Monografías Plus »

Lesiones deportivas y su intervención psicológica en atletas



Introducción

Las lesiones deportivas son hechos que se producen casi constantemente en el deporte de competición, por lo que la consideración de los factores que provocan estas lesiones es un aspecto de gran importancia para los diferentes profesionales que trabajan en el ámbito deportivo. Se conoce que el aumento de las exigencias deportivas para los deportistas de rendimiento es uno de los factores fundamentales. Según sean su gravedad y el momento en el que se producen, las lesiones provocan dolor e incomodidad, interrumpen la actividad habitual del deportista y exigen un cambio en su estilo de vida; provocan incertidumbre, inseguridad, preocupación y reacciones emocionales perjudiciales como irritabilidad, enfados, ansiedad o depresión. En ocasiones conllevan hospitalizaciones e intervenciones quirúrgicas, requieren un tratamiento que, en algunos casos, es lento y doloroso, a veces con recaídas que provocan frustración e impotencia, afectan a los familiares y a las personas más allegadas del deportista lesionado, pues deben sufrir el estado emocional de éste y adaptarse a su estilo de vida para poder ayudarle, y en ocasiones, suponen un deterioro crónico o una incapacidad permanente que impiden al deportista lesionado ser el mismo de antes. Por tanto, el daño fisiológico que constituye la lesión, no es el único problema del deportista lesionado, sino que existen otros que pueden afectar su bienestar e influir, negativamente, en la recuperación de la lesión. A menudo, los entrenadores, al no tener unos conocimientos específicos y profundos sobre las lesiones, se olvidan del deportista y lo dejan solo en su larga recuperación con los distintos profesionales que le puedan estar tratando como son el médico, el fisioterapeuta, el psicólogo deportivo, etc. Es importante que esto no ocurra, porque el entrenador puede desempeñar un papel muy importante que beneficiará la recuperación de sus deportistas lesionados. Para ello, el entrenador puede aplicar una serie de estrategias específicas que debería utilizar en cada una de las fases de la intervención psicológica post- lesión.

Lesiones deportivas y su intervención psicológica en atletas

Se invierte mucho tiempo y energía para obtener la óptima actuación en un deporte, tal que cualquier lesión significativa será percibida como un evento de vida traumático con sus implicaciones psicológicas. Los modos en los que los individuos tratan con la lesión deportiva puede variar mucho, algunos deportistas se adaptan a los eventos estresantes con pequeñas dificultades, mientras que otros se hunden, literalmente, con la experiencia. En un estudio de Wiese, Weiss y Yukelson (1991) con entrenadores, encontraron que el estilo de comunicación positiva, las estrategias que fijan metas realistas y los métodos para aumentar el ánimo eran las técnicas psicológicas más eficaces en el proceso de rehabilitación. Los factores psicológicos también se relacionan con el incremento de la salud. En un trabajo de Levleva y Orlick (1991) encontraron que los deportistas que sanaron más rápidamente fueron aquellos que hicieron una fijación de objetivos, autoverbalizaciones positivas, control del estrés e imaginación, en comparación con deportistas que tardaban más tiempo en sanar. Todas estas evidencias enfatizan la importancia de entender los aspectos psicológicos en la rehabilitación de la lesiones (Williams y Roepke, 1993).

  Para determinar la probabilidad de que las intervenciones psicológicas faciliten el manejo de la lesión deportiva es esencial entender primero la perspectiva del deportista ante la lesión, incluso el significado que tiene para él, así como el impacto que la lesión ha tenido en su vida. Los tratamientos de una lesión desde una perspectiva psicológica deben establecer cauces claros de comunicación con la lesión. Para realizar esto, los deportistas deben sentirse seguros de que interactúan en un ambiente favorable en el que cualquier información será confidencial. Los miembros del equipo de entrenamiento, (entrenadores, psicólogos, médicos, preparadores y fisioterapeutas) deben poseer las habilidades para escuchar y ser capaces de responder a los deportistas con empatía, sin juicios de valor y sin coacción. En este ambiente favorable, los deportistas pueden descubrir los pensamientos distractores y sentimientos relacionados con la lesión.

