Monografías Plus »

Antropología bíblica



INTRODUCCIÓN

Metodología de la investigación científica, es una de las pocas asignaturas considerada como medular en el ámbito de la educación superior, tanto en el tercer nivel de la educación así como el cuarto nivel, es decir en grado y en postgrado. Esta es la asignatura que proporciona los conocimientos base, para la presentación de los informes académicos necesarios para la obtención de títulos académicos, ya sea licenciatura, especialidad, maestría, doctorado o pos-doctorado. Independientemente de que el informe a presentar sea un artículo, un ensayo, una tesina, un monográfico, una tesis o una propuesta, e independientemente sea en educación, ciencias empresariales, medicina, ingeniería entre otras aéreas de saber humano, es en la metodología de la investigación científica donde encuentra los criterios, pasos y forma.

De ahí la importancia que reviste el presente trabajo, en él se presenta lo que se conoce como el Marco Teórico, soporte de la asignatura de Antropología Bíblica cuyo Proyecto Docente ya ha sido entregado. Además, dicho trabajo es el requisito establecido para poder ser facultado como Especialista en Docencia Universitaria, después de haber cursado todo un año y haber aprobado once (11) asignaturas relacionadas con la docencia en el nivel superior. El presente monográfico se estructura en base a cinco capítulos, que a su vez corresponden a las cinco Unidades desarrolladas en el Proyecto Docentes, a saber: capítulo I, Conceptuación de Antropología; capítulo II, Origen, esencia y Naturaleza del ser Humano; capítulo III, El ser Humano en Sociedad; capítulo IV, El ser Humano y su Entorno; y capítulo V, Creacionismo vs Evolucionismo.

El mismo se ha confeccionado en consecuencia a los criterios exigidos por la honorable Stella Maris Scapellatto, facilitadora de la asignatura "Practica Final" que forma parte de la maya curricular de la Maestría en Docencia y Gestión Universitaria que propone y ejecuta la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD).

CAPÍTULO I

CONCEPTUAZACIÓN E HISTORIA DE ANTROPOLOGÍA

Según Rincón (2014), la palabra "antropología" viene de las palabras griegas "hombre –ser humano" y "palabra o estudio", y significa el estudio del ser humano. A los primeros antropólogos les interesaba escudriñar los misterios de la historia de la Humanidad. Eran los que se empeñaban en encontrar a los antecesores más antiguos del ser humano, en indagar de donde vinieron los indígenas que poblaron el Continente Americano, en precisar la relación existente entre el color de la piel y los rayos solares, de donde salieron la rueda y los utensilios de cocina, en fin, conocer las diversas culturas de los pueblos. Estos, querían encontrar los principios universales que regían la vida y la conducta humanas. (Rincón, F. 2014: 17-19)

Continua diciendo el autor antes citado, que se logró demostrar, que existían muchas más cosas parecidas, que divergentes, en la naturaleza física de los humanos de regiones y continentes distintos. Que había muchas similitudes en las costumbres humanas. En este sentido, la antropología era la ciencia que trataba de las afinidades y diferencias humanas. Para abarcar todos los diversos estudios experimentales, las reflexiones teóricas, y los sectores de los antropólogos, se debe decir, que al hablar de antropología simplemente se trata del estudio del ser humano y de sus obras. Bajo el título de "Antropología", en los programas que poseen las principales universidades, se encuentra que estos estudios suelen dividirse en dos líneas principales: la Antropología física y la Antropología cultural (o social). (Rincón, F. 2014: 17-19)

Casi todos los departamentos antropológicos ofrecen cursos que corresponden a ambos aspectos del estudio del ser humano. Pero en el presente trabajo será ampliado el espectro, para incluir la Antropología Bíblica, que se enfoca en lo que enseña la Biblia acerca del ser humano, puesto que la misma tiene algo que decir acerca del origen y finalidad de la raza humana. Y ese mensaje es vital para alcanzar al ser humano nuevo, que tanto se ha buscado en el peregrinar del mundo.

Es un compuesto de origen griego, por un lado "anthropos", que quiere decir ser humano y  por otro "logos", que quiere decir conocimiento. El concepto de antropología, en tal sentido, hace alusión a una ciencia social que intenta estudiar a los seres humanos desde un punto de vista social, biológico y humanista, es decir de manera integral. Tomado de: http://concepto.de/antropologia/#ixzz4PQKEMRm6

La Real Academia Española también la concibe en los mismos términos, dice: "del latín anthropología, y este del griego ?????p?????? anthropológos `amante de conversar sobre el ser humano´. Lo que implica el estudio de la realidad humana; ciencia que trata de los aspectos biológicos y sociales de ser humano. (Dicc. De la lengua española, 2014: edición del Tricentenario)

