Monografías Plus »

El Café, un aporte desde Histarmed (página 2)



The American Journal of Clinical Nutrition publicó un estudio en el 2004 en el que intentaron descubrir por qué entran en conflicto los efectos beneficiosos y perjudiciales del café. El estudio concluyó que el consumo de café está asociado a aumentos significativos en marcadores bioquímicos de la inflamación. Éste es un efecto perjudicial del café en el sistema cardiovascular, que puede explicar por qué el café se ha demostrado hasta ahora que sólo ayuda al corazón con niveles de cuatro tazas (600 ml) o menos por día. (11-15) Aunque la adicción a la cafeína no genera riesgos tan graves para la salud como otras drogas clásicas como nicotina, cocaína o heroína, mucha gente se ha convertido en adicta en el sentido de no poder dejar de tomarla o seguir tomándola pese arriesgar su salud física o psíquica, solo para evitar los síntomas del síndrome de abstinencia.

El síndrome de abstinencia del café ha sido probado mediante varios rigurosos estudios de doble ciego. De hecho ha sido incluido como diagnóstico oficial en ICD-10 (Organización Mundial de la Salud) y se ha propuesto como diagnóstico a la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Aunque los estudios se han realizado con adultos, también se han dado casos en niños.

Los síntomas típicos del síndrome de abstinencia son:

Dolor de cabeza de diferentes grados, fatiga, adormecimiento, dificultad para concentrarse, dificultad para trabajar, Irritabilidad, depresión, ansiedad, síntomas de resfriado, como pueden ser: náuseas y vómitos, dolor o rigidez muscular, calor y frío… deterioro psicomotriz, de la alerta y del rendimiento cognitivo

Se han dado casos de adicción al café con dosis diarias tan bajas de cafeína como 100mg/día (equivalente a una taza o dos latas de refresco cafeinado). También se han dado casos de síndrome de abstinencia al dejar de tomar una consumición diaria y regular de cafeína (por ejemplo un café todas las mañanas). Durante la abstinencia, pequeñas dosis de cafeína (ejemplo: 25mg) pueden suprimir parcialmente los síntomas del síndrome de abstinencia. Por eso, mucha gente que dejó de tomar café, no notó ningún síntoma ya que recibía estas pequeñas fuentes de cafeína por otros medios sin darse cuenta.

Estéticos

Como el té, el café también causa amarilleo en los dientes por su contenido en taninos. La mejor forma de evitarlo es cepillarse los dientes inmediatamente después de tomar café.

Otros problemas

Problemas de desarrollo del feto en embarazadas, aumento excesivo de la diuresis, fallos renales, aumento de la tensión arterial cistitis. según otros autores

Hitos importantes sobre el café y el arte

Algunos autores cubanos y extranjeros manifiesta en sus poesías pinturas y otras formas de manifestaciones artísticas la vida en las haciendas cafetaleras, ceremonias, eventos, sociales científicos y religiosos desde el mismo surgimiento en el año 675 hasta la actualidad donde sus más célebres exponentes eran y se mantienen asiduos según evolución histórica a Cafés de renombres dentro de estas obras tenemos tenemos por ejemplo en (865-923) primera referencia literaria fue del filósofo y astrónomo Al Razi ( 865 -923) en Bagdad.(1,14)

La visión plástica ha empleado todas las técnicas desde el siglo XIX así la acuarela de Francois de Courcy, Avenida de las Palmeras en Cuba (1839). El cafetal La Ermita en la loma del Cusco (1840), las litografías de Ricado Caballero, Entrada a un Cafetal (1859), y la ?serie de xilografías de Samuel Hazar, Secaderos, Cafetal, ? Cirniendo Café?, ?Escogiendo del Café? todas de (1871).James Wilson Morrice Montrial (1865), Funes,(1924) y Su Café El Pasaje en la Habana hacia ( 1915-1919 ) recrea una foto de la época.(1,2,14)

Entre los pintores cubanos que se acercan al anhelado café para tejer Historias con diferentes soportes (óleo, esmalte, tempera, tinta, lápiz, masonite, papel, tela, lino, aluminio, madera, acero…) en épocas diferentes. Antonio Gattorno (La Habana, 1904-E. Unidos, 1980) pregunta ¿Más Café Don Nicolás? 1924 o hace un mural que titula Waiting for the Cofee (1938). Angel Acosta león (La Habana, 1932-1964) Cafetera( sin fecha óleo/cartón), Cafetera( sin fecha, tempera, tinta y lápiz/papel) Cafetera roja(1960), Cafetera No 1 (1960), El Colador (1961, óleo/ masonite) y Cafetera amarilla (1961).