 La historia de lesiones de los deportistas, la naturaleza de la lesión, el tipo de deporte, el nivel de competición y la estructura de la personalidad de los deportistas (Sanderson, 1978) así como el tiempo de las sesiones y el contexto en el que ocurre la lesión (Weiss & Troxell, 1986) pueden influir en la recuperación. Es más, el manejo del estrés y el estilo de vida, habilidades, mecanismos de defensa, factores de motivación y habilidades de adaptación influyen en el modo en el que la lesión es percibida y se afronta (Yaffe, 1983). También es importante explorar la motivación o el significado que los deportistas asignan a su ambiente deportivo (Wiese, Weiss & Yukelson, 1991). La participación e implicación deportiva puede venir determinada por múltiples factores y tener significados individuales distintos, tanto físicos, psicológicos como sociales. Se puede realizar actividad física como estrategia de reducir el estrés y producir una catarsis emocional (Raglin & Morgan, 1987; Robbins & Joseph, 1985). Otra de las razones puede ser que los logros deportivos de una persona sean una de fuente de autoestima y auto concepto. A la vista de lo anterior, podemos comprobar que existen multitud de razones para que se produzca una implicación en la práctica deportiva, pero las pérdidas asociadas con la incapacidad para participar también pueden ser diversas y extensas. Por esto, las pérdidas podrían producirse en cada una de las áreas con las que estaba asociada a la práctica deportiva. Por ejemplo, si la autoimagen ha sido una de las razones de su implicación en un deporte, esta será una de las áreas afectadas en la lesión. Otras posibles áreas de afectación son los roles sociales, la competición, las recompensas externas, la autovaloración o el atractivo (Astle, 1986).

 Mientras no sea común el uso de la recuperación psicológica de los deportistas, el retraso en la recuperación será moneda habitual de cambio. Mientras se siga sin contar con la psicología en los procesos rehabilitadores, el deportista, es muy probable que siga teniendo miedo o aversión a su vuelta a la competición o siga quejándose de frecuentes y vagas informaciones sobre dolores (esto viene a insistir en la necesidad de evaluar la significación y funciones que una lesión tienen para un deportista). El uso de la psicología en la rehabilitación permitiría una rápida incorporación a la competición una vez finalizada la rehabilitación.

 Las lesiones deportivas pueden ser psicosomáticas, pueden servir como un signo de masculinidad, ser usadas como arma para castigar a otros o pueden ser el resultado de una fobia a la agresión (Sanderson, 1977). Un deportista que no se siente realizado y que, además, se siente defraudado, rechazado y temeroso de fracasar en el futuro y considerando las perdidas sociales y de auto-estima asociadas al fracaso, puede usar una lesión accidental, intencional o fingirse enfermo para evitar el malestar psicológico y prevenir la posible pérdida de una beca deportiva (Kane, 1984). Por consiguiente, para un deportista que parece resistir a los tratamientos, si se intenta entender y explorar el significado de la lesión, es posible, que se destapen la existencia de motivos secundarios o sentimientos subyacentes al malestar psicológico asociado a la lesión. Los pensamientos negativos y disruptores de los deportistas y sus comportamientos deben ser evaluados y dirigidos por miembros del equipo de tratamiento, con las adecuadas orientaciones y recomendaciones desde la Psicología del deporte.