La antropología es el estudio de la humanidad, de los pueblos antiguos y modernos y de sus estilos de vida. Dada la amplitud y complejidad del tema, las diferentes ramas de la antropología se centran en distintos aspectos o dimensiones de la experiencia humana. Algunos antropólogos estudian la evolución de la especie humana, denominada científicamente Homo sapiens, a partir de especies más antiguas. Otros investigan cómo el Homo sapiens ha llegado a poseer la facultad, exclusivamente humana, para el lenguaje, el desarrollo y diversificación de los lenguajes y los modos en que las lenguas modernas satisfacen las necesidades de la comunicación humana. Otros, por último, se ocupan de las tradiciones aprendidas de pensamiento y conducta que denominamos culturas, investigando como surgieron y se diferenciaron las culturas antiguas, y cómo y por qué cambian o permanecen iguales las culturas modernas. (Fried, 1972; Goldschmidt, 1979)

En los estudios de las Ciencias Naturales, se ha clasificado al ser humano en la lista de los animales y se ha considerado su estudio como una rama de esta ciencia. Uno de los aspectos que se estudia, se trata de las diversas pruebas, que se tienen a favor de la evolución del ser humano, desde las especies inferiores de la vida animal. Por ello, los estudios de Antropología física, suelen comenzar, comparando la anatomía del Homo sapiens con la de los monos antropoides y simios, conocidos como Primates. Este estudio consiste, en el análisis de fósiles, los huesos petrificados del Hombre de Neandertal, del Hombre de Java y de otra porción de restos humanos o antropoides que datan de centenares de milenios. (Rincón, F. 2014: 18)

Para Harris Marvin (1990), la antropología cultural se ocupa de la descripción y análisis de las culturas las tradiciones socialmente aprendidas del pasado y del presente. Tiene una subdisciplina, la etnografía, que se consagra a la descripción sistemática de culturas contemporáneas. La comparación de culturas proporciona la base para hipótesis y teorías sobre las causas de los estilos humanos de vida. Aunque este libro se centra fundamentalmente en los hallazgos de los antropólogos culturales, los hallazgos de las otras clases de antropólogos son esenciales para muchos de los temas que se tratarán. La arqueología añade una dimensión crucial a esta empresa. Desenterrando los vestigios de culturas de épocas pasadas, los arqueólogos pueden estudiar amplias secuencias de la evolución social y cultural bajo diversas condiciones naturales y culturales. Su aportación a la comprensión de las características actuales de la existencia humana y al contraste de las teorías de la causación histórica es imprescindible. (Marvin, 1990: 3)

Antropología bíblica: del griego anthropos y logos tratado, se entiende como la ciencia que trata del hombre. La antropología bíblica se refiere a la doctrina cristiana acerca de la humanidad, en cuanto a sus orígenes, su personalidad, su semejanza respecto a quien le creó; su estado.

Según Rincón (2014), "la antropología bíblica, trata del estudio acerca del origen del ser humano, su composición, perpetuación, trabajo, muerte y su situación eterna. Todo esto, lo estudia desde la perspectiva bíblica, por lo que, la antropología bíblica no tiene como centro al ser humano, sino a Dios. En tal sentido, busca analizar y aprender lo que Dios dice acerca del ser humano". La antropología bíblica, continua el autor, "trata al ser humano como creación de Dios, como un pecador apartado de Dios por desobediencia voluntaria, y como objeto de la gracia redentora de Dios. La antropología científica cree que el hombre desciende de las bestias, su estudio se concentra en la variedad, características físicas y culturales, costumbres, relaciones sociales, etc. del género humano". (Rincón, F., 2014:20-21)

Para el profesor Rincón, autor antes citado, "la Biblia, contrario a lo que enseña la evolución materialista, afirma que, toda la especie humana desciende de una sola pareja. Este es el sentido obvio de los primeros capítulos del Génesis. Dios creó a Adán y a Eva como el principio de la especie humana, y les mandó: "Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra." (Génesis 1,28). Además, la narración subsiguiente de Génesis, muestra claramente, que las siguientes generaciones, hasta la época del diluvio, permanecieron en continua relación genética con la primera pareja. De manera, que la especie humana, constituye una unidad genética o genealógica." (Rincón, F., 2014:20-21)

En este sentido se expresa el apóstol Pablo, cuando dice: "y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación" (Hechos 17:26). Esta misma verdad, es central, para la unidad de la especie humana, en relación con la primera transgresión, y en relación, también, con la provisión hecha para la salvación de la especie en Cristo: tal y como lo expresa el apóstol cuando dice: "Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.... Porque como por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos" (Romanos 5:12, 19).

En la antropología bíblica, se ve al ser humano, como una criatura hecha por Dios, y no que surgió al azar, por medios puramente evolucionistas, desde organismos inferiores. En la antropología bíblica hay espacio para la microevolución, pero pocos antropólogos de corte cristiana aceptan la macro-evolución. Al hablar de microevolución, se hace referencia a la ocurrencia de cambios a pequeña escala en las frecuencias alélicas de una población, a lo largo de unas pocas generaciones. También se conoce como cambio a nivel o debajo del nivel de especies. (Rincón, F., 2014:20-21)

Dichos cambios pueden deberse a varios procesos: mutación, selección natural, flujo genético y deriva genética. La microevolución puede contrastarse con la macro-evolución, que es la ocurrencia de cambios a mayor escala. Como la microevolución se puede observar directamente, algunos creacionistas admiten que ocurre, pero tienden a negar la macro-evolución y la especiación.

La antropología sociológica, también conocida como antropología social o cultural, es la que se encarga estudiar y proponer soluciones de problemas prácticos y evalúa los resultados (Antropología aplicada); estudia los factores biológicos y culturales en la salud y en la enfermedad y el tratamiento del enfermo (Antropología médica); estudia la vida en la ciudad (Antropología urbana); y estudia las causas del subdesarrollo y del desarrollo entre las naciones menos desarrolladas (Antropología del desarrollo). (Marvin, 1990: 3)

Para el profesor Rincón (2014), "la Antropología cultural estudia los aspectos diversos de la cultura humana, que dan origen a una serie de sub-disciplinas muy variada, tales como: arqueología, lingüística y etnología". Según este autor, "los arqueólogos buscan informaciones respecto de las culturas humanas, por medio de las excavaciones de zonas habitadas antiguamente. Esas informaciones se revelan tanto en monumentos, objetos de arte, utensilios, armas y demás artículos de hechura humana, que yacen en las capas terrestres. Mientras que la lingüística es el estudio del lenguaje y está interesada por el análisis minucioso y comparativo de los elementos lingüísticos. Este trabajo del estudio de las relaciones entre los idiomas, descubrió que casi todos los idiomas europeos provienen de una misma lengua común, el antiguo idioma indoeuropeo. (Rincón, F., 2014:20-21)

El objetivo fundamental de la etnología es conocer pueblos distantes que parecen diferentes a la presente generación. Es el estudio de cómo y por qué diferentes grupos étnicos se asemejan o difieren en sus formas de pensar y actuar en el pasado y en la actualidad. La etnología busca establecer relaciones comparativas entre las características de los diferentes pueblos humanos desde diferentes aspectos como son: diversidad cultural, parentesco entre diferentes sociedades y sus influencias, subsistencia y sistemas económicos, religión y expresión simbólica, organización familiar, sistemas sociales y políticos.

Campo interdisciplinar que une la antropología con la psicología. Relacionado con el estudio de cómo las diferentes experiencias que tienen miembros de distintos grupos culturales, conducen a divergencias en la cultura y, con la articulación de procesos culturales, sociales y psicológicos desde una perspectiva solista, usando una metodología de trabajo de Campo. La antropología psicológica, entonces, tiene un enfoque interdisciplinario, trabajo de campo, perspectiva transcultural y comparativa y solista, que incluyen variables ecológicas, socioculturales y conductuales. (https://quizlet.com/85532507/antropologia-psicologica-flash-cards/)

Según Tovar (2016), "se identificó las raíces y las condiciones fundamentales de la antropología psicológica, las afirmaciones psicológicas no pueden basarse únicamente en el comportamiento observado en un solo tipo de sociedad, ya que los rasgos psicológicos varían de unas culturas a otras. Por este motivo, la antropología psicológica estudia la variación en los rasgos psicológicos entre culturas, siendo a mediados del siglo XIX cuando los interesados en el ser humano se dedicaron de la cultura humana." (Tovar, Jaqueline, 2016)

http://historiaantropsico.blogspot.com/2016/02/antropologia-psicologica.html

Se puede concretar el contenido de la Antropología filosófica diciendo que su tema general, u objeto material, es el fenómeno humano, es decir, la serie de manifestaciones que atestiguan la presencia del ser humano. Interesan especialmente aquellas manifestaciones que entrañan un cierto enigma o paradoja, tales como el fenómeno del conocimiento científico, de los juicios de valor, de la libertad, de la comunicación interpersonal y de la religión. He aquí cinco modos como se suele manifestar el ser humano a través de cualquier tipo de cultura. (http://ual.dyndns.org/Biblioteca/Antropologia_Filosofica/Pdf/Unidad_02.pdf)

La antropología entre los antiguos

Herodoto y algunos y algunos griegos antiguos fueron los primeros que emprendieron un estudio naturalista del ser humano. Herodoto, historiador, filósofo y antropólogo griego (484-424 a. de C.) viajó extensamente por el mundo conocido de entonces y pudo observar por sí mismo muchos pueblos de costumbres diferentes. El, también entrevistó a muchos testigos y comprobó sus declaraciones para la posteridad.

