Monografías Plus »

Lenguaje de los gestos: cuando la boca silencia, el cuerpo se expresa



"Es perfectamente monstruosa la manera como la gente, hoy en día, sigue diciendo cosas en contra de uno, detrás de la espalda que son absoluta y completamente ciertas".  OSCAR WILDE, EL RETRATO DE DORIAN GRAY.

"No olvidemos que la dicción en sí es una herramienta poderosa para la psicoterapia y para la coreografía del drama emocional y ético del ser humano." FEFL en Dislexia, y Neurociencia.

El lenguaje no verbal ayuda a aprender más sobre uno mismo, a mejorar las relaciones con los demás y a saber qué tipo de persona se tiene por delante, pero debemos tener cuidado, las personas que dominan el lenguaje silencioso del cuerpo y controlan los movimientos inconscientes que puedan hacer mientras hablan, generalmente olvidan que hay partes de su cuerpo que siempre les revelan sus intenciones y contradicen sus verdaderas propósitos. Siempre hay que tener presente que una persona con movimientos limitados y estudiados, es posible que esté ocultando la verdad detrás de su exposición y que quiera deliberadamente tergiversar una situación para favorecerse a sí misma.

Monografias.com

No puedes quitarme los ojos de encima…

El cuerpo tiene su propio lenguaje, es un idioma callado, instintivo y de naturaleza adaptadora, pero tan expresivo que comunica mucho más que las palabras porque existía antes de que el lenguaje hablado existiera. Los expertos estiman que en una conversación el 65 por ciento de la comunicación se produce de forma no verbal, las palabras son el 35 por ciento restante, aún así, influyen más el tono y los matices que las palabras mismas, éstas pueden llegar a engañar pero los gestos corporales son inequívocos. Lo son, porque poder interpretar las intenciones del desconocido, aunque no diga nada en nuestro pasado prehistórico, significaba la diferencia entre la vida y la muerte.

Las mujeres puede que, como madres potenciales, nazcan con una habilidad innata para percibir y descifrar señales no verbales, si creen que se les están mintiendo, mientras las palabras dicen otra cosa, el lenguaje del cuerpo les cuenta otra historia y eso ellas lo captan.

La percepción femenina no es accidente sino el resultado de una mayor actividad de áreas del cerebro donde se establecen las intuiciones y las respuestas instintivas, el cual es el encargado de las funciones automáticas.

La opinión sobre una persona se forma en el primer minuto de conocerla, sin que intervenga ni la lógica, ni la razón.

¿Qué nos dicen algunos gestos?

Monografias.com

No me mires…

¿Qué dicen nuestros brazos?

¿Qué dicen nuestros cabellos?

¿Cómo nos delatan nuestras piernas?

Si el individuo cruza la pierna en ángulo de 90 grados, al nivel de la rodilla: es ambicioso, competitivo y, en ocasión, grosero (ésta posición es poco común o deseable, entre las mujeres).

Cuando se cruza una pierna sobre la otra al nivel de la rodilla, pero se tuercen una de las dos: se trata de una persona perfeccionista, aunque insegura y ansiosa

Monografias.com

Te va gustar… ¿A mí?

Si nos encontramos de pie:

¿Manos?

Monografias.com

Así comen y así lucen las disoréxicas

Consejo: en todo momento, mantenga sus manos visibles. Ocultarlas debajo de las piernas, o detrás de un bolso o chaqueta, sugiere timidez, falsedad, temor e inseguridad.

Al sentarse, mantenga los brazos sobre sus piernas o sobre los lados de la butaca o sillón. Esta es una posición neutra que expresa muy poco de lo que usted está realmente pensando. De nuevo, ofrezca el mínimo de información a quienes compiten con usted de cualquier manera.

Tenga, siempre, cuidado con las manos, ellas lo revelan todo.

Monografias.com

¿Cómo nos comportamos con los gestos con nuestra pareja?

Si los miembros de una pareja apenas se miran o se tocan: la relación es fría: es posible que existan serias diferencias emocionales entre ambos.

Una pareja, cuyos miembros constantemente están estableciendo contacto físico entre sí revela el poco interés que uno siente por el otro. Lo hacen para impartir que se aman, cuando no… En parejas con relaciones sólidas, sus miembros se sientan de modo natural, se comportan con espontaneidad, ya que nada les importa, porque están seguros de sus sentimientos mutuos.

Los cónyuges que se tocan constantemente en público, expresando "amor": es una manera de comunicar precisamente la inseguridad que amenaza esa relación débil en muchos puntos.

La mujer que no usa sostenes y revela su busto debajo de la ropa: es posible que adopte esta costumbre sin preocuparse mayormente del lenguaje silente que su cuerpo está proyectando a otros. Pero sí debe estar consciente de que su mensaje silente es interpretado por los hombres a su alrededor como una provocación sexual ("estoy disponible", "este es el premio que puedo darte si me conquistas", "ven y toca"), sobre todo en nuestra cultura latina. La misma interpretación se aplica a los hombres que usan sus pantalones demasiado ceñidos sugiriendo el área de los genitales.

Si el hombre toca el área de los genitales: es un gesto común en muchas culturas. Equivale a una reafirmación de una masculinidad de la que no siempre se está seguro: "(creo que) soy hombre y lo puedo demostrar en cualquier momento". Generalmente, cuando es tiempo de demostrarlo, escapan.

¿Al caminar que decimos?

La persona que camina muy aprisa: sugiere una personalidad dinámica, inquieta, ansiosa por cumplir las metas que se traza en un tiempo determinado. No le gusta hacer esfuerzos en vano.

Si el individuo camina con pasos vacilantes, y no mantiene una dirección recta al caminar: denota una personalidad igualmente vacilante, errática, insegura, tímida, cansada por los embates recibidos en la vida. Es característica de las personas indispuestas.

Más Lenguaje no verbal

Cuando se provoca la atención por la ropa y la forma en que uno se viste, no sólo se proyecta una personalidad exhibicionista, sino que se demuestra un carácter rebelde, independiente, muchas veces descortés ("no me importa lo que puedas pensar de mí, porque en el fondo no me interesas").

"Jugar" con un lápiz o un objeto cualquiera (los espejuelos, una moneda, el encendedor, un pañuelo, las llaves, cortarse o limar las uñas), mientras se escucha a una persona: Es evidente que lo que la persona está diciendo provoca nerviosismo, inquietud, ansiedad o indiferencia. Como no sabemos qué reacción pueden provocar nuestros sentimientos reprimidos, preferimos "controlarlos" al jugar con un objeto determinado. Esta misma interpretación se aplica a los garabatos que hacemos mientras hablamos por teléfono, o mientras esperamos que nos llegue el turno de expresar nuestra opinión en una confrontación personal y directa.

Si un empleado, del mismo sexo, se aproxima bastante a su jefe (aunque sin violar su espacio vital): Está mostrando su solidaridad con los conceptos de su superior y respeto por la autoridad que ejerce --- hay que tener cuidado cuando se estima la amplitud del espacio vital.

Monografias.com

Conquístame…

Por el contrario, si cruza las piernas o los brazos mientras habla con él, o si se mantiene en tensión, está revelando el nerviosismo que lo embarga ante la posibilidad de que el jefe pueda detectar sus verdaderos pensamientos ("estás equivocado, no comparto tu opinión ", "tengo que complacerte porque eres el jefe, pero... ya verás los resultados"); el terror que provoca en él (una expresión de temor).

Si un jefe convoca una reunión y comienza a hablar inmediatamente sobre el tema que motiva la reunión: sugiere que existe un grado de tensión alto. La "comunicación" en estas situaciones es casi imposible de lograr, porque este tipo de actitud didáctica, paternalista o de reproche casi siempre provoca rechazo en los demás. Mientras más demore la exposición que haga el individuo con autoridad a sus subalternos, menor es la posibilidad de que estos expresen su opinión y se establezca un verdadero diálogo. En el fondo, aunque no lo reconozcan, todos están intimidados en mayor o menor grado por la autoridad que deben acatar.

Mientras una persona con autoridad habla, lo más probable es que evitemos establecer un contacto visual directo con ese individuo. Esta manifestación del lenguaje del cuerpo no significa respeto, sino "dame tiempo para considerar si voy a estar de acuerdo contigo, o no".

Los estudiantes que se sientan en los primeros asientos de un aula: Revelan receptividad a lo que les explica el maestro. Sus intenciones genuinas son las de aprender, participar activamente en los trabajos sugeridos por el profesor. No tienen nada que ocultar, y por eso se "muestran" de cuerpo entero.

Aquellos estudiantes que se esconden al final del aula, no tienen el mismo grado de interés por aprender lo que el profesor pueda enseñarles.

Los que hacen preguntas necias, para exhibir los conocimientos propios, aunque modestos, lo hacen para engrandecerse demostrando problemas con figuras en autoridad.

La persona que se mantiene siempre en una posición vertical: Muestra seguridad en sí misma, no tiene nada que esconder y por ello está lista para responder ante algún "ataque" que le puedan hacer.

La persona que se encoge: Ha sufrido demasiado (emocionalmente, sobre todo), y en general está vencida por la vida. Es un gesto similar al "hombros caídos".

En un lugar público, mantenernos lejos de otras personas: Sugiere falta de independencia, un carácter básicamente introvertido, una personalidad posiblemente tímida y reprimida.

Monografias.com

Ni lo intentes…

Silbar mientras se camina por un lugar solitario: No, no estamos llamando la atención, estamos simplemente haciendo un ajuste psicológico por el temor que sentimos de recibir cualquier tipo de agresión inesperada.

Hacer una ligera reverencia al estrechar la mano de una persona, o al despedirnos: No es señal de sumisión, como algunos interpretan, sino de consideración y cortesía. Generalmente esta reverencia se hace ante damas, personas mayores o de autoridad reconocida.

El entrecejo fruncido nos revela mucho sobre aquél con quien dialogamos. Es típico de los pensadores preocupados o de los malhumorados apretados.

Monografias.com

Hay personas que pueden hacer gestos no sólo con el seño sino con la frente, la nariz y hasta con las orejas. Lo más común es que los gestos queden marcados en esas líneas de expresión que delatan su repetición constante: líneas en la frente, en los pómulos, alrededor de los labios y en la zona de los párpados, donde encontramos las tan denominadas "patas de gallo". La comisura de los labios también nos delata. Los labios caídos son típicos de la gente deprimida o depresiva que no ríe casi nunca.

En cambio las patas de gallo se asocian a las personas que siempre sonríen. La sonrisa es el componente de mayor poder en la gramática del rostro. Se ha comprobado que facilita las negociaciones, predispone al otro a escuchar con más facilidad, nos aproxima afectivamente a los demás, rompe el hielo entre los desconocidos, en fin, abre puertas y ventanas para quienes la usan con naturalidad y frecuencia.

Para quienes son vendedores, halagar la esposa del comprador en su ropa, pelo, apariencias, color de su vestido en armonía con sus ojos, etc. Es de buen gusto. No lo es comentar que lo que usa esa persona proviene de Lord & Taylor. Pero más efectivo es sonreír, mirarla con apreciación y expresar, después de un silencio breve: "no puedo ocultarlo, usted luce muy atractiva con ese peinado".

¿Cómo darle el valor que se merece al lenguaje no verbal?

Una buena parte tiene que ver con el tono de voz, el modo en que hablamos, la forma en que empleamos el timbre, volumen, ritmo y cadencia. No hay que ser un buen locutor para hacer adecuado uso de nuestra voz.

Lo primero que debemos lograr es concentrarnos en el tono, que debe ser agradable y grato a los oídos de los demás. La amabilidad, la cortesía, las buenas maneras se expresan en el tono que empleamos al dirigirnos a los otros. Los tonos irónico y sarcástico, frío y distante, despectivo y denigrante, no hacen más que decirles a nuestro receptor que no lo aceptamos como interlocutor válido. Por eso, de nada sirve pretender utilizar palabras como "gracias" o "por favor" si el tono que las acompaña es altivo o desagradable.

Es importante emplear el tono más adecuado en el entorno social, aquel que va a tono con el estilo de la organización en la que trabajamos. Hay empresas en las cuales el estilo de relaciones humanas predominante impone un tono informal, alegre y amistoso. Otras en la que el tono debe ser más serio, formal y protocolar. Pero nuestra adaptación no puede sentirse forzada o fingida. Lo fundamental es ser nosotros mismos y demostrar la mayor sinceridad a través de nuestro tono de voz.

En resumen

Para finalizar con nuestro tema de lenguaje de los gestos, vale la pena tener presente que todos estos expresiones son manipulables por terceros, que hay personas que se dedican a estudiarlos y las usan a su favor. Si somos conscientes de que todas estas prácticas de la manipulación de la voluntad por medio del lenguaje del cuerpo se utilizan con tanta frecuencia, podemos evitar que las mismas nos sean aplicadas con el propósito de controlar nuestras decisiones y dictar nuestras actividades. Así que empléenlas con discreción y traten de no ruborizarse.

Bibliografía

Larocca, FEF: Dislexia, y Neurociencia en psikis.cl y en monografías.com

Larocca, FEF: Síndrome del Autismo Infantil: Condiciones Relacionadas en maixmail.com

Larocca, FEF: Síndrome de Dorian Gray: Diagnóstico y Secuelas en mailxmail.com

Larocca, FEF: La Vejez sin Achaques y Como Proceso Normal en monografías.com

 

 

Autor:

Dr. Félix E. F. Larocca

 


Monografías Plus