 Para facilitar la participación de un atleta en la rehabilitación, se debe entender la lesión y su impacto y se deben tener las habilidades necesarias para tratar la situación. Aunque exista variabilidad individual, hay sendas comunes por las que los deportistas percibirán y responderán al tratamiento físico. Los deportistas, generalmente, experimentarán respuestas cognitivas, emocionales y el comportamiento a la lesión (Williams y Roepke, 1993). Las evaluaciones cognitivas del deportista lesionado y el impacto de este evento en su vida influirán en las reacciones emocionales así como en su conducta. En un trabajo de Crossman y Jamieson (1985) encontraron que cuando los deportistas sobreestimaban el impacto y gravedad de la lesión aumentaba significativamente la respuesta de dolor, los estados de ansiedad y los sentimientos de enojo, apatía, soledad e inadecuación; estos resultados eran más comunes entre deportistas que competían en niveles inferiores (no en la élite). Esto indica que esos deportistas que perciben inadecuadamente la lesión como más grave, garantizan un aumento de los estados afectivos que empeoran el proceso de rehabilitación. Las evaluaciones cognitivas de la lesión, sus actitudes y creencias, cuando son de signo positivo, pueden influir mejorando el proceso de recuperación. Cuando un deportista tiene creencias irracionales es más propenso a tener aumentos diarios de los grados de depresión y enojo, emociones que posiblemente interfieren en una exitosa rehabilitación. La sensación de control, el nivel de compromiso, la habilidad de competir contra el estrés, aumentan la probabilidad de que ciertas experiencias emocionales y acciones puedan o no facilitar la recuperación (Williams y Roepke, 1993).

 La lesión generalmente va acompañada de un sentimiento de desconsuelo por la pérdida que supone. Se han identificado cinco típicos estados experimentados durante la respuesta de desconsuelo: (a) negatividad, (b) ira, (c) negociación, (d) depresión y (e) aceptación. Los sentimientos y pensamientos desagradables que experimentan los deportistas son normales y esenciales para el proceso de rehabilitación (Williams y Roepke, 1993) y es importante indicárselo así a los deportistas, con el fin de que los asuman.

 Las cogniciones y emociones de los atletas influyen en el comportamiento que exhibirán durante la recuperación. Los deportistas con miedos y creencias de que el regreso a la actividad deportiva será una experiencia negativa es más probable que tengan una mala visión de su trabajo de rehabilitación. Los estados negativos de ánimo que ocurren durante los diálogos internos destructivos empeoran la ejecución de las tareas físicas (Kavanagh & Hausfeld, 1986). Una equivocación -por desgracia- muy común, es el regreso a la actividad deportiva antes de que el deportista esté preparado física y psicológicamente. La lesión deportiva de quienes no están preparados psicológicamente para un regreso seguro y exitoso al deporte puede arrastrar a un largo y dificultoso proceso de recuperación de la confianza y del nivel de ejecución, esto no ocurre cuando se está psicológicamente preparado (Rotella & Campbell, 1983).Además, en este estado de no preparación física y psicológica la probabilidad de una nueva lesión, en otra parte del cuerpo, aumenta.

  Es importante enseñar al deportista antes de comenzar la rehabilitación (o al mismo tiempo), a efectos de facilitar el proceso, habilidades relacionadas con el manejo de emociones, aumentos de motivación y pensamientos de confianza en la consecución de metas, cambios en las autoverbalizaciones negativas y en las creencias de culpa, manejo del dolor, del estrés, etc. Como sugiere Rottella y Heyman (1991) los deportistas podrían ser ayudados o incitados a percibir la lesión como una auto mejora, enseñando experiencias de mejora en vez de pensamientos de autoderrota.

 Es importante que los deportistas se impliquen activamente en la formulación de metas a corto y a largo plazo. Es esencial que se impliquen en el proceso de seguimiento de metas y asuman responsabilidad personal en el proceso rehabilitador. El seguimiento de metas no solo provee al deportista del sentido de control, sino que puede facilitar la motivación, persistencia y confianza.

 Se debe instruir a los deportistas en el uso de técnicas de cambio cognitivo a fin de capacitarles en la prevención de pensamientos negativos y manejar efectivamente las dificultades que esto provoca. Los deportistas pueden producir autoverbalizaciones positivas e imágenes positivas incorporándolas a corto y largo plazo en las metas establecidas. Las habilidades son generalizadas pronto y los deportistas se benefician de usar estos conocimientos en otras áreas de su vida.

