrica de ladrillos y en la modalidad de la mendicidad, son parte de un modelo de economía de subsistencia en donde se dé dedican al comercio ambulante y la venta en las calles en las grandes ciudades.

En el Perú una creciente población infantil trabaja desde muy temprana edad en una situación de alto riesgo, físico y moral. Es una realidad social que afecta a menores y adolescentes, y que en el Perú va creciendo ante la indiferencia del poder judicial, poder legislativo, el estado peruano, el congreso de la republica, el gobierno aprista, partidos políticos, organizaciones no-gubernamentales y la resignación de la sociedad.

La explotación infantil se define al trabajo de niños y niñas en cualquier sistema de producción económica de un país, una región y en el mantenimiento económico de un grupo o clan familiar. Podemos hablar de explotación infantil en los siguientes casos:

Padres y Familias responsables de la explotación y abuso infantil

Un clásico argumento que diversos investigadores, organizaciones sociales, explotadores, abusadores de menores y jóvenes que suelen decir "que en el Perú las familias pobres tienen una mayor necesidad de que sus hijos trabajen a fin de obtener ingresos que contribuyen a la supervivencia o ingresos complementarios ya que los padres de los mismos se encuentran a menudo a desempleados o subempleados." La supervivencia, en el Perú tiene una mayor prioridad que el desarrollo, y los intereses de los niños y niñas trabajadores y se miden por la contribución que aportan a la familia y por tanto a su propia supervivencia, que en el Perú es definido por los defensores de la explotación infantil como "trabajo infantil" en un mercado laboral infantil. El hecho de existir pobreza y necesidades económicas no cubiertas por la familia, no de llevar a los padres de familias a explotar a sus hijos, la violencia domestica contra los niños, niñas y jóvenes en el Perú se ha convertido en un síndrome de abuso que pone en riesgo la vida de los menores, en lesiones físicas, psicológicas, emocionales, enfermedades crónicas y la muertes de muchos niños, niñas, y jóvenes a manos de los explotadores y abusadores. El poner la vida en peligro de una menor de edad, constituye un delito más aun la explotación de niños constituye un delito grave que el poder judicial debe tomar carta en el asunto y en forzar la ley contra aquellos padres, madres y familiares y/ o personas responsables.

La responsabilidad de los padres (madres solteras o padres solteros) frente a los menores de edad es el deber moral y la responsabilidad de protegerlos y proveer un bienestar para su desarrollo emocional y social; pero el Perú existen padres y familiares que exponen a sus hijos e hijas y jóvenes a la explotación infantil ante la indiferencia de la sociedad.

La mendicidad forzada por los padres y familiares