Adigio Benítez (Santiago de Cuba, 1924) Pilón (1957 óleo/ tela). Flora Fong (Camagüey 1949) con sus óleos Camino real (1998), Ventana al Nuevo Día (2001), Colador (2001), o sus piezas Huele a Café (2207), Colada en el segundo piso (2007). Mariano Rodríguez (La Habana 1912-1990) Muchacho del Café (1943) y Guajiro tomando café (?) Roberto Fabelo (Camagüey 1950) con su instalación Cafedral 2002-2003 y Café con leche (2006).2

Nelson Domínguez (Santiago de Cuba, 1947) A golpe de pilón (1973). Mirta Cerra (La Habana 1904-1986), Habana (1977) abigarrada vista de la ciudad en que se destaca el cartel de un Café. José Omar Torres (Matanzas, 1953) con una litografía llamada La Cafetera (1975). Ángel Ramírez (La Café Habana, 1954) con su obra Kafé de la bodega en la Acacia (2002). Annia Alonso presenta en hotel Sevilla de la colección de Kiko (2011) una calografía, Cafeteras, Horno de Carbón (1998) hecho de ladrillos que conforman una cafetera. Héctor Molné (Camagüey, 1935) incluye en su Naturaleza Muerta –Guajira un tabaco y una taza de Café. Eduardo Abela (1889-1965) su personaje El Bobo afirmó que nació sobre la mesa de un café (era un café cercano a la Secretaria del Estado a la que siempre acudían los periodistas). Pedro Oliva con un tríptico de cerámica esmaltada 80 x 60, Nueva historia de Mamá Inés (2006).1, 2

Nicolás Delgado Erustes (Santo Domingo, 1936), El solar (2003) en el que se promueve el Café Cubitas. Luis Joaquín Rodríguez Arias (Herrera 1942) Recogedores de Café (1984). Julio Morales Maceo (1965) en Prenant le café (2008). Keyner Piedra Sánchez (1971) Séchage du café du cacao (2000) y Femme noire pilant le café (2006). Omar Villa Lapinel (1957) Le petit café de Marianao (2008). También podría rastrearse la presencia de nuestros artistas plásticos a través de fotos o videos. Así observaríamos a Marcelo Pogolotti y Víctor Manuel en un café entre los años 1925-1928, según una foto tomada de los archivos de la Revista Bohemia. O el video De mi colección, sobre la pintura de Annia Ortega. A Agustín Bejarano tomando café en la contracubierta de catálogo de la exposición La aguja mágica. (2)

La feliz conjunción del Museo Nacional de Bellas Artes y ARTEX nos acerca a ?obras de los principales pintores contemporáneos cubanos en la taza donde degustamos un sabrosísimo café cubano", por ejemplo, con obras de Flavio Garciandía y Ernesto García Peña

También podemos disfrutar en programas televisivos como Buenos días y ?su largo bostezo de café" o en Con dos que se quieran bien, a Amaury Pérez y a la muy matancera y cubana poetisa Carilda Oliver Labor, mientras intercambian pareceres y toman café; o la telenovela Bajo el mismo cielo en que se muestran las prácticas cotidianas de la familia cubana en torno al ?Negro bullicioso". O en la presentación del programa Arte con arte de Centrovisión Yayabo y su cafetera. En septiembre de 2011 la obra de teatro del grupo Espacio Abierto, bajo la dirección de Xiomara Calderón , titulada Café , azúcar , tabaco y ron indaga en la conciencia de quiénes somos .La reposición por televisión de una obra clásica , Un día en el solar, estrenada en el Teatro Musical de La Habana en 1965- llevada al cine por ICAIC , dirigida por Eduardo González – Manet Lozano (1927) - , con elenco y orquesta básica del Teatro Musical y del Conjunto Experimental de Danza , con Alberto Alonso y Luis Trápaga , y figuras como Sonia Calero , Aseneh Rodríguez y Lítico , entre otras estrellas de la época , recoge el ?trabajo" (bilongo) preparado por una santera que habita en un solar habanero.(2,4)

Poesía

Y con otra mirada, Ileana Álvarez se acerca en Café de invierno al tema, emotivo en su introspección el singular Regino E. Boti? EI Café? (1878-1958). ? Amigo ausente? de Miguel de Barnet, ? La ciudad ? y ?La madre?. Efraín Rodríguez Santana, 25 de Diciembre de 1998 señala el primer libro de la ciudad por César López, Carilda Oliver con Labra ?Guárdame tiempo? y ?La Ceiba me dijo Tú?. Sumándose una inmensa mayorías más para el deleite de quien disfrute de una buena poesía embriagada del aroma del café de todos. 2

Conclusiones

Referencias bibliográficas

 

 

 

 

Autor:

Dra. Lázara Carrero Milán *

Iris María Fernández Carrero **

Dra Anais Susel Fernández Carrero ***

*Especialista en Estomatología General Integral. Máster en Urgencias Estomatológicas.Profesor Instructor.

** Estudiante de Tercer año de Medicina.

*** Especialista en Estomatología General Integral. Profesor Instructor.