Monografías Plus »

Alcionismo en Nietzsche: entorno a una ética estética filosófica



  1. Nietzsche ante la comprensión romántica de la experiencia griega
  2. El mito de alcíone y ceice
  3. "Nosotros los alciónidas"
  4. "Ese sonido alciónico"
  5. Un futuro, una profecía y una nueva moral
  6. Bibliografía

En este artículo se analizan las relaciones que entabla la filosofía de Nietzsche con  la corriente del clacisismo y el modo en que se posiciona frente al idealismo alemán, recorriendo tres aspectos: 1)ético 2)estético y 3) filosófico. Una propuesta filosófica que gira en torno a las nociones de perspectiva y metáfora. Veremos como para Nietzsche la multiplicidad de perspectivas no ha de ser interpretada en tanto que nihilismo moral, sino en tanto que multiplicidad de modos de abordar la vida.

"La fe es el pájaro que siente la luz y que canta mientras el alba todavía es oscura"

PROVERBIO

Nietzsche ha sido tachado de misógino en multitud de ocasiones y hasta la saciedad. Los estudios que se hacen sobre su pensamiento suelen girar en torno al Superhombre, al personaje de Zaratustra o a la relación Apolo-Dionisos, todas ellas grandes figuras masculinas. Sólo unos pocos atrevidos, como Deleuze o Kerényi se han aventurado a escribir sobre Ariadna, alter ego de lo dionisiaco.

Sin embargo, en la obra de Nietzsche aparecen muchos otros personajes femeninos, entre los que encontramos a Pandora, Adrastea o a Alcíone, entre otras. Tenidas por eternas secundarias, cuando se las tiene en consideración, juegan sin embargo un importante papel en el pensamiento nietzscheano. Hasta tal punto que muchos pasajes de las obras de Nietzsche no son comprensibles, como es el caso de algunos de los cantos de Así habló Zaratustra, sino es desde la comprensión y atención a estos personajes femeninos. Algunos ejemplos de ello son la idea de Superhombre y de Dionisos, que queda incompleta si no se accede a ellas desde la figura de Ariadna;o la idea de Eterno retorno  que se expresa por la pareja femenina que forman la Serpiente enrollándose y  desenrollándose en el cuello del Águila.

Tampoco cabe esperar que todas las figuras femeninas que comprenden el pensamiento de Nietzsche posean un carácter negativo. Son muchas y de carácter muy variado. Algunas como la araña, por ejemplo, si poseen un claro aspecto negativo. Otras, como Ariadna -que es un poco araña- se mantienen en la ambivalencia. Y otras, como Alcíone, son radicalmente positivas.

Es sabido que Nietzsche desarrolló sus ideas en aforismos y en apuntes dispersos, y no de forma sistemática. Por ello ha sido bastante común tratar de organizar sus materiales en función de conceptos o esquemas previos. Pero dichos intentos han terminado por mostrarse claramente contrarios con las pretensiones de Nietzsche por superar la ontoteología moral de la tradición occidental, ya que no acaban de dar cuenta de la noción de perspectivismo. Noción fundamental si queremos  entender de forma correcta la obra de Nietzsche.

En esta ocasión intentaremos rescatar la originalidad de sus reflexiones apartando todas las telas de araña que sobre ellas han venido tejiendo concepciones metafísicas, biologistas y dialécticas. Sin abandonar el pensamiento de Nietzsche a su aparente asistematismo y sin renunciar a un trabajo de organización y sistematización, proponemos la necesidad de guiarnos por claves que no presionen desde fuera el pensamiento nietzscheano, desvirtuándolo. Claves que encontraremos de la mano del alcionismo, si sabemos interpretar adecuadamente su sentido.

La importancia de este análisis radica en que desde él se nos abren nuevas vías de interpretación que amplían nuestra comprensión de la relación Dionisos-Ariadna y su función respecto del Superhombre. Si bien el Águila y la Serpiente de Zaratustra expresan de manera animal la relación entre Dionisos y Ariadna, el mito de Alcíone y Ceice lo hace humanamente, poniendo de manifiesto el aspecto cultural implicado en esta pareja superior. Todo el pensamiento de Nietzsche podría explicarse desde el binomio Dionisos-Ariadna, y de ahí que la comprensión del  mito de Alcíone, entendido como extensión de áquel, tenga una importancia relevante.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de alcionismo? Nietzsche nunca elaboró de forma explícita una teoría sobre el alcionismo. No existe ningún lugar concreto en su obra en el que nos hable de él. Sin embargo, si existe toda una estructura simbólica y conceptual entorno a las numerosas referencias acerca del mito de Alcíone y Ceice que nos permiten hablar de él como de un ismo dentro del pensamiento nietzscheano.

Las referencias a este mito suelen aparecer en forma de adjetivo. En el Caso Wagner[1], por ejemplo, habla de "nosotros los alciónidas" y en el prólogo a Ecce Homo[2] del  "sonido alciónico". El primero es un sustantivo formado por la unión del  nombre "Alcíone", más el sufijo -ida, que significa un tipo de acción y efecto determinado. Y el segundo, es un adjetivo formado también sobre la base "Alcíone", más el sufijo -ico que indica relación  con la base sustantiva de la que deriva. Así, un alciónida será un individuo que actúe y produzca unos efectos tales como los de Alcíone. Y un sonido alciónico, a su vez, será un sonido con unas características tales que indiquen su parentesco con dicho mito.

NIETZSCHE ANTE LA COMPRENSIÓN ROMÁNTICA DE LA EXPERIENCIA GRIEGA: