Monografías Plus »

El proceso de hominización



Saber cómo el ser humano ha llegado a ser lo que es hoy, partiendo de sus más lejanos ancestros, ha despertado durante siglos la curiosidad de filósofos y científicos. En este trabajo no intentaremos dibujar un cuadro acabado del proceso de hominización porque ni siquiera la ciencia lo ha logrado a cabalidad. Se trabaja duro en ello, pero lograrlo es una tarea ardua. Simplemente intentaremos sintetizar y reflexionar sobre algunas de las teorías e hipótesis que existen respecto de este tema. Y lo hacemos, por una razón: el convencimiento de que, si deseamos entender los mecanismos que se ponen en movimiento para explicar por qué las personas hacen lo que hacen, debemos buscarlos en su naturaleza básica. Y dónde buscar esa naturaleza si no es, justamente, en el origen mismo de lo que somos. Muchos piensan que ha sido en el propio proceso de humanizarnos donde podemos encontrar las claves para interpretar nuestra conducta.

 En concreto, los objetivos que pretendemos es responder -o más bien proponer respuestas- a las siguientes interrogantes. Insistimos en lo de proponer respuestas porque la complejidad del tema y lo polémico que ha sido siempre su tratamiento, nos obliga a ser cuidadosos. En este tema, más que en otros, conviene recordar una de las ideas centrales sobre el conocimiento: la verdad absoluta no existe. Así, las definiciones, las clasificaciones y los conceptos que entregaremos son sólo una alternativa entre muchas. Pero como alguien decía, para avanzar en el conocimiento es más importante plantearse las preguntas correctas que las respuestas. Veamos, entonces, nuestras preguntas.

  El ser humano como producto de un proceso de transformaciones

 El proceso de humanización puede ser analizada desde dos perspectivas. La primera se refiere a la transformación y evolución de los caracteres morfológicos fundamentales del ser humano, o, dicho de otra manera, se refiere al proceso a través del cual el cuerpo humano ha llegado a ser como es hoy. A este proceso lo denominaremos hominización. Desde esta perspectiva, lo que interesa fundamentalmente son los datos que entrega la paleontología en relación a las leyes que rigen la evolución biológica.  La segunda se relaciona con la transformación psíquica, es decir, con la aparición de la inteligencia, del pensamiento abstracto y de la conciencia humana con las manifestaciones psicológicas y culturales que de ésta derivan. A este proceso que conduce al surgimiento y desarrollo de la conciencia lo denominaremos humanización.

 Aclararemos, en primer lugar, que hay dos perspectivas básicas para entender este tema. Por un lado, la filosofía y la religión, desde que nacieron, han tratado este tema con la máxima profundidad. Este es un enfoque posible cuando pretendemos entender estos fenómenos. La otra perspectiva es la científica y desde allí, las ciencias que más aportes han realizado son la paleontología, la biología y la antropología. Desde estas disciplinas se ha logrado trazar,  con cierta rigurosidad científica, el largo camino que el Ser Humano -su actual sistema nervioso y psicológico, las sociedades que ha configurado y las culturas que ha generado- han recorrido para llegar a lo que hoy todos conocemos.

 Pero, antes de entrar en materia, sería conveniente realizar una aclaración que nos parece esencial. Cuando hablamos de hominización -en tanto proceso que lleva a la configuración del Hombre como lo conocemos hoy biológicamente- y, de humanización -como proceso que permite la transformación del Hombre en Ser Humano- podemos adoptar muchas perspectivas.