Cornelio Tácito (55-120 d. de C.) historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio romano, es el mejor ejemplo que existe de una antigua monografía etnográfica, sobre una cultura especifica primitiva. Se trata de su obra "Germania", en la que Tácito describe la idiosincrasia, las costumbres y el medio ambiente geográfico de las tribus germanas. Su propósito al escribir fue prevenir a sus conciudadanos acerca de la fortaleza y el espíritu propio de los germanos, pues consideraba que esos barbaros incorruptos iban a ser causa de la desintegración del Imperio Romano, que degeneraba tan rápidamente.

Tácito, en su obra "De Britannia et Germania" observaba con admiración que "en Germania nadie considera los vicios como una diversión, ni que para estar a la moda se debe uno envilecer y envilecer a los demás" y también añadía "por todas estas razones, el matrimonio entre los germanos es austero, y ninguna otra característica de su moralidad merece mejor alabanza. Entre todos los barbaros, ellos son casi exclusivamente los únicos que se satisfacen con una sola esposa."

Literatura protoantropológica

Marco Polo (1254-1324 d. de C.) fue un mercader y viajero veneciano, que durante más de veinte años viajó por china y gran parte del resto de Asia, y legó a la posteridad, noticias sobre pueblos y sus costumbres.

Escribió acerca de las formas de sus casas y los materiales que utilizaban para construirlas, de las habilidades de las mujeres de Asia central, describiéndola como capaces de comprar y vender todo lo que se requería para el mantenimiento de sus casas, puesto que los hombres solo se ocupaban de la caza y la guerra, y de la fidelidad de las parejas.

Batuta (1304-1378) celebre viajero de la Edad Media entre los árabes, viajó por el Oriente durante veinte y ochos años, y después, hacia las regiones del poniente de África incluyendo Tombuctú. Este viajero, hizo una relación de todas sus experiencias. El relato contiene mucha información en torno de las relaciones vigentes entre los diversos estados islámicos de su tiempo, así como numerosos pormenores de prácticas religiosas y culturales del Islam.

Khaldun (1332-1406) investigador árabe que se dedicaba a recoger observaciones y escribirlas, sobre la naturaleza de la sociedad humana. Este, no fue simplemente un coleccionista de datos y hechos, sino un científico social. Se esforzó por elaborar un estudio de la sociedad humana que abarcara todas las modalidades, con la naturaleza y características propias de cada una y con las leyes que gobiernan su desarrollo. Estableció los siguientes principios: (1) los fenómenos sociales se rigen por leyes suficientemente estables como para dar origen a una sucesión regular de acontecimientos bajo patrones y secuencias bien definidas; (2) esta leyes tienen validez sobre la masa general, y los individuos aislados no pueden alterarlas considerablemente; (3) el único camino que hay para descubrir las leyes sociales es el de la recolección de hechos muy numerosos de donde pueden extraerse secuencias y correlaciones; (4) dentro de las sociedades de un mismo tipo estructural, rigen leyes semejantes, aunque tales sociedades se encuentren separadas por el tiempo y el espacio; (5) las sociedades no son estáticas, pues, las estructuras sociales se transforman y evolucionan; (6) todas estas leyes son sociales propiamente hablando, y no simples reflejos de factores biofísicos.

Descubrimiento de nuevos mundos y sus aportaciones a la antropología

A fines del siglo xv, navegantes portugueses, españoles y de otras nacionalidades se aventuraron por los mares inexplorados, hasta descubrir el Nuevo Mundo. Esto hizo posible que se acumulara un cuantioso caudal de información nueva respecto de los pueblos del mundo: los indígenas del Continente Americano, los isleños de los mares del Sur, los del caribú, y las poblaciones tan variadas de la India y del sudeste de Asia, así como las densas poblaciones de negros al sur de la barrera formada por el desierto de Sahara.

Las doctrinas teológicas dividían a la humanidad en descendientes de Sem, Cam y Jafet; todos ellos descendientes, a su vez, de Adán.

Las variedades de pueblos nuevos descubiertos no parecían encajar muy bien en aquellas categorías previas. Los primeros españoles en explorar el mundo alegaban que los indígenas del continente americano no descendían de Adán, que por ello se podían justificar las crueldades cometidas por los conquistadores. En 1512, el Papa declaró que los indígenas del Continente Americano eran, descendientes de Adán, y que por lo mismo merecían ser tratados de acuerdo con las mismas normas morales que se aplicaban a los europeos.