 Junto a lo ya reseñado hasta ahora, dentro del proceso rehabilitador, consideramos de suma importancia tres aspectos que van a ser determinantes para una optimización en la resolución de la lesión: las estrategias de afrontamiento del dolor, las estrategias de afrontamiento del estrés y la vuelta a la práctica deportiva.

Las lesiones deportivas como ya sabemos son lesiones que ocurren durante la práctica de un deporte o durante el ejercicio físico. Algunas ocurren accidentalmente. Otras pueden ser el resultado de malas prácticas de entrenamiento o del uso inadecuado del equipo de entrenamiento. Algunas personas se lastiman cuando no están en buena condición física. En ciertos casos, las lesiones se deben a la falta o escasez de ejercicios de calentamiento o estiramiento antes de jugar o hacer ejercicio.

La gran cantidad preguntas al respecto deben ser analizadas- ¿Existen algunos tipos de personalidades que son más propensas que otras a lesionarse? ¿Por qué algunos deportistas retornan a la actividad en mucho menor tiempo que otros? ¿Deberían los entrenadores, psicólogos o kinesiólogos usar estrategias específicas para ayudar a los atletas a tolerar emocionalmente las lesiones? ¿Pueden estas estrategias acelerar el retorno de los atletas a los entrenamientos? ¿Existe algún factor psicológico clave, o tipo de personalidad que pareciera estar implicado en la aparición de lesiones deportivas?

Existen muy pocos tipos de personalidad anormal asociadas con el inicio de lesiones. Sin embargo se ha demostrado que el estrés puede inducir el incremento de lesiones. Los factores psicológicos por sí solos no son la causa, mas bien incrementan el riesgo cuando existen factores físicos que ambientan la aparición de los daños como ser desbalances musculares o nutricionales, exceso de fatiga.

Se piensa que el estrés provoca estos riesgos debido a que genera desconcentraciones, falta de atención y una marcada tensión muscular.

No es bueno categorizar a los atletas por su personalidad, ya que esto podría producir más daños que beneficios, pero existen algunos factores psicológicos como perfil de alta ansiedad, altos niveles motivacionales y mentalidad simple o única, que están asociados con la ocurrencia de lesiones.

Existen otros factores que pueden predisponer a lesiones: una agresividad extrema debido al miedo de perder o por culpa de plantear objetivos poco realistas o no alcanzables, el ser reservados, aprehensivos, solitarios o extremadamente sensibles, o la incapacidad de tolerar el estrés asociado a las lesiones.

¿Existe alguna evidencia de que los atributos psicológicos de los entrenadores y familiares puedan contribuir a una mayor o menor incidencia en lesiones deportivas?

Métodos y técnicas

Método Fraccionado (Vogt, 1896) Este método fue descrito por primera vez por Vogt en 1896. Es un método de los más eficaces para profundizar en el trance hipnótico.  La aplicación de la hipnosis al deporte, como se sugiere en los trabajos de Morgan (1993, 1996) y Jara y Garcés de los Fayos (1995) puede ir encaminada a la mejora de la ejecución deportiva (Unestáhl, 1991) y de la intervención en casos de lesión.

Método el entrenamiento psicológico,: se trata de actividades mediante las cuales se entrena al deportista para la adquisición y desarrollo de habilidades psicológicas que facilitan un accionar más eficiente y que tienen como fin, sobre todo, mejorar la capacidad de autorregulación.

Método el acompañamiento o Coaching La intención principal del Coaching psicológico es influenciar al deportista como individuo, y a equipos como grupos sociales, de forma tal que puedan desarrollar sus posibilidades máximas de rendimiento en la competición y entrenamiento.

Método la orientación psicológica o Counseling. La orientación psicológica tiene como fin ayudar a los técnicos y deportistas a entender y solucionar, de la mejor forma posible, sus problemas psicológicos y sociales. Una tarea específica del psicólogo es ayudar emocionalmente a deportistas que pasan por fases de inseguridad, a fin de que puedan encontrar con rapidez la seguridad y autoconfianza

Técnica 1: El Biofeedback10: es un técnica con numerosas variantes que además de sus aplicaciones en el área de la rehabilitación tiene numerosas aplicaciones en el área de la mejora de la performance o ejecución (Hernández Mendo, 1994)

Técnica 2: La hipnosis19: La hipnosis es una técnica de intervención clínica que polariza a terapeutas y público en general, en detractores y defensores. Con respecto a la Sugestionabilidad, hay que señalar que es uno de los fenómenos más relevantes en el proceso hipnótico (Weitzenhoffer, 1957 y 1989; Wolberg, 1948). Se ha estimado que sugestionabilidad y el comportamiento hipnótico correlacionan positivamente (Hilgard, 1965). Las situaciones de sugestionabilidad pretenden poner a prueba la confianza del paciente en su terapeuta, así como estimar la manera en que determinadas sugestiones inciden sobre su comportamiento. Así, en la medida en que la confianza es mayor y el paciente reacciona positivamente a las sugerencias del terapeuta, es previsible que el primero permita al segundo dirigir el proceso de inducción con más rapidez, puesto que la colaboración entre los dos está prácticamente asegurada.

Se divide en:

Según sean su gravedad y el momento en el que se producen, las lesiones provocan:

Dolor

Incomodidad

Inseguridad

Incertidumbre

Irritabilidad

Enfados

Ansiedad

Depresión

Interrumpen la actividad habitual del deportista

Cambio en el estilo vida

Preocupación y reacciones emocionales negativas

En ocasiones requiere de intervención quirúrgica y requieren de un tratamiento que en algunos casos es lento y doloroso y obviamente existen las llamadas RECAIDAS que provocan frustración, impotencia y afectan a los familiares y a las personas más allegadas del deportista lesionado. Muchas veces impiden al deportista ser el mismo de antes.

A menudo los entrenadores al no tener conocimientos específicos y profundos sobre las lesiones, se olvidan del deportista y lo dejan solo en su larga recuperación con los distintos profesionales que le puedan estar tratando.

El médico el fisioterapista y el psicólogo deportivo. Papel importante que beneficia la recuperación de sus deportistas lesionados.

Para determinar la prevalida de que las intervenciones psicológicas faciliten el manejo de la lesión deportiva es esencial entender primero la perspectiva del deportista ante la lesión. Y el impacto que ha tenido en su vida. Y que cualquier información será confidencial entre preparadores y fisioterapistas deberán poseer falibilidades para escuchar y ser capaces de responder.

Cinco típicos estados de ánimo:

Negatividad

Negociación

Depresión

Aceptación

Ira

Además en este estado de no preparación física y psicológica la probabilidad de una nueva lesión, e otra parte del cuerpo.

Es importante que los deportistas se formulen metas a corto y a largo plazo ya que con el seguimiento de estas no solo provee al deportista el sentido de control sino que facilita la motivación persistencia y confianza.

No es bueno categorizar a los atletas por su personalidad ya que esto traería más daños que beneficios. Existen otros factores que disponen a la lesión como una agresividad extrema debido al miedo de perder o por culpa de plantear objetivos poco realistas.

En ciertos atletas, las lesiones graves pueden tener efectos psicológicos devastadores que van desde la auto-exclusión hasta el abandono de la práctica deportiva. Los entrenadores deben de no generar el sentimiento de ser una pieza completamente descartable o sustituible para así evitar todo tipo de sentimientos.

Los entrenadores y familiares son muy influyentes en la vida de los atletas, también pueden tener algún efecto sobre la incidencia de las lesiones, existen entrenadores y padres que han llegado a presionar atletas para competir mientras han estado lesionados o a participar en algún evento en contra de su voluntad, y así mismo generan altos niveles de estrés y más aun cuando asumen la actitud que atletas lesionados son inútiles.

Depending on its severity and in which they occur, injuries cause:

Pain

Discomfort

Insecurity

Uncertainty

Irritability

Anger

Anxiety

Depression

They disrupt the normal activity of the athlete

Change in life style

Concern and negative emotional reactions

 Sometimes requires surgical intervention and treatment require that in some cases it is slow and painful and obviously there are RELAPSES calls that cause frustration, powerlessness and affect the family and people closer from the injured athlete. Many times they prevent the athlete be the same as before.

Often coaches having no specific and deep knowledge about the injury forget the athlete and leave it only in its long recovery with different professionals that they can be treated. 

The doctor the physiotherapist and sports psychologist. Important role that benefits the recovery of injured athletes.

To determine the prevailed that psychological interventions to facilitate the management of the sports injury it is essential to first understand the perspective of the athlete before the injury. And the impact that has had on his life. And that any information will be confidential between preparers and physiotherapists must own fallibilities to listen and be able to respond.

Five typical States of mind:

Negativity

Bargaining

Depression

Acceptance

Anger

In this state of not preparing physical and psychological the likelihood of re-injury, and another part of the body.

It is important that athletes are formulate short- and long-term goals since with not only tracking of these the sense of control it provides the athlete but it provides motivation and persistence and confidence.

It is not good to categorize athletes by his personality since this would bring more harm than good. There are other factors that have the lesion as extreme aggression due to fear of losing or because of unrealistic goals.

In certain athletes, serious injuries can have devastating psychological effects ranging from the self-exclusion to the abandonment of the practice of sport. Coaches must not generate the feeling of being a fully disposable or replaceable part so avoid all kinds of feelings.

Coaches and family members are very influential in the life of athletes, they may also have an effect on the incidence of lesions, there are coaches and parents who have come to push athletes to compete as they have been injured or to participate in any event against their will, and also generate high levels of stress and even more so when they take the attitude that injured athletes are useless.

Conclusiones

Recomendaciones

Bibliografía

Hernández Menudo Antonio

Septiembre de (2002)

La intervención psicológica en las lesiones deportivas

Revista Digital - Buenos Aires – (Año 8 - N° 52)

Universidad de Málaga (España)

Recuperado http://www.efdeportes.com/efd52/lesion.htm

Revista de Psicología del Deporte

1998. Vol. 8, núm. 1, pp. 117-132

ISSN: 1132-239x

Federación Española de Asociaciones de Psicología del Deporte

Universidad de les Illes Balear

Recuperado http://lesionesandrea.blogspot.com/2013_04_01_archive.html

Por  ADMIN

Después De Una Lesión, Descubre Como La Mente Te Puede Ayudar (Por Consigue_Tumeta)

Sep On 2013 9:06 Pm

http://personalrunning.com/blog/despues-de-una-lesion-descubre-como-la-mente-te-puede-ayudar-por-consigue_tumeta/

Revista Andaluza de Medicina del Deporte » Lesiones y características psicológicas en jugadores de balonmano

Marzo 2011 Vol. 04. Núm. 01

http://zl.elsevier.es/es/revista/revista-andaluza-medicina-del-deporte-284/articulo/lesiones-caracteristicas-psicologicas-jugadores-balonmano-90020123

MsC. Arturo Córdova Batista

Rol profesional del Psicólogo del Deporte

Psicólogo Centro Provincial de Medicina del Deporte Las Tunas

Mayo de 2006 Buenos Aires - Año 11 - N° 96

http://www.efdeportes.com/

http://www.efdeportes.com/efd96/psd.htm

Lic. Gabriel Lemme

INFOSPORT

27 de Octubre de 2013, Buenos Aires Argentina

Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar

http://www.infosportsaladillo.com.ar/notas_salud.php?mes=7&dia=24&ano=2013&id=3157

 

 

Autor:

Ana Maria Mendizábal Castillo

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOSDE GUATEMALA

ESCUELA DE CIENCIA Y TECNOLOGIA DE LAACTIVIDAD FISICA, EL DEPORTE Y LA RECREACION-ECTAFIDE-

LICENCIADA ALMA BARRIENTOS

CURSO: CONTROL Y EVALUACION DEL ALTO RENDIMIENTO

Monografias.com