La visión regular de los exploradores, era ver a los "naturales" como si fuesen animales de caza; pero hubo misioneros católicos que dedicaron sus vidas a trabajar valerosamente en la defensa de los derechos humanos de los indígenas. Pero a pesar de ello, ciertos eruditos europeos, entre los que se pueden citar a Paracelso y a Giordano Bruno, mantenían la postura de que los etíopes, los isleños de los mares del Sur y otros pueblos análogos, eran modos diferentes, no perteneciente a la misma especie que los europeos.

El nacimiento de la antropología

No es hasta el siglo XIX, que se empieza tomar forma reconocible del desarrollo bio-cultural del ser humano, puesto, que hasta entonces, además de los obstáculos teológicos, faltaban datos informativos suficientes.

Hasta la época, todos los investigadores de las culturas humanas y de su diversidad habían creído en la antigüedad que atribuyó a la tierra el arzobispo Ussher, desde 1650. Según este, y fundándose en su estudio de la Escritura, Dios había creado al mundo 4004 años antes del nacimiento de Jesucristo.

El francés Boucher de Perthes, en las décadas de 1830-1850, descubrió una buena cantidad de instrumentos de piedra en el lecho del rio Somme, cerca de Paris, y comenzó a insistir en la antigüedad incalculable de estas obras humanas. Otros hallazgos de importancia se hicieron en Francia y en Inglaterra, y en el 1825 se encontraron en la caverna de Kent un diente de rinoceronte y un arma de pedernal.

Tan rápido acopio de pruebas sobre la Edad de Piedra del ser humano, vino a quebrantar seriamente la cronología ortodoxa, fundada en la interpretación que de la Biblia ofrecían los teólogos, de la historia cultural humana.

En el campo de las pruebas referentes a la antigüedad humana del ser humano, otro logro se obtuvo en un pequeño valle cerca de Dusseldorf, en Alemania. En 1857, se encontraron allí, restos de un esqueleto humano, cuyas características diferían bastante de las del humano moderno. El cráneo era muy voluminoso, ligeramente achatado en la superficie superior, y los lóbulos frontales se cargaban mucho sobre las cavidades de los ojos. El médico alemán, que fue el primero en escribir acerca de este fósil humano, lo describió como perteneciente a alguna raza de salvajes barbaros. Siendo el rastros más antiguo de los primeros habitantes de Europa; según consta en el libro "Cien años de Antropología" de Penniman. A Este fósil se le dio el nombre de Hombre de Neandertal, por ser hallado en el valle del rio Neander.

Para cuando salió el libro de Darwin "El origen de las especies" el año 1859, los hombres de ciencia de Europa occidental, ya se encontraban dispuestos a aceptar la teoría de que la tierra y el ser humano tenían incontables años de existencia, que la edad relativa de las rocas, del suelo y de los artefactos humanos, se puede calcular con base en la posición que ocupan en los estratos del subsuelo, de acuerdo con principios geológicos conocidos, y que los instrumentos de piedra y restos de esqueletos hallados en diversas regiones de Inglaterra, Francia y otras partes aportan pruebas de los comienzos de la historia biológica y cultural del ser humano, cuya antigüedad puede contarse en centenares de milenios.

La teoría de Darwin, de la selección natural, proporcionó una manera de explicar la relación del ser humano para con su medio ambiente, y facilitó que se comprendiera el nexo que unía al Hombre de Neandertal y otros fósiles similares con el Homo sapiens moderno.

La teoría de la evolución cultural

La teoría de la evolución cultural, propone, que la historia humana se puede describir, como un progreso, desde los rudimentos inicial, hasta compleja civilización presente. Concibe una serie de etapas progresivas convencionales de la cultura humana, desde el momento de la creación, y pasando por la caída del ser humano, el diluvio, la organización de pequeños grupos cazadores recolectores, la aparición del pastoreo, el descubrimiento de la agricultura y de la noción de propiedad privada, la condensación de la gente en aldea, la división del trabajo, hasta llegar a la civilización moderna.

La teoría de la difusión cultural

Esta teoría fue manifestada por diversos eruditos, en la postrimería del siglo XIX, que pusieron en duda la teoría de que todas las sociedades humanas hubieran recorrido los mismos estadios, y afirmaron que para comprender de la mejor manera posible la evolución cultural humana es preciso verla como resultado de una difusión muy compleja de elementos culturales entre los grupos humanos.

Según algunos proponentes de esta teoría todo el impulso cultural debía atribuirse prácticamente a un solo lugar, a Egipto, de donde se difundió al resto de la tierra. La metalurgia, la agricultura, la arquitectura, la estructuración compleja de las sociedades, las prácticas de culto religioso y las demás realizaciones de la civilización maya de la azteca o de la inca, se explican, como imitaciones tomadas del vértice de cuanto existía: Egipto.

En los comienzos del siglo XX, en la "escuela de Viena", ciertos antropólogos austriacos, eran de la creencia de que la cultura original humana provenía de cierta región asiática y que de dicha sede cultural, habían crecido varias culturas complejas, en diversos ambientes.

Las grandes emigraciones de los pueblos habían transportado estas antiguas culturas hasta regiones del globo muy distantes entre sí.

Franz Boas (1928) y un grupos de antropólogos de la Universidad de Columbia, contemplaron la historia del ser humano más bien como un "árbol de la cultura" compuesto de ramas fantásticas de naturaleza muy compleja, unidas e injertadas unas con otras y produciendo nuevos brotes. Cada rama era representativa de un complejo cultural absolutamente específico, que debía analizarse en función de su propia historia también específica, sin pretender compararlo con los complejos culturales de las demás regiones del mundo, encajados tan a la fuerza en el vasto esquema de las "etapas de la evolución".

Esta escuela norteamericana rechazó la idea de que el desarrollo o expansión significase necesaria-mente progreso o mejoramiento, y la tendencia a reunir culturas separadas dentro de un solo género muy amplio de "tipo de cultura", y rechazo de denominaciones y marbetes tan amplios como el de "salvajismo". Reconoció la existencia de "zonas de cultura", a las que se concedía una naturaleza completamente especifica e individual y, por consiguiente, una serie de diferenciaciones o rasgos culturales.

CAPÍTULO II

ORIGEN, ESENCIA Y NATURALEZA DEL SER HUMANO

2.1. DESDE LA CIENCIA

La ciencia, cuando habla del origen del ser humano lo describe como un proceso espontaneo que se da de forma natural, sin una intervención externa a dicho proceso. Ese proceso se conoce como Evolución o macro-evolución, como le llaman algunos antropólogos, y consiste en el refinamiento que van teniendo las especies a través del tiempo y los espacios a los que están expuestas dichas especies. Dentro de los precursores de esta idea se encuentran Karl Marx (1818-1883) y Charles Darwin (1809-1882).

En el caso de Darwin (1871), dice:

Para afirmar que el hombre es el descendiente modificado de alguna forma preexistente, es menester averiguar antes si varía en sí mismo, por poco que sea, en su conformación corporal y facultades mentales, y en caso de ser así, si las variaciones se transmiten a su prole siguiendo las leyes que rigen para los animales inferiores, tales como la de la transmisión de los caracteres a la misma edad o sexo. Por lo que se puede juzgar,…, ¿Son dichas variaciones debidas a las mismas causas, o dependen de idénticas leyes que los demás organismos, por ejemplo, las de correlación, efectos hereditarios del uso y de la falta de uso? ¿Está sujeto el ser humano a las mismas deformaciones, debidas a cesación de desarrollo, duplicación de partes y presenta en sus anomalías alguna reversión a un tipo de conformación anterior y antiguo? (Darwin, C., 1871: 6)

Para este autor, es

Natural preguntarse también, si, como tantos otros animales, el ser humano ha dado lugar a variedades y razas tan distintas entre sí, que deben clasificarse como especies dudosas. ¿De qué modo estas razas están distribuidas sobre la tierra, y cómo influyen unas sobre otras, tanto en la primera como en las demás generaciones, cuando hay entre ellas cruzamientos? (1871)

Según Darwin, la investigación debe dilucidar la importante cuestión de si el ser humano tiende a multiplicarse con bastante rapidez para que nazcan rigurosas luchas por la vida, cuyo resultado ha de ser la conservación en la especie de las variaciones ventajosas del cuerpo y del espíritu, y por consiguiente eliminación de las que son perjudiciales. Las razas o especies humanas, llámeselas como se quiera, ¿Se sobreponen mutuamente y se reemplazan unas a otras hasta el punto de llegar a extinguirse algunas? La respuesta a todas o a la mayor parte de estas preguntas, se verá que, como para los animales inferiores, debe para la mayoría de esas especies ser evidentemente afirmativa. Haciendo, por ahora, caso omiso de las consideraciones que preceden, pasemos á ver hasta qué punto la conformación corporal del hombre presenta vestigios, más ó menos claros, de su descendencia de alguna forma inferior. (1871: 9)

Para este autor, es sabido de todos que el ser humano está constituido sobre el mismo tipo general o modelo que los demás mamíferos. Todos los huesos de su esqueleto son comparables a los huesos correspondientes de un mono, de un murciélago, o de una foca. Lo mismo se puede afirmar de sus músculos, nervios, vasos sanguíneos y vísceras internas. Darwin, citando Huxley, dice que el cerebro, el más importante de todos los órganos, sigue la misma ley, en el animal y en el ser humano. Según Darwin, Bischoff admite, también, que cada hendidura principal y cada repliegue del cerebro humano tiene su análogo en el del orangután; aunque añade que los dos cerebros no concuerdan completamente en ningún período de su evolución; concordancia que, por otra parte, no puede esperarse, ya que de verificarse serían iguales las facultades mentales de ambos. (1871: 11)

Vulpian (1826-1887), también citado Darwin, hace la observación siguiente: «Las diferencias reales que existen entre el encéfalo del hombre y el de los monos superiores, son excesivamente tenues. Sobre este particular no podemos hacernos ilusiones. Por los caracteres anatómicos de su cerebro, el hombre se aproxima más a los monos antropomorfos, que éstos no sólo a ciertos mamíferos, sino aun a ciertos cuadrumanos, como los macacos." Pero aquí sería superfluo dar más detalles sobre la correspondencia entre el hombre y los mamíferos superiores, en lo tocante a la estructura del cerebro y de todas las demás partes del cuerpo. (1871)

El ser humano, continua Darwin, puede tomar de animales inferiores, o transmitirles a su vez, enfermedades tales como la rabia, las viruelas, entre otras, hecho que prueba la gran similitud de sus tejidos, tanto en su composición como en su estructura elemental con mucha más evidencia que la comparación hecha con la ayuda del microscopio, o del más minucioso análisis químico. … Kengger, observó durante mucho tiempo el Cebus Azarae en su país natal, percatándose de los monos están expuestos a enfermedades como las de los seres humanos, tales como la gripe, apoplejías, inflamaciones y cataratas, con sus ordinarios síntomas. Los remedios producen en ellos los mismos efectos que en el ser humano. (1871: 15)

En la experiencia de Darwin, producto de sus observaciones, muchas especies de monos tienen un pronunciado gusto por el té, el café y las bebidas espirituosas; fuman también el tabaco con placer. Cuenta, que Brehm asegura que los habitantes del Africa Norte oriental cazaban los mandriles, poniendo en los lugares que frecuentan, vasos conteniendo una cerveza fuerte, con la que se embriagaban. Ha observado algunos de estos animales cautivos, en estado de embriaguez, y da un relato curioso de las extrañas gesticulaciones a que se entregan. Al día siguiente parecen encontrarse sombríos y de mal humor, cogiéndose la cabeza entre las manos y presentando una expresión lastimera; se apartan con disgusto cuando se les ofrece cerveza o vino, y sólo apetecen el jugo del limón. Estos hechos, poco importantes, prueban cuán semejantes son los nervios del gusto en el ser humano y los monos, y cuán parecidamente puede ser afectado el sistema nervioso de ambos. (1871: 18)

Otro aspecto resaltado por Darwin en su tesis, es el hacho de que en todos los mamíferos, la marcha en conjunto de la importante función de la reproducción, presenta las mayores similitudes, desde las primeras asiduidades del macho hasta el nacimiento y la cría de la prole. Los monos nacen en un estado tan débil como en el caso del ser humano. El hombre difiere de la mujer por su talla, su fuerza muscular, su vellosidad, etc., como también por su inteligencia, como sucede entre los dos sexos de muchos mamíferos. En otra palabra, no es posible negar la estrecha correspondencia que existe entre el ser humano y los animales superiores, principalmente los monos antropomorfos, tanto en la conformación general y la estructura elemental de los tejidos, como en la composición química y la constitución. (1871)

Con relación a la esencia del ser humano, la ciencia la percibe como la razón (intelecto), los sentimientos (emociones) y la voluntad (determinación). Estos tres elementos o facultades de la esencia humana trabajan en armonía, siguiendo un proceso lógico que inicia en el intelecto y termina la voluntad: el intelecto recibe un saber (conocimiento) lo descodifica y lo procesa, grava lo que le interesa de dicho saber y lo pasa a los sentimientos quien finalmente lo pasa a la voluntad para producir una acción.

En el caso de la naturaleza del ser humano, la ciencia la ve como material e inmaterial. La parte material la representa el soma (el cuerpo), mientras que la parte inmaterial está comprendida por la vida misma. Esta naturaleza, hace que ser humano sea un ser social, espiritual y físico.

2.2. DESDE LA RELIGIÓN

Un punto común en las religiones, es la idea creacionista. Es decir, un rechazo rotundo a las teorías evolucionistas postuladas por los hombres de ciencia. El creacionismo a diferencia del evolucionismo, cree que el origen del ser humano se debe a un acto creador de la Deidad (Dios).

La creación del ser humano fue precedida por un solemne consejo Divino

Según Berkoff (1949), antes de que el inspirado escritor consigne la creación del ser humano, hace retroceder, por así decir, hasta el concilio divino dando a conocer el decreto de Dios en las palabras, "Hagamos al hombre a nuestra propia imagen, según nuestra semejanza", Génesis 1: 26. La iglesia, generalmente, ha interpretado el plural "hagamos" sobre la base de la existencia trinitaria de Dios. Algunos eruditos, sin embargo, consideran que se trata del plural de majestad; otros lo toman como el plural de comunicación, en el que Dios incluye a los ángeles en diálogo con Él; y todavía otros, como el plural de auto-exhortación. (Berkoff, L., 1949: 216)

Para este autor, de estas tres sugerencias la primera es completamente impropia, puesto que el plural de majestad se originó en fecha muy posterior; el segundo es imposible, porque implicaría que los ángeles fueron co-creadores con Dios y que el ser humano fue creado también a la imagen de los ángeles, lo que es una idea anti bíblica; y la tercera es una hipótesis enteramente gratuita de la que ninguna razón se puede dar. ¿Qué razón habría para una auto-exhortación en plural sino fuera la de que hay en Dios una pluralidad? (1949)

La creación del hombre es en el más estricto sentido de la palabra un acto inmediato de Dios

Berkoff, es de opinión de que algunas de las expresiones que se usan en el relato precedente a la creación del ser humano indican una creación mediata en algún sentido de la palabra. Nótense las siguientes expresiones: "Y dijo Dios, Produzca la tierra hierba verde, hierba que da semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género" con la sencilla declaración, "y creó Dios al hombre". Cualquier indicio de mediación en la obra de creación que esté contenido en las primeras declaraciones, falta por completo en la última. Evidentemente la obra de Dios en la creación del hombre no fue mediata en ningún sentido de la palabra. Hizo uso de material preexistente al formar el cuerpo del hombre; pero hasta esto quedó excluido en la creación del alma. (1949: 217)

A diferencia de las criaturas inferiores el ser humano fue creado según un tipo divino

Berkoff puntualiza, que respecto a los peces, las aves, y las bestias se puede leer que Dios los creó según su especie, es decir, en una forma típica propia. Sin embargo, el ser humano no fue creado de ese modo y mucho menos conforme al tipo de una criatura inferior. Con relación al ser humano dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra propia imagen, según nuestra semejanza". Se puede ver lo que esto implica cuando se discute la condición original del hombre, y únicamente se concentrará la atención a ello aquí para destacar el hecho de que en el relato de la creación, la creación del hombre surge como algo diferente. (1949)

Los dos elementos diferentes de la naturaleza humana se distinguen con toda claridad

Siguiendo la línea Berkoff-riana, se destaca que en Génesis 2: 7 se hizo una distinción clara entre el origen del cuerpo y el del alma. El cuerpo fue formado del polvo de la tierra; al hacerlo, Dios hizo uso de material preexistente. En la creación del alma, sin embargo, no hubo adaptación de materiales preexistentes sino la formación de una nueva sustancia. El alma del ser humano fue una nueva obra de Dios en el estricto sentido de la palabra. El texto expresa con exactitud, que Dios "sopló en la nariz del hombre el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente". (1949:219)

Afirma Berkoff, que esas sencillas palabras enfatizan claramente la doble naturaleza del ser humano, y lo que en ella se enseña está corroborado por otros pasajes de la Escritura, tales como: Eclesiastés 12: 7; Mateo 10: 28; Lucas 8: 55; 2da Corintios 5: 1-8; Filipenses 1: 22-24; y Hebreo 12: 9. Los dos elementos son el cuerpo (soma) y el aliento o espíritu de vida que Dios sopló en el hombre y mediante la combinación de estos dos, el hombre se convirtió en un alma viviente". Lo que aquí significa sencillamente "un ser viviente". (1949)

El ser humano fue colocado desde el principio en una posición Elevada

Según lo planteado por Berkoff, el ser humano está representado como la cúspide de todos los órdenes de la creación. Está coronado como rey de la creación, y se le ha dado dominio sobre todas las criaturas inferiores. Como tal fue su deber y su privilegio hacer que toda la naturaleza y todas las cosas creadas, colocadas bajo su gobierno sirvieran a su voluntad y a su propósito, para que él y todo su glorioso dominio glorificaran al Todopoderoso, Creador y Señor del universo, Génesis 1 : 21 ; Sal 8 : 4-9. (1949:218)

Opiniones sobre el origen del alma humana

Este ha sido un tema de mucho tiempo, donde los eruditos no logran ponerse de acuerdo. No hay problema con el origen del cuerpo ya que esto es posible mediante la concepción cuando el espermatozoide de origen masculino se une al óvulo femenino, la molécula de ADN que hay en cada una de las células se despliega para unirse con el ADN de la otra, formándose una célula enteramente nueva "el zigoto". Esta nueva célula viviente es tan diferente, que después de fijarse a la pared del útero, el cuerpo materno reacciona enviando anticuerpos para eliminar al desconocido intruso.

En el caso del "alma" las cosas son muy distintas. Existen varias teorías sobre el origen del "alma" orientadas por principios bíblicos. Entre estas están: